INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6402 Artículos. - 100354 Comentarios.

Fin de las congregaciones religiosas y futuro de sus propiedades

Confieso mi perplejidad al reproduoir en Atrio este escrito que me envía José Arregi, tras publicarlo él en su blog privado. Tras un largo debate público sobre el paradigma posteíta y la fe, hemos reanundado un dálogo fraterno. Pero su radicalidad adamita del fin de las congregaciones religiosas y de las religiones tradicionales y no de su reconversión, no lo puedo aceptar. Hace solo 12 años, siendo aún franciscano y profesor de teología en Deusto, me relacioné con Arregi a propósito de este magnífico artículo en que arremetía contra Benedicto XVI y defendiía el carisma inicial del franciscanismo: ¿“Utopismo espiritualista”? (Iviva, nº 242). ¡Calma, José, calma! ¿No estarás con esos radicalismos teóricos perjudicando la difícil tarea de Francisco y dando la razón a los seguidores del enrrocamiento eclesiástico? AD.

Franciscanos/as y clarisas, benedictinos/as, mercedarios/as, compañeros y compañeras de Jesús inspiradas por Ignacio de Loyola, hombres y mujeres carmelitas, pasionistas, maristas… una lista sin fin. Nacieron para socorrer, acompañar, educar, sanar, cuidar a los sin nadie y sin nada. O para dedicarse a la “vida contemplativa”, “trabajando y orando”, viviendo a fondo, siendo en comunión profunda con todo.

Esas mujeres y hombres, a lo largo de los siglos, han dado al pueblo lo mejor de sí con admirable entrega y desinterés, y el pueblo los ha sostenido material y espiritualmente con inmensa generosidad. Nuestros pueblos y ciudades llevan su impronta.

Pero la “vida religiosa” –al igual que la época de las “religiones” tradicionales– toca a su fin. No quiero decir que aquello para lo que las congregaciones y órdenes nacieron –compasión samaritana, esperanza subversiva, fraterno-sororidad universal– haya perdido valor. Nunca lo perderá, esperemos. Pero en los últimos 60 años se ha desmoronado el marco cultural (teológico y antropológico) sobre el que, desde el s. XIII, se ha sustentado esa forma de vida, y su mismo nombre.

Nuestra visión del mundo y del ser humano, de la “materia” y del “espíritu”, del cuerpo, de la sexualidad y del género… y, en consecuencia, nuestra imagen de Dios, han cambiado profundamente. Ya no se sostiene que el celibato sea más humano o acerque más a Dios o a la Vida que la práctica de la sexualidad, ni que la obediencia a un superior sea valiosa por sí, ni que porque la propiedad de los bienes recaiga sobre la congregación y no sobre el individuo religioso, éste vaya a ser más responsable y solidario. Tampoco se sostiene que los tres votos sean “consejos” dados por Jesús de Nazaret a quienes quisieran seguirle más de cerca, más entregada y proféticamente. Y aunque Jesús los hubiera aconsejado, no por eso nos valdrían hoy, al igual que ya no nos valen sus ideas sobre el origen y el fin del mundo, la creación del ser humano, ángeles y demonios, o sobre el Dios creador.

Se han derrumbado los pilares sobre el que se ha apoyado y justificado la vida religiosa desde sus orígenes hasta hoy. Y por eso, simplemente por eso, están desapareciendo en la Europa occidental las vocaciones a esa forma de vida, en un proceso que se veía venir, pero no se supo ver. No están desapareciendo las vocaciones a la vida en su hondura, sino al modelo teológico y canónico de la “vida consagrada”. La metamorfosis cultural-religiosa, los datos sociológicos y la trayectoria de fondo indican que, dentro de dos o tres décadas, la inmensa mayoría de los monasterios, conventos y casas religiosas de los países europeos quedarán vacías. Y todo apunta que lo que sucede aquí sucederá más pronto que tarde en todos los continentes, al igual que, por ejemplo, en Castilla y Andalucía ya pasa lo que pasó antes en el País Vasco o Cataluña, o en Italia y en España o incluso en Polonia pasa hoy lo que antes pasó en Francia, Dinamarca o Suecia.

