Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5572 Artículos. - 88920 Comentarios.

LA SEMILLA DE LA IGUALDAD 8

LOS DESAHUCIADOS RECONOCEN AL PASTOR DEFINITIVO

 A quienes están interesados en seguir paso a paso el evangelio de Marcos, recordamos que, si quiren recibir estos comentarios más ceñidos al original griego, deben solicitarlo por un correo dirigido a Antonio.

    TEXTO:54 “Al bajar ellos de la barca, lo reconocieron en seguida. 55 Recorrieron toda aquella comarca y empezaron a acercar en sus camillas a los que estaban mal hasta donde oían que estaba.
    56 Dondequiera que entraba, aldeas, pueblos o caseríos, colocaban a los que estaban débiles en las plazas y le suplicaban que les dejara agarrarse siquiera al borde de su manto; y cuantos se agarraron de él se salvaban” (Mc. 6, 54-56).

 

  • 54 Al bajar ellos de la barca, lo reconocieron enseguida

 La escena se abre con la pérdida de protagonismo de los discípulos, que desaparecen de la acción (“Al bajar ellos…”). La barca permanecerá atracada y sin actividad. Los sujetos integrantes del proyecto quedan en segundo plano.

El foco de luz se centra de inmediato sobre Jesús, que se convierte en objeto de atención por parte de unos individuos aludidos de forma impersonal: “lo reconocieron enseguida”. Sólo le reconocen a él, el grupo ha perdido identidad. No sucede como en v. 33: “y muchos los reconocieron”.

 

  • 55 Recorrieron toda aquella comarca y empezaron a acercar en sus camillas a los que estaban mal hasta donde oían que estaba.

 El primer movimiento: “Recorrieron toda aquella comarca” está descrito con ambigüedad. Mantiene en el anonimato a los sujetos de la acción. La descripción del universo: “la región aquella” donde se desarrolla su actividad refiere también un espacio indefinido. Marcos habla con amplitud de miras dejando personajes y espacio a la libre comprensión del lector. Podría ser cualquier colectivo en cualquier lugar.

La siguiente maniobra de los desconocidos personajes: “y empezaron a acercar” desplaza el centro de gravedad hasta los auténticos protagonistas: “en sus camillas a los que estaban mal”. Marcos se ha servido de actores secundarios anónimos para destacar el papel de los principales personajes, imposibilitados para actuar por sí mismos. El traslado se realiza con el material que constata su abatimiento: “en sus camillas”. Se trata de individuos postrados, incapaces de caminar y alcanzar por su cuenta la dignidad a la que aspiran. El texto los describe con la expresión: “a los que estaban mal”, empleada anteriormente en 1,32. 34 y 2, 17. Como observamos en esta última cita, los que están mal no alude a enfermos, sino a los que se hallan en una situación de máxima endeblez (“No sienten necesidad de médicos los que son fuertes, sino los que se encuentran mal”).

Marcos da pistas al lector cuando afirma que el acercamiento de los más frágiles se produce “hasta donde oían que estaba”. Según nuestro narrador, Jesús marca el espacio donde hallar la dignidad perdida. Los desfallecidos no flaquean en su receptividad (“oían”) al mensaje.

 

  • 56 Dondequiera que entraba, aldeas pueblos o caseríos, colocaban a los que estaban débiles en las plazas y le suplicaban que les dejara agarrarse siquiera al borde de su manto; y cuantos se agarraron de él se salvaban.

 Con su intencionada vaguedad, Marcos insiste en el extenso recorrido de Jesús: “Dondequiera que entraba” indicando una actividad realizada repetidamente. Acude a los lugares donde hay concentración de personas (“aldeas, ciudades o poblados”). Su interés se centra en el ser humano.

Su entrada en estos emplazamientos desencadena un movimiento de ayuda a los que carecen de independencia. La primera fila se reserva a los más necesitados: “colocaban a los que estaban débiles en las plazas”. Marcos conoce que únicamente las ciudades disponían de plazas, no así otras poblaciones de menor rango. Cita, pues, este escenario por su carácter público y profano donde normalmente acontecen los hechos de índole social y política.

La apasionada iniciativa de los actores anónimos (“le suplicaban”) se dirige directamente a Jesús y responde a una necesidad urgente que sólo él puede satisfacer: “que les dejara agarrarse siquiera al borde de su manto”. La petición incluye permisividad, pero sobre todo, reconocimiento. Con ella admiten la posibilidad de salir de la indignidad enganchándose al Galileo que pasa. Él representa la libertad que ellos no tienen. Los desfallecidos sí lo reconocen como el pastor definitivo, el único facultado para hacerles recuperar su genuina condición humana.

El manto representa a la persona misma de Jesús. La acción que solicitan (agarrarse a su borde) recuerda la escena de la mujer que se desangraba (5,24-34). Los débiles comparten con ella la misma situación de discriminación y abandono. Y, al igual que la arrojada mujer, buscan dejar atrás las penalidades de la vida infrahumana a que han sido sometidos. Desean agarrarse al borde del manto del Galileo como símbolo de adhesión a su proyecto. Están tan seguros del valor definitivo del programa de Jesús que descartan posiciones de privilegio (“al borde”). Los insignificantes reconocen lo que los íntimos, los discípulos, son incapaces de ver.

El resultado del movimiento de los débiles concluye la escena: “y cuantos se agarraron de él se salvaban”). Los desahuciados son audaces. Se deciden por él y su proyecto de sociedad alternativa. En él encuentran por fin la salida a su situación: “se salvaban”.

No ha habido milagro alguno. El relato no trata de curaciones, sino de liberación de los débiles y maltrechos por la extrema violencia de un sistema que los tiene sumidos en la indignidad. Los hechos dan la razón a nuestro protagonista. La pedagogía de Marcos aparece con toda su sencillez aleccionando al lector: La salvación es histórica. Se produce en las plazas. Supone recuperar la dignidad y la plena condición humana. Se consigue por la adhesión al proyecto de Jesús que pasa.

Los discípulos rechazan la praxis que reclaman los abandonados, un proyecto social donde los más débiles encuentran posiciones de privilegio.

34 comentarios

  • Salvador Santos

    M. Luisa, Carmen, os agradezco vuestras aportaciones. Tienen hondura. Se adelantan a cuestiones de gran importancia que se tratarán más adelante.
     
    Carmen, tu comentario avanza un asunto que aparecerá en la entrega de la próxima semana: La  sirofenicia (Mc 7,24-31): Jesús evolucionó en su manera de pensar. Para hacerlo, tuvo que superar el cerco ideológico de la cultura de su pueblo . Te gustará.
     
