Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

marzo 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
7241 Artículos. - 110498 Comentarios.

El contra-testimonio del cristianismo

Queridos amigos: sabéis que me afecta mucho el crescendo de la guerra. Y siento la responsabilidad de tener en las manos este pequeño medio de comunicación. Leo en otros medios cosas que considero muy importantes y tengo necesidad de comunicároslo. Esta tarde, esperando el Dada … de Alberto de mañana, os reproduzco dos piezas relacionadas que espero leáis y comentéis desde lo más profundo. Este artículo con un ilustrativo inicio y una frase que  subrayo al final.Y el siguiente de Jesús, que ya presento y que vuelve sobre la división entre los mismo cristianos ortodoxos con más claridad de como lo explican ogros. ¡Centraros en lo principal y escribid después de pensar y madurar si es que os sale algo de las entrañas, no para llenar el hilo! AD.

La invasión de una nación “cristiana” a otra y la incapacidad de los líderes de la Iglesia para hacer algo al respecto.

Por Robert Mickens | Ciudad del Vaticano | LaCroix International | 4 marzo 2022

Hace muchos años, un muy buen amigo mío, un fraile dominico de México llamado Oscar, pasó toda la temporada de Cuaresma de 40 días en el Vicariato Burundi-Rwanda de su orden religiosa mundial. Estaba allí para guiar a sus cohermanos africanos en un largo retiro espiritual.

Esto fue a fines de la década de 1990, pocos años después del final del Genocidio de Ruanda, que enfrentó a los tutsis contra los hutus, dos de los pueblos (o tribus étnicas) de la región.

Oscar, que en ese momento tenía más de 40 años, era socio de comunicaciones de la Orden de Predicadores y vivía aquí en Roma en la Curia General de los dominicos.

Cuando regresó de la estancia de Cuaresma en África Oriental nos reunimos en una trattoria favorita en el barrio de Testaccio donde, durante una cena larga y tranquila, habló con entusiasmo sobre la experiencia africana.

A pesar de que el vicariato incluía frailes de ambas tribus, Oscar estaba convencido de que su presencia entre ellos durante esas semanas ayudó a avanzar en el largo y doloroso proceso de sanación y reconciliación que había comenzado una vez finalizada la guerra.

De hecho, estaba tan seguro de que había sido capaz de marcar una pequeña diferencia, que le preguntó al Maestro de la Orden en ese momento, Timothy Radcliffe, si podía unirse o al menos ser asignado al  Vicariato de Burundi-Rwanda.

“Evangelización de sur a sur”

Si la memoria no me falla, Timothy no estaba tan interesado como Oscar. De hecho, ¡recuerdo que estaba muy en contra! “Pero será evangelización y acompañamiento de sur a sur”, dijo Oscar, tratando de defender su caso.

El vicariato había sido establecido en la década de 1960 por los dominicos de Canadá, y estaba seguro de que la cálida bienvenida que los frailes le habían mostrado durante su tiempo allí se debía, al menos en parte, a que él también era del Sur Global.

Sin embargo, a Timothy le preocupaba mucho que la evaluación de la situación por parte de Oscar pudiera haber sido demasiado optimista y demasiado romántica. Pero, eventualmente, permitió de mala gana que su hermano mexicano se transfiriera a la comunidad en África.

Lamentablemente, los temores de Timothy estaban justificados. La experiencia marcó gravemente a Oscar.

Sangre étnica más fuerte que el agua bautismal

No mucho después de que llegó para establecer su residencia, se hizo evidente para él que la población local, incluidos sus hermanos en el Vicariato de Burundi-Rwanda, habían tenido mucho cuidado de ocultar sus tensiones y animosidades étnicas aún no resueltas entre ellos durante su estancia anterior.

Después de varios meses, regresó a Roma y luego se mudó a su provincia natal en Chiapas, el estado del sur de México que limita con Guatemala.

“Algunos de ellos eran más hutu o tutsi que dominicos o incluso cristianos”, me dijo con mucha tristeza e incredulidad antes de partir hacia México.

Estaba profundamente escandalizado y gravemente herido. Era, de hecho, un hombre traumatizado y quebrantado que nunca se recuperó de la depresión y el desánimo que le provocó lo que había experimentado.

Oscar era un verdadero cristiano y un amigo maravilloso. Le encantaba ser dominico y apreciaba las profundas amistades que compartía con sus hermanos (y hermanas) en la Orden. También estaba muy orgulloso de su herencia mexicana . Pero ante todo era cristiano y dominico.

Le resultaba difícil ver cómo alguien podía permitir que la identidad étnica o tribal abriera una brecha entre ellos y otros hermanos o hermanas bautizados, por no hablar de los miembros de la misma orden religiosa.

Un conflicto aún peor que fratricida

La invasión rusa de Ucrania me ha traído el recuerdo de Oscar y de su experiencia de compañeros cristianos y dominicos que habían acabado sucumbiendo a sentimientos fratricidas y luchas.

Obviamente, las dos situaciones son muy diferentes en muchos aspectos.

Pero ambos involucran a personas en conflicto e incluso en guerra que, en cada lado, profesan ser cristianos.

El ataque ruso a Ucrania es aún más horrible porque los cristianos de los dos países pertenecen a la misma rama de la Iglesia Ortodoxa Oriental que se originó en el siglo X, como afirman ambos lados, de la misma pila bautismal en Kiev.

Sí, esta Iglesia, que fue parte del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla hasta el siglo XVII, se fracturó aún más, especialmente después del colapso de la Unión Soviética y el llamado renacimiento del cristianismo ortodoxo en la región.

El conflicto es peor que fratricida.

Bautizados perpetradores de guerra y destrucción

Los soldados de una nación llamada “cristiana” han atacado a sus vecinos que son hermanos y hermanas en la fe. Y los líderes religiosos, particularmente el patriarca Kirill de Moscú y toda la Rus, han sido impotentes para detener a los líderes políticos (y militares).

Los jerarcas, de todas las denominaciones, incluido el catolicismo, siguen insistiendo en que no se puede culpar de la guerra al cristianismo.

Pero al igual que el Genocidio de Ruanda y otros conflictos, el aspecto más triste y escandaloso de lo que está sucediendo en Ucrania en este momento es que el cristianismo obviamente no ha tenido ningún impacto en disuadir a los bautizados de ser perpetradores de guerra y destrucción.

Y esa es solo otra señal de que el cristianismo del Viejo Mundo sigue siendo una religión primitiva que continúa desviándose del Evangelio, y por qué, si eso no cambia, todas las Iglesias continuarán volviéndose más y más irrelevantes.

Y eso también dejará a muchos escandalizados y quebrantados.

Sígueme en Twitter @robinrome

39 comentarios

  • M. Luisa

    No confundamos, yo no le doy ninguna respuesta a Santiago, solo he expresado libremente  mi opinión sobre  su manera  de comportarse aquí. Pero si se quiere hablar de respuestas  él me la debía a mí y con su primera interferencia, Juan A. Vinagre  le fue muy útil  a Santiago para,  precisamente,  desviarla.

    • M. Luisa

      … todas estas bien intencionadas reflexiones que usted le hace  han sido expuestas aquí del derecho y del revés, por pasivas y por activas, sin que ninguna de sus férreas convicciones cambien un solo milímetro y todo ello durante más de veinte años…

      • Santiago

        Estimada amiga María Luisa, siento mucho que te hayas enfadado y me disculpo por no haberte respondido con anterioridad. Se que no crees en mi “cortesía”, pero nunca he tenido la intención de despreciar a nadie en ningún sentido en los muchos años que llevo aqui. He admirado siempre mucho lo que escribes y tu interés didáctico,  del que yo he sido el primer beneficiado. No es fácil seguir a Zubiri.

