Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4876 Artículos. - 78290 Comentarios.

¿Oasis o espejismo?

¡Milagro! El teólogo Pagola ha podido abrirse un pequeño espacio mediático entre la pasión por el deporte, la crisis económica y la lucha por el poder político. Y lo ha conseguido publicando un libro en el que nos habla, a corazón abierto, de un Jesús de Nazaret histórico al que nadie puede negar su condición de verdadero hombre. La jerarquía católica mas ortodoxa se le ha echado encima.
Antonio PagolaParece que le acusa de arrinconar, en un segundo plano, al Cristo resucitado de la fe, verdadero Dios. Doctores tiene la Iglesia…., pero en mi modesta opinión, no se entiende bien la inseguridad de quienes mejor debieran conocer el Evangelio. ¿Cómo pueden asustarse por los posibles efectos de una narración de hechos históricos, sustentada en datos contrastados por los últimos avances científicos? ¿Será que pone en peligro una arquitectura teológica mucho mas humana que divina? Bastantes cristianos de a pie, quizá no tan versados en teología, no captamos la magnitud del problema. Al contrario, agradecemos al autor su magnífico esfuerzo didáctico. No es nada fácil tratar de poner al alcance de nuestra razón, la vida humana del Dios encarnado en el Jesús mas universal. No puedo valorar hasta que punto lo ha conseguido, pero me congratulo por el éxito de audiencia en una temática de tan escaso gancho en la sociedad opulenta.
En pleno siglo XXI estamos ante una evidencia: El mundo moderno ha dado un salto cualitativo enorme hacia la laicidad. Y sin embargo, la cúpula mas visible de la Iglesia Católica pretende seguir viviendo encerrada en un especie de oasis de fe. ¿Que pasa con la mayoría de los cristianos? Sencillamente, que nos está tocando vivir en un desierto laico y no podemos dejar de evolucionar al ritmo de la historia. Esto en si mismo no es ni bueno ni malo, pero nos lleva a experiencias poco gratificantes. Pensemos, por ejemplo, en nuestras celebraciones dominicales. ¿Porque están tan vacías nuestras iglesias? Adelantemos una hipótesis. Quizá porque muchos de los creyentes tenemos una mentalidad laica y analizamos las manifestaciones de fe con un espíritu un poco mas crítico. Naturalmente, así pasa lo que pasa. Que vas a Misa pretendiendo encontrar un oasis en medio del desierto y tropiezas con un espejismo en el que la razón protesta y la fe se muere de sed.
Los mundanos podemos entender mas o menos bien el discurso del Jesús histórico, previo a su muerte en la cruz. Podemos aceptar incluso, sin que nuestra cabeza estalle, que su aparición en el mundo nos permita seguir el rastro de la vida humana del Dios cristiano. Ahora bien, en el transito hacia la figura del Cristo de la fe, apoyándonos en la estructura eclesiástica montada al efecto, demasiadas veces perdemos pie. Ya pueden sonar alegres guitarras y cantos gregorianos como atrayente música celestial. Los creyentes estamos en la Tierra y lo que necesitamos es, por ejemplo, una aplicación práctica del “sermón de la montaña” capaz de introducirnos, desde ya, en el auténtico Reino de Dios. Es decir, el que se define por el triunfo de la justicia y la paz, como fruto del amor.
¿Qué me obliga a seguir con este discurso, sabiendo que la mayoría de lectores no va a pasar de la segunda línea? Algo que está a la orden del día. En nuestro mundo racionalista, científico, liberal, laico, criticón, etc. la injusticia campa a sus anchas. La miseria se nos hace visible un día si y otro también. Las mujeres y los niños siguen sufriendo por encima de la media. La violencia tiñe de rojo cualquier rincón de la aldea global. Los ricos siguen siendo cada vez mas ricos, a golpe de ambición y falta de solidaridad. Ante este panorama en el que, para colmo, la escurridiza felicidad se nos escapa a unos y otros, la búsqueda de una paz interior me obliga a remover estas cosas. Por supuesto, sin pretender lanzar piedras contra nadie desde mi también privilegiada situación. La idea es la siguiente: Si decimos que con Jesús de Nazaret se ha hecho presente un reino divino de amor, justicia y paz, mostremos a la pobre gente como llegar hasta él. No les entretengamos con promesas de paraísos en un siempre incierto “mañana”.
En este punto me asalta un pensamiento bastante descorazonador. La cúpula de la Iglesia Católica romana, a lo largo de los siglos, parece haberse ido apartando del Hombre de Nazaret a medida que iba tocando poder terrenal. El fruto de esta deriva mística e interesada, hacia el Resucitado glorioso de la fe, parece ser bastante raquítico. Veinte siglos después, nos encontramos con una cristiandad dividida cuyo mensaje pierde credibilidad a marchas forzadas. Se puede decir que apenas llega con fuste a un mínimo porcentaje de la población mundial. ¿Qué podemos hacer quienes creemos que la buena noticia sigue estando ahí, a pesar de los pesares? Quizá intentar aportar nuestro granito de arena para impulsar un cambio de rumbo que nos permita volver a los orígenes. Es decir, al Jesús de Nazaret revolucionario que nos sacude a todos, con su constructiva violencia espiritual. ¿Hasta cuando vamos a seguir refugiándonos en el espejismo, que no oasis, del acomodado cristianismo occidental? ¿Que sentido tiene defender tradiciones como, por ejemplo, el celibato o la eterna discriminación de la mujer, que tan poco tienen que ver con el mandato evangélico de ser servidores y últimos? ¿No va siendo hora de desterrar todo puritanismo hipócrita?
Una sugerencia para que nuestras misas católicas sean algo mas que un acto social, sin compromiso. ¿Por qué no dar mas protagonismo al voluntariado de organizaciones como Caritas y similares? Mucha de esta gente sabe lo que es la alegría de encontrarse con el Jesús mas evangélico, dando de comer al hambriento, visitando a un enfermo, acogiendo a un emigrante, etc.. Oyéndoles exponer casos concretos y contrastados, seguro que nos sería mas fácil comprometernos. Perseguir la felicidad entregando un poquito de nuestro tiempo y dinero, está al alcance de todos. Afortunado el que consigue alcanzarla de una forma tan sencilla.