    En tu caso, M. Luisa, haces una observación recogida en el penúltimo relato que leeremos, el del ciego de Betsaida. Llamaremos a esa entrega: La aventura de ver. Te lo sugiero. Tienes razón, sólo venciendo la propia ceguera es posible comprender el sentido y la dimensión de la sociedad alternativa.
     
    Gracias de nuevo. Os mando dos besos.

  • Carmen (Almendralejo)

    Creo firmemente que es un autentico Milagro al Propia superación…
    Y a la vez, creo que lo podemos apreciar en la vida de Jesús, él fue un hombre que supo superarse hasta el infinito en aquel clima de misoginia y de clericalismo puro y duro donde el judaísmo estaba metido dentro de la raíz de sus costumbres.
    Jesús supo dar ese salto cuantitativo y de calidad humana, para seguir siendo a la vez solo una persona disponible ante cualquier mal o problema social, de quienes se acercaban y donde estaba junto a él

  • M. Luisa

    Podemos decir que los milagros no existen, pero que los hay. Bien, eso es cierto, querido Oscar, y yo también lo creo así.  Pero es que entonces  su sencillez y su   grandiosidad será  necesariamente fruto  ya no de un acto personal   sino de una actitud  plenamente  humana.

     
    La ALTERNANCIA de  Luigi Falcone    o la Sociedad Alternativa  de Salvador Santos  en este contexto del evangelio de Marcos,  constituye para mí  el momento crucial y problemático donde debe inscribirse  el   drama humano, ya que la ceguera en esa alternativa  es vigía permanente, y sólo cuando se vence es cuando se  logra  entender la razón de ser de  tal alternancia, la  cual no es otra, pienso,  que la de proporcionar    el soplo   que posibilita   el  valor trascendental de la dignidad.
     
    La Alteridad  la constituye la misma realidad en  ese momento  preciso de viabilidad donde todo sentir  humano alcanza su verdadera dimensión.
     
    Gracias, un cordial saludo

  • oscar varela

    Hola!

    Los Milagros no existen!

    Pero que los hay … ¡los hay!

    ¡Tan simples, tan sencillos, tan grandiosos!
    Como al alcance de la mano, se dejan acariciar.

    ¿No serán estos los mayores, del drama humano,
    que pueden -seguro- expandirse hasta los palpables huesos y carnes?

    ¿Fracturado el brazo tendido,
    sentirlo sanar en el abrazo?

    ¿No será ese “hacerse parte”
    el secreto que nos revela Marcos?

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • M. Luisa

    Yo sí que  siento de veras Iñigo tus motivos  por no haber atendido a mi precipitada  impaciencia. La verdad, amigo, es  que no fue  el madrugar aquel día una excepción, es una costumbre de hace ya mucho tiempo que   me permite  una reserva de tiempo, antes de comenzar el trabajo, para la lectura y el pensamiento, aunque sí es cierto que aquel día le venía dando vueltas a la cabeza desde las cuatro de la madrugada. Y eso porque  vi que en efecto a mi discrepancia según tú le faltaba argumentación, pero es que fue porque salía  aquel día para Barcelona.  Con todo, sin embargo amigo mío lo que más importa es la salud y por eso  deseo  sinceramente  que olvides todo compromiso. A mí también el corazón me ha dado algún disgusto que otro, por eso te comprendo y quiero  animarte.
    Un abrazo

  • Iñigo

    M. Luisa siento de verdad no haber visto tu comentario y no haberte respondido como  mereces, y más aún que te molestaras en levantarte a tan temprana hora para ello, interrumpiendo el necesario descanso, te aseguro que lo más importante es la salud, nada merece más nuestros desvelos, te lo digo yo que llevo dos infartos con riesgo de un tercero que quizá no pueda superar según me dicen los médicos. Estos días no tengo fuerzas para responderle, cuando tengo alguna actividad extra, que suele estar relacionada con  la visita al hospital, como estos días me siento exhausto. Perdóname.
    Amigo Oscar, con mucho gusto estoy a tu disposición para cuando quieras, aunque permíteme que dilatemos los tiempos por los motivos que le comentaba a M. Luisa, te agradezco mucho tu interés y espero que sigamos pronto conversando.
    Un abrazo a los dos.

  • Salvador Santos

    Hola a todas/os
     
    Os estoy muy agradecido. Vuestras aportaciones me ayudan y enseñan.
     
    Me interesa especialmente la salud de la esposa de Gabriel. ¿Cómo está, Gabriel, hermano? Transmítele mis deseos más optimistas. Mi correo: salsanpac@yahoo.es. Para lo que necesites. Recibid los dos un abrazo.
     
    Dos apuntes.
     
    1. Respecto a los milagros, sugiero oír a Marcos. Su texto aborda el tema más adelante. Tendremos ocasión de verlo cuando lleguemos al relato de Mc 8,10-13, que titularemos: ¡No hay señal del cielo que valga!
     
    2. En cuando a la barca, representa a la sociedad alternativa. La barca desaparecerá al terminar esta secuencia de los panes y ya no se la nombrará más. A partir de ese momento Marcos hablará del camino. Barca y camino expresan en Marcos dos maneras de presentar la enseñanza de Jesús a sus discípulos: Una en vaivén, la barca, que enciende focos hacia el mensaje desde diferentes perspectivas tratando de hacer ver su verdadera dimensión. Otra rectilínea, el camino, donde la mirada fija sobre la meta va detallando los perfiles del proyecto.
     
    Aprovecho para mandar un abrazo general.

  • oscar varela

    Hola Iñigo!

    Buenísima tu exposición. Acabo de leerla y volveré sobre ella.

    Muchas gracias!

    ¿Tienes algunas otras cositas para ilustrarme?

    ¡Claro que sí! Las espero en cuanto tengas un poco de tiempo;
    o si lo creyeras oportuno y no indiscreto
    hacerlo por Dirección de Correo.

    Abundo en preguntas.

    Un abrazo y ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • M. Luisa

    Lástima Iñigo,  de haber sabido que no me ibas a responder me hubiera ahorrado tener que madrugar pues eran las cinco de la mañana cuando preparaba la respuesta que tu mismo ayer me requerías.
    Ya lo sabré para otras veces, pues no eres el primero que me lo haces.

  • Iñigo

    Amigo Oscar, voy a dar mi opinión personal, espero que no la considere tan “académica, impositiva y excluyente. Como una dura piedra”.

