INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6620 Artículos. - 102678 Comentarios.

De mujeres, hombres e Iglesia

Me he examinado como moderador por el olvido del 25 de noviembre. La verdad es que no he interiorizado esa fecha internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Son tantos los días y semanas que ha institucionalizado la Onu para que no nos olvidemos de problemas (ved Calendario en la web oficial de la ONU), que cuando te lo recuerdan los titulares de prensa casi cada día, no necesitas un día especial. En Atrio hemos publicado 155 entradas sobre mujeres. Pero no te canses, Ana, de recordarnos siempre la dignidad igual de las personas mujeres en todos los aspectos de la sociedad y la Iglesia. AD.

Primera cuestión. La mujer

Pasó el día 25 de noviembre de 2022, Día contra la violencia contra las mujeres, sí pasó, síííí pasó en silencio por atrio. Yo, ante “el temor a molestar” a quienes entran en este querido foro, también me callé, muy a mi pesar, porque parece que yo sea la única en atrio que toma la iniciativa de luchar contra uno de los mayores crímenes que se está cometiendo en la humanidad, como son los muchos millones de personas, –las mujeres, que también somos personas-, porque estructuralmente en muchos países y socialmente en todos los países del mundo, sigamos siendo personas de segunda, y, en muchos casos, objetos de usar y tirar.

Y a veces pienso que no pinto nada en un foro en el que el tema del maltrato a las mujeres, aquí no se le da la importancia que yo creo objetivamente que tiene.  Y no me refiero sólo a quienes participáis en atrio, sino a poder tener acceso en atrio a alguno de la cantidad de escritos que hablan sobre el tema.

Acabo de escribir que temo molestar si escribo acerca de una lucha justa y necesaria, y yo misma me horrorizo de esto que he dicho, ¿cómo hablando, en nombre de tantas víctimas en la humanidad, como tales víctimas, tenemos miedo de molestar con nuestras denuncias a los verdugos, siempre hombres (no todos los hombres, que quede claro), políticos, legisladores, historiadores, filósofos, maridos, exmaridos, padres, escritores, o el pasa por la calle con derecho a violar a una mujer, etc. etc.? Las feministas no estamos en contra de los hombres, estamos en contra del machismo, de los hombres machistas y de las estructuras machistas. Y los hombres, toda la sociedad, deberían estar en contra de este mismo hecho desde su ser más profundo, es decir denunciando y luchando contra esta miseria humana.

Atrio es un lugar de encuentro entre lo profano y lo sagrado, ¿hay algo más sagrado que una sola persona, que una sola mujer sea maltratada, excluida, humillada, agredida, violada, asesinada?  No digamos si esto lo sufren millones de mujeres. Y parece que esto no tenga tanta importancia como si se hablase del sexo de los ángeles.

Y no será porque no hay mujeres que escriben, denuncian, gritan, gritamos al aire, por si alguien nos escucha. Parece que sí, el otro día en la manifestación había muchísimos hombres y muchísima juventud, Pero en atrio, ni se mencionó, incluida yo, como he dicho.

Hay que ver los ríos y mares de tinta que han corrido y siguen corriendo sobre Dios a quien nadie ha visto, y el mutis por el foro, cuando hablamos del grave problema machista, patriarcal y androcéntrico. (Son tres términos de la misma familia, pero con contenido propio.) Es una cosa que me cuesta entender en estos tiempos.

Si vamos al Evangelio, referente vital para tantos millones de personas y, yo diría, que para quienes participamos en atrio en su totalidad, sigo, yendo al Evangelio, quizá lo más revolucionario que hizo Jesús en su vida fue el reconocimiento  de la dignidad de las mujeres en su día a día, y, sobre todo, la predilección expresa para comunicar que Él seguía vivo, que su mensaje debería seguir vivo por los siglos, que su praxis vital y su mensaje, aunque fuese a través de parábolas y exageraciones y distintos recursos literarios, era universal para toda persona que le interesase caminar hacia la plenitud existencial. Y todo esto lo hizo en una sociedad totalmente patriarcal, machista y androcéntrica, es toda una revolución. Y cómo sería de evidente y normalizada, que, los que escribieron los evangelios, todos hombres de su tiempo, al igual que lo era Jesús, no pudieron evitar no dejar constancia radical de que Jesús nunca tuvo idea de marginar a la mujer como un ser encerrado en su casa, sino que iban con Él en todo momento, mejor dicho, hasta el último momento de su muerte.

