Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

agosto 2023
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
7142 Artículos. - 108874 Comentarios.

El fútbol no tiene sexo

         Tal y como están las noticias relacionadas con la Iglesia en la actualidad, y por ahora con apenas atisbos de cambios por lo que espeta a la mujer, los titulares de la prensa internacional que nos despiertan no pueden serle más desfavorables, con mención especial para la española.

         El futbol no tiene sexo. Acaba de alcanzar el honor de los altares con alegría, satisfacción y gozo. Universalmente ha sido,  – está siendo –, también canonizado con presencia y representación femenina en sus grados más altos, y pese a las graves dificultades padecidas en tal ascesis.

         Con reconocimiento explícito y democráticamente popular  –¡palabra de Dios¡– un grupo-comunidad de chicas, disciplinadamente, con humildad, sensatez , alegría, cordura y como “lo más natural, lo que tiene que ser, por naturaleza y porque así lo quiere Dios y esta es su santa voluntad”, proclaman y gritan en todos los idiomas y dialectos que a la insensata, absurda e injusta marginación que sigue sufriendo la mujer, por mujer, no son muchas las calendas que le quedan de vigencia, pese a quien pese.

         ¿También y sobre todo, en la Iglesia y hasta “en el nombre de Dios?

         Sí, también y sobre todo en la Iglesia. Ella –“Nuestra Santa Madre la Iglesia” –, en relación con la mujer, ha perdido el tren de la historia. Como institución “religiosa” y como “Estado Pontificio”, la Iglesia resulta ser nada ejemplar – sino todo lo contrario – para cuanto es, significa y significará la mujer para el futuro de la humanidad y, por tanto, para el de la Iglesia. Se agudiza la gravedad del problema, al poderse constatar con luminosa claridad y luz, que el comportamientos y adoctrinamientos de Jesús en el Evangelio recorrió otros caminos, coincidentes siempre con los del respeto al sexo femenino y más por ser este tratado y considerado como el más pobre de entre los pobres, con referencias a los Sumos Sacerdotes del Templo y de otros lugares “sagrados” de otras creencias.

         La mujer es  –y seguirá siendo – “pecado”, en la Iglesia y dentro de ella, aunque para el mantenimiento de tal proposición deshonesta hasta intelectualmente, sea preciso acudir a Santos Padres y a píos e “insobornables” teólogos, dispuestos a vender “predicar” argumentos como sea y a quien sea, siempre y cuando sus patrocinadores formen parte del elencos jerárquicos, consagrados y partícipes, a ser posible, de alguna brizna del discutido “dogma” relativo a las infalibilidades.

         ¿Y ahora? Un leve y respetuoso consejo: no os convirtáis en dioses o en diocesillos. Esto es “cosa de hombres”, (chiquillos y “a medio hacer”) y más de los que no alcanzaron la gloria del reconocimiento de campeonatos mundiales, con árbitros y entrenadores – entrenadoras – siempre al servicio de la verdad y de la justicia, y no de intereses personales o de grupos que, por lo visto y oído, resulta ser “el pan nuestro de cada día”, en oficinas, despachos, campos  –canchas –, con las correspondientes “cuentas corrientes” bancarias por medio

         ¿Accedemos a satisfacer el empeño de algunos de nuestros “jefes” y “jefas” de que les llevemos copia del trofeo a la Virgen Patrona del pueblo que nos viera nacer? Seguramente que vuestras abuelos y abuelas disfrutarían con tal gesto. Pero eso no tiene importancia ni tampoco “hace Iglesia”

         Lo que de verdad ha hecho convivencia e Iglesia, y lo que universalmente habéis proclamado con humildad, alegría e inteligencia, es el “credo” tan elemental de que la desigualdad todavía hoy reinante entre hombre y mujer, comenzando por la Iglesia, pertenece irremediablemente al pasado.

         ¡Gracias y felicidades!

NOTAS:

         1. ¿Hubo algún gesto jerárquico oficial de felicitación y complacencia por parte de la autoridad eclesiástica, tal y como han hecho otras instituciones?

         2. ¿Perdura todavía el convencimiento católico, apostólico y romano de que el fútbol es solo “cosa de hombres”, orillándose así es riesgo de exponer la “virtuosa” pudibundez de las chicas, por chicas, ante el público masculino, en evitación de una buena ristra de tentaciones de la “carne” y malos pensamientos? 3. ¿Merece capítulo aparte el tratamiento ético –moral del “infra” y animaloide beso de autoridades deportivas, descalificadas radicalmente, y de por sí, como “autoridades” y como “deportivas”?

