INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6553 Artículos. - 101961 Comentarios.

La que pasó en Australia este año y en la primera sesión del Vaticano II (1962)

Ya que por exigencia de una invitación para mañana precisamente, se ha abierto ATRIO con el tema de la sinodalidad-democracia en la Iglesia, vale la pena reflexionar si, a pesar de que las cosas de Roma están atadas y bien atadas, puede haber una esperanza para que con Francisco se produzcan cambios profundos. Sobre cómo se quieren cerrar las puertas al Camino Sinodal Alemán, podéis leer estos dos artículos en Foro de Curas de Vizcaya: 23 de julio y 27 de julio. Sobre la importancia de los discursos de Francisco en Canadá, estas dos notas de ATRIO: 27 de julio y 28 de julio. Pero el texto de Faggioli, laico formado por Alberigo en la historia del Vaticano II, hace un novedoso análisis sobre cómo se desatan y se podrán desatadar esas ataduras romanas. Ese artículo ha sido traducido y revisado para ATRIO, porque me ha parecido novedoso, con ‘finezza’ y esperanzador. AD

No hace falta una máquina del tiempo para entender el drama del Concilio Vaticano II, que tuvo lugar entre 1962 y 1965. Basta con echar un vistazo a lo que ocurrió del 3 al 9 de julio en Sídney en la Segunda Asamblea del V Concilio Plenario para Australia.

Este es el primer concilio plenario para los católicos “de a pié” en 80 años y una de las experiencias eclesiales más significativas para la visión del Papa Francisco de una Iglesia sinodal.

Desafortunadamente, no pude estar en Australia para este gran evento. Pero a través de los relatos de los medios de comunicación y mis conversaciones con los participantes que estaban en la sala, puedo decir –como historiador de la Iglesia y teólogo interesado en la sinodalidad– que este fue un evento verdaderamente histórico.

He realizado cuatro visitas prolongadas relacionadas con la Iglesia en Australia desde 2016 y he intervenido como asesor externo en el grupo de trabajo que redactó el documento de 2020 la “Luz de la Cruz del Sur” (uno de los informes con propuestas para el Consejo Plenario). A pesar de la innegable brecha entre algunas de las propuestas de la “Luz de la Cruz del Sur” y los documentos finales del Consejo Plenario, puedo decir honestamente que no me decepcionó lo que sucedió a principios de este mes en Sídney.

Las Seis ‘P’

Una forma de ver el Quinto Consejo Plenario es considerar lo que logró en comparación con las expectativas y las necesidades de la Iglesia Católica en Australia y la sociedad australiana.

Otra forma de verlo es lo que el Consejo Plenario puede enseñar al “proceso sinodal” que el Papa ha lanzado, que todavía se está desarrollando en algunos países y que culminará con la asamblea internacional del Sínodo de los Obispos en octubre de 2023 en Roma. Y seguramente el proceso sinodal continuará incluso después de eso.

Creo que hay seis puntos importantes para otras Iglesias que preparan sus reuniones sinodales en todo el mundo. Son las Seis ‘P’: Preparación, Personas, Procedimiento, Polarización, Oración, y Proceso Post Plenario.

  1. Preparación

El Quinto Concilio Plenario tomó mucho tiempo para imaginar, proponer, organizar, preparar y celebrar. También llevará tiempo asimilarlo.

Las primeras ideas sobre un Consejo Plenario para Australia se remontan a una época incluso anterior a la elección de Francisco como Papa; uno de los proponentes fue el entonces arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, hace más de diez años, cuando la sinodalidad no era precisamente popular entre el establishment eclesiástico ni en el Vaticano.

Las propuestas de un Consejo Plenario no sólo sobrevivieron, sino que se fortalecieron con la tormenta de la Comisión Real sobre el escándalo de los abusos en la Iglesia.

Se necesitó mucha energía del entonces presidente de la conferencia episcopal australiana, el arzobispo Mark Coleridge, para superar la resistencia y la oposición y anunciar el Consejo Plenario en 2018. Tras un largo proceso de preparación en las iglesias locales, la primera asamblea tuvo lugar del 3 al 10 de octubre de 2021.

