INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6392 Artículos. - 100213 Comentarios.

Claroscuro de algo más que un deporte

Hoy empieza el Campeonato Mundial de Fútbol en Sudáfrica. El futbol es una gran religión universal de nuestro mundo y la disputa por la Copa Mundial su gran liturgia. Bernardo Barranco lo expresaba anteayer en La Jornada con un título que parece sacado de ATRIO: El fútbol, entre lo sagrado y lo profano. Efectivamente, la izquierda ortodoxa y radical ha mantenido una actitud de rechazo frente a lo que, como toda religión, ha considerado siempre un opio del pueblo, una exaltación emocional y nacionalista para hacerle olvidar sus cadenas.mundial-sudafrica-2010-rf_77554-1

 

Aunque hay que reconocer que todo el rechazo militante a este deporte de masas no es capaz de evitar que a muchas personas, por mucho que acepten la crítica marxista a esta nueva “religión”, les guste asistir, al menos a través de la radio o la tele, a estas competiciones. Es como el militante comunista que se emociona en la semana santa de su Sevilla o subiendo al Tepeyac o haciendo el camino a Santiago.

Yo me confieso uno de ellos. La cosa me viene de lejos. Recuerdo haber asistido en 1950 por la radio en directo el famoso gol de Zarra marcado a la “pérfida Albión” (Matías Prats) y al Maracanazo en que el Uruguay de Valera remontó el partido contra Brasil, proclamándose campeón. En 1958 asistí ya por TV desde Italia al campeonato en Suecia y disfruté con el maravilloso juego de Brasil y del joven Pelé. Recuerdo todos los detalles del sitio y las personas con las que asistí a la famosa final del 66 en Wembley (Inglaterra ganó en la prórroga a Alemania), o los saltos de alegría del Presidente Pertini cuando Italia ganó en Chamartín en 1982. Me encantaba el juego total de la selección holandesaa de Cruiff, aunque perdiera contra Alemania en la final del 74. Admiré a los geniales Kempes y Maradona que dieron a Argentina los campeonatos del 78 y del 86. Y así hasta los últimos campeonatos. He gozado como espectador de estos eventos, aunque España no haya llegado a la última fase y, seguramente, más aún por ello.

Este año el Campeonato que hoy empieza tiene unas connotaciones que lo hacen muy peculiar y que lo marcan de una especial ambigüedad:

  • Se celebra en el país liberado de la segregación racial por Nelson Mandela, quien hizo precisamente del deporte (rugby y fútbol) un símbolo de reconciliación entre blancos y negros. Este plus de sentido del evento mundial en África como símbolo liberación y de unión lo refleja un autor cubano en La pasión de Mandela por el fútbol que parece que no va a poder asistir a la inauguración por su delicada salud (92 años). Sin embargo la preparación y organización del campeonato ha supuesto en Sudáfrica unas gigantescas inversiones no dirigidas al verdadero desarrollo y el desalojo de sus casuchas de una gran cantidad pobres que están siendo las verdaderas víctimas de esta espectacular “grandeza”. Nos lo recuerda en Rebelión Joan Canella i Barrull en Los perdedores del Mundial.
  • España acude como una de las favoritas. Desde su brillante victoria en el campeonato de Europa su selección sigue desarrollando un juego de fútbol total a la holandesa o a la brasileña de los mejores tiempos, que gusta a quienes somos aficionados y resulta eficaz. Es un placer ver jugar a este equipo de jóvenes, como lo es ver jugar al Barça su juego d“asociación”, no individualista. Pero este equipo está impulsado por una gran campaña mediática, llena de intereses, en torno a “la roja” que efectivamente resulta molesta pues está cargada de un exceso de nacionalismo españolista, a pesar de tener tantos jugadores catalanes y vascos y a pesar de identificarse con el color de la izquierda. No me ilusiona que gane España y se emplee después su triunfo para cubrir tantas llagas que tiene nuestro país. Aunque si a los “mercados” les pudiera devolver esto algo de confianza…
  • Como todo gran acontecimiento deportivo, el más importante tras los juegos olímpicos, este campeonato ha movido y va a mover grandes intereses económicos y a conseguir una audiencia que parece será de varias decenas de miles de millones de espectadores, más de mil sólo en la final. El esfuerzo mayor lo ha hecho el país anfitrión, que ha tenido que invertir más de 50.000 de euros. Pero, en este año de crisis, los gastos que tienen todos los otros países son también considerables. España, además de los gastos de viajes y estancias, ha prometido 600.000 € a cada jugador si ganan la copa. ¿Servirá todo esto al desarrollo de África y de los países participantes o para un mayor endeudamiento que al final tendrán que pagar los ciudadanos?

Postdata para los asiduos de ATRIO:

En esta entrada se invita a todos como siempre a dar la opinión. Imagino que al principio, como siempre, nos pondremos serios y trascendentales. Pero también sería conveniente (sin descartar los aspectos críticos), al menos desde el momento que empiecen los partidos, que lo viéramos también como un juego que puede unirnos. Podríamos  utilizar este espacio, al menos los aficionados, con comentarios meramente deportivos, declarando cada uno sus preferencias y pronósticos. Intercambiar sin peleas.

Por eso yo acabo estas líneas bajando al terreno del humor e invitándoos a asistir a este partido que nos han preparado los Monty Python: Mundial Filosofía: Alemania-Grecia

150 comentarios

  • Gabriel Sánchez

    Bueno…un abrazo a los hermanos Méxicanos y a los queridisimos hermanos y cumpas Argentinos… nos vemos en la final jejeje…Gabriel

  • oscar varela

    Hola!

    Estimados amigos:

    Apenas pude ver el partido de Argentina

    Estoy viajando por la zona Norte de Argentina: Salta y Jujuy.

    Hoy estaba en Hunauaca, Luego Tilcara y Purmamarca.

    Nos alegro por ganar 2 a 0.

    El domingo es contra Mejico, pero estar’e sobre el Colectivo regresando a Bs. As.

    Un abrazo a los cumpas de Mejico!

    ¡Vanos todavia! – Oscar.

  • francisco javier peláez

    ¿Quién sabe?.¿Podría ser Dios italiano?.Dudo que Dios tenga algo que ver con Roma.¿Dios alemán?.Afirmación históricamente problemática.Tal como vamos viendo el mundial.¿Dios portugués?.!Qué disgusto en Roma ante la posibilidad de Saramago hablando con Dios en lengua materna!.¿Dios español?.Demasiado poco para España,la Santísima Trinidad es española:una,grande y trina.”Dios es el silencio del universo y la humanidad las vuvuzelas que rompen ese silencio”.

  • francisco javier peláez

    Leo con estupor que el 22% de los españoles ha rezado para que España ganara.¿Quién hizo la encuesta?.Pero lo más importante,¿con quién va Dios en un Mundial si es que existe?.Ya sabemos que Dios básicamente es argentino,pero…¿quién sabe?.

  • oscar varela

    Hola!

    1º) Tranqui, tranqui = 2 a 0

    2º) Preocupación = 2 a 1

    3º) Festejo = 4 a 1

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Joseph Ratzinger indaga en los valores del fútbol

    Interesado por el impacto que tienen eventos como el Mundial
     
    “Con su periodicidad de cuatro años, el Campeonato Mundial de Fútbol demuestra ser un acontecimiento que cautiva a cientos de millones de personas”
     
    “No hay casi ningún otro acontecimiento en la tierra que alcance una repercusión de vastedad semejante –añade–. Lo que demuestra que con ello está tocándose algo radicalmente humano, y cabe preguntarse dónde se encuentra el fundamento de este poder en juego”.
     
    “como juego de equipo, el fútbol obliga a un ordenamiento de lo propio dentro del conjunto; une a través del objetivo común: el éxito y el fracaso de cada uno están cifrados en el éxito y el fracaso del conjunto”.
     
    “el fútbol enseña un enfrentamiento limpio en que la regla común a la que el juego se somete sigue siendo lo que une y vincula aun en la posición de adversarios”. 
     
    “la libertad vive de la regla, de la disciplina que aprende el actuar conjunto y el correcto enfrentamiento, el ser independiente del éxito exterior y de la arbitrariedad, y de ese modo llega a ser verdaderamente libre”. 
    ·········
    (Citas del año 1985)
     
    ¡Vamos todavía! ¿A dónde? Pero ¡Vamos! No hay más remedio – Oscar.

  • oscar varela

    Hola muchachos cumpas españoles!

    dos frases usaderas en Argentina:

    1ª) -“Funciona como un relojito suizo”-

    2ª) -“¡A llorar … a la Iglesia!”-

    ¿qué le vamos a hacer?
    ········
    Mañana veremos a los argentinos
    ¿qué pasará?

    Un abrazo fuerte, amigas y amigos – Oscar.

  • francisco javier peláez

    Mira Antonio no he visto el partido por causa de fuerza mayor,pero es lo de siempre:”Mucha prima y mucho primo”.

  • Sergio Zalba

    Había puesto todas las fichas en España. Tiene muy, pero muy buenos jugadores. Y además, hinchaba por su triunfo.

