Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-1-19, 12:31

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4594 Artículos. - 73880 Comentarios.

La parábolas de Jesús el Galileo

El regreso del hijo pródigo.  Rembrandt (1606-1669). San Petesburgo, Museo Hermitage

Una hermosa reflexión de nuestra Pili para enamorarse de la vida en el año que hoy empieza. AD.

LIBRO: “EL REGRESO DEL HIJO PRÓDIGO. Reflexiones ante un cuadro de Rembrandt” de Henri J. Nouwen, PPC, Madrid, 1993. 26 ediciones.

        Cuando esta obra literaria salió al mercado, mi querido Centro Pignatelli, organizó un cursillo, que tenía como hilo conductor, la lectura del mismo:  ¿Cómo leemos, miramos,         contemplamos las Parábolas que Jesús el Galileo proclamo?

        El moderador, primero, pidió opiniones a las personas  que asistimos a él sobre su contenido; para pasar después, a revisar la hermosa Parábola relatada en el N.T. por Lucas: cp.15, 11-32.

        Quiénes intervienen en esta narración, qué sucede en ella; desde lo que el libro nos relata, ante la atenta mirada de quien contempla la hermosa obra de Rembrandt.

Sus personajes:

  – La inmadurez del hijo pequeño.
 – El amor del padre,  la justa distribución de su hacienda, la esperanza, ante la decisión de su hijo, la misericordia que sale de la misma entraña del padre.       
   – La incomprensión y temor… del hermano mayor, ante el regreso del pequeño.

        Y aquí, comenzaron a emanar de cada persona presente, aquello que bullía en su interior, ante lo que se nos relataba.

        Porque estas Parábolas-relatos, tienen una profunda enseñanza de nuestro propio interior… a través de nuestras reacciones… iremos conociendo cada día, un poquito más de aquello… que nos hace… ¡Ser!

        Fue un trabajo muy interesante… para pensar, como leemos los textos que nos presenta el Proyecto de Jesús. Podemos leerlos como quien da por hecho lo que “parece” expresar. Podemos, como nos enseña Ignacio de Loyola… “meternos en medio de la trama, escuchar lo que allí se dice, experimentar, como cada persona tiene una reacción muy personal, y tomar parte en el “debate” que ante la causa trascendente, para la vida familiar, después de la aparición del hijo que libremente decidió partir”.

        Y llegamos muchas de las personas presentes, que el personaje central, no es, la inmadurez del hijo que se fue… ni la terquedad del hermano mayor, ante la vuelta de su hermano; era:

        ¡La imagen impresionante del Padre!  Lo posee todo:

        “Amor incondicional, esperanza en su regreso, alegría profunda, no lleva cuentas de la acción de su hijo, lo recibe como a tal, y le entrega de nuevo todos sus atributos de hijo; e intenta… calmar la terquedad y dureza de corazón del hermano mayor; porque para el Padre, todo estaba en manos de su/sus hijos, sin pensar si eran “dignos” (según nuestra mirada) o no. El Padre, lo tenía todo… según nos relata el hijo que le abandonó:

        “Era justo… porque todas las personas que trabajaban en su casa, podían llevar una vida digna (que es lo que él pensaba para sí) Era respetuoso con todas las personas de su hacienda… y dada su manera de ser y actuar, sería igual en su vida cotidiana; amaba sin límites a sus hijos y era bondadoso con quienes le ayudaban en su hacienda”.

        Podemos encontrar un sin fin de experiencias, no solo en esta Parábola, sino en la lectura de todo el Mensaje que Jesús Proclamó; solo hay que leerlo sin temor, preguntarnos, desmontar la sola letra, para entrar en la misma entraña del su hermoso ¡Mensaje! Que sin duda alguna, nos irá encaminando, hacia una humanidad en plenitud.

        Válido para toda persona que se tope con él, y dentro de su manera de vivir, lo haga:     ¡¡¡Vida!!!

21 comentarios

  • Carmen

    www lectulandia.com//book

    Me lo ha mandado una amiga a mí correo. Yo sigo con el papel.

    Si no lo encuentras, se lo puedo mandar a Antonio, que es un santo, y que cuando pueda, te lo reenvíe.

    Besos

  • Honorio Cadarso

    Una delicia contar con vosotras, madres que veis a los hombres, los padres, los esposos, con esos ojos tan bien recibidos de las entrañas de ese Dios Padre-Madre que está en los cielos.

    Vuestros comentarios e intercambios suenan al oído, al tacto, a los sentidos del alma como lazos de seda que se sueltan y desenredan. Son con mucho lo mejor y la exclusiva mundial de nuestro Atrio.org. Gracias!!!

