Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 23-6-16, 20:17

Sevilla se escandaliza ante el orgullo gay: http://cartujoconlicencia.blogspot.com.es/2016/06/de-que-te-asombras-sevilla-dia-del.html

olgoscar05@yahoo.com.ar: Colombia: http://anncol.eu/colombia/politica-economia/item/4463-comunicado-conjunto-75-acuerdo-para-el-cese-al-fuego-y-de-hostilidades-bilateral-y-definitivo

Juan García Caselles: Film vencedor festival de cortos de Egipto: Zapatos

mª Pilar: Otro hermoso recuerdo del obispo sencillo y entregado: Un breve reportaje de Gonzalo López, emitido por Ecuador TV tras su muerte

Antonio Duato: Vale la pena leer este enlace que puso Peláiz: Rubén Amón:Cuando el Pastor sigue al rebaño

mª pilar: ¡UNA MAGNÍFICA ENTREVISTA QUE NO PUEDES PERDERTE!: Gonzalo un obispo atípico en VIMEO

Equipo Atrio: La rampa en la SER: En la SER el autor lo comenta

mª Pilar: Muy interesante. ESTA SEMANA EN ACENTO ROBINSON: Irene Villa Víctima de ETA. sin piernas, rehace su vida

ELOY: ¿PAGABAN ALGUNOS BANCOS CHANTAJE Y NO DENUNCIABAN? Información en La Voz de Galicia

mª Pilar: ENTREVISTA CON JOAN BADÍA (16.04.2016)ENTREVISTA CON JOAN BADÍA (16.04.2016) Muy interesante para despejar nuestras mentes.

antonio duato: ¿Servirá campaña mundial para frenar a TRUMP? Si quieres firmar, aquí

Honorio Cadarso: ¡Interesante!¡De acuerdo! Manda el IBEX. Pero, ¿quién manda en el IBEX?

» Pon una nota




Autores

3440 Artículos. - 58245 Comentarios.

¿Celebrar la Eucaristía sin un sacerdote?

Pavés

Como es normal, toda la red de Nosotros Somos Iglesia (movimiento cristiano de base iniciado en Austria) se ha movilizado ante la noticia del post anterior. Nos llega de Chile (Enrique Orellana) este comunicado de Pierre Collet, miembro de Movimiento Somos Iglesia de Bélgica.

En Bélgica, obviamente estamos sorprendidos como todos ustedes y queremos ofrecer a Marta y a su marido nuestro apoyo y nuestra solidaridad. Como muchos ya han dicho, nos parece que no sería apropiado responder a un anatema con el mismo idioma, con una proclama a la inversa: sólo el diálogo, un diálogo constructivo, podría ser beneficioso. Y nos parece que tenemos que concentrarnos rápidamente en la razón y en el contenido de esta sanción. De esta manera, me gustaría recordar que la celebración de la Eucaristía sin sacerdote fue uno de los temas clave del encuentro europeo de las comunidades de base en 2009 en Viena, Martha asistió y también pronunció allí un discurso. Les ofrezco aquí el documento que en aquella ocasión había preparado por los belgas sobre la base de nuestra práctica y nuestro pensamiento. Fue entonces publicado en cuatro idiomas en nuestra página de PAVÉS (Pour un Autre Visage d’Église et de Société):   Es un punto de partida que sigue teniendo actualidad, visto lo visto…


Bélgica.

¿Celebrar la Eucaristía sin un sacerdote?

Comunicación presentada al Encuentro Europeo de 2009.

Se solicita la participación del grupo belga en  el encuentro europeo del 2009 de las comunidades de base. Nosotros aportamos  nuestra experiencia en la celebración de la Eucaristía sin un sacerdote: ¿transgresión, escándalo, temeridad, avance del futuro, sentido profético? Muchas interpretaciones son posibles.