    Pero así es el fútbol. No es suficiente tener buenos jugadores, tiene que funcionar el equipo.  Nada muy distinto a lo que ocurre en cualquier sociedad.

    Un abrazo españoles!!!  Estoy seguro de que pasarán a la otra ronda.

  • Antonio Duato

    ¡¡¡ESPAÑA PARALIZADA Y DERROTADA!!!
    Parecían guardias suizos, chicarrones lanza en ristre, protegiendo a su  Santidad los bancos.
    ¿O ha sido culpa del balón que dicen que vuela como una pelota de playa?
    ¿O ha sido culpa del FMI que quiere que cunda la depresión para apretar más las tuercas a España?
    ¿Qué opnáis los expertos de ultramar? ¿Os gustó el juego? ¿Creéis que aún se pueden ganar aún los dos partidos contra Honduras y Chile para clasificarse?

    Ahora mismito juega Uruguay contra los anfitriones…

    Y aumentan las protestas en Sudáfrica contra un gobierno que con tanto gasto ¡está provocando que aumenten los pobres y el aparheid socioeconómico!

  • oscar varela

    A esta precisa HORA de Greenwich

    ¡¡¡ESPAÑA PARALIZADA!!!

    No ciertamente por la Huelga General

    sino por el GENERAL CONTAGIO EMOCIONAL

    ¿o no?

    ¡Vamos España todavía! … con perdón por los Suizos – Oscar.
    ········
    PS.: ¿qué cosa, no? No hay nada “neutro”. Todo es “eligenda”.

  • oscar varela

    ¡Vamos todavía!

    CHILE!

    ESPAÑA!

    URUGUAY!

    ¡Vamos todavía!

  • oscar varela

    Hola!
     
    ¿Y qué me dicen de los “BARRABRAVAS”?
     
    ¿Saben de qué hablo, no?
     
    * hooligans en Inglaterra,
    * tifossi en Italia,
    * torcedores en Brasil,
    * ultras en España.
    * barrabravas en Argentina
    ··········
    Desde hace al menos sesenta años cada club de cierto predicamento tiene su “barrabrava” compuesta de los sectores más violentos y antisociales, pero siempre perdurables por ser funcionales a los intereses de los dirigentes de los clubes y, más de una vez, también de los políticos de nota.
    ···········
    La semana pasada “deportaron” desde Sudáfrica a unos “barrabravas” argentinos.
     
    Los Medios Audiovisuales y de Prensa de Buenos Aires se dedicaron a presentar el hecho como la quintaesencia del papelón nacional.
     
    En su afán de castigar a un gobierno que le ha quitado negocios y privilegios en el fútbol profesional, han adoptado una actitud cercana al histerismo: sus periodistas sobreactúan y exageran hasta la saciedad.
     
    De acuerdo a esos programas de la TV y la radio, parecería que los barrabravas y sus irregulares viajes a los mundiales han sido pergeñados por este gobierno.
     
    Una elemental compulsa de archivos demuestra palmariamente que, en circunstancias similares de otros mundiales, los grandes diarios y canales de TV callaron cualquier circunstancia en relación con el tema o la disimularon con un disfraz de nacionalismo pueril.
     
    Es que, altri tempi, el gran negocio del fútbol lo manejaba el grupo Clarín y no era cuestión de menear sus costados oscuros.
    ···········
    Lo puesto en el TABLÓN:
    pepe sala: ” no dejes que la verdad estropee una buena noticia” Felipe López-Aranguren: Manipulación y medios de comunicación.
    ·············
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola honorio!
     
    Lionel Andrés Messi, conocido también como Leo Messi[
     
    Primeros años
    Nació el 24 de junio de 1987 en Rosario, Argentina, hijo de Jorge Horacio Messi, trabajador de una fábrica, y de Celia María Cuccittini, una limpiadora de medio tiempo.
     
    Su familia, de parte de su padre, posee ascendencia italiana debido a su bisabuelo Angelo Messi, que vivía en la ciudad de Ancona, y que se mudó a Argentina en 1833.[
     
    Tiene dos hermanos llamados Rodrigo y Matías como también una hermana llamada María Sol.
     
    []Con apenas cinco años, Lionel Messi dio sus primeros pasos en Grandoli, un club de barrio a pocas cuadras de su casa. El club era dirigido por su padre, Jorge.
     
    En 1995 (ocho años), Messi comenzó a entrenarse en las divisiones inferiores de Newell’s Old Boys,[] en la Escuela-club de fútbol fundada por Jorge “Indio” Solari, que lleva su nombre de Renato Cesarini. De allí han salido jugadores como Javier Mascherano, Andrés Guglielminpietro, Javier Gandolfi y Martín Pautasso.
     
    El Drama
    A la edad de 11 años, le fue diagnosticada una deficiencia de la hormona de crecimiento.
     
    El River Plate, de la Primera División Argentina, mostró su interés en el progreso de Messi, pero no contaba con el suficiente dinero como para pagar el tratamiento, que tenía un precio de $900 por mes.
     
    La Pro-videncia – catalana
    Carles Rexach, director técnico del Barcelona, notó el talento de Messi y éste tenía parientes en Lérida, Cataluña, siendo capaz, junto con su padre, de iniciar un viaje.
     
    El Barcelona lo fichó después de verlo jugar, ofreciéndose entonces a pagar los costosos tratamientos si él se mudaba a España.
     
    []Su familia se trasladó a jugar a Europa donde comenzó a jugar con equipos juveniles.
    ·············
    La deficiencia de la hormona de crecimiento es un trastorno clínico causado por la inadecuada producción de esa hormona. Afecta tanto a niños como adultos. Las causas de esa deficiencia son desconocidas. El trastorno afecta aproximadamente 1 de cada 4,000 niños y puede que sea difícil de distinguir de otras causas de retardo de crecimiento infantil…
     
    Cuadro clínico
    La hormona de crecimiento o somatotropina es un polipéptido que estimula el crecimiento y reproducción celular, de modo que una deficiencia de esta hormona produce trastornos muy distintos en los diferentes grupos de edades. En los recién nacidos, las manifestaciones principales pueden ser hipoglicemia o un micropene en los varones. En los niños pre-escolares y escolares, el enanismo puede que sea el efecto principal.
     
    Etiología
    Las principales causas de una deficiencia de la hormona de crecimiento son variadas, entre las más frecuentes se incluyen:
    * mutaciones de genes específicos, como el GHRHR y el GH1.
    * Enfermedades congénitas asociadas a la hipófisis, como la displasia septo-óptica (DSO) o síndrome DeMorsier[1] y la ectopía de la hipófisis posterior.
    * Daño a la glándula hipófisis por trastornos intracraneales, como la hidrocefalia.
    * Tumor cerebral cercanos a la silla turca.
    * Traumatismo craneal severo.
     

  • h.cadarso

     
    Tanto Messi, y el gol os lo tuvo que meter el armario ese con nombre alemán! Heinze!  Pero tranquilos, chés, que Messi va a dejar chiquito a Maradona en este mundial.

  • Héctor Rodríquez Fariña

    Rodrigo Olvera, comparto contigo las tragedias nuestras de cada día, y comparto con todos en Atrio el afan de formar un gran equipo comprometido con el Galileo para darle vuelta al modelo de sociedad que nos esclaviza.
     
    Las directrices están claras: si tienes fe tienes dentro de ti  toda la fuerza del Reino y podrás andar sobre las olas de esta tormenta de asesinatos, drogas, mercados que lo controlan todo.  El precio es caro: un verdadero compromiso. La garantía la tenemos: estaré con vosotros. La gran final no sabemos cuando llegará pero es seguro que ganaremos todos.
    Abrazos de corazón
    Héctor

  • Asun

    También me alegro por todos los que estáis contentos.  Gracias por estar ahí. Pero parece que la violencia no tiene paro, si además hay drogas de por medio, aún peor. Lo siento, Rodrigo.

  • Rodrigo Olvera

    Mientras se seguía comentando los pormenores del partido, ayer en México se asesinó a 77 personas en un sólo día como parte de la violencia relacionada con las drogas. El día más violento de todo el sexenio.
    Así es nuestra vida… no es frivolidad.. a veces uno necesita sacar los más pequeños espacios de humor y de “superficialidad”. De otro modo, terminaríamos en el psiquiátrico.
    Vale felicidades a Argentina, y a Corea del Sur. Pero más felicidades a Atrio por las amistades  que posibilita!!!!
     

  • Antonio Duato

    ¡Enhorabuena a los argentinos, pero sin triunfalismos todavía!

    Y aprovechando que nos hemos congregado muchos en el estadio de Johanesburgo, os sugiero que al salir visitemos también los barrios pobres y el terrible azote del Sida. Este campeonato mundial del Sida ya lo ha ganado Suráfrica, sin que haya tenido que invertir nada en ello o por no haber invertido nada en ello, ya que todo el dinero lo necesitaba el gobierno para esos grandes estadios…

    La otra realidad nos la recuerda “Bankita” desde un blog mexicano, a través de Rebelión

  • MAR Medina

    ¡Gracias a ti, Óscar! y a Lucio Mochales, autor del artículo que compartí con vosotros. No es fácil despertar mi interés por un deporte al que no soy aficionada, pero la historia es la historia, y los intensos momentos compartidos con nuestros semejantes son interesantes en sí mismos.
    ¡¡Aupa Argerntina, que va ganando!!

