Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 26-7-19, 22:56

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4910 Artículos. - 78985 Comentarios.

Necesidades más allá de las certezas

“Lo que los mercados globales quieren son certezas. Confío en que nuestros legisladores sean responsables y eviten acciones que perturben los mercados”. Esta es la rotunda afirmación de leo en la prensa  (El País 21-05-2010, pág. 24) puesta en labios del presidente de la banca J. P. Morgan. La cuestión es que lo que los ciudadanos y los países, globales o no, lo que necesitan y quieren son soluciones a sus problemas económico-financieros.

 

Y para ello habrá que controlar y regular adecuadamente los mercados financieros,  globales o no, quizá  no privándoles de todas sus certezas, pero sí de algunas y, desde luego sí,  inquietándoles en al manejo arbitrario de sus poderes y procedimientos y usos,  dado que sus “manejos”  producen graves perjuicios a la satisfacción de las necesidades económicas reales.

 LOS FEUDOS PREVALENTES DEL PODER FINANCIERO

Y en eso estamos. Ese “poder financiero”, que muchas veces se ha invocado de modo abstracto y que está muchas veces por encima de los poderes políticos y democráticos de los pueblos y naciones, ya sabemos donde reside y desde donde actúa prioritariamente (sin olvidar, pues,  que también tienen otros caminos): los mercados financieros globalizados o no.  Ese es su feudo y ahí hay que atacarle sin destruir las bondades que hipotéticamente podrían ser consubstánciales al sistema financiero global técnica y objetivamente considerado.

Desde un punto de vista práctico me parece a mí – y puedo equivocarme – que poco le preocupan ( o incluso le pueden agradar) a los operadores especulativos de esos mercados que se eleven hasta el cielo, si cabe, los gritos de protesta genérica contra el sistema capitalista radical y sus mercados financieros pidiendo sin más su desaparición, porque saben que tal cosa, hoy por hoy, es imposible a uno y otro lado del telón, (“de acero”, que se decía en los años sesenta), es decir tanto en las economías capitalistas como en las socialistas de uno u otro signo.  

ALEMANIA DESBROZA AISLADAMENTE CAMINOS REGULADORES   

Parece ser que Alemania se quiere adelantar a poner límites a la frenética, desaforada y desreglada actividad especulativa de los mercados, al plantear (pese a los reproches de falta de coordinación con los restantes países de la Unión Europea) la prohibición de una práctica esencialmente especulativa como es la de las operaciones de compraventa a plazo de títulos (acciones, bonos, deuda soberana…) sin cobertura.

¿Qué significa esto? Significa que en las Bolsas se prohibirá la venta de títulos que no se poseen. Vender títulos que no se poseen, es como ponerse a vender edificios que no se tienen y que una vez vendidos hay que acudir a comprarlos para poder entregarlos al comprador.  Claro está que esto supone dos riesgos: 1) que al ir a comprarlos no se encuentren a la venta o 2) que, estando a la venta sus precios sean superiores a aquel por el cual se han vendido.

 Para afrontar ambos riesgos, y poder adquirir a buen precios los edificios (títulos) vendidos y que no se tenían, los especuladores intentan provocar pánico a la baja en los mercados, es decir que todo el mundo quiera vender y que los precios bajen. De este modo podrán adquirir lo que ya habían vendido y entregarlo a los compradores. Con una diferencia en el precio que es su ganancia, pues habían vendido a un precio superior al coste que para ellos tuvo lo vendido.

 OBAMA ESTÁ EN LA LUCHA

También parece que el presidente Barak Obama está en esta lucha (porque es una lucha y lucha global) a favor de la regulación de los mercados financieros para evitar o limitar las especulaciones dañinas. El trámite del Senado para la regulación de los llamados “derivados financieros”  (ver en Wikipedia) se ha pasado satisfactoriamente, pese a las enormes presiones en contra, aunque son necesarios todavía algunos trámites y acuerdos para que las normas reguladoras sean efectivas.

 LA PRIVATIZACIÓN DE LAS CAJAS O “EL RAPTO DE LAS SABINAS

 A nivel doméstico, me preocupa que en el “río revuelto” de mercados y entidades integrantes del Sistema Financiero se nos vaya “colando” la idea de una, hipotéticamente necesaria, privatización de las Cajas de Ahorro a través del procedimiento, ya abierto en determinadas circunstancias, de dar voto político, es decir voto en las Juntas Generales, a las llamadas “cuotas participativas” (ver en Wikipedia). Será una especie de “rapto de las Sabinas”, que abrirá muy probablemente el camino a la desnaturalización de las Cajas de Ahorro desviándolas, en uno u otro grado,  de la vocación benéfico-social con que fueron constituidas.

