INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6542 Artículos. - 101815 Comentarios.

El subconsciente machista del colectivo que lidera la Iglesia

Cada tarde, al programar entradas en ATRIO para el día siguiente, hago un repaso de las cosas que me han llamado la atención en el día. Y hoy, aunque tenía reservado ese artículo de Deme Orte sobre las inmatriculaciones en España, me ha parecido oportuno relacionar y presentar dos, leídos en medios muy difierentes, pero que me han parecido coincidir en un problema que tal vez frene los deseos de reforma que este señor Papa (Alberto dixit) quiere implantar en la Iglesia. Uno parece un pequeño lapsus de Francisco pero refleja el subconciente machista en la mayoría de líderes de la Iglesia, sin excluir al papa, El segundo es un profundo estudio sobre la centralidad que debe tener en el Sínodo el tema de los abusos. AD.

I. En Foro de Curas de Bizkaia, martes 15 de noviembre

“Viejas habladoras”: El Papa tiene un problema con las mujeres

BONN ‐ Con sus recientes declaraciones sobre los sacerdotes chismosos, el Papa Francisco ha herido a las mujeres, comenta Christoph Brüwer. Con estas palabras se muestra que la falta de aprecio en la Iglesia no comienza con la cuestión del ministerio para las mujeres.

Por Christoph Brüwer, 15/11/2022. Fuente:   katholisch

Ciertamente, el Papa quiso elegir unas palabras claras para dejar claro a los formadores de los sacerdotes latinoamericanos qué clero imagina: “Ustedes son hombres, compórtense como hombres, no son ancianas habladoras, por favor”, enfatizó el líder de la Iglesia ante los chismes que los sacerdotes vierten entre ellos. Esta declaración patriarcal y sexista ha causado, con razón un gran revuelo, especialmente en las redes sociales. No es la primera vez que el Papa muestra la imagen, a veces sesgada, que tiene de la mujer. Por ejemplo, tenemos que recordar la descripción de “fresas en el pastel” para mostrar la importancia de las mujeres teólogas en la iglesia.

Por supuesto, el Papa, de 85 años, proviene de una generación y cultura diferentes. Sin embargo, como cabeza mundial de la Iglesia, debe ser consciente de su papel y del significado de sus palabras. Numerosas mujeres llevan y dan forma a la vida parroquial no sólo en Alemania. Especialmente, en un momento en que cada vez más parroquias se están fusionando y los pastores a tiempo completo están disminuyendo, se hacen cargo de la catequesis, de las liturgias de la Palabra o de los bautismos.

Por lo tanto, no debería sorprender que las mujeres se sientan heridas por tales declaraciones del Papa. Tan correcta e importante como es, sin duda, la discusión sobre la ordenación de mujeres como diáconos o sacerdotisas, estos comentarios muestran que el trato desigual y la falta de apreciación son mucho más profundos y que se necesita urgentemente un replanteamiento radical. Y, aunque no guste, la igualdad no tiene nada que ver con el “espíritu de la época” al que se recurre constantemente, sino que es más bien una misión cristiana.

En este contexto, suena casi irónico que hace menos de 14 días, durante su visita a Bahrein, el Papa pidiera el reconocimiento de las mujeres “en la educación, el trabajo y en el ejercicio de sus derechos sociales y políticos”. Si quiere que estas apelaciones se tomen en serio, es hora de que comience por sí mismo.

 

II. En National Catholic Reporter, martes 15 de noviembre.

La crisis de los abusos debería ser el centro del proceso sinodal en curso del Papa

Por MASSIMO FAGGIOLI y HANS ZÖLLNER

Como el historiador jesuita estadounidense p. John O’Malley escribió en uno de sus últimos artículos publicados en la revista América el pasado mes de febrero , la historia de la sinodalidad es más antigua de lo que se cree. Hay diferentes fases en la historia de la institución sinodal y de la forma de gobernar la iglesia: desde la iglesia primitiva hasta la época medieval y el catolicismo moderno temprano. La fase actual es parte de lo que el Vaticano II tenía en mente para la reforma de la iglesia: una mezcla de aggiornamento (o actualización a la luz de nuevos temas) y de recursos (mirar de nuevo las fuentes antiguas de la tradición cristiana).

