Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 25-11-19, 16:56

Jon Joseba Leonardo (2019-11-25 16:56:58) : Se adjunta un link relativo al Avance de la Encuesta Europea de Valores 2018. Da una idea precisa de la situación del Sistema de Creencias [...]

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5128 Artículos. - 81999 Comentarios.

Una casa aireada y alegre para la Pascua

 

Esta semana santa ha sido especialmente triste y hasta maloliente por asunto de los escándalos y su mala gestión. Pero el animador de un comunidad cristiana italiana expresa la necesidad pascual de abrir  las venranas de la iglesia y llenarla de nueva alegría


Pederastia en la Iglesia: ¿Taponar o convertirse?

La crónica continúa desenterrando episodios de pederastia. La lista se amplía día a día y nosotros a duras penas logramos percibir adecuadamente los daños, la angustia, los sufrimientos infligidos a las víctimas de esta violencia.


  1)En estas semanas, mientras se busca restablecer la verdad y la justicia, muchos miembros de la jerarquía han adoptado una actitud defensiva  que podría esconder el deseo de minimizar lo acontecido. Es una “liturgia” consabida tomársela con la liberación sexual, sacar a relucir una presunta campaña difamatoria, una estrategia planeada para dañar a la Iglesia católica, buscar el entramado oscuro del complot. 

No han faltado, en verdad, gestos y voces que en el pueblo de Dios invitan a cambiar de camino, demostrando haber entendido que el bien de las personas es más importante que la reputación de la institución eclesiástica. Queda claro, sin embargo, que la regla romana del secreto absoluto, confirmada por el papa Ratzinger durante muchos años, ha favorecido la irresponsabilidad y la cobertura de estos abusos.

  2) Temo que las jerarquías católicas quieran “hacer limpieza” y “pasar la hoja”, es decir, que cierren lo más pronto posible este incidente, con algún documento y alguna disposición de urgencia. No estoy negando la utilidad de que puedan tener las declaraciones y disposiciones inmediatas, pero de esta manera se puede correr el riesgo de perder la oportunidad de repensar las cosas de forma mucho más amplia y radical

Todo el “capítulo” de la sexualidad, de los sentimientos, de lo corporal, del celibato obligatorio de los curas, del puesto de la mujer en la Iglesia, y de la bioética debería ser repensado. Sin el valor de mirar para dentro, violentados los menores y abandonados los “monstruos” a su desesperación y a su enfermedad, la institución Iglesia católica sólo podría presumir de presentarse como limpia y sana. Pero sería ilusorio, hipócrita y devastador, porque sólo mostraría la foto de una realidad eclesial incapaz de regenerarse.

Es la percepción de este estilo eclesiástico lo que deja insatisfechos a quienes exigen de las jerarquías de la Iglesia católica que admita su connivencia y su complicidad.

  3) Todos los días, mirando con preocupación a mi Iglesia, la veo como una casa cerrada, cada vez más cerrada. Falta el aire y el clima se hace irrespirable. Siento la pesadez del ambiente y el oxígeno enrarecido, típico de los sitios cerrados. Faltan los rayos del sol y las ventanas abiertas, el ruido de la calle, los pasos y las voces que alegran una casa y la hacen habitada por corazones palpitantes y cabezas pensantes.

Esta mi querida Iglesia es cada vez menos una casa. Se ha trasformado progresivamente en una fortaleza, en un palacio vetusto, desde el cual, según un ritual sagrado y cotidiano, se asoman los príncipes reinantes a saludar al pueblo, a solicitar reverencia, aplausos y obediencia. El viejo soberano repite las “antífonas” fuera del tiempo que proponen de nuevo los cuadros de las secretas estancias y los tesoros del museo. En el palacio, las funciones, los grados, y las sagradas tonsuras ocultan a las personas.

Se predica mucho la “santidad” y se cuida poco la “sanidad”. Cada cosa del palacio debe mostrarse bellamente, debe estar en su sitio. Cualquier cambio es visto con sospecha, como un atentado contra el orden establecido. La investigación es vigilada, los teólogos y las teólogas alteran la paz y el silencio.

La libertad de palabra y el ejercicio del pensamiento crítico son señalados como corrosivos porque plantean preguntas inquietantes y se meten a hurgar en los rincones oscuros. El palacio necesita adeptos que sean fieles ejecutores de las órdenes recibidas. En los corredores se oye el bisbiseo de grupos opuestos, todos tratan de tranquilizar al soberano y de conquistar su confianza.

Es inevitable –me interesa señalar esto– que en un fortín de este tipo, en una casa tan cerrada y tan asfixiante, nos enfermemos gravemente y pueda prosperar todo tipo de contagio. Cuando, en vez de ser ellos mismos, tienen que recitar un papel, entonces aparecen los trucos, los encubrimientos, las hipocresías, las perversiones, las violencias… El problema es que la pastoral católica ha trasladado el palacio vaticano en miniatura un poco por todo el mundo, exportando así un modelo de Iglesia patógeno.

¡No desesperemos! A mi modo de ver, el remedio existe. Las Iglesias locales, las comunidades parroquiales, los centros de espiritualidad y las distintas realidades comunitarias deben evitar reproducir el “palacio” y en lugar de eso, ser casas vivas, bulliciosas, rebeldes, desobedientes, acogedoras, creativas… Casas abiertas a la calle, con mucha atención y simpatía hacia todos los viandantes, y con el Evangelio en la mano, pero sobre todo en el corazón.

* cura, animador de la Comunità di Base di Pinerolo (Toscana)  donfrancobarbero.blogspot.com

25 comentarios

  • Agustín

    Rodrigo, la cita de Einstein la copié yo mismo en mi ordenador hará un par de años, pero no recuerdo de donde la saqué. Si consigo encontrar el texto de donde la saqué te lo haré saber.
    Por lo que se refiere a la anécdota sobre la existencia o no del mal creo que sabéis que es uno de esos correos que circulan por la red con la coletilla final de que lo envíes a tus amigos. Yo tampoco creo que sea cierta. En todo caso me parece dificilmente compatible con el siguiente pensamiento que el propio Einstein escribe en “Mi visión del mundo”: ” la verdadera religiosidad es saber de esa Existencia impenetrable para nosotros, saber que hay manifestaciones de la Razón más profunda y de la Belleza más resplandeciente solo asequibles en su forma más elemental para el intelecto.
    En ese sentido, y sólo en éste, pertenezco a los hombres profundamente religiosos. Un Dios que recompense y castigue a seres creados por él mismo que, en otras palabras, tenga una voluntad semejante a la nuestra, me resulta imposible de imaginar” (Mi visión del mundo. Ed. Círculo de lectores.- pag. 18)

  • Rodrigo Olvera

    Por cierto, este texto (que se difunde ampliamente en power point) surgió en inglés. En el texto en inglés, se afirma que el hecho ocurrió en la Universidad de Berlín. Dato que ha sido eliminado al traducirse al español, porque cualquiera que conozca un poco de la vida real de Einstein sabe que sus estudios universitarios no los cursó en Berlín, sino en el Instituto Politécnico de Zurich; ese fue el primer dato que permitió su identificación como Hoax.

