Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

agosto 2023
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
7150 Artículos. - 109054 Comentarios.

El problema nacional: Apuntes para una nueva legislatura en 2023

Hoy se inicia la nueva legislatura en España, con una elección de la Mesa del Congreso que en este momento histórico tiene especial importancia como prólogo de lo que puede ser un acuerdo de investitudura que acometa el gran problema nacional que, oportunamente, nos presenta Román. En unos minutos empieza la sesión que personalmente me permito recomendar seguir en directo en la televisión pública: https://www.rtve.es/play/videos/directo/24h/ .

(Tal vez mejor la señal de la televisión del Congreso, sin comentarios). AD.

        A la muerte del dictador, España estaba inmersa en una serie de problemas de los cuales se pueden destacar nuestro atraso económico con relación a los países de nuestro entorno que se habían recuperado en pocos años de los trágicos acontecimientos bélicos, era una demanda social la recuperación de las libertades y el advenimiento de la democracia y muy en particular el problema de la articulación del Estado muchas veces ensayado desde el siglo XIX, un problema nacional.

        La segunda etapa de los gobiernos del Partido Popular de José María Aznar (años 2000-2004) que inauguraba este nuevo siglo y que presentaba nuevos problemas económicos, sociales y políticos, también estuvo caracterizada por el surgimiento de un creciente debate en torno al modelo del Estado de las Autonomías consensuado y sancionado en la Constitución de 1978, pero que ahora se veía controvertido principalmente por presiones procedentes de Euskadi y Cataluña.

        Todo parecía como si con la Ley Orgánica del 13 de marzo de 1995 que determinó la configuración territorial y política de Ceuta y Melilla como ciudades autónomas había finalizado el proceso de construcción del Estado de las Autonomías, transcurrido durante las etapas de UCD y de los socialistas. La derecha había heredado ya resuelto el problema nacional. Con su ahora mayoría absoluta Aznar se vio libre de pagar peajes a las fuerzas nacionalistas como había sido en 1996 para poder formar Gobierno, tras el Pacto del Majestic, con el cual le dio más competencias a la Generalitat catalana y el PP le ofrecía apoyo a CiU en Cataluña.

        Se apreciaba algo parecido también, pero en el ámbito de lo económico. Había llegado a buen fin el proceso de apertura y de incorporación a la economía mundial, introducidos ya como miembros de pleno derecho de la Unión Europea en el concierto europeo occidental. Alcanzábamos a estar en el grupo del Euro, y el déficit cero se convirtió en el objetivo más inmediato, lo que señalaría las bondades de una Administración conservadora y restauradora de lo que habían dejado atrás los gobiernos socialistas anteriores.

        No en balde las elecciones europeas de 1994 las había ganado el Partido Popular, mientras que la economía mundial experimentaba en esa década una crisis tras otra en diversos países. Se había instaurado una época de bajos tipos de interés por parte de los organismos y entidades financieras que empujaban a una orgía especulativa generalizada y al endeudamiento progresivo de los particulares. Pareciera que nadie quería observar las fallas del sistema que colapsaría años después. Leyes, como la liberalización de suelos y actos de Gobierno, de mayores privatizaciones de empresas públicas, junto con el dejar hacer por parte de los organismos de control del Estado, ayudaron a que España se viese seriamente afectada unos años más tarde, durante el colapso financiero de 2008.

        A pesar de las protestas de la Conferencia Episcopal Española, Aznar se volvió indiferente a la revisión de leyes como el Aborto o la de Divorcio. Una sociedad que se había vuelto indiferente a la moral católica estaba dentro de su espacio electoral. Sin embargo, las manifestaciones públicas de catolicismo por parte del Presidente Aznar y leyes tales como las inmatriculaciones favorecedoras de la Iglesia de la Ley Hipotecaria de 1998 o la LOCE de 2002 de Calidad de la Educación buscaban ese caladero de votos.

        En mayo de 2001 Juan José Ibarretxe asumió la Lehendekariza tras una coalición de Gobierno compuesta por el PNV, EA e IU anunciando enseguida la elaboración de un documento político de tono soberanista. El llamado Plan Ibarretxe fue presentado en el Parlamento Vasco en 2003 con el rechazo de los constitucionalistas.

        El Plan Ibarretxe tuvo un rechazo rotundo una vez presentado en el Congreso de los Diputados en sesión del 1 de febrero de 2005 por 313 votos en contra, 29 a favor y dos abstenciones. Así terminó la propuesta de una España confederal y la aplicación del derecho de autodeterminación secesionista para parte del territorio, algo que es claramente incompatible con el ordenamiento constitucional.

        En Cataluña las elecciones autonómicas celebradas en 2003 produjo un Gobierno tripartito formado por el PSE, ERC e IC, presidido por el socialista Pascual Maragall, Gobierno que emprendió una Reforma del Estatuto de Autonomía.

        Con Aznar en el poder las reivindicaciones autonómicas tenían pocas posibilidades de prosperar. En este sentido la victoria de Zapatero de 2004 abrió las puertas al diálogo para introducir modificaciones en el Estado de las Autonomías. La propuesta de Estatuto catalán nacía a diferencia del Plan Ibarretxe con una mayor voluntad de consenso y así fue aprobado en septiembre de 2005 por todos los partidos del “Parlament”, excepto los votos del PP. Cataluña celebró su referéndum el 18 de junio de 2006. Aunque hay que señalar que entonces la sociedad civil catalana estaba mostrando un claro distanciamiento con su clase política, pues acudieron a las urnas con escaso entusiasmo, de tan sólo el 50,6% del censo. Así se repitió en las elecciones del otoño de ese mismo año con un 42,23% de participación.