10 comentarios

  • Gabriel Sanchez

    Asi es Julio, tal cual tu lo dices…Gabriel

  • Julio Rebollo

    Gabriel Sanchez.
    Supongo que donde dices Ariel Fernandez Valdés, te refieres al reputado biblista argentino ARIEL ALVAREZ VALDES, receintemente secularizado, cansado,como le sucedio en su día a Leonardo Boff, de tanta incomprensión e intransigencia, unicamente preocupada la gerarquía por mantener el poder, no por divulgar la verdad.
    Pagola tiene suerte. En su caso no han encargado un peritaje a un experto, que ha fallado a favor de Ariel, y que han ignorado para crucificarle , doctoralmente, desde uno de los muchos dicasterios en poder del Opus.
     
     

  • Gabriel Sanchez

    Hay dos modos de “ver” y de “conocer” a Jesús: uno, el de la multitud, más superficial; el otro, el de los discípulos, más penetrante y auténtico. Con la doble pregunta:  “¿Qué dice la gente?”, “¿qué decís vosotros de mí?, Jesús invita a los discípulos a tomar conciencia de esta perspectiva diversa. La gente piensa que Jesús es un profeta. Esto no es falso, pero no basta; es inadecuado. En efecto, hay que ir hasta el fondo; es preciso reconocer la singularidad de la persona de Jesús de Nazaret, su novedad. (me reservo el autor-porque lo importante es lo que dice)
     