    También se ha eliminado al traducir al español la expresión “un profesor ateo” que aparece en el texto en inglés. Lo anterior, porque desde 2007 se ubicó que la figura del “profesor ateo” no es una persona real, sino un estereotipo comúnmente utilizado en los Hoax de apologética religiosa; de los que hay muchísimas variantes. Pero esencialmente, es la contraposición entre un académico, ateo, soberbio, autosuficiente y que se regodea de haber demostrado el ateísmo; que es confrontado por un jóven, que apenas inicia su educación (no está contaminado por el secularismo de la universidad), quien de inmediato reacciona a defender la fe verdadera. En todas estas historias, el jóven triunfa, demostrando que no sólo la fe es más importante que la ciencia; sino que la ciencia termina reconociendo las bases científicas de la fe.  Esta estructura narrativa requiere que el defensor de la fe sea una persona o una referencia reconocida socialmente. En algunas áreas de Estados Unidos, el jóven que confronta al profesor no es Einstein, sino “un marine que estando de licencia se inscribió en un curso” (esa versión por supuesto no puede recurrri a una dicusión científica propiamente; así que la versión es que el profesor ateo asegura que si Dios existe, lo reta a que lo derribe en 15 minutos; el joven marine, que se acaba de inscribir en el curso, se para y golpea al profesor, mientras le dice “Dios está muy ocupado, pero me mandó en su representación”). En el caso científico, ¿qué figura más reconocida que Einstein?  Sintomáticamente, nunca se da referencia al nombre del profesor, el profesor ateo no tiene nombre (no tiene humanidad, no tiene historia) no importa su persona sólo su función o rol (la academia secularista que es una adversaria de la fe).

    Saludos cordiales

  • Rodrigo Olvera

    María Luisa

    El texto podrá ser todo lo sugerente que se quiera (a mí personalmente me parece apologética simplista; mucho más interesante tu reflexión zubiriana), pero es apócrifo.

    Desde los textos más juveniles de Einstein, queda clara una cosmovisión en él contraria a la de un Dios personal. Sabemos que Einstein fue muy cuidadoso de evitar pronunciarse abiertamente como ateo, pero aún cuando reconocía alguna concepción de Dios, era vinculada a Dios causa abstracta.

    Este ejemplo ayuda también a mirar el argumento tan insistente de Santiago sobre la historicidad de los Evangelios. “Son creibles, porque los redactaron testigos -o quienes recogieron los relatos de testigos- en una época en que todavía vivían quienes conocieron a Jesús y que los habrían negado de ser falsos”.

    Bueno, todavía viven personas que conocieron a Einstein que podrían haber negado la historicidad de esta “anécdota”; y sin embargo se sigue difundiendo como cierta. Es más, todavía vive Gabriel García Márquez -a quien apócrifamente le han atribuído el texto “La marioneta”- y a pesar de que él lo haya negado aún así se sigue difundiendo como cierta la anécdota de que estaba muriendo de cáncer c uando escribió el texto. ¿Quién sabe, quizá en 200 años se haya impuesto la versión de que él era el autor real? 😉

    Saludos cordiales

  • pepe sala

    Vamos a airear un poco  abriendo alguna ventana. No sólo de pederástia peca la Iglesia. Siendo un delito aborrecible, quienes hemos soportado los métodos eclesiásticos ( al menos yo) tenemos muy presente que la niñez se puede violentar de muchas formas. Veamos una que no se toma en cuenta, pero ha hecho muchísimo daño en España. ( supongo que en otros paises sería parecido.
    ( La historiuca es un poco larga, pero no supe-quise reducirla más):
     
    <!– /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} @page Section1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>
    LA LETRA CON SANGRE ENTRA.

    Para referirme a este método que tanto se utilizó en la época, contaré una anécdota que se desarrolló durante mi época de estudios en la Preceptoría de Potes. Un ejemplo puede ser más ilustrativo, a veces, que todo un volumen lleno de argumentaciones filosóficas. Vamos con la historia:

    Dn Evencio estaba esa mañana más huraño y serio que de costumbre, que solía ser mucho. Nos miraba, nos calculaba, intentaba penetrar dentro de nuestro cerebro, con alguna intención que yo no alcanzaba a entender. Creo que en aquella densa incertidumbre todos los alumnos estábamos deseando oír aquello que tantas veces nos repetía: “ pequeñitos… fixi quibis quobis”( hincad los codos) mientras golpeaba con ambos codos en la mesa de castaño, en un claro ademán de incitarnos a la concentración del estudio.
    Debo reconocer que siempre he considerado a Dn Evencio como un buen profesor para transmitir materia ( las que le convenían); pero creo que sus métodos brutales de enseñar no debieron ser permitidas ni siquiera en aquella época de dictadura; eran excesivos.
    Nada… seguía serio, calculando nuestra inquietud por encima de sus gafas. Se podía cortar el aire cargado con una tremenda incertidumbre; la atmósfera se respiraba densa… Ya podía ser todo porque no nos salía bien aquella alabanza que teníamos que cantar en Santo Toribio en la Misa Mayor, pensé.
    Menudos mosqueos se pillaba Dn Evencio cuando la ensayábamos… aquel condenado muchacho de Torizes, y sobre todo aquel “ tresvisanu” eran un verdadero desastre para la música. Qué oído tan horroroso; desentonaban más que las “ galgas” de los carros cuando bajaban de los puertos cargados de hierba. Dn Evencio se daba unos tremendos golpes en su oreja derecha mientras ponía unas caras rarísimas para indicar que no podía soportar semejante estridencia. Las gafas sonaban rítmicamente dependiendo del compás que marcase la melodía en cuestión: clic, clic, clic… compás de tres por cuatro.
    Si fuese por eso, ya estábamos acostumbrados; sacaría a tres o cuatro del grupo y todo solucionado.
    Se pone de pie. Subido en aquel estrado de madera parecía que su enorme calva fuera a pegar contra el techo. No recuerdo haberle visto nunca tan desencajado. La voz sale bronca, como si le costase un tremendo esfuerzo pronunciar las palabras:

    — Alguien ha robado de mi mesa un billete de 50 pesetas. ( creo recordar que aquellos billetes tenían un color ocre, rojizo) Mientras no aparezca el culpable nadie saldrá de aquí.

    El techo del aula dió la impresión de bajarse y aplastar nuestras cabezas. La misma sensación daban las paredes, que parecían querer estrujarnos. Nos acurrucamos en los pupitres tratando de empequeñecernos intentando desaparecer. No nos atrevíamos ni a mirarnos… no fuese que por cualquier gesto se pudiese pensar en una posible culpabilidad.
    Las horas lectivas transcurren eternas, monótonas, mientras llenamos cuadernos enteros con una frase alusiva a semejante “ pecado mortal”. Se suspendieron los recreos, y a nadie se le pasó por la imaginación recordar que ya era la hora de salir a comer. El silencio, la incertidumbre, el miedo, el hambre, protagonizaron aquel tremendo día en la Preceptoría de Potes.
    Llega la hora que debería finalizar la jornada lectiva y tampoco se da por finalizada. Algunos padres vienen a preguntar qué es lo que pasa. Con alguna explicación que los alumnos no podíamos adivinar, se marchaban mientras que nosotros seguíamos encerrados en el aula.
    Por fín, después de muchos cálculos de posibilidades y conjeturas, ya de noche cerrada, Dn Evencio nos permite irnos para casa; no sin antes mandarnos deberes con la obligación de presentar al día siguiente lo que normalmente se podría tardar una semana en hacerse. Recuerdo que yo los terminé a las 5 de la madrugada ( creo que fui el único gilipollas que los terminó) Nos dejó salir a todos menos a tres
    –Luis Gutierrez Fernández, Ismael Martínez Casares y Campo ( no recuerdo el nombre del “ trevisanu” como todos le llamábamos) quedaos, que tengo que hablar con vosotros.