10 comentarios

  • ELOY

    Pepe Sala:

    Estoy de acuerdo con tu crítica al “críptico” léxico de los economistas.

    Pero en el fondo todo, si se mira con cuidado, se entiende y además se le ven las cuatro patas al “banco” (o Banco).

    En una ocasión le dije a un destacado amigo experto en finanzas: “Oye: todo eso de operaciones a plazo y futuros etc. y además con tantos nombres en inglés, debe ser complicadísimo”. 

    Me contestó: “Estás muy equivocado, el tema es muy sencillo: vender caro y comprar barato”. 

    Es decir, más o menos en tu línea. 
    Un saludo.  

  • pepe sala

    Nuestro queridísimo Juan Luis asoma nuevamente su finísimo olfato por aquí. Buena señal… para todos y todas. Me ha hecho muy feliz leer los comentarios de Juan Luis, aunque me he quedado con hambre.
     
    Dicho lo cual, paso al tema del hilo:
     
    Yo sigo viendo don formas totalmente diferentes de abordar el problema de la economía ( versus crisis económica)
     
    1ª: la macroeconomía de los ” expertos”, de la cual no entiendo un pijo, ni falta que me hace.
     
    2ª: La economía casera, la de las familias ( inmensa mayoría social) que entienden más o menos lo mismo que yo y todos-as nos sentimos cohibidos ante los ” datos incontestables de nuestros expertos económicos”. Encima nos sentimos medio tontos por no llegar a comprender algo tan elemental como la macroeconomía.
     
    Bueno, pues que cada cual argumente en su terreno y veremos quien se hace entender mejor. Yi digo, desde mi terreno de economía casera, pero TANGIBLE Y DEMOSTRABLE.
     
    Si a mí me suben las patatas, el pan y la leche una media del 15-20 % anual y me sueldo lo congelan y le suben un 2 % en el mejor de los casos, éstos tipos de la macroeconomía me están jodiendo vivo.
     
    Si hace un mes iba a llenar el depósito de gas-oil y corría más el contador de litros que el de precio del gas-oil, me ponía contento, porque el litro me salía a menos de un euro. Ayer llené el depósito y corría más el contador de euros que el de litros de gas-oil. Nadie me avisó de que han pegado una subida que te dejan temblando el bolsillo. Yo soy así de elemental para la economía doméstica, que a fin de cuentas es la que mueve TODA la economía del Estado.
     
    Por lo cual, de poco me serviría hacer un master de economía. Por  muy experto que me hiciera ( conozca algunos economistas que no les va demasiado bien en sus propias cuentas) siempre estaré temblando cuando vaya a llenar el depósito, a comprar patatas o leche, a comprar un chicharro para cambiar de menú o a la zapatería porque necesito unos zapatos nuevos.
     
    Y si encima, cuando pongo la tele me hablan de ” euribor”, ” mibor”, del sueldo medio que dicen que se paga en España ( algunos sueldos deben ser verdaderamente altos para conseguir la media, porque a la mayoría no nos sale la cuenta.), del famoso PIB que tampoco he entendido nunca, de los ” valores” que tienen unos papeles embadurnados o de la necesidad de bajar los sueldos a los obreros, despido libre y pagado por los propios obreros, congelacion de las pensiones, retirada de ayuda a la natalidad y un largísimo etc, pues como que me pongo de mala hostia y me sube la ” bilirrubina”… ( la ” edrenalina que dice Manuel V.)
     
    A mí que me den la teoría del maestrillo del Jerte:
     
    Pues el mozu empringó tres papelis
    de rayas y letras,
    y pa ensenrearsi
    de aquella maeja,
    ijo que el aceiti que a mí me tocaba
    era «pi menus erre», ¿te enteras?
    ¡Pus pués dil jacindu
    las sopas con ella!
    ¿Y esos son saberis?
    ¡Esas son fachendas!
     
    http://www.poemas-del-alma.com/jose-maria-gabriel-y-galan-varon.htm
     
    Pues éso, yayan haciendo la sopa con el ” mibor”, “euribor”, PIB y demás condimentos. Ya veremos quien se come mejor menú.
     
