Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
7236 Artículos. - 110405 Comentarios.

Carta de Navidad

[Esta carta estuvo en ATRIO algunos días atribuida o Leonardo Baldarrain. Sin embargo la había enviado Leonardo Boff. Un error al seleccionar en la lista de autores el “Leonardo” anterior al correcto. AD ]

Os trasmito con cariño una carta del Niño Jesús para todas vosotras y todos vosotros. LB.

Queridos hermanitos y hermanitas:

Si al mirar el pesebre veis en él al Niño Jesús y os llenáis de fe en que Dios se hizo niño, un niño como cualquiera de nosotros, y que Él es el Dios que está siempre con nosotros, especialmente con los niños que tienen hambre y están en medio de guerras,

Si conseguís ver en los otros niños y niñas la presencia secreta del Niño Jesús, de modo especial en los que andan por las calles, sucios y pidiendo comida,

Si podéis hacer que renazca el niño,nescondido en vuestros padres, en las personas adultas y en todos los invitados para que en ellas surja el amor, la ternura, el cariño, el cuidado y la amistad con todo el mundo, de modo particular en ese tiempo en el cual ha reinado el odio, mentiras, calumnias y hubo hasta muertes por tener opiniones diferentes,

Si al mirar el pesebre descubrís a Jesús pobremente vestido, casi desnudo, como miles de niños en estos tiempos sombríos de pandemia, y os acordáis de tantos niños igualmente pobres y mal vestidos y sufrís desde el fondo del corazón por esta situación inhumana; si ahora deseáis compartir un poco de lo que tenéis y cuando seáis mayores cambiar este estado de cosas,

Y si llenos de fe os dais cuenta de que ese niño que lloriquea y busca el pecho de su madre María, es el Divino que no vino a juzgarnos sino a jugar y alegrarse con vosotros,

Si al ver en el pesebre el buey y la mula, las ovejas, las cabritas, los perros, los camellos y el elefante pensáis que todo el universo está también iluminado por el Niño Jesús y que todos, estrellas, piedras, árboles, animales y humanos somos hermanos y hermanas y formamos la gran Casa de Dios,

Si miráis hacia lo alto y veis el cielo adornado de estrellas, grandes y pequeñas, y recordáis que hay siempre una estrella semejante a la de Belén sobre vosotros que os acompaña, os ilumina y os muestra los mejores caminos,

Entonces sabed que yo estoy llegando de nuevo y renovando la Navidad. Estaré siempre cerca de vosotros, caminando a vuestro lado, llorando y jugando con vosotros hasta aquel día, que solo el Padre sabe, en que llegaremos todos, humanidad y universo, a la Casa del Padre y Madre de bondad para ser juntos eternamente felices. Entonces será una fiesta como la de Navidad, sin fin, por toda la eternidad.

Belén, 25 de diciembre del año 1

  Firmado: Niño Jesús

2 comentarios

  • Santiago

    Muchas gracias Román por compartir esta experiencia de Navidad con todos nosotros.

    Admiro tu fe y perseverancia en ella pues en verdad el real sentido navideño es ese “Dios con nosotros”,  Aquél que viene siempre a rescatarnos de las tinieblas y de la soledad existencial del alma,  “haciéndose” uno como nosotros, desvalido y vulnerable, para brindarnos la gracia que nos salva.

    Y por otro lado, también recuerdo como tú, aquellos tiempos cerca de estas fechas cuando esperábamos nuestra redención “revolucionaria” en la Cuba de entonces.
    Hoy, vemos, con claridad nítida que todo lo materialista se desvanece con e l  paso del tiempo y solo queda el valor del amor infuso por Dios en nosotros en la Verdad de Cristo que resplandece en cada Navidad. Nada sobrevive en la mentira y el engaño. Esa es la lección para los cubanos que seguimos esperando en el derecho a la libertad en nuestra amada patria, en la Misericordia del Señor.

    Un abrazo, deseándote un Feliz Año Nuevo 2023 extendiéndolo a todos mis amigos de ATRIO

    Santiago Hernández

  • Román Díaz Ayala

    Jesusito de mi vida, tu eres niño como yo,

    por eso te quiero tanto y te doy mi corazón.

    Buen Jesús, tómalo, tuyo es, mío no.

    Eran las navidades de 1956 y desde entonces Jesús me tomó el corazón que yo le daba. Tenía 10 años, y entonces  visitaba una iglesia bautista y al mismo tiempo la parroquia. Llevaba conmigo un Nuevo Testamento Reina Valera y otro Bover. Los leía los dos. Al año siguiente me bautizaron católico.

    En esas navidades se hablaba muchísimo de un grupo de guerrilleros  que llegados en barco desde México  se escondieron en el sur de mi provincia, la Sierra Maestra,  empezando una lucha para reinstaurar la Constitución de 1940 y la democracia. Mi padre me hablaba de estas cosas haciéndome su confidente.

    Últimamente con la  canción de la mañana suelo añadir ese corito y me siento arropado por ese niño que me mantiene unido a su Padre.

Deja un comentario