Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 19-11-18, 19:50

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4547 Artículos. - 73163 Comentarios.

Catolicismo no cristiano

        La frase puede parecer dura, pero no es mía. Hacia 1933, Fernando de los Ríos (uno de los pioneros de la Institución libre de Enseñanza) escribió: “¡pobre catolicismo español que no ha llegado nunca a ser cristiano!”. Quítese la dosis de exageración que pueda tener. Pero hoy prefiero fijarme en la dosis de verdad que tiene.

        Pocos después, Romano Guardini publicó una de sus obras más famosas (La esencia del cristianismo). En ella venía a decir que la esencia del cristianismo es sencillamente Jesús como el Cristo. Y lo que ahora quisiera destacar es que hay algunas formas de catolicismo conservador donde Jesús está prácticamente ausente y parece sustituido por otros pseudocristos.

        Confesar a Jesús como el Ungido, el empapado de Dios (eso significa Cristo) implica seguirle en su anuncio y en su trabajo por lo que él llamaba “reinado de Dios”. Ese reinado de Dios (consecuencia del anuncio jesuánico de que Dios es padre de todos) significa que el ser humano está por encima de todo lo sagrado (Mc 2,27-29), que los condenados de la tierra son los preferidos de Dios  (Lc 6,20-26), que lo que se les hace a ellos se le hace a Dios (Mt 25, 31ss), que el seguidor de Jesús debe perdonar y amar a los enemigos (Mt 5, 43-38) y que hay una incompatibilidad radical entre Dios y el dinero (Mc 10, 17ss)…

        El catolicismo no cristiano olvida (o desconoce) esos rasgos del anuncio jesuánico. Al olvidarlos no sigue en realidad a Jesús como Cristo de Dios y lo sustituye por otros “pseudocristos”, que apelarán quizás a la palabra Cristo, pero dándole un rostro distinto al de Jesús. Los ejemplos más frecuentes son.

  •         1.- Una cristificación del obispo de Roma. En el siglo XIX se llegó a escribir que el papa es como “el Verbo encarnado que se prolonga” y se le atribuyeron expresiones que la tradición cristiana aplicaba a Jesucristo (“más alto que los cielos, santo y separado de los pecadores…”). El título de “Santo Padre” que aún usamos tranquilamente es un vestigio de eso. Y hoy estos grupos acusan a Francisco de “desacralizar el papado”, ignorando que la herejía está en haber sacralizado ellos al papado.
  •         2.- Una piedad mariana que no parece dirigida a la sencilla muchacha de Nazaret, sino a una figura semidivina, o a una diosa griega coronada como Reina y vestida con unas joyas que María nunca llevó. De manera vaga se la envuelve en un nimbo de pureza etérea que ha cuajado en la expresión “ave María purísima” que no molesta nada. Pero si les pidieran sustituirla por un “ave María pobrísima” se negarían a ello, ignorando que de esa pobreza brota la pureza de María.
  •         3.- Una devoción a la eucaristía convertida en una especie de “Dios hecho cosa”, desligada de la Cena de despedida de Jesús y de sus gestos de partir el pan (símbolo de la necesidad) y pasar la copa (símbolo de la alegría). Así cosificado, Dios puede ser adorado tranquilamente y podemos ir a comulgar casi al margen de toda la celebración eucarística, sólo para “recibir gracia”, pero sin que esa gracia nos lleve a nosotros a compartir la necesidad y a comunicar la alegría.
  •         4.- Un último rasgo de ese catolicismo no cristiano puede ser una forma de relación “contractual” con Dios que nos permite convertirlo en propiedad nuestra con sólo que cumplamos nuestra parte del contrato. Exactamente la relación con Dios que Jesús criticó como “fariseísmo”: teniendo a Dios como propiedad privada nuestra, somos los mejores y podemos sentirnos superiores a los demás. Es lo de aquel viejo chiste (puesto en labios de una pobre viejita, pero que está en bastantes corazones no tan viejos): “el papa puede cambiar lo que quiera, que al final nos salvaremos los de siempre”.

        Y “nos salvaremos” porque este tipo de catolicismo ha sustituido la confianza, que es lo más característico de la fe, por la seguridad que nos libera de la entrega confiada. Por eso suelo decir que el mayor enemigo de la fe verdadera no es propiamente la incredulidad sino la tentación de la seguridad.

