Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7202 Artículos. - 109738 Comentarios.

Historia del muñeco de sal

En los últimos tiempos hemos dedicado nuestras reflexiones casi exclusivamente a las cuestiones ambientales y a los desafíos que el cambio climático implica para el futuro de nuestra civilización, para la producción y el consumo.

      No por eso debemos descuidar los problemas cotidianos, la construcción continuada de nuestra identidad y el moldeado de nuestro sentido de ser. Es una tarea que nunca termina. Hay en ella varios retos, dos de los cuales nos desafían permanentemente y debemos encararlos: la aceptación de los propios límites y la capacidad de desapegarse.18472_1288001371314_1568593191_762344_2466467_n

      Todos vivimos dentro de una situación existencial que, por su propia naturaleza, es limitada en posibilidades y nos impone barreras de todo tipo, de lugar, de profesión, de inteligencia, de salud, de economía, de tiempo. Entre el deseo y su realización siempre hay un desfase. A veces nos sentimos impotentes ante hechos  que no podemos cambiar, como la presencia de un esquizofrénico con sus altibajos o la de un enfermo terminal. Tenemos que resignarnos ante esa limitación ineludible. No por eso tenemos que vivir tristes o impedidos de crecer. Hay que ser creativamente resignados. En vez de crecer hacia fuera podemos crecer hacia dentro, en la medida en que creamos un centro donde todas las cosas se unifican y descubrimos cómo de todo podemos aprender. Bien decía la sabiduría oriental: «si alguien siente profundamente al otro, éste lo percibirá aunque esté a miles de kilómetros de distancia». Si te modificas en tu centro, nacerá en ti una fuente de luz que se irradiará a los demás.

      La otra tarea de la autorrealización es la capacidad de desapegarse. El budismo zen coloca como test de madurez personal y libertad interior la capacidad de desapegarse y de despedirse. Si nos fijamos bien, el desapego pertenece a la lógica de la vida: nos despedimos del vientre materno, después, de la niñez, de la juventud, de la escuela, de la casa paterna, de los parientes y de la persona amada. En la edad adulta nos despedimos de trabajos, de profesiones, del vigor del cuerpo y de la lucidez de la mente, que irrefrenablemente se van desgastando hasta despedirnos de la propia vida. En estas despedidas vamos dejando atrás un poco de nosotros mismos.

      ¿Cual es el sentido de este lento despedirse del mundo? ¿Mera fatalidad irreversible de la ley universal de la entropía? Esta dimensión es indiscutible, pero ¿no será que guarda un sentido existencial, que ha de ser buscado por el espíritu? Si fenomenológicamente somos un proyecto infinito y un vacío abisal que clama por plenitud, ¿ese desapegarse no significa crear las condiciones para que un Mayor venga a llenarnos? ¿No será que el Ser Supremo, hecho de amor y bondad, nos va quitando todo para que podamos ganar todo, más allá de la vida, cuando finalmente descansará nuestra búsqueda?

      Al perder, ganamos, y al vaciarnos, nos llenamos. Hay quien dice que esta fue la trayectoria de Jesús, de Buda, de Francisco de Asís, de Gandhi, y de la Madre Teresa, entre otras personas.

      Tal vez una historia de los maestros espirituales antiguos nos aclare el sentido de esta pérdida que se transforma en ganancia.

      «Había una vez un muñeco de sal. Después de peregrinar por tierras áridas llegó hasta el mar, que nunca antes había visto y por eso no conseguía comprenderlo. El muñeco de sal le preguntó: «¿Tú quién eres?» Y el mar le respondió: «Soy el mar». El muñeco de sal volvió preguntar: «¿Y qué es el mar?» Y el mar contesto: «Soy yo». «No entiendo», dijo el muñeco de sal, «pero me gustaría mucho entenderte. ¿Qué puedo hacer?» El mar simplemente le dijo: «Tócame». Entonces el muñeco de sal, tímidamente, tocó el mar con la punta de los dedos del pie y notó que aquello empezaba a ser comprensible, pero luego se dio cuenta de que le habían desaparecido las puntas de los pies. «¡Uy, mar, mira lo que me hiciste!» Y el mar le respondió: «Tú me diste algo de ti y yo te di comprensión. Tienes que darte todo para comprenderme todo». Y el muñeco de sal comenzó a entrar lentamente mar adentro, despacio y solemne, como quien va a hacer la cosa más importante de su vida. A medida que iba entrando, iba también diluyéndose y comprendiendo cada vez más al mar. El muñeco de sal seguía preguntando: «¿Qué es el mar?». Hasta que una ola lo cubrió por entero. En el ultimo momento, antes de diluirse en el mar, todavía pudo decir: «Soy yo».18472_1295014946649_1568593191_779373_2578433_n

      Se desapegó de todo y ganó todo: el verdadero yo.

      Leonardo Boff es autor de Tiempo de Trascendencia, Sal Terrae, 22009.

[Traducción: MJG]

49 comentarios

  • Carmen (Almendralejo)

    Quienes quieran saber y gustar de aquello que no se nos ha permitido escuchar, escribir y por lo tanto leer, buscar el libro de 276 de Concilium…
    En su primera página, LA GRAN TEOLOGA, Elizabeth Schüssler Fiorenza, solo a pie de página nos invita  para aprender,  a usar el termino en inglés Wo/men (hombre y mujeres) para que el varón entienda lo que las mujeres hacemos cada vez que leemos “hombre” como sistema androcéntricos/kiriocéntricos.
    Y así aprender a pensar dos veces y a juzgar cuando se les dirige a ellos la palabra, algo que siempre hemos utilizado las mujeres.
    Solo en ese libro hay un grupo de Sabía Mujeres de todos los Continentes reflejan como las mujeres hemos ido guardando y tejiendo entre bastidor, y dejado en nuestro ADN, rastro de aquello que nos fue vetado.
    Pareces asombroso, que muchas mujeres hayan abiertos aquellos espacios cerrados a cal y canto a nuestro género, aunque a decir verdad, si rememoramos lo sucedido a María de Magdala, ella descubrió aquel paso y este otro paso, la tumba significa hoy lo que significó para las mujeres en tiempo de Jesús, y solo ellas supieron dar con el acceso para derribar lo que las “sesudas inteligencia” y el raciocinio de los varones de aquello y estos seguidores no pudieron hacer ayer y aún hoy siguen demostrando que jamás podrían hacer.
     
    Sin decir que aquí en España tenemos a las ATE, donde hay muchas Mujeres Teólogas, ni que decir de Adolores Aleixandre, Pilar Yuste, Lucia de Ramón, Elsa Tamez, Ivone de Gebara, Carmina Navia Velasco,
     
    http://www.redescristianas.net/2007/05/11/la-mujer-y-la-conferencia-episcopal-latinoamericana-carmina-navia-velasco-2/
    http://www.mujeresyteologia.com/2009/11/cr%C3%B3nica-de-la-xiii-conferencia-internacional-de-la-eswrt-en-winchester.html
    http://www.mujeresyteologia.com/
    http://www.mujeresyteologiadesevilla.com/
    http://ccparagon.pangea.org/MyT/index.html
    http://www.ccp.org.es/node/110
    http://www.mara-mara.net/2008/10/mujeres-y-teologia-cantabria/
    http://donescreients.blogspot.com/2007/05/los-encuentros-de-mujeres-y-teologia.html

  • h.cadarso

      Miguel González: Dices :no conozco un trabajo importante dee ninguna teóloga…Si lo hay, hay una teóloga que ha sido declarada Doctora de la Iglesia, y es paisana nuestra y se llama Teresa de Jesús, o de Avila. Quiero recordar también el nombre de Sor Juana Inés de la Cruz, o Santa Catalina de Siena en la Edad Media,  y alguna que otra. Pero sí que tienes razón, la teología (¿qué teología?) ha sido vedada a las mujeres durante mucho tiempo. Una pena para la teología…

  • Antonio Duato

    Muy interesante el escolio sobre San Agustín y sus diversas etapas.

