Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7149 Artículos. - 109053 Comentarios.

Absolutismo papal y episcopal

Este no es un artículo más sobre teollogía de la Iglesia y del Sínodo. Va directo al nudo: la estructura romana de la Iglesia católica. Y ahí pone con claridad el dedo. No el suyo, sino el del teólogo y cardenal Congar, que, antes del Vaticano II, distinguió las dos interpretaciones patrísticas del Mateo 16,19 que luce la basílica vaticana: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. ¿Y si un sucesor de Pedro acepta a fondo la lectura sinodal y no monáquica de gran parte de la Iglesia? Alguien le consideraría hereje. A otros nos parecería fiel intérprete de Jesús.  AD.

         ¿Qué puede estar en juego en el Sínodo mundial de obispos que se va a celebrar el próximo octubre en Roma, con una muy modesta presencia de laicos, varones y mujeres? Si no me equivoco, creo que superar o, al menos, iniciar un proceso, que lleve a la disolución del absolutismo -monárquico y medieval- que asola a la Iglesia católica, sobre todo, en la Europa occidental.

        Se trata de empezar a liquidar una manera de entender y ejercer el poder que detenta, sobre todo, el Papa y, en no menor medida, los obispos y los curas en sus respectivos ámbitos. Y, con ellos, también los laicos a los que se confían responsabilidades en el seno de la institución. Es lo que aprecio -aunque muy tímidamente- leyendo algunas de las preguntas que se formulan en el borrador preparado para tal evento: “¿Cómo pensar en procesos de decisión más participativos, que den espacio a la escucha y al discernimiento comunitario, apoyados en la autoridad como servicio de unidad?”. Es cierto que se indica que “no se trata de una exigencia de redistribución del poder, sino de la necesidad de un ejercicio efectivo de la corresponsabilidad”. Pero tambien es cierto que -sin perder de vista esta timorata cautela- en este Sínodo se ha reabierto el melón de si el actual modelo de comprensión y ejercicio de la autoridad en la Iglesia sigue siendo de recibo.

        Y digo que se “ha reabierto” porque me parece importante recordar las consideraciones que –realizadas al respecto por uno de los grandes mentores del Concilio Vaticano II, el dominico Yves – M. Congar– siguen valiendo para el presente. El año 1955 puede leerse en su Diario una magnifica síntesis sobre el debate que, desde hace dos milenios, atraviesa el corazón de la Iglesia católica sobre las dos interpretaciones enfrentadas de Mateo 16, 19: “a ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos”. Para los llamados Santos Padres, sostenía el teólogo francés, lo que se funda en Pedro es la Iglesia. Por eso, los poderes conferidos a Pedro pasan de él a toda la comunidad cristiana. Este es el contenido fundamental del pasaje, en cuyo marco, proseguía Y – M. Congar, algunos de los Padres (sobre todo, occidentales) admitían la existencia de una primacía jurídica del obispo de Roma. Sin embargo, esta comprensión empieza a ser alterada –a partir, tal vez, del siglo II– cuando Roma cree ver en Mateo 16,19 su propia institución. Según esta interpretación, los poderes de Cristo no pasan de Pedro a la Iglesia, sino de Pedro a la sede romana. La consecuencia de semejante exégesis es clara: la Iglesia “no se forma solamente a partir de Cristo, vía Pedro, sino a partir del Papa”. Ello quiere decir que la consistencia y la vida de la Iglesia descansan –al estar construida sobre Pedro– en el Papa, cabeza de la comunidad cristiana y, por esto, sede de la plena potestad.

        Toda la historia de la Iglesia es, indicaba seguidamente, la permanente actualización del conflicto (unas veces, latente y llevadero y otras, vivo y duro) entre estas dos concepciones del papado y del gobierno eclesial: la que sostiene que el poder de Cristo alcanza a toda la Iglesia vía Pedro y la que defiende que el poder de Cristo pasa a Pedro y de Pedro a Roma. Es un conflicto que llega hasta nuestros días y que no ha finalizado, a pesar de los esfuerzos desplegados por el Vaticano para extender su punto de vista al resto de la Iglesia.