    Un abrazo enoooooorme que atraviese el océano y la tarde.

  • MAR Medina

    Televisan el encuentro Argentina Nigeria, está de fondo en la sala -lo está viendo mi marido, que me tiene al tanto del juego-, y yo me complazco en pasearme por Atrio, consciente de que muchos de los amigos atrieros, incluso algunas atrieras, estais ahora pendientes de otras cuestiones…

    Pues sí, querido amigo Héctor, vuelvo con vosotros tras una ausencia larga, te aseguro que os he echado en falta, y tienes mucha razón sobre lo hermoso de los deportes en equipo se mueven rápido, en continuo desequilibrio, hace falta atención, movimiento y siempre equipo, tal como afirmas: ¡¡como la vida misma!!

    Un abrazo de corazón.

  • Gabriel Sánchez

     Queridisimo Antonio, vente pa Uruguay que es gratis…y por televisión abierta, ventajas de tener la izquierda en el poder…(casi un verso) Mira Pepiño, que juegen los solteros, nosotros nos dedicamos a las bebidas espirituosas y al asado…Un abrazo.- Gabriel

  • Antonio Duato

    ¡Aúpa, Argentinos! Estoy con vosotros en unos minutos.
    Seguiré el partido por la radio como en el 50 pues la TV que transmite es de pago y tampoco estoy para ir a un bar… Oigo que ahí la gente también busca los bares. ¡Que sea un buen principio!

  • pepe sala

    La bebida ” milagrosa” para estas lides, mi querido Gabriel se llama ORUJO ( aguardiente de unos 50º de alcohol.)
     
    Después de la tercera copichuela ya podríamos hacer como aquel cazador que nunca fallaba el blanco en los campeonatos de tiro de pichón.
     
    –¿ Entrena usted mucho?- le preguntó el periodista extrañado de ver la borrachera que tenía el pájaro  ( el cazador)- no falla usted nunca. ¿ Qué técnica utiliza?. ¿Tira adelantado o espera el paso justo?
     
    — Qué técnica que ni qué leches… yo tiro al bando y siempre acierto alguno.
     
    Nosotros podríamos hacer algo parecido. La mezcla entre el orujo ( de Potes) y lo que tú propones, seguro que nos abriría muchísimo la visión de varias porterías y varios balones. Puede que sea un remedio mejor que el de los futboleros, quienes no sé qué coño tomarán para no ver las porterías no teniéndolas sin portero.
     
    Si fuese un albañil, fontanero o similar, seguro que sejemantes fallos en sus correspondientes profesiones ( infinitamente menos pagadas que la de los futboleros) les acarrearía un rebaja importante en sus sueldos. Incluso se quedarían sin empleo y sueldo si los fallos tan garrafales se repitiesen tanto como en los campos de fott-baal.
     
    Pero claro… los futboleros ” son humanos” y tienen todo el derecho del mundo a fallar sin tener consecuencias por ello. Los otros deben ser ” gilipollas” y por éso no se les permite ni una fallo sin su correspondiente consecuencia.
     
    De cualquier f orma, amigo Gabriel, ni con orujo y mate conseguiría acabar un partido de foot-baal. Entre la ” pila” ( de años) y la coplilla montañesa han acabado con mis posibilidades butboleras:
     
    ” Que tengo un pie malu
    y no puedo bailar
    que dame la cinta
    de tu delantal”…
     
    ( Hace unos años hice una solicitud para ver si me pensionaban ” por güapo” y me la denegaron. Una injusticia como otra cualquiera.
    Pues partí una pierna y conseguí que me pensionaran por cojo, en vez de por “güapo”. Sólo faltaba que me quiten la pensión por cojo si me ven jugando al foot-baal. )
    ¡¡¡” Eso no, hiju noooo!!!” Mira a ver si se te arregla con Antonio y con Juan Luis Herrero. Juan Luis tirará al bulto, con lo poco que ve, y alguna vez acertará la portería ( como el cazador borracho)
    Antonio necesita rehabilitación para el fémur y tampoco os dará mucha gerra a los solteros. Tenéis el partido ganado.
     
    Venga, saludos pues.
     
     

  • oscar varela

    Hola MAR Medina!

    Excelente tu aporte!

    Ya lo pasé a los compañeros del Curso de “Guias de Turismo”

    sirve para conversar con la gente

    y que todo tiene su Historia.

    Gracias y ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Héctor Rodríquez Fariña

    Hola Asunción (MAR), qué alegría verte estos días tan activa entre nosotros.  Se trata de ir conviviendo como se pueda en tantos mundos distintos a los que pertenecemos ¿verdad?.

    Tu lista de deportes en torno a algo redondo, una pelota, un balón, el tenis es interesante: se mueven rápido, en continuo desequilibrio, hace falta atención, movimiento y siempre equipo.

    A mí me encanta la idea del equipo en los deportes y acompañar a los que les siguen. El equipo del ajedrez no me fascina, ni el del crucigrama, ni el del sidoku. Son maneras de ponernos en distinto niveles de actividad.

    Sin darnos cuenta ya estamos en Potchefstroom acompañando a la Roja.  Desde muy antiguo los humanos tuvimos que buscar maneras ingeniosas de reforzar el instinto  de luchar juntos para luego poder defenderse del adversario.  Es algo que llevemos todos dentro como tantas otras cosas: el deseo de superación, el deseo de felicidad y la necesidad de encontrarnos unidos a la Fuerza que mantiene candente  la lucha universal del Cosmos.

    Abrazos y hasta el Miércoles en la preciosa ciudad del Océano Índico, Durban.

  • oscar varela

    Hola … y me voy a dormir…!

    ¿Alguien vio las PUBLICIDADES de los estadios en Johannesburg y en Cape Town?

    ¿Alguien vio las PUBLICIDADES en Atrio.org?

    La redacción de Atrio.org no debe saber más ¡qué inventar! y seguir libres.

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!

    A mí me gustó más el Partido entre Sudáfrica y México,
    que no tanto: Uruguay vs. Francia.

    Este último muy, muy “trabado”; debido –en parte- a que la preparación física es excelente, y permite estar en fracción de segundos “encima” del adversario.
     
    En el primero, sin embargo, hubo más “juego limpio”.
    ··········
    El “Público”, realmente ¡Una Pinturita! … casi emulando a las fotos de Atrio.
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.
    ············
    PS: ¿Hay alguno que mañana “cinche” por Argentina?
    Hay quienes dicen que “nos las veremos negras” ¡¡¡ja ja ja!!!

  • oscar varela

    Hola!
     
    Deporte y Juventud
     
    En pocos años hemos visto crecer la marea del deporte en los mass media, haciendo naufragar casi todas las carabelas de la seriedad.
     
    El culto al cuerpo es eternamente síntoma de inspiración pueril, porque sólo es bello y ágil en la mocedad,
    mientras el culto al espíritu indica voluntad de envejecimiento, porque sólo llega a plenitud cuando el cuerpo ha entrado en decadencia.
     
    El triunfo del deporte significa la victoria de los valores de juventud sobre los valores de senectud.
     
    Todavía en mi generación gozaban de gran prestigio las maneras de la vejez. El muchacho anhelaba dejar de ser muchacho lo antes posible y prefería imitar los andares fatigados del hombre caduco. Hoy los chicos y las chicas se esfuerzan en prolongar su infancia, y los mozos en retener y subrayar su juventud.
     
    Hemos entrado en una etapa de puerilidad.
     
    El suceso no debe sorprender. La historia se mueve según grandes ritmos biológicos. Sus mutaciones máximas no pueden originarse en causas secundarias y de detalle, sino en factores muy elementales, en fuerzas primarias de carácter cósmico.
     
    Bueno fuera que las diferencias mayores y como polares, existentes en el ser vivo —los sexos y las edades—, no ejerciesen también un influjo soberano sobre el perfil de los tiempos.
     
    La historia se columpia rítmicamente del uno al otro polo, dejando que en unas épocas predominen las calidades masculinas y en otras las femeninas, o bien exaltando unas veces la índole juvenil y otras la de madurez o ancianidad.

  • Rodrigo Olvera

    Pues dirán lo que quieran entre Uruguay y Argentina, pero a mi me pasaron el dato de que a Hernán Cortés lo consolaron en la Noche Triste  con una buena cucharada de cajeta (a ver si no vengo yo a romper la intergración latinoamericana jajajajaja)
     
     

  • oscar varela

    Hola!
     
    Algo sobre DEPORTE en Ortega y Gasset (OCT2,729-732)
     
    Una de las grandes cosas nuevas del siglo XX es haber el hombre aceptado la existencia de su cuerpo.
     
    Después del Renacimiento, en la época de la Contrarreforma, comienza el imperio del espíritu. Un imperio tiránico.
    La tiranía consiste siempre en el olvido de que lo demás existe. Lo demás en este caso era el cuerpo.
     
