Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
7271 Artículos. - 110958 Comentarios.

El caso Rupnik, ¿un nuevo caso Maciel o un nuevo ataque a Francisco?

El jesuita P. Marko Rupnik dando una meditación a la Curia Romana en el Vaticano el 6 de marzo de 2020.

Van conociéndose cada vez más noticias y opiniones sobre los gravísimos actos cometidos en los años ochenta y noventa por el jesuita y artista esloveno Makro Rupnik. Hace años que llegaron denuncias a la cúspide de los jesuitas y de la curia en Roma. Parece que hubo alguna sanción suave y no publicada. Pero dada la cercanía de Rupnik  al papa Francisco y el éxito de muchas de sus obras (en España, los mosaicos del Santuario de Manresa inaugurados este año, en el Centenario de la conversión de San Ignacio) y predicaciones (en 2020 dirigió los ejrecicios cuaresmales a la Curia romana), se repitieron las acusaciones oficiales a la CDF (Congregación para la Defensa de la Fe) que promulgó en mayo de 2020 un decreto declaranndo que esas acusaciones probadas  suponían la excomunión latae sententiae, decreto revocado un par de semanas después. Ante estos hechos que encontraréis en muchos medios (esta vez más en los más contrarios a Francisco, como Silere non possumus o Missa in Latino, que aporta Il Sismografo) se han publicado diversas opiniones, entre ellas la de José Ignacio González Faus en dos artículos de Religión Digital. En su día no los  publicarmos aquí, pues necesitaban una introducción como esta y planteamiento más global. Pero recomiendo conocer la opiión de Faus, que es de los pocos teólogos que bajan a la arena de debates como eeste y que noss alerta contra montajes mediáticos también. Quedan para nosotros estas dos preguntas: ¿Se da en Roma más dureza contra abusos a menores que a personas adultas pero frágiles ante la autoridad sagrada del sacerdote o superior/a? ¿Hay también penas más severas contra simples sacerdotes que contra obispos o personas encubradas? Sea lo que sea, aún con gran estima al papa Francisco y sus plabes de renovación, nos hemos decidio a plantear este escabroso tma, con la misma libertad que hace veinte años, cuando nadie hablaba de ello, ATRIO escribió sobre el escándalo de Maciel cuando aún intentaba taparse y sobre el de las monjas africanas usadas por el clero para sustituir a las prostitutas con peligro de SIDA? Y queremos hoy abrir el tema ante posible intento de encubtimiento con el siguiente arnálisis del amigo Faggioli, teólogo, historiador y comunicador quehace el un planteamiento a fondo que estábamos esperando. AD.

 

La gestión del Vaticano en el caso del padre jesuita Rupnik muestra nuevas dimensiones de la interminable crisis de abusos

POR MASSIMO FAGGIOLI, National Catholic Reporter-NCR, 21-12-2022

 

El 2 de diciembre, la orden jesuita mundial confirmó las informaciones aparecidas en varios blogs católicos conservadores italianos, según las cuales el jesuita esloveno P. Marko Rupnik, un famoso artista afincado en Roma, había sido discretamente Disciplinado  por presuntos abusos a mujeres adultas, y se le había prohibido oír confesiones u ofrecer dirección espiritual.

El 14 de diciembre, el P. Arturo Sosa, superior general de los jesuitas, reveló más información. Rupnik, conocido en lugares de todo el mundo por su iconografía y por los mosaicos de varias iglesias y catedrales de renombre, había sido condenado anteriormente por la oficina doctrinal del Vaticano por haber utilizado el confesionario para absolver a una mujer de haber mantenido relaciones sexuales con él.

Se trata de uno de los delitos más graves del derecho canónico, que conlleva la excomunión automática. Sosa dijo que Rupnik se arrepintió, e indicó que la excomunión había sido así levantada.

Al recapitular los detalles del caso, algunos pueden sentir el habitual “ya estamos otra vez” en relación con los abusos sexuales y su encubrimiento en la Iglesia católica. Pero creo que el caso Rupnik en realidad recapitula y arroja luz sobre nuevas dimensiones que han surgido en el escándalo de los abusos en los últimos años. Quiero destacar brevemente 10 dimensiones que veo.

La primera dimensión:

No sólo la información de los principales medios de comunicación laicos conduce a la revelación de la verdad sobre los abusos y su encubrimiento. En este caso, fueron los blogs conservadores los que obligaron a las autoridades eclesiásticas a revelar información importante sobre el caso y sobre un miembro del clero condenado que todavía podría hacer daño.

