Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

junio 2023
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
7202 Artículos. - 109740 Comentarios.

Esta economía mata

          Son palabras del Papa Francisco: “Esta economía mata”. La afirmación del Papa no es en absoluto demagógica, falsa, ni exagerada, sino que es simple y llanamente verdad. «Esta Economía» es la denominada comúnmente como Economía convencional, ortodoxa, neoclásica, neoliberal, capitalista. La orientación de la ciencia económica que domina la mayor parte de los planes de estudio y de las facultades de Economía del mundo.

          Para esta Economía la finalidad principal es la obtención del mayor beneficio económico, y para lograrlo se recurre a una competencia desenfrenada. El presidente de un banco compite con los presidentes de los otros bancos, y también con las limpiadoras de sus oficinas, para pagarles lo menos posible. Una multinacional compite con un país empobrecido para obtener sus riquezas naturales al menor costo posible. Unos fondos de inversión maniobran para apoderarse de la sanidad pública de un país y convertirla en “sanidad negocio”.

          Y esta es la Economía que el Papa Francisco dice que mata. Y realmente mata. Millones de seres humanos mueren de hambre en un mundo donde se producen alimentos más que suficientes para todos sus habitantes, o mueren por falta de una elemental atención médica, o por las cruentas luchas que se promueven en países del Tercer Mundo empujadas por los intereses de países ricos y multinacionales.

          ¿Y quién está a favor de esta Economía, quién la defiende? Por supuesto todas las fuerzas de derechas del mundo: desde Giorgia Meloni a Trump, desde Bolsonaro a Núñez Feijó; es evidente que todos ellos defienden esta Economía que mata. Intentarán ocultarlo, justificarlo, desviar la atención, echarle la culpa a otros, pero la realidad es contundente: defienden una Economía que mata.

          Con una realidad así, difícilmente podemos dejar de darles el calificativo de “mala gente” a los defensores de esa Economía

          Para «esta Economía», cuyos fines principales son la acumulación al mayor ritmo posible de los factores productivos capital, trabajo y tecnología,

          «Esta economía» parte de abstracciones para crear una realidad artificial y falsa que no se sostiene en los hechos. Por lo tanto, cualquier intento de posicionarse en su favor no es más que un posicionamiento ideológico cuyas consecuencias

           las políticas que se desprenden de pensar que la economía es «esta Economía» (privatizaciones, liberalizaciones, desregulaciones, etc.) son desgraciadamente que la gente muere. Sí, muere, así de simple y de duro. Como decía José Luis Sampedro de manera muy sutil, pero gráfica: «la economía de la oferta y la demanda crea colas de invisibles, colas de demandantes que al no tener suficiente dinero para pagar el precio de venta nunca podrán adquirir el bien o el servicio ofertado». Y como digo yo en mis clases de Economía Política, si de lo que se trata en esa transacción es de comprar un coche de lujo o un viaje a París, pues no pasa mucho (aunque animo a todo el mundo a ver París al menos una vez en la vida). Sin embargo, si de lo que se trata es de comprar pan, medicinas o agua, la gente que no puede participar en ese mercado tiene la mala suerte de morir.

          Mientras los populares salpicados por irregularidades mejoran resultados los socialistas en la misma situación se han quedado sin alcaldías de peso como la de Móstoles

         

         

15 comentarios

  • M. Luisa

    …la irritabilidad  que produce los desencuentros es insostenible para el encuentro consigo mismo. Todos experimentamos el subsiguiente desasosiego, sobre todo si con quien nos enfrentamos es  con un ser querido. Personalmente,  no estoy muy dada en contar experiencias propias.  Sin embargo, en esta ocasión con el fin de ofrecer más comprensión en lo que tiene de teórico mi comentario anterior,  sí diré que  tanto en temas religiosos como en temas políticos con mi hija, ambas,  estamos en las antípodas, pero precisamente por experimentación nos ha llevado  a dialogar abiertamente  sin irritabilidad. ¿Qué es lo que se experimenta? Se experimenta el hecho de que, en estas circunstancias, de desestabilización para seguir siendo sí mismo (unidad personal),  habrá que generar sensibilidad aunque sin salirse de esta irritabilidad inicial.    La cual en ella,  al ir ya involucrada en esa sensibilidad la receptividad del otro en cuanto realidad,  el respeto será entonces la piedra angular que sostendrá las reglas del juego …luego ya de todo ello  no se puede prescindir…cosas de la experiencia!   