Para evitar caer en una visión ideológica, nosotros hemos hemos  querido entrevistar a aquellas y aquellos  que lo vivieron y se les solicitó su testimonio. De las 30 a 40 comunidades que componen nuestra pequeña red de habla francesa en Bélgica, diez respondieron a la encuesta y es sobre la base de esa información que hemos preparado este informe. Por tanto, no es un informe exhaustivo de todas las experiencias de las comunidades y, no se puede incluso afirmar que en la mayoría de las comunidades  se celebre la Eucaristía sin un sacerdote. Para ser honestos y completos, debemos añadir también que, para algunos, el tiempo de celebración no es imprescindible, al menos en forma estructurada: quieren sobre todo un centro de recursos, de compartir, de apoyo y de amistad y, a veces, también para la acción conjunta.

Pero en la celebración de la Eucaristía sin un sacerdote, las respuestas son significativas: por un lado, varias comunidades que han participado en las encuestas reconocieron que en efecto, lo hacen bonito y bien,  ya sea siempre ya sea excepcionalmente; otros plantean la posibilidad pero sin  decir más; por otra parte, existen similitudes  reales, tanto a nivel de prácticas  como de justificaciones que ellas dan.

Un poco de historia

Es a principio de los años 90 cuando las comunidades comienzan a celebrar la Eucaristía, habiendo o no un sacerdote presente. Dos grupos dicen que lo llevan haciendo desde 1980. Dos razones son a menudo avanzadas.

Al igual que en otros países europeos, nuestra comunidades de base surgieron a raíz del impulso generado por la participación del concilio y una cierta impaciencia de los cristianos para hacer frente a los retrasos, incluso a la dilación de las autoridades de la Iglesia. Ella se compone principalmente de  personas de cierta edad, y los sacerdotes que participaron en su creación no son una excepción a esta característica. Esto es a menudo la ausencia, enfermedad, la muerte del sacerdote líder que ha sido el detonante de la situación actual. Y la idea de ir a buscar en otra parte, en el lateral de la parroquia por ejemplo, el sacerdote que sería “buena reputación” nunca se ha considerado como relevante: es siempre percibido como artificial.

Pero desde el principio, la opción que se tomó fue la preparación y realización de la celebración por parte de los miembros de la comunidad. Así, aun en presencia de un sacerdote, como fue el caso, ningún celebrante titulado no tenia un poder diferente de los otros participantes. Esta práctica de la responsabilidad compartida fue unánime: ya sea confiando la responsabilidad cada vez en un miembro, o en pequeños equipos de preparación, o el reconocimiento de la igualdad y la complementariedad de los carismas particulares, lo que es el objetivo y la experiencia  no es nada menos que la acogida de cada una y cada uno , el reconocimiento de su contribución a la comunidad, afirmando su función.

Podemos incluso afirmar sin temor a equivocarnos que la razón principal es el reconocimiento de una igualdad fundamental entre sacerdotes y laicos, y esta conciencia se ha desarrollado progresivamente en las comunidades, y, por tanto, en las celebraciones. Varios testigos  informaron de que este desarrollo  pudo ser alcanzado por iniciativa de algunos sacerdotes que se  borraron  deliberadamente para favorecer esta dinámica comunitaria: los que lo conocieron recordarán con gratitud  una de las grandes  ideas de Pierre de Locht que él bien ha conseguido compartir.

Una tercera razón esta a veces, también estrechamente ligado a esta última: “Queríamos terminar con una visión de lo sagrado muy similar a la magia. El sacerdote tenía hasta ahora competencia exclusiva casi mágica para “transformar” – “transubstanciación” … – El pan y el vino ,palabras inmutables, sagradas, él era  el único que podía pronunciarlas. Nosotros estábamos a miles de kilómetros de distancia dev este punto de vista. El Compartir eucarístico para nosotros se ha convertido en una reunión, una comida de forma simbólica, pero entre mujeres y hombres, bien en carne, muy arraigados en las personas, radicalmente en la igualdad de condición y los derechos, sin dejar de ser impulsados por una fe común, que la experiencia de un encuentro con el Señor Jesús y que se alimenta en profundidad. Algunos pasajes de las Escrituras sugieren esta concepción  no clerical de las prácticas litúrgicas .

