Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

agosto 2023
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
7271 Artículos. - 110976 Comentarios.

¿Qué lobo alimentas dentro de ti?

        La teología católica tradicional siempre ha afirmado que el ser humano es “simul iustus et peccator”, “es simultáneamente justo y pecador” o en un lenguaje más convencional, posee simultáneamente dentro de sí la dimensión de bondad y la dimensión de maldad. Nadie es totalmente malo, ni totalmente bueno. Si fuese totalmente malo, no habría cómo redimirlo, solo recreándolo. La redención rescata ese resquicio de bondad que sobra dentro de la persona malvada y así le permite recuperar su parte de bondad y su humanidad.

        Igualmente afirma que por bueno y santo que sea alguien, nunca es totalmente bueno y santo; hay siempre una sombra de imperfección o de malignidad que lo acompaña. Por eso, todos debemos aceptar esta condición humana. No es un defecto de creación sino exactamente expresión de nuestra finitud y de nuestra condición existencial. Estamos siempre construyéndonos, teniendo como opción básica o la bondad y la inclusión del otro o la maldad y la exclusión. No se trata de una visión reduccionista, de blanco o negro, sino de la gradación de ambos, privilegiando uno de ellos sin poder eliminar totalmente al otro.

        Hay muchas variantes de esta realidad compleja que marca irremediablemente al ser humano. Freud dirá que estamos poseídos al mismo tiempo por la pulsión de muerte (thánatos), que responde por todo lo que es sombrío y malvado en nosotros, y la pulsión de vida, que significa nuestro lado luminoso y bueno (éros). Ambos conviven y él mismo no sabría asegurar cuál de los dos será finalmente victorioso, solo reconoce que ambos conviven tensamente. Morin prefiere la expresión homo sapiens y homo demens. Somos portadores de inteligencia y sensatez y al mismo tiempo de exceso y de demencia. Otros, como Jung, usan las expresiones de dimensión de luz y dimensión de sombra que nos habitan y con las cuales tenemos que confrontarnos a lo largo de toda nuestra vida.

        La opción de fondo que tomemos, por una o por otra, marcará la calidad ética de nuestra vida, conscientes de que nunca será una opción exclusivamente límpida, sino que siempre estará acompañada por la sombría, en permanente disputa por la hegemonía. ¿Cuál será la predominante?

        Este entramado teórico es importante para entender lo que está pasando en Brasil y también en muchas partes del mundo: hay una ola de odio, de discriminaciones de todo tipo, de violencia simbólica con palabras ofensivas que nuestros niños no deberían oír, de violencia real con matanzas de estudiantes en las escuelas, o de jóvenes negros y pobres de nuestras periferias, de inmigrantes de muchas partes, que vienen huyendo de la guerra y del hambre. Hay guerras en varios sitios con gran letalidad, dando origen, en el caso de la guerra Rusia-Ucrania, OTAN y USA, a ruso-fobia, sino-fobia y, al contrario, odio al Occidente secularizado que perdió la referencia a lo transcendente y a lo sagrado.

        Peor, la disputa por un mundo unipolar (USA) o multipolar (Rusia, China, BRICS) puede llevar a una escalada creciente hasta el punto de usar armas que liquidarán a la propia humanidad, según la fórmula:1+1=0, es decir, una superpotencia nuclear destruye a otra y ponen fin a la especie humana. Y hay suficientes locos en ambos lados que no temen recurrir a un expediente terminal, principalmente los supremacistas blancos y los neocons norteamericanos, que ilusoriamente creen ser los portadores de “un destino manifiesto” y de ser el nuevo pueblo de Dios en la Tierra. Algo parecido, con argumentos similares, ocurre también del lado ruso.

        ¿Cómo vamos a sobrevivir a esta situación dramática, nunca antes acaecida en nuestra historia global? Es innegable que tenemos que reinventar al ser humano, un renacimiento que tenga como opción de fondo valores no materiales como el amor, la solidaridad, el arte, la música y la espiritualidad etc. En ese contexto me vino a la mente esta lección de un sabio indígena cherokee.

        “Un joven se acercó al viejo sabio del pueblo cherokee y le dijo: sufrí una injusticia de otro joven y no sé cómo responder.

        El sabio anciano pensó un poco y le dijo: déjame que te cuente una historia. Yo también he tenido odio y desprecio por alguien que me hizo una gran injusticia. Y lo peor es que esa persona ni siquiera tenía remordimientos por el daño que me causó. Tras sufrir varias injusticias llegué a pensar que la vida había sido injusta conmigo.

        Sin embargo, después de reflexionar mucho me di cuenta de que el odio me afectaba solo a mí y llegué a la conclusión de que odiar es como si yo tomara veneno imaginando que el otro va a morir envenenado.

        Ahora veo las cosas así: dentro de mí existen dos lobos. Uno es muy bueno, vive en armonía con otros animales, no ofende a nadie ni es ofendido. Si tiene que reaccionar lo hace de manera correcta, sin dejarse llevar por la rabia y por el odio.

        Hay también otro lobo. Este vive irritado, pelea con todo el mundo y aún sin razón ofende a los otros. La ira y el odio son más fuertes en él que su autocontrol. Es una furia sin sentido porque no le produce ningún cambio. Sigue siendo malo.

        Mi querido joven, no es nada fácil convivir con estos dos lobos que están dentro de ti porque ambos quieren dominar tu espíritu y tu corazón. Así ocurre con todo ser humano.

        El joven, perplejo, preguntó al anciano sabio: ¿quién de los dos gana en esa lucha interior?

        El anciano sabio cherokee sonrió y dijo: aquel que tú alimentes”.

