INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6367 Artículos. - 99620 Comentarios.

Laicidad positiva

Creemos que este artículo de Paolo Flores d’Arcais es iluminador y merece la pena ser difundido y comentado en ATRIO. Estamos de acuerdo con esa manipulación de los términos a base de añadirles calificativos que tienden a trastocar radicalmente su significado: “conciencia recta”, “democracia  bien entendida”, “libertad para el Bien”… La laicidad sin más será siempre positiva tanto para los estados como para las iglesias, aunque a veces duela.32210_128983670459432_100000433995873_257519_7003754_n

Laicidad positiva

PAOLO FLORES D’ARCAIS  El PAÍS, 01/07/2010

La “laicidad positiva” fue un hallazgo léxicoorwelliano con el que el presidente Sarkozy, en 2007, pretendía redimensionar la laicidad laica, la laicidad coherente, aunque podríamos decir incluso la laicidad sin adjetivos, de la tradición francesa. En la neolengua de 1984 de Orwell las palabras eran forzadas por el régimen del Gran Hermano para que llegaran a significar lo contrario de lo que siempre habían querido decir.

Por fortuna, desde el 26 junio de 2010 existe en Europa otra versión de “laicidad positiva”, en la que el adjetivo “positivo” tiene efectivamente el significado de “positivo” (bueno, favorable, constructivo, ventajoso, leo en el diccionario de sinónimos). La interpretación auténtica del único sentido que en una democracia liberal puede tener la expresión “laicidad positiva” nos la han proporcionado los gendarmes belgas enviados por el ministerio fiscal de Bruselas a registrar las sedes de la Conferencia Episcopal y a secuestrar cualquier documento útil para llevar a juicio a los sacerdotes pederastas de ese país que habían escapado a la justicia.

Los obispos recibieron el mismo trato que habrían recibido los miembros de cualquier otra poderosa organización sobre la que pesara la sospecha de haber colaborado a que, durante décadas, unos peligrosos criminales se sustrajeran al imperio de la ley. En el curso de las nueve horas del registro les fue impedido salir del edificio y usar el teléfono móvil. Comunicar, en definitiva, con posibles cómplices.

Ningún demócrata puede hablar por lo tanto de “hecho inaudito y grave del que no existen precedentes ni siquiera en los regímenes comunistas de infausta memoria” si un obispo es tratado como cualquier otro ciudadano. Por el contrario, el cardenal Tarcisio Bertone -secretario de Estado de Benedicto XVII- lo ha hecho, ignorante de que en una democracia la ley es igual para todos. Ya había recibido una respuesta por adelantado del ex primer ministro belga, Yves Leterme, cuando recordaba que “quienes cometen abusos deben ser perseguidos y condenados según la ley belga” y añadía que las investigaciones “son la prueba de que en Bélgica rige la separación de poderes entre Estado e Iglesia”. Leterme no es un “comunista de infausta memoria” sino un demócrata-cristiano. Para quien cuenta también la primera parte de la definición, a diferencia del cardenal Bertone.

Supone una posición de notable mezquindad, democráticamente hablando, la actitud de Rat-zinger, que interviene para echar un cable (“sorprendente y deplorable modalidad de registros”, ha afirmado) al cardenal Bertone, precisamente mientras el portavoz de la Fiscalía de Bruselas rechazaba la agresión del cardenal con un perentorio “los registros han sido efectuados por profesionales que conocen a la perfección su trabajo y respetan los derechos de las personas”.

Resulta evidente que la cuestión de la laicidad es hoy para Europa una cuestión central e ineludible. Para el Papa vale la lógica de que, cuando en algún asunto se ven implicados sacerdotes, “la justicia debe seguir su curso”, pero “en el respeto de la recíproca especificidad y autonomía” de Estado e Iglesia. Frase en apariencia inocua, traducción burocrática del más elocuente “dar al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”, si no fuera por el hecho de que el Papa pretende ser quien decida si el Estado prevarica y cuándo. Pretende ser él, y no un tribunal civil, quien decida cuáles son las fronteras entre ambas jurisdicciones.