    El Nuevo Testamento es una obra muy plural, como era el judaísmo del que precede, en su ideología, al no ser un libro compacto, redactado por un autor único, sino una conjunción de obras muy diferentes entre sí en estilo, lenguaje, género literario y propósito, diversidad de  teologías, dentro de un cierto marco común que es  el reflejo de la diversidad del cristianismo primitivo, aunque dentro de una cierta unidad, a saber que su núcleo es esencialmente paulino. Se eliminaron otros muchos evangelios que podían tener a priori fundamentos suficientes para ser aceptados, oficializando estos manuscritos  que eran sagrados en el siglo II, pero un “sagrado” especial ya que el texto era fluido y podía modificarse. Por tanto, parece imposible que un solo manuscrito pueda acercarse a los originales perdidos.

    Sobre el Evangelio de Marcos, la tradición, sobre todo a partir del siglo II, le ha atribuido un nombre, pero ni siquiera este nombre es probable, es una encíclica compuesta para una comunidad concreta, sus lectores eran ya creyentes; el Evangelio no se utilizó fundamentalmente como medio misionero para los que aún no conocían el cristianismo,  está dirigida a la comunidad judeocristiana de Roma, e inciden en denigrar a los judíos y en exculpar a los romanos de la muerte de Jesús, para defender una cristología específica de un Jesús pacífico y para hacer que los cristianos fueran distinguidos cuidadosamente de los judíos. El evangelista sostiene que la mesianidad de Jesús fue en realidad tal como él la dibuja en su escrito, e intenta probar repetidas veces que Jesús previó y anunció su muerte: hubo de aceptarla como un designio divino ab eterno. Según Mc 10,45 (“Porque el Hijo del hombre tampoco vino para ser servido, mas para servir, y dar su vida en rescate por muchos”), esta muerte es vicaria, sustitutoria de toda la humanidad y expiatoria de los pecados de todos los seres humanos: Jesús muere en vez de ellos, quienes son así literalmente liberados por este sacrificio expiatorio de una situación irremediable de pecado o enemistad con Dios. Ahora bien, una crítica del conjunto del evangelio de Marcos intuye con casi absoluta evidencia que el “secreto mesiánico” es un mero artificio literario, un artilugio inventa teológicamente por el autor con un doble objetivo:  explicar la incomprensión general, incluida la de sus discípulos más íntimos, de la verdadera naturaleza de la misión de Jesús, misión divina, lo que justifica su imprevista e infamante muerte en cruz y exonerar a la fe judeocristiana postpascual acerca del mesianismo de Jesús de su insólita novedad tanto dentro del pensamiento judío como particularmente en la propia experiencia personal de los discípulos que habían convivido con el Nazareno tanto tiempo. Es decir, afirmar que el nuevo mesianismo sufriente-triunfante, aunque insólito dentro del pensamiento judío de la época, era así, y no de otra manera. Y que los que habían convivido tanto tiempo con Jesús, aunque al principio no comprendieron, finalmente, iluminados por el Espíritu Santo después de la resurrección de Jesús, sí entendieron.  Se trata de un mesías de final aparentemente catastrófico, moldeado por los ya cristianos (el judaísmo nunca lo interpretó de este modo) sobre la figura del “siervo de Yahvé” y con rasgos que se asemejan extraordinariamente a la concepción paulina de un Jesús visto como un Cristo celeste, noción explicitada en las Cartas auténticas del Apóstol, compuestas unos 20 0 25 años antes del propio Evangelio. Marcos o la comunidad que escribe este texto comete errores garrafales de geografía palestinense.

    Pero ¿Quién era el Yeshúa histórico?, posiblemente un judío, circuncidado como judío, rezaba como judío, celebraba las fiestas judías, conocía la Biblia y hablaba en arameo (la lengua habitual de los judíos de su tiempo). Desde luego, Jesús nunca pretendió salirse de la ortodoxia judía ni declarar abolida o caduca la Ley (la Torá), como más tarde haría Pablo de Tarso. Todo lo contrario. ¡No penséis que he venido a derogar la Ley o los Profetas! No he venido a derogar, sino a dar cumplimiento, porque os aseguro que no desaparecerá una sola letra o un solo acento de la Ley antes que desaparezca el cielo y la tierra, antes que se realice todo (Mt 5, 17-18). El precepto de amar al prójimo como a uno mismo, no hay diferencia alguna entre el cristianismo y el judaísmo; de hecho, es un precepto literal del Levítico, que Jesús se limitó a repetir. Además, no hay que olvidar que el prójimo es siempre el otro judío, no el pagano. La predicación de Jesús se dirigió solo a los judíos. Lo del universalismo misionero cristiano es un invento posterior de Pablo de Tarso, que nada tiene que ver con Jesús. Y, desde luego, lo que nunca pretendió el piadoso judío Yeshúa fue ser Dios. Ese fue otro invento del prolífico Pablo. Las  sanaciones y exorcismos se deben de eliminan como no históricos. La experiencia religiosa de Jesús: el Dios de Jesús (no se plantea con la claridad deseable si Jesús se creyó a sí mismo realmente Dios). No se obtienen las consecuencias de esta realidad. La  filiación de Jesús incluye o no una paternidad real que vaya más allá de la “paternidad” de Dios, admitida por el Antiguo Testamento, para personajes especiales (rey, profeta, mesías) que siguen siendo sólo humanos, es difícil de aceptar. La fe pascual reinterpreta la figura del Jesús terreno, lo que da lugar a diversos cristianismos, de entre los cuales unos vencen y otros son derrotados. Su mesianismo se acomodara al que era usual en su Palestina natal del siglo I. La concepción mesiánica, la de un mesías sufriente, cuyo sufrimiento es un plan divino y cuya muerte es vicaria por toda la humanidad, no deja de ser una reconstrucción/reinterpretación del mesianismo de Jesús por parte de la comunidad primitiva (representada por la tradición transmitida por los evangelistas) a la nueva luz de la exégesis nueva de las profecías.

    La religión es muy positiva para quien crea y sienta, con tal de que no sea fundamentalista y opino que es útil para muchos, para quienes ofrece apoyo y consuelo. Y es plausible que se puede hacer todo con tal de propagar una doctrina que se cree verdadera, pero respetando unas normas, cuando una persona pertenece a una corriente, no se equivoquen, no es libre y tiene ciertos límites que no puede traspasar, igual que el que pertenece  a una determinada iglesia. Las visiones teologizadas o socializadas del personaje no las hace más reales.

    Posiblemente no pueda seguir debatiendo pues otras actividades me ocupan estos días.
    Un cordial saludo a todos.