        Las advertencias del presidente Zapatero en cuanto a la necesidad de retoques para el encaje del Estatut dentro de la constitución española provocó negociaciones de éste con el líder de CiU, Artur Mas quienes pactaron un texto definitivo en enero de 2006 que produjo cierta desazón en otro socio del Tripartito. Tal es la razón de porqué ERC acabó pidiendo el nó en el referéndum de aprobación del nuevo Estatut. Tal era su sentimiento de postergación, que incluso abandonaron por unos meses el Gobierno.

        Las controversias y el debate no se circunscribían a las dos comunidades citadas, sino que era un clamor generalizado de la clase política, de partidos no nacionalistas y en las administraciones autonómicas en su búsqueda de situarse ante el problema nacional. El concepto de la España “inacaba” se había hecho repetitivo para historiadores y otros actores del discurso intelectual y político. Unas veces para señalar que el proceso de organización territorial no estaba acabado y otras para hacernos recordar que los viejos fantasmas, como las tentaciones de uniformidad producidas por la supremacía del sentido nacional o la búsqueda exagerada de las diferencias buscando romper los vínculos estrechados por los años entre las culturas peninsulares, imponiéndose ante la conciencia de la pertenencia a una misma familia. (“Breve Historia de España”)

        Algunos patrocinadores de la “España Inacaba”, sugerían la idea sobre la eficacia de nuestro ordenamiento constitucional que sigue dando soluciones a nuestros viejos dilemas enfrentados a los problemas actuales. Y así, la Reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana en el año 2006 abrió una nueva vía y daba una explicación de todo lo que se podía hacer desde la legalidad dentro de un consenso con todos los reconocimientos de una nacionalidad histórica. Y así la reforma del Estatuto de Autonomía para Andalucía de marzo de 2007 habría ese mismo horizonte.

        La crisis financiera mundial de 2008 truncó la segunda legislatura socialista, de 2008 a 2011. Zapatero se vio obligado a enfrentar la gran depresión económica que hizo surgir nuestras grandes debilidades, principalmente la burbuja inmobiliaria, la crisis bancaria y el desempleo. Malos ingredientes para nuestro problema nacional, que no se vio aplazado, sino enturbiado ante la desesperación de las masas y la constatación de nuestras dependencias en política económica respecto a Bruselas. Las formaciones a la izquierda del PSOE, siempre más reivindicativas, se habían venido alimentando de la gran influencia de Julio Anguita, liquidador del eurocomunismo dentro del PCE en sus años de secretario general y restaurador de las viejas reivindicaciones sobre el dilema monarquía-república y el derecho de autodeterminación de los pueblos de España en el seno de Izquierda Unida.

        Las protestas y reivindicaciones ciudadanas en toda la geografía española iniciadas el 15 de mayo de 2011 eran esencialmente políticas dentro de la consciencia de una crisis generalizada de gobernanza, junto con la naturaleza económica y social de la crisis. Parecía una vuelta a los hechos de reivindicar que la imaginación asumiese el poder tras el famoso “yes, we can”, con el que el Presidente Obama había iniciado su carrera a la presidencia estadounidense.

        Podemos, partido político, nació con un manifiesto hecho público en un medio digital en enero de 2014 con vocación de asumir todas las reivindicaciones de la izquierda y las aspiraciones de la España periférica a las que un PSOE conservador no daba respuesta.

        Unión Progreso y Democracia (UPyD), el partido encabezado por Rosa Diez ya había participado en las elecciones de 2008 consiguiendo en las elecciones generales de 2011 a cinco diputados electos. El proyecto nacido en 2007 había nacido en oposición al nacionalismo y para la reforma de la Constitución. Para Rosa Díez el concepto “Unión” significaba la defensa incondicional de la unión de España como condición necesaria para la igualdad ante la ley de todos los españoles. Concepto ampliamente explicado por sus promotores.

        Ciudadanos, como partido político nacional tiene sus orígenes en una plataforma cívica catalana, Ciutadans de Catalunya en 2005, totalmente contrarios a lo que se consideraba la imposición del nacionalismo catalán. Ciudadanos tuvo mejor suerte que UPyD. En las elecciones autonómicas catalanas la candidata Inés Arrimada alcanzó la segunda posición con 25 escaños y en las Generales al Congreso de los Diputados el candidato Albert Rivera vio con 40 escaños las posibilidades de formar alianzas para decidir Gobierno. Su anti-nacionalismo le llevó de autodefinirse ideológicamente de centro-izquierda hasta convertirse en un actor neto de las derechas disputando espacio con el PP y Vox y renunciar a presentarse a las elecciones generales de mayo de este año de 2023.

        En un anterior artículo publicado en Atrio el 21 de noviembre de 2017, “Soberanismo e independencia”, culpaba yo a Pablo Iglesias de la desmembración y ruptura de Podemos por su proclamación del principio de autodeterminación para Cataluña y la defensa de un referéndum, muy en las tesis para las izquierdas de Julio Anguita.

        Hoy Sumar tiene la ventaja con Izquierda Unida en su seno de la experiencia y el rodaje de cuatro años de Gobierno en coalición con el PSOE y el trato y negociación con diferentes fuerzas nacionalistas de izquierda y de derecha y el disfrute de una visión total de la sociedad civil española.

        PSOE y Sumar son ahora, en vísperas de las negociaciones para formar Gobierno, junto con la Constitución de 1978, el gran activo con que cuenta la ciudadanía para llegar a un buen consenso en torno al problema nacional que nos siga abriendo las posibilidades de futuro como hasta ahora, después de cuarenta y cuatro años de ejercicio de la democracia.

29 comentarios

  • José María Valderas

    Al señor Lertxundi,

    Una cosa es lo que dice la Constitución y otra, muy distinta, lo que un gobierno social-comunista con apoyo proetarra, secesionista y golpista (sedicionista) esté decidido a hacer.