    Me he encontrado con un texto que, de haberse seguido con criterio, hubiera ahorrado muchos desencuentros entre ciencia y cristianismo.

    “Sucede con frecuencia que, respecto a la tierra, al cielo, a los demás elementos de este mundo… a la naturaleza de los animales, de las plantas, de las piedras y de cosas semejantes, también un pagano tiene tales conocimientos que puede sostenerlos con razonamientos indiscutibles o por experiencia. (…) Nunca se podrá decir suficientemente cuánta pena y tristeza causan a los hermanos sensatos estos cristianos temerarios y presuntuosos cuando, si alguna vez les reprenden los que no están vinculados por la autoridad de nuestros libros y les instan a que argumenten en favor de aquello que dijeron con imperdonable ligereza y clarísima falsedad, se empeñan en aducir los mismos libros sagrados, incluso de memoria, para probarlo, juzgando que valen como testimonio, y de ahí extraen muchas palabras, no entendiendo ni lo que dicen ni aquello sobre lo que se pronuncian. (S, Agustín, De Genesi ad litteram I, 19, 39).

    En la historia posterior de la teología no se siguió este criterio de argumentar sobre los elementos de este mundo con razones de experiencia (ciencia) no con pasajes de libros sagrados.

    Pero aún peor, lo que Agustín recibió de la ciencia y filosofía pagana de su tiempo para interpretar con ello las escrituras, quedó fijado como verdad y dogma. Un ejemplo es la transmisión de la vida por el semen en la que basó gran parte de su teología del pecado original.

  • Rodrigo Olvera

    Gracias Agustín.

    Buscando un poco de información, me encuentro que varios años después (supongo que en su etapa radical), escribió un libro titulado Retractaciones.

    Me pregunto si ahí se habrá retractado sobre su confesión respecto de quienes pelean sobre las Sagradas Escrituras.

    Buena semana

  • Rodrigo, las Confesiones están escritas mucho antes de su época radical.

  • Rodrigo Olvera

    Hola Agustín
    No sabía lo de las dos etapas en los escritos de Agustín de Hipona. La verdad es que casi no conozco su obra. He leído más a los Padres Griegos que a los Latinos.

    La cita sobre quienes pelean por las Escrituras ¿la escribió antes o después de sus peleas y excomuniones?

    Saludos

  • Rodrigo, la cita corresponde al libro 12 de las Confesiones, en el capítulo 25.
    Como sabes el de Hipona tuvos dos etapas en sus escritos claramente diferenciadas. A partir de la caida del Im perio romano de Occidente ssu teología se hace muy radical pues estaba convencido de que aquello suponía el fin de la civilización.
    Un cordial saludo.   

  • Rodrigo Olvera

    Hola Agustín

    No conocía la frase de Agustín de Hipona sobre la gente que se pelea por la Sagrada Escritura; muy interesante, sobre todo en boca de quien tanto peleó (y a tantos logró que fueran exiliados) por su interpretación de las Escrituras.

    Saludos y buena semana

  • Dos citas que tengo por aquí sobre el posible doble mensaje del Evangelio o su doble interpretación.
    Según un relato talmúdico, en una ocasión un gentil retó al rabino Hillel  que si podía explicar  toda la Torah estando de pie y apoyado sobre una sola pierna. El rabino le dijo: “lo que es odioso para ti no lo desees para los demás. Es es toda la Torah y el resto no es sino su comentario. Ve y aprende eso”.
    Y una cita de San Agustín: “Tenemos que meditar en lo que leeemos hasta que encontremos una interpretación que tienda a establecer el reino de la caridad. La Sagrada Escritura solo enseña caridad, solo condena la codicia y de esta manera modela la mente de los hombres”.
    ” Por lo tanto, quien quiera que crea que entiende la Sagrada Escritura, o algu a parte de ella que no se base en el doble amor a Dios y a nuestros vecinos, no la entiende en absoluto. Quienquiera que allí encuentre una lección útil para la construcción dela caridad, aunque no haya dicho lo que el autor aparentemente haya pretendido decir en ese lugar, no ha sido engañado”
    Dicho sea sin ánimo de polémica, entre otras razones porque me da mucha pereza discutir cuando la verdad es indiscutible y no admite interprrtaciones. Y para corroborar cito de nuevo a mi tocayo cuando en sus Confesiones dice que la gente “que se pelea sobre la Sagrada Escritura, no saben el significado de Moisés, sino que quieren el suyo, no porque sea verdad sino porque es el de ellos”
     
       

      

  • Lali

    Miguel, empiezo por el final. Resulta evidente que Jesús usó dos pedagogías para trasladar un solo mensaje. Por eso, pregunté por tu aparente contradicción: “Jesús tenía un mensaje para sus amigos y otro para el resto” y más arriba de tu escrito: “Jesús dirigía su discurso unas veces para su grupo de amigos y otras para el común de sus seguidores”. No veo que lo hayas aclarado. Es más, la cita que repites, ahora en mayúsculas: “para que viendo no vean y oyendo no entiendan”, parece sugerir que Jesús hablaba a la gente en un lenguaje que impedía su comprensión, cuando las parábolas son un instrumento pedagógico de extraordinaria sencillez con el que Jesús trató de alimentar la reflexión y la decisión personal. Con ellas, no intentó ocultar su proyecto, sino exponerlo en un lenguaje accesible a cualquiera.
     
    Me voy a permitir traspasar la epidermis de esa cita. Seguiré a Marcos, fuente de Mateo y Lucas. Se trata, como cualquiera puede comprobar de una cita de Isaías (6,9-10). Ahora bien, el texto original de Marcos no sigue el texto hebreo, tampoco la traducción griega de los LXX, se acerca al Tárgum, la traducción aramea que se distancia de la literalidad y parafrasea los textos. En esa lengua escuchó Jesús los textos del Antiguo Testamento leídos en la sinagoga. Y citó la frase con amplia libertad, de modo que lo que trasmite con la cita no es que  utilizó las parábolas para obcecar, sino para vencer la obcecación. De la obcecación no es responsable Dios, según expresa el texto hebreo. Tampoco el pueblo, como indica la versión de los LXX. Es culpable un sistema ideológico que moldea a su antojo la mente de los individuos haciéndola impermeable a la posibilidad de una sociedad alternativa. Se entiende esa cita de Isaías en boca de Jesús cuando se traduce:
     
    “Porque
    Mirar… miran, pero no ven,
    Escuchar… escuchan, pero no entienden,
    Y tal vez se conviertan y se les perdone”.
     
    Los teólogos le han dado vuelta a esas palabras durante siglos y no han dado otra explicación sino que las parábolas eran un método para volver  ininteligible el mensaje salvo para los que cambien de actitud. La teoría es obtusa. ¿Para qué sirven entonces las parábolas?
     
    Hay y ha habido muchos teólogos, pero, respecto a un gran número de ellos, es legítimo preguntarse: ¿A qué intereses sirven? ¿Al mensaje de Jesús o a su ocultación?
     
    En cuanto a las suposiciones relacionadas con lo que Jesús pudo haber hecho en el momento de su prendimiento, hay muchas. Pero las suposiciones valen para los teólogos. El texto evangélico requiere análisis en profundidad.
     