    Los tres sospechosos no fueron a casa en toda la noche. Les encerró en un cuarto del piso donde vivía Dn Evencio, que estaba en el mismo edificio que la Preceptoría. Al día siguiente las clases se desarrollaron medianamente normalizadas; pero el acojono se respiraba en el ambiente. El miedo a hacer algo anormal nos hacía comportarnos torpemente. Los tres sospechosos no estaban en la clase; todos pensamos que habrían sido expulsados por haber sido descubiertos.

    El padre de Luis Gutierrez ( el dueño de la ferretería de La Serna) intervino para aclarar la situación y se llevó a su hijo para casa a los dos días desde el comienzo de la situación. Dn Evencio les tenía aún encerrados en su piso sometiéndoles a interrogatorios interminables y utilizando violencia física contra ellos. Cuando por fin les volvimos a ver daba lástima verles.. temblorosos, pálidos, aterrados; sus rostros tenían muestras claras de haber sido violentados. Pero lo peor estaba por llegar:

    Viendo el cariz que estaba tomando la situación, el verdadero autor del robo de las jodidas 50 pesetas, decidió confesar su “ crimen” ( a muchachos de 11 a 15 años no se les debería dejar las cosas tan fáciles… el “ diablo” tentador convence muy bien a los muchachos de esa edad)
    Estando el curso bastante avanzado se incorporó un nuevo alumno. Venía de Santander y era hijo de un Guardia Civil a quien habían destinado al cuartel de Potes. El muchacho se hizo pronto amigo de los más mayores del curso; estos eran los que Dn Evencio había tomado por sospechosos. Puede que pensase que el ser hijo del “ Cuerpo” le iban a librar de las iras … ¡¡ qué iluso ¡¡
    El muchacho culpable pasó una sola noche en el cuarto; pero fue suficiente. Dudo que hubiera podido resistir una segunda noche a tenor de lo que vimos a la mañana siguiente. Cuando entró en la clase, los muchachos nos quedamos aterrorizados; tenía el rostro tremendamente hinchado… tenía la cara completamente redonda, como un balón de fútbol.
    Supongo que los padres intervendrían de algún modo, no lo sé. Era prácticamente imposible hacer algo contra un cura. Lo cierto es que los cuatro muchachos dejaron de asistir a la Preceptoría. Pero el “ tresvisanu” le dejó un recuerdo por haberle tratado de modo tan injusto:
    Dn. Evencio daba misa en la parroquia de Turieno, y para agilizar el viaje acostumbraba a ir en una moto “ Lambreta”. Solía dejar la moto debajo de la escalera del edificio donde se ubicaba la Preceptoría. Cuando aquella mañana fue a coger la moto para ir a Turieno se encontró con las tres ruedas ( la de repuesto también) completamente rajadas con una navaja. ¡¡ bien por el Tresvisanu ¡¡
    Luis Gutierrez siguió sus estudios en Santander, no sé hasta cuando porque yo fui a Valladolid al siguiente año. Ismael Martínez marchó a México para hacerse cargo de una herencia familiar… creo recordar que era un rancho. Del “ tresvisanu” nunca volví a saber nada ( era un gran muchacho) Y del culpable no se volvió a hablar por Potes; no me había caído muy bien, pero no hay derecho a lo que le hizo aquel “ educador”
    Dn Evencio siguió dando clases algunos años más. Sus desmanes se llegaron a desbordar tanto que alguien, por fin ,con buen criterio, le encerró una buena temporada en el pabellón 20 de Valdecilla. ( se llamaba ” manicomio””)

    Y así, con estos “ formadores” se impartió la educación en aquella época que tanto se empeña en silenciar nuestra “ Santa Transfusión”.

  • M. Luisa

    No estés tan seguro querido Rodrigo de que el texto que incorporas   no pueda atribuírsele a Einstein, en cualquier caso  me ha sido grato  leerlo pues refleja   de qué manera llegó a influenciar  su física en el pensamiento de  Zubiri habiéndose ambos conocido en Alemania y entablando entre ellos  una muy buena amistad.

    Precisamente el otro día  con el diálogo mantenido  sobre  el  “verdadero mal” o algo así me distéis  mucho  que pensar y ahora con este escrito que guardan cierta relación me gustaría hacer algunas reflexiones.
     
    Veamos, del escrito pueden obtenerse algunas consecuencias derivadas sobre lo que entendemos por realidad y por existencia. De alguna manera el joven físico nos viene a decir que el frío en sí no posee realidad alguna a diferencia del calor. Sentimos el frío en  el proceso de sentirlo en nuestro sentir  pero su realidad se agota en el estímulo.  Quiero decir con ello que, el ser humano,  al poseer los órganos sensoriales  le ha sido fácil en el pasado confundir las propiedades de las cosas reales con las cualidades sentidas en su sentir.  

    Lo característico del pensamiento contemporáneo a diferencia de la filosofía clásica es que los grandes autores del pasado convirtieron las cualidades sensibles, es decir la forma de presentación de las cosas en propiedades constitutivas de la realidad como si ésta fuera en y por sí misma, lo que en verdad sólo es en el sentir humano.  

    Tanto  el frío como la oscuridad son sensaciones  estimulantes en el proceso  del   sentir   que precisamente al   agotarse en él es por lo que   le damos nombre y hablamos de  su existencia pero que en realidad no la tiene ya que de ésta  en ambos casos  sólo podemos hablar cuando nos referimos al calor y a la luz. Sus propiedades son las que se escapan a los órganos sensoriales como tales   pero no en cuanto éstos  constituyen subsistema en  la realidad humana, pues en ella las propiedades  reales  de las cosas en tanto reales    nos abren a su intelección, es decir no saliendo del tema que nos ocupa, la sensación del frío y la oscuridad ya no es tal sino que son sensibilidades  cualitativas de realidad  que nos habrán de lanzan  necesariamente al conocimiento del  calor y de la luz….  Tengo más cosas en la cabeza  interesantísimas  respecto a lo que aquí tanto nos preocupa, al menos a mí,  pero ahora no puedo ordenarlas… el trabajo me  reclama.
    Saludos

  • andres galera segura

    Casi todo el mundo se da cuenta de lo que esta pasando y de la importancia que tiene la actitud de la ICAR, ella como es habitual, niegan la realidad, pero ya no le vale, eso si, le ha valido durante muchisimos años, a estas alturas no se consigue nada mirando para otro lado y no reconociendo la verdad, por mucho que implique el reconocerla y por muchos cambios que conlleve, hoy dia es mucho mas práctico y cómodo ser sincero, de lo contrario no vas a poder esconder tus mentiras e incoherencias, creo que la conversion la esta haciendo el tiempo y los propios ciudadanos de a pie antes que ellos y por supuesto con la gerarquia en contra de ser sinceros y reconocer nuestros pecados y nuestros delitos,   el cristianismo avisa del destino de los que mienten y de los que esconden farisaicamente con una doble moral lo que estan haciendo, exigir cosas como el celibato, excluir a gente como mujeres y homosexuales y tapar delitos, me parece cosas nada cristianas, ¿que tiene que ver todo esto con lo que Jesus nos dijo?.

