Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

septiembre 2010
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
7155 Artículos. - 109121 Comentarios.

Crónicas Guaraníes (3)

DESCOLONIZAR EL FEMINISMO

Agradezco la excelente acogida de la crónica guaraní anterior reflejada en los comentarios por e-mail y en no pocas llamadas telefónicas de aquende y allende los mares. Es la mejor prueba de que el feminismo cala cada vez más en la mentalidad personal de la ciudadanía y en el imaginario social de hombres y mujeres de diferentes creencias religiosas e ideologías.

      La crónica anterior concluía con una llamada a descolonizar el feminismo, tema sobre el que voy a reflexionar hoy. Efectivamente, uno de los fenómenos de los fenómenos a descolonizar, es decir, a liberar de los modelos teóricos y prácticos impuestos por Occidente en Amerindia son la teoría y la práctica feministas. Para ello es necesario cuestionar el sujeto universalista a partir del despertar de nuevos sujetos que cuestionan el carácter imperialista del feminismo del Primer Mundo (USA-Europa) e incorporar al movimiento feminista las experiencias organizativas, metodologías, teorías epistemológicas y prácticas de lucha de las mujeres indígenas, migrantes, afrodescendientes y campesinas latinoamericanas y, en general, desde el Sur, desconocidas, ausentes o no suficientemente representadas en la literatura feminista bajo la hegemonía del Norte.

      La concepción liberal del feminismo, afirma Saba Mahmood, “limita de forma severa nuestra capacidad para comprender y cuestionar las vidas de las mujeres cuyos deseos, afectos y voluntad han de ser moldeados por tradiciones no liberales” (Liliana Suárez Navaz y Aída Hernández Castillo (editoras), Descolonizando el feminismo. Teorías y prácticas desde los márgenes, Cátedra, Madrid, 2008, 2010, p. 168). Dicha concepción se ha transnacionalizado y ha influido en las condiciones locales de vida. ¿Cómo? Universalizándola y convirtiéndola en consigna única e imperativo categórico de los organismos internacionales que han impuesto una concepción uniforme de la igualdad de género. Los discursos supuestamente universalizantes sobre los derechos de las mujeres no son tan potentes argumentalmente, ni tan políticamente universales como a primera vista puede parecer. Son, más bien, “contestados y resignificados” en América Latina, por ejemplo, por las mujeres antes referidas, que luchan por unas relaciones más sororales, justas e igualitarias entre mujeres y hombres. Y ello a partir de una definición del ser humano que trasciende el individuo occidental (que desemboca en individualismo), de una concepción de la vida que va más allá del derecho a la propiedad y de un concepto de equidad que incluye no sólo complementariedad entre los géneros, sino también, y de manera especial, entre los seres humanos y la naturaleza en una relación no de sujeto a objeto, sino de sujeto a sujeto en una relación cosmo-antropológica simétrica.

      La descolonización del feminismo en Amerindia se traduce en la opción por las mujeres doble o triplemente discriminadas y oprimidas: por ser mujeres, por pertenecer a los sectores populares empobrecidos de la población, por formar parte de una etnia negada, de una cultura masacrada y de una religión destruida.

      El taller La subalternidad y la colonización a través del cuerpo de la mujer celebrado en el IV Foro Social Américas respondía precisamente al objetivo de descolonizar el cuerpo de las mujeres latinoamericanas y, en consecuencia, el feminismo. Estaba organizado por el Observatorio Feminista “Las Viginias” y el Centro de Servicios y Estudios Rurales (CSER).

      El CSER es una organización creada en 2002 por profesionales de diferentes disciplinas que asesora a organizaciones campesinas, indígenas, mujeres y grupos juveniles para la legalización de tierras y territorios, promueve la propiedad comunitaria cono alternativa a la concentración por parte del capital financiero especulativo, capacita en derechos sociales, civiles, políticos, de género y derechos humanos, apoya la producción agroecológica de alimentos y elabora estudios e investigaciones sobre la situación de la tierra en el Paraguay, la situación de las mujeres rurales y campesinas y las crisis agrarias.

      “Las Virginias” nacieron en mayo de 2008 en Paraguay tras la derrota del Partido Colorado, hegemónico en el país durante 61 años y cuarenta años después del movimiento estudiantil del “Mayo francés”, de especial significación para los movimientos feministas y otros movimientos sociales y culturales. El objetivo de la nueva asociación era hacer un análisis políticamente incorrecto sobre los problemas de las mujeres y dirigir una mirada crítica del quehacer político de Paraguay desde el nuevo escenario político tras el triunfo de Fernando –verdadero hito en la historia de dicho país-.