        Realmente, poco cristiano es ese panorama, aunque se presente como “muy católico”: su rasgo más distintivo no es la confianza en Jesús, sino el miedo a Jesús y a su anuncio de ese “reinado de Dios” que, por así decir, horizontaliza todas las verticalidades pseudoreligiosas: y lo hace, no sustituyendo la vertical por la horizontal (cosa en la que nunca pensó Jesús), pero sí sustentando la horizontal en la vertical.

        En este sentido, lo típico del cristianismo frente a otras cosmovisiones, religiosas o increyentes, es la síntesis, imposible quizá pero a la que hay que tender, entre la máxima afirmación de la Trascendencia y la más plena afirmación de la inmanencia: la entrega completa al más-allá y la plena dedicación al más-acá. Porque, por incomprensible que parezca, Dios es el infinitamente lejano, el increíblemente cercano y el profundamente íntimo.

        Ojalá pues que, cuando Azaña dijo aquello de “España ha dejado de ser católica”, hubiera querido decir que España está empezando a poder ser cristiana…

       

20 comentarios

  • Nos van a reñir otra vez. Es un diálogo entre dos personas atípicas en Atrio. Usted es la quintaesencia de la postura ortodoxa en esto de la iglesia , y mi persona , a ver, usted leyó el caballero inexistente de Italo Calvino? Pertenece a su trilogía historia de nuestros antepasados. Tronchante. Los otros dos libros son: el caballero remediado y el barón rampante. Geniales.

    Y sin embargo , a mi modo de ver, desde la bruma de mi inexistencia, creo que esta es la auténtica raiz del problema de la dualidad Jesús- Iglesia. La interpretación que se haga de los textos sagrados. Recuerde a Luthero. Menuda lío. Y su difusión tan grande fue debida a la traducción de la biblia al alemán y a la imprenta.

    Creo que se repite un poco todo. La exégesis e internet. Unido a que le hemos perdido el miedo al infierno. También lo perdieron entonces.

    Usted ha hablado hoy como un auténtico biblista. Por supuesto que todos los libros que componen la Biblia guardan una unidad . Pero si están escogidos a posta para eso. Hay por  ahí un libro que se llama el cuadrante, no lo he llegado a leer. Pero está claro. Todo encaja. En Jesucristo se tenían que cumplir todas las profecías. Y se cumplieron. Ya lo creo que se cumplieron. Menudas cabezas ha tenido siempre la iglesia. A ver por qué ha durado dos mil años, y lo que te rondaré, morena.

    Si fuera únicamente una cuestión puramente intelectual, pues oye, estupendo. Pues a ver si no hay teorías de todo tipo para mil cuestiones distintas en todo tipo de ciencia. Y en filosofía, no vea.

    Pero es que de la interpretación que se haga de las escrituras, así se legislarå todo lo legislable en la iglesia. Y mire usted…no sé cómo decirle…

    Es un tema apasionante. Y creo que es la raíz de todo. Por ello se buscan nuevos paradigmas teológicos. Herejía? Diría que no. Más bien supervivencia. Me refiero no a la supervivencia personal, sino a la de la iglesia.

    Por eso me gusta hablar con usted. No me trata de hereje. Sencillamente son opiniones. La suya superinformada y la mía, pues no. Pero no dejan de ser opiniones. El día en que los responsables teológicos, los de arriba, arriba, arriba, estén dispuestos a dialogar con los de abajo del todo, sin miedos, sin complejos de superioridad unos porque se sienten respaldados por los padres de la iglesia y demás parientes, y sin la idea por parte de los otros que tienen la guerra perdida por la razón contraria , entonces, tal vez entonces, se trate el problema de fondo.

    Quizás esto lleve un siglo o dos, o tres…pero quiero creer que algún día se empezará a hacer.

    Lo sé, lo sé…soy una ingenua .

    Un saludo cordial.

     

    • Santisgo

      Muy inteligente y estupendo su comentario. Se trata de un intercambio ideológico, no una guerra personal. Figuran entre mis mejores y más apreciados amigos ateos y agnósticos. Pero yo soy creyente y sin embargo nuestra amistad permanece. El diálogo no se refiere al juicio personal de los interlocutores sino que consiste en enriquecerse revisando más profundamente lo que creemos, y de esta manera aproximándonos a la verdad, rectificando o reafirmando nuestras posturas.

