INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6469 Artículos. - 101138 Comentarios.

Libertad de opinión y expresión

Día Mundial de la Libertad de Expresión de Pensamiento (20 de septiembre)

En nuestro mundo se detecta cada vez más que la posverdad (fabricada artificialmente por los poderes políticos y económicos para el control de la sociedad a través de las redes sociales) oscurece y dificulta el que los ciudadanos pueden saber qué es lo que realmente pasa en el mundo. Y lo que es más grave: hoy existen sistemas muy sofisticados de control de la libertad de expresión.

No es que estemos en la situación descrita en la novela 1984 de George Orwell (publicada en 1949), pero se le parece mucho. Muchas personas en el mundo están encarceladas por expresar sus opiniones y en occidente hay muchos mecanismos de control y represión de la expresión libre de lo que un ciudadano maduro piensa. Y con frecuencia, los cauces de comunicación y expresión de lo que uno considera su verdad están demasiado filtrados.

Por eso, cada 20 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Libertad de Expresión del Pensamiento, para conmemorar la “Brecha de la Porta Pía” en Roma, un hecho significativo mediante el cual las fuerzas patrióticas italianas derrotaron a las fuerzas del Vaticano, aliadas al Imperio Francés, el 20 de septiembre de 1870.

Víctor Manuel II le ofreció al Papa como compensación una indemnización y mantenerle como gobernante del Vaticano, el pontífice se negó y no reconoció al nuevo estado italiano. Se declaró prisionero en el Vaticano y prohibió a los católicos italianos participar en las votaciones del nuevo reino. El suceso de la Brecha de la Porta Pía, representó la caída del poder del papado y los regímenes políticos con “Derecho Divino”, lo que simbólicamente significó para muchos el comienzo del fin del oscurantismo y el dogmatismo y una puerta abierta a la autonomía de los ciudadanos para controlar su propia vida.

En la actualidad se conmemora el 20 de septiembre el Día de la Libertad de Expresión de Pensamiento, derecho fundamental establecido en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 y en las constituciones de los sistemas democráticos, del cual deriva la libertad de prensa.  Art. 19: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir información y opiniones, y de difundirlas, sin limitaciones de fronteras por cualquier medio de expresión”.

La libertad de pensamiento y de conciencia permite a los seres humanos la posibilidad de manifestar todas sus creencias y ejercer la posibilidad de recibir y transmitir información sin ser hostigados por lo que opinan.

Con la celebración de esta efeméride se pretende reafirmar y apoyar la diversidad de opiniones y el derecho a la libertad de expresión sin hostigamiento a los pensamientos, opiniones y creencias de las personas, como base de la sociedad moderna. Este día mundial pretende visibilizar el acoso y el encarcelamiento de ciudadanos de este mundo por ejercer el derecho a la libertad de expresión, violando así sus derechos humanos fundamentales relacionados con la búsqueda y divulgación de información, ideas y opiniones sin represalias.

22 comentarios

  • ana rodrigo

    Veo que los comentaristas de este artículo de Leandro estáis poniendo un nivel muy alto, incluyendo a Leandro, claro; gracias a todos. Yo voy a darle otro enfoque más a ras de suelo, desde mis posibilidades.

    No hace falta insistir en que la libertad de opinión y de expresión es un derecho humano, faltaría más. Y estoy pensando en que los poderes, las leyes, los estados, deben respetar este derecho humano, y no, lo que está ocurriendo en este momento en Rusia o Afganistán y otros muchos países.

    Pero si focalizamos la atención en el momento actual, tenemos algo que en otras épocas no tenían tan abundantemente o, incluso, carecían de ellos, me estoy refiriendo a la inmensidad de medios de comunicación, desde las emisoras de radio, las televisiones, la prensa escrita, internet y todo lo que conlleva este medio…, uf, inmenso.

    Y, desde el derecho a opinar, aparecen todo tipo de personajes, con lo más alto del espíritu humano y con lo más bajo del mismo. Y esto último crea alarmismo y mucho malestar en grandes colectivos sociales que nos lleva en ocasiones al catastrofismo, casi creo que justificado.