    Empezando por el final, no sé en qué se apoya usted para decir que el PSOE es el principal interesado en mantener la Constitución y la Unidad de España. Aquí en Cataluña, unos no lo vemos así. Una cosa son las bases, los votos, y otros los dirigentes. Los votos son de la mayoría de la inmigración, los dirigentes son individuos que tienen una tendencia separatista inocultable. Por no cansarle voy a citarle nombres de prominentes socialistas que han laborado en pro de la independencia; de los comunistas (Sumar, Podemos) nadie lo duda ya en el resto de España. Ministros de González, ministros de Zapatero son separatistas ahora e incluso militan en partidos secesionistas. La misma Meritxell Batet, presidenta de las Cortes Españolas, votó a favor del derecho de autodeterminación, es decir, de la independencia. Es proverbial que los Secretarios del Partido Socialista de Cataluña se hayan pasado a las filas de ERC o de Junts (antes Convergencia). La mayoría de los consejeros del gobierno de Montilla ocupan hoy cargos políticos en la Generalidad separatista de Aragonés, empezando por Nadal, siguiendo por Geli… Collboni, Illa o Iceta tienen de españoles lo que yo de thailandés. Otra cosa es que laboren por la independencia con la mera ambigüedad transitoria. Pasa lo mismo que los periodistas de El País de extracción catalana. Verá usted esas mismas firmas en el periódico separatista ARA. No, los dirigentes socialistas catalanes son tan separatistas como Junqueras. Lo que ocurre es que saben que tienen los votos mientras van con la labor de zapa. La revisión del Estatut patrocinada por Maragall –cuyo hermano era socialista, consejero de educación con Montilla y acérrimo obstruccionista de las sentencias judiciales, hoy figura de primer orden en el separatista ERC– incluía en el prólogo la idea de nación. Jiménez de Parga avisó de su inconstitucionalidad. Pero Sala, juez socialista que no era experto en Constitucional como aquél, dijo que no importaba y que no tenía valor doctrinal. El socialismo a todos los niveles está haciendo mucho daño a España.

    No veo yo carente de base que la modificación de la nación sea votada por todos. Eso de hablar de España por un lado y de Cataluña por otro es una falacia a la que, comprenderá, no puedo sumarme. No hay una dualidad entre un todo y otro todo, sino entre un todo y una parte. Lo que es de todos deben decidirlo entre todos, eso es lo democrático. Negarlo es sedición o golpe de estado. Como es una falacia decir que lo democrático es aceptar lo que diga la ciudadanía, si de ese universo excluimos parte de la ciudadanía. Sánchez y el sanchismo –judicial, mediático, económico y político– saben muy bien que no tienen otra salida que seguir entregando España al separatismo a dosis. Eliminando la presencia de las instituciones nacionales. Escribo desde un pueblo de la Costa. Marlaska ha entregado a la Generalidad la responsabilidad sobre costas. Nada menos. Si eso no es entregar España a los separatistas que venga Dios y lo vea. ¿Sabe usted lo que significa entregar la costa? No es entregar el control del narcotráfico o la ayuda a las pateras, es entregar la vigilancia de la integridad del territorio. Y eso es lo que hace Sánchez con el aplauso de muchísimos.A uno le tocó lidiar con la colza. Usted quizá no se acuerde o tenga una memoria borrosa. Yo lo sufrí en carne propia querer buscar la verdad científica. Eliminaron, como suena, los bidones de aceite cuando llegaron al poder. Ahí empecé a conocer el paño, que, por mi familia, había idealizado un tanto. Bueno, empezó antes. En el primer eslogan del PSUC (comunistas) estaba escrito: “Ya nos conocéis”. El candidato había sido compañero mío en facultad de ciencias. Le espeté: “J… Daniel si te conozco”. Lo que empezó siendo chanza fue ennegreciéndose con los despidos a raudales de empresas, alguna del propio secretario general del Partido Socialista de Cataluña, sección Convergencia. Este no tuvo problema, obviamente. González lo envió de embajador a París.

    No. Los socialistas catalanes –los dirigentes, periodistas, empresarios– son tan separatistas como Junts o la CUP: Otra cosa es que les interese una lucrativa ambigüedad.

    • José Miguel Lertxundi

      Señor Valderas, el Psoe juega siempre a la ambigüedad, y no veo que quiera hacer nada que esté en contra de la Constitución. Y claro que es el principal interesado en la unidad territorial del Estado, su permanencia en el poder depende de los votos en Catalunya y Euskadi, electorales y prestados por los partidos nacionalistas, es simple aritmética. Lleva muchos años sin ser el partido más votado en la mayoría de los territorios del Estado, sí vemos el actual mapa electoral su cuota de poder es muy escasa, incluso en las últimas generales perdió las elecciones en todas las comunidades menos en Catalunya y en Euskadi y por esto puede formar gobierno.

  • José María Valderas

    España no se entiende sin e País Vasco ni Catalunya. Sería una vuelta al feudalismo. En el feudalismo no existía la unidad política que llamamos España. España como primer estado europeo nace con la union de los distintos reinos peninsulares. Siendo los dos principales Castilla y Aragón (corona que comprendía Cataluña). Si se separa Cataluña, se destruye España. Los estudiantes de bachillerato, salvo los que dependen de la Generalidad de Cataluña, saben que desde Roma se usa el nombre de Hispania, dividida en Hispania Citerior e Hispania Ulterior, que la extensión del reino franco en la península (parte de Cataluña) era la Marca Hispánica. Y no creo, Duato, que esté alejado de la labor del moderador indicar estas cosas elementales. 

  • carmen

    Es que no debo de hablar de estas cosas porque no sé historia suficiente, ni tampoco la problemática actual.

