Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7295 Artículos. - 111283 Comentarios.

¡Qué fácil es añorar las cebollas de Egipto!

Recordemos que Olga escribe desde Colombia, donde las últimas elecciones llevaron a la presidencia de la república a un guerrillero de izquierda, el primero que rompe el bicameralismo tradicional entre liberales y conservadores. Pero qué difícil es hacer una revolución a la que se le den votos y adhesiones suficientes para que arraiguen en el pueblo y lleven un pueblo a la verdadera democracia. Son necesarios muchos lugares como este de ATRIO que ayude a no polarizar sino a a escucharse, a revisar las actuaciones para promover otros nuevos pasos con realismo y esperanza. AD.

Hace nueve meses cuando ganó el actual gobierno manifesté mi beneplácito y mi confianza en sus propuestas. Hoy en día lo reafirmo porque me sigue entusiasmando la visión de país que se proyecta y los pasos que poco a poco se van dando. Pero últimamente crece la sensación -en gran parte alimentada por los medios de comunicación- de que vamos camino al fracaso y de que solo hay errores en lo que se va haciendo. Por eso quiero hacer algunos comentarios, no con la pretensión de hacer un análisis político del momento, sino desde el sentido común.

La actual situación me hace pensar en la experiencia de liberación del pueblo hebreo. Según relata el libro del Éxodo, Dios con mano poderosa hizo pasar a los israelitas el mar rojo, liberándolos de la esclavitud a la que los tenían sometidos los egipcios. Pero una vez comenzaron la travesía por el desierto, entraron los miedos y las añoranzas. El pueblo comenzó a decir: “¿Quién nos dará carne para comer? ¡Cómo nos acordamos del pescado que comíamos de balde en Egipto y de los pepinos, melones, puerros, cebollas y ajos! En cambio, ahora tenemos el alma seca” (Núm 11, 4-6). Era tal la queja del pueblo que Moisés le reclama a Dios porque no sabe de dónde va a sacar carne para alimentarlo y siente que esa situación es demasiado pesada para él (Núm 11, 10-15).

Lo que me interesa subrayar de esa comparación con el pueblo de Israel, es la experiencia de miedo ante cualquier propuesta transformadora que se presenta. Con seguridad, las reformas que se proponen no son las mejores y contarán con muchas falencias. Sin embargo, son un intento de buscar la justicia social. Pero hay demasiadas resistencias. Por poner un ejemplo, me asombra escuchar cómo tantas personas se quejan por el mal servicio que reciben de las prestadoras de salud y que no consiguen citas con los especialistas, ni les dan las medicinas más especializadas, pero ante la propuesta de acabar con ellas, salen a defenderlas cómo si fueran suyas o fueran la única posibilidad de ofrecer un servicio de salud. O, ante la reforma laboral, que busca garantizar una remuneración justa para los trabajadores, nos asustan con que se acabarán muchos empleos porque los empresarios no van a pagar ese salario. Es decir, hemos de contentarnos con un salario injusto para que se creen puestos de trabajo. Son lógicas bastante extrañas, pero funcionan perfectamente en gran parte de la población y así se convierten en esas fuerzas resistentes ante cualquier cambio.

Creo que este gobierno desde el primer día se puso en camino con las promesas hechas en campaña y no es de extrañar que lleguen las experiencias de desierto. No hay que olvidar que son muchos los problemas que tenemos en nuestro país y demasiados los frentes que se tienen que atender. El conflicto armado, la delincuencia, el narcotráfico, la injusticia social, no llegó con este gobierno. Todos estos problemas los arrastramos hace mucho y es normal que cada vez quieran ganar más terreno. De ahí que la tarea sea tan ardua. Ni este gobierno, ni ningún otro, lograra cambiar las cosas de un momento para otro. Pero este gobierno tiene una desventaja: se alimentan continuamente los imaginarios de que todo lo está haciendo mal. Y aunque la prensa se queja de que el presidente les quiere quitar la libertad de expresión, basta leer los titulares para entender que las noticias que presentan tienen el sesgo de lo que falta -y muchas veces aumentado-, y no de lo alcanzado. La oposición al gobierno no es principalmente por el contenido mismo de las reformas, sino por ese ánimo perverso de que le vaya mal, porque no logran soportar que un cambio venga de las clases populares, de un exguerrillero, de una mujer negra y pobre, en definitiva, del corazón del pueblo al que siempre han manipulado.