  • M. Luisa

    Es muy gratificante  conocer ahora  con respecto a temas políticos     la reversión favorable que Antonio  le da al hecho de que a pesar de las polarizaciones obvias que se dan en Atrio    vea la necesidad de dialogar y contrastar opiniones. 

    Siempre he notado con tristeza este silencio frío  que se produce en torno a rehuir el riesgo que supone entrar a defender  posiciones  contrarias,  no obstante pienso que   asumir esta circunstancia  y saber hacerle frente es el mejor ejemplo de ponerse a prueba  un@ mism@ como personas.

    Si esto puede llevarse a cabo es precisamente porque antes de toda relación posible existe  ese carácter respectivo que nos  fraterniza y nos abre al respeto mutuo.  Es una experiencia que por ser dolorosa es real y no forzada.      

  • Antonio Duato

    Sigo con atención el sucederse de comentarios, muy variados, en este artículo que parte de palabras de Francisco que se pueden discutir, pero sobre todo si antes se ha intentado entender (por ejemplo, analizando cómo intereses económicos de empresas y estados, pueden estar alargando las actuales guerras en curso). 

    Soy partidario de que se hable de política incluso en familia, pues la polarización partidista de opiniones no debe poner en peligro la fraternidad, sino al revés. Si hay fraternidad, en la escucha del otro todos podemos custionarnos y entrar más en conflictos que parecen insolubles.

    Hasta los comentarios de José María son menos agresivos y espero que vaya viendo cómo sus opiniones valdrán más si las basa más en argumentos lógicos sobre el tema que en generalizaciones o volvienndo siempre sobre sus méritos o su radicalidad sobre el aborto.

    Y el hecho de que hasta que encontremos la solución a esa supresión de satos de línea tenga que corrgir los comentarios me ayuda a lerlos con más atención. Ánimo y sigamos haciendo adelanar ATRIO en la cultura del encuentro.

    • ana rodrigo

      Entendido, Antonio. pido disculpas por mi comentario. Gracias por tu reflexión

    • José María Valderas

      ¿Debo responderle Duato en ese ataque ad hominem? ¿Me está invitando a leer a Frege y su escuela para repasar las tablas de verdad de la lógica matemática? Aunque ese movimiento le cumple a usted que afirma sin probar. Hablar de generalizaciones sin indicar cuáles y por qué es gratuito, flatus vocis. No es la humildad una virtud que cultive con tesón, pero me gustaría que hubiera la misma intención en la lectura que la que rige el escrito. Cito lo que tengo más a mano, que suele ser lo vivido. Cada uno ha vivido lo que ha vivido. Y voy a darle pábulo, Duato, a lo de los méritos. Ayer mi mujer le dijo a mis nietas que el abuelo pasó una semana con los Premios Nobel en Suiza. La intención de mi mujer era mostrarles que el trabajo tiene a veces unas recompensas insospechadas. ¿Por qué entender que el abuelo se codea con Premios Nobel o que se cree un Premio Nobel? Era sencillamente el obsequio de mi jubilación. Una ha vivido lo que ha vivido, repito. Y de lo vivido algo se te queda. Como la disputa entre el padre de la teoría de las catástrofes y el padre de la termodinámica de los procesos irreversibles, que alcanzó el paroxismo de la tensión a propósito de una ecuación matemática. A eso le llama usted radicalidad. Manejamos campos semánticos muy dispares. Pero yo no le diré nunca que, llevado por prejuicios o parti pris, anatematiza al discrepante; le indicaré cuál es el prejuicio que, en mi opinión, le guía. No creo que sea apropiado auparse al senado sapiencial de los griegos. Como decía Violeta Parra, que la muerte no me sea indiferente. Y la izquierda gobernante ha matado y mucho en su polifórmica expresión, un afán de muerte que sigue vivo en múltiples manifestaciones, como la del aborto a plazos, los homenajes a los etarras, la imposición lingüística a los niños que les conlleva un retraso escolar, etcétera, etcétera. A eso Freud le llamó con acierto pulsión de muerte. ¿Lenguaje agresivo? Puro Nature.