 

Segunda cuestión. El hombre

Bien, vayamos al hombre, cómo vive su masculinidad y/o su masculinismo.  ¿Son, acaso los hombres meros espectadores del machismo, sus adyacentes y sus consecuencias en las mujeres y en ellos mismos? ¿Acaso piensan que ellos no tienen nada que ver con lo que les ocurre a las mujeres si resulta que el origen del problema machista parte del hombre? ¿Acaso no necesitan primero, hacer algún análisis, alguna autocrítica, algún estudio de su masculinidad a lo largo de la historia y en el momento presente? ¿Acaso piensan que con decir yo respeto a mi mujer, yo le ayudo, yo, personalmente, no soy machista ya está todo hecho? ¿Por qué no llegan a pensar en el modo de vivir su masculinidad como colectivo a nivel mundial en relación con la mujer? En los hombres de atrio, no quiero pensar que sea por indiferencia, pero sí echo en falta que no se impliquen personalmente contra este lastre mundial, no sólo colaborando con el feminismo, sino colaborando en regenerar la masculinidad del colectivo reinante. Yo, en mis ochenta años de edad, he vivido muchos de ellos sin enterarme de estas cuestiones, pero, afortunadamente, desde hace muchos años que me di cuenta, ya no hay marcha atrás. Nunca es tarde.

Algún hombre me ha dicho: es que yo no sé qué decir. Es que, para ello, hay que ponerse manos a la obra, comprometerse activamente, poner de su parte, desde su masculinidad, su visión y su lucha contra la desigualdad. Pero, como las cosas no suelen bajarnos del cielo, hay que leer, escuchar, estudiar, salir de que el problema es cosa de mujeres y ellas lo tienen que arreglar, es cosa suya colectiva e individualmente hablando; pues no es así, la causa está en los hombres, nosotras somos el espejo de lo que ellos no debieran hacer y de lo que sí debieran hacer, se lo estamos diciendo constantemente. Creo que el “analfabetismo” práctico sobre la masculinidad es evidente en muchísimos hombres. Hay que estudiar el rol que se ha adjudicado el hombre históricamente desde el poder en todo, fuera y dentro del hogar, y el rol que se le ha adjudicado a la mujer, en vez de, “la maté porque era mía” (libro de Miguel Lorente) “y, si no eres mía o no haces lo que yo diga, te mato”, y las matan. ¿Por qué tanto silencio y tanta ausencia masculina y femenina, repito en atrio, en concreto?

 

Tercera cuestión. La mujer en la iglesia

Después del ejemplo y del mensaje de Jesús hace dos mil años, los hombres seguidores de Jesús, olvidaron lo que hizo y dijo Jesús rápidamente. Y han seguido olvidándolo durante ¡veinte siglos!!!, y ahí estamos, mientras la mujer en la vida civil está presente en todos los estamentos laborales, científicos, cargos de responsabilidad, conscientes de que ni somos más ni tampoco somos menos, de que podemos y sabemos hacer cosas, igual de bien e igual de mal que los hombres, tampoco menos pero tampoco más. La Iglesia, no sólo sigue incumpliendo el Evangelio, sino los Derechos Humanos y las distintas Constituciones de tantos países democráticos, que se inician siempre con la igualdad.

Si pedimos igualdad en la iglesia, se nos acusa de que vamos en contra de la voluntad de Dios, ¿de qué Dios? ¿del de Jesús? Parece que no, según el Evangelio. ¿Del Dios que nos han hecho creer los hombres omnipotente y todopoderoso a su imagen y semejanza? ¿Quién les ha dicho a esas cabezas de hombres privilegiados, el clero, que Dios no nos quiere como iguales?

Ánimo, que nunca es tarde, pero cada vez es más tarde, sobre todo a partir de los neofascismos actuales que se van imponiendo en tantos países, por si no teníamos pocos. Las cifras que han dado estos días sobre el machismo en la juventud, es espeluznante.