    Me refiero a la real. Si a eso se le une que a veces selecciono mal las palabras…Únicamente quiero decir que en España hay muchas personas que piensan como el señor Valderas. Hasta el punto en que se intenta en las reuniones familiares de esas comunidades de este país, eludir el tema. Lo que sucede es que tiene una forma de hablar que se podría suavizar un poco. O un mucho. Pero lo que dice lo he oído mil veces. Nada nuevo. Por supuesto que no se quiere destruir un país, sencillamente se quiere dejar de pertenecer a él. Pero hay quienes eso lo consideran la destrucción de España. Porque si los catalanes se independizan, los vascos también…pues eso asusta un poco a bastantes personas. No es una opinión extravagante. En España no lo es. Solamente hay que ver las bases de las negociaciones en este momento para una posible investidura para darse cuenta de la importancia del tema. Personalmente creo que dialogando se puede llegar a acuerdos. Pero siempre he sido una ingenua.No sé si te ha molestado a ti o a alguien el que haya escrito países colonizados. A lo mejor no ha sido una expresión adecuada. Lo único que quiero decir es que un país invadido por otro, vamos, en cuanto puedan se independizarán, eso creo. Con el mestizaje o no, con lo que hayan aprendido y olvidado, pero querrán ser ellos mismos. Creo que la historia de alguna manera lo demuestra.Pero en España es La formación del estado lo que arranca ya con jaleos. Como no sé mucho de historia, para mí son cosas diferentes. A lo mejor no tengo razón. No lo sé.

    Si algo no he querido ha sido molestar a nadie. Si lo he hecho por torpeza, sorry.Y es que no me gusta cuando leo que a una persona se le da por aquí y por allá. No necesita mi defensa porque es un auténtico gladiador del lenguaje, pero no me gusta. Me siento mal.
    Un saludo cordial 

  • carmen

    Ay, señor Valderas. Me troncho. Tiene usted razón, pero fíjese, la mano derecha. Quién no sepa de qué está hablando…Qué riiiiiiiiiiisa. 

  • carmen

    No creo que el planteamiento del señor Valderas sea deshonesto intelectualmente. No es eso. La independencia de los países colonizados es otra historia. El tema es otro. Hay quienes piensan que la construcción de España como país ha sido muy larga, costosa en el tiempo y en guerras. No sé mucho de historia, para mí que el problema empezó con la unión del reino de Castilla y Aragón, por matrimonio. Porque claro, luego vienen los herederos. Carlos I, bueno, ahí está la historia. Diría que los reinos de Aragón y Castilla muy bien no se llevaron nunca, aunque tuviesen los mismos reyes. Esto viene de lejos. Que si quiero un heredero al Trono y yo otro…en fin. Guerras carlistas y demás. Viene de la misma construcción de España. Hay quien considera que España no es su país. Un sentimiento que se transmite de padres a hijos. Luego están los intereses económicos y de lengua y… Es un asunto muy complejo. Porque no arranca de una conquista. Arranca de una fusión entre reinos.  Pues como en el Reino Unido. Ingleses, escoceses, y si vas hacia atrás, no veas. Porque la Historia no va a saltitos como la felicidad , la historia es una variable continua.Solución/? Pues creo que empezaría por un diálogo que quizás es lo que está sucediendo. No lo sé. Pero tengo amigos catalanes y valencianos.Y vascos. Pero esa también es otra historia. Y compleja.

    Soluciones? No sé. No tengo ninguna. A mí me gusta mi país como lo he conocido, pero claro, ya saben, soy de Murcia y…

    • Rodrigo Olvera

      Carmen
      oda su compleja historia, en Reino Unido con toda su compleja historia, en China con toda su compleja historia, en lo que llamas “países colonizados” con sus respectivas historias, en todos esos casos querer independizarse no significa querer destruir al Estado del que se quieren independizar.

      Sí que ha habido casos de grupos que lo que quieren es destruir al Estado al que pertenecen. Pienso en grupos anarquistas como Bloque Negro. Tales grupos, sin embargo, no pretenden crear un Estado independiente. Quieren destruir al Estado sin crear un Estado distinto.

      En mi comentario abordé únicamente ese punto: “desear independizarse” no es lo mismo que “querer destruir al Estado” . Y éso vale en las distintas historias de los distintos Estados.

      Saludos

  • carmen

    Por supuesto que no todas las hipótesis alcanzan el nivel de tesis. Gracias a Dios. Personalmente encuentro lo del metaverso de locos. Y otras cosas también. El tiempo dirá.

    Tengo cierta facilidad para eso de las matemáticas. Cuestión de herencia. Hice selectivo en Murcia, en la facultad de químicas. Me dejaron algún parcial de geología y de química orgánica. Menudo verano me esperaba. Convencí a mí hermana mayor para que convenciese a mi padre de que, a ver, si no apruebo en septiembre, pues tengo que perder un año. Y la niña, yo, va a  ir a Granada a hacer matemáticas, pues lo damos por perdido  se matriculo en primero y…

    Mi padre ya estaba mayor, soy la sexta y pensó, anda y vete, hija. Y me fui. Y allí, claro, en la facultad de matemáticas estaba dividida la asignatura de selectivo en dos : cálculo y álgebra. En cálculo no había gran dificultad y el álgebra pues bien, hasta que de repente el profesor, un señor con un punto de extrañeza, empezó a hacer representaciones de curvas, pero introdujo el eje z. No vea el trabajo que me costó representar una, sin ordenador ni nada, 1972-73. Pues cuando lo logré, de repente dice el señor/: estupendo. Ahora vamos a girarla 45 grados…Mire. En ese momento pensé. Y a esto le voy a dedicar mi vida? Pero es que luego empezamos con la topología. Ya sabe, ni dentro, ni fuera, qué sucede en el borde?