Al mismo tiempo, el actual proceso sinodal iniciado por el pontificado del Papa Francisco no puede entenderse fuera de la crisis de abusos que cambia la época en la Iglesia Católica, uno de los “signos de los tiempos” de los que habla la constitución pastoral Gaudium et Spes del Vaticano II: ​​”la Iglesia ha tenido siempre el deber de escudriñar los signos de los tiempos y de interpretarlos a la luz del Evangelio”. El hecho es que ahora ya no es la iglesia la que escudriña los signos de los tiempos a la luz del Evangelio. Son también los signos de los tiempos, comenzando con las voces de las víctimas y sobrevivientes de abusos, quienes escudriñan a la iglesia a la luz del Evangelio.

Se ha producido un hecho evidente que ya no es posible ignorar, descartar, menospreciar o quedarse como espectadores frente a los casos de abuso, especialmente en la iglesia. El abuso de cualquier tipo —sexual, espiritual, abuso de poder y/o autoridad— contradice flagrantemente la dignidad fundamental de todo ser humano. Este reconocimiento del terror al abuso es parte de un largo proceso de conocimiento y comprensión a nivel sociocultural y político (opinión pública, legislación, sistema de justicia), pero también a nivel comunitario como comunidad católica (que es mucho más grande que sólo el número de los que después del bautismo participan sacramentalmente en la vida de la iglesia).

La mayoría de las fases locales y nacionales del proceso del sínodo en curso, tal como surgieron del documento de síntesis publicado por el Vaticano el 27 de octubre , han mencionado la crisis de abuso como un factor clave para moldear la percepción y comprensión de la iglesia, no sólo por los medios sino también por los católicos. Esta conexión entre la necesidad de una iglesia más sinodal y el escándalo de los abusos ha sido visible también en aquellos países donde no ha habido una investigación nacional como la habida en Inglaterra y Gales (The Independent Enquiry on Child Sex Abuse, 2022), en Francia (el informe CIASE en 2021) o en Australia (el informe de la Comisión Real publicado en 2017).

Debe entenderse que las posibilidades del proceso sinodal que pronto iniciará su fase continental están íntimamente ligadas a lo que la Iglesia Católica esté haciendo y dejando de hacer en la crisis de los abusos. Se trata de la crisis de abuso incluso cuando no se trata explícitamente de la crisis de abuso.

Si hay un tema en el que los católicos de muchos países decidirán quedarse o irse, es la reforma de la iglesia como respuesta creíble a la crisis de los abusos. En esto, quienes caracterizan la sinodalidad como una conversión espiritual y no estructural deben mirar a la historia. (Fue impactante ver que en el grupo de expertos que se reunió en Frascati para redactar el documento de síntesis de octubre no había ni un solo historiador). La gran mayoría de los católicos que se han vuelto sensibles a la crisis de los abusos y ahora miran el futuro de la iglesia no quieren otra Iglesia, una Iglesia católica más en oposición a la existente. No quieren otra Reforma que divida el catolicismo en dos.

No quieren una “Contrarreforma” como la que reaccionó contra los reformadores protestantes en el siglo XVI. Lo que quieren es una reforma católica que dé nueva vida a las estructuras existentes, que no tenga miedo de deshacerse de las estructuras que ya no tienen una función significativa y que seguramente no la tendrán en el futuro, y que sea valiente para crear otras nuevas.

Es cierto, como han dicho muchas veces los líderes sinodales, que el proceso sinodal es un fruto maduro del Vaticano II. Pero esta será una promesa fallida, y una señal ominosa del estado de recepción del Vaticano II, si el sínodo sobre la sinodalidad no aborda la crisis de abuso, especialmente en la Iglesia Católica, como una de las señales de nuestro tiempo.

Sin duda, la crisis de abuso se menciona en una serie de documentos de procesos sinodales nacionales, incluidos los de EE. UU., Australia, Austria y Francia. Sin embargo, la fuerte impresión es que a menudo el sufrimiento de las víctimas de abuso en la iglesia se presenta como uno más entre otros temas igualmente importantes. Más importante aún, la referencia a una “mayor transparencia, rendición de cuentas y corresponsabilidad” (como en el punto 20 del documento publicado por el Vaticano en octubre) no parece conducir realmente a abordar los problemas sistémicos que subyacen a la doble crisis: de abuso y de falta de confianza en el liderazgo de la iglesia, y la consiguiente necesidad de cambios estructurales, especialmente en el gobierno de la iglesia y los modelos de ministerio.