    ( Por cierto he dejado cociendo un MARMITAKO que solucionará el problema a más de 25 comensales que tendrían grandes problemas para comer un menú y Mentxu es capaz de proporcionárselo por 5´50 euros. Y éso que Mentxu sabe menos que yo de economía, pero no veas cómo domina el aprovechamiento de recursos baratos ( no menos exquisitos que otros más caros)
     
     

  • ELOY

    Hola otra vez.
    Coincido con Carmen (Almendralejo) en dar un especial saludo a Juan Luis Herrero del Pozo.

    Por otra parte tengo un verdadero disgusto al ver como muchas voces se alzan ya pidiendo la privatización de la Cajas de Ahorro, sin que sean suficientes las que, en sentido contrario, clamen para DEFENDER SU PROYECTO SOCIAL  y la labor institucional que hicieron durante muchos años, de forma SOSTENIBLE, antes de su “politización” e “instrumentación”, ESPECIALMENTE EN LOS ÚLTIMOS AÑOS.  

  • Carmen (Almendralejo)

    Hola Juan Luis un soplo de aire fresco dentro de este momento de caos…
    Me alegra leerte

  • Gabriel Sanchez

    Manuel, el capital, la moneda, es un fetiche que por convención de los poderosos aceptamos que vale tantas toneladas de alimentos, de petroleo, o de lo que sea, pero en realidad el valor lo da el trabajo…incluso en la extracciòn de los productos primaria, el día que entendamos que los papeles son sólo eso y que rompamos con el papel moneda para pasar del precio al valor de uso…Estaremos dando un salto monumental…mientras tanto, nos desmoronamos con el sistema…Gabriel

  • Juan Luis Herrero del Pozo

    Ley de la jungla, sacrosanto mercado, dios Capital…….. Hasta la catastrofe final.
    Juan Luis

  • Manuel I. Santos Santórum

    Excelentes, este artículo y los comentarios producidos hasta este momento.
    Me permito agregar un comentario más sobre lo que se viene llamando  (nada ingenuamente) “crisis financiera”, capitalismo financiero” versus “capitalismo productivo”, “regulación de los mercados financieros”, “economía especulativa versus economía real,etc. etc.
    Todos ellos conceptos y distinciones falaces, si los hay.
    Lo muestra muy clara y aceradamente, como suele hacerlo, el filósofo francés Alain Badiou en un artículo que publicó en el año 2008 cuando explotó la entonces llamada “crisis financiera”. Inserto a continuación el texto de ese artículo:
     
    El capitalismo, esa mala película
    Alain Badiou
    Le Monde y Clarín
     24.11.08
    ______
     
    Como en los peores filmes, el “happy end” del descalabro financiero deja en la sombra y excluye a la mayoría sumergida del planeta. El poder didáctico de este acontecimiento puede contribuir a organizar una política de naturaleza distinta.
    ______
     
    Tal como nos la presentan, la crisis planetaria de las finanzas parece una de esas malas películas pergeñadas por la usina de éxitos prefabricados que hoy se da en llamar “cine”. No falta nada, ni siquiera las repercusiones aterradoras: imposible parar el viernes negro, todo se desmorona, todo se desmoronará…
     
    Pero la esperanza persiste. En primer plano, todos despavoridos y concentrados como en un filme-catástrofe, el pequeño escuadrón de los poderosos, los bomberos del fuego monetario, los Sarkozy, Paulson, Merkel y Brown arrojan al agujero central miles de miles de millones. “¡Salvemos a los bancos!” Ese noble grito humanista y democrático brota de todos los pechos políticos y mediáticos. Para los actores de la película, o sea los ricos, para sus siervos, sus parásitos, para quienes los envidian y quienes los alaban, un happy end, creo, lo percibo, es inevitable, teniendo en cuenta lo que son hoy tanto el mundo como los políticos que en él se despliegan.
     
    Volvámonos más bien hacia los espectadores de ese show, la multitud aturdida que oye como un estruendo lejano el grito victorioso de los bancos arruinados, adivina los fines de semana agotadores de la gloriosa pequeña tropa de jefes de gobierno, ve pasar cifras tan gigantescas como oscuras y compara con ellas maquinalmente sus propios recursos, o incluso, para una parte muy considerable de la humanidad, el liso y llano no recurso que constituye el telón de fondo amargo y a la vez valiente de su vida. Yo digo que ahí está lo real, y que accederemos a él solamente desviándonos de la pantalla del espectáculo para considerar la masa invisible de aquellos para los cuales el filme-catástrofe, con desenlace color de rosa incluido (Sarkozy besa a Merkel y todos lloran de alegría), no fue en ningún momento otra cosa que un teatro de sombras.
     