        Afortunadamente, se dan excepciones notables que indican que Roma no ha logrado su objetivo y muestran la persistencia de la comprensión patrística del gobierno y del poder. Así, por ejemplo, la Iglesia en Oriente ha mantenido la posición de los Santos Padres. También la Iglesia de África (desaparecida por causa del Islam) permaneció fiel a dicha interpretación patrística de Mt 16, 19. E, igualmente, los países que se unieron a la Reforma. Incluso, en la misma Iglesia Católica nunca ha dejado de existir una resistencia a dicha comprensión romana, en nombre tanto de la Escritura como de la Tradición. “Nuestra tarea (mi tarea) consiste –sentenciaba el teólogo dominico– en hacer que esta verdad no quede sofocada”. Por eso, “es necesario que, cuando llegue un Papa razonable o cuando aparezca el Pastor Soberano, encuentre todavía a la Iglesia en clamor, como dice Pascal”, a pesar de que nos hallemos en el hondón máximo de la ola y en el momento más intenso de una comprensión absolutista del gobierno eclesial.

        Está muy bien la llamada a la participación que se realiza en el actual borrador de preparación para el próximo Sínodo mundial de octubre, pero estaría mejor que en el aula sinodal hubiera voces que propiciaran una revisión del actual modelo de ejercicio y redistribución del poder -y de su supuesto fundamento divino- en favor de otro que, corresponsable entre todos los bautizados y los responsables eclesiales, ha de ser codecisivo. A ver si, de una vez por todas, se empieza a enterrar el absolutismo, sobre todo, el papal y el episcopal, sin dejar en el tintero el clerical.

       

 

 

14 comentarios

  • carmen

    Mire, señor Llaguno. Perdón si le trato de usted, es una costumbre. Mi suegra no consiguió que le tutease. Pero hija, decía, eres la única de la familia que se dirige a mí con el dichoso usted. Lo siento, para mí es una señal de respeto. Soy muy antigua.Voy a hacer un esfuerzo y no meterme en más jaleos. Es que esto de las elecciones me ha revuelto el alma.

    Solamente le voy a decir una cosa. También España la formamos todos los españoles, pero nos regimos por una constitución.  A mí juicio de persona de a pie, maestra , y orgullosa de serlo hasta decir basta, ese es el problema. El equivalente  a La constitución por la que se rige la iglesia. Que a su vez se apoya en unos principios teológicos. Y si eso así sigue, así seguirá la iglesia. Y tendrá la razón aquella persona que se mueva en sus argumentos dentro de la constitución. A lo mejor no es así. Pero todas mis neuronas me lo gritan.

    Un saludo cordial 

  • carmen

    Pues me habré equivocado en mi percepción. No soy injusta con Santiago. Sabe perfectamente como pienso. Sabe que lo adoro y que no comparto casi nada de lo que dice cuando habla de la iglesia y todo eso.

    En cuanto al señor Valderas, también sabe que lo aprecio un montón. Se lo he dicho mil veces. Valoro un montón sus conocimientos. Tiene una cabeza espectacular y un carácter también espectacularmente explosivo. Él piensa de una manera y yo de otra en cuestiones sociales y religiosas y esas cosas. No hay problema por mi parte y por el suyo menos aún, no sé si es consciente del todo de que existo.

    Y en cuanto a usted, nada más lejos de mi intención que molestarle. Usted habla de evangelización y yo de renovación profunda en la teología, y eso pasa por  el Vaticano. Se tiene que hacer desde ahí. Lo demás, agua de borrajas. Y le he dicho doscientas veces al señor Valderas que, mientras que la teología oficial sea la que es, tienen tanto él como Santiago toda la razón. Desde el punto de vista de la iglesia católica, claro. Y, como diría Luther King, tengo un sueño, que cambie la teología oficial.

    No ha sido mi intención molestar a nadie. Y si le parezco injusta, lo siento.

    Ha leído el artículo que hoy ha publicado Atrio? Interesante. Es el único obispo que así habla? Pues no lo sé, la mayoría guardan silencio. Desde luego el de Cartagena el otro día salió en la prensa de mi Murcia hermosa, una reunión que tuvo con el alcalde, por lo visto van a remozar la fachada principal de la catedral, el obispo le dijo que piensa colaborar en todo con la alcaldía. El que salió hace un par de meses era socialista. Interesante. Todo muy interesante.

    Buen día. Insisto en pedir disculpas. No me ha pasado por la cabeza que pudiera molestarse .

    • Antonio Llaguno

      Puedes llamarlo así, si quieres; pero la Iglesia, que es el pueblo de Dios y no la curia romana, necesita un cambio radical.

       

      Y en mi modesta opinión, el cambio de doctrina es posterior al cambio de praxis. Somos cada uno de nosotros quienes tenemos que convertirnos al Amor de Dios (Yo el primero, o más bien, yo uno más).

