Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

septiembre 2023
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
7202 Artículos. - 109743 Comentarios.

¿Qué pueblo de Dios es el protagonista del Sínodo?

             Este Sínodo de la sinodalidad no quiere fundamentar sus decisiones en la autoridad del Papa o de los obispos allí reunidos sino en las creencias de todo el pueblo cristiano, porque éste es el sujeto principal que recibe la protección y la inspiración del Espíritu Santo.

            Creo que de este modo el Papa Francisco ha interpretado la tendencia de Los signos de nuestro tiempo (al menos en nuestra cultura occidental) que valoran la libertad y el convencimiento personal más que la obediencia a los dictados de una autoridad.

            Personal he dicho, pero no individualista sino comunitario, porque sabemos que nuestra libertad y nuestras reflexiones padecen frecuentemente interferencias de nuestros egoísmos o de nuestra ignorancia, y queremos contrastarlas con las reflexiones de nuestro grupo humano. Aun así, somos conscientes de que sólo iremos aproximándonos, y desde diversos ángulos, a la verdad, a la Realidad en sí.

       

¿Qué pueblo?

            El Vaticano II reconoció al Pueblo de Dios como el centro de gravedad de la Iglesia, desplazando a un segundo plano la jerarquía y su autoridad; sin embargo no dejó claro quiénes constituyen ese Pueblo de Dios.

            El Catecismo de la Iglesia Católica identifica al pueblo de Dios con la Iglesia; y el Papa Francisco, formado en la teología latinoamericana del pueblo, considera que “ser cristianos es pertenecer al Pueblo de Dios”.

            ¿Pertenecen al Pueblo de Dios personas como Pinochet, el obispo Arrio, monseñor Lefevbre, los cardenales que se oponen al Papa y a este Sínodo…? Creo que Gandhi, la judía Etty Hillesun, y tantos otros, pertenecen al Pueblo de Dios aunque no eran cristianos ni quisieron serlo. Para reducir las contradictorias características de este término se introdujeron limitaciones como el Pueblo fiel de Dios, pero sin definir quiénes son los fieles,

            La idea del Pueblo de Dios nos viene del Antiguo Testamento, que narra cómo Jahvé escogió al pueblo hebreo como su pueblo, y estableció con él un pacto y un reino, que les libraría de la esclavitud, y de la opresión ejercida por otros pueblos o por otras calamidades.

       

La ambigüedad permite la libertad

            Jesús no utilizó el término “Pueblo de Dios”, sino el de Reino o Reinado de Dios, que parecía equivalente, pero no lo era; porque no era exclusivo del pueblo hebreo sino que incluía a los samaritanos, a la mujer cananea o al endemoniado geraseno; y con tanto o más derechos que el de los judíos. (Hasta el punto de que en una de sus didácticas exageraciones dijo que Juan Bautista era el mayor profeta de Israel pero el menor en el Reino de Dios). Pablo cambió radicalmente el sentido de Pueblo de Dios al derogar para los paganocristianos la obediencia a la Ley y el pacto de la circuncisión.

            Las categorías de Pueblo o de Reino –como la de cristianismo, islamismo, hinduismo… iglesia católica, protestante, ortodoxa…– pertenecen a una nomenclatura necesaria para hablar de grupos humanos, igual que necesitamos una nomenclatura para clasificar la variedad de plantas o animales (aunque éstos son más fácilmente clasificables que los colectivos humanos).

            Un término igualmente ambiguo o indeterminado es el de la necesidad de la recepción de la comunidad para la validez de un Concilio, sobre el que Congar se planteaba la dificultad de precisar la cuantía necesaria de oponentes en la comunidad dispersa para invalidar las decisiones del Concilio.

            Jesús prefirió usar un lenguaje simbólico –ambiguo– con ejemplos de actitudes que invitaban a un horizonte de posibilidades, como la parábola del buen samaritano o del Padre del hijo pródigo. Desconfió en cambio de las definiciones y preceptos concretos exigibles en todo tiempo y lugar. A diferencia de Juan, no estableció un bautismo como señal de conversión.

            Al joven rico le propuso vender todo lo que tenía y dárselo a los pobres, pero no le pidió algo semejante a su amigo Lázaro de Betania, y reprendió a los discípulos que criticaban a la mujer que derramó un caro perfume sobre los pies de Jesús, en vez de venderlo y repartir el dinero entre los pobres.