    Acabé el curso disfrutando a tope. Y me volví a mi casica. Magisterio de ciencias y…maestra. Fin. Luego volví a la universidad a hacer ciencias de la educación, vamos, pedagogía, pero ya casada y con dos hijos pequeñicos.  Me ha hecho gracia eso de que no todas las hipótesis se convierten en tesis. Le aseguro que hay personas que no tienen problemas a la hora de convertir en tesis todo lo que les pasa por la cabeza.Vale. Quizás, digo, no sé, se me ocurre pensar que quizás, a lo mejor, a veces se nos olvida a las personas, a mí la primera y a todos después,  meter un tercer eje, una tercera coordenada. Porque sobre el plano todo es más sencillo, pero las tres dimensiones no lo son tanto. Al menos para míSu planteamiento habla de una España que quizás otros no consideran que sea la actual. El problema quizás sea de punto de vista. No lo sé. Soy murciana, no entiendo de según qué cosas, porque no las siento como mías. A lo mejor me falta el eje z, pero, qué hacemos con los que sí tienen esa tercera coordenada?Quizás ese sea el problema. Digo, no sé.

    Un abrazo.

  • M. Luisa

    No es que todo esté resuelto  con el buen hacer de las negociaciones que con tanta discreción por parte de quienes tenían la llave,  llegaron ayer al Parlamento algunos acuerdos, porque todavía queda  pendiente quién gobernará.  Pero al menos lo que se acordó ayer en estos primeros pasos  era firme. Venía respaldado  ya por la notificación que el ministro Albares envió a la UE para hacer efectivo y no solo hacer de esa constante reivindicación de la pluralidad lingüística objeto de promesas y puestas luego    en mano de los jueces. Recuérdese aquello que dijo Pedro Sánchez hace algún tiempo cuando le preguntaron por Puigdemont“ ¡Ah,  Puigdemont, dijo,  es agua pasada!  ¡Pues no, Puigdemont es quien tenía hoy las llaves, sr. Sanchez!  y el prófugo como aquí le llaman a veces las ha sabido usar  inteligentemente!  Así pues, amigo Román, no miremos  tanto al pasado y pisemos fuerte el presente.  

  • José Miguel Leetxundi

    En España, más allá del consenso de los años 70 del pasado siglo, no tiene tradición de diálogo entre fuerzas políticas, esa división ficticia que han creado entre derechas e izquierdas no es más una forma de juego político, en donde dos supuestos bandos se enfrenta para el entretenimiento de un electorado, al que quieren radicalizar, que está cansado de tanta tragicomedia.

    La campaña electoral poco ha tenido de proyectos políticos, mucho de criticar al contrario. No creo en absoluto que, como dice en su párrafo final el artículo, Psoe y Sumar sean el activo con el que cuenta la ciudadanía  para  un consenso, afirmar esto es desconocer el sistema y el juego de los partidos políticos. Ojalá hubiera un auténtico consenso para tocar las cuestiones que interesan a la ciudadanía. Pero entre todos, sin exclusiones, hay que respetar a todas las fuerzas políticas, Pp y Vox tiene más respaldo social que Psoe y Sumar. Los millones que votan a unos y a otros merecen respeto. Las minorías nacionalistas merecemos respeto y nos falta también ser más solidarios con las demás nacionalidades del Estado. Nuestros derechos deben que extenderse a otras regiones, es lo justo. Yo veo en España tanto por hacer, empezando por dar más participación a la ciudadanía, el sistema electoral es caduco y poco democrático, no hay que tener miedo a los referéndums, miedo a la voluntad de los ciudadanos, despolitizar la justicia y la administración, cuestionar  la forma de Estado y la reforma de la Constitución. Pero a los que no interesa es a los políticos y a sus benefactores. Una sociedad poco democrática de por sí, porque no se la ha formado e informado, y la partitocracia  que nos gobierna, genera un panorama poco interesante. 

  • carmen

    Señor Valderas. Me ha dejado sorprendida.

    Si la Verdad es única, quizás se debería de fijar en qué coordenadas de espacio y Tiempo. Porque diría que el principio de la ciencia está en la duda. Es decir, sí sí…o no. Y gracias a ello avanzamos.

    Pues fíjese en los temas de la sociedad. No cabe lo de la verdad única. Habrá que decir en qué coordenadas de espacio y tiempo, perdón por insistir. Y aquí habría que aceptar la opiniones personales. De ahí la democracia. Porque si hubiese una sola verdad, no cabría la discusión. Y cabe. Ya lo creo que cabe.

    Y es que en este momento vivimos en un espacio,Atrio, y en un tiempo, ahora mismo, en el que una maestra puede expresar su opinión contraria a personas con un gran reconocimiento en materia científica. Si esto se  hubiese contado  hace cincuenta años, no se hubiese creído.  Y, sin embargo, está sucediendo. Las cosas, querido señor Valderas, cambian. A lo mejor es en parte porque La Verdad es poliédrica. Desde luego, el panorama político en España en este momento, lo es.

    Un saludo cordial.

    • José María Valderas

      El sistema de coordenadas cartesianas es bueno para aprender física. Supongo, doña Carmen, que cuando usted estudiaba selectividad repararía en que el profesor de física empezaba la clase trazando un sistema de coordenadas ortogonales. Lo mismo para mecánica que para cinética o lo que fuera. Y el alumno se sentía seguro con esos trazos firmes de la X y la Y, de la abscisa y la ordenada.

      En moral y en política, que para los clásicos del pensamiento van siempre de la mano, hay actos intrínsecamente bueno y actos intrínsecamente malos. Salvo para los relativistas en sus múltiples formas.

      Lo mismo la ciencia que la filosofía avanzan de acuerdo con el principio de contradicción y del tercio excluido. No se puede decir nunca que se está en la verdad porque el conocimiento de la ciencia es hipotético-deductivo. Siempre cabe la posibilidad de que un contraejemplo arruine su tesis. Eso según la teoría, porque hay muchos casos en los que el contraejemplo no logra tumbar la hipótesis.