    Cabe aclarar que es deber del discípulo  que la multitud, se acerque a conocer en forma más penetrante y autentica a Jesús de Nazareth,  esto pasa por vincular su Resurrección a su vida y su vida a su Resurrección…Si existe antagonismo, entonces quienes hacemos la lectura fallamos…
    La novedad para el creyente cristiano tipo… (Para no excluir a nadie), es que desde su Resurrección, toma un peso y una densidad su vida, pasión, muerte y resurrección, que nos hace comprender y ver que su vida…la real…la que el vivio en su tiempo y en su pueblo, son   Sacramento del Padre, no existe antagonismo entre el Jesús que vivió en Israel en el año 30 DC y el Resucitado…Lo que el hizo, fue para nuestra salvación y en su vida…nos revela al Padre, la Luz  de la Resurrección nos muestra la vida de Jesús con una nueva fuerza, por eso su praxis, como su compromiso con los pobres que resalta Pagola, se vuelven tan importantes, son parte integral del Mensaje (Mt 25,35-45)…no alcanzo a comprender cual es la descalificación…En todo caso, su relectura, que eso es lo que hace Pagola, utilizando la información disponible en las investigaciones ultimas, evidentemente es una relectura que en rasgos generales, se compadece de la imagen que muchos tenemos en el corazón…de Jesús de Nazareth, no como una aproximación exterior, pero entendiendo que el “conocer”, “vincularse” con Jesús de Nazareth Resucitado, es un experiencia exigente, totalizante y siempre en proceso de crecimiento…De todos modos no comprendemos de ninguna manera, lo que le esta pasando el Dr. Ariel Fernández Valdez y al teólogo José L. Pagola, no parece comprensible la forma en que se les ha descalificado, desde algun ambito Jerarquico…Sobre todo, porque para todos los hombres, la develación de Jesús Resucitado, su auto donación a todos y cada uno, es un proceso continuo y me atrevería a decir que en eterno crecimiento…, nunca llegaremos a abarcar a Dios totalmente…Por lo que no entiendo, de ninguna manera, esta descalificaciones, a no ser por motivos conectados con un restauracionismo a ultranza…que entiendo reñido con el mensaje evangélico.-
     Con cariño.- Gabriel

  • tadeo

    No se cuando terminará el invierno eclesial en el que estamos sumidos?
    Ha llegado la primavera,  todo esta lleno del colorido de las flores, los pájaros cantan y los nidos estan con pichones. Ojala entre elviento del Espiritu  y abra las puertas y ventanas al ministerio sacerdotal de mujeres y hombres casados

  • jftamames

    El esfuerzo del señor Pagola es sobre algo viejo. Ya en el siglo I se decían estas especies de historias. Separar la doctrina de los apóstoles de la que dicta la ciencia del momento, mutilar el Evangelio para adaptarlo a nuestra ideología. Como ha dicho un jesuita recientemente, el invierno que viven estas comunidades de “verdaderos creyentes” , sin vocaciones y sin valor para irse de la Iglesia, nos está provocando aburrimiento y desazón por el dinero y el tiempo perdido.  Supongo que siendo un comentario en contra de un profeta, estará marcado para la revisión, pero asi es la vida.

  • pepe sala

    Pues yo no veo que la solución pueda venir de las manos de instituciones como cáritas. Creo que han tenido tiempo suficiente para mejorar el asunto y cada vez lo ponen peor. Es obvio que así sea, puesto que a fin de cuentas son exactamente los mismos:
     
    Quiénes Somos
    //

    La confederación oficial de las entidades de acción caritativa y social de la Iglesia católica en España, instituida por la Conferencia Episcopal. Creada en 1947, Cáritas tiene personalidad jurídica propia, tanto eclesiástica como civil….””