        Cada cual tiene un estilo para encabezar un comentario y en mi caso es personal, pero no es por desprecio ni con la intención de ofender. Es todo lo contrario puesto que no recuerdo haber querido faltar al respeto aquí  a nadie nunca en los años que llevo participando. Si lo he parecido, mis disculpas de nuevo. Mi intención no ha sido mala, ni torcida.

        Mi gran problema es el tiempo pues sólo dispongo de poco para acceder al ordenador. En este caso seguí el orden de los comentarios y en el previo al tuyo me extendí quizás demasiado y le di seguimiento.
        Pero mi intención no fue excluirte -por el contrario- quisiera haber podido abarcar mucho. Y hoy pensaba contestarte puesto que muchas veces lo hago con “retraso”.He batallado con este problema desde siempre. Pero, a pesar de todo, he podido persistir en el diálogo hasta ahora.

        Un saludo cordial

        Santiago Hernández

         

         

         

        • M. Luisa

          Buenos días, Santiago, hace ya algún tiempo que  procuro evitar, al menos de entrada, dirigirme directa y especialmente  a alguien al emitir mi comentario.  De ahí mi gran  extrañeza  que tras mi primera reflexión en este hilo dejada en el aire,  irrumpieras tú con tanta efervescencia.  Por eso, y a pesar de que también  para mí el tiempo escasea, en cuanto pudiera, pensé, responder  a tal reacción.

          El orden fue este, no se olvide, lo que hubo primero fue una reacción por tu parte.       Pero como ya dije ayer,  a ti ya te fue bien la interferencia, te apaciguó el ánimo.  Quién fue aquí el enfadado?  A ti te enfadó mi comentario y por esto reaccionaste. Yo no estoy enfadada, como tod@s aquí aprovecho expresar libre y respetuosamente lo que opino.

          Por   lo demás,   y dadas las circunstancias,  consideré  que ahora bien podía venir al caso  mostrar mi extrañeza  por esa cuestión tan personal tuya  de encabezar por el nombre  tus comentarios si van estos dirigidos a hombres, pero no así si van dirigidos a mujeres. Ya he visto que hoy ha sido la excepción. Por mi parte lo voy a dejar  aquí.

          Un saludo cordial.

          • Santiago

            Muy agradecido, estimada María Luisa, por tu aclaración…Tomaré en cuenta tus valiosas observaciones sobre todo sabiendo del interés que muestras en leerme…como yo siempre hago cada vez que escribes por aquí…

            Un saludo cordial

            Santiago Hernández

             

             

  • Juan A. Vinagre

    Amigo Santiago: He estado dudando si darte respuesta a tu último comentario. No quiero dar la sensación de polémica o de animosidad personal, aunque tus ideas no me resulten convincentes (a veces me parecen poco fundadas, por muy  “tradicionales” que sean.)        Y lo hago desde aquí, no a continuación de tu último comentario, para no interferir en la respuesta que te da Mª Luisa.

    Hablas de “coherencia” y de que “el Espíritu Santo es el que guía la Iglesia” (no los hombres, entiendo), así como también de “permanecer EN el Evangelio…”   Esta es la gran cuestión… pendiente: Permanecer En el Evangelio. ¿De verdad te parece que la Iglesia -tú y yo incluidos- ha sido fiel al Evangelio, a algunas ESENCIAS del Evangelio?  Repasemos la Historia de la Iglesia…, incluidos los motivos de las separaciones, contra el “que sean UNO”…   Tanto en la separación de la Iglesia ortodoxa (s. XI) como en la Iglesia occidental (Lutero, Enrique VIII etc.) la Iglesia-jerarquía católica tuvo mucho que ver…  Le sobró soberbia, suficiencia, incoherencia, frivolidad y contradicciones y mal ejemplo de vida…   Solo dos ejemplos:  1. ¿Sabías que la condena de Lutero la firmó el papa León X en una cacería?     2. ¿Es coherente negar a Enrique VIII  el divorcio -de un matrimonio políticamente programado por intereses políticos, primero con su hermano enfermizo Arturo, y después con él-, sosteniendo que no lo podía anular porque era “válido”,   y sin embargo, conceder  fácilmente dispensas para casarse entre familias  reales  con  consanguíneos próximos, por intereses políticos?

    Y una nueva pregunta: ¿El Espíritu que dirige la Iglesia no estaría actuando en Francisco de Asís, cuando le hizo ver que había que reparar la Iglesia, amenazada de ruina? (Y por ello se vio con el papa Inocencio III, que lo escuchó, pero no cambió nada, ni siquiera el amigo de Francisco, Hugolino, futuro papa Gregorio IX?)

    Termino, Santiago, pero no me negarás que la Iglesia necesita precisamente hoy, quizá más que nunca, una vuelta al Evangelio y escuchar más, mucho más, al Espíritu. ¿En esa lucha recia contra Francisco y sus moderados intentos de reforma, también se encuentra el Espíritu (perdón),  dirigiendo la oposición al papa?)

    • Santiago

      Gracias Juan, y no te preocupes…Este es un foro de libre expresión, mientras sea con orden y respeto…pero cada uno puede expresar lo que piensa como es lo normal en una democracia…o en lo que mas se asemeja a ella…No hay que temer a opinar mientras tengamos una base para ello…El cristianismo es -para nosotros- la mejor filosofía de la vida, la mas coherente, la mas convincente….la que cambió al mundo y lo sostiene acualmente…es por eso que los mártires morían y mueren…los del siglo I y los del siglo XXI…

      Claro que la historia de la Iglesia está plagada de errores y pecados de los seres humanos, de nosotros…A pesar del Primado….Jesús tuvo conocimiento de la traición de Pedro, al negarle 3 veces…y la de Judas al venderle por 30 monedas de plata…Jesucristo fundó su Iglesia con pecadores…pues había venido, no a los sanos, sino a los “enfermos” del espíritu para darles “vida eterna”, entre los cuales por supuesto estamos nosotros…A los ministros Jesús los llamó -no a la “impecabilidad” -sino al ministerio magisterial y sacramental- para que se enseñara lo que EL “había ordenado” durante su vida pública y durante los 40 días después de la Resurrección, sin graves errores…La cuestión era como se iba a preservar lo fundamental del mensaje kerygmático salvífico de Cristo para que existiera un camino de salvación positivo y ordinario para TODO el que aceptara creer en Cristo, como el verdadero Hijo de Dios, el Mesías prometido…

      Si a pesar de las enormes crisis existenciales y espirituales de la Iglesia, y de los ataques de dentro y de fuera que ha sufrido no ha sucumbido todavía en el siglo XXI, entonces la promesa de Cristo de que iba a quedarse con Su Iglesia hasta la “consumación de los siglos” se está cumpliendo…porque cualquiera que recite de corazón el CREDO y lo acepte, que frecuente los sacramentos, especialmente el de la Penitencia, el que haya seguido la enseñanza del Evangelio que fue preservado por la Iglesia Católica, a pesar de sus errores,  en fin, el que ponga en práctica lo que la Iglesia Apostólica Católica ha enseñado  a través de los siglos, está en el camino señalado por Jesús, tal y como le sucedió a los reformadores Francisco de Asís, Teresa de Avila, Juan de la Cruz etc……..Entonces las misión soteriológica de la Iglesia se cumple en Ella tal y como estuvo desde el principio en la mente de Jesús….NO ha sido vana la Redención…ni lo será.

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

  • carmen

    A lo mejor esta respuesta es más a esa otra que te escribí. Pero no era para ti. Te utilicé como pretexto. Te lo dije. Te dije perdona que te utilice.