    Durante tres siglos los pueblos continentales han hecho lo posible por suponer que el hombre no tiene cuerpo. Y como una de las cualidades bonitas del cuerpo es que cuando está sano se ausenta, parece que no existe, el hombre moderno llegó a no contar con él más que cuando le dolía.
     
    Para facilitar el escamoteo de nuestra corporeidad se la tapó. En el siglo XVIII se cubre hasta el cabello con la peluca. El hombre-cuerpo quedó reducido a una carita que emerge de las chorreras y unas manecitas que brotan de los puños de encaje, algo angelical.
     
    Fue un magnifico error que era preciso corregir. El siglo XX se resolvió a desenfundar el cuerpo y redescubrirlo.
     
    Esta reivindicación del cuerpo es una de las normas mejores de «nuestro tiempo». De ella han venido los llamados deportes y no tengo nada que decir contra éstos.
     
    Pero tras los deportes ha venido la exageración de los deportes, y contra ésta sí hay mucho que decir. Es uno de los vicios, de las enormidades contra la norma de «nuestro tiempo», es una de sus falsificaciones.
     
    Está bien alguna dosis de fútbol. Pero ya tanto es intolerable.
     
    La prueba está en los periódicos, que por su naturaleza misma son el lugar donde más pronto y más claramente se manifiesta lo falso de cada época.
     
    Una de las grandes reformas tiene que ser la de la Prensa. Sí no…, al foso.
     
    Hay quien se sorprende de que los juegos físicos encuentren un público tan numeroso y apasionado. Hacen mal en sorprenderse.
     
    Todo público busca complacerse en el dramatismo de fuerzas y formas que entiende. Ahora bien: es característico de la hora que corre la falta de público para todo lo que consiste en dramatismo espiritual —arte, letras, ciencia, religión y política superior—, y su aglomeración en estadios, cines, etc. Es que no entiende la dinámica de las luchas espirituales, y porque no la entiende, no le interesa.
     
    Necesita dramatismos más simples. El cuerpo es sencillo, y una partida de fútbol o el movimiento del actor de Hollywood, cosa sobremanera simple.
     
    Pero ¿es que este público de ahora ha cambiado sus gustos?
     
    Aquí se entrecruza el nuevo hecho espléndido del culto al cuerpo con otro hecho, que originariamente nada tiene que ver con él: la irrupción de las masas.
     
    El público que ahora va al estadio, tomado en su conjunto, no era antes público de nada. Era «pueblo», y no se permitía asistir a espectáculos urbanos que no entendía. Ese «pueblo» se había complacido siempre en presenciar juegos corporales allá en su aldea o su barrio —el juego de pelota, los bolos, tiro de barra, apuestas de cortar troncos o segar prados. No es, pues, nuevo que ese público se interese en los juegos físicos: nunca gustó de otros.
     
    Lo nuevo es que ahora tiene dinero e invade la urbe e impone sus gustos hiperarcaicos. Es el «pueblo» eterno —es, ¿quién lo diría?, el público más arcaico— el primigenio, el que encuentra el explorador en las razas más primitivas. Su predominio actual, el hecho de que tiña del color de sus gustos la vida pública significa simplemente que hoy predomina un tipo de hombre arcaico y primitivo.
     
    Y automáticamente reaparecen los sencillos espectáculos aurorales de la humanidad —los juegos del cuerpo.
     
    (véase lo que pasa en política: resurgen las actitudes políticas de la protohistoria).

  • Gabriel Sánchez

    Pepito, el futbol, no lo prohibas, prohibi el capitalisto y ya esta y armamos un picadito entre solteros y casados con inclusiòn de las gloriosas feminas en ATRIO…con el potes ese que me parece que se lo tomo Joxema…jajaja…fijate, mezcal, potes, y yo le pongo añeja del Espinillar y mate, un pedazo de asado a las brazas, hecho despacito…sin arrebatar y unos chorizos de cerdo de otonello, que sergio lleve la pelota que ellos tienen buenos cueros…el dulce de leche que es invento nuestro, (segurro que ahora salen todos los argentinos a hablar de la famosa cocinera de Rosas, aca el dulce leche se toma desde que Hernandarias trajo la primera vaca…y le damos a un picadito, pobre de ellos…los solteros Pepe, le damos con el caño, con rosca de 3/8 jajaja.- Un abrazo y a ver como salimos, Gabriel

  • Antonio Vicedo

    Con bastante parecido al país anfitrión del Mundial, en Elche, allá por los sesenta, con su equipo en primera división, me plantea un día el Maestro de un Colegio vecino que un mozalbete de 8 años. no aparecía por la escuela con lo que ello suponía para su formación.
    Mira si puedes hablar con sus padres y descubres qué pasa con el chaval.
    Me acerco al padre y le propongo el interés del Maestro por el niño que ha dejado de ir a clase sin explicación alguna. 
    El padre, trabajador del calzado, con sueldo bajo y familia numerosa, me contesta que se ha visto obligado a colocar al niño en un taller para que ganara algo de lo que faltaba para la casa.
    Yo sabía que el tal padre era uno de los extraordinarios fanatizados por el Futbol,  y le pregunto: ¿Sigues yendo a todos los partidos del Elche, no? – ¡Pues claro que sí!  Me contesta,
    Y, yo a él: -Así en sinceridad y confianza ¿me podrías decir que presupuesto dedicas quincenalmente al futbol y sus circunstancias de bar, puro, etc.? – Hecha cuentas en un momento y me da una cantidad que me pareció suculenta para su apretada economía familiar. Y, ahora ¿me puedes decir cuanto llega a ganar  tu chaval poniendo cola a los zapatos por quincena. Veo que cambia el aspecto de su cara  y pone vista perdida, pero me da una cantidad irrisoria comparada con lo del futbol.
    ¡Hombre de Dios! Le digo; ¿de modo que ni siquiera el niño gana lo que te gastas en futbol y tienes el valor de sacarlo del colegio por esa miseria de dinero que te hace llevadero tu fanatismo por el Equipo del Elche?   -No voy a reprocharte, si así lo consideras, el dejarte llevar por tu enganche fanático, pero, si no crees que antes están las necesidades de tu familia, por lo menos, arréglatelas como puedas para que no falte en tu casa lo que necesitan y no malogres por el futbol la educación y la salud del niño.
     El estadio del Elche  se llenaba y el clima de entusiasmo casi no daba para más en tajos y bares, mientras,  con salarios de miseria, no  podía la mayoría de ilicitanos ni siquiera sospechar lo que era , no el BIENESTAR, pero  ni casi el ESTAR.
    Ese niño volvió al colegio y salió a su tiempo de aprendiz y seguro, con oficio,  se colocó después.
    ¿Pero qué pasaría con muchos otros?
    Cuando oigo hablar o veo imágenes de futbol (Que como deporte me gusta) aún acude a mi mente aquella conversación y lo que por aquel Elche  sucedía; pierdo el gusto y algo más por el espectáculo, y me dedico a otra cosa.
    Días  atrás, para  una manifestación reivindicativa,  convocada  por casi todos lo Movimientos Obreros de Alicante, en la Plaza de la Montañeta ante la Delegación del Gobierno,  a las 8 de la tarde, nos juntamos, como muchos, unos 200.
    Para animar al Hércules C.F y que suba a primera se llena el estadio.
    ¿Qué hacemos o que nos harán hacer como consecuencia de lo que llaman CRISIS?
    ¿No habrá vacuna para esta pandemia que tan grave pone y deja la SOLIDARIDAD HUMANA?
    ¿Por qué en la COMPLICIDAD, activa o pasiva, no se descubre la parte de causa y culpabilidad de los ABUSOS DE PODER? ¿No es esto CAPITALISMO LIBERAL PURO y DURO en el que MUCHOS invertimos como FINANCIEROS SIN ESCRÚPULOS?
    ¿En qué se diferencia esto de los PARAISOS FISCALES que consideramos tan dañinos para el equilibrio económico  y social de la Humanidad?  

  • oscar varela

    Hola!

    ¡Paren un cachito, muchachos!

    Borges es uno de los que más me gusta en cuanto a la “metafísica del tango“.

    A mi parecer supera la interpretación de Ernesto Sábato.

    Y el tango es algo, también “popular“.
    ··········
    Al respecto, veré de encontrar un poquito de tiempo
    para pensar con honorio cadarso algo que hubo dicho
    acerca de “sindicalismo” y “facismo” (apareados por Ortega).

    Lo señalo acá porque se trata de un deporte (“negocio” incluido) de MASAS.

    Las Masas se mueven “emotivamente”, motivada por “liderazgos”

    “Cautivan” la voluntad; se vive sonambúlicamente; como cualquier creencia.
    Contra ella “no hay Razones que valgan”.

    También se vive “cautivado”, “arrobado”, “extasiado”, como “religión” de cualquier creyente.

    El “Mercado” (el Sistema Financiero) es otro divino “cautiverio”.
    ·········
    En cuanto al “Sindicalismo” es proclive a una especie de “Facismo” por las mismas razones.
    Su actuación no es por “razones” sino por “acción directa”: el trompazo violento.