    El auge de la extrema derecha en distintos países del mundo, llamado civilizado, haciendo uso de su derecho de libertad de opinión y de expresión, llegan al poder y pueden caer en prohibir legislativamente aquello que no es lo que ellos piensan; me estoy refiriendo a temas como el colectivo EGTBI, el divorcio (que tanto rechazaron y que todo el mundo que lo necesita, lo practica, al igual que el aborto o las bodas gay), el derecho al aborto, el uso del insulto, como hemos visto en el Parlamento de Castilla y León estos días, la agresividad, la mala educación, la falta de respeto al diferente, el rechazo a l@s migrantes, etc. etc.

    ¿Qué nos hace falta a este tipo de sociedad? Cultura, educación respeto, humildad para escuchar al otro, activismo social contra las injusticias derivadas del mal uso de un derecho tan importante como es la libertad, auto-controlada por la ÉTICA, como se dice Juan Antonio Vinagre. Y esto hay que enseñarlo en la familia y en la escuela, como proponía la añorada asignatura de Educación para la Ciudadanía que quitó el PP en su primera decisión gubernamental del gobierno de Rajoy.

    Aún recuerdo la cantidad de coches con paquetes de firmas, delante del Congreso de los diputados, contra el derecho al matrimonio gay en la campaña electoral de Rajoy y, poco después, él mismo asistiendo a la boda del Sr. Maroto con su marido.

    La clase política debería dar ejemplo del buen uso de este derecho.

    Y, por nuestra parte, luchar y luchar por los derechos y los valores éticos, aunque sea desde este atrio donde nos “reunimos” para aportar lo que cada cual pueda al bien común.

    Abrazos cordiales

     

    • Gracias, Ana.. No se trata de “nivel alto” sino de que caigamos en la cuenta de que los cristianos – por lo general – hemos descuidado la formación integral.. Y vuelvo a mi tema: “SABER MÁS PARA CREER MEJOR”. En un mundo como el nuestro es necesario cada vez más la FORMACIÓN (que no es solo información sino REESTRUCTURACION COGNITIVA Y EMOCIONAL).

    • LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN

      aH, SE me olvidaba apuntar a Ana Rodrigo que cuando me refiero a “formación” no se trata solo (y creo que ni fundamentalmente) en formarse en Biblia y Teologia sino en los llamados “saberes mundanos”. Y yo resalto como básicas tres áreas: las ciencias de la computación, la epistemología del siglo XX y sobre todo el racionalismo crítico, y las ciencias de la vida y de la Tierra (y esto no lo digo por ser Catedrático de Paleontologia sino por la propia experiencia)

  • Nacho Dueñas

    Acabo de encontrar un fragmento de un texto de Aregi en el que cita a Harari. Lo copio y pego por si decidimos despertar y coger el toro por los cuernos.

    Yo vengo diciendo que el tema de la IA y el transhumanismo es una gran amenaza inminente (junto con otras). Yo diría que frente a esta afirmación, hay que ponerse a reflexionar. No me parece muy lúcido despachar el asunto con comentarios tipo “no seamos catastrofista”, o “mantengamos la esperanza” o “tengamos fe en la resurrección”.

    Corto y pego:

    Se limita (Harari( a describir el monstruo (robot o ciborg) inmortal y totalitario que pueden crear las élites económico-militares, valiéndose de la infotecnología y la biotecnología; y nos advierte sobre el mayor desafío del siglo XXI, sobre el grave peligro de que se produzca el desastre más apocalíptico que jamás se ha producido en los 3 millones de años que lleva el género humano: que el monstruo que estamos alimentando convierta a la mayoría de los seres humanos en una masa inútil…” (José Arregi). (https://josearregi.com/es/algunas-preguntas-sobre-el-camino-femenino/)

    ¿Estamos dispuesto a despertar? ¿Seguiremos embobados con lo que yo llamo “fetichismo tecnológico? Me temo que a los pocos críticos que avisan de esto, y que nadie les entiende, les pasa lo que a los primeros críticos con el industrialismo. Nadie les comprendió. Y por eso, estamos a las puertas de la 6ª extinción masiva, el posible fin de la humanidad, de buena parte de la vida en el planeta, o el hecho, que ya lleva años, de que cada año mueran 300.000 personas por el cambio climático.