 

20 comentarios

  • oscar varela

    A J. J. Bachofen se debe el descubrimiento más importante de la etnología y la sociología:
    LA IDEA DEL MATRIARCADO.
     
    1- Bachofen no se ocupó de los pueblos salvajes;
    – supo ver una lejanía de muchos milenios, edades del hombre incompara­blemente más viejas, en que todo —la institución, la idea, el sentir- era tan divergente de lo conocido, que casi parece propio de otra especie.
    – Publica uno de sus estudios [Oknos der Seilflechter. Ein Orabbild, 1923.], en uno de sus dos libros fundamentales: «Ensayo sobre el simbolismo sepulcral de los an­tiguos,» 1851.
     
    2- El sepulcro es tal vez el primogénito de la cultura.
     «A la piedra que indica el lugar del enterramiento está adherido el culto más antiguo;
    – a la construcción sepulcral, el más antiguo edificio religioso;
    – al adorno de la tumba, el origen del arte y la ornamentación.»
     
    – Por ser la obra más vieja, es también la más tenaz. Cuando las ideas y los sentimientos han desaparecido del resto de la vida, perduran agarrados a las paredes de las tumbas en forma de símbolos graves y misteriosos.
    Así, en el columbario de villa Panfilia, esta figura de un viejo taciturno, sentado entre plantas de cenagal, que trenza una cuerda afanosamente, cuyo extremo mordisquea una asna.
    – ¿Qué intención tiene este jeroglífico?
     
    3- Los «clásicos» ya no lo entendían e inventaron interpretaciones superficiales.
    – Pausanias supone que es un hombre laborioso, a quien su mujer, representada en el asna, dilapida el haber.
    – Para Plinio se trata de un holgazán condenado en los infiernos a una faena perdurable y vana.
    – Nada de esto se compagina con el grave talante del viejo y la solemne sugestión que de toda la escena trasciende.
    – Unas palabras de Diodoro nos ponen sobre la pista.
    – Según ellas, en Egipto quedaba un resto de ceremonia ritual, donde uno de los iniciados trenza una soga y los demás la deshacen por el otro extremo.
     
    4- El trenzar la soga tiene, pues, un significado ritual
    – donde se conserva como petrificada una ideología religiosa.
    – «Su sentido no puede ser dudoso. El trenzado de las sogas y cuerdas es un acto simbólico que aparece con alguna frecuencia y nace del mismo pensamiento que el hilar y tejer en que se supone ocupada a la ingente madre Naturaleza.
    – En la imagen del hilar y tejer se representa la actividad plástica, conformadora de las fuerzas naturales.
    – La labor de la Madre Primitiva es asimilada al artificioso trenzar y urdir que presta a la materia bruta estructura, forma simétrica, delicadeza».
     
    5- «La Terra es por esto en el pensar antiguo la suprema artífice —dae dala, artifex rerum,
    – y se la llama la madre formadora.
    – Su instrumento es la mano humana con sus articulaciones libres.
    – La articulación es signo de alto destino organizador.»
    – «Por eso, según Suetonio, se consideraba la pezuña hendida que distinguía al caballo de César como un presagio de sumo poder;
    – e inversa­mente, según Plutarco, la carencia de articulación confirma la natu­raleza destructora y demoníaca del asno.»
     
    6- Es curioso que en los mitos textiles suelen ser representadas escenas eróticas.
    Arakne urde las aventuras amorosas de los dioses y su promiscuidad con las hembras humanas;
    – el bordado de Hefaistos, la cohabitación de Afrodita con Ares, y la «mejor tejedora», Eileithya, es a la par patrona de los nacimientos.
    – En el tejido se entreteje el hilo de cada vida,
    – funesto cuando se quiebra, como en el santuario de las Erinyas;
    – benéfico en la aventura dionisíaca de Ariadna-Afrodita.
     