    El grupo de discípulos se significó durante el tiempo que estuvieron con Jesús por su cobardía. A ellos les interesó la conquista del poder y la supremacía política. Poder y cobardía no andan lejos. Contaban con un líder que consideraron apropiado para sus fines. Las masas le seguían y ellos utilizaban a las masas como fuerza política, por eso se opusieron a la enseñanza en parábolas, porque las parábolas llamaban a la decisión personal, cosa contraria a los movimientos masivos. El único interés que Jesús tuvo en las masas fue su estado de abandono y por eso su proyecto fue social y político, cosa que muchas mentes obcecadas se obstinan en aceptar.
     
    Lo dejo aquí. Ya ves, Miguel que a algunas mujeres no nos hace falta la teología; preferimos el mensaje de un subversivo albañil que poco tuvo que ver con esa disciplina.
     
    Saludos
    Lali

  • Carmen (Almendralejo)

    la ignorancia es supina, pero claro se necesita tener dos bolsas colgando para saber leer…
    Las Mujeres de Aventino suena de algo? ¡no! seguro que solo suena aquel del que escribieron, los varones que la Vulgata era algo particular y escrita por él ¿Qué inteligentes?
    Siendo el mismo que daba sus sermones para que se lo corrigiesen alguna de ellas, por no decir, que no se dice, ni se dirá “historia robada” que muchas de las cartas homilias eran escritas por ellas, las sabias y ricas viudas, con sus hijas que marcharon desde Aventino hasta los lugares santos para escribir y traducir lo que aquel santificado varón no podía, ni costear ni a la vez hacer todo el trabajo sucio, el limpio ya se h asabido “por la historia” que si lo hizo ¿él?
    Empezar con los Evangelios, y como una niña sin ser teóloga cierra a toda la Teología del A.T, y nos pone en un pesebre a la N.T para que todas las personas podamos Alimentarnos sin necesidad de bártulos, mitras, códigos, oropeles ni sinagogas, ni higueras de sabios maestro, ninguno supo ver, y hasta el sumo sacerdote se quedó mudo, porque la inteligencia no dio nada más que para sostener a las dos bolsas que le colgaban…

  • Miguel González

    Rodrigo Olvera, espero que por un par de dedos no me vayas a cortar las manos.
    Lo  importante de mi comentario sigue en pie: no hay muchas. Y eso que es de cajón por razones obvias tampoco requiere de mayor comentario y menos de cabreo. No sé por qué es tomado como un ataque. No lo hay porque ese campo ha estado vedado para las mujeres. Ha estado. Ahora ya no. Lo mismo que cuando comenté que en Atrio había pocas intervenciones femeninas. Que también es evidente pero que siempre concita el rechazo como si se estuviera atacando algo. No, constato un hecho un hecho. Y además sirve de estímulo a la participación.
     
     

  • Rodrigo Olvera

    MIguel

    Publiqué aquí en ATRIO hace no más de 15 días un enlace sobre el trabajo de una teóloga alemana, quien reflexiona sobre el trabajo de más de 10 teólogas latinoaméricas. Con eso ya tienes los dedos de las manos. 

    Por mi parte no hay ninguna rabia, sólo constaté que había ignorancia, con lo cual pareces estar de acuerdo No digo que no la haya, digo que no lo conozco. En todo caso, si estás convencido de que no existen más de 10 teólogas, y necesitas que se te proporcionen nombres y vínculos, significa que ignoras el campo, ¿no?

    Respecto a obras de importantes teólogas, que afirmas desconocer; no estoy seguro pero creo que fuiste tú (o Manuel V) quien hace poco citó a Catalina de Siena, ¿no?  de quien Pio II afirmó “hay que considerarla como maestra antes que como discípula” y a quien Pablo VI declaró Doctora de la Iglesia. Supongo que esa designación no es importante.

    Saludos

  • pepe sala

    Yo no creo, Pepe Blanco, que Jesucristo utilizase semejantes tretas que le adjudican. Sería un personaje nefasto y nadie que se considere ético y honrado seguiría semejantes enseñanzas.
     
    Cosa diferente es lo que se ha hecho con las enseñanzas cristianas desde los primeros años. Desparacido Jesucristo, lo que vino detrás tiene muy poco que ver con el mensaje auténtico de Jesús.
     
    La  cota mayor de despropósitos llegó de la mano de un Papa ” beatificado, claro) y creo que a partir de entonces las cosas no han cambiado demasiado. 8 se han disimulado un poco, pero la raiz sigue bebeindo en las mismas fuentes :
     
    “”Desde el principio se establece la separación: los laicos viven fuera del templo, en el mundo, en el siglo (de siglo proviene el término SEGLAR). La separación era sagrada y ello llevó a lógica conclusión de Urbano II (1092): “… se establecen dos formas de vivir para la iglesia, una (el clero) para sostener a los débiles en su debilidad, otra (los laicos) para reforzar la suerte de los fuertes…”.””
    Disculpa por aprovechar la hemeroteca propia:
    http://2006.atrio.org/?p=973
     
    Saludos, pues.

  • Miguel González

    Relájate Pepe Sala; menos lobos. Veo que tu fuerte es que la descalificación con artimañas, que si falta de respeto a las mujeres y otras lindezas. Está claro que no te gustan mis opiniones pero valórate un poco y no trastabilles de la manera tan clamorosa como lo haces. Ni falto al respeto a nadie cuando expreso mis opiniones (tú sí y de forma reiterada, lo que pasa es que como lo haces arropado en la mayoría te crees impune) ni soy “el tipo este”. No es tan difícil aprender a discriminar lo que es una opinión libre que no coincide con la propia de un insulto. ¿O es que estamos en la estrategia de considerar que toda opinión que no coincide con la propia es un insulto intolerable? No respetar las opiniones ajenas descalificándolas con motivos espurios es totalitarismo puro y duro. ¿Tan difícil es argumentar? ¿O es que no hay argumentos y se tiene que pasar al cuerpo a cuerpo?

    Y a Rodrigo Olvera y a Carmen (Almendralejo): si hay más teólogas de las que caben en los dedos de las manos enumérenlas; indiquen enlaces sobre trabajos teológicos acometidos por ellas. Es bien sencillo. Ante una afirmación como la mía con contraponer información, es decir, una lista y una relación de libros, estudios, trabajos, artículos, etc…, se acaba el discurso. Pero eso no se hace, se monta en cólera, y entre dientes se extiende un manto de sospecha sobre quien hace la afirmación; no hace ni falta que escribas la palabra machismo y otras lindezas de patas cortas. La verdad hace libres: cuéntenla. Personalmente no conozco el trabajo de ninguna importante teóloga. No digo que no la haya, digo que no lo conozco; si alguien lo conoce que lo diga. Ahora tienen todos los medios para publicar, ¿quién se lo impide?

  • pepe sala

    En lo que a mí me toca, Antonio Duato, y también a título personal :
     
    “”Tengo también que confesar que no me han gustado los versos de Pepe ni veo a que vienen.””…
     
    Tengo que decir que a mí tampoco me ha gustado escribirlos; pero sí se a lo que vienen.
     
    Vienen a dar respuesta a quien continúa faltando al respeto a los participantes de ATRIO de forma reiterada y, cada vez, más subida de tono barriobajero. Lo de ” soplagaitas” no se me hubiera ocurrido ni siquiera a mí.
     