    Se ha hablado estas últimas semanas de la “economía real” (la producción de bienes). Se le opuso la economía irreal (la especulación) de la que derivaba todo el mal en razón de que sus agentes se habían vuelto “irresponsables”, “irracionales” y “predadores”.
     
    Esta distinción es evidentemente absurda. El capitalismo financiero es desde hace cinco siglos una pieza mayor del capitalismo en general. En cuanto a los dueños y animadores del sistema, son, por definición, “responsables” sólo de las ganancias, su “racionalidad” se mide respecto de las ganancias, y predadores no sólo lo son sino que tienen el deber de serlo.
     
    Por lo tanto, nada más “real” en la bodega de la producción capitalista que su piso mercantilista o su compartimento especulativo. El retorno a lo real no es el movimiento que lleva de la mala especulación “irracional” a la producción sana. Es el retorno a la vida, inmediata y reflexionada, de todos los que habitan este mundo. Desde allí podemos observar el capitalismo, incluido el filme-catástrofe que nos imponen. Lo real no es la película, sino la sala.
     
    Reconozcámosle al cine-crisis, reseñado de esta manera, su fuerza didáctica. ¿Es posible que alguien se atreva todavía, frente a la vida de los que están mirando, a cantar loas a un sistema que remite la organización de la vida colectiva a las pulsiones más bajas, la codicia, la rivalidad, el egoísmo?
     
    Lo único que podemos desear es que ese poder didáctico reaparezca en las lecciones aprendidas por los pueblos, y no por los banqueros, ni los gobiernos que los sirven o los diarios que sirven a los gobiernos, de toda esta oscura escena.
     
    Yo veo dos niveles articulados de este retorno de lo real. El primero es claramente político. Como lo mostró la película, el fetiche “democrático” no es más que servicio solícito a los bancos. Su verdadero nombre, su nombre técnico, yo llevo tiempo proponiéndolo, es: capital-parlamentarismo. Conviene, por lo tanto, como ya empezaron a hacerlo múltiples experiencias en los últimos veinte años, organizar una política de naturaleza diferente. Dicha política está y estará durante mucho tiempo muy alejada del poder estatal, pero no importa.
     
    El segundo nivel es ideológico. Es necesario derribar el viejo veredicto de que hemos llegado al “fin de las ideologías”. Vemos muy claramente hoy que ese presunto fin no tiene otra realidad que la consigna “salvemos a los bancos”. No hay nada más importante que volver a encontrar la pasión por las ideas, y oponer al mundo tal como es una hipótesis general, la certeza anticipada de otro curso de las cosas totalmente distinto.
     
    Copyright Le Monde y Clarín, 2008.
    Traducción de Cristina Sardoy.
    Enlace Clarín

     

  • ELOY

    Hola Gabriel y Antonio.
    Lo que me temía: El FMI presiona para privatizar las Cajas. ¿Quien manda allí?.
    Esta si que es buena….
    http://www.elpais.com/articulo/economia/FMI/pide/obligue/Caixa/Caja/Madrid/ser/sociedades/acciones/elpepueco/20100524elpepueco_9/Tes