    7- En el tejer y trenzar asoma el poder plástico de la Naturaleza,
    – si advertimos que el viejo Oknos está rodeado de altas plantas pantanosas,
    – material con que elabora su soga.
    – Estas plantas son juncos (de jungere, unir), esparto, spartum;
    – es decir, lo que nace sin ser sembrado: la ciénaga,
    – donde la flora crece espontáneamente con brutal abundancia,
    – pero sin buen aprovechamiento, a la tierra cultivada, laborata Ceres.
    – Sin más que seguir la ruta que el símbolo nos indica,
    – hemos llegado a una etapa de civilización preagrícola.
    – El hombre aprovecha el vegetal espon­táneo, nada más.
    – El esparto no es, como el cereal, obra del hombre;
    – el spartum tiene la misma raíz y sentido que spurius, sin padre.
    – A la generación cenagosa de los espúreos
    – corres­ponde en lo social el mero enlace hetaírico, sin matrimonio.
    – De la familia aún no existe sino la madre, el factor indubitable.
     
    8- Lo que Oknos laborioso trenza, el asna lo va anulando.
    – Repre­senta este animal el poder destructor necesario al ritmo de la Gran Madre.
    – El trozo de soga que hay entre las manos del soguero y el belfo de la bestia
    – es breve jornada de la existencia que se abre
    – entre el poder de hacer y el de deshacer, ambos eviternos.
    – La lucha debió ser gigantesca entre los dos poderes

  • ana rodrigo

    _el_blog_de_celso_alcaina/Diosa-Dios_ en Religión Digital

    Me ha parecido muy interesante, y, como “el saber no ocupa lugar”, nunca viene mal saber cómo y porqué surgieron los dioses, masculinos, en la Antigüedad desplazando a la Diosa Naturaleza y a las diosas en general de todas las culturas.

    Cuando yo digo que el hombre (varón) ha creado a dios a su imagen y semejanza, aquí está la historia de cómo ocurrió.

    • ana rodrigo

      Gracias, Oscar, muy interesante.

      Por mi parte quiero aclarar que el golpe de Estado y la dictadura de Franco fue totalmente rupturista con la cultura feminista que existía antes de Franco, dificultando  la época post franquista.

      Me refiero a que, durante la II República, hubo un movimiento feminista impresionante y militante, hasta el punto que, con los escasos medios de comunicación de entonces, consiguieron que en la Constitución de 1931 se aprobase el divorcio, el aborto y el voto de las mujeres.

      Las Constitución actual, es cierto que no cambia la cultura patriarcal predominante desde siempre y ahora también, pero, desde no hace tantos años, hay libertad para el feminismo militante y activista que está consiguiendo hacernos presentes con nuestras denuncias y nuestras reclamaciones de igualdad entre hombres y mujeres.

      No sé cuando tendrá fin el patriarcado…

  • ana rodrigo

    Otro aspecto de la masculinidad es el tema de la virginidad, exigible o sospechoso en la mujer, y sin importancia en los hombres. Esta exigencia está muy, pero que muy impuesta en algunas culturas (cuando hablo de la mujer, siempre estoy pensando en la mujer en el mundo, no sólo en Occidente). El otro día vi un reportaje del Congo, también ocurre en otros muchos países, que mujeres violadas violentamente delante de sus maridos, éste las abandona y las echa de casa.

    De hecho, los prostíbulos existen por la inmensa concurrencia de hombres, sobre todo casados, clérigos y de toda índole, hasta llegar a ser la tercera economía mundial, después del negocio de las armas y el de las drogas. Y encima, una mujer prostituida es un desecho social, pero un hombre prostituidor, sigue siendo un señor en su vida.

    En el catolicismo, María ha perdido su nombre por el de la Virgen. ¡¡¡¿¿¿???!!! ¿Por qué será? Porque han sido los hombres los que han fundamentado la grandeza de María por ser ¿? virgen.

    El otro día leíamos en la entrevista del Papa y decía que el principio mariano es superior al petrino, ser mujer es más, asemeja, más a la iglesia que es mujer y esposa. O sea, la importancia de ser mujer es ser esposa y su referente es una mujer virgen. Si esto fuese así, ¿por qué la interpretación de las escrituras, la teología y los dogmas son hechos exclusivamente por los hombres?  ¿Por qué la Iglesia está en manos de hombres exclusivamente?.

    En fin, que no podemos cruzarnos de brazos…. y que nos den las cosas hechas y ya pensadas por otros.