            Su lenguaje ambiguo le permitió usar exageraciones, como caricaturas, para visualizar un mensaje: la rueda de molino al cuello, arrancarse un ojo, poner la otra mejilla, los últimos serán los primeros… y otros semejantes. Propuso ejemplos extremados, pero luego exigió poco; los publicanos y las prostitutas aventajarían a los fariseos.

            La ambigüedad permite expresar libremente el amor. El sometimiento a las leyes lleva al fanatismo o al fariseísmo.

       

Conclusión

            El Reino de Dios no se identifica con la Iglesia ni con el cristianismo; no tiene límites externos, ni en el tiempo ni en el espacio. “Ubi caritas et amor Deus ibi est”. Donde hay amor desinteresado allí está Dios.

            Toda religión es una construcción humana basada en la inspiración de un místico; construcción necesaria para su organización, y útil para que sus seguidores tengan un atisbo de aquella intuición.

            El Sínodo puede y debe modificar algunas normas tradicionales. No hay una norma teológica (menos aún evangélica) para medir la cuantía necesaria para la “no aceptación” de las decisiones de un Concilio o Sínodo. Lo importante es transmitir el Espíritu y el ejemplo de Jesús, y alentar a todos, cristianos o no cristianos, a un amor y una convivencia fraternal.

            Las tradiciones pueden ser orientadoras o desorientadoras. Ya reprochó él a los fariseos “vosotros os apartáis de los mandatos de Dios por seguir las tradiciones humanas” (Mc 7,13). Tengo un amigo que se proclama cristiano de corazón y ateo de cabeza.

        gonzalohaya@telefonica.net

       

 

14 comentarios

  • Juan A. Vinagre

    No quiero que pase más tiempo sin una referencia, aunque sea breve, al interesante artículo de Gonzalo. Me centro en dos cuestiones que mencionas:
    -la pluralidad (de interpretac. ya desde el principio…) y
    -la ambigüedad de algunas palabras atribuidas a Jesús.

    A mi juicio, tanto la pluralidad como esa “ambigüedad” se despejan en la parábola de la evaluación final del “Venid, benditos”.  Jesús ni siquiera pide que lo conozcan; le basta para acogernos en su Reino con que hayamos pasado por la vida haciendo el bien.  Esta doctrina es grandiosa y muy flexible. Tan flexible que no es compatible con la rigidez histórica posterior.  Hacer el bien al hermano necesitado es lo prioritario. Por eso, se puede cantar y repetir, como dices: “ubi caritas et amor -obras, frutos-, Deus ibi est”. Dios Padre, el Dios de Jesús, da prioridad a las buenas obras, no a las ideas. Discierne por las obras. No por el bautismo del agua.  Dios Padre está donde hay acogida bondadosa, no donde hay prioritariamente teorías, teología o dogmas. Y es que, la unión en el amor es más importante que la unión en ideas o interpretaciones teóricas. El amor -y la unión en el amor-, que se manifiesta de distintas maneras, es la esencia de su mensaje. En torno a esta esencia no caben ambigüedades ni pluralidades. Otra jerarquía de valores y creencias -por mucho que los hombres la revistan de autoridad- no es propiamente evangélica. (Con estas palabras no estoy negando la legitimidad de las interpretaciones autorizadas, sino el rango…)  Del resto, de lo que no pertenece a la esencia, el Espíritu y la historia nos lo irán haciendo ver y discernir mejor…

    Termino: El “ubi caritas et amor…”  ¿no es aplicable a la reconstrucción de un matrimonio, por ej., que crea un nuevo amor, antes perdido?  ¿Será necesaria la aprobación previa de una autoridad? ¿No basta la buena conciencia de quienes se aman para acercarse a la eucaristía?  ¿La libertad del amor no es aplicable aquí? Ubi caritas et amor, Deus ibi est.  El certificado de validez lo da el amor, no una firma…

  • carmen

    Gracias, Santiago. Sabía que usted me salvaba. Eloy, buscaré el libro.

  • ELOY

    Este verano tuve la ocasión de leer el librito de Larry W. Hurtado  titulado “ ¿Cómo llegó Jesús a ser Dios?”  Porque me parece que esta cuestión del reconocimiento de la divinidad de Jesús se ha introducido en el debate, ofrezco algunos datos sobre el citado libro, su autor y su contenido.  Larry W. Hurtado (1943 – 2019) fue profesor de exégesis y teología del Nuevo Testamento en la Universidad de Edimburgo (Escocia) y miembro de la Comunidad anglicana.