Se dirá, sin embargo, que no puede tratarse a los obispos de un país como “sospechosos” de complacencia o incluso de guardar la ley del silencio en relación a unos criminales (en este caso unos pederastas), y que el comportamiento de la justicia belga, por lo tanto, es “no se sabe si grotesco o innoble” (Vittorio Messori). Objeción francamente temeraria, dado el precedente del obispo de Bayeux-Lisieux, monseñor Pierre Pican, condenado a tres meses con la condicional por la justicia francesa por haberse negado a testificar sobre las actividades pederastas, por él conocidas, de un sacerdote de su diócesis, y que por esta actitud, propia de “ley del silencio”, de “respetar la recíproca especificidad y autonomía” entre Estado e Iglesia, recibió, a través del cardenal Castrillón Hoyos, el encomio entusiasta y solemne de Juan Pablo II.

Precisamente mientras Bélgica (país tradicionalmente católico) explicaba con hechos lo que debe entenderse por “laicidad positiva”, el Tribunal Constitucional alemán legalizaba definitivamente la eutanasia pasiva, anulando la condena de un abogado que había aconsejado a uno de sus clientes que arrancara el tubo del gotero de un pariente suyo a quien se mantenía con vida artificialmente y contra su voluntad. La Iglesia luterana ha aprobado la sentencia, no así la católica. Y en efecto, en un cuadro de laicidad realmente positiva el paso sucesivo -lógica y jurídicamente inevitable- es el derecho a la decisión soberana de cada persona acerca del final de su propia vida. En la católica Bélgica, al igual que en la protestante Holanda, ello ya es posible.

Bélgica, como han demostrado las recientes elecciones, vive un momento cargado de problemas políticos poco envidiables. Pero bajo el perfil de la laicidad, es indudable que hoy se harían necesarias más Bélgicas en todos los países de Europa.

Paolo Flores d’Arcais es filósofo y editor de la revista Micromega. Traducción de Carlos Gumpert.

16 comentarios

  • Julián Leirbag

    Yo creo que si existe una religión tal que quiere que todo sea religioso o que se actúe de acuerdo a la religión deja de ser religión para convertirse en una especie de política. No es vana la idea del filósofo Jean Guitton cuando se quejaba en una de sus obras sobre el proceder del catolicismo: demás ha insistido en el deber ser y hacer olvidándose de lo que es esencial, es decir, de mostrar los caminos de acceso al amor a Dios. En el amor de Dios siempre he encontrado la razón de ser de todas las visiones humanas existentes, por más que se opongan a mi forma de vivir mi encuentro de unión de amor entre Dios y yo.

  • Gabriel Sánchez

    en lugar de alimenaciòn debe decir Instituto de Alimentación…es la leles natural de este servidor.- Gabriel

  • Gabriel Sánchez

    su incersión en nuestra laica sociedad, o su vida, que al pueblo le resultan coherente, hoy en el gobierno del tupa Mujica, el director de la oficina de alimenaciòn es un cura…Gabriel (lapsus)

  • Gabriel Sánchez

    En Argentina y en muchos lados, la cosa pasa, por promover una laicidad digna, firme, pero igualitaria…y respetuosa, aqui el Batllismo supo hacerla y el prestigio que tienen hoy muchos curas, es por

  • oscar varela

    Hola Gabriel Sánchez!

    Muy buenas tus ponencias aclaratorias.

    Ya sabrás que en Argentina no fue tan así.
    Acá la Jerarquía era fuerte, y -hoy todavía- sigue ejerciendo cierto poder, aunque en descenso rápido (me parece).

    A pesar de ese “descenso”, el curerío y monjerío sigue teniendo “prestigio” popular,
    contrariamente a los “jerarcas” que no pueden salir del “des-prestigio” ganado en su “doble discurso”.

    NOTA: doble discurso porque la teología al uso es imperialista y no se somete a la vida humana, que es la esencia democrática de cualquier emprendimiento. Gracias a pasarse por entre las piernas a las imposiciones imperativas jerárquicas es que se sigue manteniendo el prestigio. Habría que considerar si no es un ensayo de “extra Ecclesia EST salus“.

    Estimo que -en Latinoamérica, al menos- la fuerza de Jesús está arraigada en una amasado popular gracias a lo dicho. No estamos destruyendo nada, sino siendo consecuentes con la Vida humana.

    ¡Vamos todavía! – Oscar. 