    Y los versos están dirigidos EXPRESAMENTE a quien sigue denigrando a las mujeres en general; sean teólogas, sean amas de casa o sean ” niñas lloronas” que no quieren continuar “in sécula seculorum” convertidas en estatuas de sal ( qué casualidad que LA MUJER DE LOT se convirtiese también en estatua de sal…)
     
    A mí me parece excelente que tú, Antonio, salgas en defensa de Leonardo Boff, que también se lleva la parte alícuota de descalificaciones del tipo éste católico, apostólico, romano; pero yo entiendo que Leonardo tiene tanta capacidad de defensa por sí mismo ; más que la que tenemos otros-as. Bien está poner el acento en defensa de un eminente teólogo; pero tampoco estaría mal poner los puntos sobre las íes correspondientes cuando las faltas de respeto son vertidas contra otros-as y sobre colectivos enteros. ( teólogas, participantes cuotidianos de ATRIO, algún Partido Político , o cualquiera que no siga la cuerda de la ICAR más integrista.)
     
    A mí no me hace falta que me defienda nadie, soy yo suficiente para hacerlo. Pero si alguien asegura que yo soy Testigo de Jehová y por tanto lo que yo diga o escriba carece de valor testimonial, supongo que tendré derecho a defenderme por mí mismo; ya que quienes me conocen sobradamente no se molestan en dejar claro que eso es una MENTIRA como una catedral.
     
    Del mismo modo, quien se dirija a mí de forma despectiva y en términos irrespetuosos, lo menos que puede esperarse es una respuesta adecuada y al mismo, o parecido, nivel. Con el añadido de que soy consciente de las desventajas en que se han desarrollado (y siguen sufriendo parecidas presiones) las mujeres en nuestra sociedad. Y, como tengo la poca fortuna de encontrarme siempre en la parte débil de la sociedad, pues me parece mejor apoyar a las partes sufridoras que a las prepotentes que acarrean tantos sufrimientos a la sociedad.
     
    Lo demás, Antonio, es cuestión de estilo; cada cual tiene su estilo propio y yo tengo el mío.
    “Yo no digo que mi barca
    sea la mejor del puerto
    pero me arreglo con ella”
     
    Por lo demás, aclarada mi postura ” por insinuaciones”, ya pueden seguir diluyendo al muñeco de sal, el azucarillo y a Pinocho en los más elevados pensamientos que gusten. Por mí, al igaul que Pepe Blanco, no me gustaría nada estar en el pellejo del muñeco de sal. Yo le daría patadas ( igual coces) al mar, si pretendiese hacerme desaparecer o convertirme en estatua de sal, como a cualquier MUJER de Lot…o simplemente CUALQUIER MUJER.
    ( Una matáfora inocente: En verdad, en verdad os digo, que hay empeño para que la mujer sea una estatua ( muñeca) de sal. El empeño de los cocineros se entiende porque si lo consiguen, la muñeca de sal se podrá DILUIR convenientemente  para el deleite de una causa superior llamada VARON. ( también macho ibérico)
    Las muñecas de sal protestan, pero sus protestas serán tomadas como lamentos infantiles ( “niñas lloronas”) y si alguien trata de protestar por semejante abuso, se le tilda de ” soplagaitas” o similar ante la pasividad de otros varones que no pretenden aprovecharse la las muñecas de sal, pero tampoco tienen intención de poner freno instantáneo a ciertas manifestaciones.)
     
    Buenos días, pues…
     
     

  • M. Luisa

     
    La Realidad no  es una ni dos es no-dos. Lo absolutamente  relativo  es la sal. Para acceder a lo absoluto no hay que salir del mundo, sino entrar más en él, llegando hasta su fondo. La realidad está en el fondo de las cosas como fundamento suyo y en la experiencia de ellas  tenemos la experiencia fundamental de lo absoluto.

  • Carmen (Almendralejo)

    No es ignorancia, se demuestra en las palabras lo que verdaderamente es…
    Tengo la gran suerte de conocer y tener dentro del grupo de amigas a Mujeres y Teología, este movimiento nació en Madrid, a Mujeres Licenciadas en Teología y de las cuales muchas de ellas han cursado el  Doctorado.
    Estas Sabias Mujeres, están Federadas con otras muchas de otras comunidades de toda España, pero esto no interesa saberlo, aún es más ni interesa reconocer que la mujer ha llegado al mismo nivel y al mismo tiempo que el varón a pesar de hacerlo sin papel, sin lápiz y sin libros.
    Como tampoco interesa publicar y recoger la Verdadera Historia, aquella donde el varón ha sacado su saber y que en la mayoría de los casos (por no decir todos) ha sido por causa del regazo y sabiduría de las madres.
    el que no triunfe la Verdad, el que se escriba con falsedades y se intente menoscabar a más de la mitad de la Humanidad solo dice de la imbecilidad de quienes se creen ser los reyes del todo y del saber, la mano y el cerebro de un dios, para solo demostrar que son los mariachis del mambo, que puede ser los escritores de la falsa historia, los dirigentes de las religiones o lo que ellos dicen ser los elegidos de ese Pedro Botero, porque ni es D*s, ni ¡Jamás! D*s les habló para denigrar a la Mujer, y aún menos para someterla a sus dictaduras.
    Quien diga que es Cristiano y no Reafirme la conducta de Jesús con respecto a la mujer, ni es hombre, y aún menos Cristiano…

    Y ya paso como de la mier… porque es dar de comer perlas a los cerdos…

  • Rodrigo Olvera

    Decir que sobran dedos de las manos para contar el número de téologas, sólo demustra el nivel de ignorancia de quien lo afirma.

  • Gabriel Sanchez

    En verdad si yo fuera brillante ( que lejisimo estoy de serlo), hubiera escrito exactamente lo que escribio Antonio, y suscribo cada palabra con apasionamiento, porque, pone las cosas en sus verdadera perspectiva y desde las profundidades de la reflexión, levanta el nivel del hilo.- Mira, si uno mira el panorama de Teologos oficiales y de teologas mujeres, verias porque son menos, es porque lo que tiene mayor calidad no viene en serie…si no en edición limitada,  se recomienda consultar el portal http://www.eatwot.org/index.php?option=com_content&task=view&id=45&Itemid=44

    Existe en lugares como Mexico, teólogos y activistas, incluso considero, que muchas mujeres que hoy son vanguardia en la lucha de la resistencia de Honduras, son verdaderas teólogas…No debemos olvidar que para ser las primeras testigos de la Resurrección Dios confio en las mujeres y no por casualidad.- Gabriel

  • Miguel González

    Lali: Jesús no dejó que le defendieran los suyos. Para un hombre acorralado es fácil apoyarse en su grupo para defenderse a la desesperada pero no lo hizo porque eso habría puesto en riesgo la vida de los demás. Parece la explicación más sensata sobre lo ocurrido. Si Jesús les hubiera azuzado, ¿no crees que se habrían dejado todos hasta la última gota de su sangre? Por el contrario le dijo a Pedro que no usara la espada.

    Si no hay teólogas es por razones obvias, claro que sí, pero que no se me diga a mi que qué sé yo de si hay pocas teólogas. Lo sabe todo el mundo.

    Que Jesús hablaba diferente cuando lo hacía a su grupo y cuando lo hacía a la multitud no lo digo yo, lo dice él mismo. “A vosotros se os ha concedido entender el misterio del reino de Dios, pero a los demás se les habla en parábolas, para que VIENDO NO VEAN, Y OYENDO NO ENTIENDAN”. Eso no me lo he inventado yo. De ahí viene el error de tomar todas las palabras de Jesús en el mismo plano interpretativo como si todas estuvieran dichas de la misma manera. Por ejemplo, cuando Pedro pregunta a Jesús cuántas veces debe perdonar las ofensas de su hermano, si siete veces, Jesús contesta que hasta setenta veces siete, es decir, siempre. En ese momento Jesús habla a la comunidad, no al resto. Es claro que Jesús no dice que debemos actuar de ese modo ni poner la otra mejilla cuando se trata de un sanguinario enemigo de la comunidad. A eso me refiero y yo también busco la rigurosidad. De otro modo el mensaje de Jesús es infumable, buenista, fuera de la realidad. Jesús no dice que sus discípulos deban ir poniendo el cuello para que los verdugos de turno se lo afeiten.
    Saludos

  • pepe blanco

    A lo mejor es cierto que Jesús transmitía dos mensajes diferentes: uno a su pandillita de amiguetes y otro al gran público.
     