    En fin.

    No merece la pena seguir hablando de esto. El problema es la guerra . Estamos en un peligro máximo de que se extienda por toda Europa. Ya caen bombas a 25 Km de Polonia. Los chinos no aclaran. Como decidan que ha llegado su momento esto puede ser una catástrofe.

    Veremos.

  • carmen

    No puedo llevar más cuidado.

    No sabes cómo siento que lo hayas entendido así. Seguramente tienes razón. Todo el mundo me dice que soy imbécil. Eso de sentir no está de moda. Y, sí, tengo un ramalazo maternaloide muy grande. La maternidad tampoco vive sus mejores momentos. Pero hay cosas más importantes por las que preocuparme.

    Siento , no sé exactamente qué siento, quizás tú reacción. Pero ya te digo. No están los tiempos como para susceptibilidades. La realidad pesa demasiado.

  • carmen

    Ay, José Ignacio. Me produces una ternura infinita. Estoy convencida de que eres la persona más honesta intelectualmente de las que aquí escribimos. Lee un poquito lo que hay escrito sobre la historia de Eugenio Pacceli. Como jefe de la diplomacia de su antecesor y durante su reinado como Papa. A lo mejor te ayuda a entender algo de lo que está sucediendo ahora. La historia se está repitiendo un siglo después. Al menos así pienso. Esta guerra no va de religión. Va justo de lo contrario, de cómo las religiones han demostrado su poco sentido de la historia. Viven en una burbuja y las burbujas estallan en contacto con el viento de la realidad.

    En fin. Lo siento. Pero no me he podido callar. Me tienes conmovida.

    • Querida Carmen, te empeñas en entender a la gente a tu medida, a mi juicio, y no es fácil verse reflejado. No he dicho ni una palabra de que la guerra vaya de religión, ni una. Nada, ni palabra. Toda mi interpretación es mucho más política y economica (poder, poder, poder) que de cualquier otro signo. Solo introduje una duda de si algún silencio papal puede obedecer a un propósito de ser llamado a mediar. Ni siquiera añadí que pensar eso, para mí, es “en vano”. Quería introduciros alguna duda en la certezas que leí. Es mi profesión, hacer dudar en casi todo lo evidente. (Y luego eso de producirte “ternura”, ten cuidado en los diálogos, suena a maternalismo y superioridad. No está bien). Creo, creo. Disculpas.

  • Javiierpelaez

    Lo pongo aquí porque no sé donde ponerlo.Los rusos al parecer usan en Ucrania técnicas que usaron en Siria,en Alepo….Yo que ahora me leo las páginas internacionales el domingo de la primera a la última…nunca me las leí….Nuestros ojos,nuestra mirada se fijan distinto….si es de aquí o de acuñà… Alberto Revuelta nos cuenta cómo sufren en otras partes del mundo…Nuestra mirada es selectiva y nuestro tiempo limitado…Luego se superponen las cosas: los muertos de la pandemia,los refugiados afganos,las víctimas del volcán de La Palma,los muertos ucranianos y rusos,la vida personal de cada uno….Todo esto es muy difícil y líquido,pasamos de una cosa a otra sin solución de continuidad…Difícil saber de todo y hacerse cargo de tanta mierda…Los señoritos europeos somos así….

     

     

  • Javiierpelaez

    Tiene razón Calleja a algunos se les va la pinza.Dice Vidal que el Papa se vaya a Kiev con Kiril.El Papa no es San Francisco de Asís.En cuanto a lo que pueda hacer diplomáticamente el Vaticano es más bien relativo…Los chinos son los que pueden hacer…

    • Javiierpelaez

      Con permiso de los estadounidenses…La UE que le prometa a los chinos la ruta de la seda y la “ruta del jamón”…ja,ja,ja…Que los que pagamos el pato y no precisamente laqueado,somos los europeos

    • Y los dos cardenales, ¿a qué han ido? ¿Alguien lo puede explicar, trascendiendo las apariencias, o es lo que parece?

       

      • Javiierpelaez

        Pues  uno es el lismonero del Papa que dice que la oración y el ayuno y no se qué…Ha hecho en Leópolis un acto ecuménico…No es que yo esté en contra de reunirse y rezar por la paz…Ayunar para para dar la pasta para los refugiados me parece bien…Yo mismo cuando era joven ,siguiendo lo de Manos Unidas,no comí algún día y la pasta que me dió mi padre para comer fuera,la dí…Me fuí a un parque a leer a Hélder Cámara…Tb alguna vez estuve en la parroquia Universitaria sin comer por un rollo de Nicaragua…Ahora soy más de comer y dar pasta…Tampoco el Papa es Gandhi como para hacer una huelga de hambre…En cuanto a la oración ,como decía Tierno Galván cuando le decían que rezaban por él cuando estaba muriendo,en la economía de la creación nada se pierde…Tb al Papa le podía dar por vender los museos del Vaticano a Kirill o a Putin…Si por desbarrar que no quede…Es difícil saber que hacer…Por cierto Biden podría tomarse un transilium(luego miro si se escribe así) …Ya hemos entendido eso de que si Rusia ataca un país de la OTAN habrá Tercera Guerra Mundial…

  • M. Luisa

    La experiencia relatada aquí  me lleva a pensar en un enlace de esos instantáneos que por la actualidad que envuelven  irrumpen  en el móvil  mientras se  intenta llegar al que intencionadamente en aquel momento se busca. Aparcando pues este,   me detuve a leer  el de  la pantallita: “La guerra forma parte de la naturaleza humana”.

    ¿Pero esta afirmación, me dije,   es posible en pleno siglo XXI? ¿Qué idea de naturaleza se tiene de la del ser humano que todavía quepa hacer esta afirmación?

    Solo cabe hacerla  de espaldas a aquel  hito abierto dejado por Nietzsche entre la modernidad y la posmodernidad.

    La incredulidad  en la frase de Nietzsche “Dios ha muerto”, como se sabe,  está en el cristianismo.  No en aquellos hechos sucedidos antes de los evangelios por aquel hombre llamado Jesús, sino   que la incredulidad propuesta  en aquella frase nietzscheana  va dirigida al cristianismo como fenómeno histórico que como tal está repleto de barbaridades.

    En Nietzsche, Dios  es el nombre para designar el dominio de las ideas y de los ideales y esto es lo que se  ha de considerar, ahora ya con los pies en la tierra, muerto.

    Con los pies en la tierra lo que muere es el mundo sobrenatural, es decir, el poder de lo suprasensible  sobre lo sensible. Esto es lo que no acaba de morir:  el platonismo cristiano. Este dominio sobrenatural es el que ya no tiene fuerza operante  y ahí es donde no quieren entrar ni  el patriarca ortodoxo ni el mismísimo  papa de Roma.

    ¿Quizá sea esta una reflexión poco entendible?  ¡Bien, al menos que no empache!