  • Gabriel Sánchez

    Un dato de la realidad que conviene tener en cuenta, en la República Oriental del Uruguay, a los templos se les cobra una tarifa más cara (llamada tarifa comercial)…No la Iglesia ni tiene poder, ni tiene privilegios y muchisimos católicos, nos hemos educado en la escuela pública Laica- Gratuita y Obligatoria, por lo que al menos la realidad de Uruguay, difiere bastante de las realidades Europeas en ese sentido, esta discución, la tuvimos a principios de siglo…Incluso por supuesto que la Iglesia no recibe ningun estipendio estatal, las escuelas católicas, son inspeccionadas por Inspectores publicos, maestros con titulo formado en el magisterio nacional (Instituto Normal), que han asimilado lo que nosotros llamamos valores valerianos…Que ser Laicos, gratuitos y obligatorios…

       Y un cura para jubilarse, debe aportar a un fondo…normalmente muchos de nuestros curas se ganan la vida trabajando…por lo que persiven el sueldo de cualquier trabajador…
        Dejo estos hechos sentados, para que quede claro, que en Uruguay, como dijo el General del Pueblo Don José Artigas, en el reparto de tierras del año XIII, que los más infelices sean los más privilegiados…Un abrazo y un beso y gracias a todos…Lo que no quita que la Ley es igual para todos, esa majestad de la Ley que nos obliga al respeto de los derechos del diverso, incluyo que los genocidas dictadores que hoy estan presos, fueran juzgados con todas la garantias del debido proceso…Un beso y un abrazo a todos con cariño .-Gabriel

  • Carmen (Almendralejo)

    Tengo por amiga a una gran teóloga… ella trata en ese mundo de chic*s y conoce muy bien lo que significa el vaciamiento filosófico de sus cabezas, el que las tengas vacías y llenas a la vez:
    Vacías de pensamiento críticos hacía todo aquello que el mercado le ofrece como si no tuviesen que pagar después ese tanto por ciento que no ponen las etiquetas, la letra que no se aprecia.
    En mi trabajo de guardería y cada vez que nos reunimos ponemos una puesta en común entre esas ofertas y las otras, aquella que detrás de un sabor va hacer a l*s niñ*s, personas de tenedor en el mejor de los caso, y en el peor, serán adictos a  los alimentos en  bolsas de plásticos, ricos en azúcares y aditivos que matan el mejor paladar… serán, personas tipo, mono de Gibraltar que atacan a turistas si les ven con una bolsa de plásticos entre las manos porque las asocian con la chuche y gusanitos etc.
    Esto lleva a lo otro, es decir, a personas dóciles si les das el opio domesticador… y ese es el gran problema de una Laicidad que debiera ser Sana por sí misma, y libres… Y sobre todo hacer que la personas crezcan si tabúes y supercherías.
    Pues está demostrado que las personas con pocos estudios le es fácil caer en sectas,
    ¿Será que el ser humanos necesita la magia?
    ¿Que diferencia hay entre tener una formación intelectual o no tener esta?
    Otra amiga licenciada en Sociología y Antropología, nos escribe diciéndonos que en países de Latinoamérica es donde estas están creciendo a pasos agigantado importándose a toda Europa.
    Si no es así, y estoy confundida me gustaría que alguien aclarase este tema, creo que es interesante
    Un saludo
    Carmen
     

  • Manuel V.

    Gabriel:
    Hace tiempo leí este texto de Martin Niemöller, que creo ilustra lo que dices. 
    ¿por qué a uno si y a otros no? Un estado laico no es lo mismo que un estado con “religión” laicista.

    Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
    guardé silencio,
    porque yo no era comunista,

    Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
    guardé silencio,
    porque yo no era socialdemócrata,

    Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
    no protesté,
    porque yo no era sindicalista,

    Cuando vinieron a buscar a los judíos,
    no protesté,
    porque yo no era judío,

    Cuando vinieron a buscarme,
    no había nadie más que pudiera protestar 

  • pepe sala

    La semántica lo aguanta todo; incluso permite llamar laicos a los estados que no lo son ni por asomo.
     
    Nuestra realidad es ésta: ( supongo que no andará lejos de otras realidades, incluídas las sudamericanas)
     