Es evidente que estas fuentes de noticias informales y a menudo anónimas tienen una agenda más amplia que la verdad sobre los abusos. Pero también muestran lo inadecuado del “periodismo de acceso”, es decir, de los periodistas que se centran en conseguir entrar en las dependencias del Vaticano. También muestran lo inadecuado del tipo de periodismo en el que a menudo confía el Papa Francisco. Esto dice algo sobre el nuevo clima informativo en la Iglesia Católica.

Este es también el fin de las narrativas que hacen sentir bien (impulsadas también por películas como “Spotlight”, sobre la información del Boston Globe en 2002 sobre la crisis de los abusos) del periodismo como héroe de la historia. Sin duda, los periodistas valientes han cambiado la historia reciente de la Iglesia Católica al informar sobre el escándalo. Al mismo tiempo, se trata de un panorama moral mucho más complicado, con muchas zonas grises, más parecido al escenario poscristiano de la película irlandesa “Calvario” `[Ver una presentación de este film en Iglesia Viva] que a la versión de “Ciudadano Kane”, producida por Hollywood y con crisis de abusos.

El problema ahora es cómo separar los hechos no denunciados o silenciados que publican estos blogs de la importante cantidad de calumnias que a menudo hacen su fama y fortuna. Problema similar: cómo decir a los laudatores papales profesionales que es necesario hacer preguntas no suaves y decir la verdad, por incómoda que pueda ser a veces, de los líderes eclesiásticos que les gustan y por los que son queridos, el Papa incluido.

Segunda dimensión:

El caso Rupnik pone de manifiesto los diferentes y superpuestos conceptos de delito y abuso (sexual, espiritual, sacramental, de autoridad) que a menudo están presentes en un mismo caso. Hay un problema de adaptación del sistema jurídico a este fenómeno, pero también hay un problema teológico y cultural.

Ya no es aceptable aceptar en silencio los abusos o considerarlos faltas menores. Se ha producido una inversión masiva de los supuestos sobre lo que se espera y se tolera de los distintos tipos de miembros de la Iglesia. Asistimos a un cambio masivo y continuo de la cultura y las mentalidades, en el que la crisis actual de la Iglesia católica desempeña un papel central. Al mismo tiempo, esta crisis eclesial también ayuda a muchos en todo el mundo a comprender la forma en que han sido o están siendo tratados.

Tercera dimensión:

Algo que está surgiendo es la incertidumbre o inutilidad de la distinción entre la jerarquía clerical y las comunidades carismáticas multivocacionales, especialmente en una Iglesia que quiere ser, en sus esfuerzos evangelizadores y misioneros, totalmente ministerial. Hemos recorrido un largo camino desde la época en que esto podía llamarse la “crisis de los abusos del clero”, y es sorprendente que algunos estudiosos sigan tratando esta crisis como algo que puede explicarse monocausalmente con el clericalismo, o con el papel único del clero en la Iglesia católica.

Cuarta dimensión:

En repetidas ocasiones, hemos visto el problemático papel de los líderes carismáticos con seguidores entusiastas y, a menudo, ciegamente apasionados, parecidos a una banda de rock. El reclutamiento, especialmente en las nuevas comunidades religiosas, incluidas las comunidades dirigidas por laicos, suele tener mecanismos sutiles de seducción espiritual con matices eróticos implícitos y sublimados (en el mejor de los casos). Lo he visto con mis propios ojos. Sólo ahora está saliendo a la luz. Podría compararse con el ajuste de cuentas de la Iglesia con algunos aspectos preocupantes del misticismo en el catolicismo moderno temprano.

Quinta dimensión:

Existen zonas oscuras y tenebrosas entre las diferentes jurisdicciones de la Iglesia. Rupnik es jesuita, pero el proceso canónico no está bajo el control de la Compañía de Jesús (más bien, está bajo el control del Vaticano). Al mismo tiempo, los jesuitas son los que se enfrentan al fuego ahora, también porque tienen mucho que explicar, junto con el Dicasterio para la Doctrina de la Fe del Vaticano.

Este es un elemento clave porque libera a los jesuitas de la ilusión de que de alguna manera están mágicamente exentos de la crisis. Se esperaba que los jesuitas fueran diferentes. Fuera de Roma, los católicos ya sabían la verdad. Una investigación reciente en EE.UU. sobre  el moral daño  de los abusos sexuales descubrió que “las instituciones jesuitas siguen marcadas por el clericalismo, lo que supone un obstáculo para la transparencia, la responsabilidad y el reparto equitativo del poder”.