      No hay duda que en la actualidad el diálogo es mejor que posturas rígidas e intransigentes. La Iglesia ha salido al ruedo y no rehuye el debate. La historia de la verdad de Jesús es tan profunda en detalles de todas clases que no tiene porque huir de la crítica. Al contrario las publicaciones sobre los datos esenciales del comienzo del movimiento cristiano son más numerosas que nunca.

      Por otro lado entre las variadas interpretaciones de la Escritura no todas son auténticas y muchas se apartan de la verdad, y citan datos inexactos. Por eso solo en el contexto del primitivo legado de la predicación y ejemplo de Jesús recogido y trasmitido por sus discípulos “de visu”, sus más íntimos colaboradores, podemos estar en el camino y aproximarnos a la verdad del misterio de Cristo. De la misma manera que solo los familiares más cercanos conocen mucho mejor la historia de nuestra familia que los amigos “de fuera”

      Es una imposibilidad la invención de la concordancia de la unidad de la fe. Ni siquiera hoy en día con los más sofisticados ordenadores podríamos hacer coincidir tan coherentemente los datos de la fe con los de la historia. Todas las reconstrucciones bíblicas y evangélicas que se han apartado del marco histórico-teológico testamentario han fracasado. Solo el Jesús del Evangelio que avala la Ley y los profetas ha superado el paso del tiempo y los ataques de sus enemigos. Jesus sigue vivo en el siglo XXI y hoy más que nunca.

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

      • Pues no me meta en el grupo ni de los ateos ni de los agnósticas.
        Quiero creer que existe eso que llamamos dios. Incluso a veces he notado su ayuda directa, porque si no, no entiendo de dónde he sacado la fuerza para salir de algunos jardines en los que unas veces me he metido solica y otras a empujones de la vida.
        Me gusta Jesús de Nazaret. Es uno de los referentes en mi manera de ver la vida.
        Pero no resisto a la iglesia. Lo siento, no puedo con ella. Ha hecho muchisimo daño a muchas personas. Muchísimas. y en nombre de Jesús y en nombre de su dios.
        En fin.
        Feliz día de la Inmaculada Concepción, la única mujer que desde hace un siglo, ha nacido sin pecado original. Menuda suerte.
        Si hubiese vivido Agustín de Hipona, María seguiría con su pecado original a cuestas.
        Pero entonces, si no tiene esa tendencia al mal que todos tenemos, pues no ha tenido que vencerlo, luego , dónde está su mérito?
        Le digo un secreto? Eso del pecado original es una milonga. Sencillamente somos humanos.
        Un saludo cordial y gracias por su paciencia.

  • Santiago

    PERO si EN estos cuatro Evangelios que son las Memorias de los Apóstoles no se tratase mas que de hechos “ordinarios”, aún cuando fuesen muy numerosos, no se habría puesto en duda su veracidad y genuinidad histórica, o que era una mera mezcla de  la realidad con la ilusión, o la amalgama de la historia con la leyenda….como nunca se discutió el valor histórico real de los Comentarios de César, las Memorias de Joinville, o las cartas del Plinio el Joven…El personaje de Jesús seguramente no nos hubiera llegado hasta el siglo XXI con tanta relevancia y controversia…Quizás no hubiera pasado del siglo I, y solo como un profeta itinerante e irrelevante…Pero los Evangelios relatan algo único, hechos extraordinarios y una vida extraordinaria….y es que allí se pide nuestra fe, la adoración y el culto de la especie humana…Es la trascendencia de Jesús lo que llama la atención

    Dios se revela en Jesús de Nazaret….Jesús mismo predice su muerte y dice que es igual a Su Padre, que pre-existió a Abraham, que es el Hijo verdadero del “Bendito” y que vendrá al final de los tiempos…Los testigos presenciales son gente ordinaria del pueblo, pescadores, burócratas, artesanos…sin estar familiarizados con fantasías  e ilusiones…y sin tendencia a “creer”…Se resistieron por mucho tiempo a creer…hasta que se convencieron de la verdadera identidad de Cristo…Unánimamente prefirieron morir antes de que renegar de la verdad que vivieron…puesto que según ellos predicaron lo que “vieron, contemplaron y palparon con sus manos” (1 Juan 1-4)..