  • José María Valderas

    ¿Debe la política someterse a la ética? Para un filósofo iusnaturalista, o defensor de la ética de virtudes, frente al utilitarismo consecuencialista y el deontologismo kantiano, las tres corrientes dominantes hoy en moral, no cabe la menor duda de que la política debe someterse a la moral. Todo debe someterse a la moral, la política, la economía, el derecho. Cierto es que la dependencia tiene sus grados. El bien común de la sociedad exige flexibilidad ante la discrepancia y la libertad de opinión y de acción, que permite entender de distinta manera los principios morales. A mí, que he sido directos general y administrador único de una empresa, los juicios éticos sobre la economía de quienes no han pegado en su vida un palo al agua me producen todo menos respeto. La política no es un juego de sillas. Un quitate tú que me pongo yo. Todo político que actúa directamente contra el bien común es un político nefando. Y mientras no se me demuestre lo contrario es inmoral defender una situación (una política, unos gobernantes) que opera directamente contra el bien de la sociedad. En repetidas ocasiones me he referido a la gestión inmoral de la pandemia, que supuso la muerte de centenares de médicos y centenares de miles de ciudadanos. Hubo causas concurrentes: el virus, el desestimiento de los médicos, el triaje, la ausencia de control científico del proceso, el control y persecución de las quejas. Sólo los sectarios se tragan las mentiras interesadamente, como ese juez que quiso condicionar un encausamiento diciendo “era muy difícil en aquella situación actuar acertadamente”, cuando de lo que se trataba era de analizar si hubo o no actuación perversa del ejecutivo, que es de lo que la causa criminal trataba.

    He repetido en ocasiones que no es la primera vez que un gobierno actúa así. Recordé el caso de la colza. Hubo culpabilidad criminal del gobierno municipal y culpabilidad criminal del gobierno al borrar y esconder el famoso aceite de colza. Fui testigo de ello y responsable del artículo científico que lo demostraba. Salir con la subida del salario mínimo o con las ayudas es salir por peteneras. Era una urgencia social. El propio de Guindos, ministro de economía en gobierno de otro color, lo reconoció y aplaudió. No por ser una medida de izquierdas, eso sólo lo creen los ignaros, sino por ser una urgencia social.

    Hablar de derechos cuando la moral es pisoteada es una burla a la ética. La degradación social, empezando por la vida familiar, y culminando en el aborto a plazos, auténtica monstruosidad, no es progreso, sino vuelta a la ley de la selva, donde los machos devoran a la progrenie de una hembra que no son suyos. es una medida del mismo tenor, aunque más justificada en el marco del gen egoísta de la propagación del genoma. Es una falacia, un simplismo, afirmar que determinada corriente es progresista y la otra ultramontana. Porque lisa y llanamente es mentira. Sobre todo si su comportamiento atenta contra el bien común. Cada uno puede pensar lo que quiera del bochorno del Tribunal Constitución en su sentencia sobre el aborto a plazos y las “razones” aducidas. Cada uno que no reflexione sobre la mentira de las razones aducidas, empezando por otorga un poder omnímodo a la mujer y negárselo de forma no menos absoluta al niño de sus entrañas. Hablar de trimpismo, de Bolsonaro, de la italiana o de la francesa, para justificar tales medidas, que no han acabado, ni mucho menos, es lisa y sencillamente inmoral. Porque van contra el bien, que, de acuerdo con el primer principio de la ética, desde la trilogía aristotélica, es hacer el bien y evitar el mal.

  • Roman Díaz Ayala

    A veces una simple reseña de una lectura es mejor que un buen comentario, porque al menos no se violenta el mensaje del autor so pretexto de pasar por conclusiones nuestros propios posicionamientos.

    Antonio Zugasti habla de la “Economía que mata” citando al papa Francisco, pero situándola como profesor de Economía política en las políticas que han ejercido o predican destacados políticos de una derecha extrema tales como Meloni, ahora como ejemplo de una gobernanta europea, pero incluyendo en el grupo a Trump (Estados Unidos) y Bolsonaro. Pero es que incluye en ese grupo a Nuñez Feijó y todos tenemos todavía frescos en nuestras mentes la campaña electoral y los resultados del pasado 28 de mayo. Para él estos ejemplos  se cifran “todas las fuerzas de derecha del mundo”.  Añado de mi cosecha que no necesita citar a Vox porque este partido ha sabido y conseguido impregnar a toda la derecha española capitalizándola y hasta cierta medida representándola hacia lo que ellos proclaman una derecha sin complejo, o lo que es lo mismo, una derecha extrema. Y en ese sentido le doy la razón al autor Antonio Zugasti. ¿Para qué citar a Vox si ya tenemos a Núñez Feijó y al Partido Popular?