    En la contraportada de su libro, reeditado este mismo año por Ediciones Sígueme,  podemos leer lo siguiente:” “El reconocimiento de la condición divina de Jesús entre sus discípulos es uno de los fenómenos más fascinantes y llamativos del cristianismo naciente. Dicho reconocimiento, que tuvo una expresión muy elocuentes en las prácticas cultuales, merece ser estudiado en profundidad  y con rigor ya que resulta decisivo a la hora de relacionar la investigación sobre Jesús histórico y los comienzos cristianos. 
    El autor presenta primero una panorámica del debate actual sobre los orígenes de la devoción a Jesús. Luego muestra con renovados argumentos como la temprana definición de la fe cristológica fue  clave para la formulación de la imagen cristiana de Dios. . Por último, explora las consecuencias que tuvo para los primeros cristianos la adhesión exclusiva a Dios y al Señor Jesús en los diversos ámbitos de la vida.

    Este breve volumen continúa la investigación iniciada por Hurtado en su extensa obra Señor Jesucristo (Salamanca “2008) y ofrece convincentes respuestas a las muchas preguntas que plantea la temprana devoción a Jesús. ”  

  • carmen

    Estoy encantada de haber nacido en Europa, con la cultura cristiana. Encantada.

    Sencillamente me gusta hablar. A lo mejor me pasó un poco. Sencillamente digo cómo pienso en este momento de mi vida. Me gusta el tema de la iglesia y me ha hecho leer cosas que jamás pensé que me iban a interesar. Tiro más a otros temas.

    Procuro disfrutar cada momento de mi vida. Desde siempre, pero ahora más.Ha caído una tormenta de esas de granizo y lluvia a tope en Murcia. Me ha cogido en casa de una amiga de esas del alma. Al volver a casa he sentido FRÍO. Dios santo, Frío. Hacía mil días que no lo sentía. Y estoy feliz.Y ya está.No me hagan mucho caso. Bueno, no me lo hacen. Y eso me tranquiliza.

    Sencillamente pienso y me gusta compartirlo.Buena noche a todos. Y a todas. 

  • Gonzalo Haya

    Gracias por leer este artículo y participar. Tenéis razón, la libre interpretación facilita la dispersión; esto les ha pasado a los protestantes y se han formado muchas ramas, pero la mayoría mantiene el seguimiento a Jesús. Quizás en el futuro se formen tendencias distintas en las Iglesias de Europa, en las de América latina, o en las de Asia. Creo que el evangelio (tal como nos ha llegado), junto con la conciencia, y la acción del Espíritu, mantendrán lo esencial del mensaje de Jesús, igual o mejor que lo ha hecho el catolicismo dogmático. Creo que las Iglesias podrían ofrecer sus interpretaciones como orientaciones, no como dogmas y preceptos obligatorios. Jesús  cambió la obligación de la Ley por la adhesión a su proyecto de fraternidad. Su enseñanza es bastante clara en los temas esenciales, pero bastante imprecisa (o ambigua) en  muchos temas; ¿fue a propósito o porque pensaba que el Reino llegaría en esa misma generación? Tanto sus discípulos como las primeras comunidades interpretaron sus enseñanzas de manera distinta, pero se adhirieron y propagaron su mensaje. Este Sínodo ha hecho un esfuerzo para escuchar a todos los que han querido participar, pero la Jerarquía mantiene el control.

  • carmen

    Pues no exactamente. Arrio sostenía que Jesús era Hijo de Dios, pero creado por él, que primero fue el Padre y después el Hijo. Divino, pero no como el Padre. No existía desde siempre y…Y el caso es que ahora se oye de vez en cuando la insistencia en decir que Jesús es hijo de Dios, pero en la acepción de parecerse a él. Y esto es muy peligroso porque, bueno, es obvio.Y todo esto está absolutamente relacionado con el no teismo. Aquí nadie da una puntada sin hilo. Hace tiempo que me he dado cuenta.

    Después vino otra gorda con el tema del espíritu Santo. De quién procede? Unos decían que de El Padre y otros que del Padre y del Hijo. Jaleo tremennnndo. Y bueno, costó hasta un cisma. El asunto Filoque, por si les apetece leer. Hace años me dió por ese tema. Y, la verdad, muy interesante. Mucho. Un poco delirante y por ello superinteresante.

    Nosotros somos tridentinos. Padre hijo y espíritu Santo, pues los tres iguales. Entienden el problema de la iglesia? Si una persona desfundamentada como la que escribe, tiene acceso a información, pues claro…es todo tan alucinante, tan interesante…te atrapa .

