Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4990 Artículos. - 80137 Comentarios.

Zozobra en “la barca de Pedro”

Otro análisis global de la crisis de la Iglesia, desde otras perspectivas, más moderado que el Pablo Richard que también hoy publicamos, hecho por un profesor del Seminario de Vitoria. pero no menos exigente en que hay que encontrar soluciones radicales.  

       

Que la Iglesia Católica está viviendo un momento muy delicado de su larga historia, es una evidencia. A quienes lo padecemos desde dentro, no deja de sorprendernos la evolución de los acontecimientos. Como sabemos que la pedofilia es un comportamiento delictivo gravísimo, sólo podemos esperar y exigir que, cuanto antes, se haga justicia, resplandezca la verdad y se pongan medios claros para erradicar su repetición. Pero todo esto ya se ha dicho mil veces de uno u otro modo más adecuado, y sólo cabe verificar que se cumpla. Sinceramente, creo que esta vez va en serio, si bien, también lo pienso, gran parte de las autoridades que supieron del drama, prácticamente, son las mismas que ahora tienen que cortar por “lo sano”. Si me equivoco en esto, me alegraré, pero creo que es así. Con lo cual, hay dificultades añadidas para “la verdad” y al cabo para “la justicia”. ¡Van tan unidas! 

            Pero yo creo que es el momento de ir más allá y ver esta situación eclesial con más perspectiva. Hans Küng, confió hace cinco años en Benedicto XVI, y ahora dice que ya no hay motivo para seguir haciéndolo. Asociaciones de Teólogos como la Juan XXIII, o movimientos de base como “Somos Iglesia”, van más allá, y añaden medidas para un cambio drástico de la Iglesia de mañana. Otros en la Iglesia, sin embargo, piensan que todo es una conspiración laicista contra la única autoridad moral, la del Papa, que se opone al nihilismo consumista, tecnocrático y amoral de nuestros días.           

            No creo en las teorías de la conspiración cuando algo no va como las instituciones quieren. Y no creo en las exigencias  “prácticas” maximalistas, cuando se trata de encarar una situación especialmente complicada. Por supuesto, menos espero de un simple dejar que el tiempo pase y a ver si escampa. El tiempo lo cura todo, -se dice-, pero también lo pudre sin remedio. Me seduce, sin embargo, la idea de quienes ven las crisis, y esta crisis, como un tiempo de oportunidades únicas para cambiar hábitos y estructuras, y dar un salto cualitativo en la vida de la Iglesia (Albert Nolan). 

            Me gustaría referirme a que necesitamos saber de la crisis eclesial en sus motivos más profundos. O quizá mejor, para evitar la abstracción académica, legítima pero no es el lugar ni el momento, aquello que la puede estar definiendo para este momento. ¿Qué es lo que hace a la crisis eclesial de estos días específica y, por tanto, qué es lo que podría rehacer una trayectoria del catolicismo más sana y digna?   