        Conclusión: la humanidad, tú y cada persona, van a superar el mundo de odio, de venganza y de guerra, si alimentan al lobo de la paz y de la armonía que está dentro de todos. En caso contrario…

        Como diría Jesús de Nazaret: “Quién pueda entender este mensaje, que lo entienda y lo practique”. Si no, conoceréis la desolación de la abominación.

        *Leonardo Boff ha escrito El doloroso parto de la Madre Tierra: una sociedad de fraternidad sin fronteras y de amistad social, Vozes 2021; La búsqueda de la justa medida, Vozes 2023.

        Traducción de Mª José Gavito Milano

9 comentarios

  • Monica

    Para entender el concepto de Eros, debemos conocer primero el significado de pulsión, recibe el nombre de pulsión todo aquel impulso que nos conduzca a llevar a cabo algún tipo de acción, generalmente para satisfacer una necesidad. La pulsión es en último término el origen de toda actividad mental, siendo representante psíquico de los estímulos somáticos del cuerpo, y consta de fuente, fuerza, meta y objeto. Freud consideraba que la vida psíquica estaba principalmente ligada a este tipo de pulsión, siendo la libido el núcleo de la vida psíquica y la energía vital, un instinto cuya característica es la tendencia a la conservación de la vida, a la unión y a la integridad.Thanatos por el contrario es el instinto de muerte, designa las pulsiones de muerte que tienden hacia la autodestrucción con el fin de hacer que el organismo vuelva a un estado inanimado, a la desintegración, hacia la muerte. Nace como contraposición a Eros, y se define como el impulso inconsciente y generador de la excitación orgánica, que aparece como la búsqueda del ser de retornar al reposo absoluto de la no-existencia. Thanatos se guía por el principio de Nirvana, reducir y eliminar la excitación para no encontrar placer en la solución de conflictos, si no en la vuelta a la nada.Las  diferentes culturas y religiones inciden en estos términos, calificándolos de distinta manera y dándoles un contenido propio a de sus credos o creencias.

  • M. Luisa

     Esta afirmación según la cual al ser humano se le concibe justo y pecador simultáneamente es, en efecto,   como dice  Boff  una aseveración propia de la teología católica.  La cual no ha tenido reparo en pasar por alto la distinción entre  lo que es en realidad el ser humano  y lo que el ser humano hace en perspectiva ontológica- dualísta con independencia de aquella su unidad primaria.  Me sorprende  que tampoco Boff  en su exposición haya reparado en esta distinción. Pero como no dudo de que, en efecto, la debía tener presente,  se habría  decantado, pienso,    por la que  pedagógicamente puede ofrecer una más fácil comprensión. 

  • Monica

    Mis comentarios no hacen hacen al artículo, ni a su fondo religioso, lo hago para explicar los dos conceptos, a los que hace referencia, en el ámbito psicoanalítico en Freud y Jung.

    • Jaume PATUEL PUIG

      Gracias por la explicación, Mónica. Puntualizo que “el tánatos” de Freud está muy discutido por la forma que habla del eros. Pero no pasa de ser académico. Así y todo, la base es el eros sin el tanatos.

  • Jaume PATUEL PUIG

    Deseo puntualizar un aspecto del artículo de Boff, que no explicita, pero lo implicita. El no habla de la “esencia” o fondo de todo ser humano, que es divino, gratuito y se nace y viene y se va a él. Pero al “existir”, el ser humano nace completo, pero inacabado. Y este inacabar que debe ir al acabar hay “iustus/peccator, luz/sombre, eros/tanatos o el hermoso cuento, como hay otros, del sabio Cherokee.

  • Jaume PATUEL PUIG

    Puntualizo un aspecto que Boff no expresa, pero sobreentiende.No habla de la “esencia” del Ser Humano que es pleno despertar sin sombrar ni limitaciones: Una totalidad. Entiendo que el artículo se refiere a la “existencia”. Todo ser nace completo, pero inacabado. En este acabar hay los dos lobos, eros/tanatos, luz/sombra, iustus et peccator…y otras expresiones para indicar que completar es una GRACIA o GRATUIDAD, pero en la forma complicada y compleja. No en el FONDO.

  • Monica

    La sombra además de representar el inconsciente en su totalidad (en su dimensión individual y en la colectiva), también alude a aquellos rasgos y actitudes de la personalidad que la perdona no reconoce de forma consciente.Como indica Jung “ Nadie se ilumina fantaseando figuras de luz, sino haciendo consciente su oscuridad”.

  • Monica

    Thanatos no se guía por el principio de placer, como Eros, sino por el principio del Nirvana: se busca la disolución, el reducir y eliminar la excitación no para encontrar placer en la solución de conflictos que permiten la supervivencia y la resolución de conflictos sino para hallarlo en la disolución y la vuelta a la nada.Este concepto cuenta con la particularidad de ser algo poco visible de forma directa: mientras que el Eros o energía vital libidinosa facilita la unión y la actuación, Thanatos tiende a mostrarse de manera indirecta a través de la proyección, a través de la agresión o a través de la no acción o vinculación con el mundo. Un ejemplo de ello es la emisión de conductas poco saludables o la resignación y aceptación pasiva de algún tipo de evento aversivo.

  • Jaume PATUEL PUIG

    Me complace constatar en este artículo, el juego de dos aspectos humanos por los que hay que optar, expresados en otros ámbitos. No solo manda la teología católica tradicional. Morin, Freud, Jung, Cherokee y podríamos poner otros. Y también expresado en mapas políticos….que son colectivos.

    Y aterriza Boff que es la opción personal de cada uno que es intransferible. Pues sí, cada uno desde su m2 debe iluminar u oscurecer.

    ATRIO lo tiene claro: ILUMINAR

Deja un comentario