      Pero vayamos a la ética y a la política. También en las humanidades rige el principio de contradicción, que no puede violarse. Si lo que Sánchez llama progreso en los derechos y yo llamo mentira a dos carrillos, no se trata de buscar matices, grises, enfoques diversos de una misma realidad, etcétera. Sino, ¿es bueno que el estado esté gobernado por quienes quieren destruirlo? Bueno, desde el punto de vista ético. Caben excusas; tal, la derecha está en manos de la ultraderecha y esta defiende un sistema centralista del estado, lo que en Francia está consagrado como estado napoleónico o jacobino. Los dos no podemos tener razón ni siquiera lo que algunos llaman parte de razón. Lo honrado intelectualmente es ver el problema en su desnudez: uno afirma que es una traición entregar España a quienes quieren destruirla, el otro dice que viene la ultraderecha. Pero quien se escapa con la ultraderecha no aborda el quid de la cuestión: ¿Es ético entregar tu país a quienes quieren destruirlo?

      Decía Aristóteles que así como el principio de no contradicción es la base del conocimiento teórico, también el conocimiento práctico tenía su principio evidente, el de hacer el bien y evitar el mal. Ese es el crisol.

      • Antonio Duato

        Nego minorem! No es cierto que el proyecto de Sánchez de crear un gobierno con el apoyo externo de diputados elegidos legalmente por muchos ciudadanos, incluidos catalanes y vascos que legítimamente aspiran a una mayor autonomía posible en la actual contitución o en otra pactada la reforma entre la mayoría de españoles, sea entregar España a quienes quieren destruirla. Es plantear cuestiones de estado con apertura dialogal, como la que queremos practicar aquí en Atrio.

        • José María Valderas

          Ad negationem dicendum est, que lo que han pactado los secesionistas con socialistas y comunistas no es ampliar la autonomía, sino, sencillamente, un referendum de salida de España, una vez conseguida el desarme del estado, TS dixit, con la supresión impuesto por ERC del delito de sedición. No llamo diálogo a una entrega por etapas del Estado. Una entrega que, en su múltiples formas, la más aberrante es el abandono de la Alta Inspección del Estado en materia educativa. Y eso supone la coacción a niños y sus familias. Una praxis de la Generalidad aplaudida por el gobierno de Sánchez.

          • José Miguel Lertxundi

            Si los catalanes quieren opinar directamente sobre sus relaciones con España solo es una acto de democracia participativa, pues su resultado simplemente nos dirá cuántos de ellos quieren seguir siendo españoles y cuántos de ellos no. Y después habrá que ver cómo garantizar democráticamente los derechos de unos y otros. Pretender que la totalidad de los españoles decidan sobre la españolidad de Cataluña es una estupidez, pues obviamente los españoles lo son porque están a favor de España. Lo que necesitamos saber es cuántos ciudadanos de Cataluña quieren ser españoles o no. Pero no es esa la cuestión.

            Pero quien redactaron y aprobaron el art 148 de la Constitución Española lo dejaron bien atado:

            1.- Cuando se propusiere la revisión total de la Constitución o una parcial que afecte al Título Preliminar, al Capítulo Segundo, Sección Primera del Título I, o al Título II, se procederá a la aprobación del principio por mayoría de dos tercios de cada Cámara, y a la disolución inmediata de las Cortes.
            2.- Las Cámaras elegidas deberán ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional, que deberá ser aprobado por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras.
            3.- Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación.

            Por lo que Señor Vaderas,  tranquilo, es imposible con la actual composición de las Cámaras de Congreso y Senado, ni  no ahora ni en el futuro, que se plantee un referéndum.

          • José Miguel Lertxundi

            Por lo tanto, reformar la Constitución para actualizarla a los nuevos tiempos y a la voluntad de la ciudadanía, parece imposible. Evidentemente hace falta un consenso mayoritario, que hoy por hoy, no existe. Lo lamentable es que se juegue con las ilusiones y esperanzas de unos y con el cabreo de otros. Juego político de la peor clase, estos políticos únicamente miran por sus intereses particulares y de partido.

          • José Miguel Lertxundi

            Además Sánchez y el PSOE son los más interesados y defensores de la unidad del Estado, por interés político, y está claro que lo están consiguiendo, en Catalunya son con diferencia la principal fuerza política, y en Euskadi casi lo consiguen.

        • Rodrigo Olvera

          Y yo niego la mayor: pretender independizarse de un estado no significa querer destruir tal  estado; sólo dejar de ser parte de él.

           

          Miguel Hidalgo, Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, José Martí; todos ellos desearon y lucharon por independizarse del Reino de España; ninguno de ellos deseó ni luchó por destruir al Reino de España.

           

          Vicente Guerrero mantuvo la lucha por que lo que hoy es México se independizara de el Reino de España, siendo el líder indiscutido del bando independentista entre 1816 y la consumación de la  independencia en 1821. Fue el segundo Presidente del país. Durante la lucha de independencia, y una vez consumada, mantuvo la postura de desear relaciones armoniosas con España y los españoles asentados en lo que hoy es México, siempre que respetaran la independencia del nuevo país.

          En 1829, siendo presidente de México Vicente Guerrero, después de derrotar militarmente una nueva incursión española para reconquistar el territorio independizado, se diseñó una campaña militar mexicana para invadir  Cuba. Incuso el líder del partido conservador Lucas Alamán aprobó el plan, afirmando que “Cuba sin México está destinado al yugo imperialista; México sin Cuba es un prisionero del Golfo de México. Pero el Presidente Guerrero rechazó el plan de invadir Cuba, basándose en el ideal de amistad entre peninsulares y mexicanos.

          Guerrero no quería destruir a España: quería una relación de amistad entre dos países independientes. Durante varios años, el Reino de España se negó a reconocer la independencia de México. Cuando por fin reconoció el Reino de España la independencia de México, se firmó no sólo un Tratado de paz entre ambos países, sino un “Tratado definitivo de paz y amistad”.