    URGE DESPERTAR: Urge una toma de conciencia, un movimiento social, un cambio radical de hábitos de consumo, poner a sociólogos, filósofos, aducadores y científicos a trabajar.

    Y, por Dios bendito. El tema no es el catastrofismo o no de algunos. El problema es si esta alerta tiene o no fundamentos.

    Ya conté que a Saramago le preguntaron si él no sería algo pesimista. “La que es pésima es la realidad”, respondió.

    Por mi parte, trabajar sobre todo esto es uno de mis proyectos vitales (no ahora, que ando enredado en otras cosas).

    Un abrazo y feliz día.

    Nacho.

     

  • Santiago

    Libertad, por supuesto, no implica libertinaje…Este es una perversión del libre albedrío y un abuso del don de la libertad.. que nos fue otorgado para la consecución del bien y no del mal…

    Los magistrados legistas junto con los agentes del orden tratan específicamente de oponerse a este “desorden” de la conducta humana que es el mal…No se trata de que ellos estén imbuidos de “odio” pues el que desea el orden lo hace por lo que es correcto, para oponerse a “la oposición al bien” que es el crimen, ya sea un homicidio o una calumnia porque nadie tiene el derecho de quitar o dañar la vida humana, ni su honor, ni su hacienda, ni a su familia, ni a su bienestar. No odia el juez, ni el policía, ni el ciudadano que se opone y lucha contra el crimen. No se trata de odio sino de justicia porque lo que es justo es lo correcto, es objeto del bien..

    Por eso, no podemos justificar a los criminales de “carrera” alegando una enfermedad mental sino solamente y exclusivamente cuando podemos demostrar que aquel individuo no tenía la capacidad mental de discernir la malicia del acto criminal… Ahí están los psiquiatras y psicólogos forenses especializados en discernir si hubo responsabilidad psíquico-moral en el acto criminal y por tanto el acusado puede ser juzgado formalmente en una corte jurídica.

    De otra manera, si todos fuéramos “enfermos” psicópatas NO tendría sentido ninguna ley y el sentido moral sería inválido e inexistente. El psicópata se da cuenta de su crimen pero no tiene ningún remordimiento y puede matar sin ninguna compasión. La falta de empatía no es absolutamente congénita sino que existe un complejo sistema de factores adquiridos. Sin embargo, existen psicopatas que NO son crimínales y que no han perdido la voluntad de dirigirse al bien y evitar lo que ellos saben que està mal. De otra manera, muchos asesinos “en serie” tendrían que estar “en la calle” expuestos a la tentación de matar. De alguna manera “existe” el derecho natural de defendernos del criminal y del que intenta dañarnos gravemente.

    Por otro lado, no es verdad eso de que nacemos en “pecado mortal”. No nacemos con un pecado “ activo y personal”’

    En un momento -es cierto- del desarrollo evolutivo del ser humano empezó el desorden del “crimen”, una desobediencia a una ley humana interna voluntaria.
    Nacemos con la “tendencia” y “predisposición” al desorden moral. Por más que “lo racionalicemos” y “lo relativicemos” y creamos lo contrario, podemos llegar al desorden grave  de nuestra conducta manifestado en sus serias consecuencias.

    .Es como el “bebé” que nace ya adicto a las drogas porque su madre ha sido una “adicta” crónica desde antes del embarazo..El bebé no es culpable pero lleva las consecuencias de la adicción de la madre que lo “induce” a la involuntaria consecuencia de su desorden. Así pensemos que nosotros solamente recibimos “la consecuencia” de un pecado personal que es una tendencia que podemos superar con la gracia para los que desean acceder al don.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernàndez

  • Juan A. Vinagre

    Me uno a la celebración de la libertad de expresión, pero libertad con ÉTICA. Sin ética la libertad no es tal. Por otra parte, hoy sorprende esa prohibición pontificia (Pío IX) de votar a los católicos… En la mente del magisterio y de muchos eclesiásticos había y aún hay demasiadas verdades falsas, de las que eran poco conscientes. Valoraban demasiado sus ideas, y se permitían imponerlas…, por exceso de autovaloración.