            – Elijo dos claves de comprensión que no pretenden ser nuevas, sino descaradamente decisivas. La secularización del mundo es real y legítima. Representa su mayoría de edad o autonomía. Y hay que respetarla en su valía. La Iglesia Católica, sabedora de los defectos de la secularización, no consigue digerir sus virtudes. Es cierto que la secularización no puede ser absoluta. Es relativa, pero relativa a la dignidad de la persona. No relativa a la fe de la Iglesia, sino a la dignidad de la persona. No se puede ser indignos al pensar y legislar la dignidad. Nadie puede. Nadie debe. Por tanto, hay una obligación moral de todos los ciudadanos, y de todas las Iglesias, para desvelar cuál es la dignidad del ser humano, y sus exigencias en derechos y deberes, a la luz de la razón humana integral, o si se quiere, de la experiencia integral del ser humano. La Iglesia Católica tiene que aprender esto, aceptarlo, y como parte legítima de la sociedad civil, dar buena cuenta, ahora sí, de su razón moral. Por la fe, anuncia una convicción religiosa y su experiencia histórica. Por la razón común, fundamenta una experiencia que cualquiera puede ver digna de respeto. La aceptará o no, pero digna de respeto. Bien fundada.  Por la dignidad de todos y cada uno, la Iglesia sabe que la verdad, ética o religiosa, sólo se impone por la fuerza de la propia verdad, es decir, a través de la libertad. No hay otro camino, ni lo habrá nunca, ni para el mundo ni para las Iglesias, porque todos los demás no son dignos de la dignidad humana. Y ni Dios mismo ha enseñado otra cosa anterior a este respeto de la dignidad como libertad. Evidentemente, la Iglesia puede y debe ser muy crítica con los procesos de secularización del mundo, en sus profundos defectos contra la dignidad humana de todos, y especialmente de los más débiles e indefensos, pero tiene que reconocer que ese proceso de autonomía del mundo y hombre, es legítimo y necesario para todos. No existe el atajo de la Revelación o de la Sagrada Escritura para saber de la dignidad humana sin tener que dar cuenta, en la igualdad de la sociedad civil, con razones de experiencia humana común, por qué es absolutamente valioso esto o aquello; es decir, absolutamente digno o indigno de nuestra dignidad. No hay atajos. Esto no es consenso moral relativista, sino ejercicio de responsabilidad moral de los humanos a la medida de nuestra condición humana. No hay atajos entre los hombres, con valor universal; no puede haber, no hay zonas de sombra en cuanto la dignidad, tampoco dentro de la Iglesia. 

            La Iglesia puede ser muy crítica, también, con su secularización interna, por mor de lo debido a la fe, a la experiencia religiosa del Dios de Jesús en su mayor pureza, la de la “bienaventuranzas”, pero no puede confundir esto y presentarlo en sustitución de lo debido a la dignidad igual de las personas, fuera y dentro de la Iglesia; y si pensamos “para dentro”, más iguales si cabe en dignidad, por el Bautismo. Si la Iglesia no comprende esto y ya, a mi juicio, no encontrará una salida sana y digna en esta crisis.  

            – La otra gran clave de intelección de nuestro tiempo eclesial es comprender la desregulación de la experiencia religiosa. Para la Iglesia Católica esta perspectiva ha de ser vital. Desde luego, hay otros problemas mayores para la humanidad como fraternidad frustrada, o como alguien ha dicho, en “la bancarrota moral” de nuestro tiempo de crisis socio-económica. Son los relativos a la indigna vida de los más pobres y excluidos de todo. Pero, desde la Iglesia, en cuanto a su caminar futuro, esta clave de la desregulación de la experiencia religiosa significa que hay que contar con una gran dificultad cultural para la reglamentación, jerárquica y fija, de lo que se cree, se celebra y se legisla. Esto significa que masas enteras de la población “cristiana” pasan a la “increencia”, se dice entre nosotros, y lo que va a ser más nuevo, a la privatización extrema de la fe, hasta vivirla casi como una “posesión” personal; sin duda, esto representa tal vuelco en la forma de entender la fe cristiana, ¡siempre eclesial!, que está abriéndose una distancia sideral entre la Iglesia “oficial”, la representada como organización visible del catolicismo, y los bautizados de adhesión selectiva y flexible (los más), que reconocen en la valía de esas mediaciones. Esta ruptura en la comunicación de los sujetos eclesiales hay que abordarla ya y con un rigor mucho más inteligente que el de un código jurídico.           

            Y aquí sí que tengo mayor confusión sobre qué requieren los hechos. En cuanto al primer problema, la reflexión moral tiene mucho que aportar. En esta otra, escucho más si cabe otras muchas voces y experiencias. Creo en las posibilidades del Evangelio y en la vuelta a la originalidad de Jesús, en sus preferencias, actitudes y prácticas más trasparentes. Y creo, lo he dicho y repito, que hay que ser contemporáneos, acogiendo valores que el mundo ha desvelado ya mejor que la Iglesia; muy críticamente, pero de verdad y sin medias tintas. La desconexión cultural de la Iglesia es grave y creciente. Creo, en este sentido que las mujeres tienen un papel fundamental en el futuro de la Iglesia, por lo que representan cuantitativamente, y por lo que les corresponde objetivamente en dignidad. Y creo que “el orden eclesiástico” al que pertenezco y conocemos, tiene escasísimo futuro y hasta es un “tapón” para dar con la salida. Nosotros, el orden de los eclesiásticos, somos más parte sustantiva del problema que de la solución.  