    Las vivencias de los discípulos no fueron interpretadas, ni para la predicación, ni para la Escrituras, en clave mitológica, de leyenda ilusoria, o mezcla de realidad, sino que fueron principalmente la constatación de hechos  que ocurrieron frente a  ellos, delante del Maestro que ellos se dedicaron a imitar por llamarse ellos “discípulos” tal y como era la costumbre judía…El contexto y la unidad de la Escritura neo-testamentaria excluye totalmente la ilusión y la leyenda…

    No hay duda que los géneros literarios y la mentalidad era palestinense predominantemente semita, sin olvidar de que era ya evidente la influencia helénica y romana…Tres lenguas se hablaban entonces…Sin embargo, los escritores distinguían evidentemente lo que se trataba de mera leyenda o alegoría, tal como podemos ver en Hegesipo historiador del siglo I (murió hacia el 180). Hegesipo tenía claro la verdad cristiana cuando combatió a los gnósticos…Tampoco hablaba en clave legendaria Eusebio de Cesarea a quien le debemos precisiones históricas de los primeros siglos inigualables…Los mismos herejes de los primeros siglos como Cerinto, Filastro, Basílides, Valentín usan los Evangelios para sus controversias aunque tienen errores ideológicos…Por otro lado, toda la metáfisica y todas las “verdades” proclamada por la Iglesia tienen su origen en la Escritura…Nada puede estar fuera de esta Revelación de Dios..

    Junto a los que no creen, ha habido legiones de fieles que han dado su vida por la fe de los Apóstoles…Su testimonio ha llegado hasta nosotros en su esencia, que sellaron con su sangre…La historia de la Iglesia está llena de confesores, mártires, instituciones, obras etc etc durante 21 siglos que dan testimonio de la credibilidad de la Palabra de Jesús de Nazaret…No hay que olvidar que las ediciones mas profusas en el mundo actual son las del Nuevo Testamento…La historia habla…

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

    • Es que me da la impresión que aquí se hablan en dos claves distintas. La biblia hay que entenderla literalmente o hay que interpretarla porque es una pura alegoría.
      Ok
      Mire, no sé casi nada de estas cosas, pero desde siempre me ha intrigado el porqué ese señor estaba en la cruz, lleno de sangre y con esos pinchos en la cabeza. No entendía nada. No me gustaba. Al principio sentía temor y me callaba . Luego empecé a preguntar. No, no era malo, que va. Los malos éramos nosotros, por nuestra culpa estaba allí. Me horroricé. Por todos? Por todos nosotros, somos malos? soy mala? Me dejaban por imposible y desconcertada. Mi padre malo, mis hermanos? Mi madre mala? Imposible. Algo no era cierto. Y seguí buscando una respuesta. Entonces cuando tenía menos de 20 años, asistí a un curso sobre , la verdad, no sé cuál era la finalidad de esa especie de curso. Sé que no pasamos de Moisés. Cuando nos dimos cuenta de que las plagas todas tenían una explicación natural, bueno. Superdivertido.
      El profesor tenía buen encaje.
      Pero seguí pensando. Y 45 años después, sé que lo que se dice en ese libro tan preciosisimo que es la Biblia, no sé puede tomar al pie de la letra. No.
      Y si eso lo sabe mi persona, alguien normalico, normalico. Sin grandes estudios y mucho menos en teología y esas cosas. Ustedes, todos ustedes lo tienen que saber también.
      Entonces no entiendo por qué hay quien se empeñan en que si, hay que tomarlo al pie de la letra y punto. Y a sabiendas de saltan siglo y medio de investigación .
      No entiendo. Solamente veo una razón, solamente una. Mantener a la iglesia en su sitio de siempre. Una teocracia.
      Y no lo puedo entender. Sigo sin entender. Pero si lo magnífico del pensamiento de Jesús es que es atemporal. Por qué no se adapta a los tiempos actuales? Y vuelvo a la misma respuesta: la iglesia.
      Estoy de la iglesia hasta el gorro.
      Pero luego leo a personas como usted, que no me da la impresión de que quiera mantener ningûn tipo de poder, sino que está convencido hasta la médula y pienso. Pues en su derecho están.
      Pero, querido amigo, las consecuencias son tremendas. Tremendas. Ahora mismo, en mi país…
      En fin.
      Me voy a mi playa. Desde principios de octubre no he vuelto, con todo el jaleo aquel de la operación. Pero mis hijos ya me han dado el alta. Uf, me ha costado un montón. Por lo visto me ven más ‘ mayor’ de lo que soy.
      Un saludo cordial.