Es La comunidad quien celebra

El documento Kerk en Ambt de holandeses dominicanos en septiembre de 2007 vino a confirmar si era necesario la convicción de estas comunidades. En la fidelidad al Concilio Vaticano II, el texto se basa en una verdadera “vuelta a lo básico” de la fe cristiana: la Iglesia es el Pueblo de Dios, y la estructura es, literalmente, “secundaria” porque todo entero al servicio de esta gente. Desde esta perspectiva se ve la Iglesia como  cuerpo cuya cabeza  sólo puede ser Cristo, por lo tanto, propone a las comunidades locales a elegir su propio representante y su equipo para celebrar la Eucaristía. La comunidad debe solicitar al obispo que confirme después  su elección de representante por la imposición de manos.

Un poco provocadores, los dominicanos agregaron: “Si algún obispo se niega a tal confirmación -” la ordenación “- Seguimos confiando en  las comunidades :ellas celebran una verdadera Eucaristía  cuando se reúnen en la oración y  comparten el pan y el vino “.

Incluso si nuestras comunidades de base por lo general no se sienten muy preocupadas por la dimensión estructural tratadas así, ellas  comparten la convicción de que es la comunidad la que celebra, no una persona en particular. Las dos razones para ello son muy complementarias: la parte democrática de nuestra cultura en general y de nuestra lucha en la sociedad, no sería lógico que, en nuestras reuniones de la comunidad, dejáramos en el felpudo  esta preocupación que llevamos todos los días  de la participación y la igualdad entre hombres y mujeres, jóvenes y viejos, entre los intelectuales y manuales, etc. Por supuesto, esta opción da algo de color a las comunidades socio-político, pero no creemos que puede ser diferente en el Reino anunciado por Jesús … La segunda razón es aún más evidente: es de ser fiel a la forma en que el mensaje de Jesús ha sido recibida y vivida por los primeros cristianos, muchas comunidades tratan de recordar :

– “Ellos se dedicaron a la enseñanza de los Apóstoles, fieles a la comunión fraternal, a la fracción del pan y a las oraciones. ” (Hechos 2:42)

– “Día tras día, un solo corazón, asistieron asiduamente al Templo y partían  el pan en sus hogares, tomando los alimentos con alegría y sencillez de corazón.” (Hch 2,46)

– “Para vosotros, no os hace falta llamar” maestro “, porque sólo tenéis un maestro y todos ustedes son hermanos. No llaméis a nadie sobre  la tierra ” padre “, ya que solamente tenéis uno , el Padre celestial. No hace falta que llaméis a nadie  “doctor”, ya que sólo tienes un médico,  Cristo. El mayor entre vosotros será vuestro servidor, quien se exalta a sí mismo será humillado, y quien se humilla será enaltecido. » (Mt 23,8-12).

– “Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, yo estoy en medio de ellos. “(Mateo 18:20)

Preguntas abiertas

No cabe duda de que la opción de celebrar la Eucaristía sin un sacerdote no fue sin pena  o sin complejos; las comunidades dicen que el  proceso de decisión se tomó hace casi 10 años, otros dos admiten que esto puede haber causado  la salida de algunos miembros, pero en general la valoración es muy positiva por las razones citadas. Esto no impide que muchas preguntas sigan abiertas y que podríamos formularlas.

A nivel de funcionamiento, la primera fue el gran riesgo de la anarquía (“nadie, nada, no importa cómo”)  el peligro de la sustitución de la dirección de la cura por el de algún otro gurú … Ningún  testimonio  ha probado el hecho de desviaciones explicitas  en el testimonio  o “estatus privilegiado”, pero todas hacen hincapié en la necesidad de respetar las normas (a veces incluso una “Carta Magna”), de evaluar periódicamente, de confiar en el sistema de la delegación temporal: las «asambleas de los discípulos de Jesús siempre han sido “estructuradas” ansioso por demostrar que su origen estaba en la iniciativa de Jesús y no en la suya, y expresando que por una división de funciones, sobre la base de los carismas dada por el Espíritu».