            Pienso que si se quiere recuperar lo mejor del Evangelio, y lo mejor del mundo, sin mitificaciones estériles, es la hora de una Iglesia que se sabe sociedad civil, igual a los demás en derechos y deberes; y que se sabe de Jesús, en todo aquello que inequívocamente bien sabemos que hemos postergado de su originalidad religiosa y radicalidad moral; y que se sabe del mundo, en todo aquello que el mundo nos ha adelantado como práctica de derechos iguales en libertad y dignidad. No digo que sus valores no necesitan depurar, o no admitan reinterpretaciones más dignas, sino que varios de ellos constituyen signos de lo que nos adelanta en el camino humano del Reino de Dios. También nosotros somos mundo; ¡vaya si lo somos!; pero ahora importa asimilar eso en lo que el mundo nos adelanta, porque sólo así el anuncio del Evangelio será significativo. A partir de aquí, y sin perderse en ese mundo, hay mil posibilidades de comunicar la misericordia de Dios, la Buena Nueva de Jesús, de celebrarla y realizarla como fraternidad. El mundo tiene muchos defectos y como tales hay que reconocerlos, pero el mundo no se queja de las iglesias porque éstas sean muy evangélicas para el gusto relativista de hoy, sino antes, y por el momento, porque las iglesias dan lecciones de moral y fe, con poca fe practicada y con el tejado moral de cristal. Y eso sí que lleva mal la gente, que “el maestro” denuncie la paja o la viga en ojo ajeno, y las oculte en el propio, esto lo lleva mal la gente; y pienso en la sexualidad, pero no menos en las riquezas, en el boato de los tratamientos, en los contactos políticos, en el carrerismo por el poder, en las intrigas de palacio, en el trato con otras religiones, en los discursos “sociales”, en las ausencias y presencias públicas, en las teologías “sesgadas” en cuanto al evangelio y vacías de vida, etc. Somos humanos, claro, y yo el primero, pero ¿tanto? 

            Por supuesto, no sé si lo tiene que resolver un Concilio universal, o veinte en otras tantas iglesias locales; sé que la forma de hacer Iglesia hoy, en sus concreciones organizativas, ha llegado a su fin, si se aspira a algo más que a ser “un resto santo” del “viejo Pueblo de Dios”. O quizá pase esto, pero no se puede preferir para conservar, así, nuestras mentes y roles, y obviar los signos de la Palabra de Dios en la historia humana. Ya habíamos quedado que perder la historia y los signos de la Pascua en ella, sobre todo la dignidad humana a partir de los más pobres y olvidados, era lo último que nos podía pasar. 

 

José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

Experto en Moral Social Cristiana

Vitoria-Gasteiz

22 de Abril de 2010

 

12 comentarios

  • VICTOR HUGO

    LA BARCA DE PEDRO YA SE ESTA HUNDIENDO, LA DE CRISTO VA VIENTO EN POPA.

  • Josefina G.C.

    Gracias de nuevo Maite por avisarme a tiempo de haber podido asistir a la presentaci´on del libro Vivir en la Frontera de J.Masi´a, me lo beb´i, ahora tengo que releerlo con mas calma.
    En La Comunidad fui siguiendo los cap´itulos de su Moral de Interrogaciones hasta su “adios al blog” y ahora veo la posibilidad de descargar el libro, estupendo.
    Insisto en las gracias porque tu aviso fue un regalo que me hiciste ese dia, por el disfrute.
    Un abrazo,
    Josefina 

     

  • Maite Lesmes

    Hola Josefina, qué pena que no pudiéramos hablar más el día de la presentación del libro de J Masiá… Pero me alegré de verte. Por cierto, además de poder leer por entregas su delicioso libro  Moral de interrogaciones, ya agotado, desde hoy nos lo podemos descargar en pdf, como se ve a la derecha de este enlace:
    http://juan-masia-etica-bioetica.blogspot.com/2010/04/moral-de-dialogo-o-de-recetas-1.html

  • Manuel V.

    Antonio:
    Una amiga judía me envió una vez esta sencilla oración, la usaré en estas circunstancias.