      El observatorio surgía sin un ápice de arrogancia. Según el testimonio de las mujeres que lo crearon, asumía “la humilde postura de quien quiere aprender, comprender y compartir sin la espada que generalmente guardan, bajo el poncho o la falda, los dueños y las dueñas de las verdades irrefutables”. Reconoce como muy positivo el incremento de la presencia de las mujeres en el Paraguay, al tiempo que constata la persistencia del modelo patriarcal dominante donde las voces de las mujeres son apenas un murmullo. Manifiesta su preocupación por la fragilidad y los retrocesos de la democracia en la región que afecta más negativamente a las mujeres ya que “los totalitarismos misóginos prenden y se reproducen en los grupos domésticos”.

      El taller se centró en una reflexión colectiva sobre subalternidad y la colonización a través del cuerpo de la mujer. Por colonización se entiende la dominación de un país o territorio por parte de otro. Puede ser de distintos tipos: económico, político, militar, cultural, y darse de forma pacífica o violenta. El colonizador impone las reglas de juego que, con el paso del tiempo, el pueblo interioriza y asume no como patología sino como comportamiento normal. A la persona o al país subalterno se les roba su historia y se les impone la ley del silencio.

      ¿Resultado? La persona o el pueblo dominado y sometido poseen de facto un rango más bajo que el dominador y termina por pensarse a sí mismo como inferior. En el caso de las mujeres, consideradas sujetos subalternos, son representadas por “otros”, que ponen nombre e interpretan sus necesidades, deseos, aspiraciones, sueños, sin ser previamente tenidas en cuenta ni escuchadas. Controlar los sueños constituye la forma más humillante de esclavitud y es como cortar las alas a los voladores y voladoras.

      El cuerpo de las mujeres es expropiado, no le pertenece. Las mujeres pueden ser obligadas a parir o a no parir según la omnímoda voluntad de los varones que se comportan autoritaria y patriarcalmente. Las mujeres no disponen de su cuerpo, que en muchas culturas se reduce a simple aparato reproductivo, a mero repuesto para disponer de mano de obra barata o, peor aún, a objeto de agresión, botín de guerra y pieza de conquista. La lucha contra la subalternidad y la colonización a través del cuerpo de las mujeres fue el objetivo del Taller, sobradamente logrado al menos en el Foro. Es todo un ejemplo para el Norte, que sigue ejerciendo de múltiples formas la colonización a través del cuerpo de las mujeres creyendo que está contribuyendo a su liberación. ¡Qué error!

7 comentarios

  • Gabriel Sánchez

    Claro, lo de la conciencia, forma parte de realidades digamos más culturales, porque digo esto, porque, me parece que en lo que respecta a latinoamerica, se debe dar una relación biunivoca y sobre, es decir aumentamos nuestras  conciencia y ponemos en practia este avance, que al concretizarse, nos da nuevos elementos que permiten desarrollar una mayor conciencia…y se va formando un circulo, que presupone, reflexiòn, formación, discernimiento comunitario…y ya que esta le llamos praxis, que toma una dimensión SOCIAL Y COMUNITARIO …y porque no POLITICA…Porque el problema del neomodernismo y el posmodernismo, que ha encerrado en la conciencia personal…la reflexión y esto ha permitido muy poco un movimiento, una praxis, en lo cotidiano de la mujer…Este es el fenomeno de Amèrica Latina, la socializaciòn y la praxis, lleva a experiencia como las cooperativas de producciòn, las organizaciones que apoyan el liderazgo de las mujeres en la comunidad…y en la sociedad…Un abrazo grande a todas-todos.- Gabriel

  • Antonio Vicedo

    Con Carmen reafirmo que la verdadera descolonización tiene que darse no primordialmente en el cuerpo femenino, sino en las conciencias personales femeninas, pues ahí radica la más estrcta y amenazadora colonización. Es el caracter de SUJETO CONSCIENTE, LIBRE y RESPONSABLE el bastíón a reconquistar, si se pretende superar el régimen colonizador patriarcal. De esa conciencia de SUJETOS inmanipulables e inalienables es desde donde las mujeres pueden y deben presentar batalla vital en el campo relacional e instutucional, partiendo de la propia acción individual personal y familiar  en tanto pareja, madres o hijas.
    Cierto que el cuerpo femenino constituye importante botín del colonizador varón, y en ese campo se librán enconadas o solapadas batallas con ánimo de colonización de género, pero el que no se considere el cuerpo femenino como presunto botín de apropiación y colonización en áreas de relaciones individuales libres o relaciones institucionales empezando por la familía, depende de la conciencia que la propia mujer descubra y asuma de condición de SUJETO PERSONAL, al que cualquier objetivación o instrumentalización, libre o forzada, deja colonizado y prostituido.