3 comentarios

  • Antonio Llaguno

    De lo que se está hablando en este tema es de cualquier cosa menos de fútbol.Se esta aprovechando la gesta de unas chicas y la torpeza de un dirigente deportivo, que ya era conocido por ser el presidente de Macarras sin Fronteras,  para satisfacer los intereses de cada uno de los intervinientes.

    Algunas chicas federadas se rebelaron en contra de la federación a unos meses del mundial, pensando en que podrían tomar postura de fuerza, porque, según ellas, los entrenamientos no tenían nivel. El pulso llegó a la prensa y la Federación, con las habituales malas formas de Rubianes pero con razón en el fondo, llamó a otras chicas, teóricamente peores para no ceder al chantaje (Aquí no hubo nunca connotación de abuso sexual, porque la prensa lo pregunto centenares de veces y la respuesta fue siempre “no”).

    De hecho, las dos más conocidas en ese momento (Jennifer Hermoso que juega en el Pachuca de la liga mexicana que genera más dinero que la española, y Alexia Putellas, dos veces balón de oro femenino y jugadora del Barça) se subieron al carro a última hora porque aprovechando la lejanía de una (Aunque genere más que la liga española en la mexicana no le pagan los desplazamientos a Europa a jugar con la selección) y una fuerte lesión de la otra, no se manifestaron a favor del motín de sus compañeras y se pusieron de perfil. A última hora se subieron al carro, el seleccionador las convocó y aunque no han sido titulares indiscutibles (Con el descontento de ambas, en especial de Putellas que tiene la vitola de ser la mejor jugadora del mundo) han jugado minutos.

    Ahora, han aprovechado la estupidez de un presidente indigno, para sacar tajada y tratar de reproducir un motín que lo que demostró es que no eran tan imprescindibles y qua las quejas de no tener entrenamientos de nivel adecuado eran infundadas, puesto que las teóricas “segundonas” son hoy campeonas del mundo.

    Primeras interesadas en aprovechar el asunto.También, algunos partidos políticos, en especial SUMAR y Podemos, que han recibido numerosas llamadas de las jugadoras de futbol profesional españolas para revisar un convenio colectivo discriminatorio que las acerque al imposible de llegar a las cantidades económicas que reciben los varones (Imposible sencillamente porque no genera esas cantidades y nadie se las va a pagar. Ya hay equipos como el Rayo que dejaron el futbol profesional femenino y si se sube lo que quieren las jugadoras desaparecerán la mitad de los equipos pero hay margen para mejorar sus emolumentos que sin llegar a los de los varones (Los de postín, que los de segunda ganan mucho menos) las convierta en trabajadoras privilegiadas.

    Pero volviendo a SUMAR y Podemos, nunca les han hecho ni caso y siempre las han considerado unas privilegiadas y eso que se da la condición de que más de la mitad de las seleccionadas con España son homosexuales (Lesbianas) y sin embargo, nunca fueron usadas por el colectivo LGTBIQ+ como un ejemplo de normalización de una condición sexual, tan denostada injustamente como la de los gays varones; pero ahora que son campeonas del mundo, hay que aprovechar el tirón para hacerlo y de paso para tratar de rehabilitar la famosa ley del Sí es Sí que tantos violadores y pederastas ha puesto en la calle (Mas de 100 y muchos más a los que ha reducido condenas, más de mil). Es el famoso “sostenella y no enmendalla” pero como nadie en su sano juicio se va a poner a defender al neardental de Rubiales, pues “¡Vamos a dar caña!”

    2º colectivo que pasaba por ahi. El resto de los equipos de futbol, claramente perjudicados por una Federación que favorece a los más grandes (Real Madrid, Barcelona, Atleti, Sevilla, y poco más) y viendo lo que se viene encima aprovechan para quitarse de encima a un presidente incómodo que ya los puso colorados cuando se sacaron a la luz los trapos sucios con Arabia Saudí y Piqué con considerables incrementos patrimoniales del neardental calvo y el ex pareja de Shaquira.