He oído que la reciente segunda asamblea en sí fue agotadora, pero la preparación más aún. En las dos semanas anteriores a la asamblea, el comité de redacción se reunió casi cada dos días para estudiar las enmiendas, y cada una de esas reuniones duró varias horas.

El comité de redacción se había reunido durante meses antes de la celebración de la segunda asamblea: de hecho, desde enero, el comité directivo se reunía continuamente.

La sinodalidad consiste en escuchar al Espíritu Santo, pero se necesita un trabajo duro para hacer posible esa escucha, y una colaboración paciente entre los diferentes miembros de la iglesia: los teólogos fueron una parte insustituible del éxito. El Consejo Plenario debe mucho a los teólogos australianos que trabajaron incansable y generosamente.

  1. Personas

El Consejo Plenario de Australia fue una experiencia en la que menos de 300 delegados representaron a todo el Pueblo de Dios de una manera más plena y rica que el concepto de representación política.

Christopher Lamb, de The Tablet, que asistió a la segunda asamblea de Australia, señaló que durante el proceso sinodal surgió un nuevo liderazgo. El obispo Tim Costelloe, recientemente elegido presidente de la Conferencia Episcopal y presidente del Consejo Plenario, estuvo ausente de las reuniones durante la mayor parte de la semana, aparentemente debido a los efectos persistentes del COVID. El obispo Shane Mackinlay, de Sandhurst (Bendigo), su suplente, estuvo atento a los detalles de los proyectos y del funcionamiento del Consejo. Ayudó hábilmente a rescatar la asamblea de una crisis el 6 de julio, cuando se interrumpió por una votación sobre el papel de la mujer.

Pero en realidad fueron las personas de la asamblea las que salvaron el Consejo Plenario. La idea de dividir la asamblea en pequeños grupos fue muy inteligente y la actividad de “conversación espiritual”, que ocupó gran parte del día, fomentó un profundo intercambio. Al igual que en el Vaticano II, los participantes en el Consejo no fueron sólo los obispos y los miembros con derecho a voto, sino que hubo una presencia global y ecuménica de observadores: los cardenales de Myanmar (Charles Bo) y Nueva Zelanda (John Dew), el nuncio papal (el arzobispo Charles Balvo) y el presidente del Consejo de Iglesias de Australia. Además, las personas del Consejo Plenario fueron también las que ofrecieron una voz crítica que mantuvo la honestidad del proceso.

Hubo grupos de católicos preocupados y activos en las redes sociales, las entradas diarias en los blogs de católicos prominentes y las voces reflexivas en los medios de comunicación. Esto fue un componente crítico en un sentido positivo.

  1. Procedimiento

Al igual que ocurrió durante la primera sesión del Concilio Vaticano II, hubo un momento de crisis en el Concilio Plenario en el que no se podía seguir simplemente la normativa prevista para tomar decisiones.

Una gran mayoría de los obispos del Vaticano II –pero un poco menos de los dos tercios requeridos– votaron el 20 de noviembre de 1962 rechazar el esquema preparado sobre la Revelación, De fontibus revelationis. Una interpretación literal de las normas habría permitido, pues, al Concilio continuar las discusiones sobre un documento rechazado por una amplia mayoría.

Pero Juan XXIII decidió intervenir porque vio la mente del Concilio. Así, dejó que se prescindiera del De fontibus revelationis preparado por la comisión preparatoria, para deleite, entre otros, de un joven Joseph Ratzinger. La decisión del Papa Juan abrió el camino a lo que sería la constitución Dei Verbum, totalmente distinta al documento rechazado.

Sesenta años más tarde, en el Quinto Concilio Plenario para Australia, la perturbación del 6 de julio fue por la votación deliberativa sobre la “Parte 4: Testimonio de la igualdad de dignidad entre mujeres y hombres”. La moción fracasó porque no contó con el apoyo de la mayoría de dos tercios de los obispos. Fue un momento inmensamente doloroso. La respuesta en la sala fue inmediata; fue justo antes de la hora del té de la mañana, y la votación provocó un profundo dolor, consternación y lágrimas. Hay pocos antecedentes en el catolicismo de este tipo de “insurgencia” (en su mayoría) dirigida por laicos. Pero algo similar había ocurrido en el Vaticano II. El arzobispo Coleridge (que conoce bastante bien la historia conciliar) se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo y en entrevistas posteriores citó la crisis de noviembre de 1962.