      Sí. He leído el artículo de ATRIO y, honestamente, no se podía esperar mucho más de este obispo. Es lo que hay en España. Y éste, es de los peores.

       

      Por eso espero que los aires latinoamericanos que están arribando a Roma cambien la Iglesia, porque como sigan así no lo soportaremos ni los votantes moderados de derechas.

  • carmen

    Claro que se une Santiago. Si dicen lo mismo el señor Llaguno, el señor Valderas y usted. Bueno, con matices. Usted y Valderas no resisten al Papa Francisco  . Pero sí el papado.Ya sabe cómo pienso. Para mí la solución está en Roma. Lo he dicho mil veces. A lo profundo.

    La idea de la reevangelización es del papa Benedicto. Menudos jaleeeeos tuve por esta cuestión. Reevangelización? No. Estamos en el momento de la postevangelización. Imagínese.Y en esas estoy. Caso? Ninguno. Quienes van a ganar siempre? Ustedes. Enhorabuena. Pero permítanme que discrepe.

    Fíjese, por aquí andamos de elecciones. Ya se habrá dado cuenta. La derecha está encantada porque va a ganar con ayuda de la extrema derecha. Y , para mí es obvio la sintonía que hay en muchos aspectos entre la extrema derecha y la iglesia católica. En cuestión de buenas costumbres , leyes a derogar…idénticas.Y yo soy una diabla roja. Recuerda?

    No. No necesito que me reevangelicen. En absoluto. Sorry.

    • Antonio Llaguno

      Carmen, creo que eres injusta con Santiago, José María y conmigo.

      No hablamos de lo mismo.

      De hecho tenemos posturas muy diferentes en algunos asuntos. Es cierto que Santiago y yo solemos tener más cosas en común pero él es mucho más ortodoxo que yo (Y más sabio) y con José María, últimamente hemos conseguido tratar de mantener las formas pero las discrepancias son enormes.

      Y créeme, sí necesitas que te reevangelicen. Lo necesitas tú y yo y todos. Y lo necesitamos hasta el último momento de nuestra vida.

      Porque Dios es así, maravillosamente cambiante e inmutable a la vez, presente y ausente, igual y distinto en cada momento de nuestra vida.

      Y esa propuesta de Dios que hacemos desde Europa, tan fijo, tan seguro, tan monolítico, tan envuelto de dogma, doctrina y tradición, no sirve en un mundo global que ha visto como crecían sus fronteras en un abrir y cerrar de internet.

      Ya no podemos estar ausentes de los clamores de América Latina, del Asia oprimida por las dictaduras y las tiranías, de los refugiados de Siria, Ucrania, o los Rohinya, de los yonquis que recorren las calles de Filadelphia hasta el culo de Fentanilo, de los espaldas mojadas que buscan cruzar el Río Grande y sin ir más lejos de los hombres mujeres y niños que se juegan la vida en cada patera buscando el sueño de un lugar rico y libre para vivir y que, curiosame,nte creen encontrarlo en España.

      Es en es prójimo donde Cristo nos muestra su rostro, es en él en quien quiere que le amemos y para eso, los europeos de salón (Que somos todos) tenemos que cambiar el chip, ser interpelados por ese prójimo que nos necesita y dejarnos reevangelizar por ellos, descubrir en ellos el rostro de Dios y permitirles desmontar por completo nuestra establecida vida.

      Eso es lo que pide el Papa, pero que lo pida el papa es lo de menos, eso es lo que nos pide Dios en los Evangelios.

      Y eso exige tener los ojos abiertos permanentemente y estar dispuestos a cambiar permanentemente.

      Y eso es reevangelización o si quieres conversión.

      Todos la necesitamos, yo el primero. Y tú, aunque sea agotador, también.

      Cada uno sabrá lo que quiere hacer son sus “talentos”

  • Santiago

    Me adhiero con Antonio Ll a lo de la “re-evangelización” porque cada uno de nosotros, miembros de la Iglesia, como Pueblo de Dios, ha de volver, una y otra vez, al Evangelio de Jesucristo porque por esto vino Cristo a la tierra: para predicarnos la Buena Nueva que se encuentra solamente en El, que es “camino, verdad y vida”…

    Sólo con la gracia podremos cumplir los mandamientos de Cristo porque cuando no odiamos, ni codiciamos, ni calumniamos, ni defraudamos, ni extorsionamos, ni abusamos, ni robamos, ni cedemos  a la desenfrenada lujuria, ni blasfemamos y por el contrario amamos al Dios del amor y queremos como los primeros cristianos permanecer unidos en el amor eucarístico de la “fracción del pan” que envuelve tanto el amor de Dios y el que debemos a nuestros hermanos, entonces, y solo entonces, estamos en el camino de la “re-evangelización” que incluye “el cada día” porque cada día podemos avanzar en el camino que nos muestra Jesucristo en Su verdadero evangelio del amor.

