Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

junio 2023
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
7202 Artículos. - 109742 Comentarios.

Adiós a Luis Díez Maestro ‘El Fonta’

Un nuevo amigo que nos deja. Compartimos años inborrables en aquella Comillas de Cantbria. Después itinerarios diferentes. Pero casi cada año nos hablábamos y nos queríamos. Fue suscritor asiduo de Pastoral Misionera-Frontera y de Iglesia Viva. La consumación de una vida así me hace vivir hondamente la comunión real con los santos. Pero que a nadie se le ocurra canonizarlo. Él ya es y será siempre, en su humildad y verdad, el Fonta, un testigo de Jesús que también pasó haciendo el bien. AD. 

Una vida de cura obrero al servicio de los jóvenes en Burgos

Ya descansa cerca de quien caló más fuerte en su vida, Joseph Cardijn, el fundador de la Juventud Obrera Cristiana (JOC)

Por Julio César Rico, Burgos conecta, Lunes, 19 de junio 2023

Muchos hombres y mujeres que hoy ya se acercan a la senectud de la vida lloran la muerte del Fonta. Porque Luis Díez Maestro era, y será siempre, el Fonta. El cura obrero. Muchos hombres y mujeres de mediana edad, como el grupo de jóvenes, chicas y chicos, que compartieron con el Fonta los últimos años de su vida, también le recuerdan. Ya descansa cerca de quien caló más fuerte en su vida, Joseph Cardijn, el fundador de la Juventud Obrera Cristiana (JOC).

Si me preguntase alguien quien es el Fonta solo podría decir una frase: «el hombre que confiaba en los jóvenes, en su presente y futuro y en su potencial». Sólo eso basta. El Fonta, con 20 años bebió de las fuentes de la JOC en la conferencia pronunciada en 1949 en la Universidad de Comillas por Cardijn. El Fonta, que entonces era Luis, estaba en el seminario. En esa universidad se formó en los grupos de Jesús Obrero y en 1954 participó con otros compañeros en unas Jornadas de Pastoral Jocista en el Centro Internacional de Formación de la JOC, en Bruselas, con Cardijn.

En 1954 promovió la JOC en Burgos antes de ordenarse sacerdote. Ha continuado hasta ayer acompañando a grupos jocistas e iniciando «aprendices». Ha reafirmado su esperanza recordando la oración jocista «pensar como tú, trabajar contigo, vivir en ti» que recitaba cada mañana unido a los jocistas del mundo entero.

Sus palabras, y la experiencia de aquel cura belga, calaron hondo en un hombre que enseguida organizó a los chicos y chicas que tenía cerca para crear equipos de vida que pusieran en marcha el potencial interno que cada uno de ellos tenía. Desde esa perspectiva, España estaba muy mal organizada. El catolicismo más rancio era la religión de estado y las ideas nuevas no eran bien recibidas. Sin embargo aquella conferencia de Cardjin en Comillas supuso la chispa para una llama que llenó Burgos de líderes obreros y cristianos en los años 60 y 70.

El Fonta era un obrero hecho cura; o un cura hecho obrero. Él mismo relataba su experiencia de vida en un homenaje recibido hace unos años: «Nazco en Padilla de Abajo en 1931. Mis padres eran maestros creyentes muy conscientes e integrados en las necesidades sociales de los pueblos con una preocupación clara por los más necesitados. Por nuestra casa pasaron largas temporadas casi la mitad de los primos y primas de la numerosa familia de mi madre (10 hermanos y 56 sobrinos). Había que ayudar y echar una mano a la familia. Aprendí junto a ellos, en este ambiente, lo que es quererse y servir a los demás». En 1942 entró en el Seminario-Universidad de Comillas.

Me cuente Jorge Contreras, uno de esos jóvenes de hoy que compartió muchos ratos con el Fonta, que hace ya unos años fue a buscarle a la residencia sacerdotal donde residía. «En el camino de ida a la mani me venía contando las aventuras que vivió en su juventud. Cómo eran sus padres y cómo estaba en la residencia. A pesar de su avanzada edad, se mantenía activo e intentaba seguir haciendo vida militante».

En aquel paseo «se iba encontrando con mucha gente; una mujer decía que la JOC es la mejor escuela que he podido tener otra decía la JOC ha sido el único espacio en el que pude contar mi situación laboral en la época de la dictadura».

Fue ordenado en 1956 su primer trabajo pastoral fue en una zona rural próxima a Burgos. La JOC entró en Burgos como un cañón gracias al potencial industrial que llegaba de la mano del Polo de Desarrollo. Miles de jóvenes abandonaban el campo en busca de prosperidad en la ciudad. Otros tantos regresaban de Bilbao o de Barcelona, ciudades en las que habían encontrado trabajo, pero no el calor de un hogar común.

El Fonta se forjó como cura en el mundo del trabajo. Trabajador manual durante toda su vida, ha sido referente en el movimiento obrero de Burgos. En Ubisa conoció el mundo obrero. Entabló relación con jóvenes trabajadores y juntos descubrieron, de la mano de la JOC, una nueva visión de ser cristiano. Del seguidor de Jesús liberador. De ese Cristo obrero de Nazaret que se hizo hombre en un taller de carpintería.