  • María

    El cardenal Angelo Sodano, el amigo nada más ni nada menos que del general Jorge Rafael Videla de Argentina y del general Augusto Pinochet de Chile.  El protector del padre  Marcial Marcel, al que no se le pudo tocar mientras Sodano fue  Secretario del Estado Vaticano.  El que en la Conferencia del CELAM de Sto. Domingo se encerraba en su cuarto y no quería salir del miedo que tenía (no se sabe a quien, porque allí no había mas que obispos y teologos latinoamericanos),  adulando al papa.  Malo, malo…

    Me temo que en este plan cortesano nunca van a tratar  en serio el tema que nos preocupa, así que despues de esta limpieza en el norte europeo, cierran filas y seguirá todo igual.
     
     
     
     

  • Rodrigo Olvera

    Aquí pongo un ejemplo de otra declaración creyente atribuída a Einstein; en este caso, si estoy seguro de que es falsa
    _______________________________________________
    Existe el mal?
    Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta:
    “¿Dios creó todo lo que existe?”
    Un estudiante contestó valiente: Sí, lo hizo
    ¿Dios creó todo?, pregunto nuevamente el profesor
    Sí señor, respondió el joven.
    El profesor contestó, “Si Dios creó todo, entonces Dios hizo al mal, pues el mal existe, y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo”
    El estudiante se quedó callado ante tal respuesta y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe era un mito.
    Otro estudiante levantó su mano y dijo:
    ¿Puedo hacer una pregunta, profesor?
    Por supuesto, respondió el profesor.
    El joven se puso de pie y preguntó: ¿Profesor, existe el frío?
    ¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío?
    El muchacho respondió: ” De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en realidad es la ausencia de calor. Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor”
    Y, existe la oscuridad? Continuó el estudiante.
    El profesor respondió: Por supuesto.
    El estudiante contestó: Nuevamente se equivoca, señor, la oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz.
    “La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no. Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz. ¿Cómo puede saber cuan oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente”.
    Finalmente, el joven preguntó al profesor:
    Señor ¿existe el mal?
    El profesor respondió: Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio, vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son del mal.
    A lo que el estudiante respondió: El mal no existe, señor, o al menos no existe por si mismo. El mal es simplemente la ausencia de Dios, en la conciencia o en el corazón, es, al igual que los casos anteriores un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios.
    Dios no creó al mal. No es como la fe o el amor, que existen como existen el calor y la luz. El mal es el resultado de que la humanidad no tenga a Dios presente en sus corazones. Es como resulta el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz.
    Entonces el profesor, después de asentir con la cabeza, se quedó callado.
    EL JOVEN SE LLAMABA
    ALBERT EINSTEIN….
    _________________________________________________
     

  • Rodrigo Olvera

    Hola Agustín
    La frase atribuída a Einstein la he escuchado muchas veces, pero invariablemente sin dar referencia concreta para verificarla.
    La única referencia que yo he podido encontrar es un libro de 1954 titulado “Mis ideas y Opiniones”, supuestamente basado en “mein Weltbild”  (colección de 11 artículos de Einstein, publicado en 1934),  en donde aparece en la página 163 de la versión en español (la versión original es en inglés).
    http://books.google.com.mx/books?id=YMfvKm6VTuMC&pg=PP1&dq=mis+ideas+y+opiniuones&cd=1#v=onepage&q=clero&f=false
    Sin embargo, al menos en lo limitado de mi acceso, no he podido encontrar dicha frase en el original de mein Weltbild.
    ¿Puedes confrimarme que la frase es auténtica de Einstein? ¿Aparece realmente en mein Weltbild?
    Saludos
    P.D.
    Por cierto, nótese la frase atribuída a Einstein en este mismo libro en español, que aparece en la página 153, donde Einstein estaría recomendado que “un eclesiástico elegido por el clero” formara parte de un Consejo bipartito árabe-judío (¿¿¿Einstein no sabía que el judaísmo no tiene eclesiásticos ni clero desde la destrucción del Templo en el año 70???  mmm)

  • Ese es el problema, Ana. Que la gente no conoce el auténtico mensaje de Jesús porque los que lo predican hablan de cosas que ni les va ni les viene. Porque los árboles de los ritos, ceremonias y liturgias impiden ver el bosque del Evangelio. Porque para gran parte del clero es más importante explicar  la Trinidad  que denunciar una sociedad que vive en la injusticia y en la ausencia del amor. Y la gente piensa !que importante debe ser eso de la Trinidad pero ¿qué aporta eso para que nuestra sociedad sea más justa? 
    También yo soy un cristiano que está en la  longitud de onda que tú describes. No creo en virginidades, ni pecados originales, ni infalibilidades; pero no es sólo que no crea es que son cosas absurdas aunque alguien haya escrito en este foro (no recuerdo quién) que primero estaba la realidad y después vino el dogma a consolidarlo. (Sin comentarios). Creo que fue Kant quien dijo que, al final, la religión que se imponga en el sentir de la Humanidad será aquella que sea la más razonable. Desde luego esta religión construida a bases de dogmas de razonable tiene bien poco.
    Tengo a mano dos citas que creo que te pueden resultar interesantes. Alber Einstein decía que “si separa del cristianismo, tal como lo enseñó Jesucristo, todas las adiciones posteriores, en especial las del clero, nos quedaríamos con una doctrina capaz de curar a la humanidad de todos sus males sociales” 
    La otra es de Spinoza y la he sacado de su Tratado teológico-político: “¿Nos extrañaremos entonces de que de la antigua religión no haya quedado más que el culto externo (con el que el vulgo parece adular a Dios más que adorarlo) y de que la fe no sea más que crueldad y prejuicios?”      

  • Antonio Vicedo

    JESÚS es RESURRECCIÓN  Y VIDA para quienes  mueren y también para quienes intentan, SIN SABER LO QUE HACEN,  desde la ceguera de cualquier poder,  que no viva en LAS PERSONAS.
    EL RESUCITADO es quien nos habló del generoso AMO DE LA VIÑA que logro el PLENO EMPLEO con CONTRATO FIJO y DEFINITIVO, sin tacañerías de despidos; y quien nos dijo de SÏ MISMO  ir en busca de la CENTENARIA OVEJA para contagiar  la ALEGRIA de la PLENITUD DE AMOR  para TODOS LOS HUMANOS.
    Solo ÉL sabe quien es la que completa la centena y cualquiera que podamos ser ELLA, hemos de vivir con la certeza de que, si acaso quien lo piensa, yo o él,  lo fuera, ya por ÉL tenemos sus hombros preparados.
    ¡Que LA PAZ que ÉL, RESUCITADO, ofreció, nos mueva a seguir buscando LA JUSTICIA DE SU REINO AQUÍ y AHORA  y  LUCHEMOS por ella.!
    ¿Acaso no condensa esto los Credos, los Dogmas y lo que podemos creer y practicar con AMOR, que es lo que nos hace pertenecer a los SUYOS (Ju. XIII,35)?