  • Gabriel Sánchez

     Tal vez me exprese mal, donde puse teólogos debí poner teolog@s…
    que segun mi modesto entender, nombra a ambos…no obstante, lo que se quiere expresar que en esa linea de descolonización, que sin solaslayar lo personal, no olvida lo social y comunitario…hay muchos teologos y teologas…y sobre que el hombre engloba a la mujer, he leido el hilo y mi intervención y no me parecio que se dijera, pero ya sabes la vejez, la diabetis y la vista…si me indicas donde dice eso, me ilustrarias mucho…Gabriel

  • Carmen (Almendralejo)

    Más que descolonizar el cuerpo de la mujer, es despatriarcaliar el alma que nos juzga en continua mente y que nos hace estar en una disputa a tres bandas, el mundo y nosotras, el hombre y nosotras y nosotras contra nosotras mismas.
    Hay mucha tela que cortar en temas como este

  • Carmen (Almendralejo)

    Está bien que se diga que el hombre engloba a la mujer ¡Mentira! pues lo que hace es esconderla detrás del hombre, pero Gabriel que

    Teólogos es igual a decir Teólogas, ya es pasarse un pueblo…

    Para mi cuando se habla de hombre, se dice varón y con…

    Y cuando se dice humanidad se dice hombre y mujer, el vocabulario sexista se puede aceptar y se debe utilizar, sin que para ello se altere en nada el contexto de lo que se dice, sino al contrario se enriquece aún más 

  • Gabriel Sánchez

    cuando hablamos de teologos, debe entenderse teolog@s (ambos generos) Gabriel

  • Gabriel Sánchez

    Inquetante, profundo y muy asertivo el comentario-analisis de Juan José, (agrego como casi todo lo suyo)…Apenas agregaria dos cositas que me parecen importantisimas…La primera es que las culturas indoamericanas, especialmente la mujer indoamericana, a traves de su Espíritualidad Vital…nos ha redescubierto el rostro femenino de Dios…Madre-Padre…en la noción espiritual de la Pacha Mama que es ambito de engendras y sostener la vida…a traves de su propia y caracteristica energia vital…lo hace a traves de la integración de una relación y Espíritualidad comunitaria de la creación y por ende entre todos sus seres…La creación sigue obrando y lo hace a traves del rostro femenino de Dios…Esto plantea, una necesario replanteo de muchos aspectos, Dios es Trinidad, en comunidad, distinto, diverso, pero uno…Este interesante aspecto nos marca la relaciòn de la complementariedad de los generos…Y se trasunta en una necesaria deconstrucciòn cultural, que debendra de la acción cotidiana y concreta, en donde la Asamblea de la comunidad…lugar de desiciòn, (esto tambièn es un aporte indoamericano), la mujer es signo del rostro materno de Dios, de la Pacha Mama…En este marco, se plantea la propiedad comunitaria, como un integrarse a las lineas profundas de la vida…En este reflotar de las culturas indoamericanas y del aporte insustituible de la mujer…de lo femenino…no ha sido poco los que las ceb´s han jugado y algunos institutos religiosos, con relevantes teólogos de la teólogia indoamericana…este es otro aspecto, hay un paralelismo cierto, porque se vincula en la fuente…entre la decostrucciòn del colonialismo cultural de la sociedad toda y de la Iglesia y en esa linea tanto la cultura indo y afro americana, como las ceb´s han jugado un rol importante…debemos agregar  hoy, que sin lugar a dudas, el aporte de integrantes (inmensa mayoria femenina) de la ceb´s ha engendrado connotados teólogos tanto en el campo catolico, como en toda las tradiciones cristianas…Y en la cultura indoamericana, especialmente en Brasil, el aporte de teolog@s,  ha sido vital para emprender una relación fructifera, respetuosa y fraternal con las tradiciones religosas de raíz afro…En resumen, emerge lo que me atrevo a llamar una oleada del Espiritu, que como todos sabemos desde la antiguedad es vinculada a la mujer…Un abrazo Gabriel

Deja un comentario