      • Santiago

        No se trata, por supuesto, de ser estrictamente “literalistas” sino encontrarle el verdadero sentido al mensaje que nos da Dios a través de la Palabra humana puesto que Dios se hace presente no solo en nuestras acciones y ocasiones, sino en lo que recibimos y hablamos de Su parte.

        Pero la Escritura posee una admirable unidad en cuanto a lo que enseña, a pesar de que sus Libros varían de estilo, forma y contenido. Estos géneros literarios proponen la verdad en varios “modos” como libros historicos, o proféticos o poéticos o en otras formas literarias.

        La difícil labor de la exégesis cristiana es encontrar el verdadero sentido que quiso darle el autor dadas las circunstancias, la condición de su tiempo y de su cultura con los géneros literarios que estaban en uso en la época de su redacción.Para eso el exégeta tiene que poseer una enorme preparación de manera que pueda dilucidar la relevancia de la enseñanza bíblica en el mundo actual. Actualizar no es destruir el sentido sino encontrar la expresión de su esencia en el mundo actual pues Dios habló para todos los tiempos.

        Por tanto, la Escritura debe leerse e interpretarse con el mismo Espíritu con el que escribieron los autores, meros instrumentos de la enseñanza divina. Importa no solo el texto, sino el contexto, y la unidad de la Escritura en la fe de TODA la Iglesia Apostólica que nos transmitió fielmente La Palabra.

        Un saludo cordial
        Santiago Hernández

  • Que va, que va¡¡¡ soy sólo un admirador de lo que Juan Luis ha escrito, Oscar Varela. El maestro de las destilaciones, cumpa Oscar Varela eres tú. No se puede hablar con los mitos, y menos con los mitologemas, y yo he hablado con Juan Luis, no tanto como yo hubiera querido, pero la vida es así. Lo cierto es que he intentado por muchos medios hacerme con más ejemplares del libro ” Religión sin magia”. y ha sido imposible. Pero lo que si me han llegado, son cuatro ejemplares a través de Reyes, su mujer, y aunque dos de ellos ya los tengo destinados, los otros dos aquí los tengo a disposición de quien los quiera.Uno a uno, gratis total, como los he recibido.

  • ¿Es Cristo un simple mitologema?.Ninguna persona seria duda hoy de la existencia histórica de Jesús.Lo que ofrece dificultad no es eso, sino la reconstrucción hermenéutica realizada por sus testigos.Algo de extraordinaria relevancia percibieron en Jesús, no cabe duda, pero lo entendieron y expresaron dentro de los moldes de su pensamiento que, como en todos los humanos de la época , era de talante profundamente mágico y mitológico. Ahora bien, supuesto que Dios no revela propiamente nada, solo nos queda bucear con profundo respeto, simpatía y delicadeza, aunque con precaución , en el contenido y sentido inteligibles de las experiencias religiosas de Jesús ya mediatizadas por las propias de los apóstoles. Las vivencias de los discípulos interpretadas ya en moldes semitas que tan fácilmente mezclan realidad e ilusión, historia y leyenda, se fueron transmitiendo de comunidad en comunidad , de geeración en generación , hasta que el pensamiento se amparó de ellas y,sin más precaución tradujo EL MITO EN METAFÍSICA. El mito del descenso del Verbo de Dios a la tierra se transformó en personaje híbrido, mitad hombre, mitad Dios, y ya en lenguaje más abstracto, en dos naturalezas, lo humana de Jesús y la de Dios, subsistiendo en una hipóstasis divina, la del Verbo. ¿Han errado veinte siglos de creencia cristiana?.Aunque así fuera veinte siglos en la millonaria historia de la especie humana , son para Dios como un día. En cualquier caso, antes de Jesús, cientos de millones de humanos habrían estado privados de su conocimiento , como cientos de millones después de él no  han tenido la menor noticia del que el cristianismo considera  salvador universal. Durante veinte siglos ha estado convencido el pueblo cristiano – por culpa del magisterio oficial desde el concilio de Florencia hasta ayer- de que su iglesia era la única tabla de salvación , para desesperación de no pocos teólogos, no desprovistos de sentido común. ¿Son por ello errores irrelevantes?. De ninguna manera. Han sido demasiadas angustias de conciencia generadas por la tradición absoluta sumisión al magisterio.