    3er colectivo que saca tajada.Y el resto rasgándonos las vestiduras por un beso no consentido sin disfrutar del hecho de que unas pocas muchachas, por las que nadie daba un duro porque eran el equipo B de España han ganado brillantemente un Campeonato Mundial, cosa que no solo no pasa todos los días sino que sus homólogos varones tardaron 10 veces más tiempo en conseguirlo, a pesar del mucho dinero que reciben y ganan.Yo soy espectador de futbol femenino. Veo por la tele a mi Atleti cada vez que lo echan y lo echan mucho y me da pena que a este paso lo beneficiosa que puede ser una gesta como esta va a quedar en el beso robado de un macarra.

    Tengo claro que el presidente debe dimitir (Ya le ha echado la UEFA) y no solo por el beso, sino sobre todo, por torpe. Un dirigente debe saber estar y éste lleva desde que llegó viviendo como “Maki Navaja down in town” y poniendo siempre sobre la mesa sus tegumentos procreativos. pero el futbol es mucho más que eso.

    Y ahora me refiero a la acertada comparación de Aradillas en su artículo.La Iglesia Católica debe regenerarse y admitir a la mujer de pleno derecho a TODOS, TODOS, TODOS los estamentos de servicio y/o gobierno de la misma. No hay una razón objetiva que justifique el status quo actual, y es la decepción más profunda en las reformas de Francisco, a quien admiro pero a quien hay que decir que en este aspecto es imprescindible dar pasos más grandes.

    Espero que no haga falta que el Papa bese furtivamente a una monja en una misa del Vaticano para que se reforme la Iglesia de una vez

  • ana rodrigo

    No siempre, en la historia de la humanidad (ni en la Iglesia, como diré) han sido las cosas igual que ahora. Hasta que se escribió el Génesis, según dicen (yo no lo sé), en el siglo VII a.C., y, según dicen también, fue Moisés el autor, en el Próximo y Medio Oriente, donde apareció el judaísmo y, después el Cristianismo, dios era mujer y así lo dicen todos los estudios arqueológicos y paleontológicos que yo conozco. El Génesis introdujo el término Elohim, se masculinizó dios. El cristianismo en su expansión consideró ídolos las representaciones de la divinidad y, por lo tanto, destruyó muchísimas estatuillas y otros restos arqueológicos, aunque no todos. 

    Cuando la Iglesia dogmatizó que la Biblia era palabra de Dios y el cristianismo se difundió por todo Occidente, también se normalizó el uso del masculino a todos los efectos en la sociedad, no sólo en la religión, además de el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam, todas parientes en su origen.

    Otro importantísimo capítulo para la Iglesia, fue interpretar lo que le interesó del Evangelio en clave masculina, obviando la praxis de Jesús con las mujeres.     

    Siguiendo la costumbre de todas las religiones antiguas, incluida la judía, se inventó el sacerdocio, se le adjudicó a Jesús su fundación y,¡¡¡¡Palabra de Dios!!!, las mujeres, fuera, del sacerdocio y de todo, ¡¡a sus labores!!!. Mientras la sociedad cambia y cambia y evolucionas y evoluciona, pero la Iglesia tiene un anclaje tan monumental en sus cosas venidas de la voluntad de Dios, que no tiene arreglo.

    Ya hemos visto la reacción a nivel mundial en el caso Rubiales sobre la dignidad de las mujeres, si la Iglesia piensa que esta revolución no va con ella, es cosa suya.

  • José Miguel Lertxundi

    En ocasiones el fútbol termina mezclándose con hechos ajenos al deporte con más intensidad de la que sería aconsejable. Está bien tratar una noticia, pero en su justa medida. Cuantos temas más importantes se soslayan, todo depende del interés que se le quiera dar a determinadas noticias. Yo he manifestado mi opinión sobre lo ocurrido, junto a mi satisfacción por el campeonato conseguido, aunque cada vez me gusta menos el fútbol, solo lo veo cuando juega mi nieto, ya pasaron los días en que me entusiasmaba ir a San Mamés, perdí el gusto y las ganas, este fútbol no me llama. Y yo creo que el fútbol sí es masculino, porque es un espectáculo no un deporte que genera mucho dinero, lo que el femenino nunca conseguirá, mejor para el deporte. Creo que muy pocas personas han seguido el campeonato de fútbol, incluso entre las más futboleras.

    Por otro lado, no se que importancia tiene que la jerarquía católica se pronuncie sobre la victoria de la selección femenina de fútbol, ya se pronuncia sobre cuestiones que debería de pronunciarse. 

Deja un comentario