  • ana rodrigo

    Muchas gracias, Agustín, yo también suscribo todo lo que dices.
     
    Yo no creo que desapareciera la religión si la jerarquía permitiese una actualización del mensaje cristiano adaptado a la sociedad de estos tiempos.
    Por ejemplo, yo me tengo por cristiana y no creo en que Dios se todopoderoso ni omnipotente, no creo que fuese el Espíritu santo el que fecundó a María, no creo en la resurrección de la carne, no creo en la concepción inmaculada de María, no creo en su virginidad, no creo que Jesús no tuviese hermanos, no creo en la resurrección como revivificación de Jesús, no creo en la resurrección de la carne, no creo en la infalibilidad del Papa, no creo que éste sea el intermediario privilegiado y exclusivo entre Dios y el resto de los mortales, etc. etc. etc., la lista de mis increencias sería larga y no por eso me afecta a seguir el mensaje de Jesús y considerarme cristiana.
     
    Si la Iglesia dejase libertad en la buena teología y volviese al evangelio genuino de Jesús, la Iglesia  desvelaría el auténtico rostro de Jesús, y los seres humanos tendrían un magnífico referente vital y ético.

  • Suscribo todo lo que dice Ana Rodrigo y cómo lo dice. Me refiero a la convicción con la que habla y a la claridad de ideas. Es verdad que esta Iglesia permanece anclada en un status histórico de poder. Y cuando se tiene poder y, sobre todo cuando se está en el convecimineto de tener el poder  indiscutible y absoluto porque, dicen, Dios mismo se lo ha dado, ya sólo importa mantener ese status; el mensaje no importa, la humanidad no importa, ni siquiera importa el mismo Dios. Sólo es importante mantener la Iglesia; mantener su autoridad a cualquier precio. Y lo curioso es que tienen razón. Desde su punto de vista, desde su propia historia y toda la arquitectura filosófica y teológoica que se ha ido tejiendo a partir de pablo tienen razón: nada es más importante que la Iglesia. El argumento es bien sencillo (aunque diabólico):  si la Iglesia se desmorona, si  se democratiza, si se permite que se cuestionen sus interpretaciones elevadas a categoría de dogma, el resultado sería el fin de la religión. No albergan la más mínima duda. Y tienen razón; siguen teniendo razón. La religión, concebida como representación de Dios en sus personas, la religión con intermediarios designados por el mísmisimo Dios desaparecería. Unos intermediarios (no lo olvidemos) que tienen las llaves del cielo y del infierno y que te pueden enviar a uno u otro sitio según las circunstancias del momento. ¿Parece muy duro esto?, ¿suena a demagogia? pues repasemos la historia y veamos cuántos están en el cielo (canonizados) que hoy no resistirían ni el más benévolo de los juicios humanos. Desde Tertuliano esta Iglesia está absolutamente convencida de que fuera de ella todo son tinieblas: “extra Eclessiam nulla est salus”. Por eso es absolutamente inútil cualquier intento de convencerles de que se bajen del pedestal y se pongan a vivir según el 
    Evangelio. Ya habrá quien lo haga y ellos se atribuirán el mérito; lo que a la Iglesia jerárquica (¿existe otra iglesia que no sea la jerárquica?) le corresponde por mandado divino, dicen,  es mantenerse firme contra viento y marea porque ellos y sólo ellos están designados por Dios como sus representantes.
    Confieso que cada vez que pienso en esto me estremezco ante tan flagrante blasfemia: ¿cómo puede nadie proclamar que está designado por Dios para representarle y para hablar en su nombre? Ni el mismo Jesús se atrevió a tanto.    

  • Suscribo todo lo que dice Ana Rodrigo y cómo lo dice. Me refiero a la convicción con la que habla y a la claridad de ideas. Es verdad que esta Iglesia permanece anclada en un status histórico de poder. Y cuando se tiene poder y, sobre todo cuando se está en el convecimineto de tener el poder  indiscutible y absoluto porque, dicen, Dios mismo se lo ha dado, ya sólo importa mantener ese status; el mensaje no importa, la humanidad no importa, ni siquiera importa el mismo Dios. Sólo es importante mantener la Iglesia; mantener su autoridad a cualquier precio. Y lo curioso es que tienen razón. Desde su punto de vista, desde su propia historia y toda la arquitectura filosófica y teológoica que se ha ido tejiendo a partir de pablo tienen razón: nada es más importante que la Iglesia. El argumento es bien sencillo (aunque diabólico):  si la Iglesia se desmorona, si  se democratiza, si se permite que se cuestionen sus interpretaciones elevadas a categoría de dogma, el resultado sería el fin de la religión. No albergan la más mínima duda. Y tienen razón; siguen teniendo razón. La religión, concebida como representación de Dios en sus personas, la religión con intermediarios designados por el mísmisimo Dios desaparecería. Unos intermediarios (no lo olvidemos) que tienen las llaves del cielo y del infierno y que te pueden enviar a uno u otro sitio según las circunstancias del momento. ¿Parece muy duro esto?, ¿suena a demagogia? pues repasemos la historia y veamos cuántos están en el cielo (canonizados) que hoy no resistirían ni el más benévolo de los juicios humanos. Desde Tertuliano esta Iglesia está absolutamente convencida de que fuera de ella todo son tinieblas: “extra Eclessiam nulla est salus”. Por eso es absolutamente inútil cualquier intento de convencerles de que se bajen del pedestal y se pongan a vivir según el 
    Evangelio. Ya habrá quien lo haga y ellos se atribuirán el mérito; lo que a la Iglesia jerárquica (¿existe otra iglesia que no sea la jerárquica?) le corresponde por mandado divino, dicen,  es mantenerse firme contra viento y marea porque ellos y sólo ellos están designados por Dios como sus representantes.
    Confieso que cada vez que pienso en esto me estremezco ante tan flagrante blasfemia: ¿cómo puede nadie proclamar que está designado por Dios para representarle y para hablar en su nombre? Ni el mismo Jesús se atrevió a tanto.    

  • ana rodrigo

    Mi querida Josefina, lo primero que tendría que ocurrir es aquellos que deberían  habernos instruido se hubiesen instruido ellos antes. Yo conozco curas que aún siguen con lo que estudiaron en el seminario en los años 50.

     
    El Vaticano II fue un inicio de lo que pudo ser ese aggiornamiento del que hablaba Juan XXIII, dicho de otra manera, que la Iglesia aprendiese a leer los signos de los tiempos. Pero muy pronto echaron tierra encima de este Concilio, y ya ni en los documentos oficiales de la jerarquía se citan dichos documentos, como si no hubiese existido. Se citan entre ellos o a los antiguos (como Agustín de Hipona que decía que el pecado original se transmitía a través del acto sexual), pero eluden entrar por esa puerta que abrió el Concilio para conectar con las inquietudes de la gente de nuestros tiempos.
     
    A los teólogos o teólogas que investigan sobre exégesis y sagradas escrituras, las marginan o las desprestigian públicamente para que nadie acuda a ellos y se le abran los ojos. La Jerarquía cerró el caminar por la historia en los dogmas y en el Vaticano I, el resto es repetir y repetir lo ya dicho anteriormente. ¿Alguien conoce alguna aportación de esta iglesia a la sociedad actual?
     