    ¿Sabes, honorio cardarso, qué cosa sea el “Peronismo” argentino?
    Es eso: una pasión de la Masa.
    El imprescindible “Sindicato” para gobernar el País ha sido el “Justicialista” de Perón.
    Acá se los llama “de Los Gordos”.

    Y en general “los trabajadores” se hacen “funcionales” de las importadas pasiones que internalizan.
    ········
    Es cierto también que hace unos cuantos años, en Argentina, están apareciendo otras “razones” entre la Masa trabajadora, que se “rebela” contra las cegueras impuestas. Es el caso de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA).

    Pero el Plano inclinado de todo Sindicato es hacia el “Facismo” (la Acción directa)

    ¡Un Tango, un Gol; y ya vuelvo – Oscar.

  • MAR Medina

    Parece que el juego de pelota tiene carácter universal, se juega desde antiguo en las más diversas culturas. Extraigo algunos datos del artículo de Lucio Mochales publicado en el último número de la revista Memoria. Historia de cerca
     
    Pok-a-tok: juego de pelota jugado en Paso de la Armada, México, hacia 1600 aJC. Consistía en golpear la pelota con caderas, codos y muslos intentando hacerla pasar por dos aros verticales situados a nueve metros de altura en cada una de las gradas que delimitaban los laterales de la pista.
     
    Tsu-chu: juego de pelota jugado en China en el siglo III aJC. Consistía en dar patadas a una pelota para que atravesara un agujero de unos cuarenta centímetros practicado en una red situada a unos diez metros de altura.
     
    Kemari: juego de pelota que se introdujo en Japón desde China junto con el budismo. Consistía en golpear la pelota con el pie intentando que no tocara el suelo. No había ganadores ni perdedores y tenía carácter ritual.
     
    Episkyros o phaininda: juego de pelota jugado en la Grecia Clásica con un balón inflado o follis.

    Harpastum: juego de pelota que los romanos adoptaron, y modificaron, de los griegos. Su objetivo era mantener el balón el mayor tiempo posible en el campo propio.
    Es probable que, llevado a Gran Bretaña por las legiones romanas, sea el origen del juego de pelota que dio lugar al fútbol.
     
    Folk football: juegos de pelota populares que se jugaba en fechas señaladas en pueblos británicos siglos después de que los romanos abandonaran Britania. Consistía en intentar llevar el balón a un punto determinado del campo contrario. Era muy popular, y aunque fuera prohibido por algunos reyes, como Eduardo II, Enrique V o Enrique VIII, sólo languideció con la revolución industrial a finales del siglo XVIII, brevemente, pues revivió en los colegios privados de la élite británica, siendo en uno de ellos, en Cambridge, donde nació el fútbol actual, en un intento de canalizar la violencia en forma de vandalismo de los jóvenes estudiantes.
     
    Con una afición tan antigua y extendida de la humanidad por el juego de pelota, casi se entiende que sea tan fácil sacarle partido al fútbol, aunque no sé si esto servirá al desarrollo de los países participantes, si acaso recojan algunas migajas del convite de los elegidos.
     
    Saludos cordiales

  • Rodrigo Olvera

    Sergio
    Dices “¿El fútbol? Ah, ese juego en el que hay veintidós personas corriendo atrás de una pelota… El gran problema de Borges, es que siendo un gran escritor, nunca entendió al pueblo. Se lo perdió.”
    De acuerdo.
    Creo que -además- tampoco entendió las reglas 3 y 5
    😉

  • Sergio Zalba

    No pretendo convencer a nadie de nada, y entiendo todas las razones por las que algunos hasta llegarían a prohibir el fútbol, como el amigo Pepe Sala.
     
    En mi caso, antes que prohibir un juego que en sí mismo es bellísimo (al menos a mi gusto y el de algunas otras millones de personas), haría todo lo posible para volverlo a su cauce. Nunca las censuras dieron buen fruto.
     
    Es verdad que en estas ocasiones mundialistas avanza un cierto patrioterismo indeseable. Pero no veo que el problema esté en el fútbol mismo. Si no se diera en ese contexto, muy probablemente se daría en otro. Lo que veo, al menos en el sur del mundo, es que casi no hay otras instancias identitarias en las que se autoconvoque mayoritariamente la población, y ocurre que la necesidad de experimentarse parte de un todo perteneciendo a ese todo y sintiéndose aceptado en ese todo, es uno de los anhelos más propios del ser humano.
     
    Parece que en la actualidad, sólo el fútbol tiene esa capacidad movilizadora que hasta genera una disposición festiva entre la gente. Y no es estrictamente el fútbol lo que promueve esa actitud, sino la experiencia de reconocerse en los otros, con los mismos deseos, los mismos sentimientos y las mismas pasiones.
     
    Me da la sensación de que en el descrédito sin más del fútbol, además de negar esa belleza que mencioné más arriba y que sería apreciada por millones de personas, se estaría obviando su trasfondo antropológico y su funcionalidad simbólica que, como diría Ricoeur, da que pensar.
     
    Reconozco mi subjetividad en este tema, y además, también pesa el hecho de que los mayores detractores del fútbol en mi país no han sido tanto los marxistas -como bien lo presenta Antonio- sino los oligarcas ilustrados que han considerado al fútbol un juego de brutos e incultos. Así, por ejemplo, lo decía -¡muy despectivamente!- Jorge L. Borges: ¿El fútbol? Ah, ese juego en el que hay veintidós personas corriendo atrás de una pelota… El gran problema de Borges, es que siendo un gran escritor, nunca entendió al pueblo. Se lo perdió.

  • Rodrigo Olvera

    Gabriel… mezcales y mate para el próximo 22,  te parece?

  • Sergio Zalba

    Che royuga, el cero a cero fue un buen resultado. Con el empate de Sudafrica y Mexico empiezan todo de nuevo. La macana es que Argentina y Uruguay pueden encontrarse en el partido de octavos y eso sería una verdadera pena porque a uno de los dos suramericanos se le acaba el campeonato.

    En casa ya estamos preparando el sillón para ver el partido de mañana.

  • Rodrigo Olvera

    He escrito esta nota -que ningún medio decente publicará- sobre el partido inaugural, en el que México se salvó de perder con los anfitriones. Disculpen, está lleno de chistes locales mexicanos. Pero como no soy el único compatriota que visita Atrio, ahí va
    _____________________________________________________________________
    El primer partido de México desde distintos ángulos
    Ya basta de sólo escuchar a los comentaristas deportivos. El mundo de las artes, de las ciencias, de las humanidades y hasta el de la teología también tienen algo que decir

    1.- Y cuando despertaste, el ratoncito todavía estaba ahí. Augusto Monterroso. Escritor

    2.- La selección mexicana ha mostrado una enorme evolución. Ya nadie puede decir que sean los ratoncitos verdes ….. [ahora se visten de negro]. Charles Darwin. Biólogo.

    3.- La FIFA está pensando seriamente multar a Sudáfrica. Blatter está muy molesto porque en el partido inaugural se presentó una plaga de ratoncitos. Según nuestras evidencias, fueron atraídos por unos sandwiches a medio comer. Francisco Etchegoyen y Montané. Fundador de la Medicina Veterinaria Cubana

    4.- San Osvaldo habría cubierto bien el segundo poste. Santo Tomás de Aquino. Teólogo.

    5.- Hemos subido un Punto de Acuerdo con carácter de urgente y obvia resolución a la Comisión Permanente, para que Felipe Calderón regrese de inmediato a México. No podemos darnos el lujo de perder más puntos frente a Francia y Uruguay. Alejandro Encinas. Diputado Federal.

    6.- Esta nueva tecnología del balón imantado y el poste magnético, será una revolución en el fútbol mundial. Albert Einstein. Inventor.

    7.- Fallar tantas oportunidades representa un patrón sistemático de violaciones que encuadra como tratos crueles y degradantes para toda la población mexicana, prohibidos por la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos; demandaremos que la CIDH otorgue Medidas Cautelares. Boletín de Prensa de la Red Todos los Derechos para Todas y Todos.

    8.- Haz guajolota!!!. La chilanga banda.

    Y la más honesta de todas

    9.- Pasamos del “Ya se pudo” al “Bendito tubo!!!”. Iniciativa México

  • Gabriel Sánchez

     Primera cosa, el juego de pelota, nace hace muchoooooo tiempo y es entre los indoamericanos, antes que los Ingleses aprendieran a leer (los indios ya andabamos jugando al futbol- por ejemplo Uruguay un paisito chiquito, ya los charruas jugaban y no les fue tan mal con Francia, si hubieran acompañado, mas al Diego..).-

       Deberíamos organizar el mundial de los que luchan por un cambio…a ver que pasa.- Gabriel

  • Carmen (Almendralejo)

    OK Pepe Salas he visto tu comentario al escribir el mio…
    Saludos, ¿Y Marcos?