    Tal vez esa hipótesis arroje luz sobre la sensación que uno tiene a veces de que las iglesias y sus curas y sus obispos, continúa haciendo exactamente lo mismo: predicar una cosa y hacer otra diferente; un mensaje y un criterio para la galería, y otro mensaje y otros criterios de puertas adentro. Pero, desde mi punto de vista y de ser cierta la interpretación, no se debería a la sabiduría propia del gran maestro que muestra su saber según la habilidad de su auditorio, sino al cinismo deplorable de quien ha decidido que, para la consecución del fin que persigue, está justificado cualquier medio, incluida la mentira, la manipulación psicológica, la tergiversación, el engaño y la estupidez disfrazada de oropel.
     
    Respecto al pobre muñeco – no me gustaría verme en su pellejo- hay que observar, no obstante, que en una disolución salina, el agua sigue siendo agua y la sal sigue siendo sal, no se produce reacción química entre ellas. Así que me temo que la metáfora no le vale a su autor –fuere quien fuere-, si lo que quería era expresar es la desintegración del yo en el todo, en el uno, en el absoluto. Desintegración que, personalmente, me espanta, me provoca un rechazo muy íntimo y muy profundo. Afortunadamente, no es esa la única mística posible. Ni siquiera la más sugerente ni la más atractiva. Ni la más próxima a nosotros.

  • Lali

    Miguel González, aunque sólo sea telegráficamente, doy mi punto de vista a algunas de tus afirmaciones:
     
    A mi modo de ver, Jesús no aceptó morir para defender a los suyos. Sencillamente le ejecutaron. Los suyos salieron por piernas.
     
    Si hay pocas teólogas, ¿no será porque muchas mujeres preferimos no acercarnos a una disciplina que habla de lo que nadie sabe nada, ni siquiera los teólogos?
     
    ¿No te habrás confundido cuando dices que Jesús tenía un mensaje para sus amigos y otro diferente para el resto? ¿No habrás querido decir que su único mensaje lo transmitía con dos formatos? Más arriba de tu comentario pareces confirmar esto: “Jesús dirigía su discurso unas veces para su grupo de amigos y otras para el común de sus seguidores Y si es ése el sentido, ¿a qué viene esa cita: “Para que viendo no vean” y qué quieres decir con ella? ¿Piensas que Jesús hablaba a la gente para que no comprendieran su mensaje?
     
    Hago estos comentarios con el único fin de buscar la rigurosidad cuando se habla del evangelio y de Jesús.
     
    Saludos

  • Miguel González

    Carmen de Almendralejo, ¿es secreta la lista? No me digas que no te sobran dedos para contarlas.

  • Antonio Duato:

    “Todos estamos en la red y destinados a fundirnos en la red del absoluto. Nuestro nódulo personal no en sí un absoluto. Pero esa organización relacional que ha sido nuestra vida, ese nódulo irreemplazable en la red, podemos “soñar” que va a permanecer para siempre aunque parece que deja ya de existir en lo que tiene de más material.”

    Asun escribía:

    “El des-apego o des-pedida del yo es un largo caminar que parece no termine nunca una vez iniciado. Pero antes de emprender viaje el yo debe sentirse sublime, emborracharse de su “prepotencia”, hincharse casi al “infinito” en un aislamiento insaciable de espacio, agotarlo y chocar de frente con el sin sentido de su sueño voraz.”

    ¿Que quiere decir esto?. Si no me equivoco, es que previamente a desapegarnos del yo pequeño, para abrazar el Yo Universal, es necesario que cumplamos correctamente con la etapa del yo pequeño racional. Mientras tanto, mientras que no lleguemos al limite del ego, seguiremos soñando con su permanencia eterna. Porque pensar en desapegarnos de la imagen que tenemos de nosotros, nos produce rechazo. Cuando la verdad, es que trascendiendo el ego, pasamos de vernos como una charca “Universal” a vernos como el mar Universal. No perdemos nada, ganamos y mucho.
    Disiento de Asun, en que: “El des-apego o des-pedida del yo es un largo caminar que parece no termine nunca una vez iniciado”. No es un largo caminar, no vamos a ningún lado, porque la divinidad mora en todos nosotros, somos divinidad. Se trata de propiciar, el que simplemente se nos caiga la venda de los ojos. Este propiciar, puede ser una larga marcha, o muy corta marcha. Depende de cada individuo.
    “Es cierto que ese camino de olvido del yo es más de tipo oriental. Y el de salvación personal, poniendo todo el yo al servicio de los demás pero sin anularlo, es más “nuestro”.”
    Piensa Antonio, que poniendonos incondicionalmente al servicio de los demás, esto nos lleva también a trascender el ego, no a anularlo, el ego no lo anulamos nunca. Nuestra personalidad es como una cebolla, despues del ego racional, le añadimos una o mas capas de cebolla. Pero las anteriores las conservamos, ya superadas.
    “Nieguese a si mismo, coja su cruz y sigame”.  El camino de la compasión, es el de negarse a si mismo, al propio ego. Entonces llegaremos al “Reino de Dios, y su justicia, y todo lo demás, se nos dará por añadidura”. Es decir, que de la “charca” llegaremos al mar…
    Un abrazo

  • Carmen (Almendralejo)

    Tampoco me ha gustado a mí que este buen señor diga que hay pocas Teólogas ¿Que sabe él?

    ¿Pensamos realmente o piensan, que por no salir a la palestra son menos o menos importante de quienes están siempre en ella?
    La ciencia, la teologia, la Sabiduría de D*s es Femenina desde su Concepción, como a la vez toda la humanidad, al principio forma un todo personal con aquella mujer que se deja habitar y que le da todo su ser para crecer…
    El océano acoge a ese ser de sal, en el cual se integra y a la agranda dándole al mismo aquel sabor genuino y propio, es decir lo engradece en sabor y gusto… en sabiduría.
    La mujer Bebe de donde nadie la puede achicar ni manipular, quizás por eso, no entren tanto en luchas de de marketing religiosos, que en definitiva es en lo que nos perdemos muchas personas.
     

  • Antonio Duato

    Hace tiempo que quería participar, a título personal, en este tema importantísimo de espiritualidad que nos plantea Boff.
    Y necesito hacerlo ahora para que no decaiga con los últimos comentarios un hilo donde se han contrastado ideas tan profundas.

    Respecto de los últimos comentarios tengo que decirle a Miguel que, estando de acuerdo con que Jesús no es para tomarlo a broma (aunque no reprobaría él la familiaridad y el humor) me parece ofensiva su alusión a “los teólogos damnificados que tras ser despojados de sus funciones se entretienen con la pamema del calentamiento global”. Es maliciosa la interpretación. Leonardo Boff no se merece eso. En sus reflexiones a partir de la ecología, está abriendo caminos que la teología no tendrá más remedio que seguir algún día en serio. Como cuando reflexionó a fondo sobre “Iglesia, carisma e institución”, que es el libro por el que le retiraron de la enseñanza. Y ahí queda el problema. Y yo creo que toma más en serio a Jesús que tanta teología oficial.