    Afortunadamente hay muchísima gente sencilla que queremos saber más, que no nos conformamos con la rutina y el miedo que tienen los responsables de Iglesia a que lo mejor se le revele a los sencillos. Afortunadamente hay muchos teólogos y teólogas que van haciendo su trabajo callado, pero eficaz, y, si las cosas no cambian, veremos a unos jerarcas llenos de vestimentas FUERA DE TIEMPO Y LUGAR, metáfora de cómo piensan y de dónde viven ellos, en épocas pasadas, creyéndose que están  por encima del bien y del mal, despreciando la inteligencia del pueblo que ve, habla, estudia, y sabe.
     
     
    No me gusta utilizar figuras femeninas para la Iglesia (anciana, madre y mucho menos madrastra –que las hay tan buenas como las madres-) para hablar de una institución organizada, dirigida y configurada desde el machismo, que ni siquiera se atreve a firmar la Declaración de los DDHH por no aceptar la igualdad de la mujer. Dejémoslo en Institución formada por varones, mejor por una gerontocracia que se agota en sí misma. La Iglesia somos mucha gente más que vivimos el día a día al lado de quienes son condenados por estos señores: los divorciados y las divorciadas,  los homosexuales, las mujeres que ante situaciones imposibles para ellas de superar no les queda otro remedio que abortar muy a su pesar, que estamos reclamando justicia para las víctimas de abusos sexuales que estos varones quieren olvidar en defensa de “dulce Cristo en la Tierra” como le dijo el cardenal Sodano al Papa el otro día y dejar los abusos sexuales en murmuraciones y habladurías.
     

    Hace tiempo que me olvidé que estos señores eran mi madre y, desde entonces, he aprendido más que en toda mi vida anterior.
     
    Un abrazo, guapa.

  • Josefina G.C.

    Cuando eramos niños, aprendimos todo lo que nos eneseñaron como niños.  Al llegar a adultos, el pueblo, los sencillos de a pie sin otras oportunidades mas que la de trabajar,  la Madre Iglesia tendría que habernos instruido en la Biblia ayudándonos con la bondad que predicaba a comprender el verdadero significado de toda ella y parábolas, historia etc., ayudándonos a madurar  y nadie se hubiera escandalizado por ello sino todo lo contrario,  habríamos abandonado nuestra fe infantil primera y “del carbonero” despues creciendo en autenticidad  y en verdad.
    Por tanto la que podría haber sido Madre la convirtieron en Madrastra  y un tanto perversa como la del cuento, y no es resentimiento sino pena, mucha pena, (que por empeño y teson hemos superado), no así otr*s desdichadamente  y es mucho el lastre que aún se arrastra, y el daño que hace.
    De ahí la importancia de la educación de la futuras generaciones.     
     

  • Josefina G.C.

    De la entrevistas de Glez. Faus:http://www.periodistadigital.com/religion/ 
     RESALTAR LO SIGUIENTE:
    “P- ¿Y la justificación ésa que se suele utilizar muy a menudo, del “escándalo de los sencillos”? Que lo que hacéis y decís muchas veces, escandaliza al Pueblo de Dios.

    R- Puede tener su apariencia de verdad en algunos momentos, porque los de izquierda o los progres, tampoco debemos ir por ahí buscando protagonismo. Pero, a pesar de todo, es un argumento falso. Porque, si el pueblo no pasa su pequeño sarampión, sus crisis, a tiempo, acabará perdiendo la fe más tarde. De mucho de lo que es hoy la crítica histórica de la Biblia y demás, el pueblo no sabe nada, y ya tendría que saber un poquito. ¿Que al momento se pueden quedar asustados? Pero eso hace bien. Todos hemos pasado por sacudidas de ésas, y yo creo que mi fe ha crecido.
    Por otro lado, al pueblo a veces lo mitificamos como un conjunto de tontos piadosos, y no es así.  Hay señoras, madres súper católicas, etc, que perciben muchas cosas. El pueblo no es ignorante.”
      

  • Javier Renobales Scheifler

    Sabemos que el poder corrompe, a cualquier cargo, por muy buena que sea la persona que lo desempeñe, de la talla que sea, máxime si lo desempeña vitaliciamente y sin tener que dar cuentas a nadie, o sea el poder absoluto, como el del Papa.
     
    El cargo, sin el control del pueblo que lo elige y sin el control del pueblo que lo pueda destituir (como sucedía con los Obispos en los primeros siglos del cristianismo), si acumula todo el poder, se corrompe absolutamente.
     
    Así el Papado católico es un cargo corrompido absolutamente. Por mucha máscara de Santidad que le tengan que poner para tapar la realidad, que estos días se ve claramente a raíz de los pederastas eclesiales.
     
    Como bien dice Agustín, se creen Dios, no así directamente se ven a sí mismos Dioses los Papas, no son tan brutos; pero identifican lo que ellos (los Papas) creen bueno para el Papado –dicen que se lo inspira Dios, lo que ellos creen bueno-, con lo que es bueno para Dios, y con lo que es bueno para su ICAR.
     
    Usurpan al Pueblo de Dios sus competencias en el nombramiento de los Obispos, y se quedan tan panchos, mostrando así lo inhumanos que resultan ser sus corrompidos cargos jerarcas.
     
    Identifican a Dios y a Jesús con su ICAR, y de ahí a indentificarlos con el cargo para el que Dios (dicen los jerarcas) ha elegido a Ratzinger, no hay ni un paso. Así la mano de Dios elige a los Jerarcas, dicen los jerarcas. Es aberrante, pero es así.
     
    El propio jesuita González Faus dice que La Iglesia (se refiere evidentemente a la Jerarquía de la ICAR, pues es el Papa el que nombra a los Obispos) está nombrando Obispos en contra del Evangelio.
     
    http://www.periodistadigital.com/religion/
     
    El descalabro es descomunal, pues esa Jerarquía, mal nombrada, antievangélicamente nombrada a dedo por el Papa también mal nombrado a su vez, es la que hace el llamado Magisterio católico, con lo cual también el Magisterio está mal, por mucha máscara de infalibilidad y de inspiración divina que le quieran poner.
    .
    A ver quien es el guapo que les abre las ventanas para airearles su casa (la ICAR) a estos jerarcas usurpadores de la competencia que el Pueblo de Dios tiene para nombrar a sus Obispos, como cargos de servicio, no como cargos de poder, y menos de poder absoluto como el que se arroga injustamente el Papa romano (alemán de ciudadanía vaticanesca).
     
    Ellos controlan las ventanas y el aire y lo que llaman los soplos del Espíritu Santo, o sea, la voluntad de Dios, y así dicen que Dios ha elegido al Papa. Saben que si el Pueblo eligiera a sus obispos, a los que a los ojos del Pueblo mejor siguen a Jesús, ellos no serían Obispos de ninguna parte y menos de Roma. De modo que no se van a dejar quitar el poder de ninguna manera.
     
    Entiendo que a muchos les parezca mejor no pensar y decir amén amén a todo, comulgar y confesar al menos por Pascua florida, y a otra cosa.