    • Santiago

      Las barbaridades las han perpetrado los que han abusado del cristianismo…Pero Jesús y la doctrina que transmitieron sus discípulos en su correcta interpretación han transformado al mundo y su eco nos ha llegado hasta el siglo XXI, cosa que ni Nietzsche ni los modernos filósofos existencialistas han podido realizar ni por asomo…La PALABRA de Jesucristo es eterna, no pasa…pero ellos pasan y pasarán…mas pronto de lo que ellos mismos creen y creían…

      Y es precisamente por l el rechazo del sentido sobrenatural de la trascendencia que es congénito en el ser humano la razón por la que el mundo está avanzando cada vez mas hacia el caos del mal y a su autodestrucción (veáse amenaza nuclear)…No es que careciéramos de ese “extra sentido” sino que al rechazarlo -ya sea consciente o inconscientemente- no hemos encontrado ya en este mundo NADA que colme este sentido de búsqueda de felicidad eterna…puesto que nuestros deseos no son finitos…sino infinitos…queremos la perpetuidad en todo lo bueno….en la saludo, en la vida, en las posesiones, en la alegría, en el bien…En realidad no existe platonismo cristiano ….sino que todo nuestro está fundamentalmente basado en el espíritu: el disfrute verdadero siempre está dentro, no en la célula, sino del alma que por supuesto está íntimamente unida a nuestro cuerpo, y ES así que no podemos dividir en “piezas” al ser humano….Aun el goce de los sentidos se percibe como felicidad interior, no como instinto ciego, sino como el atisbo de una felicidad que queremos siempre “perpeturar”…Esta conciencia sólo existe en nosotros como seres racionales únicos…

      Si no hubiéramos tenido este “sentido trascendente” que es común a TODO el mundo entonces aceptaríamos “biológicamente” los problemas existenciales  sin quejarnos y sin conflictos y sin guerra…porque estos problemas, incluyendo la muerte y nuestra desaparición total, entrarían dentro de lo que es natural y corresponderían a lo normal en nuestra naturaleza humana…Pero no es así, nuestros deseos no se limitan…sino que siempre avanzan porque siempre deseamos mas, sin que nada ni nadie colme nuestras ansias de felicidad permanente…en esta vida de la tierra…

      Pero el caos mundial aumenta y ha aumentado  proporcionalmente al deseo de la “muerte de Dios”, aún de la mera “idea de Dios” que parece es ofensiva para una serie de fanáticos reductores del conocimiento humano…Y esto se opone a la “cacareada” libertad que ellos mismos alardean y proclaman por doquier…No se puede “matar” lo que fue infundido y programado junto con nuestra existencia..desde el principio

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

      • Juan A. Vinagre

        Hola, Santiago! Antes de nada, un cordial saludo. Ahora permíteme decirte que a veces me sorprendes con afirmaciones “muy sumisas”, pero con poco sentido crítico. El sentido crítico no siempre es lo mismo que rebeldía o insumisión a lo esencial. Jesús fue una persona con un gran sentido crítico. (Por eso le ocurrió lo que le ocurrió)  Quien corta de raíz el sentido crítico es el poder, civil o religioso sacralizado……        En concreto, me sorprende que digas que los discípulos de Jesús hicieron una “correcta interpretación” de las palabras de Jesús, que no pasan…       Consta en los evangelios que los discípulos no siempre le entendían correctamenete, y en Hechos también consta que ni después de Pentecostés lo entendieron todo bien…  La tradición se les imponía…   En Pablo se advierte que en algunos aspectos tampoco él entendió bien la misión de Jesús…   Por ejemplo, ¿te parece que es una interpretación correcta decir, como dijo Pablo, que la muerte en cruz de Jesús fue un sacrificio de expiación…? ¿Crees que esta interpretación deja bien la imagen de Dios, del Dios Padre Abbá que nos transmitió Jesús?  ¿Puedes concebir que Dios necesita sangre para sentirse bien? ¿De verdad que así se santifica su nombre?   (No entro en por qué Pablo y los primeros discípulos interpretaron como un sacrificio expiatorio la muerte de Jesús…   Algunas inmadureces de aquellos tiempos no permitían entender correctamente el sentido de su muerte…)          Amigo Santiago, en mi opinión, aún no hemos entendido bien algunos aspectos del gran Mensaje del Reino… Entender y definir los sacramentos costó más de mil años, y aún no están claros…                             Las interpretaciones antiguas (y no tan antiguas) necesitan revisión…   Mantener sin análisis crítico la tradición, las interpretaciones tradicionales, por muy venerables que sean, es exponerse a ser infieles al espíritu del Mensaje del Reino. El “poder consagrado” quiere sumisos acríticos, a los que llama “fieles”… Piénsalo, amigo Santiago, que tú eres una persona culta e inteligente, y me pareces también buena persona. (Perdona tú (y quien lea esto) que hable así. Al expresarme de esta manera  -muy coloquial-  no trato de dar lecciones.  Expongo mi opinión, contrastada durante años y años…)  El rígido tradicionalismo es hoy (y ayer) el gran problema sin resolver de la Iglesia. De nuevo, un abrazo.

         

        • Santiago

          Amigo Juan….Los Apóstoles y discípulos se llaman a sí mismos testigos. Jesús mismo les dice que “seréis mis testigos” hasta los “confines del orbe”. Y así durante 40 días ellos -después de la Resurrección- recibieron el mandato de instruir a “todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todas cuantas cosas ordené” (Mateo 28:19-20) ¿O es que también hay que reinterpretar esta perícopa?

          En realidad NO había que “re-interpretar” ,menos ahora nosotros en el siglo XXI, la doctrina y el mandato de Jesús. La labor de los “ministros” -que eran los Doce-  fue de “realizar” y “transmitir” lo que Jesús les había ordenado durante su vida pública como claramente se ve cuando Jesús les manda a ellos celebrar la Eucaristía: “Haced esto en Mi memoria” ya que la Eucaristía es el centro de la vida de la Iglesia

          Hablamos, estimado Juan, de esencias  y es fundamental que conservemos y transmitamos la esencia del Evangelio contenida en la catequesis oral primitiva. Por supuesto, NO lo accidental, lo que ha sido motivo de opinión y discusión en la Iglesia de Cristo, sino lo contenido en el sentido de la FE. Puesto que si lo volvemos a interpretar perderíamos la esencia. Este poder de “definir” una verdad “ya contenida” en el depósito de la FE que tiene un sentido propio dado por Cristo “para todos los tiempos” sólo lo dio Cristo a Su Iglesia ministerial y magisterial cuando Jesús prometió y cumplió la promesa del Paráclito el Espíritu de la Verdad que es Santo per se y que “vino” y se mostró a la Iglesia el día de Pentecostés cómo está relatado en los Evangelios y en los Hechos.

          Según El Concilio  Vaticano II la Iglesia en sí es “como un sacramento” o sea un signo de gracia..Jesús NO dijo que era necesario “entender” plenamente la teología sacramental para recibir efectivamente la gracia de “cada sacramento”. Los Apóstoles testigos de lo que habían “visto, oído y palpado” (1 de Juan, 1:1 y sig) solamente transmitieron las palabras y el sentido esencial para poder realizar y recibir el bautismo y la Eucaristía, y el Espíritu Santo en la confirmación,… como también expresó Cristo claramente el “sacramento de la reconciliacion” después de Resucitado “en mostrándoles Sus Manos y Sus Pies” les dijo: “A quien perdonareis sus pecados le serán perdonados y a quienes los retuviereis le serán retenidos” (Jn 20:22-23) y santificó el matrimonio en sus ministros, dio poder a sus Apostoles para ungir los enfermos y para perpetuar el ministerio sacramental hasta el “fin de los tiempos.

          Es por eso, que si reinterprétanos y reconstruimos “a nuestra manera” la Iglesia de Jesucristo” a la larga perderemos el verdadero sentido de la FE que no es de nuestra creación y que nos fue otorgada por el mismo Cristo a través de Su Iglesia sacramental y carismática. Podemos cambiar lo accidental, lo que compete a la disciplina . Sin embargo, la doctrina de Cristo  está sellada por la vida y sangre de los testigos que fueron confesores y mártires. Por eso es La Palabra de Cristo es la que permanece en su carisma esencial.

          Gracias Juan. Agradezco tu comentario y siempre te leo con interés.