El Fonta no sólo cuidaba el aspecto formativo de los jóvenes con la metodología del Ver-Juzgar-Actuar de la revisión de vida. El Fonta cuidaba mucho el aspecto humano. Y por eso cada fin de semana, cuando la fábrica dejaba libres a los jóvenes, las salidas al monte eran habituales. Cada fragmento de vida era importante.

Allí conectó con la realidad humana de los que pocos años después serán la nueva clase obrera que nace en el Burgos del Polo de Desarrollo Industrial en 1964. Por las noches acompaño a los grupos de JOC en Burgos.

Antes, fue director espiritual del Colegio Liceo Castilla en Burgos, lo que simultaneó con la iniciación y lanzamiento de equipos de JOC en la ciudad y es cuando alcanza los momentos más fuertes. Lograron estar presentes en tres escuelas profesionales, en nueve parroquias de barrios de Burgos, dos de Miranda y otra de Aranda, en dos residencias de jóvenes obreras y en más de 20 empresas. Se inician equipos de acción en barrios, asociaciones juveniles, la acción en empresas, en escuelas de formación profesional y la acción en cuarteles.

Con la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), la JOC fue la base de varias asociaciones de vecinos y de los futuros comités de empresa; y los lanzadores de los sindicatos que emergen clandestinamente hasta 1977 en que serán legalizados (USO, CCOO, CNT, UGT).

Acosado en la empresa para la que trabaja, es despedido en 1980 «por actividad desleal con la empresa» tras organizar y coordinar a los trabajadores para luchar por sus derechos. El jefe de personal le dijo: «usted es una persona incómoda para la empresa».

En septiembre de 1982 entró a trabajar, tras aprobar una oposición, en la Diputación Provincial de Burgos como «operario de la Beneficencia Pública». Le destinan a la residencia de ancianos de Fuentes Blancas. Allí trabajó durante 14 años. Su compromiso sindical en la Institución le valió el respeto y el cariño de todos sus compañeros y compañeras.

En los años 80 y 90 renace la JOC de su mano con nuevos consiliarios en Burgos y en Castilla y León y en el resto de España. Siguió en esta tarea hasta hace apenas 10 años, cuando su edad no le permitía ya conducir.

No hace mucho, el Fonta reflexionaba: «Yo la sigo viendo (a la JOC) necesaria y eficaz. Choca con la pastoral actual de la Iglesia porque no se entiende, ni se puede entender desde fuera. Esta experiencia es un trabajo sencillo, profundo, oculto, pobre, sin poder, ni autoridad, como ‘de filigrana’, pero muy eficaz pastoralmente y enriquecedor». «Un joven, un trabajador, vale más que todo el oro del mundo (Cardijn)».

El funeral se celebrará mañana martes a las 12.15 horas en el Tanatorio de San José. «Que los obreros muertos en el campo de honor del trabajo y de la lucha, descansen en paz».

2 comentarios

  • Juan A. Vinagre

    Me uno al recuerdo por el gran Fonta, Luis Díaz Maestro. Con una persona -cristiano- así es para quitarse el sombrero, agradecido. Pasó por la vida con los más humildes, haciendo el bien. Y esto es lo más grande que se puede decir de alguien.Lo que recuerda a otra persona que renunció a la comodidad de su diócesis, y se está dedicando a hacer el bien entre la clase social más humilde…  Esta persona cristiana se llama Nicolás Castellanos, que con su “Fundación Hombres Nuevos” está desarrollando en Bolivia -en la Bolivia interior-  una labor de promoción de la gente humilde, sin recursos, en distintas áreas, promoción adaptada a las capacidades de cada alumno o alumna…  Cito a N. Castellanos porque es bueno reconocérselo ya en vida…   El obispo Nicolás Castellanos no aparece ni se re-viste ordinariamente como tal. Vive y viste como un trabajador más, come en la misma mesa que los otros, celebra la Eucaristía con los hermanos de la Fundación en una “catedral” de planta baja sostenida por vigas de hierro forjado…    Este es el gran testimonio evangélico, como en su día fue el también obispo (y poeta) Pere-Pedro (porque de ambas formas se llamaba) Casaldáliga… Los tres -y otros muchos anónimos- han pasado, y pasan, por la vida haciendo el bien, con la gratificación que da el amor que se da.  Este dar de sí es el mejor anuncio del Reino.

  • ELOY

    El hacer y pasar desapercibido no siempre es fácil o posible , pero intentarl es fructifero y necesario. Leo: “Yo la sigo viendo (a la JOC) necesaria y eficaz. Choca con la pastoral actual de la Iglesia porque no se entiende, ni se puede entender desde fuera. Esta experiencia es un trabajo sencillo, profundo, oculto, pobre, sin poder, ni autoridad, como ‘de filigrana’, pero muy eficaz pastoralmente y enriquecedor»«Un joven, un trabajador, vale más que todo el oro del mundo (Cardijn)».” 

Deja un comentario