    Aquí se ha escrito que el supuesto fracaso de las izquierdas en las recientes elecciones son más debido a los escándalos (morales, y de fallos en las técnicas-de-presentación de alguna ley) de la coalición gobernante que los indudables aciertos en la economía real, la economía social y en las libertades individuales que han fortalecido y enriquecido en lo económico como nunca en nuestra breve democracia al conjunto de nuestra sociedad civil. Venimos de un período en que las desigualdades sociales se volvieron más sangrantes y escandalosas con políticas propias de Trump y Bolsonaro  que hicieron peligrar el Estado del Bienestar que en período de posguerra había construido Europa y ese el verdadero campo de batalla a donde nos dirige esa “nueva derecha”.

    Hace muy bien el autor citando a José Luis Sampedro, porque quienes nos sentíamos realmente involucrados con las aspiraciones del 15-M respirando en su atmósfera por un cambio nos inspirábamos en muchas de sus intervenciones. Cuando pase el tiempo y se dejen de decir bobadas sobre los errores de la campaña del PSOE, de algunas luchas internas, sobre la inteligencia de la derecha, e incluso sobre el supuesto “hartazgo” de votantes de izquierdas, se podrán ver con claridad las fuerzas que nos han estado manejando y manipulando a la opinión pública. (¡Hay! Los intereses creados de nuestra no muy antigua literatura)

    Y a quienes dicen militar en cristiano, sean del signo que sean, que por favor, eviten los estereotipos o que huyan de los que nos son presentados a golpe de consignas. Tenemos que evitar que la razón hagan un uso inadecuado de la fe.

    • ELOY

      MUCHAS GRACIAS Ramón por este esclarecedor comentario. Me alegro de volver a coincidir contigo en ATRIO y poderte enviar un saludo.

  • ana rodrigo

    Tenía yo un tío franquista que, cuando murió Franco, dijo: “de la puerta de mi casa para dentro prohibido hablar de futbol, de religión y de política y así estaremos todos en paz”.

    Pues digo lo mismo, utilizando atrio para hacer mítines políticos, puede ocurrir que se genere malos rollos. No entro en más detalles. Quien tenga oídos para entender que entienda. Es inútil debatir, nadie va a convencer a nadie, estemos en paz.

  • Juan A. Vinagre

    Amigo Antonio Zugasti: Sustancialmente comparto tu valoración de esa economía que mata. Y la comparto, porque, a mi juicio, cuando analizas los datos, respetas la jerarquía de valores más humanos. No equiparas fallos no aceptables, pero de segunda categoría, con los de primera.  Ética  -y buena política-  es respeto a una jerarquía de valores humanos.Las circunstancias influyen mucho en el éxito o en el fracaso de los programas políticos, pero las circunstancias condicionantes no deben restar méritos al buen hacer social y/o económico…  Saber aprovechar el viento favorable de unas circunstancias no -o poco- controlables, ya es un mérito. Lo que no es un mérito es crear intencionadamente una situación que favorece el desarrollo inmediato, pero que deja unas consecuencias desfavorables para el futuro…   Recuérdese el ladrillazo sin control propiciado a fines de los 90. Creó una burbuja que, junto a otras burbujas exteriores -aún peores-, desencadenaron la crisis de los años 2010…, que aquí, también por nuestra burbuja, pagamos más duramente. Hay éxitos “brillantes” que son efímeros y tramposos, y que luego “matan”.  Hay fallos sistemáticos en la jerarquía de valores también matan.En suma, la economía que mata, pero que se eleva a un trono, es un ídolo más que, como una droga, crea adición, ciega y exige sacrificios (de los más débiles)  Esta economía que reclama libertad -de culto- no es humana. Carece de ética. Muchos defensores de esa economía, a mi juicio, se hallan atrapados; actúa en ellos como una droga que ciega y/o mata, y no son capaces de pensar libremente ni de revisar valores.  Por eso es incompatible con el primer Valor… Y lo peor es que muchos defensores de esa economía neo-vieja la defienden y apoyan muchos que van a misa -incluida buena parte de la iglesia clerical, que dice representar al Pueblo de Dios-, y aconseja votar a los que presentan un programa que neo-liberal que margina o mata…  Dentro de la Iglesia hay doctrinas y prácticas que cohonestan economías (pese a que matan),  y parece que no son conscientes de que así marginan el Evangelio.

    • ELOY

      Es de agradecer esta reflexión, a mi entender muy atinada, de juan A. Vinagre,. Gracias juan.