    Tengo también que confesar que no me han gustado los versos de Pepe ni veo a que vienen. Sobre todo cuando después toca un tema muy serio y bíblico. Ese “perder la propia vida” hay que empezar a hacerlo en el darse al otro próximo antes de pensar en Dios. “Si dices que amas a Dios a quien no ves y no amas a tu prójimo a quien ves, dices mentira”. Es para que no sólo Miguel, sino todos, nos lo apliquemos.

    Y yendo al tema, creo que en esta parábola de Boff y en todo lo que aquí se ha discutido, a partir de un magnífico comentario de Sergio Zalba, es el diferente concepto de persona y de yo que hay en la mística oriental y en la cristiana occidental. Como hemos dicho, en el fondo llegaríamos a ver cómo todos vamos a lo mismo. Toda mística lleva a la unión con el todo. Y ese todo puede expresarse como el océano. ¿Pero esa gota o átomo de sal que en se integra, conservará una relevancia propia? ¿Habrá que destruir el yo –esa pretensión de ser “esa gota” o “ese átomo” para poder incorporarse al absoluto? Es cierto que ese camino de olvido del yo es más de tipo oriental. Y el de salvación personal, poniendo todo el yo al servicio de los demás pero sin anularlo, es más “nuestro”.

    Yo creo que el esquema “pasivo” del océano para expresar la realidad última es poco útil. ¿Y si vemos toda la realidad como una gran red de relaciones, donde cada persona es un nódulo importante de la red en el que la energía básica de la naturaleza adquiere una dimensión de interrelación que es única e irrepetible? En cada persona se produce un misterio de consciencia y en cada persona que cultiva su espíritu una iluminación, un “toque” de consciencia absoluta. Esto lleva a darse y a potenciar la red. Esta forma de consciencia es pasajera. Todos estamos en la red y destinados a fundurnos en la red del absoluto. Nuestro nódulo personal no en sí un absoluto. Pero esa organización relacional que ha sido nuestra vida, ese nódulo irremplazable en la red, podemos “soñar” que va a permanecer para siempre aunque parece que deja ya de existir en lo que tiene de más material.

  • pepe sala

    Pues ahí te van los primeros versos. ( Lo escribiré en mi propio dialecto, para que te asombre, aún más, mi ” harbeliá literaria”)
    Reza así:
    Tocándome los cojones
    tenía yo un criau
    cuando no me los tocaba
    estaba parau…
     
    ¡¡ Toma literatura espiritual de la buena !!…
     
    ( Y yo creía que el hilo hablaba de un  tal Pinocho. No seas irreverente, hombre; mira que comparar a Jesucristo con Pinocho…)
     
    Algo de razón te concedo. Es cierto que yo mismo, en ocasiones, me refiero a Jesucristo como ” Chuchi”; pero éso no es ninguna falta de respeto, hombre, no confundas la velocidad con el tozino.
    A mí me llaman Pepe y mi nomre es José… y no me siento insultado por ello. También conozco a otros Jesús y les llamo Chuchi y no se molestan en absoluto, al contrario, agradecen la forma amistosa y familiar con que me refiero a ellos.
     
    Incluso mantengo que Chuchi ( Jesucristo) se llevaría mucho mejor conmigo que contigo si anduviese por aquí. Me baso, simplemente, en lo que cuentan los Evangelios sobre Chuchi, y lo que se cuenta está muchísimo más cercano a mi forma de vida que a la de los DOGMATISMOS que intentan algunos colarnos de rondón.
     
    Pues éso…( ya pediré a mis musas que me iluminen para algún otro poema; entre tanto, que disfrutes de la poesía popular ” barriobajera”, jejeje)

  • Miguel González

    Como han declarado la mayoría de los literatos de fuste, quien no sirve para escribir en verso escribe en prosa. De manera, Pepe Sala, que si tú tienes agallas para escribir en verso, adelante con los faroles. No te cortes. Yo seré el primero (no te quepa duda) en felicitarte.

    Y acepto el reto: “Al perder, ganamos, y al vaciarnos, nos llenamos”. No tengo ninguna duda al respecto. Pero cada cosa en su contexto. Y no lo digo con ánimo de darte ninguna lección, Pepe Sala, que yo no soy nadie para dar lecciones. Como dijo el poeta: “Yo soy un hombre con un grito de estopa en la garganta y una gota de asfalto en la retina”. Nadie. Sólo que cada cosa en su sitio para no darle argumentos a quienes creen que lo espiritual es un pim pam pum, un motivo de mofa, cachondeo y divertimento. Ya he dicho en otra ocasión por estos lares que Jesús de Nazaret no es un juguete roto para solaz de nihilistas de vía estrecha, sino que hay que saber interpretar sus dichos y sus hechos. El tiempo (el que tardaron sus amigos en poner por escrito las andanzas del nazareno y el transcurrido desde entonces a nuestros días), lleva a algunos al error de “congelar” las palabras de Jesús e interpretarlas todas como en un mismo plano. Que algunos pueden interpretar como de una bobería buenista. Nada de eso. Sencillos como palomas, decía Él (con las palomas) y astutos como serpientes (con las serpientes). Parece a todas luces una forma correcta de interpretar sus palabras. Ni Jesús fue un tontoelhaba suicida ni un sádico que llevó a sus discípulos al despeñadero. Más bien aceptó morir para defender a los suyos, lo cual le sitúa en lo más alto del listón. No hay otro líder que me merezca más respeto que Él.

    Cuando los teólogos (y teólogas, pero mira que hay pocas) se den cuenta de que Jesús dirigía su discurso unas veces para su grupo de amigos y otras para el común de los seguidores, entonces las enseñanzas de Jesús dejarán de ser una cháchara “buenista”, “pacifista”, neutra, motivo de pitorreo para izquierdistas fracasados y discurso plano e insustancial para sectarios de vía estrecha. Mientras los listillos sigan creyendo que lo que Jesús recomendó es que sus seguidores pusieran la otra mejilla ante los caprichos de cualquier soplagaitas, seguiremos con el pim pam pum gratuito, el desprestigio y la distorsión a la que nos tienen acostumbrados.

    Lo cierto es que Jesús (lo siento por los teólogos damnificados que tras ser despojados de sus funciones se entretienen con la pamema del calentamiento global) tenía un mensaje para sus amigos y otro diferente para el resto: “para que viendo no vean”. Pero esto rompe el discurso de muchos que no están dispuestos a ello…
    Tengo una extraña habilidad…

  • pepe sala

    Miguel González:
     
    Tienes una extraña habilidad para convertir los azucarillos en muñecos de sal. Por mí adelante, pero recuerda que la sal suele escocer mucho más que el azucar. ( y ésto también es ” metafórico”.)
     
    Y puestos a interpretar el sentido de una metáfora, te invito a que EXPERIMETES ésta , ya que confiesas que, por una vez, estás de acuerdo con Leonardo Boff:
     
    “”Al perder, ganamos, y al vaciarnos, nos llenamos.””
     
    Yo te doy por ganador en tu supuesta batalla ” atriera”; pero me gustaría que trasladases ésta metáfora a tu propia vida cuotidiana.
    Entonces, cuando seas capaz de llevar a cabo (” obras son amores”) esta frase tan simple, ya podrás hablarme a mí sobre la interpretación de metáforas. Mientras tanto, dudo un montón que me puedas dar la más mínima lección sobre el significado de Pinochos, sal Maldón , o azucar moreno.
     
    Una pequeña pista para que puedas entender la metáfora que intento mostrarte:
     
    El Pinocho de sal, el azucarillo de mis amores y la párdida-ganancia que supone la entrega TOTAL, yo no la interpreto como necesidad de hacerlo con la mar-café-naturaleza- dios. Mira a ver si tienes alguien HUMANO a tu alrededor y puedes diluirte-entregarte-perder-perderte en él-ella.
     