          Un saludo cordial

          Santiago Hernández

           

           

          • Santiago

            Por otro lado, Juan, la expiación no significa avidez divina de sangre sino un sacrificio voluntario por amor..Y asi Cristo dice en la Última Cena que El “entrega Su Cuerpo y derrama Su Sangre en remisión de los pecados”…Y en otra ocasión que se entrega como “rescate” por nuestras graves faltas..porque nada manchado y sin arrepentimiento puede entrar en el Reino de Dios. Vale. SH

          • Juan A. Vinagre

            Amigo Santiago: Desde hace mucho tiempo estoy convencido de que las ideas previas -y más si están sacralizadas- se resisten al cambio en la manera de pensar…  Esto vale para todos o casi todos. También para mí y para ti. Por eso no me sorprende que persistamos…, aunque nuestras bases sean flojas, por mucho que parezca que las respalden los testigos… Testigos que no siempre supìeron interpretar adecuadamente, porque las ideas previas del V. T. no les permitían ver-mirar el Mensaje de Jesús de otra manera, a pesar de que Jesús había dicho: “La Ley y los profetas hasta Juan…”   Pues bien, los testigos con mente viejotestamentaria las interpretaron no “hasta Juan”, sino hasta Jesús… Por eso esas interpretaciones acerca del sacrificio..  Los testigos son importantes, pero siempre interpretan dentro de sus circunstancias históricas o religiosas.  Hablar así no es rechazar esencias, como expongo en “En torno a la fe y la Iglesia” (perdona que me cite), sino reivindicar esencias, que el poder frecuentemente margina o manipula. (Y no me negarás que la Iglesia en su desarrollo humano, institucional  y  a veces también doctrinal, cayó en la tentación del poder, -mucho, demasiado- en contra del Mensaje de Jesús…..  No sigo, a fin de que este diálogo no parezca algo personal.  Solo digo que bastantes interpretaciones eclesiásticas tradicionales no responden a la esencia del mensaje del Reino, sino a sus circunstancias sociales y humanas… Revisar algunas de esas interpretaciones es la gran cuestión pendiente de la Iglesia de Jesús, re-diseñada por los hombres… (no por las mujeres, pues  en este caso quizá ellas hubieran sido más fieles al Espíritu, como demostraron en el Calvario y en la Resirrección, que fueron las primeras “testigos”, y los discípulos, pese a que María de Magdala iba de parte de Jesús (“ve y diles…”),  no las creyeron…, no las creyeron, insisto) Sus ideas previas no les permitían creerlas… Vale, Santiago, un abrazo y que Él esté con nosotros -los dos-. Diferir en ideas o interpretaciones no es lo fundamental en el Mensaje del Reino. Lo malo, a veces, puede ser la tradición, que en más de una ocasión cuestionó Jesús.

        • Santiago

          Muchas gracias Juan por tu acertado e interesante comentario..Yo creo que coincidimos en la base, en la FE recibida y vivida..en que todavía podamos estar hablando de ella como don y poder expresar aquí nuestra experiencia..

          Hay que considerar que SÓLO estos “testigos” recibieron el carisma especial de Cristo por medio del Espíritu Santo -el Paráclito prometido:

          ”Y Yo rogaré al Padre y os dará otro Paráclito que esté con vosotros perpetuamente…el Espíritu Santo que enviará el Padre en Mi nombre, El os enseñará todas las cosas y os recordará todas las cosas que Yo os dije” (Juan 14: 15-26)

          Sin duda el testigo presencial que había ”visto, tocado y oído” muy de cerca a Cristo fue Juan Zebedeo..El mismo se proclama varias veces un testigo excepcional…en su Evangelio y en las Cartas Apóstolicas…Y por eso no importa que “estilos literarios  o escuelas espirituales” tenían los Apóstoles..Ellos proclamaron el carisma verdadero  de Cristo que preservó a la Iglesia Católica  de enseñar “otra doctrina” que no fuera la que habían aprendido y memorizado de Su Maestro Jesús de Nazaret…De otra manera, el mensaje salvifico y sacramental de Cristo hubiera desaparecido en los siglos o se hubiera deformado esencialmente como vemos ha pasado con las facciones cristianas que se separaron de la Iglesia Catolica: vemos en ellas desgraciadamente una FE “fragmentada y dividida” y en muchas “denominaciones” contradictorias y CONTRA  la Palabra de Jesús que quería que todos fuéramos UNO en la FE como El es en Su Padre y Su Padre en El..

          Por eso “accidentalmente” los Apóstoles podían disentir entre sí y de hecho lo hicieron, pero fundamentalmente lograron establecer la esencia fundamental para el desarrollo de la Iglesia puesto que la MISIÓN esencial  de la Iglesia de Cristo no es de un bienestar “temporal”: Su Misión es trascendente que supera todos los bienes de este mundo y que nos ofrece el camino de nuestra salvación eterna..En esta Iglesia lo tenemos..

          Es por la FE histórica que creemos en Cristo y ES por la FE que creemos en Su Iglesia, que a pesar de los errores y pecados de sus miembros, nos ofrece todavía en el siglo XXI un camino coherente y actual de salvación y nos ofrece “el verdadero sentido de esta vida”. Esto no lo hacemos los “humanos” sino Dios, capaz de extraer del mal grandes bienes. Y el Espíritu Santo es el que guía a Su Iglesia

          Permanezcanos EN el Evangelio..Ningún otro documento antiguo nos ofrece tantas garantías de veracidad. Aprovechemos la oportunidad de leer nuestra misma FE en la Palabra escrita que deriva de la predicación viva oral..de Jesús

          Un abrazo

          Santiago Hernández

           

          • M. Luisa

            ¡Bien, Santiago todo tiene un límite! ¡No puedo callarme tras tu última perorata!! Aunque las vengas envolviendo todas ellas de esa  falsa cortesía  con la que para algun@s les es suficiente, para mí no.

            Me extraña enormemente que nadie se haya percatado de que con los años que intervienes en este foro ni una sola vez hayas mencionado  el nombre de la mujer  a la cual, por réplica,  le diriges tu comentario.

            Ni una sola vez, juraría, has nombrado CARMEN en tus réplicas con ella

            Cosa distinta es si quien te replica es un atriero dándote pábulo.  Lo importante para ti es que te den motivo para lanzar tus vacíos discursos, lo de menos el respeto que les debes tanto si son atrieras como atrieros.

            Y si por si  a alguien le diera por censurarme  que recuerde cómo combatía   esas encerronas,  Juan L. Herrero del Pozo,        tan extremadamente  egoicas de Santiago,  calificándolas  de “flatos vocis”

            Lo tuyo es grave, Santiago,  háztelo mirar.

      • M. Luisa

        Eso, Santiago, se llama salirse por la tangente. Y no solo eso. Lo peor, es  que  enfocando el tema a tu manera  diciendo que las barbaridades  las han perpetrado  los que han abusado del cristianismo, esto no es nada distinto de lo que moviera a Nietzsche a buscar las  razones que tan contrapuestas veía a las experimentadas  por  el Evangelio.

        Por eso el objeto de  sus  críticas  se ha de enmarcar, como decía, dentro de    lo que ha de entenderse  como el fenómeno histórico del cristianismo en su evolución política mundanal de la iglesia y sus afanes de poder.     El evangelio, pues, lo deja  intacto.

        Es falso pensar que él pretendiera realizar ninguna  transformación y menos  dejando  fuera el Evangelio. No me explico como no ves su fidelidad a él  en la frase “Con los pies en la tierra”  ¿no fue desde ahí que empezó todo? Al invertir los términos ya no es lo sobrenatural lo dominante,  sino lo sensible, abriendo con ello la posibilidad de una metafísica intramundana cuando ya la clásica después de Hegel  empezaba a hacer aguas. Debería esto alegrarte si es que  como dices la palabra de Dios es eterna, pues solo lo será si cambia y se va actualizando en el curso de la historia.