Querer ignorar o minimizar el impacto de la crisis de abuso puede estar motivado por dos razones.

Por un lado, muchos piensan que se ha hablado demasiado ya de los abusos, y que finalmente se debería volver a las cuestiones pastorales “reales”. Esta puede ser, dependiendo de la preferencia, la variante liberal o conservadora de una mentalidad de fortaleza. Este último deja de lado la doble crisis —el horror de la violencia sexual interiorizada en parte de clérigos, religiosos y otros en la iglesia, y el gran horror del fracaso institucional de los líderes de la iglesia para detener el abuso— cuando se habla, por ejemplo, sobre la sinodalidad y la forma en que de la iglesia debe mostrarse en el presente. Todo lo que pueda perturbar un clima espiritual de nuevo comienzo, que se anhela con urgencia después de tantos escándalos,  debe ser excluido.

Por otro lado, algunos, incluidos los que lideran el proceso de la vía sinodal nacional de Alemania, se ven expuestos a la acusación de que están utilizando los casos de abuso como pretexto para impulsar demandas políticas eclesiásticas que se hacen con frecuencia, como la ordenación de mujeres, sin tener pasado por un auténtico proceso de discernimiento espiritual.

El peligro inherente a dejar el escándalo de los abusos fuera de la corriente principal de las deliberaciones sinodales (lo cual es comprensible desde un punto de vista humano en vista del sufrimiento insoportable de los afectados y el fracaso del liderazgo de la iglesia) es grande y tiene graves consecuencias. La profunda desilusión, la ira, la resignación y la alienación de muchos católicos, incluso del núcleo de las parroquias y otras instituciones eclesiásticas, simplemente desaparecerían y conducirían permanentemente a muchos creyentes comprometidos y sus familias al exilio espiritual.

Además, tampoco se aprovecharía el gran potencial creativo de una verdadera renovación espiritual e institucional que llevaría a una iglesia más segura, más transparente y más honesta. El precio parece demasiado alto para muchos, que no reconocen y admiten que no hay soluciones rápidas y mágicas, ni de izquierda ni de derecha.

Al mismo tiempo, en vista de los muchos desarrollos similares a la crisis también en la sociedad y en el mundo, sería una señal necesaria si la Iglesia Católica enfrentara conscientemente la confrontación extenuante y desilusionante con su pasado y presente muy mezclados. Al hacerlo, sería un ejemplo de cómo, con sus propios fracasos y potencialidades, puede tener lugar un desarrollo posterior realista y efectivo de lo que estaba al comienzo del cristianismo: el volverse desinteresadamente hacia aquellos que más anhelan la curación y la salvación de Dios. .

[Massimo Faggioli es profesor de teología histórica en la Universidad de Villanova. el padre jesuita Hans Zollner es director del Instituto de Antropología de la Pontificia Universidad Gregoriana y miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores.]

8 comentarios

  • oscar varela

    El Papa anticapitalista y pacifista ya no agrada
    “No es de extrañar, por tanto, que este  Papa  anticapitalista, ecologista, anticlerical, popular y pacifista  acabe en la columna de las curiosidades”, escribe Daniela Ranieri , en un artículo publicado por  Il Fatto Quotidiano , el 15-11- 2022.

     

    https://www.padrescasados.org/archives/112863/o-papa-anticapitalista-e-pacifista-nao-agrada-mais/

  • Antonio Duato

    Agradezco el interés que han puesto Antonio Llaguno y Ana en comentar estos dos textos que me llamaron la atención el martes pasado y yo los relacioné con una entradilla tal vez no del todo clara y acertada en alguna palabra.

    Dudé si al referirme a un lapsus del subconsciente de Francisco debía utilizar la palabra “machista”, matriarcal o propio de célibes y solterones (aunque permanezca en muchos casados). Se trata de no captar lo que pueda ofender a las mujeres de hoy, como el decir que las habladurías son más propias de las mujeres o que el cuidado de la familia y la casa “es la excelsa tarea encomendada a las mujeres que son las reinas del cuidado“.