  • oscar varela

    Por mujeres y por ancianas
    https://www.pagina12.com.ar/504605-por-mujeres-y-por-ancianas

     

    La cultura occidental espera primordialmente de las mujeres que sean bellas y fértiles. Desde la perspectiva androcéntrica de la sociedad capitalista la vejez de las mujeres se identifica con la fealdad, además la menopausia las convierte en asexuadas. No es banal como inscripción y determinante psicológico que abona el “viejimo” femenino, que los cuentos clásicos infantiles personifican la maldad en viejas repugnantes, expertas en brujerías, que acechan niñas y niños como en Blancanieves, Hansel y Gretel y otras.

     

    En estos tiempos de combate contra la discriminación a la mujer, a la homosexualidad, a la diversidad sexual, a la obesidad y demás debemos incorporar acciones contra el “viejismo” , la discriminación a la vejez, en particular la que victimiza a la mujer anciana, sujeta a un doble acoso, por ser anciana y por ser mujer.

    • ana rodrigo

      Muy interesante, Oscar, esta aportación, aunque no hace falta a que la mujer llegue a anciana, para los hombres, cuando llega a una cierta edad, las que le interesan son las jóvenes y bellas, es un aspecto muy al uso de vivir la masculinidad de forma improcedente, valorar a la mujer por su juventud y su belleza y, de ahí la moda de la cirugía estética especialmente en las mujeres.

      Gracias, Oscar.

       

  • Javiierpelaez

    No molestas a nadie Ana. Hoy en día incluso la cosa se complica más aún porque hay gente que discute el concepto de violencia de género cuando es una evidencia estadística… Las risas que me dió oír a Macarena Olona que la pasean por RTVE ,canal 24 horas,diciendo en doble salto mortal, que la ley de violencia de género no incluye a las parejas homosexuales… Yo en el caso más directo que me he visto envuelto a través de mi exmujer fue la madre de una compañera de mi hija  que salió a una casa refugio y aparte de otras hijoputeces que hizo la bestia parda no se le ocurrió otra cosa que aparentemente seguir, y probablemente sin apariencia, al gimnasio a mi exmujer porque colaboró en sacar a los hijos del colegio… El otro día vi a la madre agredida en una reunión de padres y estaba bien… Yo sinceramente no entiendo cuando hay hijos de por medio cómo se puede llegar a este enconamiento aunque no es extraño que el violento con su mujer lo sea con sus hijos.. Yo tengo una relación bastante cordial con mi ex que decidió poner fin a nuestra relación y, contradiciendo a la Ayuso, la veo casi todos los días porque paseo casi todos los días el perro habido durante el matrimonio para que mi hija estudie… Mi hija no tuvo una buena etapa con el divorcio (aunque no tengo claro si directamente por él o por un proceso de maduración),ahora está mejor… Mi hija que lleva mis “genes obsesivos” (porque mi ex no lo es) pasó momentos muy duros que no voy a precisar por si lee por aquí …. Mi hija es intelectualmente casi superdotada y emocionalmente frágil como un pajarito…Ahora parece anda mejor… Ana no molestas …

    • ana rodrigo

      Muchas gracias, Javier, por tu amabilidad y buena recepción de mis reflexiones.

      Solamente añadir que, en demasiadas ocasiones. se da la violencia vicaria y no recuerdo el número de niños y niñas asesinados por el padre para hacer sufrir de la forma más cruel a su exmujer.

      Entre los tipos de violencia que enumera la ONU MUJERES, veo que no señala este tipo que acabo de mencionar, que es la más terrible, creo, de todas. Que te asesinen a tus propi@s hij@s es lo peor que le puede pasar a un ser humano y esto les pasa a muchas madres.

      Un abrazo

  • Domingo (ccp Granada)

    Gracias Ana por tu lucha incesante. Si esto pasa en Atrio, un espacio progresista, de muchas mentes sesudas arreglando el mundo, generalmente hombres y de avanzada edad…, no es extraño que siga ocurriendo en muchos ámbitos de la sociedad y especialmente religiosos. Si Francisco esta siendo un soplo de aire fresco en lo social, con el tema de la mujer huele igual de podrido que esta envejecida, clerical y anti evangélica jerarquía eclesial. Sigue Ana, no pares, algunos vamos aprendiendo.