    Ha-kadosh baruj ata yimale rajamim alav, l’hajeziko ul’rpoto, v’yishlaj lo m’hera refua shlema l’col ebarav v’guidav b’joj sh’ar jole yisrael, refuat ha-nefesh, u’refuat ha-guf, v’nomar, amen.

    Qué Dios que bendijo a nuestros patriarcas Abraham, Yitsak, Ya’akov y a nuestras  matriarcas Sara, Rebeca, Rajel, Lea, bendiaga y cure a .. Antonio.  Qué Dios le fortalezca y le cura prontamente, cuerpo y espíritu, junto con todos los demás enfermos, amen.

  • Josefina G.C.

    Hola Maite Lesmes, gusto leerte de nuevo y  como siempre también a  ti Ana, saludos cordiales para ambas. También echo de menos a Lali y a MAR Medina??. Javier Renovales, está bien de salud?

    Siento tu re-caida Antonio pero no de-caigas, ánimo y fortaleza para recuperarte con la ayuda de María y tus hijos. Vosotros estais siendo esa ayuda que necesitmos los demas en algún sentido, como dice Maite en este párrafo: “Sin embargo, sabemos que la experiencia religiosa auténtica no tiene que ver ni con el fundamentalismo ni con la idolatría. La experiencia religiosa profunda practica los valores del espíritu, es  relación gratuita con nuestro Fundamento, lo sagrado es el otro ser humano, sobre todo el que necesita de los demás en algun sentido. Lo sagrado es la dignidad humana, el bien se identifica con la defensa práxica de los DH, de las libertades individuales, sociales, políticas.” Y el análisis de  J.I.Calleja sobre la actitud de la Iglesia con la dignidad humana.

    Antonio GRACIAS  una vez mas por todo lo aportado y en esta ocasión concreta por el curso de M. Legaut.

    Con mis mejores deseos y cordiales saludos.
    Josefina

  • ana rodrigo

    Querido Antonio, extrañeza y desagradable sorpresa esta nueva recaída cuando ya te imaginaba en vías de la recuperación tan deseada.
    Mi cariño y mis ánimos para tí y tu familia en esta larga travesía de sufrimiento. No perdamos la confianza de que el final será muy feliz.
    Un abrazo fuerte.

  • Maite Lesmes

    Reconozco en este artículo del profesor JI Calleja reflexiones importantes. Es de agradecer que un sacerdote afirme: ” creo que “el orden eclesiástico” al que pertenezco y conocemos, tiene escasísimo futuro y hasta es un “tapón” para dar con la salida” a la crisis de la institución.

    Por lo mismo, que discrepe de la jerarquía en cuanto a la valoración positiva del fenómeno sociocultural irreversible que es la Secularización. Desde la Modernidad se valora la autonomía de toda realidad, que se pretende emancipar de toda tutela religiosa, se pretende “desencantar el mundo”,  confiar en la razón y en la ciencia,  buscar el progreso en todo y la felicidad para todos, valorando en el ser humano su libertad, su razón práctica. Las religiones no son las únicas instancias dotadoras de sentido, pero se reconoce la libertad de conciencia y religiosa, sin la cual otras libertades o derechos no serían posibles.
    La institución no soporta perder protagonismo, poderes de todo tipo y entre ellos el poder sobre las conciencias. Su deriva fundamentalista
    necesita parapetarse en la autoridad, que dice obedecer y representar a dios, que se ha revelado, que exige sacrificios y ritos, que tiene mediadores, que ofrece doctrina infalible y una moral rigorista de tipo casuístico…
    Sin embargo, sabemos que la experiencia religiosa auténtica no tiene que ver ni con el fundamentalismo ni con la idolatría. La experiencia religiosa profunda practica los valores del espíritu, es  relación gratuita con nuestro Fundamento, lo sagrado es el otro ser humano, sobre todo el que necesita de los demás en algun sentido. Lo sagrado es la dignidad humana, el bien se identifica con la defensa práxica de los DH, de las libertades individuales, sociales, políticas.

