Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

enero 2024
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
7143 Artículos. - 108903 Comentarios.

Ján Korec, el obispo con mono de trabajo

Incorporamos hoy como autor habitual al teólogo y escritor italiano Francesco Strazzari, cuyos artículos traducidos de SettimanaNews nos envía de vez en cuando Jesús Martínez Gordo. Francesco, cura secular sn Sovizzo, una zona industrial y artesanal de Italia, que no ha perdido sus verdes colinas,  conserva su antiguo oficio de periodista. Gracias, Francesco y Jesús, por colaborar con ATRIO. AD. 

En febrero de 2014 fui a ver al Cardenal Ján Korec, que acababa de cumplir noventa años. Nació en Bošany, a unos veinte kilómetros de Nitra, el 22 de enero de 1924, en el este de Eslovaquia.

Nitra es la ciudad más antigua de Eslovaquia, una perla, situada a orillas del río del mismo nombre a los pies de las montañas Tribeč. Data del siglo IX y se convirtió en el centro de la evangelización de los pueblos eslavos. Fue erigida como diócesis en el año 880, antes de Praga (973).

Korec, de noventa años, había sido obispo allí desde el 6 de febrero de 1990 hasta el 9 de junio de 2005. Lo conocí en un apartamento a los pies de la fortaleza del siglo XI.

La primera vez que oí hablar de Korec fue a principios de la década de 1980, cuando me reuní con el director de asuntos religiosos, Karel Hruza, un husita duro y frío, a quien le pregunté por la Iglesia clandestina. Respondió que estaba al tanto de la existencia de cinco obispos clandestinos, con los que había discutido animadamente con la Santa Sede, implicada en la Ostpolitik.

Su juicio fue claro y mordaz: una Iglesia en contra de la ley. Me informó que en Brno, en Moravia, estaba el obispo clandestino Félix María Davídek, que trabajaba en el hospital; que en Bratislava, Eslovaquia, estaba el obispo clandestino, Ján Korec, que reparaba ascensores. Y agregó que había otros.

El cardenal Korec me impresionó con su memoria de hierro.

“Mi familia era pobre. Mi padre fue obrero durante cincuenta y dos años en la fábrica de zapatos, la famosa Bat’a. Había un cierto ambiente anticlerical debido a situaciones sociales no siempre tenidas en cuenta por la jerarquía católica. Mi primera formación espiritual estuvo influenciada por excelentes sacerdotes, que se dedicaban en cuerpo y alma a los jóvenes. Mis padres eran practicantes, pero no tan devotos.

 Yo era monaguillo y quería seguir estudiando, me sentía llamado al sacerdocio. Pero mi familia era pobre y no podía mantenerme en mis estudios. Un amigo que se había unido a los jesuitas habló de mí a sus superiores, quienes me invitaron a visitar su comunidad en Ružomberok, ahora famosa por su universidad. Pasé dos semanas allí y me hice una idea de la vida de los jesuitas. Fui guiado por el famoso erudito bíblico Stefan Porúbcan. Me dio una tarea escrita para hacer, que pensó que estaba bien hecha. Fue mi primera obra literaria. Me presentó al rector y le causé una buena impresión. Me pidió que terminara mis estudios secundarios en Ružomberok y entrara en el noviciado. Me llené de alegría. Así fue como me convertí en jesuita”.

Jan estudió teología en Trnava y luego en Brno, la antigua capital de Moravia, y la terminó en 1947. En febrero de 1948, los comunistas tomaron el poder y comenzaron una acción furiosa y diabólica para liquidar la Iglesia. Korec terminó sus estudios teológicos en la famosa “Noche de los Bárbaros” en abril de 1950.

“Las milicias comunistas nos llevaron a un ‘monasterio-campo de concentración’. Había religiosos de todas las órdenes y congregaciones. Nos dividieron en grupos y nos pusieron en diferentes campos de trabajo. Yo, junto con otros cuatro jesuitas, tenía un documento que me eximía del servicio militar por razones de salud.

 Por un juego de la Providencia nos encontramos libres y comenzamos a trabajar en una empresa civil. Uno de nosotros fue el futuro obispo Pavel Hnilica, que organizó una ordenación clandestina en la capilla del hospital de Rožňava, una ciudad fronteriza con Hungría, donde el 1 de octubre de 1950, el obispo Róbert Pobožný nos ordenó sacerdotes en completo secreto.

Mientras tanto, los comunistas habían encarcelado a todos los obispos. Dos fueron condenados a cadena perpetua. El obispo Ján Vojtaššák fue condenado a 24 años de prisión. En este contexto, con las facultades especiales concedidas por Pío XII, fueron ordenados obispos Barnaš y Rožňava. Por recomendación del provincial de los jesuitas, Pavel Hnilica, que estaba haciendo el servicio militar en los campos de trabajo, también fue consagrado obispo.

Ordenó a varios sacerdotes clandestinamente. Pero la policía descubrió su actividad y así, clandestinamente, escapó de Checoslovaquia y, atravesando Austria, llegó a Roma. El provincial de los jesuitas le pidió que consagrara a su sucesor obispo antes de partir, y se propuso a Ján Korec, un hombre muy joven, que había sido sacerdote durante pocos meses. Era el 24 de agosto de 1951.