    • ana rodrigo

      Gracias, querido Domingo, por animarme a seguir en la lucha, que debe ser de todas y de todos, entre otras cosas porque, como he dicho, la educación general, en la sociedad nunca ha implicado a los hombres para vivir su masculinidad desde la igualdad. Y, como digo, las mujeres hemos luchado contra la educación recibida y las costumbres sociales normalizadas, pero los hombres tienen la asignatura pendiente de su autoanális colectivo.

      Y si no saben sobre feminismo, que hablen sobre la manera de vivir como hombres en una sociedad en la que las mujeres estamos constantemente denunciando cuáles son las consecuencias del patriarcado, del machismo y del androcentrismo. Máxime cuando esa forma de vivir masculina es la causa que produce la desigualdad y todas sus consecuencias. Para eso hay que ponerse a “estudiar” una cuestión de la que se habla poco. Resuelto este tema de los hombres, se acabarían los problemas de desigualdad de las mujeres. Es que no acabo de entender porqué en las denuncias desde el feminismo, los hombres piensan que es cosa de mujeres, sin pensar dónde está la causa.

      Aunque nos vimos ayer, ahí otro abrazo.

  • ana rodrigo

     
    Buscando en ONU MUJERES encontramos:
    Tipos de violencia contra las mujeres

    Violencia contra mujeres y niñas en el ámbito privado
    La violencia contra mujeres y niñas en el ámbito privado puede incluir:
    Violencia económica
    Violencia psicológica
    Violencia emocional
    Violencia física
    Violencia sexual

    Feminicidios
    Asesinatos por honor

    La violencia sexual puede incluir:
    Acoso sexual
    Violación
    Violación correctiva
    Obligar a la víctima a comportarse de manera heterosexual o acorde con una determinada visión normativa de la identidad de género.
    Cultura de la violación
    Trata de personas

    Mutilación genital femenina
    declaración conjunta de la OMS, el UNICEF y el UNFPA.
    Violencia en línea o digital
    La violencia en línea o digital contra las mujeres es cualquier acto de violencia cometido, asistido o agravado por el uso de la tecnología de la información y las comunicaciones (teléfonos móviles, Internet, medios sociales, videojuegos, mensajes de texto, correos electrónicos, etc.) contra una mujer por el hecho de serlo.
    Nota personal mía, cada apartado de estos implica una cantidad de sufrimiento inmensa de niñas y mujeres, solamente por serlo.

    Segunda Nota mía; el hecho de que este post esté centrado en la violencia contra las mujeres, no quiere decir que sea incompatible con mi preocupación por tantas injusticias y sufrimientos que hay en el mundo, como el problema del hambre, de la infancia, de la pobreza, de la injustica capitalista contra los países empobrecidos, el problema de las migraciones y una infinidad de retos que tenemos en nuestra época, la única vez en la historia que la Humanidad tiene capacidad de eliminar todos estos y otros en el mundo, y parece que no pone mucho empeño en ello.

    Pido perdón por ser tan exhaustiva en la información, pero como no es obligatorio leerlo todo, pues ahí queda por si a alguien le interesa.

    Abrazos

  • Juan A. Vinagre

    Me uno a las reflexiones de Gonzalo, y  a  tus inquietudes  y reivindicaciones, Ana. Y me uno no solo como varón que quiere un trato y un rango igual para todas-os, sino también como creyente en un Padre común que nos quiere iguales, sin privilegios que discriminen.  En este tema, en la Iglesia -más dependiente de sus circunstancias históricas y culturales de lo que se ha creído y admitido-, hay un fallo de interpretación y un “pecado” de devaluación nada evangélica, pecado secular, milenario, que está sin “enmendallo”.