    Como no soy teóloga, no tengo problema. Soy una aficionada, pero como soy maestra, sé leer y escribir.

    Eso sí, peligro cero. No existo. Buena tarde y buena suerte.

    • Jaume PATUEL PUIG

      Carmen, cómo te introduces en una temática que ya ha saltado a  la palestra. ej. En Valladolid un cursillo sobre la preparación a Nicea por Bermejo y Alba. Pues nos acercamos a un aniversario y como te indique: HACIA EL CONCILIO. PLURALIDAD Y CONSOLIDACIÓN DEL CRISTIANISMO EN EL IMPERIO ROMANO. Fueron unas clases muy interesantes.

      Pero no pasan de ser construcciones teológicas y de un grupito. Jesús nos invita a ser cada uno/a en profundidad. El “filioque” tuvo consecuencias graves…. Y podemos vivir nuestra propia profundidad sin esas “discusiones” con un fondo político-imperialista… y se presentó EL PANTOCRÀTOR. Los historiadores y teólogos profesionales que perfilen. El PUEBLO DE DIOS estaba totalmente ajeno a esas discusiones.

      A gozar de la vida, del placer junto con las limitaciones. Esta es la BENDICIÓN ORIGINAL, basada en el primer capítulo del Génesis….

      Gracias por tus participaciones, Carmen como Ana.

  • carmen

    Arrio , creo recordar, que no creía en la divinidad de Jesús. Creo. Luego lo miraré.No fue fácil llegar al acuerdo de que Jesús fuese el mismo Dios.

    A mí me gusta el obispo Arrio.. creo que se nota. No sé. Coincide con mi forma de pensar. Pero claro. Volvemos a lo de siempre, la iglesia es lo que es. Ana lo ha explicado estupendamente. Y también coincido con ella en lo que dice que hay que llegar al dogma, no hay otra.No sé si recuerdan que lo he dicho alguna vez.Ahora, eso es posible? Pues saquen sus conclusiones. Si dejan libre interpretación, adiós religión. Adiós iglesia.Y no sé si se le puede pedir eso a la iglesia. No conozco ninguna organización de esa envergadura que se haya autodisuelto.

    Tampoco sé de ningún rey que fuese republicano, así, por las buenas. No. Bajo amenaza de muerte, pues supongo que el zar de todas las rusias. Porque en Inglaterra, y en Francia, rodaron cabezas y en España, exilios.

    No sé.Quiero decir que no se le puede pedir a nadie lo que no puede dar.Otra cosa es que se acepten , a ver cómo lo digo. Mejor no digo nada.Es que Ana lo ha dicho muy bien. Lo que no puede ser, es imposible.Por eso cuando oigo hablar de volver al cristianismo primitivo, sé que eso no es posible. Porque ha llovido un montón desde entonces.

    Ahora, modificar algún dogma para que los creyentes católicos que a su vez pertenecen a una sociedad que no tiene por qué serlo, no se vean coaccionados por lo que dice su iglesia… Por qué no?
    Y que cada cual crea en el Dios que pueda o desee creer.
    No sé.
    Eso pienso.
    Posiblemente sea una ingenuidad, porque si se toca un solo dogma, tendría un efecto dominó absoluto. Y, claro…

  • Jaume PATUEL PUIG

    Uno de los documentos básicos del C.Vat.II: LUMEN GENTIUM pone antes que el episcopado EL PUEBLO DE DIOS…. Jesús habla del REINO DE DIOS y que Pablo interpreta con el mensaje MUERTE/RESURRECCIÓN de Cristo.

    La sinodalidad del Sínodo debe tener consciencia que es una expresión de la Buena NOTICIA que Jesús y Pablo lo expresan de forma diferente, pero cuya fuente es Jesús….manteniendo el SENSUS FIDELIUM…y aquí resulta totalmente OPERATIVO. Y lo comunitario también puede ser muy subjetivista como lo individualista. De ahí, el diálogo personal y comunitario, que es imprescindible para escuchar la dinámica del Espíritu…. Y solo con delicadeza quisiera indicar que el Obispo Arrio no tiene nada que ver con Pinochet. El arrianismo fue prohibido con un trasfondo político constantiniano por interés  político: la unión del imperio…ya que el Obispo Arrio fue un buen seguidor de Jesús y que tiene plena actualidad. 