     

     

     

    • Carmen

      Es que nosotras tenemos la enorme ventaja de poder expresar sentimientos.
      Ustedes, los hombres , lo tienen muy complicado. Cosas de la educación.
      Pero todo está cambiando. Ya era hora.

      Me ha encantado su comentario.
      Un abrazo

    • Carmen

      Tiene razón, Honorio.
      Las mujeres que escriben en Atrio son lo mejor que tiene este foro. Escribimos con el alma.
      Ha sido estupendo conocerle.

  • Y este se vale o tampoco? Jolín con el servidor

     

    • Sorry. Estaba peleándome con el servidor. Y sabes qué te digo don servidor? Que si quieres me los publicas y si no , pues no
      Uf.
      Esto de las máquinas, de verdad uf.

  • Y sin embargo yo veo a ti una mujer muy fuerte. No sé si te acuerdas, hace como un año, al principio de entrar en  Atrio, entraba una señora que decía que era enfermera católica. Me tronchaba con las cosas que le contestabas. Acabó llamándonos demonias a las dos y Antonio intervino llamándonos a las tres al orden. Fue muy divertido.

    Lo que sucede es que tu estilo es tranquilo, eso suele ser demoledor. Pero no te callas ni una, siempre dicho todo de una manera que dejas sin armas al que te quiere contestar. Pero si alguna vez se te ha pasado por la cabeza que no eres una mujer fuerte, ya va siendo hora de que cambies de opinión.

    Esa fuerza que dices que tengo, y que ya no es ni la décima parte de lo que fue, es debida al veinticinco por ciento que tengo de los genes de mi abuela paterna. Por lo visto me ha tocado alguno de esos genes gordos que ella tenía. Una auténtica fuerza de la naturaleza. Pelirroja , guapísima , pero, uf. Mi madre acababa siempre enferma cuando pasaba meses con nosotros. Mi padre, su hijo, bueno, le tenía una especie de mezcla de adoración y terror . El pobre se sentía atrapado entre dos fuerzas inmensas y de distintas naturalezas, pero de igual intensidad.

    Se podría escribir una novela tronchante sobre ella y las anécdotas que protagonizó en mi casa. Y otras que sabemos por mis primos y mi tío Luis. Otro digno de un libro.

    A veces pienso, mis hijos no conocen nada de la familia de su madre, solamente conocen a mis hermanos y a mis sobrinos. Debería de escribir algo parecido a un libro donde contase la historia de mi familia. Siempre me ha gustado escuchar. Sería parecida a mí familia y otros animales. Si no has leído el libro, búscalo, te gustará, fijo. Está escrito desde el punto de vista de un niño que se quedaba fascinado con la riqueza de la vida en la isla de Corfû. Está pasando unas vacaciones con su familia y las narra. Genial. Sentido del humor inglés a tope. Su autor es Gerald Durrell, hermano del que escribió el cuartel de Alejandría. Hace un repaso de los amigos de su hermano, absolutamente genial. Son esos ingleses del grupo de Virginia Woolf. Superintelectuales y supersnob

    Te entretendrá y te hará sonreír mil veces . Y si te gusta la naturaleza lo vas a pasar en grande. En su vida profesional no era escritor, era un naturalista. Lo he regalado mil veces. Pero a ti no puedo. Lo mismo lo has leído ya.   Quizás lo tenga alguno de tus hijos.

    Porque, querida Pilar, no sé qué es dios, pero creo saber dónde encontrarlo. Uno de los lugares es sin duda La Naturaleza.

    Besos.

    • Antonio Duato

      Te contesto, Carmen, en nombre del servidor, que cumple su misión honestamente, sin entrar en hacer valoraciones pues sabe que es solo una máquina, por más IA que le hayan incrustado.

      Yo soy simplemente su tutor y, a veces, acudo tarde a defenderle…

      Respecto de tu queja, me ha dicho que tú habías incluido una “I” antes de tu correo electrtónico y que él no podía decidir si eras tú o alguien llamado “Icarmen…”. Y, con toda razón te consideró novata hasta que su tutor dijera otra cosa. ¡Hizo bien! Y cuando tengáis alguna queja contra mi pobrecico sistema, lo mejor es enviar un correo o una llamada telefónica a su tutor…

      ¡Cuánto me gustaría poder tener más tiempo para entrar en todos vuestros diálogos y provocar más con las ideas que bullen en mi cabeza sin encontrar manera de ponerlas por escrito! Algún día de estos próximos 361…

      • Mª Pilar

        ¡¡¡Gracias Antonio por tanta entrega y esfuerzo!!!
        Mi abrazo entrañable.
        pili

      • Perdón Antonio. Pensaba que el servidor era una máquina. Y si, eso es cierto. No sé qué pasa que de repente salen cosas raras en esos trocitos azules que intento no tocar. Por eso lo arreglé , no había manera. Soy un desastre para estas cosas.
        Le pido disculpas al servidor, pero te prometo que creí que era una máquina. No entiendo nada de esto.
        Sorry, señor servidor.
        Un saludo a los dos.