  • Santiago

    El Concilio Vaticano II declara extensamente lo que es “libertad religiosa” que se basa en el don divino de esa libertad de Dios que también El nos otorgó a nosotros.

    “ Cristo dio testimonio de la verdad pero El no quiso imponerla por la fuerza a los que le contradecían pues Su Reino NO se lo defiende a golpes sino…que crece por el amor con que Cristo, levantándose en la Cruz, atrae a todos a Si mismmo” (Conc Vat 2, Dec Libertad Religiosa No 11)

    Por eso NO es la Iglesia de Cristo la que es irrelevante sino los que NO quisieron oír la “voz” de Cristo que nos invita a la PAZ, al arrepentimiento de nuestros graves delitos y a la Reconciliación con El. Porque tampoco quiso Dios imponer al mundo la FE “por la fuerza y la coacción” sino que escogiéramos Su amor como un don PRECIADO y conociéndole Le amáramos y en este Amor le siguiéramos en el bien hasta el final.

    Por eso, aunque Dios “permita” el mal de la guerra, los responsables del caos moral y social de ella, solamente somos nosotros que hemos querido abandonar la FE cristiana sin siquiera darle una oportunidad de verificar su validez ni concederle un lugar en la vida del Cosmos rechazando a priori todo los que no se ajuste a los “dogmas” e “ídolos” que hemos venido creando desde los últimos siglos en aras de un “modernismo” pobremente entendido.
    Estamos pagando nuestra indiferencia y hedonismo. Y ahora nos es difícil contemplar la realidad del peligro de nuestra propia “auto-destruccion” en un mundo carente de valores y de una esperanza trascendente.

    Un saludo cordial

    Santiago Hermández

     

  • carmen

    Dice Salvador Santos al que adoro , que él sabe de uno que empezó…

    Y todos sabemos cómo acabó.

    Eso sí. Le dieron la vuelta y le hicieron Dios. Y en su nombre hoy hablan el gran Papa Francisco y el señor ese Krill o como se llame. Por lo menos le acompaña el nombre.

    No.

    Nada vale de nada. Sencillamente hay que seguir viviendo sin dejar que te obliguen a bajar la cabeza, si es posible. Si es posible, que no siempre lo es.

     

     

     

     

     

     

  • carmen

    Y nosotros, los españoles nos suena a nuevo todo ese discurso?  No espero otra cosa de la iglesia oficial. Se llama ser bienqueda, es un palabro moderno que viene a decir que hay que quedar bien allí donde estés.

    Nada nuevo bajo el sol.

    Ni las causas de la guerra tampoco son nuevas. Esto es como para tirar la toalla. Creo que la he tirado. Nada vale de nada. Todo se tergiversa a favor de una causa. Y si no es posible tergiversar, pues se saca una ley que diga que quien diga lo contrario, a la cárcel 15 años. O directamente al paredón.

    Sí. Creo que he tirado la toalla. Nada vale de nada. Siempre ganan los mismos.

  • Javiierpelaez

    Totalmente de acuerdo Alberto…Una vergüenza

  • Alberto Revuelta Lucerga

    El domingo día 6 del mes que corre, el patriarca ortodoxo de Moscú y de todas las Rusias, Kirill II, afirmó en su sermón oficial que en Ucrania estamos ante una guerra moralmente justa pues protege al Donbass, territorio perseguido y atacado por las fuerzas de una especie de Anticristo que al avanzar destroza y ensombrece los valores cristianos de la tradición. Tras esas fuerzas y ataques se encuentra el lobby gay que acumula mucho poder y se mueve constantemente Los habitantes del Donbass rechaza los pretendidos valores de esos lobbies que persiguen controlar el poder mundial. “La prueba es muy sencilla y a la vez aterradora: es un desfile del orgullo gay. La solicitud de organizar un desfile del orgullo gay es una prueba de lealtad a ese grupo mundial tan poderoso; y sabemos que si las personas o los paises rechazan esas solicitudes, dejan de formar parte de ese mundo y se vuelven ajenos a él”. Para Kirill II se trata de imponer con fuerza la negación de Dios y de su verdad a las personas. Ni una palabra de la responsabilidad rusa en la guerra. Ni una na palabra de la responsabilidad directa y personalidad de Putin en la guerra. “Al mismo tiempo debemos orar para que La Paz llegue l9 antes posible, para que la sangre de nuestros hermanos y hermanas deje de fluir, para que el Señor dé su gracia a la tierra de Donbass que, desde hace 8 años lleva la dolorosa huella del pecado y del odio humano”.

    El mismo domingo el obispo de Roma y pontífice máximo de la Iglesia católica afirmó: “ En Ucrania fluyen ríos de sangre y lágrimas. No es solo una operación militar, sino una guerra que siembra muerte, destrucción y miseria. Las victimas son cada vez más numerosas, al igual que las personas que huyen, especialmente las madres y los niños…….Oremos juntos por Ucrania: tenemos sus banderas frente a nosotros. Oremos juntos como hermanos a Nuestra Señora Reina de Ucrania.”. Ni una palabra de la responsabilidad rusa en la guerra. Ni una sola palabra de la responsabilidad directa y personalidad de Putin en la guerra.

    • Tú que eres un buen conocedor de la curia vaticana, Alberto, y JPelaez buen jurista, y Carmen con instinto y experiencia, han de sopesar si lo mejor ese día para Francisco era no salir al balcón a hablar de la maldita guerra de Putin. Mejor no haber salido. Si está empeñado en una mediación personal ante Putin -cosa que dicen y que no creo que logre, pero que está es seguro- tampoco puedes esperar esas palabras sobre la guerra de Putin. Es el problema de que el profeta se meta a diplomático, y el diplómatico a profeta; o a una cosa o a otra. Pero me limito a hacer este comentario porque creo explica algunas cosas. Lo mejor era no salir si no se podía hablar. Buen aprendizaje para un Papa, no salir a hablar cuando no puedes decir lo que estás pensando. Pero todos sabemos que la palabra a menudo nos permite decir lo que pensamos con ganas, pero fastidia lo que queríamos lograr. Es la dura vida. Saludos.

  • Isidoro García

    ¿Quién en su sano juicio, no desea ser lo más listo o inteligente posible?. ¿Quién en su sano juicio no desea ser lo más atractivo posible?. ¿Quién en su sano juicio, no desea ser lo más bueno posible?.

    Todos llevamos dentro un imperativo moral, un instinto interno, por lo que desearíamos ser lo más inteligentes, atractivos y buenos posible, o sea en una palabra lo más “sabios” posible.

    Otro tema distinto, es la salvedad previa de “en su sano juicio”, o sea reconocemos que podemos tener alguna disfunción o patología psicológica, que nos haya perturbado ese instinto natural, en cuyo caso somos “enfermos” necesitados de cura y reestructuración de nuestra arquitectura mental, (tipo psicopatía o esquizofrenia).

    Sin llegar a tanto, a todos nuestra biografía, especialmente la más temprana, nos ha ido forjando unas pulsiones internas, (lo que llama el amigo José Ignacio, “carácter moral y sicológico”), que constituyen y personalizan, las vigas y los cimientos de nuestra arquitectura psicológica personal, que son cuasi imposibles de modificar.

    Y otro tema adicional, que nos dificulta desarrollar adecuadamente ese instinto de sabiduría, es que todos arrastramos errores cognitivos heredados, aprendidos, o propios, por lo cual no tenemos claro, en qué consiste, ser inteligente, atractivos o buenos.