    (Por cierta asociación,  y sin ánimo de incordiar demasiado, una pregunta:  ¿Por qué en algunos colegios religiosos todavía se discrimina tanto, que imponen la separación de sexos ya desde la educación infantil?  ¿La autoridad eclesiástica no  debería  revisar  y corregir ese error, que tiene historia y luchas enconadas detrás?   ¿En esa “separación” por sexo no hay, al menos,  un larvado  machismo, y quizá también un hábito de ver a la mujer como sexo (un peligro!),  más que como persona y compañera?  Se aprende a valorar como iguales,  y a respetar -se educa mejor-, conviviendo en armonía, con valores más humanos y fraternos, que no discriminan.  Una educación integral, humanizada, puede ayudar-ayuda a superar mejor el machismo cultural. No es la economía, es la educación humanizadora la que ayuda a crecer como personas y a convivir mejor…

    • ana rodrigo

      Qué buenas preguntas haces, gracias, Juan A.

      Cuando existió de forma oficial la asignatura de Educación para la ciudadanía, ante la presión de la Iglesia contra esta asignatura, el ministerio dio libertad a los colegios religiosos para que eliminasen aquellos capítulos que les molestasen, y uno de los que eliminaron fue el que trataba sobre la igualdad. A continuación, la primera decisión que tomó Rajoy, a los 15 días de estar en el gobierno fue eliminar la asignatura.

      De ahí que todavía los de derechas, muchos confesos fervorosos cristianos, hablan de adoctrinamiento, cuando piensan en educación.

      Así que, pensando en tus preguntas, creo que la presión religiosa en muchos de los centros educativos, ya sea el propio centro, ya sea por la jerarquía eclesiástica, ya sea por lo movimientos cristianos organizados, como Hazte Oir, el Yunque, etc., se siga criterios auténticamente machistas.

      En la pequeña recesión que hice ayer de la novela Leonís, Vida de una mujer, cuando la propia ficción de que esta mujer se convierte en hombre, durante una temporada, se da cuenta de los privilegios de los hombres y de la manera tan diferente como se mira a una mujer, en contraste con cómo se ve a un hombre. La insignificancia social de una mujer y el poder y lo importante que es ser hombre. La separación de niñas y niños en algunos colegios religiosos sigue este guión, las niñas hay que protegerlas porque son débiles, mientras que los niños, como “los niños no lloran”, no necesitan esa protección, son fuertes, valientes, llamados a ser poderosos. Una aberración más.

  • ana rodrigo

    En primer lugar y antes de todo, agradeceros a quienes habéis intervenido ya en comentar mis reflexiones, solidarizándoos con la causa de la mujer.

     

    Y, ahora si me permitís, voy a contaros una cosita para quienes me aguanten con paciencia.

    Estoy leyendo una novela de 853 páginas ¡!, que se titula “LEONÍS, Vida de una mujer” de Andrés Ibáñez, un hombre que sí está muy bien informado de lo que es el feminismo.

    No quiero aburriros, pero, de forma breve y con moraleja incluida, resumo, tiene dos grandes ficciones novelísticas: a) una mujer que vive 500 años, que viene a ser la historia de cualquier mujer desde el siglo XV hasta el momento actual, apoyada en la historia real y cierta de cada siglo. Y b), otra gran ficción novelesca también, es que durante un tiempo esta mujer se convirtió en hombre y experimentó la gran diferencia entre ser hombre o ser mujer en la sociedad, es decir, cómo han vivido las mujeres a lo largo de la historia y cómo han vivido los hombres en una sociedad machista, androcéntrica y patriarcal, sencillamente, porque era lo que había y es lo que hay.

    La protagonista es una de tantas mujeres que viven contra corriente y es valiente, culta y valiosa contra toda una sociedad. Al estilo de la vicepresidenta de Colombia actual Francia Elena Márquez Mina que nos recuerda Oscar.

    Toda la novela está escrita en clave feminista. Todavía voy por la página 616, la novela es impresionante.

    Moraleja: el cambio (de ficción) de ser mujer y después hombre, supone vivir en el pellejo de ambos sexos y comprender mejor a la mujer desde la mirada y experiencia vital de hombre. Y, por otra parte, el ocultamiento y la ausencia total en los libros de historia de tantas grandes mujeres a lo largo de la historia algunas conocidas, pero de las que apenas se habla, y la mayoría ocultadas a conciencia.

    Es lo que pretendo yo con mis frecuentes intervenciones sobre el tema la mujer, que se nos trate y se nos den las mismas oportunidades que tienen los hombres, sin tener que estar siempre en plena y dura lucha por la igualdad.