  • M. Luisa

    Qué  tal Iñigo, veo que en mi ausencia han seguido las aportaciones. Yo ahora,  puesto que, con razón, viste  por mi parte, el  simplismo con el que resolvía   la cuestión,  intentaré dar la mía.
     
    La verdad, amigo,  es que ando siempre mal de tiempo, pero veamos, si ya para empezar me fijo  en esta observación tuya en la que minimizas el valor de la subjetividad  frente a la objetividad evangélica, entonces  ahí ya comienzan las discrepancias  pues yo soy de las que pienso que la revelación es intelección y por tanto algo subjetivo.
     
    La revelación se acomoda al entendimiento de quien la recibe. Si ya sé que ahora,  desde la perspectiva señalada por ti en otro comentario    en el  que dices que la misión del hombre es actuar hacia el orden sobrenatural y trascendente, te preguntarás    que  pinta ahí la  subjetividad si de lo que se trata no es de satisfacer el carácter egoico del ser humano sino de ascender a Dios, al Bien Supremo, como tú nos recuerdas.
     
    Ante esto  te diría  que la subjetividad humana no consiste en depender de mí,  ni en  ser sujeto de propiedades sino que tiene el carácter de ser algo apropiado, es decir de algo que lo hago mío. Si ahora vuelvo a lo que he dicho antes tan llamativo, aquello de que la revelación se acomoda al entendimiento de quien la recibe, este recibimiento es ya de por sí  algo abierto que nos sustrae de nuestra primaria cerrazón. Si no es así cómo podríamos acceder realmente a lo trascendental.
     
    Ha sido la religión  precisamente la que nos ha metido en el reino de lo abstracto y no la filosofía como me recuerdas  en otro hilo, al menos la contemporánea. Por cierto ya que allí hablas de la religación  también diría  que en ese punto discrepamos pues religación no se  identificas con religión. La religación no tiene nada que ver con Dios sino con lo real. Es una dimensión del ser humano. Estamos constitutivamente vinculados, religados   a lo que nos impulsa a ser y nos hace ser. Ello no implica que tengamos una experiencia de Dios, ni se prejuzga que podamos conocer su existencia, sino única y exclusivamente que por la religación estamos abiertos a Él como fundamento. Lo que te decía antes sobre la receptividad.  La religación es por tanto  el fundamento de la religión y el origen de la libertad. Se trata  otra vez de prioridades, como la que  resalté en el tema de la salvación  la cual desde el cristianismo y ahora desde la plasmación de la religación en  religión lo que es previo  a la salvación es pues  la deificación es decir la realización  plena del ser humano.

    Un cordial saludo

  • oscar varela

    Hola gaby!
     
    Una persona muy amiga suele andar con DOS celulares diferentes.
     
    – ¿Por qué hacés eso? –le pregunté.
     
    – Como ya sabés: soy un despistado. A veces me pierdo y no sé por donde ando.
    Entonces con un teléfono me llamo al otro …¡y me encuentro! ¡Infalible, ché!
    ··········
    Vos Gaby ¿usas DOS celulares?
    ¿Andás tan a mil (¿cómo está jermu?) y te pasás de largo, no?
     
    ¿Cómo no te enterás de que sí, de Milagros (entre otras cosas) estuvimos tratando Iñigo, Luigi y yo?
    ···········
    Otra cosita Cumpa.
    (Y esto es bueno que lo considere el Profe y aproveche a des-asnarme)
     
    A mí se me hace que tu interpretación de “la barca”;
    dista un tanto bastante de la de Marcos.
     
    Me parece que ahí también te adelantás demasiado,
    y ves “la barca” con la mirada de una Iglesia muy posterior y ya copada.
     
    Veremos ¿no?
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Gabriel Sánchez

    He leido las interesante  y supongo que respetuosa confrontación de ideas, para ubicarme a ver si interpreto bien lo que leo, parece que la principal discrepancia pasa por el tema del “Milagro” o no…¿Esto es así? Gabriel

  • Gabriel Sánchez

    Brillante, exégesis, la de Salvador, con la que coincidimos apasionadamente…
     
     
    Al bajar de la barca…Jesús…quienes les presentan a los frágiles, a los pequeños…escuchan  oye su presencia…el texto de Marcos centra la voluntad de Jesús en acercarse a los frágiles, débiles, desfallecidos ¿desesperanzados?
     
     
     
    El movimiento va desde la multitud acudiendo a Jesús (multiplicación), hacia la barca y el protagonismos de Jesús pero en la barca…convirtiendo…pero ahora Jesús y los que con el desembarcaron, van hacia la gente, se localizan en donde está el pueblo más débil, frágil y herido…El desplazamiento va de la barca al encuentro con el pueblo…y allí en medio de lo cotidiano este reconoce a Jesús…lo escucha y  acude a Él, para ser liberados…Es un texto eminentemente Cristológico…como nos dice Salvador, ellos reconocen y suplican a Jesús, una vinculación más cercana…tocarle…ἐσῴζοντο (“se
    Salvaban”), pone la acción salvadora en la iniciativa de las personas que acuden al encuentro, a la vinculación…más cercana…con Jesús, y al hacerlo como nos dice tan brillantemente salvador “adoptan su proyecto”…se salvan…lo interesante de esto es que hay una pedagogía, en la Jesús, ayuda a comprender su proyecto y a convertirse a los discípulos-apóstoles,  mirando ver…su acción en medio del Pueblo y al respuesta de este…Podríamos entender que Jesús, les descubre no sólo su proyecto para la humanidad…sino el papel de la comunidad de sus seguidores…al servicio de ese Reino…que pasa por acudir a los más pobres, frágiles, desfallecidos y deseperanzados, que parecen volver a la Esperanza, al “escuchar” ἤκουον (“oían”) que estaba…Este camino de pedagogía de Fe, suscitado desde la vida, la realidad, la historia, desde los más débiles, pobres, frágiles, parece ser una referencia necesaria, para comprender y  convertidse como Iglesia, al proyecto de Jesús (Su Reino)…
     
    Parece que a la luz de este Evangelio, deberíamos abandonar nuestro boato e ir al encuentro de la gente más herida…como decía el Padre Cacho (Isidro Alonso), que el se iba a vivir entre y como un pobre…no para evangelizar, si no para ser evangelizado, no para llevar a Jesús, sino para encontrarlo, porque el tenía la certeza de que en medio de los pequeños, de los débiles, de los pobres, de los sin voz, vive Jesús y se sienta a su Mesa…Un abrazo a todos y en especial al hermano Salvador, del que me gustaria tener el correo electronico…Gabriel

  • oscar varela

    Hola!
     