    Entiendo y recojo de Antonio su defensa de Francisco, que “es hijo de su tiempo, de la Iglesia que gobierna y de la sociedad en la que vive y está dando pasos muy llamativos en favor de la integración plena en la Iglesia de colectivos rechazados o discriminados”. Creo que he defendido y apoyando a Francisco como nadie desde la gran sorpresa de 2013.

    Entiendo a Ana y le agredezco que nos vaya educando a todos sobre sensibilidad femenina (no necesariamente feminista) y perspectiva de género.

    Pero lo que más me preocupa es que ese subconsciente de los líederes de la Iglesia, unido a un temor hacia al cisma de los ultraconservadores, haga que este Sínodo (que el papa ha prolongado un año más, hasta el 2024, pues lo considera como la mayor obra de su pontificado y lo más trascendental para el futuro de la Iglesia) acabe frenando, por prudencia, instancias que ya son cambios necesarios: nuevo planteamiento del sexo en la moral (lo malo del sexo no es el placer prohibido -pecado de materia grave siempre- sino el mal a otra persona agredida) que debe ir acompañado de apertura total de ministerios y responsabilidades a mujeres y a casados.

    Y me paareció significativo que dos personas como Massimo Faggioli (historiador y teólogo laico, estudioso del Vaticano II en la escuela de Alberigo en Bolonia) y Hans Zollner (jesuita profesor de psicología en la Gregoriana, máximo defensor de las víctimas de abusos sexuales) se hayan unido en resaltar en una importante revista internacional ese punto: pasos decisivos en moral sexual, en igualdad sexual y en perspectiva de género no se podrán dar en la Iglesia hoy (lo cual causaría una enorme decepción entre los fieles más activos) si no se aprovecha el gran Signo de los Tiempos de los abusos, para enfrentarse con apertura y humildad, analizando las causas estructurales por las que se han producido. Ya Drewerman (cf. Clerigos en Trotta) había anunciado a tiempo esa contradicción existencial del Clérigo. Hoy, aunque Francisco quiera reformas y hable en contra del clericalismo, no se cambiará nada si no se parte, estratñegicamente de esa llaga abierta y purulenta aún hoy, tras más de diez años de haber proliferao los escándalos.

    Si quieres, Antonio Ll., no es el tema en sí más importantee. Pero estratégicamente puede ser el más decisivo para vencer resistencias inveteradas en cuestiones de sexo y de género. Sin asumir con humildad y compasión poe las víctimas ese desastre de los abusos, los líderes de la Iglesia católica tenderían a fortalecer las murallas e imitar a los talibanes, a los ayotalás, a los Viganó, a Kirill y al mismo Putin en esa defensa contra el libertinaje y modas de occidente.

  • Antonio Llaguno

    No entraré en la crítica al Papa por decir que no se comporten como “viejas chismosas”. Los colectivos feministas radicales, tienen la piel muy fina y se ofenden enseguida. Yo no veo “machista” esa frase, dicha por el Papa o por su palafrenero.

    Pero sí voy a entrar en la frase “La crisis de los abusos debería ser el centro del proceso sinodal”. 

    Sencillamente no estoy en absoluto de acuerdo.

    La “crisis de los abusos” no es el problema principal de la Iglesia.

    Es una consecuencia de la moral sexual de la Iglesia católica y de la evolución de la sociedad, y es un problema grave pero no es “El Problema”

    Los curas abusadores son delincuentes y deben ser tratados como delincuentes. Punto final. Cárcel y a otra cosa.

    El proceso sinodal, está evaluando cosas mucho más profundas y centrarlo en los abusos o en el sacerdocio femenino, o en el celibato sacerdotal es coger el rábano por las hojas. Es imprescindible, a mi juicio, entrar en el COMO se establece la doctrina y las consecuencias que esa doctrina tiene en la praxis cotidiana de los católicos, en el gobierno de la Iglesia y en los conceptos morales que se aplican a si mismos los católicos.

    Porque todos esos males, o asuntos a reformar, provienen de un mismo mal general, que es una doctrina que está basada en un concepto del mundo medieval y anticientífico. Son criterios establecidos como dogmas que, en la mejor de las ocasiones, provienen de la época de Trento (1500 y pico) y un niño de 12 años de hoy, sabe más del mundo y del medio en el que vive que un catedrático erudito del Concilio de Trento.

    Dogmas que están ya superados por la inmensa mayoría de los creyentes como el del pecado original, la virginidad de maría, y similares, se mantienen como firmes e inmutables y provocan confusión en los creyentes y estupor (Cuando no hilaridad) en los no creyentes.