      • Juan A. Vinagre

        Gracias a ti, Eloy.  Aprovecho para “abundar” en torno a algún comentario de Román y de Ana. El hecho de cada día de que muchos no sepamos discernir y aplicar bien -en términos éticos- nuestras convicciones religiosas, y tratemos de compaginar Dios y capital (neoliberal), radicalmente incompatibles, indica que,  o nos olvidamos en la práctica de cada día del gran mensaje de Jesús de Nazaret  -desligando teoría-principios y vida-,  o que en la fe somos todavía catecúmenos que necesitan más catequesis, pues no comprenden bien ese mensaje. En este caso cabría pensar que -aunque bautizados- todavía no hemos recibido el bautismo del Espíritu. Nuestro bautismo ha sido solo de agua. La conversión al Reino es una tarea pendiente en muchos de nosotros. Por eso esas mezcolanzas sin ética, incluso entre el clero. Por eso tanto mezclar Dios-Iglesia, Evangelio-fe y dinero sucio. Por eso  -si decimos que creemos-,  cuando votamos deberíamos pensarlo más, pues Dios y neo-liberalismo son incompatibles.  No nos dejemos seducir por las palabras de los políticos que se declaran creyentes, pero que luego construyen un programa real, afín al poder del capital sin ética. Cada votación es, debe ser una prueba para nuestra conciencia cristiana. No quien dice…, sino quien hace… (En este sentido, hay políticos y empresarios que están más lejos del Reino que otros, algunos tal vez más cerca.)

        Termino con otra anécdota real, como la que expone Ana. Conozco un matrimonio algo amigo -él muy ultra y fanático en política- y ella más pausada y reflexiva, que acordaron “hablar de todo, menos de política”, para no terminar discutiendo… y salvar la convivencia…

  • ELOY

    Leo con cierto asombro, la siguiente frase referida a la izquierda: gobernante en España; es decir al Gobierno de España- “La primera es que llevan 6 años gobernando y han dejado muy evidente su inutilidad para gobernar”Mi asombro está en que los datos económicos y sociales publicados (y públicos) no parecen decir eso. O, al menos, a mí no me lo parecen. He aquí la referencia a algunos hechos y datos:

    //Incremento muy importante del salario mínimo, reforma laboral, numero de personas empleadas (más de 20 millones ) , número de personas con contrato indefinido etc.Basta con leer la prensa y las cifras de las instituciones.
    // El pasado 2 de junio  podíamos leer lo siguiente en la prensa: :”El mercado laboral alcanza el récord de 20,8 millones de ocupados tras sumar 200.000 nuevos afiliados en mayo.
    // 
    El desempleo cae en 49.260 personas hasta los 2,74 millones de parados, el menor nivel en este mes desde 2008. //La tasa de inflación es de las mas bajas de la zona euro: en 2022 el 5,70, frente al 10,50 de Inglaterra, al 6,50 en USA, y la media en la zona euro fue del 9,20
    // AñoEspañaInglaterraUSAZona Euro20225,70%10,50%6,50%9,20%20216,50%5,40%7,00%5,00%2020‑0,50%0,60%1,40%‑0,30% //Los éxitos internacionales del Gobierno de España,  la eficacia en que se consiguieron los fondos europeos,  la eficacia de la vacunación contra el COVID, del control de los precios de la electricidad, son algunos de los muchos otros temas e los que podríamos hablar.
    //Esta misma mañana un taxista autónomo me encomiaba, sin yo haber hablado del  tema para nada, las ayudas recibidas del Gobierno, que le han permitido subsistir.
    // Claro que por mucho que yo pudiera hablar aquí de las mejoras en los proyectos de salud mental , en la renta mínima vital etc. soy consciente de que no serviría para mucho,  cuando ciertas afirmaciones más que efectuadas desde la objetividad, parecen ser, en mi humilde y falible opinión, un reflejo de ideologías o doctrinas preestablecidas.
    //En fin , un saludo a todas y todos. Pero bien es cierto que cada uno ve la realidad en función del color del cristal con que mira.   

    • Antonio Llaguno

      ¿Y por qué supones que la inutilidad para gobernar se circunscribe a la situación económica?

      Si continuaras leyendo el comentario que citas (Lo citas tú por propia voluntad y lo correcto sería leerlo completo) podrás comprobar que dicha inutilidad no se refiere a la gestión económica.