    Un saludo cordial
    Santiago Hernández  

  • Santiago

     

    Claro que podemos renovar lo que es “cambiable” en la Iglesia pero no podemos cambiar ni la esencia del Evangelio, ni la historia, mi la verdadera enseñanza de Cristo.

    No, Jesús quiso un núcleo primario en forma de Colegio, cuya cabeza es Pedro. A Simón le cambió el nombre por Kefá piedra en arameo y a el le confirió “las llaves del reino “ porque lo que atares será atado en el cielo y lo que desatares en la tierra quedará desatado en el cielo”

    Y este poder evidentemente fue PERSONAL para Pedro, para El Colegio de los Doce y para sus sucesores que junto con el constituyen la base de la Iglesia magisterial y ministerialAsi fue siempre desde el principio porque Jesús quiso que Pedro fuera el que ”confirmara en la fe a sus hermanos”. Está claro en el Evangelio, en la praxis de la Iglesia y en su historia hasta hoy. No importa “la forma” como se ha ejercido el PRIMADO de Pedro puesto que el siguió el mandato de Cristo de apacienta mis ovejas” que repite Cristo tres veces después de la Resurrección y solamente se lo dice a Pedro.

    No, no fue Constantino el que convirtió a “Pedro” en el Papa, ni le confirió el Primado porque esto lo hizo personalmente Cristo y  el fundamento de la Iglesia es la roca de Pedro.Así lo admite y enseña unánimemente la historia de la Iglesia empezando por Clemente Papá(96 AD), Ignacio de Antioquía (107 AD) Orígenes, Papías de Hierapolis, Dionisio de Corintio, etc etc. hasta hoy.El obispo de Roma es importante porque en el está la sede Primada de Pedro desde el principio. Es Pedro el importante, roca de la Iglesia, no la ciudad de Roma.

    Un saludo cordial
    Santiago Hernández

  • carmen

    Perdón.Soy europea.Europa importa. A mí por lo menos me importa. No quiero, no necesito, no deseo que me evangelicen. Solamente demando que a los que queremos ser católicos nos dejen vivir. Que no nos rompan la cabeza . Porque Europa, importa. A mí me importa. Me importan todas las personas que conozco. Mi familia, mis amigos, mis hijos, sobre todo mis hijos y mis nietos. 

    • Antonio Llaguno

      Carmen,

      tú no necesitas que te evangelicen.

      Quién necesita se reevangelizada es la Iglesia Católica y tú, te adherirás o no a la Nueva Evangelización.

      Y esa evangelización, o viene de las periferias y no de Europa Occidental o será más de lo mismo. Cada día hay menos católicos en Europa.

  • Antonio Llaguno

    Coincido con Mnez. Gordo en que la Iglesia se encuentra ante una encrucijada importante. Ciertamente pienso que lleva así los últimos 2000 años pero eso es otra historia y me encantan los términos en que la muestra el autor.

    Es cierto que la interpretación de Mt 16, 19 es vital y es igualmente cierto que aunque parezcan los mismo; es muy distinto que la piedra sobre la que se edifica la Iglesia sea el pueblo de Dios y no Pedro o el papado.

    Entre otras cosas porque los primeros papas no eran tan importantes. Eran solo el obispo de Roma.

    Es Constantino quien eleva al obispo de Roma sobre todos los demás al ser el obispo de la capital del imperio y realiza la “Donación de Constantino” (Que hoy se sabe que es una falsificación) con la cual, supuestamente, concede a Roma la primacía sobre el resto de obispados metropolitanos del mundo (La organización entre obispados metropolitanos y subsidiarios fue también obra del propio Constantino).

    Por lo tanto, estoy de acuerdo en que Mt 16, 19 hace recaer la primacía en la Iglesia y no en el papado. Entre otras cosas porque durante los primeros 200 años, el obispo de Roma fue más bien un obispo menor.De hecho, creo que Francisco, en este sínodo, lo que pretende es que el propio papado sea “dirigido” por la Iglesia, en especial la iglesia periférica, la que no viene de Europa Occidental.