    Los Títulos y Conocimientos dicen mucho y bien del que los posee.
     
    Es lindo encontrarme con personas “educadas” como Iñigo y Falcone.
    De verdad ¡gracias!
     
    Sin embargo el ser “especialista” tiene sus graves peligros.
    Por ejemplo el ver todo desde su “especialidad”.
     
    El “especialista”, por lo tanto, suele tomar la parte por el todo.
    De ahí que el “especialista”, embobado con su saber acotado a su especialidad,
    Suela ser el único y último en enterarse que su mujer le mete los cuernos.
    ¡Y con razón!
     
    En nuestro tiempo la tragedia del “especialista” se agrava
    Porque copia el modo de actuar de la Masa: imponiéndose violentamente.
    Parecería mentira, pero el “especialista” es el “bárbaro” de nuestro tiempo.
    ············
    No quiero decir que Iñigo lo sea;
    Pero sí que me parece estar en ese camino;
    Y la razón es que percibo un modo “catedrático” de conversar: impositivo y excluyente.
    Como una dura piedra.
     
    Falcone, en cambio, todo lo contrario; es capaz de sorpresa y ad-miración.
    Como una aspirante esponja.
    ················
    Por otra parte, parece que a Marcos le interesa más la “aportación” de la gente (discípulos o la Gente),
    que resultados “objetivos” de Prodigios.
     
    Estimo que la frase que resumiría la crítica de Marcos sería:
    “Eso es pan para hoy, hambre para mañana”.
    ·················
    No tengo necesidad de llegar a extremos de Prodigios o Milagros.
    Un ejemplo:
     
    Teníamos que pagar la cuota afiliatoria del Grupo Scout.
    Los Padres no se preocupaban de aportarla ni de conseguirla.
    El Consejo Parroquial –al que pertenecía- me la ofreció.
    A devolver, si se pudiera…
     
    Les agradecí.
    Pero les costó entender mi no aceptación.
    Di mis razones:
     
    Si esos núcleos familiares y sus mismos niños no se hacían cargo de la formación Scout (buscadora);
    Sería la peor lección vital que pudiéramos darle el aceptar su “mirar pa’ otro lado”.
     
    Para mí, Jesús –y no negaría que eso tenga que ser la Religión- consiste en:
    darme cuenta” y “hacerme cargo” de eso de que me voy dando cuenta viviendo.
    (la palabrita “conciencia” no me gusta porque sirve para cualquier cosa).
    ············
    Excelente el recuerdo-cita que Luigi hace de lo de Salvador Santos.
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Iñigo

    No oigo más que: peligroso e incorrecto, erróneo e insuficiente, seguir amarrados a los bolardos del sistema, y cosas similares. Yo renuncie al sacerdocio y a mis votos por gente como ustedes, pues son el reverso de la moneda, los mismos perros pero con distintos collares, quieren imponer su verdad, sus teorías, veo el mismo fanatismo revestido de progresismo. Pero no me van ha convencer ni a mi ni a ningún estudioso serio de la materia. Pero en qué universidad o centro de formación respaldad semejantes teorías, sí quizá en alguna no del todo científica. Yo pretendo ser lo más ortodoxo desde el punto de vista académico, no he mencionado en ningún momento mi opinión personal que dista mucho de la académica y de la de ustedes, pero no deja de ser eso una opinión, una eiségesis.
    Gabon, Hurren arte!

  • Iñigo

    Luigi:
    Lea usted mis comentarios antes de opinar y criticar, me parece que usted ni sabe hacer una exégesis de un texto. Me parece bien su  eiségesis, que no deja de ser eso, dar un significado que fluye de un interés persona. Que no que ya está bien de interpretaciones a la carta, que por mucho que se les antoje  de ninguna manera dice ni quiere decir lo que ustedes pretenden. Y si usted se considera preparado, yo en mis setenta y cinco años no hecho otra cosa, de ellos treinta de profesor de Teología Bíblica.

  • mªpilar garcía

    Respecto a las Escrituras llamadas “sagradas”, es peligroso e incorrecto, pisar con pie firme…

    Estilos y maestros estudiosos, los ha habido, los hay y los habrá, hasta el final de los tiempos.

    Lo hermoso de estos escritos, es, estudiar desde distintas miradas o compresiones; luego, rumiar, preguntar, contemplar, ¡¡escuchar!! en lo más profundo de nuestro ser, que nos dicen, por donde nos llevan, que nos descubren…

    Y sobre todo, como me hablan desde la vida en cada momento; si no es la vida desde donde las Escrituras nos dan ¡¡¡La Vida!!!, son polvo y paja, o materia para la confrontación, la persecución, la exclusión del que piensa diferente, ¡no! por capricho, sino porque así lo experimenta. (la historia nos da muestras bien tristes)
     

    La Palabra es ¡Vida! y desde Jesús, es para dar ¡Vida!

    No para obedecer ciegamente a una determinada forma de pensar; eso hace mucho ya, especialmente desde el Vaticano II, donde las puertas y ventanas se abrieron de par en par para gran parte del pueblo de Dios.

    Como dicen Oscar y Luigi, la libertad ¡da miedo! la obediencia ciega, adormece, atonta, no deja crecer.

    mª pilar

  • Luigi Falcone

      
    Sr. Iñigo; le aseguro que estoy informado y estudio la materia que nos ocupa desde los 30 años; ahora tengo sesenta y tantos! No obstante sigo informándome y estudiando.
     
    Pasa que ud. hace trampas. Ud. no ha fundamentado sus afirmaciones. Lo único que ha hecho es “copiar y pegar”. Pero hombre, esto lo sabe hacer mi sobrino-nieto de 7 años!
     
    Mire, los hambrientos piden dignidad, no pan! Vivir dignamente! Los enfermos no piden magia milagrera, sino seguridad social! Lo que ud. propone es seguir amarrados a los bolardos del sistema y, en consecuencia, no hay alternativa, sino más de lo mismo. El Nazoreo no inventó una religión; eso lo hace cualquier caradura sin escrúpulos, sino una “ALTERNATIVA” al sistema opresor. Una “Filosofía”! (Le ruego que lea unas cartas de un tal Atenágoras y un tal Justino -luego llamados Padres Apologetas- que enviaban cartas al emperador de Roma -siglo I- sobre el ser cristiano).
    De todas formas le agradezco su sugerencia; supongo que usted también se la aplica. Le agradeceré de igual modo que no minusvalore mis conocimientos: Sé distinguir entre copiar y fundamentar. Usted se ha limitado a la simple acción de copiar.
    Respecto a su afirmación “…los enfermos querían curación, los hambrientos pan, es decir querían milagros” tengo la sensación de que da usted un salto en el vacío. De que los hambrientos deseen pan y los enfermos curación no se deduce que quieran un milagro. Esa lógica carece de fundamento.
     