      Vaya por delante que la gestión económica de los 6 últimos años de gobierno, perpetrados por Pedro Sánchez y el gobierno que le acompaña, ha sido, en mi modesta opinión, manifiestamente mejorable. Los resultados obtenidos son mucho más coyunturales y fruto de la situación exterior y europea que producto del gobierno español (Exactamente igual que los que obtuvo Rajoy, que fueron mucho mejores que los de Zapatero y Sánchez juntos, pero también coyunturales y no achacables a un “buen gobierno”).

      Pero la inutilidad para gobernar se demuestra por las tres circunstancias que explico en el comentario anterior.

      Tu respuesta es igual que decir que la liga del Madrid de futbol ha sido un desastre, pero ha ganado la Euroliga de Baloncesto. La típica demagogia de quien lee solo lo que quiere leer.

      Y no. Mis afirmaciones no son fruto de doctrinas preestablecidas. las que suenan a consigna de partido en círculo asambleario son las que tu aportas (Por ejemplo lo del taxista es de traca. No hay gobierno que haya maltratado al sector del taxi como este que además de maltratar al taxi ha acabado con las VPN).

      Presumir de lucha contra el desempleo en el país con mayor paro estructural de la Unión Europea es u chiste malo, afirmar que el éxito de la vacunación contra el COVID es gracias a un gobierno que ha decretado un estado de emergencia ilegal y ha abdicado de luchar contra el COVID haciendo que sean las Comunidades Autónomas quienes realmente afronten la lucha contra la pandemia y la vacunación es otro chiste peor aún.

      Y lo de la lucha contra la mala salud mental… en fin yo estoy mentalmente sano, así que háblame de problemas de verdad no de inventos de salón.

      Vota a quien quieras.

      Lo que contesto a Antonio Zugasti es que se veía venir el descalabro de la izquierda en las autonómicas y municipales y se ve venir en las generales, y las razones son evidentes, solo hay que ser medianamente informado para darse cuenta.

      Y mientras algunos sigáis culpando al maestro armero de los males de España, el PP y Vox seguirán frotándose las manos.

      Podéis seguir creyendo a Tezanos y después preguntándoos ¿Qué pasó? y ¿Y de dónde sacó tantos votos la derecha? Y mientras seguir a la greña entre la Sra. Montero, La Sra. Belarra, la Sra. Díaz y Echenique sin saber a donde llevar el rumbo de su vehículo a motor pero la derecha volverá a ganar estas nuevas elecciones y lo peor de todo es que con el espectáculo que estáis dando lo harán por mayoría absoluta (O necesitarán a Vox que es peor)

      Y es que no hay mayor ciego que quien no quiere ver.

  • Antonio Llaguno

    Es una lástima que todo un profesor de economía política no lo entienda.

    La izquierda no ha perdido las elecciones por razones económicas y puede ser que sea la primera vez que pasa eso en España.La izquierda izquierda ha perdido las elecciones por tres razones fundamentales (Al menos, es por eso que yo no les he votado):

    La primera es que llevan 6 años gobernando y han dejado muy evidente su inutilidad para gobernar.Nunca un partido de izquierdas y el PSOE es el partido que más años nos ha gobernado en democracia, ha demostrado tanta incompetencia. Leyes que dividen, leyes que pretenden proteger a la mujer y ponen violadores en la calle, quieren defender la lucha contra la corrupción haciendo gratis la malversación, ley de “bienestar’ animal que deja indefensos a miles de perretes que ya están en las tiendas, ley trans que para defender el derecho de un colectivo ciertamente indefenso pretende crear derechos a cambiar de sexo a niños que no pueden ni votar, etc… Cualquier cosa para mantenerse en el poder a cualquier precio.

    En segundo lugar por la pretensión de la extrema izquierda de hacer ingeniería social y haciéndolo restringiendo la libertad. 

    Y la tercera y muy importante sin predicar con el ejemplo. A los caserones de Iglesias/Montero o Echenique (En el mejor barrio de Madrid), se unen las 8 viviendas de la Dra. Gral. de la Guardia Civil (Compradas con la pasta de los ERES que gestionó su marido) o el chalecito ilegal de la portavoz de Más Madrid en la Sierra Capitalina.Decía Julio César que la mujer de César, además de ser honesta debía de parecerlo. La izquierda española no lo parece en absoluto.

    Sólo espero que llegue algún día en que los moderados consigamos que los 2 grandes partidos puedan entenderse y eliminar extremismos y dogmatismos y nos gobiernen sin pegarse entre ellos. Supongo, D. Antonio,  que tampoco le gustaría a usted ese panorama. Pero es por eso que algunos nos hemos cansado de votar a las izquierdas.

Deja un comentario