    Por fortuna ésta se está disipando. Y, en cualquier caso, ha cambiado la clave, lo decisivo es la ortopraxis, no la ortodoxia. No la metafísica de la realidad de Cristo, sino el seguimiento. Jesús no es un mitologema , por supuesto, sino un acontecimiento histórico clave. Pero en lugar de empantanarse tantos llamado Padres de la Iglesia (no todos) y los primeros concilios en elucubraciones abstrusas, áridas e ininteligibles , sobre la estructura óntica del ser de Jesús,mejor hubiera sido, haber invertido las incalculables energías de tan agrios debates , polémicas y anatemas en bucear- mitad contemplación, mitad acción- en la estremecedora experiencia humana del Nazareno y en su fuerza para construir una historia mejor que la simple prolongación de un imperio decadente. El mundo griego nos contagió su primacía del “Logos”sobre el “Ethos” marcando a fuego veinte siglos de historia. ¿A alguien le ha servido, alguna vez en trabajo pastoral que Cristo tuviese una o dos inteligencias, una o dos voluntades y que tipo de ósmosis se deba entre ellas?. Seamos serios. En realidad, lo importante consistía en caer en la cuenta de quién era aquel sorprendente profeta galileo y que novedad traía a su pueblo. Tan mal servido por la institución que se declara heredera suya ¿cómo, sin embargo, hay tanta gente que lo considera un hito de la historia?. (Del libro de Juan Luis Herrero del Pozo, TEOLOGÍA SIN MAGIA?.

    • oscar varela

      1- El Cumpa Luis es un gran tipo.
      2- El Cumpa Tostón lo mitologema.
      3- El que lo des-mitologeme,
      4- y lo vuelva mitologemar:
      5- ¡Gran des-mitologemador será!

    • Mª Pilar

      ¡Cómo le comprendo!

      Y si, Juan Luis es un gran hombre en su ser, decir, escribir y vivir, y a muchas personas, nos ha regalado una mirada esperanzada y de verdad evangélica…al estilo de Jesús.

      Todas las personas, que no “pueden” o no “quieren” limpiar su Mensaje de tanto polvo y paja como lo han embadurnado… perderán la fuerza que en Él se encierra.

      Hay que hacerse preguntas, buscar incansablemente, y sobre todo, encontrar en nuestra misma entraña, todo lo que la Vida nos ha regalado, para poder encontrar el camino; porque nos habla por los cuatro “costados” y por cada resquicio donde le podamos encontrar.

      mª pilar

  • Santiago

    No solamente existe “un catolicismo no cristiano” cuando se exagera la devoción y se abandona la historia auténtica desde el principio, sino cuando se tergiversa la Palabra misma que nos quiso legar Jesús de Nazaret. Para su autenticidad no puede haber discrepancia entre esta fe “primaria” y el depósito de los “hechos y dichos” de Jesús de Nazaret…Por tanto, podemos “pecar” por exceso o por defecto…

    Por otro lado, existe la clarividencia de Juan XXIII. Siendo profesor de historia de la Iglesia, Roncalli supo que los “cambios” de la Iglesia a través de los siglos eran de vejez y de inmovilidad, de inanición e inacción y pereza, pero, por supuesto, que no se refería a la esencia del mensaje evangélico que Jesús nos dejó y que el Concilio “tiene la finalidad de afirmar, una vez más, la continuidad del Magisterio eclesiástico para presentarlo de una forma excepcional a todas las personas de nuestro tiempo, teniendo en cuenta las desviaciones, las exigencias y las posibilidades de la Edad Moderna” (Discurso de apertura del Concilio Vaticano II, el 11 de octubre de 1962, BAC)..Lo que quería Juan XXIII era quitar el “polvo” acumulado en los siglos de Iglesia y expresar la verdad del Evangelio con palabras “entendibles” para que “brillara más la LUZ de Jesucristo” en el mundo contemporáneo…No se trata de cambiar La Palabra de Jesús, ni destruir el mensaje apostólico que El mismo quiso darnos…sino darle claridad y relevancia actual