    Seguramente no ha leído usted la indicación de Salvador Santos en La semilla de la igualdad 7 refiriéndose a la división de los panes. La transcribo:
     
    Al sistema adverso a Jesús le interesa el milagro. El milagro viene bien a sus planes; distrae a la gente. De hecho incita a Jesús al hecho milagroso: “Si eres hijo de Dios di que estas piedras se conviertan en panes” (Mt 4,3) para separarlo de su proyecto. Resulta peligroso para el sistema cuando el prodigio se produce como efecto de la libertad. La libertad asusta; el milagro, no, porque atonta. El texto de Marcos no habla de multiplicación, sino de división”.
    Al parecer usted coincide con ese sistema que incita al milagro.
     
    En mi modesta opinión, el hambre se soluciona con justicia y la debilidad de los olvidados, también.
    Saludos.
    Luigi.
     

  • oscar varela

    Hola Iñigo!
     
    Ok Ok. Gracias por abundar en la fuente de tus razones.
     
    También por la sutileza de señalarme el error mío de haber corregido tu texto al citarlo yo.
    Me refiero a los entrecomillados “eiségesis” y “exégesis”.
     
    Precisamente.
     
    Si por “eis-égesis” darías a entender una Interpretación “subjetiva” de un Texto;
     
    Y por “ex-égesis” supondrías una Interpretación “objetiva” del mismo Texto.
     
    Estamos enfocando el mismo problema.
    Y tu solución
    No es la mía.
    ··············
    Tu solución consiste en priorizar lo “objetivo” sobre lo “subjetivo”.
    Y esto fue y sigue siendo válido.
    Pero in-suficiente (y erróneo) a la altura de n/tiempo
     
    Mi solución consiste en abordar el problema desde una Antropología (Gnoseología para el caso)
    en que lo “subjetivo” y “objetivo” son vistas abstractas; e.d., “posteriores” a la simple radicalidad que es estar viviendo; e.d. pensando cordialmente; e.d. pre-firiendo”; e.d., “opinando”.
     
    Mi solución es más abarcativa porque no abandona al sin-sentido tu solución;
    sino que al ubicarla históricamente (hasta fines del siglo XIX) le reconoce verdad.
    En ese contexto histórico de la vida humana es donde tu solución tiene plena veracidad.
     
    Pero claro! Habría que hacerse cargo de los problemas (hasta criminales)
    en que ha sido “creer a pie juntillas” en tu solución;
    por más “dialogales” que honestamente  parezcan.
     
    Baile con ritmo del afamado fondo tamborilero y machacón:
    extra ecclesial non est salus”.
     
    Gracias igual Iñigo; yo ¡sigo yendo todavía! Buscando – Oscar.

  • Iñigo

    Hola Oscar:
    Ya dije que cada cual es libre de realizar una “eiségesis”, es decir, leer en un pasaje algo que no está ahí, dar un significado que fluye de un interés personal. Yo me limito a realizar una  “exégesis”, es decir, la realización concreta de la interpretación de un texto mediante los métodos adecuados: análisis de palabras significativas en el texto, en el marco de la traducción; examen del contexto general histórico y cultural, confirmación de los límites de un pasaje, y finalmente, examen del contexto dentro del texto.
    En la historia de la Iglesia ha habido enormes confusiones, y se han suscitado amargas discusiones por el mero hecho de no haber entendido la intención de ciertos géneros y formas literarias expresadas en la Biblia. Por ejemplo se tomaron como “noticias históricas” textos bíblicos que pretendían simplemente comunicar un mensaje; o se tomaron como leyes, textos del Nuevo Testamento que no eran más que exhortaciones.
    Los estudiosos y eruditos de la Biblia han encontrado en ella una gran gama de géneros y formas literarias. Pero en los siglos pasados sólo se hablaba de tres géneros literarios: los libros históricos, los proféticos y los didácticos. Esta manera de dividir el contenido de la Biblia hizo que Tobías (apócrifo) fuera incluido en los libros históricos, Jonás en los proféticos y los Salmos en los didácticos. Y lo que es peor, los llamados libros históricos acapararon la atención de tal manera que toda la Biblia muchas veces fue aprisionada y reducida a “historia sagrada”. Pero en realidad cada libro de la Biblia tiene su propio género literario.

    La exégesis moderna distingue en la Biblia el relato histórico, la saga, el mito, el cuento, la fábula, el sermón, la exhortación, la confesión de fe, la narración didáctica, la parábola, la hiperbole, la sentencia profética, jurídica o sapiencial, el refrán, el discurso, la oración, el canto, y el listado podría alargarse aun más.

    En la Biblia, como en todo escrito, se habla a veces en lenguaje figurado. Dice, por ejemplo, que la luna se avergüenza y que las estrellas se alegran; que Dios duerme y se levanta; que cubre al fiel con sus alas… Pero sería equivocado entenderlo como se lee o imaginarse que el cielo tiene puertas con el Apóstol Pedro de portero porque Jesús dijo que le daba las llaves de su Reino. Hay también figuras literarias, que no deben tomarse al pie de la letra,  “el que no renuncia a su padre y a su madre, no es digno de mi” (Lucas: 14:26).

    Tomemos como ejemplo el libro de Jonás. Se trata de un escrito instructivo a partir de una narración muy concreta. Su punto culminante no es la escena del pez, sino el diálogo entre Dios y Jonás al final de la narración. El libro de Jonás es un escrito histórico. Y también entendiéndola como una “narración didáctica” se puede penetrar en la profundidad del libro de Jonás: enseñar que Dios es muy distinto a nosotros y que su misericordia está muy por encima de lo que podemos imaginar.