Es evidente que hubo una crisis de abusos y encubrimiento por parte de los jesuitas en EE.UU. , y ahora evidentemente ha llegado a Roma, durante el pontificado del primer papa jesuita. Ahora está claro que ninguna realidad eclesial puede considerarse una excepción virtuosa. Como apunte, la Compañía de Jesús se ha convertido en una de las últimas de la Iglesia en saber “couvrir la couronne” (“proteger a la más alta autoridad”), pero esto tendrá un coste. Esto complicará aún más la ya difícil historia de las relaciones entre los jesuitas y el papado.

Sexta dimensión:

Este caso surgió durante la segunda fase, o momento declinante, del pontificado de Francisco, cerca del décimo aniversario de la elección del papa en marzo de 2013. Aunque creo que estas revelaciones también perjudican a Francisco, no creo ni por un momento que puedan reducirse a una conspiración contra el papa. Este tipo de whataboutism no ayuda a la Iglesia ni al Papa.

Desde un punto de vista histórico, el contexto eclesial es de crecientes tensiones y frustraciones de las mujeres contra un Papa muy querido por la clara inadecuación e incoherencia de lo que dice sobre las mujeres, el lenguaje que utiliza sobre ellas, la teología de la mujer y el papel de la mujer en la Iglesia. Es sorprendente ver cómo el hecho de que mujeres adultas fueran las presuntas víctimas de Rupnik aparentemente hizo que este caso fuera menos escandaloso para el Vaticano o los jesuitas, después de que varias mujeres víctimas no fueran escuchadas o se mostraran reacias a denunciar después de ver la forma en que otras mujeres fueron tratadas.

Séptima dimensión:

La inadecuación de la idea de un sistema eclesiástico monolítico frente a un medio monolítico de defensores de víctimas y supervivientes. Hay formas muy diferentes de abogar por la justicia para las víctimas y los supervivientes: Hay formas que se acercan a la Iglesia institucional y al Papa (de diferentes maneras), y otras que ven fundamentalmente a la Iglesia como una organización criminal que sólo trabaja para permitir y encubrir abusos sistémicos y sistemáticos.

Por ahora, deberíamos centrarnos en las diferentes formas en que la Iglesia institucional puede tratar los abusos, tanto dentro de la Curia Romana como dentro de la Compañía de Jesús. Hay que admitir que en la Curia las cosas son más surrealistas en este caso. Está el papel poco claro y potencialmente empañado de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, movida por la reciente reforma de Francisco de la burocracia vaticana bajo el techo del Dicasterio para la Doctrina de la Fe. En ese dicasterio vaticano sigue figurando como uno de sus miembros el cardenal francés Jean-Pierre Ricard, que en noviembre admittedadmitió haber abusado a una niña de 14 años hace 35 años. No debería tardar mucho en anunciarse la suspensión del dicasterio de un clérigo que hizo una declaración voluntaria admitiendo ese tipo de abusos.

Octava dimensión:

Roma e Italia desempeñan en este caso un papel que no habíamos visto antes en la crisis mundial de los abusos. Están los círculos católicos de Roma (incluido el Centro Aletti, un centro para artistas, donde vive Rupnik), la Curia General de los jesuitas, el Vaticano, y las relaciones entre ellos y todos los lugares de Italia donde Rupnik era activo, venerado y protegido. Cabe señalar que hasta el 17 de noviembre los obispos italianos no presentaron, for por  primera vezun informe oficial sobre los abusos sexuales del clero en el país.

Novena dimensión:

El ministerio artístico y el carisma intelectual de Rupnik fue una de las voces de un cierto romanticismo católico occidental con Oriente, algo así como una narrativa de “la belleza salvará al mundo”. En las narrativas de la historia secular, lo que está ocurriendo ahora en Rusia y en Ucrania debería prevenirnos contra ese romanticismo. En términos de la historia de la espiritualidad y de las órdenes y comunidades religiosas, es un hecho conocido que las sensibilidades estéticas pronunciadas, las personalidades carismáticas fuertes y los comportamientos abusivos han ido a menudo juntos, con el carisma (y las vocaciones que reclutó) a menudo visto como un cheque en blanco para pagar todo el resto desagradable.

Esto también dice algo sobre cómo una cierta fijación con el sentido católico de la belleza (ya sean los mosaicos de Rupnik, el prototipo de catedral gótica, un estilo barroco más contrarreformista o el odio a las iglesias “brutalistas” del siglo XX) puede ser una tapadera para eludir otras cuestiones. Por otra parte, este caso abre el debate sobre qué hacer con el arte sacro contemporáneo creado para la iglesia por clérigos que cometieron crímenes que fueron encubiertos también gracias a su fama, influencia y encanto.