    Por eso, el Concilio habla de que “la Iglesia es en Cristo como un sacramento…(y) se propone declarar a todo el mundo su naturaleza y su misión universal” (Con Vat II, Lumen Gentium, Cap, 1,1,BAC)..Es este sacramento junto con todos los demás los que nos donó Cristo como un regalo para acceder a su gracia que reside y mana de El mismo…hacia nosotros…Y es por eso que Jesús expresamente manda a bautizar “a todos” (Mt. 28,19) y a Nicodemo le dice que tenemos que nacer de “agua y de Espíritu para “entrar en el reino de Dios” (Juan 3,4-5) y expresamente manda a sus Apóstoles, antes de morir, a celebrar la Eucaristía no como mero símbolo, sino como presencia real sacramental en Su Cuerpo entregado y en Su Sangre derramada en la Cruz…puesto que iba a quedar en su Iglesia la memoria viva de ese cruento sacrificio…en el que se daba El mismo como sacramento perpetuo hasta el fin de los siglos…

    Y Jesús de Nazaret llama a sus discípulos más cercanos y les dice; “Como mi Padre me envió, así os envío Yo a vosotros” (Juan 20,21)..Aquí existe una orden y una misión que perdura en el siglo XXI…y el Apóstol Juan recuerda en sus Memorias lo que les dijo Jesús: “A quien perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes los retuviereis, les serán retenidos” (Juan 20.23)…Sin el mandato de Jesús hubiera sido una locura blasfema para un judío  el “escuchar pecados” y mucho más el “poder perdonarlos” en nombre de Jesús…

    Pero “los discípulos expulsaban muchos demonios y ungían con óleo a muchos enfermos y los curaban”. Marcos, discípulo de Pedro y Pablo, escribe a sólo pocos años de la muerte de Cristo…y Santiago siguiendo el ejemplo de su Maestro y de la Iglesia, en su Epístola universal dice que cuando alguien enferma que llamen a los Presbíteros-Obispos para que “ellos oren sobre él, ungiéndole con óleo en el nombre del Señor. Y la oración de la fe salvará al doliente y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados” (Santiago 5, 14,15)

    Y en los Hechos de los Apóstoles se narra que “Pedro y Juan oraron para que recibieran (los hermanos) el Espíritu Santo pues sólo estaban bautizados en el nombre de Jesús. Entonces imponían las manos sobre ellos y recibían el Espíritu Santo” (Hechos 8, 16-17), “confirmándolos en la fe”.

    No sólo eso, sino que el mismo Jesús elevó a sacramento  el contrato del matrimonio, y declaró, citando al Génesis 2,24: “Así que ya no son dos, sino una carne. Lo que Dios, pues, unió, que no lo separe el hombre” (Mateo 19,6)

    Fue Jesús quien dijo “venid en pos de Mí” y os haré “pescadores de hombres”…y estableció los 12 (Mc 3,16) Y los discípulos “orando dijeron los 11: Tu Señor conocedor de corazones muestra de éstos al que escogiste para ocupar este ministerio y apostolado. Y repartieron suertes, y recayó sobre Matías y fue declarado Apóstol y asociado a los 11 (Hechos 1, 24-26)

    “Habiendo los 12 convocado la multitud dijeron: Poned los ojos en 7 varones….a los cuales presentaron ante los Apóstoles y, haciendo oración, les impusieron las manos”…en este rito del sacramento del orden..

    Por eso la Iglesia es sacramento porque El mismo Jesús lo ES…El es la gracia que perennemente quiso transmitirla a nosotros de esta manera, por medio de Su Iglesia…Podemos desempolvar y arreglar “la casa” sin desintegrarla,…. sino arreglarla para que luzca mas bella….Ese fue el propósito de Juan XXIII, sobre todo cuando se lee su biografía y los frutos de su vida, y el que fue máximo, sin duda, el Concilio Vaticano II..