    La llegada de la democracia y la aprobación de la Constitución de 1978 no han supuesto ninguna pérdida de privilegios de la Iglesia Católica. Somos un Estado aconfesional, sobre el papel, pero la realidad es bien diferente:
    Se mantiene el inconstitucional Concordato con la Santa Sede, heredado del franquismo.
    Se aumenta anualmente su enorme subvención estatal (para 2006, más de 144 millones de euros).
    Continúan los cargos de capellanes en las instituciones (Ejército, hospitales…).
    Se permiten signos religiosos católicos en los juramentos de los cargos públicos y en los centros educativos.
    Se potencian y subvencionan desde los organismos públicos los actos religiosos.
    Se pagan sumas millonarias a ONGs católicas, muchas de ellas controladas directamente por los sectores ultraconservadores (Opus Dei, Legionarios de Cristo…).
    Se acrecienta un régimen abusivo de conciertos con la enseñanza privada mayoritariamente católica.
    Se sostiene un ejército de 17.000 catequistas católicos que puebla los colegios públicos adoctrinando a los niños y niñas en el catolicismo.
    Se permite que la jerarquía eclesiástica desprecie y rechace de forma beligerante los acuerdos que de forma democrática y representativa toma el Parlamento (las uniones homosexuales, la reforma educativa…) e incluso algunos miembros de la jerarquía eclesiástica han llamado a la desobediencia civil contra la asignatura Educación para la ciudadanía, incluida en la LOE
    http://www.larepublica.es/spip.php?article4366
     
    ¿ Cuándo aprenderemos a llamar las cosas por su verdero nombre?

  • Luciano

    La discusión entre poderes es ya muy antigua. Situar en esto la discusión no merece la pena, hay suficientes libros de historía y de pensamiento, como para saber, que ese, es un mal camino.
    Pero si me parece muy avanzado el trasfondo de este articulo, no voy a discutir el termino ” laicidad positiva”, creo que lo en él subyace, esta la igualdad de las personas ante la ley, y esto a mi entender es sano.
    Creo que la ley del silencio utilizada por los representantes Eclesiales es un flaco favor a la ciudadanía, y a la Cristiana en particular, otra cosa es el silencio de la confesión a la que estan obligados y que yo defiendo.
    Las perversiones permitidas y conocidas en el seno de la Iglesia deberían haberse cortado de raiz, no solamente cambiando al sacerdote o persona de lugar, sino apartandolo de la vida publica. con su consiguiente tratamiento  y resarcimiento a la victima.
    Lamentablemente estos hechos conocidos, han sido ocultados y ninusvalorados, siendo en muchos casos entendidas estas desviaciones como un “pecado” ,sin tener en cuenta el daño que se causa (Irreparable en muchos casos), ni  a quien se le causa( jovenes  muchos de ellos).
    Pero como anteriormente decía, la igualdad ante la ley es lo más sano en este articulo. Y esto se esta extendiendo en nuestra sociedad a pesar de que hay clases ( politicos, adinerados, etc) que la hurtan constantemente.
    Juan Pablo II decía que la Fe se enseña, pero que no se impone. Enseñar la riqueza de nuestra Fe, es una obligación de todos los cristianos, no solamente en el ámbito parroquíal, sino en nuestra vida social y trabajadora.
    Asumir los cristianos laicos esta llamada, es para mí, el signo positivo de esta laicidad, hacer de las comunidades cristianas una amalgama, (Sacerdotes, Ordenes, laicos), donde fluyan los ideales, las energias y se trabaje por y para toda la sociedad, sería hacer cosas buenas.
    Paz para todos.

  • Gabriel Sánchez

    donde dice no me parece necesariamente irrespetuoso, debe decir, ME PARECE INNECESARIAMENTE IRRESPETUOSO

  • Gabriel Sánchez

    En primer lugar, mi país es un pais Laico, desde principios de siglos y esto consagrado por la constitución de la República, un paìs que también es garantista, es decir de enorme respeto de los derechos humanos, de los lugares publicos- estatales, los simbolos religosos fueron sacados hace màs de 50 años y en las escuela existe lo que se llama (por mandato Consitucional) Laicidad obligatoria…

    Eso nos ha dado digamos que la bendición en tanto Iglesia, de ser pobre, de no tener fuerza politica y por lo tanto de ser más evangelica…

    Pero en Europa y en algunos otros lugares hace tiempo existe un celo extremo de las fuerzas policiales en su trabajo…Por ejemplo un brasilero, cuyo pecado es tener su tez morena, fue acribillado a balazos y a nadie se castigo, total era un latino…Cuando recorremos el camino de no respeto de los derechos elementales (LO QUE NUNCA DEBE SIGNIFICAR UN FUERO ESPECIAL), nos vamos deslizando hacia una conducta que no se compadece de derechos elementales de otros…Y ayer fue el Brasilero martirizado por los Ingleses, mañana seran los trabajadores Españoles y ayer fue la Iglesia Belga, se podia haber efectuado un cateo con respeto, si se consideraba necesario, pero policia belgas con los huesos de los cardenales enterrados por allí , en la mano no me parece innecesariamente irrespetuoso. ¿ Pensaban encontrar pruebas de pedolfilio entre los huesos de los cardenales? Entendamos que  si hoy accedemos a que se pase por encima de derechos elementales por que es la Iglesia católica…no nos quejemos cuando nos toque a nosotros…