  • Dice Franco Barbero que ve a la Iglesia “cerrada, cada vez más cerrada” y yo pregunto: ¿alguna vez, a lo largo de la historia, se ha detectado algún resquicio en esa fortaleza por donde puediera entrar un poco de aire purificador? . Y cuando hablo de aire me estoy refiriendo a espíritu evangélico. El Papa, la jerarquía toda ¿pueden creer honradamente que Jesús habría hablado o o reaccionado asi ante el escándalo de ver a  niños o niñas inocentes como objeto y víctimas  de perversiones sexuales? Muy poco habló  Jesús de  los pecados de sexo pero nunca su mensaje fue tan contundente  como cuando condenó a “los que escandalizaren a cualquiera de estos pequeños”: Un mensaje que está claro que no ha entendido Ratzinger;él no los ha condenado, no los ha expulsado del sacerdocio; los ha ocultado. Un cristiano, cualquier cristiano, habría acudido de inmediato a proteger a esas víctimas inocentes, a darles consuelo…En cambio todos (cardenales y obispos) han optado por guardar silencio para no perjudicar a la Iglesia en el convecimiento de que de todos los valores que pudieran resultar lesionados con estas conductas, el más importante, el más sagrado (para ellos) es el buen nombre de la Iglesia. INCREIBLE. Y mientras tanto cualquiera que tenga oidos para oir no puede dejar de recordar las expresas  palabras de Jesús clamando contra los que escandalizan a los inocentes. Pero ¿qué podía saber Jesús de cómo se dirige la Iglesia?  Para eso están ellos; para eso y para dar al mundo entero lecciones de moral evangélica cada día. ¿Que Jesús hablaba otro lenguaje muy distinto? No importa; ellos ya saben cómo reeditar y adaptar las palabras y los hechos de Jesús porque quizás Jesús fuese hijo de Dios (me da la impresión de tienen sus dudas), pero lo que está meridianamente claro es que ellos, Ratzinger y compañía, son  Dios. Y por tanto cualquiera que ose pedirles explicaciones,incluso invocando el nombre de   Jesús, de lo que  hizo y enseñó, estará atacando al mismo Dios (ellos). El que tal haga: Anathema sit.      

  • Javier Renobales Scheifler

    ¿El Papado católico hiede por culpa exclusiva de esa sacrílega campaña mediática dirigida personalmente por el arcángel SatánLucifer, el demonio que tentó a Jesús?
     
    Bueno, no problemo, las puertas del infierno nunca prevalecerán contra ella, (es norma básica de construcción de castillos indestructibles), y ella es el Papado y su jerarquía.
     
    Jesús no lo sabía, porque era un pobre campesino marginal. Pero sus sedicentes representantes en la Tierra han sabido construir todo un Estado Vaticano indestructible con el Papado en la SuSantidad Jefatura del Estado, superando a Jesús a base de manipularlo, ese Jesús que no se dejó llamar bueno, porque dijo que nadie es bueno sino sólo Dios.
     
    Unas gloriosas beatificaciones-canonizaciones a Papas recientes SuSantidades, por ejemplo Wojtyla y Pacelli (centenares de milagros avalan su Santidad por su intercesión y la intervención del Espíritu Santo milagreando a placer de los que le rezan mucho, todo pura voluntad de Dios, oiga), y oh milagro, pelillos a la mar, el Papado de nuevo impoluto como siempre estuvo, y revestido de su blanca Santidad Tradicional.
     
    Si Wojtyla agradecido al Opus le pagó canonizando a Escrivá de Balaguer y todo salió a pedir de rosas, los Papas pueden canonizar a quien les convenga mejor en cada momento. Algo parecido el Premio Nobel de la Paz, que se lo pueden dar al Jefe del mayor ejército del mundo, para justificar el sistema militar establecido al que sirve Obama por mandato de los que le han puesto donde está.
     
    Si las cosas se pusieran realmente difíciles (que no lo están, ni de lejos), aún podrían canonizar a Juan XXIII; e incluso a Oscar A. Romero, si hubiera que acallar a los de la teología de la liberación y progres de parecidos pelajes.
     
    No es necesario cambiar más, para que nada cambie. No olviden los católicos que esa ‘es la voluntad de Dios’ que eligió al Papa (al decir del Papa): lo que haga la jerarquía, lo que decidan los que mandan con su Magisterio ‘infalible’ en la ICAR.

  • Javier Renobales Scheifler

    Tratando de responder a las siete preguntas de Celso Alcaina:
     

    ¿Por qué tales palabras suenan a nuevas?.-  Porque llevamos desde 1979 sufriendo la involución de Wojtyla y Ratzinger y los que les han puesto. Para eso quitaron de en medio al Papa Luciani y nunca pudimos conocer los resultados de la autopsia. 

    ¿Cual ha sido la dimensión y profundidad de la involución?.-  Tremenda, enorme: tras decena y media de intento de avance facilitado por los tímidos y contradictorios balbuceos del Vaticano II, la ICAR ha demostrado que es lo que ha sido durante demasiados siglos y, al ser una monarquía absoluta, no es posible cambiarla, pues todos los poderes los tiene de forma absoluta el Papa: el poder absoluto corrompe absolutamente.

    ¿Quien y por qué la propició?.-  Los que dirigen el sistema establecido. Propiciaron la involución porque les es imprescidindible una ICAR que sirva al sistema establecido, como ha hecho con éxito durante tantos siglos.

    Con la estructura y sistema eclesiásticos actuales ¿resulta posible abrir ventanas y salir al exterior del castillo? .- No; antes se abrirán las ventanas y la salida al exterior del castillo de la dictadura cubana, que las de la dictadura de la monarquía absoluta de la pagana, imperial, estructura piramidal de la ICAR.

    ¿Estamos ante una sempiterna utopía? .-  Con la estructura y sistema eclesiásticos actuales, de ‘despotismo absolutista preilustrado’, SÍ.

    ¿No será que esa que Don Franco llama “mi querida iglesia”  ha dejado de merecer la adhesión y el cariño de sus amantes hijos? .- No, muchos de sus amantes hijos quieren mantener el sistema establecido. Nunca van a permitir que cambie esa estructura, les interesa que el poder en la ICAR siga donde está y como está.

    ¿No será que ha dejado de ser “la iglesia”,  una casa donde habitable? .- Para los que quieren mantener el sistema establecido la ICAR es una casa superhabitable y  muy confortable: en ella escuchan  en cada Misa que pueden ir en paz, bendecidos por Dios. Y que todos están salvados … y adormideras por el estilo.

    Sodano dice que ‘toda la ICAR está con el Papa’, lo cual es mentira, pues una parte de los católicos le exige que pida perdón al menos, y algunos que dimita. Pero la jerarquía siempre ha identificado la ICAR con la propia jerarquía y quienes le apoyan, como si los demás católicos no existieran, haciendo falso el dicho ‘la ICAR somos todos los católicos’, que dicen algunos católicos (lo cual sólo parece cierto para echar las culpas de la pederastia eclesial ‘a la Iglesia’, como si fuera ‘la Iglesia’ la que ha encubierto a los depredadores pederastas, cuando ha sido la jerarquía la encubridora, a las órdenes del Papa).
     