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • Juan A. Vinagre Oviedo

    Como siempre, González Faus lúcido y auténtico. En ese cristianismo es en el que creo, porque es Jesús de Nazaret hombre, empapado de Dios. Es el enviado del Padre, que trató y trata de dar sentido a la vida humana aquí y más tarde…  Siempre te leo con mucho interés, J. Ignacio. Un abrazo.

  • Asun Poudereux

    Siendo de agradecer esta tímida “auto-crítica” a la Iglesia Institución, que por activa y pasiva no deja de hacerse, pero quedándose en eso, poco efecto va teniendo, sino todo lo contrario, ya que somos testigos de que  las posiciones conservadoras aumentan,  bien aseguradas con la influencia y poder que las sostienen. Tal es su ignorancia e intolerancia.
     
    En pocas palabras, Marcos es directo,  es en lo último reseñado: “la incompatibilidad radical entre Dios y el dinero”, el inicio y la esencia de la marcha  contrapuesta a Jesús. Y me temo que la desviación y perversión continuará en tanto en cuanto hablemos de seguimiento y lo interpretemos más en divino que totalmente humano, sin complejos ni miedos.

    La educación y formación espiritual, hasta ahora mayormente religiosa, sigue, salvo excepciones, más próxima a lo que genera la desviación de la que se habla, tal fuerza es la de la Tradición.

    Si no se favorece y ayuda a despertar, como la misma vida que somos y es,  no  percibimos el fondo de lo que es y somos, lo que nos impide y retrasa  toparnos y vernos  en Jesús, tal cual, al experimentar y vivir, hoy y siempre, lo que el mismo Jesús experimentó y vivió, ya que son vivencias universales.
     

    Poco entonces nos detendríamos en poner nombre a lo que tanto separa.

     

  • !!!!Y de como traducir un adjetivo, ungido, y transformarlo en nombre propio al pasarlo al griego,  Khristós y por obra y gracia de Saulo el converso, convertirlo en religión universal¡¡¡    Lo mismo que Asamblea, que convenientemente traducido al griego, nos da Ekklessía, fuente de poder.Así como sabemos que ninguno de los “sacramentos” de la misma tienen origen Evangélico, por tales han pasado, y ese poder se fue concretando siglo a siglo desde el clarividente Constantino cuando elevó  a los “cristianos” a los palacios del Imperio Romano. Rematándolo en Nicea donde reunió a sus “Inspectores=obispos” para sentar la bases de sus ORDENES,

  • “Jesús fue un tío como cualquiera otro, pero qué guay”.Semejante exclamación de un adolescente me indicó que ni el chaval ni yo andábamos descaminados.Al joven no le costaría gran trabajo ir descubriendo cómo afrontó Jesús los problemas  y dejó la piel por querer ser “legal”, como él decía.Jesús es fascinante y da coraje advertir lo que hemos hecho con él. Como de esas bellas tallas románicas  que los clérigos del XIX embadurnaban de colores chillones y vestían con sayas de terciopelo y cursis puntillasm el vigoroso profeta judío ha acabado irreconocible. Con mi joven amigo y con otros muchos, no tuve demasiado que desmontar porque aún no estaban contaminados; no así con la mayoría de adultos”( Del libro de Juán Luis Herrero Del Pozo, “Teología sin magia”, I.Recuperar la realidad humana de Jesús.).

     

  • Juan García Caselles

    Quizá sea una osadía añadir algo a tan certera crítica, pero me atrevo.

    Y 5.- Considerar el seguimiento a Jesús como fuente de poder y constituir a la iglesia como un aparato del poder, ejerciéndolo sin disimulo y sin sonrojo.

  • Donde estaban entonces

    Cuando tanto les necesité

    Nadie es mejor que nadie

    Pero hay quien creyó vencer

    Si llamé ante tu puerta

    de nada sirvioooooooó

    ,,,.  …  …  … … … … … … … … … …

    Me siento hoy como un halcón

    Llamada a las filas de la insurreccióooon

    Hey, heyyyyyyy

    ( Manolo García)

     

     

  • Gonzalo Haya

    Una síntesis muy concreta y expresiva de un catolicismo que se ha desviado por una línea de creencias marchitas, y ha perdido la savia vital de sus raíces en la vida de Jesús de Galilea

Deja un comentario