    Y es que ese es el “otro” problema. La Iglesia Católica sigue viviendo según los estándares europeos y su evangelización ya no sirve. Son las periferias quienes nos van a evangelizar. Es sintomática la elección de un prefecto para la CDF latinoamericano, como fue sintomática la elección de un cardenal hondureño (Maradiaga) como presidente del consejo de cardenales que le asesora y que ha conformado la reforma de la curia.

    Yo estoy convencido de que es a América latina donde nos corresponde dirigir la mirada a la Iglesia de hoy. África está muy condicionada por el conservadurismo francés y es, en cuestiones de Iglesia, más romana que Roma y más occidental que Occidente y el oriente está apenas empezando a sacar la cabeza, aunque tendrá mucho que decir en el futuro. Pero a día de hoy, es América Latina, como contrapeso a una América del Norte rica, poderosa, muy conservadora y fuertemente politizada hacia posiciones nada evangélicas, quien nos puede mostrar el camino. 

  • Santiago

    En el contexto total de la Escritura hay que interpretar los textos, no sólo internamente sino desde afuera. Pero los discípulos interpretaron correctamente la forma que quiso Jesus que tuviera Su Iglesia. Siempre Pedro fue la “roca”: Clemente I tercer Papa dirime con autoridad la sublevación de clérigos en Corintio comunidad bien alejada de Roma como se ve en Su autoritativa y cuasi apostólica Carta a los Corintios donde habla también que existían diáconos, presbíteros y obispos. Y la Didajé en Su No 15 habla de obispos y diáconos y habla de la Eucaristía del domingo como la fracción del pan y la confesión de los pecados antes de comulgar “para que vuestro sacrificio sea puro” (No 14)Y el Colegio Apostolico con Pedro a la cabeza decidió, invocando al Espíritu Santo, en el primer Concilio Ecuménico de Jerusalén no imponer la circuncisión a los conversos a la Iglesia de Cristo. (Hechos 15:28)Y en los Hechos se habla también de “apóstoles y presbíteros” (15:22) y que “habiendo los Doce convocado a la multitud de los discípulos dijeron:…poned los ojos en 7 varones…quienes pondremos al frente de este servicio…nosotros perseveraremos dedicados a la oración y al ministerio de la palabra…los cuales les presentaron a los Apóstoles y..les impusieron las manos (ellos son los diáconos” (Hechos 6:1-7)

    Por eso, el origen de la Iglesia entronca con los Apóstoles y estos con CristoUn saludo cordialSantiago Hernández

  • ana rodrigo

     En nuestro tiempo, es anacrónico y deleznable el que una sociedad, y menos la Iglesia, se organice de forma piramidal y jerarquizada, que en la cúspide se sitúe una sola persona, con todo el poder y todos los poderes, que le sigan un grupo de jerarcas perfectamente estratificado en la representación del poder que se les adjudica. Hasta aquí, hablamos de una minoría en relación a la inmensa mayoría que conforma el resto de la pirámide, sometida, en el sentido estricto de la palabra, a la minoría jerárquica, eso sí, todos varones.

    Lo dicho ya es un problema en sí mismo, pero si a esto le añadimos, que todo lo hacen en nombre de Dios, se agrava aún más lo deleznable del sistema, en la Institución-Iglesia, sería una herejía (atenuada por el contexto social de Mt. 16, pero no ahora), pues adjudicarle a Dios algo que no nos cabe en cabeza humana, como es la segregación de las personas por pertenecer al sexo femenino. ¿Cómo se le adjudica a Dios, que sería el infinito de todos los mejores valores, la desigualdad de las personas por razón de sexo? Máxime si tenemos en cuenta que la Declaración de los DDHH y todas las Constituciones políticas de cualquier estado democrático, declaran la igualdad de todas las personas. ¿Es que Dios no cumple los DDHH y las Constituciones políticas democráticas? Si lo pensamos detenidamente es una barbarie. Mi Dios no es éste. En un Dios discriminatorio no debería creer nadie. Por esto hay tanta gente que abandona la religión y las religiones, porque todas son patriarcales y discriminatorias en nombre de Dios.

    En el Cristianismo hay que añadir que Jesús, en contra de la sociedad de su época, siempre puso a las mujeres en igualdad de condiciones en su grupo de discipulado, de lo que se deduce que la Iglesia no estaría siendo fiel a Jesús. 