  • Cesáreo

    Es la pregunta del milenio.  Las misivas del Vaticano  (léase VIS)  nos recuerdan los males de nuestra sociedad, el egoismo, el relativismo y muchas cosas más, como si  la sociedad  se apartara  de la Iglesia.  ¿La sociedad se aparta de la Iglesia o es a la inversa?
    Hay un tercer referente que se olvida:  el evangelio.  Se habla mucho de doctrina, de magisterio, -fíjense cuántas referencias a la tradición, a las costumbres, a los  dogmas- y que  poca referencia al evangelio. Y esta es la razón de las desviaciones. Todos necesitamos una Iglesia más evangélica. Y cuando alguien habla del Jesús histórico, del Jesús del evangelio, se le persigue.  ¿Qué está pasando aquí?.
    Es un trípode:   sociedad,  Iglesia  y  evangelio.  Los creyentes necesitamos esas tres patas, de lo contrario cojearemos.

  • José Ignacio Ardid

    ¡Paz a todos!

    Me ha gustado este artículo de Iñaqui San Sebastián porque abre el diálogo y la reflexión en varios frentes, muchos de ellos bastante comentados en otros lugares, pero que no por menos deben ser analizados y reflexionados a luz de la libertad más profunda.

    Uno de ellos es la vuelta al Jesús del Evangelio, al Dios de Jesús, que nos interpela cuando leemos el evangelio de una forma clara y contundente. Ante Jesús, sólo cabe el seguimiento, las lágrimas del jóven rico o la actitud violenta de las autoridades religiosas de su tiempo. ¡En esas estamos!: nuevamente a Jesús, a esa figura y mensaje revolucionario, lo siguen crucificando en este siglo, no les preocupa el mensajero (José Antonio Pagola, en este caso, ¡hay más!), sino el contenido que sigue interpelando al templo, al sacrificio y a las autoridades religiosas como lo hizo el Nazareno allá por el siglo I.

    Cabe seguir y re-descubrir a Jesús, ¡creo que merece la pena!… cuestión bien diferente es qué hacemos con aquello que llamamos Iglesia, Templo, etc… Me parece a mí que a Jesús le importaba bien poco…

    Saludos a todos, en esta Cuaresma tan difícil…

  • Javier Renobales Scheifler

    O sea, si no entiendo mal a Iñaki San Sebastián, habríamos de poner en cada Misa al menos a un pobre en el centro de la celebración con Jesús (‘conmigo lo hicisteis’) tomando el firme compromiso los asistentes, incluido el cura, de que ese pobre y su familia no pasaran nunca necesidad, estableciendo en la Misa las bases para remediar sus necesidades (trabajo, vivienda, comida, vestido, educación … etc., con el compromiso de mantener los remedios en el futuro …
     
    Eso sería ‘haced esto en memoria mía’. ¿Se quedarían así más vacías aún los templos durante las Misas?
     
    El número de pobres a poner en el centro en cada Misa estaría quizá en función del número y capacidades materiales de los asistentes. Cuando venga el Papa a España y monte una de esas Misas multitudinarias, un buen número de pobres se verían aliviados … el Papa tendría que vender los tesoros vaticanos, jardines, palacios, museos de arte como la Capilla Sixtina, san Pedro de Roma baldaquino incluido …etc.
     
    Y nosotros comprometernos a tope, hasta dejarnos la piel -esta es mi sangre que será derramada por todos para traer el Reino …-,  y conseguir que nadie pase necesidad en nuestra comunidad … mundial …
     
    Sería la revolución, la madre de todas las revoluciones … Por algo la liturgia impuesta desde el vaticano no lo permite.

  • María

    Miran con lupa el texto de Pagola, que es puro evangelio desarrollado, y mandan retirarlo del mercado, pero encubren a los curas pederastas para que nadie se entere de los abusos sexuales que comenten. Simplemente los cambian de parroquia para que vuelvan a empezar de nuevo.
     
    ¿Qué credibilidad pueden tener… ?  ¿Quien de nosotros  confiaría sus hijos o sus nietos  a gente que actúa así?

Deja un comentario