Más delicada es la cuestión de una “trivialización de lo sagrado”. Aún no hemos salido totalmente  de la confusión entre lo sagrado y lo mágico, y el respeto a la fe personal y el viaje de todos, varios testigos informaron de los momentos de silencio y de recogimiento, y de la expresión formal de la oración en relación a la puesta en común de la palabra.

La última pregunta es finalmente sobre los vínculos entre las comunidades y  otros cristianos, los que podrían llamarse de riesgo “sectarios”. Había probablemente un poco de eso en la voluntad de Ernest Michel cuando puso en marcha una “coordinación” de las comunidades locales. Pero más allá de ese círculo,  se trata de mantener también las puertas abiertas, de  rechazar las réplicas de pequeños grupos cerrados y nostálgicos, y asegurar los vínculos con la sociedad y la iglesia local. El “cómo” de este reconocimiento mutuo es necesariamente variable, depende mucho de las personas y lugares, pero nunca parece descuidado.

Dos citas para concluir la prueba de síntesis. El primero proviene de La Parroquia Libre de Bruselas. “Sin pretender que nuestra práctica litúrgica es la única correcta, la única válida, pero sobre todo que se imponga en todas partes, al menos podemos decir que nuestras reuniones son pacíficas, de paz, llenas de esperanza, de que vivimos con sensación de que poco a poco han encontrado un modus operandi humana y espiritualmente satisfactorio, es decir, en particular, donde cada uno de nosotros tiene su lugar, su papel, su voz, sea cual sea su sexo, la formación, su compromiso personal público o privado”.

Y estas palabras de Gerard Fourez quien participa en una comunidad de base en Namur, “¿Qué es lo que hace que exista una Eucaristía? ¿Es la presencia del sacerdote o la existencia de una comunidad que, después de Jesús, dice, ‘Esta es mi vida que yo doy?  No son las palabras de la consagración las que hacen que haya  Eucaristía, y que Dios esté presente. Es el compromiso de la comunidad suscitado por el Espíritu y el Evangelio. Por lo tanto, cuando una comunidad se reúne para hacer memoria – en palabras y acciones – de las buenas nuevas de Jesucristo, ella  celebra la Eucaristía, sea que un sacerdote ordenado esté presente o no. ”

Pierre Collet

Vienne, 1er mai 2009

7 comentarios

  • Santiago

    Querido amigo Nacho:

        PERO sacerdote es quien ofrece sacrificios y se encarga del ministerio…Por eso, por definición, esto es lo que se entiende por SACERDOTE, no un simple ritual externo…En este sentido -se sentido real- Jesus fue el sacerdote por excelencia de la Nueva Alianza…Con EL en realidad cesaron los sacrificios de animales en el Templo, y por tanto quedó atrás la Antigua Alianza….porque Cristo no solamente fue sacerdote, sino víctima VOLUNTARIA..que aceptó ofrecerse por amor a nosotros, TODOS los seres humanos..cargando con nuestras culpas y deficiencias…hasta morir

    Por eso, ANTES de morir les dijo a sus discípulos, a los 12, a los que EL MISMO llamó hacia EL….”Esto es mi curpo, que SERÁ ENTREGADO  y tambien… “Esta es mi sangre que SERÁ DERRAMADA” por vosotros y por la muchedumbre, para LA REMISIÓN DE LOS PECADOS.   El pues sustituyo al Cordero Pascual…y se convirtió en el Buen Pastor que da la vida por sus ovejas..