    Si lo que hemos llegado a pensar es que ser inteligentes, es ganar mucho dinero, o engañar a todo el mundo,

    – y ser atractivo es ligar mucho a diestro y siniestro, y ser muy famoso,

    – y ser bueno, es rezar muchos rosarios, y obedecer ciegamente al líder de tu Iglesia o partido político,

    -entonces, lo que nos pasa es que estamos “alienados”, una palabra que hace cuarenta años estaba muy de moda, pero hoy casi ha desaparecido.

    Todos queremos ser buenos, pero cada uno tenemos nuestro modelo personal para serlo. Y en ese modelo personal de bondad, nuestras pulsiones psicológicas profundas, forman la arquitectura del modelo elegido.

    Por eso, se producen las grandes contradicciones internas entre la razón y los instintos humanos, que se muestran claramente ante planteamientos éticos, sobre realidades humanas, demasiado humanas.

    ¿Quién que no tenga sangre de horchata, o sea un hipócrita o un cínico, puede reprochar que unos humanos, ante una agresión contra “los suyos”, pierda el oremus, y se marche a su país a defender a los suyos, exponiendo su propia vida?.

    ¿El heroísmo es inútil, baldío e irracional?. Racionalmente sí, y los pusilánimes, bien lo saben, y aducen eso de que soldado que huye, vale para otra guerra. Pero queramos o no queramos no somos solo racionales. Somos más complejos.

     

    ¿Cuál es la dignidad del ser humano, (palabreja tan sobada y utilizada como nos interesa)?. Dignidad es sinónimo de grandeza, y grandeza es una visión cariñosa y complaciente de nuestra propia naturaleza humana real.

    Digno es el gusano, que se sabe gusano, pero no se avergüenza de ser gusano. Ya le gustaría ser águila y volar, y no arrastrarse por el suelo. Pero sabe ser dignamente un buen gusano, con todas sus limitaciones y sin fantasías baratas de los infames vendemotos.

    Y unos componentes fundamentales, (como vigas y cimientos), de nuestra naturaleza humana, son los patrones instintivos profundos y atávicos, que arrastramos desde hace millones de años.

    Hasta que no podamos hacernos una reestructuración de nuestra arquitectura mental, seguimos siendo humanos. (Después de la reestructuración ya seremos otra cosa). Y debemos ser dignamente humanos, con todas nuestras limitaciones, como el digno gusano.

    Hasta entonces no podemos variar dicha arquitectura mental, y solo está en nuestra mano, un más perfecto conocimiento de la realidad, para hacer mejores juicios y discernimientos del comportamiento más adecuado a cada situación.

    Ser buen jugador de cartas, no es el que tiene siempre las mejores cartas, sino el que juega adecuadamente las que le han tocado en cada mano.

    Yo me niego a las fantasías alienadoras, de que basta que quieras ser humano perfecto, conozcas mal que tal algo de lo que dijo Jesús, lo aceptes como “Señor”, y te bauticen siguiendo un ritual mágico, ya lo eres. Y si luego eso no resulta, la culpa la tienes tú.

    Conocer el terreno que se pisa, nos evita de muchos esguinces, y torceduras dolorosas. Conocer la realidad nos hace libres.

  • En esta guerra de Rusia contra Ucrania, considero que no es el pueblo ruso cristiano  haciendo la guerra a otro pueblo cristiano como es Ucraniano. Es un ejército militar ruso, psicológicamente motivado, cuidadosamente aleccionado y preparado en el manejo y uso de modernos armamentos de guerra, al mando del poderoso y megalocéfalo  presidente Vladimir Putin, que invade y esta destruyendo un pueblo vecino Ucrania. Es obvio que dentro del ejército ruso que invade Ucrania hay cristianos. igualmente obvio  que entre la gente que está muriendo en Ucrania hay cristianos. Pero la misma religión que abrazan tanto los invasores como los invadidos, no fue la causa de esta guerra, por eso es improbale que pueda ser la bandera blanca que ponga fin a todo esto. Sin embargo se espera con urgencia, que los líderes, tanto de la iglesia católica como de la iglesia ortodoxa de rusia, se pongan pilas y hagan todo lo posible para disuadir a los protagonistas de esta guerra.
     

  • Isidoro García

    La experiencia planteada por Robert Mikens, y su amigo el dominico Oscar, en Ruanda, es muy significativa, y deberíamos esforzarnos en encontrar su significado.

    Lo primero a señalar es que no se trata de cristianos meramente “sociológicos”, como señala Gonzalo, sino que se trata de dominicos, se supone que suficientemente formados en fe y cultura religiosa.

    Y no es un caso aislado en la historia. Sin ir más lejos me viene a la memoria, el tema de la grave crisis de los jesuitas catalo-aragoneses, en la época de Gracián, justo en la época del primer intento de separación de Cataluña de España, en la Guerra de Sucesión. Y así hasta ahora, en cientos de situaciones similares.

    Lo primero, rechazo la visión idealista y poco realista del amigo Juan Antonio, cuando dice que “El problema es que con frecuencia nuestra conversión cristiana es más una máscara que una realidad.  En estos casos, por mucho que nos digamos cristianos, hay que pensar que solo hemos sido “bautizados en agua”. Pero el “bautismo del Espíritu”, que es el que predicaba Jesús -y que se manifestaba en obras- todavía no ha ocurrido”.

    Y es que una vez más se parte de una idealización irreal. Supuestamente el hecho físico del bautismo y confirmación de adultos, supone un cambio, una metamorfosis, una conversión, de la psicología personal, y de la cosmovisión del bautizado.

    Y eso es claramente falso. Y cuanto antes aceptemos la Verdad, más pronto seremos libres. El efecto de autosugestión, es poderoso, pero muy limitado.

    (En la época del Jesús aparecido, el Espíritu, era visible en forma de llamitas encima de la cabeza. Suponiendo que eso haya sido real, es evidente, que hoy ya no hay llamitas: ser cristiano no es seguir creyendo en mitos y supersticiones, por muy bienintencionadas que sean: ¡estamos en el siglo XXI!).

    Comentaba hace unos días, como las últimas hipótesis de la mente humana, pasan por la coexistencia de múltiples patrones independientes de conducta, y muchos de ellos contrarios unos a otros, dentro de nuestra mente, que luchan unos contra otros por aflorar al órgano de decisión.

    Y uno de los más poderosos, son el patrón tribal, arraigado en nuestro interior durante centenas de millones de años, y que nos ha servido fielmente para nuestra supervivencia, primero de los mamíferos, luego de los primates, luego de los humanoides y por fin de los humanos.

    Este fortísimo patrón tribal coexiste, y reorganiza al resto de patrones, el de nuestra supervivencia individual, el de la supervivencia de nuestros genes, y todos los patrones culturales, incluídos los religiosos, que inevitablemente se reorganizan como tribus. Hay tribus culturales y tribus religiosas.

    Racionalmente no hay ninguna razón para que nuestra relación con los que creen las mismas cosas que nosotros, deben ser distinta de los que creen otras cosas distintas. Pero el carácter atávico, telúrico, y “cósmico”, del patrón tribal es poderosísimo y muy difícil de doblegar.

    Forma parte de ese gran maestrean de las Leyes del Universo, (la “mano de Dios”), que rigen el Universo. Y cuando consigamos la universalidad, de considerar verdaderamente iguales a todo humano, seguiremos con ese patrón, respecto a los seres inteligentes que no sean humanos.

    Y tendremos que replantearnos nuestra situación en la Comunidad de Seres inteligentes del Cosmos. Y ese replanteamiento, ese resituarnos en el Cosmos, es lo que llamaba yo hace días, “Trascendencia” y “espiritualidad”, y esa ampliación de nuestra “tribu” a toda la humanidad y más allá, es lo que sentimentalmente denominamos como “Amor”: por eso Dios es Amor.