    Después ya puedes volver a ” enseñarme” algo sobre metáforas.
     
    ¿Capicci, Miguel?… o tendré que escribirlo en verso.

  • Miguel González

    Por una vez estoy de acuerdo con Boff. Lo que más me convence,  en este caso, es el hecho de que se zafe en algún modo de la nebulosa medioambientalista (con “medio” o “ambiental” sobraba pero un error reiterado se convierte en costumbre) que le tiene secuestrada el alma en una veta que sin duda le revitalizará pero que seguro que le aleja de forma espuria de su vocación.

    Es frecuente que las metáforas y las parábolas a las que el nazareno era aficionado por motivos pedagógicos y yo quiero creer fervientemente que también por motivos poéticos (porque la poesía es el pan del que vive el hombre), mueven a risa a los descreídos. Esos que consideran que pinocho se toma demasiadas atribuciones. No veas lo que esto daría de sí en el ámbito político actual (por llamarlo de alguna manera amable). A algunos les parece cosas infantiles, ya no diré cosas de mujeres porque seguro que será malinterpretado, según está el patio. He de decir, todo seguido, que no creo en esas triquiñuelas que hablan del lado femenino del hombre y del lado masculino de la mujer. Zarandajas. Un hombre es poliédrico y una mujer, ídem de ídem. No hay que abusar ni del lenguaje ni del sentido para llegar a la intimidad de las cosas.

    La verdad es que las metáforas son lo que son y tienen la limitación que tienen, Pepe Sala. Es su fuerza y su aporía.
    ¿Quién sabe qué nos deparará el futuro?

  • Carmen (Almendralejo)

    Pepe, la pequeñez de un abrazo, de una sonrisa o de un beso, se deja empapar en la inmesidad del AMOR…
    Marcos, solo tuvo que escuchar el sonido de ese Deseo que parte de cada párticula emborrachada del amor dado en gratuidad.
    La intuición solo puede escucharse o sentirse cuando la persona deja un hueco vacio de ruido material.
    Marcos, es especial en todo
    Besos a toda la familia

  • pepe sala

    Para mí, que el Pinocho éste de la nariz larga está tomándose demasiadas atribuciones. A fin de cuentas no era más que un ” trozo de madera”… ( quien quiera entender que entienda y Ana saldría de dudas)
     
    El asunto de la sal diluyéndose en el mar, se me está complicando bastante y ya no entiendo si es la sal, es el agua o es la tierra que mantiene la estanqueidad evitando que el agua ” salada” se desparrame lo más interesante del mensaje marinero.
     
    A mí que me den un azucarillo, que a fin de cuentas tiene las mismas propiedades y se disuelve en la taza del café y luego me sabe mejor.
     
    Lo que más me ha interesado de éste artículo es ésta afirmación oriental:
     
    “”Bien decía la sabiduría oriental: «si alguien siente profundamente al otro, éste lo percibirá aunque esté a miles de kilómetros de distancia».
     
    Puedo afirmar que es cierto. Yo mismo lo he experimentado.
     
    Pero para no descubrir asuntos personales que a nadie le interesan ( o a nadie debieran interesarle) os contaré una anécdota de mi hijo Marco Antonio, quien parece haber heredado la “sabiduría oriental”.
     
    Marco tiene una tía preferida; es hermana de mi esposa. Cualquier cuita, disgusto, consejo, etc…casi antes que con los padres, Marco utiliza su ” oráculo” preferido. Su tía Conchi. ( es obvio que el ” oráculo” comparte inmediatamente con quien corresponde)
     
    Bien, en aquella época vivíamos en una casa en medio del campo. ( necesariamente por conveniencia, precisamente, de las necesidades expecíficas de motricidad de Marco.)
     
    Estábamos comiendo tranquilamente y Marco se pone especialmente nervioso. De súbito se levanta de la mesa y sale corriendo por el pasillo del jardín.
     
    — ¿ A dónde vas, Marco?, no has acabado de comer…
     
    — Ahora termino, es que viene la tia Conchi– dice jubiloso Marco Antonio mientras sale corriendo en su forma estrabótica de correr.
     
    — ¿ Ha llamado tu hermana diciendo que vienen?- pregunto a mi esposa.
     
    — No, no creo que vengan sin avisar y no han llamado.
     
    En la zona que vivíamos no hay peligro  de coches y Marco se movía con absoluta libertad, por lo cual le dejamos que fuera donde quisiera.
    Corrió unos 200 metros y se paró en una zona al lado de una nave donde se criaba ganado vacuno y esperó ( menos de dos minutos) a que llegase si tía Conchi.
     
    Y su tía llegó, ante al asombro de la madre, padre y hermanos de Marco. La distancia entre la casa donde vivíamos y la casa de la tía Conchi es de unos 90 kilómetros.
     
    El “acojono” nos duró algunos días ( que vigilamos de forma más intensa a Marco) y no le volvimos a dar importancia al sunto. Simplemente se comenta en familia en alguna ocasión y, de ningún modo, tratamos el tema como algo raro. Es un hecho puntual que pasó y no tratamos de darle una explicación que, seguro, no conseguiríamos darle.
     
    Saludos, pues… con azucarillo incluido.

  • Carmen (Almendralejo)

    La pequeñez se agranda en la inmensidad…
    Y la inmesidad se enriquece de inmensas pequeñeces…
    Ambas cosas son lo que son, porque hay alguien que sabe reconocer la inmesidad de algo o ser, y a la vez la propía pequeñez del propio ser.

  • ana rodrigo

    Gracias por la aclaración querido? Kalá. Yo no sé tu nombre ni tus apellidos, pero tampoco me importan.

  • Los mitos son cuentos que, como los paquetes, esconden el contenido que traen. Y éste del muñeco de sal, enamoraao del mar que se lo traga, tiene su miga (miga dentro de la corteza) o moraleja como se dice en las fábulas cuando se abren, En realidad nos pasamos la vida diciendo que todo es como si fuera… una fábula o una fabulación.
    Venir del mar y, sin saberlo, volver al mar, o venir de la tierra y volver a la tierra, es una bonita manera de resumir la historia de nuestro cuerpo. Pero qué pasa cuando el cuerpo no existe como tal sino fusionado con el espíritu, con el hálito inspirado y expirado? Aquí es donde los mitos hacen crisis y, según quién los piense, pasan a ser estuches de mentira o de poesía.

  • Sergio Zalba:

    Cierto, la alegoría se presta a confusión. Técnicamente, cuando alcanzamos la plena realización, el ego, el yo pequeño lo trascendemos. Pero lo integramos en algo mas amplio. Algo tan amplio que es Universal. Esa es la grandeza de nuestra condición humana. Cierto lo que dices: «Soy yo». Ahora el muñeco estaba repleto de mar…”.
    Pero siempre estamos repletos de mar, lo que ocurre es que la mente egoica, nos lo oculta.
    Cuando aún no hemos nacido, somos mar, cuando nacemos nos hacemos muñecos de sal. El error nuestro es creernos el centro del Universo, encuanto somos muñecos de sal, y como sabemos que hemos de morir, buscar atenuantes a esa angustia de muñecos, en la religión, pero también, buscando un remedo de inmortalidad, en el saber, en el poder, en el dinero. Todo lo intentamos por nuestra no aceptación de la muerte. Pero el centro del Universo no es nuestro pequeño yo, el muñeco. Sino nuestro Yo Universal. Cuando se disuelve el muñeco en el mar, con la muerte física, no importa, realmente no morimos. Porque siempre siempre. Somos mar.