  • Isidoro García

        A propósito del clima general en los mundos político y religioso-institucional, en los que se extiende como una mancha de aceite, y se generaliza y normaliza el odio demonizador al “contrario”, y el sectarismo y la intolerancia, comentaba yo antesdeayer al amigo Leandro, como “las personas cometemos injusticias, en mucha parte, porque estamos psicopatizadas, (algunos son enfermos psicópatas). Y la manera de evitar esa injusticia es luchar contra esa psicopatización.
           ¿Cómo?. Ese es el tema en el que deberíamos reflexionar. Yo hace poco, hablaba de que si no encontramos el rumbo de reconectar nuestra persona con el Espíritu del Universo, eso nos genera un malestar tan fuerte que es la causa principal de la psicopatización general de la sociedad”.
     
       Y este tema me ha recordado el tema del “caso Eichmann”, que hizo a Hannah Arendt, hablar sobre la banalidad del mal.
        Y sobre el mismo caso, Thomas Merton, reflexionó también, y habló de la “cordura espiritual”, en contraste con la psicopatización general que la cultura ambiente de una sociedad, su zeigeist, ocasiona, que personas, que no somos enfermas mentales, perdamos el oremus, y lleguemos a realizar aberraciones e injusticias clamorosas.
             En un artículo, Fiona Gardner señala como Thomas Merton, (en sus reflexiones sobre el caso Eichmann), habla sobre el poder de una sociedad, en la que sistemas políticos transmiten, hacen circular libremente, y se promocionan ideas henchidas de odio, y todas las circunstancias que las hacen aceptables y normalizadas a la buena gente.
           Por eso, cuando Merton introduce la cuestión de qué es lo que constituye la cordura, (en contraste con pseudo-cordura o locura  generalizada), no se refiere exclusivamente a la salud emocional del individuo, sino también a la influencia de la sociedad y a lo que se juzga como cuerdo o no cuerdo en ese contexto.
            Merton en Conjeturas de un espectador culpable, señala la universalidad del estado mental de Eichmann, y habla de que la solución a este problema, solo está en la vía espiritual, (en seguir la guía del espíritu personal, o de Dios para el creyente).
           A veces parece que la cordura personal, (como en el juicio a Eichmann), quiere decir complicidad con todo aquello que es más deshumanizador y mortífero.
             El psiquiatra R. D. Laing, trató este tema de la pseudo-cordura o la cordura falsa, de esa buena adaptación a una sociedad aún regida por una conciencia en estadios inferiores de desarrollo.
        Muchas personas, (como Eichmann), con buen nivel moral y personal, somos abducidos por un ambiente general, y perdemos la buena dirección de nuestra vida, por esa buena adaptación a la moral social reinante.
         La única solución es acogerse a la guía del espíritu. Tanto Merton como Laing consideran que la “verdadera cordura” reside en una reunión con la fuerza creativa trascendente, (que se reside en nuestro espíritu personal). Ello implica comprender lo que sucede desde la experiencia, y como resultado, actuar libremente dentro de aquel impulso creador.
          Merton, habla de que la guía del espíritu, bien escuchada y bien entendida, nos proporciona autenticidad personal, lo que supone un giro desde ser simplemente “como” una persona, a ser una auténtica persona, o como Laing lo describe, no se trata de un mero obrar humano sino de ser humano.
       Supone una transformación personal o el despertar al “verdadero yo”. El pensamiento de Merton en torno a la autenticidad como el eje de la cordura espiritual surge de su comprensión experiencial de las estructuras que confieren la identidad al falso yo.
          Y considera que eso mismo es el pecado en tanto que separación de Dios: Decir que he nacido en pecado es afirmar que vine al mundo con un falso yo… De ese modo vine a la vez a la existencia y a la no exis-tencia, porque desde el primer momento era algo que no era…
     
        En resumen, que la cuestión es que “el sueño de la razón, produce monstruos”. Y ya decía Malraux. que “todo pensamiento que se piensa hasta el final desemboca en el absurdo”, (lógico o moral). No son buenos los excesivos apasionamientos, y las certidumbres siempre injustificadas.
     