Korec trabajó como obrero durante veinticinco años y continuó escribiendo clandestinamente.

La Ostpolitik sigue siendo objeto de debates, incluso muy acalorados, que tuvieron su inicio oficial en mayo de 1963, cuando Mons. Agostino Casaroli entró en contacto con el régimen comunista húngaro y la República Checoslovaca. Según el pensamiento de Pablo VI, no se trataba de una cuestión política en sentido estricto, sino de una solicitud pastoral por la Iglesia en los países bajo el yugo del comunismo. Le pregunté a Korec qué pensaba.

“Solo puedo responder: ¡mal! Casaroli era sin duda una buena persona, un excelente sacerdote, pero era muy ingenuo con los comunistas. El arzobispo Poggi, otro miembro de la Ostpolitik del Vaticano, también fue ingenuo. En agosto de 1976 envió al padre Bukovski a Petrzalka para decirme que el Vaticano me rogaba que no ordenara sacerdotes por el momento. Me conmovió profundamente. Un año después, el padre Bukovsky me visitó de nuevo y le pregunté si la prohibición seguía vigente.

 Me dijo que podía ordenar sacerdotes religiosos, pero no sacerdotes seculares. El arzobispo Poggi, jefe de la delegación vaticana para las negociaciones con la República Checoslovaca de 1973 a 1986, dijo a los comunistas que, durante las conversaciones, no se hicieron ordenaciones clandestinas. ¡Ingenuo! No sabía que todo estaba siendo interceptado. Obedecí porque no quería crear daños y divisiones en Eslovaquia, pero no creo que fuera la voluntad de Pablo VI. Por otro lado, creo que Pablo VI no estaba informado. Ciertamente sé que no se le entregó un documento que explicara la situación”.

Le pregunté al Card. Korec por el historiador, Card. František Tomášek, arzobispo de Praga.

“Tomášek también fue consagrado clandestinamente y al principio tuvo una actitud de simpatía hacia la Pacem in Terris, una asociación del clero que pretendía colaborar con el Estado en la construcción de la patria socialista, animar a los fieles a la honestidad, al compromiso con el trabajo y a apoyar la paz en el mundo. Más tarde, sin embargo, se despegó de ella, cambió de opinión y comenzó a colaborar con los teólogos clandestinos Madr, Zverina… Lo visité varias veces en Praga. Al final, se convirtió en un arzobispo muy valiente, que también fue apoyado por nosotros en Eslovaquia”.

Eminencia, ¿qué testimonio nos deja?

Después de un momento de silencio, respondió:

“Estar unidos y fieles al Santo Padre. Le confieso: sufrí menos en las cárceles que cuando me mandaron no ordenar sacerdotes en la clandestinidad. Obedecí. Este es mi testamento: nunca te involucres en acciones que dividan a la Iglesia”.

El sol se estaba poniendo sobre la fortaleza de Nitra y el cardenal de noventa años me bendijo, como los antiguos patriarcas bíblicos. En Eslovaquia se celebra estos días la memoria del “obispo con mono de trabajo”, a los cien años de su nacimiento.

 

Un comentario

  • Juan A. Vinagre

    Me parece que no debemos pasar de largo ante un caso como el de Ján Korec -y muchos otros, en la cladestinidad, como él-. Pasaron por la vida haciendo el bien y orientados a la Esperanza. Estos fueron auténticos testimonios, y algunos además mártires.En nuestro mundo occidental actual no se persigue, pero en algunas -o muchas-regiones bien “cultivadas”, bien “pertrechadas”, en vez de prohibir o perseguir se desbrava la fe y el Mensaje evangélico de tal manera que o asumes ese evangelio (muy conservador y con importantes marginaciones) o no eres un buen creyente. Un evangelio que trata de compaginar Dios y Dinero en sobreabundancia… -dinero convertido en ídolo sagrado- no es creíble, pero ahí está campando. Quien se oponga o luche contra el sistema que da culto a ese ídolo del gran poder se expone a la persecución, y en algunos casos a tener que pasar a la clandestinidad…  Piénsese en H. Cámara, en O. Romero o en P. Casaldáliga, o en tantos teólogos “suspendidos”… Esto desgraciadamente también es aplicable a algunos que quieren y manifiestan que la Iglesia tiene que convertirse al Evangelio… El poder de la “tradición” del sistema religioso los-las obliga a una cierta clandestinidad…  En suma, no solo el poder de “extrema izquierda” persigue (caso Ortega en Nicaragua, por ejemplo). También, aunque de modo más sutil, la extrema -y no tan extrema- derecha difama y degrada a quienes anuncian el Evangelio de los pobres…, y denuncian atropellos y abusos… y deformaciones interesadas del Evangelio de Jesús.  El Imperio no es  compatible con los pobres y con quienes los defienden. También estos últimos merecen un recuerdo agradecido.Termino: ¿Imperio -político y/o religioso- y Evangelio son compatibles?

Deja un comentario