    La “desregulación de la experiencia religiosa” conlleva fomentar el encuentro entre religiones y entidades empeñadas en hacer un mundo más humano, y que la institución abandone el aura de que  se ha dotado gratuitamente a lo largo de los siglos:
    A estas alturas, es sarcasmo hablar de la “Santa (Madre) Iglesia”, el “Santo Padre” o “Su Santidad”, la “Santa Sede”, el “Santo Sepulcro y los Santos Lugares”, la “Santa o sagrada Biblia”, los “Santos”  que abarcan desde el santo raté M. Maciel hasta los que lograron colar como Escrivá de Balaguer u otros-as de dudoso equilibrio psíquico y que en absoluto se pueden colocar como modelos de vida. El encantamiento del “Espíritu Santo” que inspiraba selectivamente a los jerarcas hasta la machacona advocación al tres veces Santo Señor Dios de los Ejércitos, pasando por el “Santo Oficio”, la apropiación de cierta música sublime como música “sacra”, tras un período de demonización de la música, instrumentos, sonidos… en la relación con lo trascendente.
    Esa desregulación tendría que simplificar también los lugares, vestimenta, fiestas, símbolos… utilizados por los administradores oficiales de la religión.

    Lo que no acabo de ver es la  inclusión que hace, José Ignacio, de la iglesia en la sociedad civil: ” La Iglesia Católica tiene que aprender esto, aceptarlo, y como parte legítima de la sociedad civil, dar buena cuenta, ahora sí, de su razón moral. ”
    Si no me equivoco, fuera de la concepción decimonónica de la sociedad civil, ésta se opone a la sociedad política, excluye  los estamentos militares y religiosos, se refiere al conjunto de ciudadanos en cuanto actúan sobre lo público, por el bien común,  abarca las asociaciones no gubernamentales y movimientos sociales con sus instituciones que defienden las libertades individuales y sociopolíticas. Dudo que podamos considerar a la iglesia católica  como parte de la sociedad civil.

  • pepe sala

    Yo no soy tiquis-miquis en asuntos de ortografía; pero, por quitar argumentos a quienes vienen con lupa, sería deseable corregir ésto en el encabezamiento del mensaje:
     
    “”que también hoy puvlicamos,””…

    Vaya via crucis que te traes a cuenta del fémur, Antonio. Animo y ya sabes que aquí estamos para lo que haga falta.

    Mentxu y Marco te mandan un abrazo y los mejores deseos de recuperación.

    Abrazos

  • mªpilar garcía

    Antonio y famila, estoy con vosotros en todo momento.
     
    ¡¡Ánimo y adelante!! Un entrañable abrazo lleno de mi afecto agradecido.
    mª pilar

  • Antonio Vicedo

    ¡Animo, Antonio! Y ambién tenlo alto tu, Maria, con los hijos para que la energía psitiva (clase de gracia en y para la enfermedad) impregne vuestro familiar ambiete.
    Junto a vosotros nos tenéis compartiendo sentimientos y esperanza para que siempre predomine la fuerza  sobre la carga.
    Con vosotros sentimos la presencia de Jesús que siempre desborda el “dos o más reunidos en  amor” con su presencia.
    Un fraternal, agradecido y cariñoso abrazo. A. Vicedo.

  • Maite Lesmes

    Querido Antonio, siento profundamente esta nueva  recaída a la vez que admiro tu fortaleza para estar ahí, escribiendo, leyendo, armonizando… Un abrazo para tí y para María y tus hijos,  afectados también por esa causa.

  • Equipo Atrio

    Este artículo de José Ignacio fue publicado a toda prisa el domingo, cuando Antonio acababa de sufrir una luxación de la prótesis fémur-cadera implantada hace un mes, antes de ir a urgencias. Pasó por alto el pinchar en “permitir comentarios”. Ya en en casa ruego disculpas de este pequño error y otros posibles, aunque el Equipo ATRIO ha funcionado. Y, cuando pueda publicará una editorial sobre su línea de pensamiento y edición. Son ridículas las exigencias de democracias de quien está a cien leguas de nuestra propuesta de diálogo crítico desde la laicidad. Visto por encima los comentarios, también decimos: Agustín, quédate y sigue ayudando en despertar mentes e inteligencias.

Deja un comentario