    Volviendo a lo de Juan Antonio, el cristiano es el que hace lo que puede, que no siempre es mucho, a pesar de las falsas promesas de la sacramentalidad eclesial, que tienen que vender la burra coja a pesar de todas las evidencias.

    Y por eso lo que constituye al cristiano no es su perfección, sino al contrario, es su miseria humana, que debemos poco a poco asumir, primero, e ir intentando paliar en lo que se pueda que no es mucho. (Los psicólogos más optimistas, aseguran que no se cambia en más de un 15 %, ni con terapias).

    El verdadero santo no es el hombre perfecto, sumiso, obediente, y automaniatado. Ese es el santo clerical, la buena oveja.

    El verdadero santo humano, es la oveja negra, el humano que sabe y acepta la realidad humana, por mucho que no nos guste. Es el Saulo que reconoce que hace lo que no quiere hacer, y lo que querría hacer, no lo hace. Siempre la realidad por delante, aunque sea incómoda.

    • Juan A. Vinagre

      Amigo Isidoro: Gracias por leerme.   En nuestras valoraciones humanas, sobre todo si el tema es complejo,  con frecuencia hay imprecisiones o errores… Que eso ocurra en mis comentarios no me sorprende.   Pero no puedo o no sé responder a tu valoración sobre mis palabras, porque no me veo representado en ellas. Yo no voy por donde te parece que voy…  Sin embargo, estoy de acuerdo contigo en algunas cosas que dices, como “cristiano es (o puede ser también, añado) el que hace lo que puede, que no siempre es mucho…”  La fragilidad humana es propia del ser humano, también del cristiano, evidentemente. Por eso, Jesús nos aconsejó orar. El emperador cristiano Teodosio, en una incursión militar cometió salvajadas…, y cuando se enteró el obispo de Milán, Ambrosio, le paró los pies a la entrada del templo… Y el cristiano Teodosio lo reconoció e hizo penitencia púbica…    Otros jefes “cristianos”, que han cometido graves irregularidades o atropellos parecidos no lo han reconocido, ni han tenido un Ambrosio que se la jugase, parándole los pies…  Como Kiril, también en España, sin ir más lejos, se han bendecido guerras crueles, y en vez de denunciar tales conductas, se dio el privilegio de salir de la iglesia “bajo palio”, bajo palio, sin previo arrepentimiento…              Por eso digo que hay mucho sedicente cristiano -y no me excluyo- que solo ha sido bautizado en agua, no en el Espíritu.  Aunque también entiendo que el ser humano es flojo, y sin necesidad de recurrir a extructuras de fondo o de tribu (que condicionan demasiado), reconozco que siempre estamos expuestos a caer en la tentación…  Pero una cosa es la fragilidad humana y otra una conversión superficial (máscara) que no llega al fondo, que es donde se produce la auténtica conversión… Estoy pensando en casos de políticos o magaricos que enseñan la Biblia… y sin embargo… En el campo del Reino -incluido el Vaticano- hay cizaña, no solo buen trigo… Esto es realismo.

      Perdón, Isidoro. Comienzo diciendo que no sabía explicarme o responderte, y sin embargo…  Por encima de nuestras ideas, coincidencias (que las hay)  o diferencias de interpretación, vaya un cordial saludo.

  • ana rodrigo

    Las religiones han existido y seguirán existiendo… Deteniéndome a el cristianismo, yo diría que el mejor legado que ha legado el Cristianismo es que sus valores se recogieran en un texto civil como es la Declaración Universal de los Derechos humanos.

    La concienciación individual y colectiva en los organismos políticos de toda índole en los países onde esto ha ocurrido, hace que la misión de las religiones se queden en una misión moral, que no es poco, pero que las decisiones civiles se apoyen el la DDH es trascendental.

    Creo necesario que quienes de una manera o de otra hemos vivido dentro del Cristianismo, exijamos a la Iglesia que cumpla con su misión, que no se deje menospreciar su esencia, el Evangelio, no sus formas, que tanto tiene que revisar, cambiar y eliminar.

  • Gonzalo Haya

    Habría que distinguir entre cristianos sociológicos (cristianos de religión) y cristianos (?) de la Buena Noticia de Jesús. Ya sé que la Buena Noticia es una utopía y “solamente ha habido un cristiano, y a ese lo crucificaron”; pero la utopía no es una quimera. La Buena Noticia es, como me decían de pequeño, la estrella polar que orienta la ruta del navegante; todos podemos emprender esa ruta y avanzar en ella. De los cristianos sociológicos (los contabilizados en los libros de las parroquias o en las misas dominicales) yo diría aquello de que “ni son todos los que están, ni están todos los que son”. Ha habido más profetas fuera de la institución cristiana o judía, que dentro de ellas. Cada vez me convenzo más de que Dios desarrolló en cada persona la interfaz de la conciencia para mantener la posibilidad de dialogar con nosotros. Ahí está si la limpiamos de las adherencias de nuestros egoísmos.

  • Juan A. Vinagre

    La experiencia de Oscar en Ruanda, en que los sentimientos étnicos -entre cristianos- se sobreponen (y anteponen en la práctica) a los valores cristianos, es una realidad que se ha repetido a lo largo de la historia. Las guerras entre países “cristianos” medievales, con matanzas indiscriminadas y crueles…; las Cruzadas, mejor, los cruzados que a su paso por países cristianos de oriente masacraron pueblos; las guerras de religión de los siglos XVI-XVII, que hicieron lo mismo; la guerra civil española que, en muchos casos, torturaron y asesinaron a muchos buenos cristianos, solo por ser de “izquierdas” (es decir, porque pedían mayor justicia social, a fin de salir de la miseria en muchos-muchos casos), ¿es propio de gentes que se dicen cristianas, y además dicen defender la religión cristiana?

    Cuando las etnias, los nacionalismos, las lenguas etc. se anteponen y sobreponen a los valores cristianos -de respeto e igualdad, por ej.-, cabe pensar que nuestra conversión “cristiana” es más una máscara que una conversión auténtica. Si con esa máscara se utiliza la religión para defender otros objetivos, y los servidores representantes se callan ( o peor, bendicen esa “gesta”) es necesario que surjan profetas que denuncien y pongan en evidencia esas contradicciones…  ¿En estos casos no se echa de menos a un Ambrosio que se oponga a que ese emperador o zar entre en la iglesia y la utilice malamente?  Mientras los servidores se callen  o bendigan esas “gestas” que causan tanto sufrimiento, no es posible reconocerlos como verdaderos cristianos. Cuando la etnia etc.  -real  o “elaborada” en la historia- se antepone al sentido fraterno y al amor, esa “etnia” no es cristiana por mucho que lo diga.   El problema, que evidencian los datos señalados, es que con frecuencia nuestra conversión cristiana es más una máscara que una realidad.  En estos casos, por mucho que nos digamos cristianos, hay que pensar que solo hemos sido “bautizados en agua”. Pero el “bautismo del Espíritu”, que es el que predicaba Jesús -y que se manifestaba en obras- todavía no ha ocurrido. Quizá nos hemos precipitado al bautizar en agua, sin esperar a ver los frutos…                 En suma, estas guerras indican que todavía estamos sin RENACER, sin convertir de verdad… Sin el bautismo de Espíritu.  Por eso tantas manipulaciones y contradicciones…, que es preciso saber discernir para no identificar máscara-cizaña con buen trigo.  O  Paz cristiana con “gesta” bélica…

Deja un comentario