  • ana rodrigo

    Querido Gonzalo, gracias por este artículo tan interesante. Creo que lo más difícil respecto a todo lo que expones, es tener que llegar al dogma casi por necesidad, porque el dogma es el que puede acotar la interpretación y, además de obligado cumplimiento para mantener la unidad (si se quiere ser católico); lo contrario sería, un Pueblo de Dios semejante a una democracia al estilo civil y que cada interpretación quedase “a gusto del consumidor”, porque al Evangelio, se le puede hacer decir lo que cada cual necesite y quiera que diga.

    Por eso, a lo largo de la historia han surgido lo que llamaron herejías, hasta llevar a la tortura y la hoguera (lo mismo que hacían las monarquías absolutas); posteriormente vino la división del cristianismo en varias ramas existentes actualmente.  Aunque a mí no me gusta una Iglesia jerárquica, piramidal y no-democrática, con una cabeza absoluta en la cúspide, como es el Papa con la última palabra, creo que no tiene otra alternativa, por mucha sinodalidad que haya ( que algo es algo). De ahí que la oposición a Francisco sea tan fuerte. Como lo que está de moda sobre España, “que se rompe la Iglesia”

    La ambigüedad del lenguaje de los evangelios de la que hablas, lleva a la necesidad de una excelente exégesis, eso sí, oficial, porque si se abren las compuertas de la libertad individual y comunitaria a la interpretación libre, puede desparramarse en tantas interpretaciones como líderes o grupos haya. Y esto lleva a que, para evitarlo, no hay mejor cosa, como digo, aunque a mí no me guste, que el “puño cerrado” de una jerarquización muy bien diseñada de la autoridad.

    Viviendo en una democracia civil, y no gustándome el autoritarismo y menos el absolutismo, en una institución humana-religiosa, es casi imposible mezclar “el agua con el aceite”. En la sociedad civil, se legisla, y la ley es la última palabra para individuos e instituciones, en cambio en la Iglesia, sólo se puede legislar de obligado cumplimiento sobre normas de organización y conducta, pero no se puede legislar sobre la conciencia donde se gestan la fe y las creencias.

    De cualquier forma, bien está que se abran las puertas del Vaticano y se escuche el sentir del pueblo creyente.     Gonzalo, un fuerte abrazo.

  • carmen

    Es que, claro, me pierdo totalmente cuando intento entender algo sobre cuando están escritos los evangelios y a qué comunidades iban dirigidos. Y en qué idioma, esa es otra.Leo cosas de aquí, de allá, inútil. Absolutamente complejo el tema. Tendría que dedicar o haber dedicado toda mi actividad intelectual a este tema y desde joven. Aún así estaría opinando a todo opinar, pero acuerdo, pues no lo hay. Un tema superinteresante que claramente me supera. Lo de la biblia de los 70 es un tema fascinante. Menudo jaleo hay con eso. Y con todo.Entonces me tengo que fiar de alguien o alguienes que sepan de esto.Está claro quién tiene mi confianza en este tema. Porque además, oírlo hablar es una auténtica gozada.Según he entendido, como la cultura hace dos mil años era oral, y en eso no hay duda, me refiero al pueblo, por supuesto que había gente que sabía leer y escribir, pero la cultura era oral. Ya saben. De las características de una cultura oral algo sé. Cosas de la universidad. Un tema superinteresante también.Bueno, pues está claro que hacía falta alguien que contara las cosas, o que, si acaso, después de leer un texto, explicase lo que quería decir. Creo que a ese personaje se le llamaba lector. Eso al menos creo. Bueno, pues esa figura clave, fue desapareciendo con el tiempo. Se leen los textos, se interpretan con todas las dificultades que hay para pasar de.una cultura oral a una escrita. Y se sacraliza la letra escrita. Eso es así. La sacralización de la letra escrita no es una rareza de esas mías.  Es así.Entonces resulta que sobre ella se hacen traducciones. Estupendo. Pero, a qué comunidades van dirigidas?  A una sola comunidad? Eso es imposible. Porque el origen no fue así. Iban dirigidos a diferentes comunidades. Con sus historias en su cabeza. Lo que era común era el mensaje de liberación, la buena noticia: podemos ser libres.Y en qué ha terminado todo esto? Pues en la sacralización de la letra escrita.  Como pertenecemos a una cultura escrita, pues no hay otra.Y me pregunto. Es posible que todos , todas las personas tengamos que tener la mismísima idea de lo que dicen esos cuatro evangelios que se eligieron? Esa es otra. Por qué esos cuatro?Quizás, es posible, no lo sé, que con eso, la ‘ Buena Noticia’ se convirtiese en una Religión. No sé. Ahora leo este artículo y pienso. A quien va dirigido? Al pueblo de Dios? Y sigo pensando. A qué pueblo? Y pienso en el jaleo que tenemos en España, ya saben, todo esto de las investiduras.Y sigo pensando. No es un poco de locos el hablar de un solo pueblo de Dios? Si la noticia buena es: podemos ser libres…todo el mundo mundial tiene la misma idea de lo que es la libertad?No sé yo eso.A no ser, claro, que la buena noticia se haya convertido en una religión, con sus normas .Y eso es justo con lo que mi cabeza choca. Porque no hay un solo pueblo en nuestro planeta. Hay un montonaaaazo. Por qué entonces todos tenemos que pensar lo mismo?No sé si me explico.Si tengo otra idea de las cosas, no sigo las ideas del eso que llaman evangelio o lo que no sigo son las normas de La Iglesia?Y en esas estoy.A mí aire. Porque creo que Jesús de Nazaret tenía razón. Que por cierto, Cervantes también dijo que la Li bertad es por lo único que el hombre puede , y debe, dar la vida. En su Quijote. Otro idealista.Pues esto es lo que pienso.