      • Creo que me he vuelto a equivocar. La palabra tutor me ha despistado.
        Resumiendo, pido disculpas a quien le tenga que pedir, que creo que es a ti, su tutor.
        Anda que te metes en cada jaleo…
        Un abrazo

      • Antonio Duato

        Vaya! Al final has entendido mi ironía. Pero nada de sentirte culpable. Eso nunca!
        Veo que sale tu nombre en azul porque en el campo URL, debajo de donde va el email en el formulario de comentarios, hay algo escrito y varía. Borra todo lo que hay en ese campo siempre. Pero no tiene importancia. Es para que un comentarista pueda señalar su blog o página personal.

    • Mª Pilar

      Gracias querida Carmen. Buscaré el libreo y te diré.
      Gracias de corazón, eres genial… entre otras muchas virtudes.
      mª pilar

    • Mª Pilar

      Carmen: No encuentro el libro en digital, y hace algún tiempo que no compro libros en papel… no quiero dejarles a mis hijos/as, más cosas de las que desprenderse.

      Si conoces de algún medio donde esté en digital, por favor.

      Ya se, que donde esté un libro, su olor, el pasar las hojas etc. pero para mí, es mucho más cómodo leer en digital, y así no dejo cargas a nadie de que hacer con ellos.

      Quisiera donar los que ya poseo, y me dicen, que en pocos lugares se hacen cargo, a caso… como papel.
      mª pilar

      • Carmen

        Si. Los libros. Tantos libros…
        Hay casas de esas de libros de viejo, de segunda mano. Pero solamente compran los que quieren comprar, claro.
        Me enteraré de lo de la plataforma. Mi hijo ha venido para el roscón de mañana. Sabe de estas cosas. A ver si hay suerte.
        Te diré

  • ana rodrigo

    La reflexión de Pili sobre el padre que olvida, perdona y lucha por su hijo contra las presiones familiares, me ha traído a la memoria a la asociación de madres contra la droga de Galicia.

    Madres coraje donde las haya, las de la asociación y las miles de madres en la misma situación; ellas no ven un drogadicto irresponsable, ven a sus hijos e hijas que se han metido en un mundo que ha destruido sus vidas y las de su familia, pero no los abandonan, no les reprochan (por lo menos en público), luchan por ellos y luchan contra los que se aprovecharon de su debilidad. Y se han enfrentado con organización, con estrategia y, especialmente con coraje, y ¡vaya si consiguieron su objetivo!: encarcelar a personajes que parecían intocables.

    Desde aquí mi homenaje a las madres que no se quedan llorando su desgracias, sino que son capaces de cualquier cosa por sus hijos e hijas.

    El amor, el de verdad, perdona y olvida, y mira por el bien del hijo, porque el amor es muy potente.

    Gracias, Pili, por traernos una reflexión de tanta envergadura.

  • Asun Poudereux

    Muchas gracias, querida Pilar. Entrañable como toda tú. Hay en ti mucha experiencia, Vida que transmitirnos en Atrio.
    Me ha encantado también lo compartido por Carmen. Esta parábola, en sí misma se las trae.
    La veo y siento como Fuente y Fondo de sabiduría y amor en apertura total a cualquier cultura y creencia. Pone en su centro al ser humano en todas sus facetas y actitudes egoicas por las que pasa y va ir pasando para y hasta descubrirse él mismo, en el Amor, lo más íntimo, profundo y universal   que sostiene y abraza a su ser, el Ser.

    El contraste, así como las actitudes de uno u otro hijo está en nosotros. Y también la capacidad de amar sin poner ningún límite de fronteras preconcebidas, aceptando y acogiendo lo que viene y se nos cruza en el camino,  porque ahí no actuaríamos identificados con  nuestro ego y no nos engañaríamos  encantados en él.
      
    Ese cerrazón,  ausencia e ignorancia de amor, de fuera del ámbito familiar, el más cercano y directo en el que se ubica la parábola, lo vemos bien reflejado hoy día en la vida económica, política y social.  Hasta se nos presenta en cualquier medio con aclamación, orgullo y prepotencia.