    El prendimiento de Jesús que narra Marcos (14: 43-52) contiene una serie de detalles históricos todo el hecho en sí es histórico. Sin embargo, el relato trasciende la mera información o noticia, porque trata de interpretar el acontecimiento a la luz de la fe. Se ve el esmero con que se ha trabajado el texto, y la enorme distancia que hay entre un texto así y la seca enumeración sucesiva de unos hechos sin más conexión que la cronología. Este texto es más que un informe. Es una narración histórica, que interpreta los acontecimientos, da sentido a hechos particulares y los alumbra con una luz interior, sin reparos en poner en boca de Jesús palabras que sirven para dar la explicación espiritual del suceso. Esta ordenación de los hechos y la simultánea interpretación de los mismos caracterizan a toda la historia de la Pasión, y más aún, constituye una dimensión esencial de la mayoría de las narraciones evangélicas. Quisiéramos saber cantidad de detalles de la vida de Jesús, pero con frecuencia no nos interesa la interpretación teológica de su vida, que es loque buscan los Evangelios.

    Las narraciones históricas de la Biblia buscan descubrir el fondo de la historia, considerando Ciertamente en los tres Evangelios más antiguos nos hallamos más cerca del Jesús histórico, que en el cuarto Evangelio. El discurso de Revelación, como los del Evangelio de Juan, es un género literario que nunca utilizó el Jesús histórico.

    No quiero decir que tenga uno que ser especialista en exégesis para entender la Biblia. Pero sí hay que insistir en que la Biblia no puede interpretarse como a cada uno se le antoje, pues en ese caso muchas veces le hacemos decir lo que de ninguna manera dice ni quiere decir. Además siempre será necesaria la lectura de otros libros y diccionarios que nos enseñen a profundizar en el mensaje bíblico.

    Un saludo
     

  • oscar varela

    Hola Iñigo!
     
    1º) Tienes razón. Es verdad lo que afirmas. Y lo dices de varias maneras:
     
    * -“los enfermos querían curación, los hambrientos pan, es decir querían milagros, y Jesús les “dio” milagros. Y Marcos lo resalta de forma destacada, como el hecho más importante y significativo”-
     
    * -“ Marcos escribió para un público griego o gentil, para demostrar que Jesús es el Hijo de Dios y enfatizando en sus milagros”-
     
    * -“ Se puede utilizar la exégesis en la interpretación de un texto, como este de Marcos, pero siempre será una subjetivación de la necesaria exégesis objetiva y académica que requiere el mismo. Lo que Marcos expone es lo que reflejan sus escritos “lo que él quiere decirnos” no lo que nosotros queremos que diga”-
    ················
    2º) Por otro lado:
     
    * Si el Sr. Juan Mateos es un investigador de reconocida responsabilidad (citado por ana rodrigo y referido al “reparto” de los panes) dice:
    – “De hecho, el episodio no está redactado como un relato de milagro”
     
    * Si el Sr. Salvador Santos nos ha dicho:
    – “Es una lástima que los estudiosos no prestaran alguna atención al evangelio de Marcos hasta casi el siglo XIX. Conviene recordar que, salvo excepciones, hasta el siglo pasado no pudimos leer el texto en nuestras propias lenguas.
     
    Por desgracia el evangelio se usa a menudo como montón de piedras de donde sacamos algún guijarro para lanzar en la discusión contra nuestro adversario. Con frecuencia aparecen frases como La verdad os hará libres escritas no pocas veces por quienes se creen poseedores de la verdad. Pero, ¿quién explica con lógica y razonamientos claros qué es la verdad y de qué nos libera? Y si nos libera, ¿cuál es la nueva realidad que demuestra que hemos sido liberados? A mi modesto entender debería ser la inversa a la que anteriormente esclavizaba.
     
    El evangelio no es un arma arrojadiza por mucho que la disimulada violencia que llevamos dentro lo use como tal. El evangelio está escrito para que, una vez leído, se tomen opciones: las que sean. No se obtienen conclusiones válidas de una frase aislada, ni siquiera de una narración leída fuera de su contexto. Al evangelio hay que verle sus costuras. Difícilmente entenderá el relato de la cena de despedida quién no haya entendido en toda su profundidad la secuencia de los panes.”-
     
    3º) ¿Qué te parece que tenga que hacer …
     
    * …si luego de 20 siglos me parece ser esta exégesis de Marcos que hacen Mateos y Santos
    mucho más convincente que la “tradicional”, que tú tienes de apoyo y es tu razón?
     
    * … si estoy acá, en este Curso, atendiendo; dudando; preguntando… y aunque comprendo tu razón no puedo concordar con ella?
    ···············
    Yo me veo compelido a exigirme una Gnoselogía que me lo explique.
     
    ¿Te parece que ando en el buen camino?

    ¿Tienes otro mejor?
     
    Gracias y ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • M. Luisa

    Es que salgo de viaje, Iñigo, y no puedo ahora argumentar. Me llevo tus escritos para leerlos más detenidamente, pero intuyo que hay algo de fondo que  distancia nuestros posicionamientos.

  • Iñigo

    M. Luisa:
    No veo tu argumentación discrepante, intuyo lo que quieres exponerme, son muchos los años de aula los que tengo a mis espaldas. Por otro lado, posiblemente estemos más de acuerdo de lo que piensas, lee mis comentarios en el post “ni clérigo ni laico” con más detenimiento.
    Se puede utilizar la eiségesis en la interpretación de un texto, como este de Marcos, pero siempre será una subjetivación de la necesaria exégesis objetiva y académica que requiere el mismo. Lo que Marcos expone es lo que reflejan sus escritos “lo que él quiere decirnos” no que nosotros queremos que diga.
    Un saludo

  • M. Luisa

    ¡Genial! Ayer, en otro hilo, conforme  Iñigo iba alargándose en explicaciones sobre el tema de la  salvación  no me fue posible continuar expresándole mis respectivas objeciones, incluso he de decir que tampoco las pude  leer  al completo. Sin embargo ahora  es la ocasión, mediante la sencillez pedagógica de  Marcos  en este  escrito, mostrarle  respetuosamente mi total discrepancia.
    Un saludo

  • Gabriel Sánchez

     He tenido un día terrible, a mi esposa le mandaron analisis de todo calado, en una especie de apretada agenda, que nos llevo desde las 8.30 hasta casi las 15 y 30, le hicieron analisis de sangre etc y ergometria, ecocardiograma y gracias a Dios, su corazòn no es el problema, debido a esto, no he podido entrar, ahora al entrar sobreleo, lo que me parece un bellisimo texto de Salvador, mañana sin falta, lo paladeare y pondre mi aporte, gracias querido amigo Antonio, por el texto griego, es excelente…Un trabajo encomieable que merece ser difundido…
     PERO DESEO PARTICIPARLES DE UNA INQUETUD…NO TENGO LA MENOR DUDA DE QUE ES MÁS CRIBLE EL GOBIERNO DEMOCRATICAMENTE CONSTITUIDO, BOLIVARIANO DE VENEZUELA QUE CUALQUIER DECLARACION DE CONVENIENCIA DE ALGUNOS ETARRAS… Un abrazo y Buenas Noches.- Gabriel

  • oscar varela

    Hola!