          Tan no destruye a un Estado el que una parte de su territorio y población se independicen, que hasta el  día de hoy sigue existiendo el Estado; y ambos países – México y España – han mantenido en buena fe el Tratado de paz y amistad hasta hoy. Incluso si España envió navíos de Guerra junto a Francia e Inglaterra para presionar el pago de deuda mexicana en 1861, en cuanto fue claro que el objetivo de Napoleón III no era cobrar deudas sino invadir México el reino de España retiró sus naves de guerra.

           

          Identificar mecánicamente intención de independencia con intención de destruir al país del que se quiere independizar es, en el mejor de los casos, una grave deficiencia de juicio. En el peor de los casos, abierta deshonestidad intelectual.

          • José María Valderas

            Vaya por Dios. Se ha dejado Rizal. Y otros. Colonias y metrópoli. ¿Por qué afirma lo que afirma? ¿Usted no tiene dignidad? Podría añadir a la deficiencia de juicio y deshonestidad intelectual  inclinaciones sadomasoquistas, pedófilas, necrófilas. No se frene, hombre.

          • Rodrigo Olvera

            José María.

            Dices que me he dajado Rizal y otros.Cierto. Justo así es como funcionanlos ejemplos: no hay necesidad de cubrir todos los casos posibles.

            En el identificar mecánicamente “intención de independencia” con “intención de destruir al Estado” no se implican ni inclinaciones sadomasoquistas,  ni pedófilas ni necrófilas. Invocar aquí que yo podría añadirlas, para descalificar que yo haya afirmado que sí se implica en el mejor de los casos una seria deficiencia de juicio es una falacia del muñeco de paja.

            Lo que no has podido rebatir es que es posible querer independizarse del estado X, sin tener la intención de destruir al estado X sólo no pertenecer a él. Posibilidad que descalifica como  deficiente el identificar entonces mecánicamente querer independizarse del Estado X con querer destruir al Estado X.  Supongo que si tuvieras un argumento en ese sentido lo habrías usado, en vez agitar inclinaciones sexuales como  falacia del muñeco de paja.

  • José María Valderas

    En clase de epistemología solía ser tradicional que el catedrático comentara el aforismo “Cada uno habla de la feria según le va en ella”, expresión que algunos confunden con la verdad “poliédrica”, “múltiples verdades” y otras zarandajas que se suponen axiomáticas. Es decir, que dan por cierto que todos los enfoques son válidos y verdaderos. Ay del que niegue esa majadería. Del que confunden opinión con verdad.

    Soy crítico con toda traición, con todo engaño y con toda felonía, con toda simpleza.Cada uno viene de donde viene y ha vivido lo que ha vivido y ha estudiado lo que ha estudiado. Cada uno asiste a la feria desde ese prisma y bagaje.

    Cuando fallecieron mis progenitores, del reparto entre los hijos (éramos cinco vivos), pedí sólo la cartilla de enrolamiento militar de mi padre en la guerra (con Lister), la fotografía de mi padre ante la tumba de García Hernandez en Jaca, donde hacía el servicio militar y la partida de matrimonio civil oficiado por un juez pariente de la familia en plena guerra, juez que, terminada ésta, fue pasado por las armas. La fotografía se mantuvo escondida en casa de mis padres por obvias razones.

    Tras la guerra, el jefe de los maquis andaluces de Sierra Sur, un tal Villén solía esconderse en el cortijo de mi abuelo, donde por cortijo hay que entender una casa de labranza sencilla, no el casoplón de Bertín Osborne. Conocido por Cencerro, el maqui ha sido exaltado por Almudena Grandes en varias de sus obras. De acuerdo con lo oído por mí no era más que un forajido, con varias cuentas pendientes a sus espaldas.U

    no que es hijo de la posguerra conoció el racionamiento (en mi partida de nacimiento hay un añadido en el margen que dice que tengo derecho a una cartilla) y vivió su juventud durante el franquismo, conoció de primera mano –compañeros de facultad, relaciones profesionales– a los que acabaron siendo los dirigentes políticos de Cataluña. Colaboró en el asentamiento de instituciones regionales como la creación de la Sección de Historia de la Ciencia en el Instituto de Estudios Catalanes, según consta en una tesis doctoral.

    Jamás pensé que hubiera tanta miseria moral, tanta capacidad de traición a su país por parte de la izquierda socialista y psuquera (comunista o Sumar ahora). De los independentistas era de esperar la traición,empezando por Pujol. (Aquí, como vulgarmente se dice, nos conocemos todos, y un hijo de Pujol, Oleguer, era compañero de mi hijo en un club del Opus Dei).

    Cuando un iletrado secesionista me llama españolista, suelo responder, no, lisa y llanamente español como tú. Si no conoces la historia, la comentamos. Y no cito la frase de Jimenez de Parga ante el supuesto supremacista de los secesionistas cuando les respondía que mientras aquí no conocían la higiene en Al Andalus tenían baños y duchas.

    Me pasa lo mismo con  algún militante del secesionismo vasco. (En alguna ocasión he escrito que soy padrino de un zagal de Mutriku). Cuando me llama españolista respondo que “español, a secas, como tú”, y si sabes la historia te la cuento con RH incluido. Eso sí dejaremos fuera los secretarios de los Austrias que eran todos vascos. Con éstos tuve en concreto una relación particular con Koldo Mitxelena, el prohombre del euskera, Estábamos preparando un artículo sobre el origen del vasco cuando falleció. Lo más significativo ocurrió con el segundo de a bordo del gobierno de Garaicoechea. Había una reunión de físicos en Zaragoza a la que Pedro Pascual, el patriarca, me invitó. Ese navarro, como su jefe, se me dirigió en un momento de descanso y me comentó: “José Marí dice Rújula (Alvaro, eminente físico español en Boston) que soy un buen físico español… Un buen físico español…Soy el mejor físico español”.Solamente gentes sin principios morales en su vida privada y pública –desde el falso doctorado hasta los secretos de su entrega al rey alauita– es capaz de escribir una carta a un forajido, a un huido de la justicia española. Esa es la estampa de la izquierda española, la que hoy ha erigido presidenta de las cortes a una perseguidora de los derechos de médicos y niños en Mallorca, la que colabora con todos los movimientos contrarios a los intereses de España. Esa es la izquierda. Y no profanen la palabra progreso. Progreso es lo que impulsa el desarrollo intelectual, moral, económico de un pais. El que promueve la igualdad entre los ciudadanos.   