          Y hay que acogerse a un hilo de Ariadna seguro, que nos evite extravíos, con muy buena intención, pero extravíos al fin y al cabo.
     
        Siempre que para defender una buena causa, y un buen ideal, acabemos cayendo en el odio al que opina distinto que nosotros, y pudiera estar equivocado, en el sectarismo de que nosotros somos los buenos, y hacia la negación del pluralismo humano, no como algo a tolerar, sino como algo positivo en sí mismo, es que nos hemos equivocado de camino.
     

  • Santiago

    La libertad es la marca característica del humanismo, del cristianismo y de la fe, pues Dios ES “libertad creadora” que es la forma estructural de todo SER…

    Porque fuimos creados en libertad, también -junto con la existencia- recibimos el don de la libertad, o sea, de ser libres y poder escoger nuestro destino y nuestro camino hacia la verdad…

    Y es porque NO poseemos en plenitud la VERDAD absoluta por lo que estamos siempre en búsqueda ya que es al final que la poseeremos, post-mortem. Sólo entonces veremos con nitidez y certeza lo que hoy sólo es penumbra y zozobra. Entonces -la fe y la esperanza nos lo dicen- encontraremos la claridad en la contemplación de la Verdad absoluta que es Dios mismo.

    La post verdad que estamos presenciando en el mundo de hoy y que se está codificando como una “institución” es un medio de control por el cual se quiere re-adoctrinar al mundo en una “ideología” capaz de sustituir totalmente el pensamiento humano en búsqueda de la VERDAD anclada e infundida en nuestro corazón,….por una falsa filosofía que se aleja de los valores trascendentes para reducirnos a TODOS a una impostura doctrinal materialista pseudo científica que apruebe el desorden que cause la mentira empezando por la derogación del sistema judicial mundial para depenalizar el crimen protegiendo al malhechor, aprobando el uso de la droga, aboliendo y “defunding” el sistema policial con el subsiguiente caos etc que desmantele la actual sociedad universal. 

    A nivel personal creo muy poco en las noticias de emisoras vendidas a los gobiernos totalitarios o en vías de serlo, pues el periodismo en la mayoría de los países ya está corrupto por la política e intereses económicos. Hoy en día tenemos que discernir inteligentemente lo que puede ser una noticia que corresponda a la realidad. Y escoger los medios informáticos que sean más honestos en brindarnos la realidad. Esto duele pero es lo que estamos presenciando y entendiendo los que ya hemos vivido algún tiempo en este mundo.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • Isidoro García

    “Estamos viviendo en lo que los griegos llamaban kairos – el momento – de una ‘metamorfosis de los dioses’, de los principios fundamentales y los símbolos”, (C. G. Jung).

    Una Idea-fuerza, símbolo o mito fundacional, tal como los actuales antropólogos culturales los definen, es una representación colectiva no racional, con un fundamento emotivo que le proporciona su coherencia e inteligibilidad.

    Es decir, lo característico de cada mito, sería su capacidad de contener una fuerte carga emotiva con poderes motivacionales profundos, que arraigan en la mentalidad de los individuos determinando sus ideas, expectativas y acciones al margen de las reglas lógicas que funcionan en el nivel de lo racional o de lo consciente.

    El mito-fundamental que estamos en vías de renovación, es el de la plena funcionalidad de la razón, y el pleno libre albedrío. 

    De este mito-fundacional, se deduce lógicamente, que si muchas personas, dicen cosas erróneas, no es porque lo ven así de mal, y tiene problemas de percepción e interpretación de la realidad, sino porque desean engañar a los demás.