El obispo Mackinlay, vicepresidente del Consejo Plenario, vio que el programa no podía continuar como estaba. Después del té de la mañana, unas 60 personas (en su mayoría mujeres, dos obispos, algunos sacerdotes y laicos) se pusieron de pie en el fondo de la sala como forma de protesta.

El obispo Mackinlay anunció que se revisaría el programa y que se seguiría discutiendo la cuarta parte. La parte 4 del documento fue revisada por un nuevo equipo de redacción con una pequeña modificación, sin utilizar el lenguaje de la “complementariedad”. La parte 4 del documento fue revisada por un nuevo equipo de redacción con una pequeña modificación, sin utilizar el lenguaje de la “complementariedad”. Desde el principio, un grupo conservador había planeado una estrategia para detener todas las mociones creativas, pero no funcionó.

Como ocurrió en el Vaticano II, la estrategia de decir no a todo lo que desafía el statu quo no funciona en asambleas eclesiales bien preparadas y dirigidas. El procedimiento en Australia funcionó y pudo superar la crisis.

Aun así, es necesario reflexionar teológica y canónicamente sobre las distinciones entre consultivo/deliberativo y toma de decisiones. Esto es algo muy importante para la comisión teológica para la asamblea del Sínodo de los Obispos de 2023, que celebrará una reunión muy importante en Roma el próximo mes de septiembre.

Encontrar una manera de superar el estallido tras el voto deliberativo negativo de los obispos sobre las mujeres mostró que es necesario un paso más de recepción por parte de toda la asamblea tras el voto deliberativo. En una Iglesia sinodal, la consulta y la deliberación deben entenderse como una relación circular.

  1. Polarización

El verdadero reto de la sinodalidad es superar la polarización eclesial provocada por pequeñas minorías conservadoras sin alimentarla. Es bien conocido, por ejemplo, lo que el hombre de Iglesia más influyente de Australia en la era post-Vaticano II, el cardenal George Pell, pensaba sobre el Consejo Plenario durante la última década. Pero reaccionar ante él desde lo que yo llamaría una postura ingenua de “izquierda” sólo alimenta la polarización y la división de la Iglesia y obstaculiza el movimiento hacia adelante, que el Consejo Plenario avanzó de manera significativa.

Quienes escribieron con disgusto sobre “el catolicismo despierto del Consejo Plenario” muestran cuán decepcionados están de que el V Consejo Plenario se desarrollara en un espíritu eclesial, capaz de superar el manierismo y la ideología de la política de la Iglesia.

La sinodalidad es el camino para vencer la polarización en la Iglesia: no sólo porque muestra, en el escenario físico y litúrgico, el tamaño real y la importancia de minorías diminutas pero ruidosas, sino también porque ayuda a reflexionar de manera eclesial y no reactiva sobre las cuestiones que estas minorías ruidosas plantean.

  1. Oración [Prayer]

Ya en los primeros días de la preparación, el Comité Ejecutivo de los obispos destacó la importancia vital de la oración. La estructura diaria del Consejo Plenario incluía un tiempo de oración en el salón de actos, y sobre los diversos temas había “conversaciones espirituales” en las que la gente compartía lo que el Espíritu les decía. El diálogo sinodal no debe ser como un debate parlamentario: el ganador se lo lleva todo.

  1. Productos y proceso postplenario

Algunos han dicho que los resultados finales son insípidos, pero yo no lo veo así.

La asamblea pidió el regreso de la Tercera Forma del Rito de la Penitencia y la revisión de la actual traducción al inglés del Misal Romano. La asamblea ha afirmado la igualdad de las mujeres y ha pedido su nombramiento en los órganos de dirección, y las mociones relacionadas con los pueblos de las Primeras Naciones y el cambio climático han sido también signos bastante positivos.

Pero el Consejo Plenario y los momentos sinodales no se limitan a las propuestas que se aprueban. El Consejo Plenario forma parte del movimiento sinodal, que es el “contenedor” que hace avanzar a la Iglesia. Y esta estructura sinodal está llevando a la Iglesia hacia adelante.