    Abrazos a todos y a todas con todo mi cariño.

     

     

     

  • ELOY

    Muchas gracias Ana Rodrigo por tu reflexión y por marcar puntos prácticos en los que incidir en nuestra vida diaria también aquí, en ATRIO.

    Un saludo

  • mª pilar

    Mi querida Ana, tienes:

    ¡¡¡Toda la razón en tu lucha y estoy contigo!!!

    Como ya sabes…de otra manera…nunca me ha gustado decir las cosas en alto, pero siempre he estado al lado de ellas…de otra manera…cada cual sigue su camino y el mío, no es blandir banderas…de ningún signo…pero siempre he estado ahí, junto a ellas, escuchándolas, apoyándolas, buscando la mejor solución a su caso personal, ahora dada mi edad, menos, porque ya no estoy en lugares de encuentro y ayuda.

    No es por vagancia, es, porque mi salud ha dado un fuerte jiro, del que parece que poco a poco me voy recuperando.

    No es una excusa, es una dolorosa realidad de la que comienzo a salir.

    Cada persona tiene su manera de actuar, y comprendo tu indignación ante nuestra apatía “aparente” y creo, que Atrio también está en ello de manera distinta, la prueba es que Antonio su alma mater, nunca ha dicho o echo algo en contra de tu mirada ante la mujer y su marginación.

    Sabes que siempre te leo y también sabes que estoy a tu lado, quizá de otra manera, pero lo estoy.

    Gracias querida Ana por espolear nuestras conciencias, y tienes que saber que estamos a tu lado…de otra manera…Un abrazo muy, muy entrañable y agradecido por ser como eres, una gran mujer defensora absoluta de todas las mujeres maltratadas en tantos lugares del mundo, en sus casas, en sus trabajos, en sus diversiones…donde también son agredidas…por hombres que son unos abusadores machistas que creen que tienen todos los derechos por el hecho de serlo, y lo que verdaderamente son:

    Unos abusadores empedernidos.

    Mi abrazo entrañable querida Ana.

  • oscar varela

    COLOMBIA

    La Vicepresidenta Francia Elena Márquez Mina es hija del pueblo negro, raizal y palenquero; madre de dos hijos y cuidadora de la casa grande: el útero mayor, la Madre Tierra. Nació en Suárez (Cauca), en medio de una montaña surcada por dos ríos, donde sus abuelos, abuelas, padres y ella misma tienen el ombligo sembrado.

    https://piensachile.com/2022/11/30/vicepresidenta-de-colombia-habla-de-lo-que-significa-ser-mujer-pobre-y-negra/

  • Gonzalo Haya

    Querida Ana, creo encontrarme “En los hombres de atrio, no quiero pensar que sea por indiferencia, pero sí echo en falta que no se impliquen personalmente contra este lastre mundial, no sólo colaborando con el feminismo, sino colaborando en regenerar la masculinidad del colectivo reinante”. Como es habitual, tiendo a justificarme pensando que en esta vida cada uno tiene su misión (la tiene o se la va ajustando según sus circunstancias). Uno es agricultor, otro es médico… y otro es ¡entomólogo! A pesar de esto reconozco también que los signos de los tiempos nos presentan hoy, y muy en relieve, las injusticias que cometemos, social y personalmente, contra la dignidad y el valor de las mujeres. Personalmente me afecta más la injusticia que todos cometemos con los hombres mujeres y niños que mueren por la hambruna, por falta de médicos y medicinas, por explotación laboral o financiera… ¡Y a pesar de eso, ni siquiera es esa mi misión! Me siento más semejante al ontomólogo, ¡trato de aprehender y transmitir la última realidad de la existencia (que a poca gente le interesa)! Tu haces muy bien en insistir, y en molestar si es preciso, luchando contra las injusticias del machismo. Tu papel en Atrio es fundamental para compensar el machismo inconsciente de muchos colaboradores (entre los que me incluyo). Personalmente agradezco tu llamada de atención, pero no sería sincero si te asegurara algún cambio práctico. Te envío un muy cordial abrazo

Deja un comentario