    Jesus es pues sacerdote, el PRIMER sacerdote del Nuevo Testamento…
    PERO los Apóstoles recibieron el mandato de Cristo de predicar, de bautizar, de perdonar, de curar, de combatir el mal y de celebrar VISIBLEMENTE “el Memorial de su Pasión y Muerte” cuando les dijo -como tu bien dices- “Haced esto en mi memoria”…

    Sin embargo, no hay que olvidar que esta MISIÓN SACRAMENTAL no iba a terminar con la muerte del último Apóstol, San Juan..Los humanos siguieron -y seguimos- con los mismos problemas existenciales del siglo I: el problema del mal, de la culpa, de la incercidumbre, de la duda, de la misma vida, difícil ya en “si misma”…el problema de la soledad, de la angustia, de la inseguridad…

    POR LO TANTO, Cristo fue necesario entonces, en el siglo I, en su mandato sacramental…COMO lo es tambien en el siglo XXI…Fundamentalmente, el ser humano no ha cambiado -en su esencia: en su indigencia, en su dependencia, en su vulnerabilidad, en debilidad frente a la tentación del MAL…Por eso, Cristo empezó por LO INDIVIDUAL……puesto que es el individuo el que forma la comunidad humana…y “arreglando” el individuo…es como se hace una”comunidad” orientada al BIEN….Jesus fue a la raíz profunda del DESORDEN MUNDIAL Y UNIVERSAL….y le puso remedio, porque el remedio es EL MISMO….que es el sacramento primordial….

    Por eso, el SACERDOCIO entendido como OFRECIMIENTO Y MINISTERIO fue intrínseco al pensamiento de Jesus y a su misión…Ya Clemente Romano (año 91-100, siglo I), 3er sucesor de Pedro habla en su Epistola a los Corintios del sacerdocio católico: “Nuestros Apóstoles, (como Moisés) ENTENDIERON de Nuestro Señor Jesucristo que el OFICIO DE OBISPO daría lugar a intrigas. Por eso……ELLOS reclutaron otros HOMBRES que redactaron reglas definitivas a tal efecto:…que cuando estos hombres MURIERAN…otros les sucedieran -previa aprobación- para que les sucedieran en el SAGRADO MINISTERIO (Clemente Romano, Epist. a los Corintios, No 6,43-44; nos. ACW 1;36)…

    Y un poco antes, hacia el año 60-70, dicen los HECHOS DE LOS APÓSTOLES que “desde Mileto, mandando recado a Éfeso, convocó Pablo a los PREBÍTEROS de la Iglesia”….y Pablo ORDENA a Timoteo como obispo y se ordenan también DIÁCONOS  YA en el siglo I…

    Y el Apóstol Santiago (año 61-62) en su Epístola dice: ¿Está alguno enfermo entre vosotros. Mande a llamar a LOS PRESBÍTEROS DE LA IGLESIA, y ellos oren sobre el, ungiéndole con óleo en el nombre del Señor. Y la oracion de la FE salvará al doliente y le reanimará el Señor y si hubiera cometido pecados le serán perdonados” (Santiago, mi tocayo, 5, 14-15)..Y la DIDAJÉ hacia el año 65 habla ya del MINISTERIO SACRAMENTAL DE LA IGLESIA

    Por eso, consta históricamente que los sacramentos fueron instituídos (específicamente algunos, y otros genéricamente,) por el mismo Cristo….Y que hay dos clases de sacerdocio: el sacerdocio sacramental y ministerial que fue DADO solamente a los 12 y a sus sucesores..por medio de la imposición de las manos como signo visible sacramental…y el SACRAMENTO COMUN DE LOS FIELES, que TODOS RECIBIMOS cuando nos bautizamos…Los dos son distintos pero el uno se ordena al otro…y por lo tanto los dos sacerdocios son COMPLEMENTARIOS….Jesus solamente llamó a 12 como núcleo principal para el ministerio sacerdotal sacramental propiamente dicho…..y no cabe duda que tambien existe el SACERDOCIO de los laicos, entre los que nos encontramos nosotros, los seglares…