Tal vez, mirando a Australia, la Iglesia ha visto en este caso las limitaciones de una estructura de Consejo Plenario porque está obstaculizada por un enfoque legal y puede no servir mejor al discernimiento comunitario. El uso de Francisco de los sínodos (a nivel local, nacional y universal) parece una mejor opción. Pero no podrá ignorar lo sucedido en Australia (y en Alemania).

Geraldine Doogue, la conocida comentarista de asuntos eclesiásticos en Australia, dijo que el Consejo Plenario hizo “progresos” a sus ojos: “Siempre he tenido una valoración bastante contundente del éxito del Consejo Plenario, en medio de mi Iglesia bastante desmoralizada. Si cambia la opinión de los laicos sobre su propio papel en la Iglesia del futuro, puede considerarse un éxito, sean cuales sean las calificaciones”, escribió en The Australian. “Creo que el veredicto está dado”, concluyó Doogue.

Tan importante como las deliberaciones finales de este acontecimiento eclesial será el proceso de su recepción. El V Consejo Plenario para Australia tendrá que ser estudiado históricamente. Juzgarlo demasiado rápido como un éxito o un fracaso sobre la base de lo que produjo sería una minimización materialista de un acontecimiento eclesial que era impensable hace sólo diez años.

Tras la conclusión de la cuarta y última sesión del Vaticano II, el 8 de diciembre de 1965, muchos obispos y asesores teológicos clave en el Concilio dijeron que era sólo el comienzo de un comienzo (por ejemplo, Karl Rahner), y que el Vaticano II estaba sólo a punto de empezar (Bernard Häring). Esto es válido también para lo que ha sucedido en Australia en los últimos años y que ha culminado en la asamblea de Sydney de julio de 2022. El V Concilio Plenario ha terminado, pero en cierto sentido comienza ahora.

Sígueme en Twitter @MassimoFaggioli

Más información en: https://international.la-croix.com/news/signs-of-the-times/the-plenary-council-begins-now/16447

 

 

3 comentarios

  • Carmen.

    Está claro que es un error. El último que cometo aquí.

    Perdón señor, este comentario no es de este hilo, va dirigido a un amigo llamado Román que escribe en otro lugar de este blog. En sugerencias.

    Mil perdones.

  • carmen

    Gracias Román. Por contestar, compartas o no lo que digo. Poco se ha tardado en decirme que vuelvo con mis generalizaciones y banalidades sobre temas que no llego a entender.

    Te prometo que no me lo vuelven a decir. Es más, juraría que jamás, jamás me han dicho que digo banalidades y que generalizó sin entender. Jamás.  Salvo la misma persona.. Porque, aún siendo mujer, jamas he consentido que se dude de mi capacidad de razonamiento. Otra cosa es que se comparta o no lo que digo.

    Pero no se admite la discrepancia. Ese es el problema. Dos bandos. Dos España, dos iglesias, dos modelos económicos, cielo o infierno. Pero discrepar? Pura banalidad. O conmigo o contra mí.

    Pues conmigo que no cuenten. Y todos tranquilos.

  • Gonzalo Haya

    Este Sínodo sobre la sinodalidad de la Iglesia ya está produciendo algunos frutos, sin esperar a que el resultado final sea esperanzador o decepcionante. Algunas minorías progresistas se han visto confirmadas y han influenciado, en mayor o menor grado, en grupos integristas, en grupos radicales, y en la mayoría indiferente.  Entre los siglos XI y XIII se produjeron movimientos renovadores, considerados por algunos como un brote de humanismo renacentista, que fue sofocado por la alianza de la Iglesia con las monarquías reinantes; pero al final el Renacimiento se estableció y difundió su influencia incluso en las sociedades más conservadoras a pesar de la inquisición y del Concilio de Trento. Y estos vaivenes se han ido repitiendo a lo largo de la Historia.

    ¿Saldrá del Sínodo una Iglesia renovada, debilitada, dividida…? Confío en que, de una forma o de otra, el mensaje de Jesús saldrá purificado e irá calando en toda la humanidad, cristiana o no, con frutos de justicia y fraternidad.

Deja un comentario