  • ana rodrigo

    Pienso que la democracia en España en estos momentos está en una encrucijada trascendental desde y hacia una representación real en el parlamento y en el gobierno de la España real, es decir, diversa, no uniforme.

    Para quienes quieren que las cosas sean como a ell@s les gustaría y se resisten a cambios salidos de los votos, es lo que se llama democracia, se verán abocad@s , o bien a reciclarse, o bien, me temo, a un ejercicio político agresivo y agrio. El conservadurismo es esto, rechazar los cambios que se dan en la sociedad, expresados por el pueblo votante, donde, según la Constitución reside la soberanía nacional, artículo 39. Si no reconociésemos el dinamismo social intrínseco a cualquier grupo social, seguiríamos en las cavernas paleolíticas.

    Ya veremos el tema de la investidura, difícil, muy difícil por problemas adjuntos.

  • Monica

    Acabo de ver el resultado, ridículo de derecha españolista, ni siquiera se votan entre sí, la mini izquierda españolita espero que se porte, tiene votos prestados, ojo, y mal PNV, no queremos PSOE ni PP, nos van a revolucionar … 

    • ana rodrigo

      Mónica, la derecha en España lo tiene muy mal. VOX nació del PP y, como dice el refrán, “cría cuervos y te sacarán los ojos”. Esto ha tenido dos consecuencias, una, que ha dividido la derecha y, otra, que la ha contaminado al dar poder a VOX en otros estamentos institucionales demostrando que estos cumplen su programa, contra la violencia de género, con el contra el cambio climático, contra l@s inmigrantes, etc. etc. Y esto será mortal, no sé por cuánto tiempo, para que haya un gobierno del PP, aún sacando muchos votos, pero no los suficientes escaños.

      En el caso de que se repitieran las elecciones, el PP quedaría igual a efectos de no poder sumar para una investidura, para los demás partidos casi seguro que les afectaría, no sé en qué sentido.

  • Monica

    No se lo que pasará en la elección de la mesa del congreso, en la del senado está claro, pero en la investidura está claro que PNV tiene que abstenerse por el bien de su partido, ni PSOE ni PP, lo piden las bases del partido, lo contrario es un suicidio político. Los dos partidos españoles representan algo que aquí no queremos, y el estar en coalición con los socialistas en Euskadi sólo nos da problemas y mal gobierno.

    • José Miguel lertxundi

      Monica, la sociedad vasca es más plural que nunca, el nacionalismo pierde peso, es una realidad. PNV, que es el único que mantiene unas raíces vascas, está perdiendo fuelle, Bildu no es Herri Batasuna, sus electores y electos muchos son vascos de primera o segunda generación, y no siente ese independentismo. La sociedad tiene otros intereses y el autogobierno no es uno de ellos. Estoy de acuerdo que PNV gestiona bien, que el partido socialista no lo hace, ni cuando gobernó en solitario y ahora en coalición, y también que no es fiable. Pero es lo que tenemos y lo que quiere la mayoría de los ciudadanos. De lo que pase en Madrid, pues yo ya me siento un poco alejado, ahora vivimos en Suiza,  desde que nos jubilamos y porque nuestra hija trabaja aquí, nos gusta mucho ir a España, estuvimos en Sevilla en primavera y me quedé enamorado, y dentro de unos días nos vamos a las fiestas de Bilbao, Aste Nagusia,   que me hace una enorme ilusión ver mi ciudad, a los amigos y al Atletic Club. Yo confío en que todo vaya bien, en la pluralidad y en el sentido común.

      • Monica

        Sí la sociedad vasca ha cambiado, también el PNV y sus dirigentes han cambiado, los antiguos jububis vizcaínos con Urkullu y Ortuzar a la cabeza son más pragmáticos y razonan mejor, son nacionalistas, pero pretenden lograr sus objetivos por las buenas, porque salieron escaldados con el Plan Ibarretxe y porque no les gusta nada lo que ha pasado en Cataluña. Urkullu es más realista. Se habla de  identidad nacional  al pueblo vasco y de la “nacionalidad vasca” de los ciudadanos. También  se refieren a “Euskal Herria” como entidad supranacional a la que pertenecería el País Vasco. Y apelan al referéndum en el País Vasco como fórmula para decidir. No obstante,  en el intento de Ibarretxe  sí incluía el “derecho de autodeterminación” y el “derecho a decidir” en su articulado, algo que no se plantea. El Plan Ibarretxe definía al País Vasco como “comunidad libremente asociada al Estado español” ahora se defiende una definición  como “comunidad autónoma de Euskadi”. El primero no mencionaba la Constitución, ahora se dice que dicha definición se hace “de acuerdo con la Constitución”. 

  • Antonio Duato

    Después de la noche del 23 julio, este es el momento en que vivo con más expectación lo que va ocurrir esta mañana en el parlamento. Hemos asistido a las dificultadas de acuerdo entre los representantes elegidos por los pueblos de España. Las últimas noticias anuncian que se ha logrado un acuerdo. Pero el voto para elegir al presidente y componentes de la mesa es por voto secreto, la manera mejor para que se reproduzca un tamayazo. Me da sescalofríos solo pensarlo. 

Deja un comentario