    La Jerarquía cierra filas formando un escudo para el Jefe del Castillo Vaticano (como algunos cubanos han cerrado filas junto a los Castro), demostrando que identifican a la ICAR con la Jerarquía, cuando la verdad es que la ICAR sobre todo son las víctimas (en defensa de las cuales no cierran filas ni por asomo), los pobres y oprimidos (a los que no se ha visto por Tv en los oficios vaticanescos, en los que el Papa uniformado ha chupado cámara a tope.

    Ya han pasado página de los abusos de la pederastia facilitada por la estructura dictatorial de la ICAR. Ratzinger ni se le pasa por la cabeza dimitir, y será impune en todo este abuso monumental, y las víctimas, que a mi modesto modo de ver son más Iglesia de Jesús que la Jerarquía, se las seguirán apañando como cada una mejor pueda.

    Saludos cordiales.

  • Gabriel Sanchez

    Yo estoy de acuerdo con el comentario último de ese cura…totalmente de acuerdo

    No desesperemos! A mi modo de ver, el remedio existe. Las Iglesias locales, las comunidades parroquiales, los centros de espiritualidad y las distintas realidades comunitarias deben evitar reproducir el “palacio” y en lugar de eso, ser casas vivas, bulliciosas, rebeldes, desobedientes, acogedoras, creativas… Casas abiertas a la calle, con mucha atención y simpatía hacia todos los viandantes, y con el Evangelio en la mano, pero sobre todo en el corazón”…Yo también creo que debemos tomar el camino conciliar, en la tradición del post concilio, porque hoy la mucha gente dentro de la Iglesia, se situa en una praxis de negación del concilio …Gabriel

  • Se me acude a la mente, algo muy mío y por lo tanto subjetivo. La Iglesia con respecto a las aberraciones sexuales de algunos de sus miembros, actúa con arrogancia y dureza de corazón.
    Arrogancia porque se desprende que considera puede estar por encima del enjuiciamiento civil del país donde salta el escándalo de pedofília. Y dureza de corazón, por negarse a atender a las victimas. Esa es la Iglesia vinculada desde siempre al poder opresor. Pétrea en su soberbia. Pero precisamente por esa rigidez soberbia, se hace vulnerable, porque la sociedad que le permitía esa soberbia, afortunadamente ya no existe. Me apena que en la marea paguen justos por pecadores. Porque hay mucha gente integra que los farisaicos escándalos les salpica.
    Resumiendo: son tan chulos, que antes se rompen que se doblan. Y eso es lo que ocurrirá. Se desintegrarán porque no evolucionan, entre otras cosas, hacia la posibilidad de que el clero tenga una sexualidad normal.
    La naturaleza nos guste o no, tiene sus leyes, y esas leyes se imponen. Lo triste es que se manifieste el instinto de forma horriblemente delictiva. Cuando podría dársele el cauce normal.
    Ver al Papa, impartiendo moral. Es tragicomico. Están desautorizados, para dar consejos de moral, pero ellos, los muchos ellos, no se quieren dar por enterados, siguen en su autismo perverso. La Realidad, los pondrá en su sitio.
     

  • MARISA-EL TALLER

    Cuando he leido esto, solo se me ha ocurrido dejaros esta cancion de Cantalapiedra, parece que estubiera hecha esta mañana de Resureccion, cuantas canas me nacieron buscando la casa de mi amigo, pero yo, os digo: La he encontrado y todo el que quiera encontrarla lo hara, aunque le cueste lagrimas, porque LA CASA DE NUESTRO AMIGO ESTA, MAS CERCA DE LO QUE PARECE.

    La casa de mi amigo
    Autor: Ricardo Cantalapiedra


    La casa de mi Amigo no era grande;
    su casa era pequeña.
    En la casa de mi Amigo había alegría,
    y flores en la puerta.

    A todos ayudaba en sus trabajos;
    sus obras eran rectas.
    Mi Amigo nunca quiso mal a nadie;
    llevaba nuestras penas.

    Mi Amigo nunca tuvo nada suyo;
    sus cosas eran nuestras.
    La hacienda de mi Amigo era la vida;
    amor era su hacienda.

    Algunos no quisieron a mi Amigo;
    le echaron de la tierra.
    Su ausencia la lloraron los humildes;
    penosa fue su ausencia.

    La casa de mi Amigo se hizo grande,
    y entraba gente en ella.
    En casa de mi Amigo entraron leyes,
    y normas y condenas.

    La casa se llenó de negociantes,
    corrieron las monedas.
    La casa de mi Amigo está muy limpia,
    pero hace frío en ella.

    Ya no canta el canario en la mañana,
    ni hay flores en la puerta.
    Y han hecho de la casa de mi Amigo
    una oscura caverna,
    donde nadie se quiere ni se ayuda,
    donde no hay ya primavera.

    Nos fuimos de la casa de mi Amigo,
    en busca de sus huellas.
    Y ya estamos viviendo en otra casa:
    una casa pequeña,
    donde se come el pan y se bebe el vino
    sin leyes ni comedias.

    Y ya hemos encontrado a nuestro Amigo,
    y seguimos sus huellas,
    y seguimos sus huellas.


    La casa de mi Amigo no era grande;
    su casa era pequeña.
    En la casa de mi Amigo había alegría,
    y flores en la puerta.

    A todos ayudaba en sus trabajos;
    sus obras eran rectas.
    Mi Amigo nunca quiso mal a nadie;
    llevaba nuestras penas.

    Mi Amigo nunca tuvo nada suyo;
    sus cosas eran nuestras.
    La hacienda de mi Amigo era la vida;
    amor era su hacienda.

    Algunos no quisieron a mi Amigo;
    le echaron de la tierra.
    Su ausencia la lloraron los humildes;
    penosa fue su ausencia.

    La casa de mi Amigo se hizo grande,
    y entraba gente en ella.
    En casa de mi Amigo entraron leyes,
    y normas y condenas.

    La casa se llenó de negociantes,
    corrieron las monedas.
    La casa de mi Amigo está muy limpia,
    pero hace frío en ella.

    Ya no canta el canario en la mañana,
    ni hay flores en la puerta.
    Y han hecho de la casa de mi Amigo
    una oscura caverna,
    donde nadie se quiere ni se ayuda,
    donde no hay ya primavera.

    Nos fuimos de la casa de mi Amigo,
    en busca de sus huellas.
    Y ya estamos viviendo en otra casa:
    una casa pequeña,
    donde se come el pan y se bebe el vino
    sin leyes ni comedias.

    Y ya hemos encontrado a nuestro Amigo,
    y seguimos sus huellas,
    y seguimos sus huellas.

  • Celso Alcaina

    Don Franco revive palabras de Juan XXIII  y el ambiente conciliar de los años 60. ¿Por qué tales palabras suenan a nuevas? ¿Cual ha sido la dimensión y profundidad de la involución? ¿Quien y por qué la propició? Con la estructura y sistema eclesiásticos actuales ¿resulta posible abrir ventanas y salir al exterior del castillo?  ¿Estamos ante una sempiterna utopía? ¿No será que esa que Don Franco llama “mi querida iglesia”  ha dejado de merecer  la adhesión y el cariño de sus amantes hijos? ¿No será que ha dejado de ser “la iglesia”,  una casa donde habitable?

Deja un comentario