Que bien haría a la llamada oposición y a tanta gente del común que se adhiere a esa perspectiva, volver sobre las palabras de Francisco, cuando se refiere al contexto sociopolítico. Por lo menos podrían entender algo de los profundos cambios que se necesitan. Por ejemplo, en su primera exhortación, Evangelii Gaudium, refiriéndose a la realidad económica afirma las falacias de las políticas del libre mercado: “algunos todavía defienden las teorías del ‘derrame’ que suponen que todo crecimiento económico, favorecido por la libertad de mercado, logra provocar por si mismo mayor equidad e inclusión social en el mundo. Esta opinión, que jamás ha sido confirmada por los hechos, expresa una confianza burda e ingenua en la bondad de quienes detentan el poder económico y en los mecanismos sacralizados del sistema económico imperante. Mientras tanto, los excluidos siguen esperando”. (n. 54). O en la Encíclica Fratelli Tutti, refiriéndose a la propiedad privada, dice: “la tradición cristiana nunca reconoció como absoluto o intocable el derecho a la propiedad privada y subrayó la función social de cualquier forma de propiedad privada (…) El derecho a la propiedad privada sólo puede ser considerado como un derecho natural secundario y derivado del principio del destino universal de los bienes creados y esto tiene consecuencias muy concretas que deben reflejarse en el funcionamiento de la sociedad. Pero sucede con frecuencia que los derechos secundarios se sobreponen a los prioritarios y originarios, dejándolos sin relevancia práctica” (n. 120).

En definitiva, ¡Qué fácil es añorar las cebollas de Egipto! Esto es lo que está pasando en varios países que giran a la ultraderecha, cuando sus gobiernos progresistas inician reformas. No sería raro que pasara eso también en este país. Pero vale la pena seguir apoyando los cambios todo lo que se pueda. Habrá que reconocer errores, desaciertos y equivocaciones. Pero también se podrán abrir caminos que tarde o temprano darán buenos frutos. Esta es la esperanza que acompaña mi perspectiva de país y no quiero dejar de alimentarla.

2 comentarios

  • Juan A. Vinagre

    En este comentario, vaya por delante que comparto la reflexión de Olga. Y que añorar las cebollas de Egipto es propio de la desinformación y de la inmadurez, de quien no saber discernir o esperar…, sobre todo cuando aprieta el hambre…  Y quienes manejan la desinformación y el paro     que crea hambre, es el poder voraz que solo entiende el éxito como incremento de beneficios desmesurados… Por eso, el poder está tan interesado en controlar los medios de información y la escuela…  Para el poder la educación es ante todo modelamiento. Modelamiento que no enseña a pensar sino a asimilar informaciones, que se repiten y se imponen…, porque esas informaciones son la verdad (creada por intereses.)  Esta realidad del poder troquelador (que crea mentes sumisas y críticamente débiles) debe tenerse siempre en cuenta, a fin de no perder el sentido de la realidad. Quien desee cambios debe ser al mismo tiempo realista, a fin de no caer en sueños ingenuos… Esto recuerda la afirmación reciente del Presidente actual de Colombia: “Desde que llagamos al gobierno vemos que las cosas no son tan fáciles de cambiar como pensábamos”.  (Cito de memoria.)  En suma, que el “amigo invisible” de que habla A. Smith no es tan amigo. Más bien lo contrario.

    La otra idea que es oportuno y bueno recordar es que para que se produzcan los cambios sociales  humanizadores -que intentan una mejor distribución de los beneficios, una mejor educación, una atención sanitaria para todos, una jubilación suficiente-, es necesario que las religiones-iglesias -con los que presiden al frente- los apoyen de modo persistente, lúcido y hábil…,  unas veces convenciendo al poder a fin de que reparta mejor…; y si el diálogo, lúcido y sereno, no basta,  denunciar, aunque en ello se la jueguen…, convencidos no solo de que “Dios y dinero son incompatibles”, sino también de que el criterio -y tema- de la evaluación final…  será la promoción de los más necesitados…    (A no ser en caso del escándalo -abuso de niños?-, frases tan RADICALES no se ponen en boca de Jesús, cuando habla de otros temas, aunque no los apruebe.)  En el gran Mensaje del Reino hay una jerarquía de valores, que es preciso tener clara. No se puede alterar o marginar esa jerarquía. Ética es respeto a una jerarquía de valores. Y en esa jerarquía lo primero es el ser humano.

  • Rodrigo Olvera

    Hola Olga

     

    Me gusta mucho que uses la metáfora de la salida de Egipto, y la añoranza de las cebollas cuando la vida del desierto se hizo dura.

     

    Sumándome a esa metáfora, traigo a cuento dos explicaciones que se han dado a por qué Dios hizo que vagaran 40 años en el desierto:

    a) La explicación más frecuente es que fue castigo de Dios por la rebeldía del pueblo; aplicada a la situación actual, los errores, incongruencias, contradicciones del movimiento (no sólo de sus dirigentes) suelen pasar factura en el retardo y hasta fracaso de las transformación. La autocrítica es fundamental, aunque suele empezar a escasear cuando se llega al poder.

    b) La otra explicación es que fue el tiempo necesario para educar y “construir” al pueblo de Dios; aplicada a la situación actual, no basta con haber llegado a puestos de gobierno, lo fundamental es que el pueblo se eduque y constituya como sujeto popular a partir de la visión de transformación… y éso requiere tiempo y dedicación, una falla frecuente cuando se llega al gobierno es concentrarse en el ejercicio del poder y descuidar la educación y consolidación del sujeto popular que sostenga la nueva visión en el tiempo.

     

    Y recordar que entrar a la Tierra Prometida (obtener el gobierno) no fue el final feliz, ni de lejos.

     

    Abrazos y esperanzas

Deja un comentario