    • Santiago

      El que sigue o trata de seguir el Evangelio se encuentra ya dentro de la Iglesia -aunque no sea explícitamente- sino sólo por el deseo de pertenencia. Existe el bautismo, no sólo el de agua y de sangre, sino también “de deseo”.

      PERO Cristo ES el centro de la Creación cósmica.Todo fue hecho en El, con El y por El, tanto para el ser humano prehistorico como para el último que quede en el instante de la “consumación de los siglos”.

      Cristo y el carisma que El imprimió a Su Iglesia son iguales, por eso El estará con los que siguen Su mismo Evangelio hasta “el final”.

      Pero hay “grados”’de conocimiento, de aproximación y de fe. La Revelación de Dios al mundo ha sido gradual hasta Cristo, donde fue máxima. Es por eso, que se salvaron los que no pudiendo conocer a Cristo antes Su venida,sin embargo, siguieron el camino del Bien por una intuición íntima, por la práctica de obras buenas y por el arrepentimiento sincero.

      Se salvan también los que inculpablemente lo ignoran  o no pudieron acceder a El, si también quieren seguir el buen camino y las buenas inspiraciones..etc

      Se salvan los que conociéndole  durante Su Vida, le vieron,  le aceptaron, creyeron en el Hijo de Dios, y le siguieron hasta morir en El.

      Y los de nuestra era que “sin verlo” creyeron en El y siguieron lo que El nos ordenó hacer a través de sus testigos Los Apóstoles antes de Su Ascención, cuando se cumplió toda la Revelación de Dios con los dones sacraméntales legados por El para nuestra salvación.

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

       

       

       

       

  • Santiago

    Gonzalo, muy ilustrativo e interesante lo que planteas. Sin embargo, la llamada ambigüedad del lenguaje de Cristo no creaba confusión doctrinal. Jesús era muy claro en su enseñanza.

    Creo más que ambiguo, Cristo, utilizó un lenguaje capaz de abarcar los extremos, con sus circunstancias particulares. porque algunas veces ser humilde  es “orar en el secreto del corazón” pero otras veces es necesario que nuestras “buenas obras” brillen delante de la gente. Y con ese lenguaje incluye  a TODOS los que le aceptaban y le seguían pues los que le seguían eran los que le amaban y guardaban Sus mandamientos que El especificaba, señalando y citando lo que se leía en la Ley y en el Decálogo Y así es como podemos entrar en Su Reino. Por eso, no podemos considerar el Sínodo como un Concilio Ecuménico sino como un aggiornamiento para sentir con Cristo y Su Iglesia como quería Ignacio de Loyola y Juan XXIII. Podemos cambiar -no la doctrina que es la enseñanza de Jesús-sino lo que está humanamente corrupto en la Iglesia como hicieron los judíos con la Ley de Moisés.  Y así en el contexto del pasaje de Marcos 7 del que hablas, Jesús reprendía a los hijos que violaban el 4to Mandamiento al no querer socorrer al “padre y a la madre” pronunciando la palabra “korbán”. Y es por eso que Jesús les dijo que ellos “prescindían de la Palabra de Dios con vuestras tradiciones humanas”. (Marcos 7: 10-13)

    Un saludo cordial
    Santiago Hernández   

Deja un comentario