Décima y última dimensión:

El caso Rupnik nos hace comprender la crisis de abusos en la Iglesia católica de formas nuevas y más elaboradas, más profundas que las investigaciones “Spotlight” del Boston Globe en 2002 y el caso del ahora ex cardenal Theodore McCarrick en 2018.

Rupnik es uno de los jesuitas más conocidos implicados en el escándalo, cuyas fases cruciales tuvieron lugar en el Vaticano del primer Papa jesuita. Muchos contornos del caso Rupnik aún no están claros, pero esta historia es muy importante en la historia de la crisis de los abusos en la Iglesia católica. Marca un nuevo pico y hunde a un nuevo mínimo la moral de quienes han seguido la crisis. Al mismo tiempo, nos libera de narraciones fáciles e interesadas sobre la forma de abordar el problema.

 

9 comentarios

  • Miguel Ángel

    El artículo me alerta por esa recomendación de leer el artículo de Gonzalez Faus. Lo escrito por Gonzalez Faus sobre el caso Rupnik me parece absolutamente reprobable y asqueroso. Sí lo recomendaría como ejemplo donde se aprecia la revictimización a personas agredidas, de corporativismo peligroso, de persona que escribe desde sus muchos privilegios tan normalizados que ni los percibe. Me alegra que se estén aportando aquí las respuestas a ese artículo.

    ¿Se ha hecho Gonzalez Faus mayor y no se da cuenta de lo que escribe? ¿O hay que releer sus escritos anteriores desde esta óptica corporativista y clasista?

  • carmen

    No.

    Esto excede al machismo.

    No

    Esto es un caso de abuso de poder sobre las víctimas, sean mujeres, varones , niños o niñas.

    Un abuso de Poder utilizando el nombre de la iglesia. Depositaria del mensaje de Jesús de Nazaret.

    No va de machismo Va mucho más allá. Y eso es lo que, a mí juicio plantea este artículo. La opinión de un señor jesuita es la que ha desviado la atención. Pero no va de eso. A estas alturas no vamos a descubrir que la iglesia tiene mucha responsabilidad en la construcción de la sociedad occidental. Pero esto del encubrimiento es un problema de la iglesia. Y veremos a ver en qué queda . Eso es lo que plantea el artículo. Y no desviemos la atención. Es un abuso de Poder en toda regla y que muchas personas no están dispuestas a callar. Porque si, abusos en todos los grupos , de acuerdo. Pero, solo ellos lo hacen amparándose en ideas sagradas. Y además, están utilizando todos los medios a su alcance para encubrirlos. Actuando en nombre de La Iglesia, esposa de Cristo. Ese es el escándalo. Ese y no otro. No tiremos balones fuera.

    No somos tontos ni estamos ciegos, cantaba Pink.

    • ana rodrigo

      Hola, Carmen, yo he hecho mención a los casi 50 asesinatos de mujeres, porque las noticias diarias de violencia machista, yo pensaba, que alguien debía hacerlo presente en atrio, porque no es habitual,  tanta barbarie, aunque solamente fuese una mujer, en un tan pocos días. Lo que pasa es que yo me resisto a que sea una noticia más, a normalizar una situación tan grave. Si esto ocurriese con cualquier otro colectivo, médicos, abogados, clérigos, etc.,  estarían todos los medios de comunicación  con un alboroto y un escándalo terrible, pero si es una constante asesinar a mujeres, parece que esta noticia no quepa en ninguna parte.

      No quise desviar la atención del hilo que estamos comentando. Perdón.

  • ana rodrigo

    Gracias, Isabel por este enlace. Aunque este hilo no se centre en la violencia de género social general, es decir, civil, aprovecho lo que dice la autora del escrito, de que dejemos de de poner el dedo acusador sobre las víctimas en vez de en el verdugo. Podríamos aplicarlo a la violencia contra las mujeres por parte de los hombres machistas, no sólo en la Iglesia, sino también, como digo, en la sociedad civil.

    Me explico, primero y sobre todo informar, proteger y defender a las mujeres contra tanta violencia, pero al mismo tiempo, como he dicho tantas veces, pongamos la atención en los causantes de esta violencia, que son los hombres machistas, es decir hacer mayor publicidad de que el machismo se puede y se debe evitar, educar a los hombres desde niños y que sepan protegerse de una sociedad con estructura patriarcal, primero, y machista, después. El rol adjudicado a lo masculino con el injustificable argumento de que son más fuertes y por eso, tienen que proteger a la mujer, lleva a que siempre ellos deben tener el control y la razón; las derivadas de este principio, son incalculables: humillación desprecio, insultos, agresiones sicológicas de todo tipo y el final, la violencia física hasta llegar asesinato.