    Y cuando la Iglesia se empeña en defender que su doctrina no ha cambiado en 2000 años, lo más gravoso es que no se den cuenta de que nos están mintiendo.

    Cuando tenía mi blog, escribí un artículo sobre las modificaciones de la doctrina que ha sufrido la Iglesia Católica a lo largo de su historia y es simplemente mentira que no haya cambiado. Sirva de ejemplo que fue de “católica” y después de un concilio admitió ser “arriana” y después de otro concilio decidió dejar se ser “arriana” y volver a ser “católica” gracias a la intervención de Atanasio el Infame. Y me da igual si llevaba la razón Arrio o Atanasio. Es discutir sobre el sexo de los ángeles, pero el hecho es que cambió.

    Pero en fin. Sirva de manifiesto el hermoso poema de Pere Casaldáliga

    “Si en medio de la Iglesia
    te sientes, hoy, hermano,
    como un leproso antiguo…
    ¡No atropelles el tránsito
    ni dejes el camino!”

    Así que… sigamos caminando.

    • ana rodrigo

      Ante una sociedad estructuralmente machista y patriarcal, y ante una iglesia que no trata por igual a hombres y mujeres, lo de feministas radicales con piel fina, sobra. Quien tenga ojos para ver que vea, quien tenga oídos para oír, que oiga. Porque, encima, no vamos a ser las mujeres las culpables de la marginación, de la desigualdad, o del mal trato y desprecio por parte de una sociedad patriarcal y de una iglesia, que es la institución que más lo practica, pues es la única Institución internacional que no cumple los primeros artículos de la Declaración Universal de los DDHH. Nos trata como apagavelas y, además, hay que darle las gracias. No seré yo quien lo haga. Allá cada cual.

      Artículo 1 de la Declaración de los DDHH; “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”

      Artículo 2: “Toda persona tiene los derechos y libertades de esta Declaración sin distinción de raza, color, sexo …”

      Si esto es radical y crear piles finas, pues eso….

       

      • Antonio Llaguno

        No sobra, Ana.

        Y no lo hace porque no es la sociedad quien lo ha escrito.

        Lo ha escrito una persona individual que ya está hasta las narices de que le juzguen por el simple hecho de haber nacido con un colgajo entre las piernas.

        La Iglesia tiene mucho trabajo por delante para que las mujeres tengan la posición y el trato que se merecen y que no han tenido nunca.

        Pero ya está bien de acusar de machismo a cualquiera que no os da la razón.

        Podemos trabajar tod@s junt@s para llegar a la justicia pero si empezáis juzgándonos, acabará siendo muy poco importante para los varones como yo.

        Y tendréis una estupenda Iglesia feminista… y estrictamente femenina.

        Porque ni el Papa ni yo hemos dicho una palabra contra la declaración de derechos humanos, ni contra lo que significa y sus consecuencias.

        Así que sí. En mi opinión es tener la piel muy fina.

        Pues eso.

        • ana rodrigo

          Antonio Llaguno, creo que no has entendido bien que el feminismo no va contra los hombres, sino contra los machistas y las estructuras sociales y eclesiásticas que lo son.

          La Iglesia no habla contra los DDH, lo practica desde el momento en que nos discrimina por nuestro sexo cosa que, según el evangelio Jesús, hace más siglos que la Declaración de los DDHH, no hacía. Y si la Iglesia debe ser la continuadora del proyecto de Jesús, pues debería pensárselo porque todos los dogmas y la teología la han hecho hombres en épocas diferentes a la actual, no viene de Jesús, que no me lo imagino discriminando a los seres humanos por su sexo. Los cuatro evangelios los escribieron hombres de aquella época, y fíjate, si sería claro el comportamiento de Jesús, que no lo obviaron en sus relatos.

          • Antonio Llaguno

            Lo he entendido perfectamente.

            Cristo era mucho menos “machista” que la costumbre y las normas de su época… al igual que muchos hombres católicos y no católicos, algunos de los cuales ya han puesto su granito de arena.

            Yo mismo, en mi parroquia, en la ceremonia de confirmación de los chicos de los que era catequista, recibí una buena bronca del Sr. Vicario, en primer lugar por “empeñarme” en que se confirmara uno de mis chicos, abiertamente gay, y en segundo lugar porque durante la celebración, en vez de Padre Nuestro, rezaron “Padre y Madre Nuestros”.