    La educación y formación humanas,  integrales e integradoras, comunitarias, religiosas o no, tambalean. No se percibe en el ambiente general bastante solidez para no dejarse llevar por el sectarismo injusto e insolidario, no ecuánime ni equitativo. Parece que tampoco se pretende superar este inmenso impasse. Seguimos poniendo por delante nuestra visión, nuestra verdad, nuestras creencias,  con afirmaciones y gestos en remolino que no traspasan y transcienden el ego.
     
    Hay, así me parece sentirlo,  en cada persona muchísimo por hacer y seguir haciendo para reconocerse también en lo que engloba y proyecta el Padre, el Amor liberador e universal. No nos es tan lejano, y,  aunque apenas se note e incluso parezca, infinidad de veces,  que todo lo realizado se resquebraje, es mucho más que yo misma, con todas mis limitaciones y desengaños.

    Un abrazo atriero entrañable, para ti, Pilar, y demás compas y amigos.

  • Precioso, Pilar, precioso.

    Creo recordar que el padre, en esa parábola , representa a dios. Esa es la idea que Jesús tenía de dios.

    Muchas veces proyectamos en los demás lo que nosotros somos, sin darnos cuenta. Al menos eso dice algún psicoanalista. Pues aquí Jesús , o quien escribiese esa parábola, proyectó la idea de cómo quería Jesús que fuese dios, que a su vez es su idea de cómo deberíamos tender a ser todos.

    No sé si esa parábola es de las que son auténticas o no. Hay un jaleo enorme con que si está en lucas, pero no en marcos y entonces no sé vale, o con qué si la fuente Q , la fuente-fuente , exustio o es una invención para explicar las diferencias entre lo que cuenta un evangelista u otro. Y luego está Juan, que parece que juega a otro juego.

    Y yo me río de los peces de colores.

    Porque esa parábola, como todas, ahí están. Las parábolas son como cuentecicos que se cuentan a los niños para que entiendan una idea que se quiere transmitir. Esa es mi opinión sobre ellas.

    Me da igual si la recordaba un amigo de Mateo o de Juan o si estaba sencillamente en la cabeza del que la relató cuando estaba recordando cómo era Jesús. Muchas veces los recuerdos también están modificados y no nos damos ni cuenta.

    Lo que me importa es que esa figura del padre me gusta, aunque me comporte como los hijos. Me gusta la imagen que me he fabricado de Jesús, sea o no cierta. Hay tal jaleo montado entre los especialistas que es imposible aclararse qué hubo o no de cierto en su vida.

    Pero ahí están parábolas como ésta. Sin duda quieren transmitir la idea de un señor que se llamaba Jesús, que tuvo un gran tirón, hasta el punto que lo ajusticiaron,   A mí me gusta lo que dicen que dijo. A lo mejor porque me gustaría ser así, porque proyecto en él lo que me gustaría ser

    Y si. Me gustaría ser como el padre de la parábola, pero si hablas con mis hijos te dirán: mi madre? Uf, nunca se sabe por dónde va a salir, es imprevisible.

    Pues aquí tienes otra reflexión.

    Y creo que estás en la mejor línea del cristianismo profundo, ese que se lleva dentro del alma. Creo que tienes suerte. Tu trabajo te habrá costado. No es fácil entender. Desde luego a mi todavía me falta.

    Muchos besos. Eres una mujer grande.

    • Y en cuanto si se cumplieron en Jesús toooooodas las escrituras o no, es que me troncho. A mí Jesús no le hace falta ninguna escritura, las escrituras para los notarios y los registros de propiedad, que no veas, menudo negocio.
      Me quedo con el Jesús de los evangelios, de como mi persona entiende al Jesús de los evangelios. Creo, me da la impresión de que es muy parecido al tuyo. Cosas de mujeres, habrá quien piense.
      Pues sí, cosas de mujeres. Si algunas mujeres se hubiesen dedicado a esto desde el principio , el cristianismo sería otra cosa.
      Besos otra vez.
      Me voy a dar un paseo por mi playa. Hace un día superprecioso.

    • Como comprendo tu sentir y ser, y estoy contigo, tienes una fuerza arrolladora y un temperamento que ya quisiera yo…
      Gracias Carmen, tu fuerza me da paz y además me hace sonreír, porque no hay doblez en ti.

      Cómo se nota vuestra mirada cariñosa, vosotras si sois las mujeres fuertes de Atrio, gracias por vuestro cariño, de corazón.

      Un abrazo … de los míos… Muy entrañable y agradecido.
      pili_m* pilar

Deja un comentario