    No podemos tergiversar la historia de la Iglesia y de su tradición…..Consta que esto fue el pensamiento y deseo de Jesus….Apartarse de esta noción y hecho es negar la verdadera historia…con su amplia documentacion principalmente en los primeros siglos de la IGLESIA PRIMITIVA

    De esta manera, como dice el Vaticano II, la Iglesia es como un sacramento…y el primer sacerdote para el sacramento es el mismo Cristo…que se ENTREGÓ no solamente en la CRUZ sino que se nos entrega cada día en el ministerio sacramental de la Iglesia, porque quiso permanecer con nosotros….para nuestro bien….que es el mejor camino para llegar al amor del Padre….

    Un saludo cordial de Santiago Hernández 

  • Nacho Dueñas

    La primera misa de la historia la hizo Cristo, que no era sacerdote.
    Y al pedirle a los suyos eso de “haced esto en memoria mía” ni les pidió que se hicieran curas, ni institucionalizó cupero sacerdotal alguno. Ni siquiera fundó ni institucionalizó religión alguna.
    ¿O no?
    Nacho.

  • Estamos delante de una cuestión-llave entre distintas otras que integran el esfuerzo de muchos movimientos de católicos comprometidos con la renovación de la Iglesia Católica Romana (“Ecclesia semper reformanda est”), desde abajo.
    El reciente decreto de excomulgación por parte del obispo Manfred Scheuer, de la diócesis de Innsbrucck (Austria), contra Martha Heizer y su marido Gert Heizer, es una “victoria de Pirro” para el “establishment” eclesiástico. La historia muestra que los cambios funamentales, en el ámbito de las sociedades y al interno de la(s) iglesias, se producen gracias al protagonismo desde abajo. Y comportan puniciones como actitud desesperada tomada por  los “de arriba”, pero “la nave va”…
    El hecho tomado como motivo de la excomulgación, la celebración comunitaria de la Cena del Señor, sin la presencia de un cura, nos hace recordar que similar inicativa se produce casi por toda parte, no apenas en Austria, ni solamente en Europa, sno por distintas regiones del mundo católico – América Latina, América del Nord, Australia y otros continentes.
     
    Iniciativas que tienen a ver, antes, con la creciente consciencia del significado de Eucaristía, desde el modo la celebraban las primitivas comunidades cristianas. El memorial de la Cena del Señor Jesús era celebrada por toda la Comunidad, no dependía de una sola persona como si fuera la única portadora de la gracia de hacer memoria de la última Cena.
    Tiene a ver, antes, con el esíritu del Evangelio, de la fe de los discípulos y discípulos misioneros de compartir el pán y ela sangre de Jesús ofrecido “pro mundi vita”.
    Tiene a ver con la conciencia viva del legado des Concilio Vaticano II, notadamente de sus palavras-llave: el retorno a la Palabra de Dios (DV), la centralidad del Pueblo de Dios en la organización de la vida eclesial (LG), la opción por los pobres (LG, n. 8), el diálogo con el mundo (GS), la colegialidad (CD), el espíritu ecuménico (UI)…
     
    Tiene a ver la lúcida propuesta pastoral programática recién-lanzada por Papa Francisco en su Exhortación “Evangelii Gaudium”, notadamente en razón de los temas tratados (cf. EG, n. 17), en los que incluye las tentaciones de los agentes de pastoral.
    Tales cambios no se producen inmediatamente, lo sabemos. Toman tiempo, pero es cierto que viendrán… o están a camino…
    Les propongo, a quienes se interesen, a ver/escuchar esa entrevista – bien actual! – concedida hace algunos años por el conocido teólogo José Comblin:
    Parte I:
    http://www.youtube.com/watch?v=piVP22keQaA