    Y la fuerte carga emotiva de este mito, es la demonización del “mal” y sus seguidores, que intenta engañarnos, seducirnos, y violar nuestras mentes. ¡Danger, danger!.

    Y de ahí, proviene, la orgía delirante del pecado, y uno de sus corolarios, sería la moderna postverdad, (“fabricada artificialmente por los poderes políticos y económicos para el control de la sociedad a través de las redes sociales”– Sequeiros).

    Yo no niego que haya intereses en difundir mentiras, pero lo que niego que eso sea la generalidad de la situación. El 99 % de los errores, que se difunden, lo son por convencimiento propio. Por eso, la postverdad” no es algo reciente, es mas viejo que el hilo negro.

    (La capacidad de errar en el discernimiento humano, es tan grande, y la capacidad de autoengaño y auto delirio es tal, que prácticamente no hay nadie en posesión de la verdad, o de lo que llamamos la verdad).

    Lo que sucede es que justo a los interesados en luchar contra la libertad de pensamiento y expresión, les interesa demonizar toda discrepancia de sus idas personales, y lo mejor para ello, es acusar de mentiras dolosas, toda discrepancia intelectual.

    De ahí, la moderna campaña contra los medios de comunicación que no siguen sus ideologías. Es algo tan burdo, que intelectualmente es vergonzoso.

    ¿Es tan difícil comprender, que si un señor es un cristiano convencido, se gaste su dinero, poniendo un medio de comunicación, (como Atrio, sólo como ejemplo), para difundir libremente sus ideas?. ¿Es que lo tiene que hacer por motivos espurios, para engañar al personal, o para ganar más dinero?. ¿Acaso no pensará el ladrón que todos son de su condición?.

    (Ya sé, que habrá de todo, y no dudo de que existan gentes desequilibradas, capaces de todo. Decía Miguel García-Posada, que “Los caminos del Señor que conducen al gansterismo, son múltiples, y todos ellos muy transitables”.

    Pero pensar que todos somos gentes malignas, es un poco exagerado. Todos, menos nosotros y los nuestros, naturalmente. Aquí es donde se ve otro efecto perverso del pesimismo catastrofista que reina en el ambiente, y que es tóxico, como el azufre en el aire. Seguro que seguirá…

    • LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN

      Gracias, Isidoro. Tus reflexiones son válidas y oportunas y por ello respetables.. Desde luego hay que huir de crear, como dices, pesimismo catastrofista. Eso es tóxico para cocinar una convivencia pacífica y respetuosa con la casa común, y que procura acabar con las desigualdades respetando el pluralismo cultural. Acabar con las desigualdades no es acabar con el pluralismo sino con la injusticia..

      • Isidoro García

        Amigo Leandro, dices ” acabar con las desigualdades no es acabar con el pluralismo sino con la injusticia”.  

        Pero si es intentar acabar con el pluralismo, el juicio de intenciones de todo el que opina distinto que nosotros, sobre como acabar con la injusticia, lanzando sambenitos de “posverdad” maliciosa e intencionada.

        Acabar con la injusticia es un problema técnico-económico-psicológico, y no moral de buenos y malos.

        Las personas que cometemos injusticias, en mucha parte estamos psicopatizadas, (algunos son enfermos psicópatas). Y la manera de evitar esa injusticia es luchar contra esa psicopatización.

        ¿Cómo?. Ese es el tema en el que deberíamos reflexionar.

        Yo hace poco, hablaba de que si no encontramos el rumbo de reconectar nuestra persona con el Espíritu del Universo, eso nos genera un malestar tan fuerte que es la causa principal de la psicopatización general de la sociedad.

        ¿Y como reconectarnos?. Lo primero, es discernir donde está el verdadero problema. Mientras sigamos con el justicierismo ambiente de catecismo ideológico político-religioso, tratamos un cáncer con antigripales.

        Y luego hay que intentar ir ampliando nuestra conciencia, reestructurando conocimientos viejos y nuevos, a un nuevo nivel.