            Al años siguiente me impidieron seguir llevando grupo de confirmación, pero es lo lógico porque estábamos fuera de la ortodoxia.

            Y es por eso que no voy a consentir que ningún (ninguna) feminista de salón (No me refiero a ti. Desconozco tu historia personal) me “guíe” por lo que considera políticamente correcto.

            Es como si a un veterano de guerra viniera un periodista que nunca ha salido de su redacción a darle lecciones de lo que es pelear.

            El Papa es hijo de su tiempo, de la Iglesia que gobierna y de la sociedad en la que vive y está dando pasos muy llamativos en favor de la integración plena en la Iglesia de colectivos rechazados o discriminados (Divorciad@s, LGTBIs, mujeres, laicos, etc… ) y con una oposición enorme por parte del sector más carca de la Iglesia.

            ¿Son suficientes? Evidentemente no. Pero son los primeros pasos de un enfermo que empieza a recuperar la movilidad en las piernas y para que ese enfermo (La Iglesia Católica Romana) recupere su completa movilidad hacen falta muchas sesiones de rehabilitación. Y si es buena, la rehabilitación siempre es dolorosa.

            Tu no verás la Iglesia plenamente inclusiva (Y yo tampoco). incluso dudo mucho que mis sobrinos la vean.

            Pero sin estos primeros pasos no la verá nadie.

             

  • ana rodrigo

    Voy a comenzar por la cuestión de las mujeres en la Iglesia y según el Papa Francisco.

    Siempre que habla de los chismes de “sus” hombres los compara con las mujeres (que las hay chismosas, pero no es nuestra esencia), y, no hace mucho, se refirió a las suegras se callaran, como si fuese uno de las mayores problemas sociales y eclesiales.

    Es fácil disculparlo con el tema de la edad, pero yo me niego a ello por varias tazones, la primera  porque yo tengo casi su edad e infinidad de personas (cada vez más hombres) hace mucho tiempo que hemos llegado a dos conclusión que sólo tiene que ver con la razón y el sentido común, una, que las mujeres somos seres humanos iguales en derechos, capacidades y dignidad, con las mimas posibilidades de equivocarnos que los hombres, pero también con las mismas capacidades de aportar lo que somos y pensamos. La segunda razón, que no justifica la edad en un Papa, es que Jesús hace ya dos mil años tenía muy claro, dentro de una sociedad supermachista, que las mujeres éramos seres humanos igual que los hombres (vamos a dejar lo del número 12, la última cena, lo Pedro, etc.).

    Hasta ahora se ha obviado nuestra existencia en la Iglesia a pesar de ser, así a ojo, más del 80% de la feligresía, ahora, que Francisco va dando cargos de decisión a algunas mujeres, de vez en cuando mete la pata con estas expresiones de las que hablamos. Lo cual quiere decir que sigue con los estereotipos negativos de las mujeres y no acaba de interiorizar que ¡ya vale! de ofendernos tan abiertamente. Pues claco que habrá mujeres chismosas, aunque según las quejar de Francisco parece que son los hombres, jerarcas, y toda la parafernalia que se les adjudica, de teólogos, sabios, representantes de Dios, etc. lo que chismorrean por los palacios vaticanos.

    Papa Francisco, ¡a ponerse al día! Porque el día que las mujeres hagamos huelga, las iglesias se vacían.

    Lo dejo aquí porque este tema me pone de mal humor, por no decir otra palabra, viendo que, en atrio, no sólo para el Papa, sea un tema sobre el que se profundice tan poco, dejándolo reducido a una cuestión individual “yo ya no soy machista”, “eso es cosa de otros”, pues esta es la clave, que, como el patriarcado es la rueda que mueve el molino de gran parte de la sociedad, ahí debemos estar nosotros y nosotras para cambiar, no sólo la Iglesia -cosa de hombres- sino la sociedad. Siempre me veo sola, pero no me rindo.  Mientras mis comentarios, en este tema no produzca el efecto contrario, pues seguiré, ya sabéis lo que se dice “el feminismo es una impertinencia” Pues aquí está la más impertinente de atrio, Ana Rodrigo.

    Abrazos

Deja un comentario