    Parte II:
    https://www.youtube.com/watch?v=xoeN3m1KBKM

    Parte III:
    https://www.youtube.com/watch?v=wtHzzJ8UQ_A

    Parte IV:
    https://www.youtube.com/watch?v=w0FiLfierCs

    Parte V:
    https://www.youtube.com/watch?v=S2XOn97fKv4

    Parte VI (final: apenas cerca de um minuto):
    https://www.youtube.com/watch?v=FapXmMybbIQ
     
     

     
     
     
     
     
     

  • Julián Díaz Lucio

    Estoy de acuerdo con Ramón Díaz Ayala. Son dos cuestiones en las que habría que profundizar a niivel teológico: una si Jesús  creó el sacramento del sacerdocio y de poder en la comunidad cristiana. Porque porque lo que dicen algunos teólogos, Pikaza, Hans Küng…, es que en los dos primeros siglos en las comunidades primitivas, no había sacerdotes propiamente dichos. Era la Comunidad la que celebraba la Eucaristía. Y otro tema es qué significa la Eucarístía y qué eso de la transustanciación. Porque, según varios teólogos, lo importante noes la presencia física en el pan-vino, sino en lo que Jesús quiso significar con ello. Esto es mi cuerpo, esta es mi sangres significa esta es mi Vida entera que es y será entregada por todos. Haced esto en  memoria mía, esta entrega es lo qeu tenéis que hacer vosotros.  Los cristianos acudimos a  la eucarístía a renovar nuestra entrega como Jesús lo hizo.  Lo demás puede ser magia. Hay mucha tela que tejer y cortar.

  • Antonio Vicedo

    Hagamos memoria: Tantísimas Misas, o Memoriales de la Entrega de Jesús celebradas en solitario por sacerdotes, o con grupos privilegiados de proximidad a ellos durante tantos siglos y lugares, mientras millones de grupos humanos y comunidades fieles no podían participar de ello, por no disponer de sacerdote consagrado; Con remiendo de los modos, ha continuado la misma situación para multitud inmensa de creyentes con dificultades insuperables para reunirse en lugares y tiempos reglamentados por la misma circunstancia de indispensabilidad del sacerdote consagrado en tiempos recientes y en la actualidad.
     
    ¿Es esto lo que tendría en la mente y corazón Jesús en su Última Cena de donde arranca, según  afirma el Magisterio este condicionamiento: “—,lo partió y lo dio A SUS DISCÍPULOS diciendo: TOMAD y COMED….; TOMAD y BEBED …..HACED ESTO EN CONMEMORACIÓN MIA.”?
     
    ¿No ha determinado Jesús, según Juan XIII,35 a quienes califica como DISCÍPUL@S?
     
    ¿No es suya evangélicamente la condición de solidaridad real por  parte de  Jesús: “Donde DOS, o MAS, se reunan en mi Nombre, allí estaré Yo en medio de ell@s”?
     
    ¿No es la IGLESIA, como tal , el SACRAMENTO DE JESÚS, en y por LA QUE, los Sacramentos producen su eficacia cristiana supliendo incluso las deficiencias de los considerados ministros de los mismos o de sus modos formales?
     
    ¿No venimos obligados, según todo esto a obrar en consecuencia, según se desprende de aquello de: Ser el SÁBADO para la HUMANIDAD, y no al contrario, haciendo práctico el deseo de Jesús: –“PARA QUE TENGAN VIDA Y LA TENGAN EN ABUNDANCIA”?
     
    ¿A qué , pues, vienen esas excomuniones , y, o, esos miedos a sentirse fuera de la Iglesia de Jesús por el intento honrado y arriesgado de estar con Jesús?
     
    ¿No es hora de que el SER IGLESIA nos espolee a sacar prácticas consecuencias con: “La LIBERTAD DE L@S HIJ@S DE DIOS”?