    No es fácil evitarlo, pero si no hacemos nada, será peor. Podrían hacer planes de educación (como ocurría en, la eliminada por el PP, asignatura “Educación para la Ciudadanía”), también se puede hacer en las cárceles Ya sé que es muy difícil que un machista cambie de ideas. Recuerdo la película “Te doy mis ojos”, de 2003 (se puede ver en internet, ¡impresionante!) en la que él lo intentaba y prometía mil veces que no volvería a ocurrir y no podía evitarlo.

    Las cifras de asesinatos que estamos viendo en estos últimos días, son espeluznantes e intolerables. Y no menos espeluznante son la cantidad de hijos y de hijas huérfanas y lo que eso supone para cada personita en su desarrollo hacia la madurez y para toda su vida.

    Yo insisto en este tema, en atrio, porque sigo viendo que hay poc@s atrier@s que me acompañen con sus aportaciones, que no dudo que las tienen y nos privan de ellas, especialmente las de los hombres atrieros. Yo seguiré. Si a alguien le molesta, es que tiene algún problema, porque más duele ver un día sí y otro también los asesinatos de mujeres, no sólo el número desolador, sino lo que en sí mimo supone de inhumanidad y, sobre todo de dolor inmenso para cada familia, así como la tragedia y el fracaso social que supone esta lacra.

     

  • El párrafo en cuestión opino que es desafortunado. La realidad es compleja, y puestos a introducir matices, caben mil apuntes en otras mil direcciones; pero lo cierto es que la responsabilidad de Rupnik y de los Jesuitas que debían conocer el caso, y conocieron, es tan enorme, tan absoluta -suelta de condición-, que lo que le falte a esa “muchacha” en formación, no hace sino agrandar la responsabilidad de quien se aprovechaba de ello y de quienes debieron velar contra el victimario. El resto es aventar el caso para, sin quererlo, disolverlo. No acierta el autor en ese párrafo por bienintencionado que sea. Lo leo así. Saludos a todos.

    • Decía y añado al admirado JIGF, “cuanto mayor es la inocencia de la víctima, mayor es la responsabilidad del que abusa, ebrio de formación. Y esto mismo, esta relación de responsabilidad desigual, también opera entre las instituciones; y la de Rupnik por destacada a la cabeza. El resto es aventar el caso para, sin quererlo, disolverlo en un debate sobre formas equívocas del feminismo contemporáneo. Pero esta no es la cuestión y derivar a ella, como en la respuesta segunda de JIGF, no hace más que ahondar el error. No acierta tampoco el autor en varios párrafos de la respuesta segunda. Suele pasar cuando nos cuestionan. Y más si el autor goza de mucha admiración, la mía entre ellas. 

  • carmen

    Isabel

    Rompo mi silencio autoimpuesto. Ruego a Antonio Duato que lo publique. Hace ya semanas le pedí por favor que no publicase ningún comentario mío, a veces no lo puedo remediar y escribo algo. Porque sigo leyendo.

    Hoy he leído un artículo en El País. Venía a decir que a veces es más difícil callar que hablar. No lo comparto en absoluto. Lo difícil es hablar. Y no lo digo por nada personal, gracias a Dios me siento con el grado de libertad suficiente para hacerlo.

    Y no me quedo sin darte las gracias por haber subido este enlace. No entro a Redes cristianas. Me hubiese quedado sin haber leído esta respuesta y los dos comentarios. Únicamente dos. Dan ganas de llorar. Los del señor Faus no los leí en ese blog o portal o lo que sea. Me lo enviaron por otro medio.

    Todo el mundo que entraba en Atrio cuando tb se habló de pederastia, hace algunos años, sabe lo que pienso. También sé lo que se me dijo. De momento el alzheimer no ha hecho mella en mí, pese al miedo que tengo por ser, dicen, hereditario por parte de mi madre.

    Hay asuntos sobre los que, a mi modo de ver, es anticristiano guardar silencio.

    Gracias otra vez.

    Y gracias a Antonio Duato por hacerse eco de todo este asunto que va mucho más allá de un señor jesuita cuyo arte puede ser comparado al de Picasso. Que por cierto, muchísimas personas lo tildan de machista insufrible al margen de su Genio. Me encanta el Guernica.

     

Deja un comentario