  • Carmen (Almendralejo)

    Me enerva pensar que si llegamos a 4º obtienen  como premio y cada uno del equipo 600.000€…
    Me indigna y me parece que este gobierno está para que les metan en la cárcel a todos, y cada uno y no por depresión psicológica, sino por la depresión económica que llevamos aguantando las familias < mil € desde hace varios años.
    En mi comunidad, Extremadura, han subido el combustible dos centimos de € que según el presidente Vara, ira para el gasto de la Sanidad…
    ¿Que Sanidad, la real, la plebella, la de los lacallos políticos, la del Turismo hospitalarios?  Que ha servido para incentivar o dar dividendo a los empresarios de la hostelería…
    Ya estamos más que hartas, y pondremos velas hasta el mismo diablo para que no ganen ni el primer partido y se vuelvan oliendo a chamosquina.

  • pepe sala

    Me llegó a gustar tanto el futbol que, en mi época de creyente, imaginaba un cielo con suficientes campos y balones para que a nadie le faltase la oportunidad de disfrutar de tan bello deporte.
     
    Hoy en día, si yo fuese Presidente de un país ( cosa bastante difícil, tanto como lo del cielo con balones para todos) PROHIBIRIA el futbol.
    No conozco ningún deporte actual que fomente tanta violencia, tanto fanatismo, tanto patrioterismo, tanta ignornacia, tanto despilfarro económico, como lo que acarrea el deporte de mis amores juveniles. ( puedo asgurar que yo lo hacía muy bien y fui el capitán  del equipo del seminario durante dos años.) Eran otros tiempos y era otra forma totalmente diferente de jugar y disfrutar del deporte. Considerar deporte al futbol de hoy en día es confundir el tozino con la velocidad.
     
    Lo siento por los aficionados, pero me gusta escribir lo que pienso y lo que siento.
     
    ( Por cierto, cuanto más rápido eliminen a España, más barato nos saldrá a los sufridos contribuyentes. Y si llegan a ganar el mundial…¡¡ que nos nos pase nada !! No salimos de la crisis en otros 5 años.)

  • MAR Medina

    Recientemente he sabido que el fútbol, tal como se conoce hoy en día tras una larga evolución de un primitivo juego de pelota, nació en la Universidad de Cambridge para canalizar la agresividad que sus jóvenes estudiantes ejercían en forma de vandalismo.

    Tengo la impresión de que desde entonces -siglo XIX- sigue jugando un papel parecido, canalizando pasiones ahora ya no de sus protagonistas, sino de los espectadores, que acuden a los encuentros con un ánimo que rebasa una mera afición deportiva. Y la certeza de que su interés desplaza al que sería propio de un deporte, pues se ha convertido en un fenómeno sociológico similar al circo -romano- y un gran negocio para unos pocos.  

    De modo que si bien el fútbol es, en primer lugar, un deporte, mueve demasiados intereses que lo sobrepasan y se entremezclan de manera inseparable y al final no se sabe muy bien qué se defiende junto al deporte.

  • Sergio Zalba

    Reconozco todas las razones para hablar del fútbol como parte del ‘pan y circo’. Algo de esto mencioné el otro día respecto al accionar de la dictadura militar durante el mundial del ’78 en Argentina, pero…
     
    Me encanta el fútbol y en estos días estaré muy pendiente del mundial. Me gusta el buen juego, el juego asociado y vistoso, el de los tacos, las rabonas, los sombreros, las paredes y chilenas. Pero les soy sincero, más me gusta -en estos casos- que gane Argentina, aunque sea con ‘la mano de Dios’. Es que como decía un antiguo relator, “El futbol es pasión de multitudes”. Y en las pasiones, no interviene la razón.
     
    Y ahora me despido con un cantito:
     
    “Vamo vamo, Argentina, vamo, vamo, aganar… Que esta barra, quilombera, no te deja, no te deja de alentar!!!

  • oscar varela

    Hola!

    Un Recuerdo, que muchos han vivido.
    Nos lo cuenta Eduardo Sacheri, Autor también de la Novela en la que se basó la Peli ganadora del Oscar 2010: “El secreto de sus ojos“.
    ¡Vamos todavía! – Oscar.
    ··············
    ME VAN A TENER QUE DISCULPAREduardo Sacheri
     
    “La va a tocar para Diego: ahí la tiene Maradona; lo marcan dos, pisa la pelota Maradona. Arranca por la derecha el genio de fútbol mundial, y deja el tercero ¡y va a tocar para Burruchaga! Siempre Maradona… ¡Genio! ¡Genio! ¡Genio! Ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta… ¡Goooooolll!! ¡Goooooolll! ¡Quiero llorar! ¡Dios santo! ¡Viva el fútbol! ¡Golaazo! ¡Diegooooo! ¡Maradooona! ¡Es para llorar, perdóneme! Maradona, en una corrida memorable, en la jugada de todos los tiempos, barrilete cósmico, ¿de qué planeta viniste? Para dejar en el camino tanto inglés, para que el país sea un puño apretado, gritando por Argentina… Argentina dos; Inglaterra cero. ¡Diegol, Diegol, Diego Armando Maradona! Gracias Dios, por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas, por éste… Argentina dos; Inglaterra cero.”
     
    Me van a tener que disculpar. Yo sé que un hombre que pretende ser una persona de bien debe comportarse según ciertas normas, aceptar ciertos preceptos, adecuar su modo de ser a determinadas estipulaciones aceptadas por todos. Seamos más explícitos. Si uno quiere ser un tipo coherente debe medir su conducta, y la de sus semejantes, siempre con la misma idéntica vara. No puede hacer excepciones, pues de lo contrario bastardea su juicio ético, su conciencia crítica, su criterio legítimo.

    Uno no puede andar por la vida reprobando a sus rivales y disculpando a sus amigos por el solo hecho de serlo. Tampoco soy tan ingenuo como para suponer que uno es capaz de sustraerse a sus afectos y a sus pasiones, que uno tiene la idoneidad como para sacrificarlos en el altar de una imparcialidad impoluta. Digamos que uno va por ahí intentando no apartarse demasiado del camino debido, tratando de que los amores y los odios no le trastoquen irremediablemente la lógica.

    Pero me van a tener que disculpar, señores. Hay un tipo con el que no puedo. Y ojo que lo intento. Me digo: no puede haber excepciones, no debe haberlas. Y la disculpa que requiero de ustedes es todavía mayor, porque el tipo del que hablo no es un benefactor de la humanidad, ni un santo varón, ni un valiente guerrero que ha consolidado la integridad de mi patria. No, nada de eso. El tipo tiene una actividad mucho menos importante, mucho menos trascendente, mucho más profana. Les voy adelantando que el tipo es un deportista. Imagínense, señores. Llevo escritas doscientas sesenta y tres palabras hablando del criterio ético y sus limitaciones, y todo por un simple caballero que se gana la vida pateando una pelota.
     
    Ustedes podrán decirme que eso vuelve mi actitud todavía más reprobable. Tal vez tengan razón. Tal vez por eso he iniciado estas líneas disculpándome.
    No obstante, y aunque tengo perfectamente claras esas cosas, no puedo cambiar mi actitud. Sigo siendo incapaz de juzgarlo con la misma vara con la que juzgo al resto de los seres humanos. Y ojo que no sólo no es un pobre muchacho saturado de virtudes. Tiene muchos defectos. Tiene tal vez tantos defectos como quien escribe estas líneas, o como el que más. Para el caso es lo mismo. Pese a todo, señores, sigo sintiéndome incapaz de juzgarlo. Mi juicio crítico se detiene ante él, y lo dispensa.
     
    No es un capricho, cuidado. No es un simple antojo. Es algo un poco más profundo, si me permiten calificarlo de ese modo. Seré más explícito. Yo lo disculpo porque siento que le debo algo. Le debo algo y sé que no tengo forma de pagárselo. O tal vez ésta sea la peculiar moneda que he encontrado para pagarle. Digamos que mi deuda halla sosiego en este hábito de evitar siempre cualquier eventual reproche.

    El no lo sabe, cuidado. Así que mi pago es absolutamente anónimo. Como anónima es la deuda que con él conservo. Digamos que él no sabe que le debo, e ignora los ingentes esfuerzos que yo hago una vez y otra por pagarle.
    Por suerte o por desgracia, la oportunidad de ejercitar este hábito se me presenta a menudo. Es que hablar de él, entre los argentinos, es casi uno de nuestros deportes nacionales. Para ensalzarlo hasta la estratosfera, o para condenarlo a la parrilla perpetua de los infiernos. Los argentinos gustamos, al parecer, de convocar su nombre y su memoria. Ahí es cuando yo trato de ponerme serio y distante, pero no lo logro. El tamaño de mi deuda se me impone. Y cuando me invitan a hablar prefiero esquivar el bulto, cambiar de tema, ceder mi turno en el ágora del café a la tardecita. No se trata tampoco de que yo me ubique en el bando de sus perpetuos halagadores, nada de eso. Evito tanto los elogios superlativos y rimbombantes como los dardos envenenados y traicioneros. Además con el tiempo he visto a más de uno cambiar del bando de los inquisidores al de los plañideros aplaudidores, y viceversa, sin que se les mueva un pelo. Y ambos bandos me parecen absolutamente detestables, por cierto.
    Por eso yo me quedo callado, o cambio de tema. Y cuando a veces alguno de los muchachos no me lo permite, porque me acorrala con una pregunta directa, que cruza el aire llevando específicamente mi nombre, tomo aire, hago como que pienso y digo alguna sandez al estilo de Y, no sé, habría que pensarlo; o tal vez arriesgo un vaya uno a saber, son tantas cosas para tener en cuenta;. Es que tengo demasiado pudor como para explayarme del modo en que aquí lo hago. Y soy incapaz de condenar a mis amigos al tórrido suplicio de escuchar mis argumentos y mis justificaciones para ellos.