  • Román Díaz Ayala

    Si llevamos las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia a sus últimas consecuencias nos encontramos con situaciones sorprendentes. Ana Rodrigo nos habla de algunas en otro post, hermano de éste.
    Pero lo que a mí siempre me ha resultado chocante desde pequeño y empecé a preocuparme por estas cosas, es cómo situar la Eucaristía. Fuera de la Iglesia Católica, lo que hacían la gente protestante de mi pueblo, ¿Era o nó Eucaristía? Si era una auténtica eucaristía,¿por qué el catecismo me insistía que solamente el sacerdote católico, un ministro consagrado podía celebrar?
    También entre aquellas gentes se daban manifestaciones de fe y tenían una vida comunitaria, que para mí hubiera querido en mi parroquia.
    Las cosas tendrían que ir por otros derroteros…..
    Luego me enseñaron  que para Santo tomás de Aquino el Sacramento del Orden guardaba una estrecha relación con la Eucaristía y con la Iglesia ( entendida en mi mentalidad de entonces como el clero)
    Y ahora todo encajaba. Si democratizamos la Eucaristía nos cargamos el sistema Católico Romano, su doctrina sacramental, su sistema de poderes. Teníamos que remontarnos entonces a una supuesta “legitimidad de origen”, a una Tradición, que era como la línea sucesoria de las dinastía de reyes que estudíábamos en la asignatura de Historia.
    Y en esas estábamos cuando vino el Concilio y nos dijo que el Pueblo Católico debe someterse a la Autoridad de la Biblia en todo lo que contiene de Palabra de Dios, que es parte de la Revelación Positiva, y volver a la pureza del Cristianismo más primitivo. Y yo, fiel y obediente volvía a leer el Nuevo Testamento, pero esta vez sin sentirme  que una parte de mí fuese “Protestante”
    Y ahora sí entendí qué era la Iglesia: era el Pueblo de Dios, de la cual todos, todas, formamos parte y entonces la Eucaristía volvió a tener el sentido pleno: Jesús se hace presente, se hace uno de nosotros/as y nos hermana con él, en la presencia Gloriosa del Espíritu Santo, el Espíritu del Resucitado, un amor tal que reflejamos el rostro de Jesús en el cual Dios se contempla a sí mismo.
    Un sacerdote, de espalda al pueblo, hablando en en un idioma inteligible, se podría sentir intermediario, pero sólo hacía un ejercicio de poder.
    Con el Concilio se cambiaron las formas, ¿Para cuando veremos que se cambia el contenido?

  • Román Díaz Ayala

    Somos uno, somos Cristo, somos Iglesia.
    Nosotros, nosotras, que durante mucho tiempo no éramos pueblo y que ahora somos Pueblo de Dios, de los que antes nadie tuvo compasión, pero ahora somos compadecidos, no podemos olvidar esta condición, que no éramos judíos, con su clase sacerdotal, los levitas, que hacían de él un pueblo sacerdotal. No éramos judíos y por tanto hemos vivido ajenos a Dios e ignorantes de su revelación.
    Somos  los gentiles, antes ajenos a la misericordia de Dios, e ignorábamos sus hechos de salvación.
    Y ahora hemos sido hechos destinatarios de las promesas, sustituyendo a quienes excusaron su entrada y rechazaron al Mesías ( el Cristo) prometido.
    “He aquí que coloco en Sión una piedra elegida angular, preciosa y el que crea en ella no será confundido. Para vosotros, pues, creyentes, el honor; pero para los incrédulos, la piedra que los constructores desecharon en piedra angular se ha convertido, en piedra de tropiezo y roca de escándalo. Tropiezan en ella  porque  no creen en la palabra; para esto ha sido destinado.”
    Para que un pastor huela a oveja, tiene que ser necesariamente oveja. El papel del pastor se ciñe necesariamente a la comunidad y de ellla toma su razón de ser y de actuar. Cuando nuestros pastores comprendan esto entonces crecerán y madurarán en la fe junto a sus comunidades.
    Cristo se hace presente cuando nos reunimos en su nombre,¿No es eso lo que nos dejó consignado por escrito?