  • Antonio Vicedo

    .- Creo que el mercado de cosas y con ello la transacción de de aquello que las representa realmente en su valor. fue y sigue siendo la proyección necesaria a la supervivencia de las personas con capacidades y necesidades diferentes y plurales.
    Si el mercado se sustenta y actúa en su verdad real, es una de las dimensiones personales, que estructuradas, forman parte de la interrelación personal, sirviendo de ambiente vital para que cada uno de esos yo reales se realicen en un NOSOTROS cada vez más completo hasta alcanzar nivel de HUMANIDAD UNIVERSAL.
    El sencillo y primitivo trueque de: Yo tengo esto que he logrado con mis capacidades y esfuerzo sin que ya me sirva para mis necesidades y tu tienes algo que a ti no te sirve y yo lo necesito, hagamos pues un cambio real por el que nadie pierda su condición personal de sujeto libre y responsable. Que no nos condicionemos, sino que ambos colaboremos en nuestro común vivir. Esto fue y debería seguir siendo la esencia del libre mercado: un modo de equilibrar relaciones humanas entre la diversidad de capacidades y necesidades, ambas dimensiones personales que, en el fondo no coinciden con ser expresión de la libertad y responsabilidad de cada persona, pues son previas a esas actitudes.
    ¿Donde ha empezado a corromperse y viciarse ese natural y sencillo trueque? -Donde la mentira o el engaño ha sentado sus reales desequilibrando el valor real de cosas y quehaceres.
    Son la ignorancia, el engaño, la mentira, el poder de la fuerza lo que ha pervertido y pervierte el Mercado.
    Lo que llamamos y muchos defienden, con rebumbantes titulaciones académicas o no, SISTEMA DE ECONOMÍA LIBERAL, es la corrupción de las relaciones de trueque por la MENTIRA,  que concretan en poner EL PROVECHO ACUMULATIVO PROPIO por encima de la CATEGORIA INALIENABLE DE TODAS y CADA UNA DE LAS PERSONAS.
    Según a qué cosas o circunstancias, no desde la verdad, sino desde la fuerza y con mentira, se les da un falso valor en la oferta o la demanda.
    Con lo que ya no es un trueque en el plano personal, sino una relación propia de la selva, pero sin su instinto equilibrador natural entre animales grandes y pequeños ,con finalidad de subsistencia de las diversas especies.
    Que la Política real (Expresión e intervención de las personas) no controle el gran y universal TRUEQUE o MERCADO) es la aberración misma estructurada, y origen y permanencia de tensión mortal en la Humanidad.
    Y no es verdad que los SISTEMAS SOCIALES han fracasado, pues nunca, desde que el incipiente trueque personal fue corrompido por el poder ya en los ancestros, se ha puesto en practica ni coloreado de amarillo, ni de rojo.
    Lo que ha fracasado y está fracasando, si consideramos la situación histórica y actual de la HUMANIDAD, es el LIBERALISMO INCONTROLADO en cualquier situación de MERCADO.
    En el origen, preparación, realización y consecuencias de todas las luchas y guerras en las que la CONVIVENCIA PERSONAL  ha sufrido convulsiones mortales, está una FALSEADA ECONOMÍA desposeída de su función personalista.
    Solo cerrando los ojos y el corazón ante las angustias, sufrimientos y victimación de los miles de millones que no han podido, o no pueden vivir y sobrevivir como personas, se puede considerar esta GRAN MENTIRA PRÁCTICA de una ECONOMÍA LIBERAL INCONTROLADA desde la LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD PERSONAL como el SISTEMA DE MERCADO POSIBLE y NECESARIO en y para la HUMANIDAD.
    Y esta visión o consideración sesgada del conjunto humano, no sólo afecta a los grandes beneficiados del  ENGAÑO EN EL TRUEQUE, sino que como pandemia moral ha contagiado y contagia hasta a las mismas víctimas.
    Las bacterias o virus contienen el mismo árbol genético: YO y LO MIO valen más que TÚ y LO  TUYO, si CON MI FUERZA, que no CON MI RAZÓN, les puedo otorgar y mantener ese valor.
    La VACUNA está descubierta y apta para ser aplicada si hay voluntad para ello y, por barata, queda al alcance de cualquiera: LA VERDAD OS HARÁ LIBRES.
    Cualquier PERSONA, no es más PERSONA que YO, pero TAMPOCO MENOS.
     
     

  • Gabriel Sanchez

    La crisis mi estimadisimo Eloy, es que la sobreacumulaciòn de capital…Papel moneda, ha hecho que el mismo no tenga el correlato en producciòn real, que quiere decir esto que los papeluchos impresos con tecnicas especiales que llamamos monedas, son 7 veces mayores que la riqueza real, eso es no valen nada y pensar que la regulaciòn bancaria solucionara eso, sin para el problema mayor que es la sobreacumulaciòn capitalista, es como decir que un cancer se arregla con una aspirina…La unica forma real de superar una crisis de sobreacumulaciòn es distribuyendo…Pero el neoliberalismo, que buena parte de los gobiernos del mundo practican u obedecen juega a contrar la economia, es decir a producir menos…Por lo pronto o queman algo de las reservas en papel moneda…o el sistema caera de la manera más anarquica y dolorosa…y si lamentablemente como pienso, van a tentar sobreexplotar para tratar de compensar…la cuestión esta en que nos vendrá primero, si el desmoronamiento monetario o la hecatombe climatica…. Como vez, o cambiamos el sistema o perecemos… y esto sin exageraciones de ninguna especie.- Gabriel

Deja un comentario