        Y eso se hace escuchando a nuestro espíritu personal, o el que crea en Dios, escuchándole a Él, no a sus autonombrados portavoces, que aunque bienintencionados muchas veces están alienados por tradiciones históricas.

        No hace fata escuchar al Espíritu, que supuestamente es bien interpretado por unos señores en Roma. Ese mismo Espíritu, en formato fractal personal, lo llevamos dentro nosotros y nos habla a nosotros personalmente, y nos conoce perfectamente, porque está dentro de nuestra mente.

        Perdón por el rollo. Saludos.

        • LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN

          Tal vez me he expresado mal. Personalmente soy defensor de la MULTICULTURALIDAD no de la uniformidad. Nuestro mundo es uno y diverso. Es nuestra mayor riqueza, Otra cosa es que en determinados ambientes unas CULTURAS (por no decir “razas” que dicen los muy de derechas) se creen superiores a otras y con el derecho a someterlas. Este es un caso de INJUSTICIA:  no dar a cada uno lo que se merece por su DIGNIDAD como seres humanos. Y más todavía: lo que merece por su DIGNIDAD como ser vivo.. Tenemos que irnos acostumbrando a otros lenguajes inclusivos..

  • oscar varela

    Hola!

    Concretando:

    1-Atrio lo ejecuta a rajatabla.

     

    2- El 80% (argentina el 97%) de los Medios de Comunicación

    “se caga encima” de la Efemérides.

     

    3- Se trata, más bien, de “libertad de Empresa”
    más -yantes- que de “libertad de Expresión”

     

    4- ¿O no?

    • LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN

      Gracias, Oscar.. Es necesario trabajar por una sociedad agradable para los humanos y para nuestra casa común.. Ir al fondo de la efemérides: al terminar con los ESTADOS PONTIFICIOS se terminaron las últimas TEOCRACIAS.. Ahora somos ciudadanos más libres de pensamiento y de obra..

  • Nacho Dueñas

    Amigo Leandro, sí que estamos en “1984”: según Jordi Pigem, tipo tan lúcido como ingnorado, en su libro en su libro, publicado en el año pasado, Pandemia y posverdad. La vida, la conciencia y la Cuarta Revolución Industrial,  sostiene que el gobierno de EEUU tiene tooodos los datos de toodos los movimientos en la red de tooooodas las personas del mundo en unos depósitos de desierto de Utah.

    Y si así no fuese (y así sí es), también es sabido que toooooodos nuestros datos toodos los movimientos en la red de tooooodas las personas del mundo están disponibles para las empresas google, facebook, y otros tres.

    Estamos en una suerte de El Gran Hermano, donde las orgías obligatorias, las drogas y las diversiones de la tecnología, que profetizó Orwell, es casi lo que nos proporciona, a poco que se analice, la cotidianidad de las redes sociales.

    Nadie parece ver, salvo excepciones lo que está pasando, encrucijada de semejante gravedad al hambre, la desigualdad, la guerra o el colapso ecológico inminente. Urge despertar.

    Un abrazo.

    Nacho

     

    • LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN

      Hola Nacho. No soy tan catastrofista.. Creo que aún hay esperanza para este mundo y espacios de resistencia. Precisamente lo que celebramos el dia 20 es el fin del PODER QUE VIENE DE DIOS y el inicio de una verdadera democracia.. Aunque es verdad que los controles son muy grandes.. Pero todavía hay personas que son conscientes de que nos controlan.. Por tanto hay esperanza..

      • Nacho Dueñas

        Amigo Leandro, me disculpas si me repito.

        El tema no es ser o no catastrofista. El tema es si el hecho -cierto por lo demás- de que tus datos virtuales estén o no en el desierto de Utah a merced del gobierno de EEUU (creo que conoces  a Pigem, discípulo de Panikkar, y tipo serio), o a merced de google, facebook, y compañía) sea catastrófico o no, y si es una suerte de “1984″ orwelliano.

        Como dije, que la esperanza (y yo tengo muuuucha) no nuble la lucidez. Ni la valentía de ver la realidad de frente.

        Un abrazo.

        Nacho.

Deja un comentario