  • Juan A. Vinagre

    Solo una breve reflexión a vuelapluma, antes-a punto de irme de vacaciones a mi tierra, sobre el tema que nos propone Jesús M. G.: “El absolutismo papal y episcopal”.

    -A mi juicio, el modelo histórico actual de autoridad y de gobierno en la Iglesia es un modelo civil arcaico, no evangélico, por mucho que pretenda fundamentarse en Mt. Con ese modelo -jerarquía y sistema eclesiástico incluidos- no se puede dar testimonio de fraternidad ni de servicio evangélico. En ese modelo, Pedro y obispos más que escuchar, coordinar y consensuar, “caminar juntos”, guiados por la unidad del amor, dictaminan. La misión de Pedro es -una vez convertido al Evangelio- la de fortalecer en la fe a sus hermanos, no debilitarla. Pedro y los obispos cayeron en la tentación del poder y estructuraron la Iglesia conforme a un sistema de poder.  Poder que incluso se hizo vitalicio y sagrado, sin base evangélica. Los poderes absolutos de este mundo son arcaicos, y mucho más en la Iglesia de Jesús, no de Pedro. Los poderes en la Iglesia de Jesús son fundamentalmente SERVICIO.

    -Las palabras que se encuentran en Mt 16, 19: “Te daré las llaves del Reino… y lo que ates en la tierra…”, a mi juicio y de otros, deben interpretarse a la luz de otros textos como: *Los que mandan oprimen… No sea así entre vosotros.  *Quien sea el primero debe ser el servidor de todos.  Servidor de servidores.  *El modelo-referente:  Yo estoy entre vosotros como el que sirve.   *Tú, Pedro, debes convertirte, y “una vez convertido fortalece en la fe a tus hermanos”. Que tu poca fe o tu falta de espíritu evangélico no debilite la fe de tus hermanos. Pedro es la piedra que une y fortalece, no la que dictamina e impone…

    -Por ello, la función de Pedro es escuchar, coordinar, buscar consensos, guiados por la unión del amor más que por la unión de las ideas. Las ideas humanas pasan o pueden pasar, aunque se “fundamenten” en palabras del Evangelio. Lo que no pasa es el amor que une. “Caminar juntos” con un mismo testimonio de vida evangélica es más importante que “fijar conceptos” humanos.-Esto supone un concepto de Iglesia abierta -no fija, jurídica, tradicionalista, inmutable, metafísica-. Iglesia abierta que tendrá sus enemigos, incluso en su propia casa. Iglesia abierta que a veces podrá equivocarse, como humana que es; pero si no reconoce sus errores y se cierra en sí misma, seguro que se equivoca más. Una Iglesia fija, tradicionalista, con poderes absolutos, impide renacer y adaptarse espiritualmente a sus circunstancias que, por ser históricas, cambian. Esta es hoy la misión de la Iglesia: autoevaluarse humildemente, reconvertirse al Evangelio del Reino de Dios, reino que no es de este mundo.(Buenas vacaciones a toda la Comunidad atriera)

  • carmen

    Efectivamente.Hay que ir a los nudos gordianos. Qué haberlos, hailos. No hay otra . El problema no es el Papa, es el papado, decía el señor castillo. Pero…las cosas cambiaron. Y se personalizó en este señor la salvación de la iglesia porque predica la paz y la misericordia. Es que no se trata de eso. Es que eso no es. El problema va mucho más allá de la bondad y la misericordia de una persona.

    Problema y no pequeño. No sé de ningún caso en la historia en el que un monarca absoluto deje el poder, así, por las buenas. Habrá, pero lo desconozco. Me viene a la cabeza la Inglaterra de Carlos Primero, creo que fue. O quizás fuese Carlos segundo. Me viene a la cabeza también la revolución francesa. La revolución de octubre en Rusia. Pero al zar y a su familia los mataron a escondidas, no es lo mismo que en el cadalso. No. Porque no todos nos comportamos igual.

    Entonces? Pues entonces a luchar con las palabras, con toda la fuerza que tengan. Con todos los conocimientos que tengan. No personalicen. El tema no es la persona. Es lo que puede hacer la persona con un poder infinito.

    Es la única forma.Ir al nudo o nudos gordianos. Tienen ustedes montones que desatar. Montones .No iba a escribir más, pero no me quería quedar sin decir esto. Sorry.

Deja un comentario