    Eso es lo extraño y que habrá que preguntar al Profe del Curso:

    Hemos solido dar por supuesta la “divinidad” de Jesús.
    ¿Quién no lo aprendió así desde chiquito?
    Es una “Tradición” (¿?) eso de los “Milagros”.

    Concuerdo en que vale la pena preguntar a los que saben,
    igualmente no se debe perder el ¡alerta! aun ante el que nos enseña.

    Alerta no para negar sino para ser int-eligientes,
    cuyo piso consiste en “dudar“; y por eso preguntar bien..

    Dudar de todo y siempre. ¡Dudar de lo lindo!
    Eso es un “escéptico”: un “principiante”.

    Quien abandona ese principio  insoslayable y sostenido,
    tendrá siempre que “volver a empezar”, si quiere ir sabiendo.
    ··············
    Y ya que estamos en eruditos; acepto la veta:
     
    Ni Aristóteles, ni Sto Tomás, ni Descartes fueron capaces de cumplir lo que reconocían como su mismo Mandamiento filosófico:
     
    Aristóteles (Libro III de la Metafísica):
    * La filosofía primera es la disciplina fundamento de  todas los demás conocimientos.
    * Pero esa Ciencia no la hay aún: es “La Buscada” (zetouméne episteme)
    * “A esa Ciencia que se busca no se puede entrar si no se comienza por exponer las dudas”.
    * Es inherente a quienes pretendan investigar en ella, dudar de lo lindo” e.d. a fondo (diaporêsai kalôs)
    * Porque la buena solución resultante no consiste en otra cosa que haber resuelto (lysis) las dudas previas.
    * “Sólo puede desatar el nudo quien conoce el nudo”-
    * El hombre que está en la duda sin lograr resolverla es un hombre trabado.
    * “Los que intentan conocer sin dudar previamente, parejos son al que echa a andar sin saber a donde va”;
    * Porque siendo el fin (télos) del esfuerzo cognoscitivo la verdad, aunque por azar la hallasen, no la reconocerían, ya que ella consiste en la resolución de los problemas, de las dudas.
    * Al que no duda primero (prius) no se hace manifiesta la verdad.
    * Sólo se hace manifiesta la verdad al que duda.
     
    El Comentario de Santo Tomás de Aquino a estos maravillosos trozos de texto lo resume en esta fórmula:
    – “Ista scientia sicut habet universalem considerationem de veritate …, et ideo non particulariter, sed simul universalem dubitationem prosequitur”-
    – “Puesto que esta ciencia atañe a la investigación universal de la verdad –por lo tanto, no una investigación meramente particular-, le compete una duda universal”-
     
    No parece que Descartes haya añadido nada a esto como punto de partida;
    Simplemente re-editó una “Idea feliz”. Eso es el Conocimiento:
    * No hay verdad intelectual sin el “prius” de la duda.
    ·················
    Así que pertrechados de que la Duda es como el vinito manso: “hace bien”;
    Sigamos preguntándonos por eso de la “divinidad” de Jesús y por los “Milagros”.
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Iñigo

    Informese y estudie antes de opinar luigi

  • Iñigo

    καὶ ὅπου ἂν εἰσεπορεύετο εἰς κώμας ἢ εἰς πόλεις ἢ εἰς ἀγρούς, ἐν ταῖς ἀγοραῖς ἐτίθεσαν τοὺς ἀσθενοῦντας καὶ παρεκάλουν αὐτὸν ἵνα κὰν τοῦ κρασπέδου τοῦ ἱματίου αὐτοῦ ἅψωνται· καὶ ὅσοι ἂν ἥψαντο αὐτοῦ ἐσῴζοντο.
    Y dondequiera que El entraba en aldeas, ciudades o campos, ponían a los enfermos en las plazas, y le rogaban que les permitiera tocar siquiera el borde de su manto; y todos los que lo tocaban quedaban curados.
    Marcos escribió para un público griego o gentil, para demostrar que Jesús es el Hijo de Dios y enfatizando en sus milagros. Por lo tanto, fundamenta su caso centrándose en los sucesos de la vida de Cristo. Su Evangelio va rápidamente de un suceso a otro, demostrando el señorío de Cristo sobre toda la creación.

  • Luigi Falcone

    Este tipo de afirmaciones, hágalas fundamentándolas en el texto original griego, que no habla de curaciones ni de  “milagros” .

  • Iñigo

    Marcos presenta aquí a Jesús como el remediador de los pobres y de los enfermos, convencido de que la nueva sociedad o reino de Dios no se implantará definitivamente mientras haya alejados y excluidos. Pero no olvidemos  que los enfermos querían curación, los hambrientos pan, es decir querían milagros, y Jesús les “dio” milagros. Y Marcos lo resalta de forma destacada, como el hecho más importante y significativo.

  • Luigi Falcone

    Caro Óscar; gracias por tu información!
    Cilicutría, en el ambiente cetrero, era la expresión para definir un día de caza que salía a pedir de boca…Y el sentimiento de que el trabajo hecho con los halcones, era quasi perfecto si no perfecto. Es una palabra que no existe y que se inventó, la inventó, un buen cetrero, amigo de fatigas.
     Marcos, el primer evangelista, me impresiona. Yo diría, desde mi ignorancia, que es GENIAL!
    Gracias de nuevo y un abrazo, amigo.

  • oscar varela

    Hola Luigi Falcone!

    3 cosas:

    1º) ¿qué es “cilicutría“. Gracias.

    2º) -“Dinamita en estado puro“-
    Coincidimos. Había una Cumpa llamada Lali que solía hacer comentarios,
    que ahora podemos ver en este “Curso” de Salvador Santos.
     
    Mi comentario al comentario de ella era: estamos en presencia de una “bomba neutrónica” ¿no te parece?
     
    3º) Los TEXTOS de S. Santos con los originales de Marcos en griego
    Lo pides pinchando arriba del Post, en resalte, la palabra Antonio.
     
    Bravo y ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Luigi Falcone

    Impresionante, Marcos con su evangelio! Vaya enjundia y cilicutría! Dinamita en estado puro…Y qué profundidad, my god…Hablando de todo un poco, ruego se me indique qué debo hacer para recibir los comentarios más ceñidos al original griego. Saludos cordiales.

Deja un comentario