    Por empezar les tendría que decir que la culpa de todo la tiene el tiempo. Sí, como lo escuchan, el tiempo. El tiempo que se empeña en transcurrir, cuando a veces debería permanecer detenido. El tiempo que nos hace la guachada de romper los momentos perfectos, inmaculados, inolvidables, completos.
     
    Porque si el tiempo se quedase ahí, inmortalizando a los seres y a las cosas en su punto justo, nos libraría de los desencantos, de las corrupciones, de las ínfimas traiciones tan propias de nosotros, los mortales. Y en realidad es por ese carácter tan defectuoso del tiempo que yo me comporto como la hago. Como un modo de subsanar, en mis modestos alcances esas barbaridades injustas que el tiempo nos hace. En cada ocasión en la que mencionan su nombre, en cada oportunidad en la cual me invitan al festín de adorarlo y denostarlo, yo me sustraigo a este presente absolutamente profano, y con la memoria que el ser humano conserva para los hechos esenciales me remonto a ese día, al día inolvidable en el que me vi obligado a sellar este pacto que, hasta el presente, he mantenido en secreto. Digamos que mi memoria es el salvoconducto para volver el tiempo al lugar cristalino del que no debió moverse, porque era el exacto lugar en que merecía detenerse para siempre, por lo menos para el fútbol, para él y para mí.

    Porque la vida es así, a veces se combina para alumbrar momentos como ése. Instantes después de los cuales nada vuelve a ser como era. Porque no puede. Porque todo ha cambiado demasiado. Porque por la piel y por los ojos nos ha entrado algo de lo cual nunca vamos a lograr desprendernos. Esa mañana habrá sido como todas. El mediodía también. Y la tarde arranca, en apariencia, como tantas otras. Una pelota y veintidós tipos. Y otros millones de tipos comiéndose los codos delante de la tele, en los puntos más distantes del planeta.

    Pero ojo, que esa tarde es distinta. No es un partido. Mejor dicho: no es sólo un partido. Hay algo más. Hay mucha rabia, y mucho dolor, y mucha frustración acumulada en todos esos tipos que miran la tele. Son emociones que no nacieron por el fútbol. Nacieron en otro lado. En un sitio mucho más terrible, mucho más hostil, mucho más irrevocable. Pero a nosotros, a los de acá, no nos cabe otra que contestar en una cancha, porque no tenemos otro sitio, porque somos pocos, estamos solos, porque somos pobres. Pero ahí está la cancha, el fútbol, y son ellos o nosotros. Y si somos nosotros el dolor no va a desaparecer, ni la humillación ha de terminarse. Pero si son ellos. Ay, si son ellos. Si son ellos la humillación va a ser todavía más grande, más dolorosa, más intolerable. Vamos a tener que quedarnos mirándonos las caras, diciéndonos en silencio “te das cuenta, ni siquiera aquí, ni siquiera esto se nos dio a nosotros”. Así que están ahí los tipos. Los once tuyos y los once de ellos. Es fútbol, pero es mucho más que fútbol. Porque cuatro años es muy poco tiempo como para que te amaine el dolor y se te apacigüe la rabia. Por eso no es sólo fútbol.
     
    Y con semejantes antecedentes de tarde borrascosa, con semejante prólogo de tragedia, va ese tipo y se cuelga para siempre del cielo de los nuestros. Porque se planta enfrente de los contrarios y los humilla. Porque los roba. Porque delante de sus ojos los afana. Y, aunque sea, les devuelve ese afano por el otro, por el más grande, por el infinitamente más enorme y ultrajante. Porque aunque nada cambie allá están ellos, en sus casas y en sus calles, en sus pubs, queriéndose comer las pantallas de pura rabia, de pura impotencia de que el tipo salga corriendo mirando de reojito al árbitro que se compra el paquete y marca el medio.

    Hasta ahí, eso sólo ya es historia. Ya parece suficiente. Porque le robaste algo al que te afanó primero. Y aunque lo que él te robó te duele más, vos te regodeás porque sabés que esto, igual, le duele. Pero hay más. Aunque uno desde acá diga “bueno, es suficiente, me doy por hecho”, hay más. Porque el tipo, además de piola es un artista. Es mucho más que los otros.

    Arranca desde el medio, desde su campo, para que no queden dudas de que lo que está por hacer no lo ha hecho nadie. Y aunque va de azul, va con la bandera. La lleva en una mano, aunque nadie la vea. Empieza a desparramarlos para siempre. Y los va liquidando uno por uno, moviéndose al calor de una música que ellos, pobres giles, no entienden. No sienten la música, pero van sintiendo un vago escozor, algo que les dice que se les viene la noche. Y el tipo sigue adelante. Para que empiecen a no poder creerlo. Para que no se lo olviden nunca. Para que allá lejos los tipos dejen la cerveza y cualquier otra cosa que tengan en la mano. Para que se queden con la boca abierta y la expresión de tontos, pensando que no, que no va a suceder, que alguno lo va a parar, que ese morochito vestido de azul y de argentino no va a entrar al área con la bola mansita a su merced, que alguien va a hacer algo antes de que le amague al arquero y lo sortee por afuera, de que algo va a pasar para poner en orden la historia y las cosas sean como Dios y la reina mandan, porque en el fútbol tiene que ser como en la vida, donde los que llevan las de ganar ganan, y los que llevan las de perder pierden. Se miran entre ellos y le piden al de al lado que los despierte de la pesadilla.

    Pero no hay caso, porque ni siquiera cuando el tipo les regala una fracción de segundo más, cuando el tipo aminora el vértigo para quedar de nuevo bien parado de zurdo, ni siquiera entonces van a evitar entrar en la historia como los humillados, los once ingleses despatarrados e incrédulos, los millones de ingleses mirando la tele sin querer creer lo que saben que es verdad para siempre, porque ahí va la bola a morirse en la red para toda la eternidad, y el tipo va a abrazarse con todos y a levantar luego los ojos hacia el cielo. Y hace bien en mirar al cielo, porque no sé si sabe, pero ahí están todos, todos los que no pueden mirarlo por la tele ni comerse los codos.
     
    Porque el afano estaba bien, pero era poco. Porque el afano de ellos era demasiado grande. Así que faltaba humillarlos por las buenas. Inmortalizarlos para cada ocasión en que ese gol volviese a verse una vez y otra vez y para siempre en cada rincón del mundo. Ellos volviendo a verse una y mil veces hasta el cansancio en las repeticiones incrédulas. Ellos pasmados, ellos llegando tarde al cruce, ellos viéndolo todo desde el piso, ellos hundiéndose definitivamente en la derrota, en la derrota pequeña y futbolera y absoluta y eterna e inolvidable. Así que, señores, lo lamento. Pero no me jodan con que lo mida con la misma vara con la que suponen debo juzgar a los demás mortales. Porque yo le debo esos dos goles a Inglaterra. Y el único modo que tengo de agradecérselo es dejarlo en paz con sus cosas. Porque, ya que el tiempo cometió la estupidez de seguir transcurriendo, ya que optó por dejar que los ingleses tuvieran todavía los otros días de su vida para tratar de olvidarse de ese, al menos yo debo tener la honestidad de recordarlo para toda la vida.

  • oscar varela

    Hola!

    ¡ADVERTENCIA!: leída la tal -si tiene poco tiempo y no tiene “entre-tiempo”- obvie este comentario.
    ¡Agradecido igualmete! – Oscar.
    ···········
    JUEGOS Y DEPORTES DE LOS INDÍGENAS QUE NOS INFLUYEN
    LA ÉPOCA RÚSTICA en Avellaneda y Lanús –hasta 1881– Cap. 2: Cuando la tierra era de los indígenas (págs. 55-58) – Rudi Varela – Año 2000
     
    Dentro de todas las culturas se encuentra un rubro llamado juego y deporte. ¡Nuestros indígenas también la tuvieron!
     
    Muchos de los juegos con pelota de goma son patrimonio cultural indoamericano.
     
    No debemos olvidar que las plantas que producen caucho, goma natural, goma elástica o goma de mascar (“chicle”), pertenecen a la flora indígena americana; la única excepción es la goma arábiga que proviene de la península de ese nombre. Inclusive, la propia palabra cancha nos remite a una palabra de origen quechua.
     
    Las boleadoras
     
    Las bolas son invención de los indígenas. Eran conocidas antes de la conquista, es un hecho fuera de toda duda. En una carta inédita, firmada por un tal Ramírez, que acompañó a Gaboto en su expedición, se lee:
     
    Estos querandis son tan lijeros, que alcanzan un venado por pies, pelean con arcos y flechas, y con unas pelotas de piedra redondas como una pelota, y tan grandes como el puño, con una cuerda atada que las guía, las cuales tiran tan certero, que no yerran á cosa que tiran“.
     