    Somos la inmensa mayoría de los humanos, unos soberanos estúpidos. ¿Que inmortalidad, le podemos oponer a la muerte?. Únicamente la que nos promete la religión, porque como es una mera promesa, no podemos contrastar nada, porque nadie vuelve de la muerte.  Ese es el fuerte de la religión, y el consuelo del creyente. Pero si entendemos correctamente al Espíritu. Podemos prescindir del todo de la religión. Podemos prescindir del quimérico “clavo ardiendo” de una vida del ego en el mas allá.
    La fe credula, no es necesaria…, Otro tipo de fe, es la que se tiene encuanto intuición de la existencia de lo numinoso inefable.

  • Kaláa

    Hola Ana!
    Vaya preocupación que te traes con el género…. Te está generando dudas.
    Es el nombre y apellidos el que define la identidad de la persona . A ver si nos aclaramos.
    Saludos.

  • ana rodrigo

    Como surrealismo, no está mal, pero como realismo o simbólico, me temo que conmigo no va. Sí sé que mi cuerpo se va a quedar en polvo o en cenizas, pero que mi identidad se funda con otra identidad que, a su vez, haga desaparecer la mía, como que no me hace mucha gracia. Pero como nadie vuelve a contarnos qué le pasó, pues que sea lo que tenga que ser.
     
    Lo que sí está en nuestras manos es “controlar” parte del más acá y en ello estamos.

    PD, Kalá siempre te había imaginado mujer, ahora dices:”Aunque resulte de lo más soso el material del que estoy revestido pienso…” ¡Vaya lío con los niks! A quí sí es fácil poner al descubierto nuestra identidad, ¿o no?

  • Kaláa

    Fascinante atracción!..Al fin y al cabo resulta  un muñeco muy……… salado.
    Un muñeco hecho con  sal,  carente del ingenio que le haga capaz de sobrevivir sin disolverse en ese mar salado.
    Es su  destino esperable… Único.
    Aunque resulte de lo más soso el material del que estoy revestido pienso que es posible tocar el mar sin perecer y sumergirte en él…. nadando .
    Saludos.

  • oscar varela

    Hola!

    Hay “Comentarios” que su contenido significativo es nulo;
    * sea porque no dicen nada,
    * sea porque son repeticiones de lo con-sabido.

    Sin embargo, y precisamente por no “significar” nada
    es que logran otro aspecto de la comunicación
    -si se quiere-, más profundo:
    el de la presencia “expresiva”.

    Literariamente se podría decir así:
    – “¡Hermano! no sé bien para qué,
    pero estoy acá, a tu lado;
    ¡contá conmigo!”-

    Es mi comprensión del anterior Comentario del Gaby “yorugua”.

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Gabriel Sanchez

    Estoy completamente agotado, así que disculparán mis ya naturales pocas luces (imaginense en este estado, estoy en oscuridad absoluta) Pero, bueno, el mar y el muñeco en su intima y absoluta unidad, hallaron su identidad…que no los disuelve, sino los hace uno…Gabriel

  • Sergio Zalba

    A mi el cuento no me convenció. Entiendo que toda alegoría tiene límites y que a veces hay que saltar por ellos para tomar sus aspectos más sabrosos o más decidores, pero no me convence la idea de la dilución en el Uno.
     
    Aunque el amigo Luis Troyano intente rescatar la idea de la identidad personal, en el cuento no se verifica. Me parece bien claro lo contrario: “A medida que iba entrando, iba también diluyéndose…”
     
    Llenarse de Dios (aún en el final, cuando acabe esta vida), no lo concibo como un retorno al todo (el muñeco, antes de ser muñeco habría sido ‘sal del mar’ y luego volvió a serlo) sino como una plenificación personal que no sólo mantiene la identidad del sujeto sino que la conduce a su máxima expresión posible, a su más alto grado de humanidad.
     
    Hubiera preferido un final distinto. Algo así: “A medida que iba entrando, iba también empapándose del mar y comprendiéndolo cada vez más. El muñeco de sal seguía preguntando: «¿Qué es el mar?». Hasta que una ola lo cubrió por entero. En el ultimo momento, antes de regresar a la playa, empezó a entender qué significaba ese: «Soy yo». Ahora el muñeco estaba repleto de mar…”

  • oscar varela

    Hola!

    Yo prefiero otra historieta.
    Inversa.

    Que sea el in-finito e in-forme
    mar salobre
    el que se vaya con-figurando;
    autoestimada búsqueda de sí mismo.
    ···········
    Sería un proceso más acorde a revestirse de Carne
    e.d., de Gestos para la Comprensión
    ···········
    El ser humano no es sino un afán de comprender y ser comprendido.
    Esa es la improbable aventura de la Vida humana
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Chaú, Leonardo, nos despedimos. O no? En cuestión de despedidas, mejor despedirse de sí mismo, despedirse de esa apariencia, de ese espejismo en el que nos encerramos. Tras esa despedida nos encontraremos más que unidos, nos encontraremos formando parte del cuerpo (místico?) de Cristo, siendo todos Cristo como la sal en la mar

  • Asun

    El des-apego o des-pedida del yo es un largo caminar que parece no termine nunca una vez iniciado. Pero antes de emprender viaje el yo debe sentirse sublime, emborracharse de su “prepotencia”, hincharse casi al “infinito” en un aislamiento insaciable de espacio, agotarlo y chocar de frente con el sin sentido de su sueño voraz.
     
    La des-identificación con lo que se cree ser el yo o ego es difícil, porque no deja de retroalimentarse y sustentarse a través de la mente proyectada en el pasado y futuro por el pensamiento y la memoria, que le hacen sentir su “consistencia” ilusoria. El vacío disuasorio  que acompaña siempre a la persona que se escucha en su silencio desnudo y  a modo de premonición, el ego lo aparta y desecha miles de veces, auxiliado por la mente en la que busca los refuerzos para la huida siempre hacia delante en la superficie protectora de su inaceptada limitación y vulnerabilidad.
     
    En la guarida del sin sentido al que conduce y se instala el egocentrismo está esperando el paso  de acceso luminoso a la liberación. Las circunstancias por las que se produzca no importan, pero pide mucha humildad y aceptación en la verdad de lo que es. El umbral traspasado y la verdadera identidad empieza a emerger. Cuanto menos yo más soy, y cuanto más soy más la sentimos compartida, en interrelación con todo y con todos: la Realidad  en la que todo Es y Somos.
     
    Gracias por el artículo y vuestros comentarios.

    Un abrazo

  • Completamente de acuerdo con Leonardo Boff, El muñeco que se disuelve en el mar, es nuestro ego. No perdemos nada, ganamos y mucho, con la disolución en el mar o Absoluto. Muchos creen que eso significa perder la identidad que tenemos encuanto nos sentimos un yo. pero aún disueltos en el mar-Absoluto, la estructura de muñeco la conservamos para ser operativos en el mundo, lo que ocurre es que alcanzamos un Yo Universal, ampliamos el yo pequeño hasta hacerlo Yo Universal.
    La mas simple manera de alcanzar el Absoluto, es prestando atención plena a cualquier cosa que hagamos en el presente. Esa es la semilla de toda realización espiritual. A este simple principio, le añadimos “toneladas de literatura”. Vive en el presente y todo lo demás se te dará por añadidura…

  • Manuel V.

     
    “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. 
    Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará. “

  • M. Luisa

    Totalmente de acuerdo y afín con   este  excelente escrito,    por lo que me atrevo a decir que  si se han leído con una cierta simpatía   mis  comentarios  con los cuales    en otro hilo he iniciado  el día,    se verían en ambos escritos una trama  común de  pensamiento   

Deja un comentario