    Y no se la institución si quiere fueros especiales, yo no creo que se necesiten, ni los estimos convenientes, si el respeto elemental…y sobretodo la no vulneraciòn de derechos…Dicho sea de paso, como era esperable no encontraron nada…

      Entonces no a fuero especiales, si a una sana laicidad,(es bueno precisar que una laicidad puede ser digna, firme, sin caer en la xenofobia religiosa)…Y esto lo dice quien fue educado en los valores de una escuela Laica- Gratuita y Obligatoria, pero que estudiando educaciòn civica, aprendio que el respeto y las garantias, en la Ley y en la Constuciòn deben abarcar a todos, sin diferencia de raza, sexo, condicon socioeconomica o RELIGIOSA…Con cariño Gabriel

  • Sarrionandia

    No creo conveniente laudar tanto el registro belga, mientras no se promueva el registro de ladrones. Porque ladrones son los políticos y los empresarios financistas que se quedan con los dineros que les corresponden a los que diariamente se mueren de hambre.
    Democráticamente tan justo estaría el registro belga como el de los políticos y no se puede alabar al primero sin criticar el segundo.
    Justicia para todos sin exclusivismos!

  • ana rodrigo

    El problema es que la Iglesia Católica arrastra un lastre medieval de privilegios e intromisiones en la vida civil que le está costando mucho trabajo abandonarlo. Pero poquito a poco cada cosa se va poniendo en su sitio: la Iglesia que se ocupe de las cuestiones religiosas y la democracia de las cosas civiles en donde todos y todas somos iguales ante la ley, iguales en derechos y en obligaciones.
     
    Ya está bien que se haya consentido tanto pederasta en el clero y que sus superiores se callasen y dejasen que el pederasta siguiese impune e incluso campando a sus anchas en distintos lugares a los que se les trasladaba.
     
    En otro post dice María que la no cotización a la Seguridad Social en las congregaciones religiosas es ilegal. Creo que desde hace unos pocos años ya lo hacen todas las congregaciones, pero a quienes han estado trabajando de sol a sol durante 20, 30 o más años, han abandonado la institución y les llega la edad de jubilación, se encuentran con que han trabajado toda la vida en beneficio de unas instituciones riquísimas en patrimonio y en capital, y ellos y ellas se ven en la miseria cuando más lo necesitan. ¿Por qué los fiscales, o quien corresponda no le pide cuentas a estas instituciones? ¿O es que era uno más de sus privilegios?

  • mªpilar garcía

    Soñada, añorada ¡Laicidad!
     

    Eso mostraría, que las personas por fin:
     

    ¡¡¡Hemos crecido, madurado, nos hemos hecho responsables de nuestro comportamiento ante la sociedad!!!
     

    No se puede decir “Señor Señor” y comportarnos como necios, resabiados, censores de los demás, castigadores, espías del comportamiento humano, …
     

    Cuanto mejor conocimiento interno de la “Inmensidad-Dios-Innombrable” más personas en plenitud  podemos llegar a ser.
     

    Esa es, la verdadera prueba del “algodón”…

    mª pilar

  • h.cadarso

        Lo del Leterme, ese jefe del gobierno  belga o lo que sea, no  es nuevo, ya lo hacía Franco, que tenía en Zamora una cárcel especial para curas y se llevaba a comisaría al más pintado. Hasta llegó a fusilar curas durante la Guerra civil, golpe militar o como le queráis llamar.
      En estos casos, la ICAR protestaba con la boca chiquita, o quizá ni eso. En Bélgica, sin embargo, parece que los obispos y la Santa Sede se han sentido muy pero que muy ofendidos.
      La vida es una tómbola, amigos. Da muchas vueltas. Y dentro de la ICAR habrá siempre “pelotas” del poder y fariseos que echan sobre los demás cargas insoportables pero son incapaces de cargarse con una brizna de hierba.
      De todos modos, yo felicito a Leterme y al pueblo belga por ese gesto de honestidad ciudadana.

Deja un comentario