    Martín Del Barco Centenera, hablando de ellos en su enciclopédico poema (Canto X) dice terminantemente:
     
    Tan sueltos y lijeros son, que alcanzan
    Corriendo por los campos los venados;
    Tras fuertes avestruces se abalanzan
    Hasta de ellos se ver apoderados,
     
    Con unas bolas que usan los alcanzan,
    Si ven que están al lejos apartados,
    Y tienen en la mano tal destreza,
    Que aciertan con la bola en la cabeza“.
     
    El más antiguo de los cronistas del Plata, testigo y partícipe de los sucesos que narra, el alemán Ulderico Schmidel, compara las bolas (Capítulo VIII) con balas de artillería, pero sin duda se refiere a las de más pequeño calibre, y cuenta que en la primer batalla con los querandíes, mataron éstos con ellas a don Diego de Mendoza, hermano del adelantado, a seis hidalgos y a veinte soldados de a pie y a caballo.
     
    La natación
     
    Nadar fue el juego por excelencia de los querandíes y guaraníes, cercanos al Riachuelo y el Río de la Plata. Fue una sorpresa para los europeos el empleo cotidiano que del baño -¿como juego o como higiene?— realizaban los indígenas.
     
    Carreras de a pie
     
    Las carreras a pie eran frecuentes entre los pampas o querandíes. Lo certifica Pedro Andrés García en su viaje a Salinas Grandes en 1810, donde constató esta costumbre. Lo realizaban como juego y no sobrepasaban los 200 metros de largo.
     
    El avellanedense Delfo Cabrera se hubiera sentido contento de saber que el deporte que honró era practicado con destreza por sus antepasados territoriales.
     
    Fútbol
     
    Nació en Grecia, fue adoptado por los romanos y las legiones de Julio César lo llevaron a Inglaterra, donde en 1863 fue reglamentado. Utilizaban como pelota las vejigas de animales, llenas de aire. Recién cuando arribaron a América los conquistadores españoles, pudieron ver como los indígenas jugaban al fútbol, con excelentes pelotas de goma, sin comparación más perfecta que las de vejigas… Tenían campos a propósito; de anchura y largo señalado, con rayas equivalentes a las porterías (arcos), con asientos de piedra alrededor para los espectadores; y también tribunas de honor donde los caciques se acomodaban en bancos preciosamente tallados.
     
    El huino indígena, antecesor de la chueca y del hockey
     
    Los pobladores indígenas de la Provincia de Buenos Aires, entre ellos los querandíes, jugaban al ”‘huino“. El historiador español Constantino Bayle escribió en 1944 con respecto a esto:
     
    “Se jugaban entre dos cuadrillas, cuyos individuos, armados de un palo arqueado en el extremo inferior, golpean con él la bola de madera hasta echarla más allá de la raya de los contrarios, trazada en los extremos del campo; el juego dura horas y días a veces. La palabra chueca es castellana, el nombre indígena del juego es “huino“; los españoles lo llamaron chueca y mallo, dos juegos usados por la gente popular en España: en Extremadura aún se estila entre muchachos uno muy semejante que llaman cuchamba. Otra curiosidad y rareza apropósito de este juego, que se lo halla con su propio nombre castellano, a miles de leguas de España. Dice fray Vicente de Santa María en su relación de la Colonia del Nuevo Santander y Seno mexicano: «Tienen también otros festejos en las horas del día como la pelota, la carrera, la lucha, y desde el tiempo de la conquista, también los de naipe y otros de suerte.
     
    Pero lo que más debe causar no poca admiración en estos bárbaros es que desde muchísimo antes del descubrimiento de estos países y aún del Nuevo Mundo, sabían el juego de la chueca en los propios términos, con la misma voracidad y sin que se distinga en nada del modo con que lo juegan en algunas provincias septentrionales de la España antigua. El bajo pueblo de la Vizcaya se embelesa con este juego recio, y no lo hacen menos los indios de la Colonia, de manera que si desafiaran un indio de estos y un vizcaíno de aquellos, podría apostarse al indio con logro, e iría segura la ganancia. Si no fuera ridícula la conjetura y nada interesante, podría discutirse que en los siglos de la gentilidad y cuando se hablaba como cosa actual de la isla Atlántida, pudo tal vez algún vizcaíno haber adoptado la empresa de extender las ideas de su juego de chueca hasta conquistar con ellas a, estos indios. Por los disgustos, golpes y tropelías que trae consigo este juego voraz, suelen suscitarse entre estos bárbaros guerras abiertas y sangrientas, y no sabemos si en la Vizcaya gentil sucedería otro tanto».”
    ···········
    Nota el Autor es mi harmano Rodolfo Héctor.

  • Como quiera que no sólo de pan come el hombre, tengo que decir que me gusta el futbol. Me gusta el futbol bien hecho pero no soy forofo. No soy ni del Madrid, ni del Barcelona; ni del Atleti ni del Sevilla. Pero me entusiasma el buen hacer del Barcelona y sobre todo el excelente juego de la Selección.
    Ya era hora de que en algo fuéramos los primeros a nivel mundial como lo somos actualmente en el ranking de la FIFA. Y nadie duda de que la marca España, en lo que a futbol y otros deportes se refiere, hoy por hoy se vende muy bien . Y que eso contribuye a mejorar en otros terrenos en la opinión pública mundial es también un  hecho. Nadal, Pau Gasol, Contador, Maite Domínguez, el equipo femenino de natación sincronizada, la Selección de Baloncesto…. contribuyen, de forma más o menos subliminal en las masas de otros paises a mejorar la imagen de España. Y, por fortuna o por desgracia, más que nuestros políticos.

    El deporte no es precisamente una subespecie dentro de las actividades del ser humano, sino todo lo contrario. Quizás se ésta donde más se evidencia que no existen colores ni clases y que el resultado que obtiene cada individuo se debe a su propio esfuerzo. Y desde siempre todos los pueblos han tenido como un honor de la colectividad toda, el triunfo de sus atletas. No es precisamente el deporte el opio del pueblo como lo podía ser en la Roma de la decadencia el “panem et circenses” que no iba más allá de la pura diversión.
    No hay que olvidar que fueron los griegos quienen inventaron el deporte de competición. Los griegos de Clístenes (el iedólogo de la primera democracia del mundo), Pericles, Tucídides, Sócrates… Y que poetas como Anacreonte cantaron las gestas deportivas.
    Así que  ojalá que la Selección española acierte a crear ese tipo de juego que admiran propios y extraños y que nuestros jugadores, pequeñitos de estatura muchos de ellos, demuestren que la habilidad y la inteligencia pueden crear un excelente espectáculo deportivo.
    Antonio, quizás coincidieras en aquella época en que viste algunos partidos desde Roma con Juan Bautista, un primo mio que estudiaba en la Gregoriana, más o menos en esos años. Aunque me parece que él no era muy futbolero. Murió ya hace unos años.
    Saludos

  • Gabriel Sánchez

    El futbol es un noble deporte, que  como muchas nobles actividades humanas, el sistema las bastardea, las somete a la ley del mercado, les impone un marketing…Y para que el consumo sea el esperado, enfervoriza nuestros nacionalismos más recalcitrantes, nosotros, normalmente gastamos…En un nuevo televisor, en electricidad, en los pasajes…Usan con nosotros las técnicas de Marketing* y Merchandising**…elaboradas por psicólogos que nos manipulan…personal y grupalmente- incluso usando técnicas de hipnopedia***- En el que se nos trasmiten mensaje subliminales por debajo de nuestra faja de conciencia…estimulando determinadas respuestas automáticas , todo ellos  para que con nuestras conductas gastemos más y  llenemos los bolsillos un grupo influyente y poderoso, al que no le importa otra cosa que el negocio y para tal fin… imponga que las selecciones que mejor recauden lleguen a la final…(sin lugar a dudas mediante procesos muy oscuros)…En resumen nosotros terminamos llenando los bolsillos del sistema…Y coadyuvando a su despliegue y crecimiento…No obstante reconozco que el sistema en esto ha tenido un aplastador éxito…y recauda mucho dinero…y hace olvidar por un mes las crisis y desempleos y otras situaciones…
     
    *  Marketing: Conjunto de conocimientos, actividades y técnicas encaminados a lograr el máximo beneficio en la venta de un producto en un mercado potencial
     
    * * Merchandising: Podemos definir el merchandising como el conjunto de técnicas que se aplican en el punto de venta para motivar el acto de compra de la manera más rentable, tanto para el fabricante como para el distribuidor, satisfaciendo al mismo tiempo las necesidades del consumidor.
     
    *** Hipnopedia: Hipnopedia (del griego hipno, sueño, y pedía, educación. En castellano actual sería educación a través del sueño) es la palabra empleada en la novela Un mundo feliz (Brave New World, de Aldous Huxley) para nombrar al proceso de aprendizaje a través del sueño que padecen los sujetos de castas
     
    Con cariño desde Montevideo…Gabriel
     

Deja un comentario