¿Tendrán las congregaciones religiosas la lucidez necesaria para comprender el signo de estos tiempos y para convertir su proceso de muerte en camino de vida, su disolución institucional en transformación espiritual? ¿U optarán por cerrar los ojos, huir adelante y condenarse a la decadencia, buscando vocaciones como sea o importándolas de donde sea? Saber vivir culmina en saber morir, en dejarse transformar enteramente.

No puedo aquí dejar de referirme a otro reto mayor, ligado al anterior o derivado de él: ¿qué destino procurarán las congregaciones a sus templos, santuarios y conventos, casas y propiedades, que no son pocas, para cuando sus comunidades se cierren, y justamente para que su carisma originario y su historia más auténtica no se extingan? Es justo que aseguren para todos sus miembros, mientras vivan, las condiciones necesarias para una vida digna. El resto no les pertenece, por muchos y muy legales títulos de propiedad de que dispongan. Lo que no necesitan pertenece al pueblo. Fue el pueblo quien, directa o indirectamente, edificó sus templos y conventos. De ningún modo debieran parar en manos del mejor postor.

Que vuelvan, pues, al pueblo, a las instituciones públicas, pero no mediante venta a precio de mercado, pues esto equivaldría a hacer pagar por segunda vez a los contribuyentes el convento o la iglesia o la propiedad que los contribuyentes o sus antepasados (o los reyes y señores que los explotaron) regalaron a las congregaciones. Que éstas desacralicen sus templos y santuarios, para reconvertirlos en lugares de ”espíritu y de vida” donde el pueblo pueda respirar en paz, gozar de silencio, reunirse y fomentar la convivencia, soñar otro mundo mejor, disfrutar la belleza de la música y de la palabra, celebrar el amor y el nacimiento, despedir a los muertos y aliviar el duelo. Lo demás, incluidos los traspasos a las curias generales y a las instituciones diocesanas, sería una traición de las congregaciones al carisma que las alentó, un fraude al pueblo que las sostuvo y al que se consagraron, una afrenta a la memoria de nuestros padres, abuelos y antepasados.

Escribo estas líneas en vísperas del 2 de febrero, fecha en que se celebra en la liturgia católica “el día de la vida religiosa”. En la misa se volverá a leer el bello pasaje imaginario de Lucas sobre dos ancianos profetas, Simeón y Ana, que reciben al niño Jesús en su presentación en el templo de Jerusalén. Simeón, “hombre justo y piadoso”, “esperaba el consuelo de Israel”, de todos los pueblos. Abre los ojos, ve a Jesús y reconoce la luz de un mundo nuevo, y dice a la Vida: “Puedes dejar a tu siervo irse en paz”. Ana es viuda desde muy joven, tiene 84 años, y ahí está, presente. Abre la boca, toma la palabra y “habla del niño a todos los que esperan la liberación”. No os encerréis en el templo, dice, abrid sus puertas, no hay más claustro que el mundo. No miréis al pasado, otro futuro es posible.

Aizarna, 30 de enero de 2022

www.josearregi.com

 

 

28 comentarios

  • Juan A. Vinagre

    Amigo Luis T.: Acabo de leer tus comentarios y me parece que éste no es tu día más afortunado. Perdóname, pero te excedes un pelín en tus afirmaciones…, sobre todo cuando pides a los demás razones fundadas que tú no aportas… Tengo la impresión de que te guían demasiado ciertos prejuicios históricos, quizá algo visceralizados (si me equivoco, excusas.)  Y ya sabes lo que decía Einstein sobre los prejuicios… (Claro que esto me lo puedes devolver a mí… En este caso es mejor que callemos, tú y yo…, a fin de no simplificar o embarullar demasiado las cosas…)

    “¿Qué salvar de la Iglesia? Nada o casi nada”…, dices. ¿Te parece poco “salvar” los Evangelios o si prefieres la ESENCIA del mensaje del Reino?   Esa ESENCIA, si hubiera sido una manipulación humana, sería -ES- una manipulación-creación genial.   De esa esencia estamos muy faltos. Por eso, así nos va…  Amigo Luis, si compartimos que esa esencia es hoy muy actual y necesaria, coincidimos en lo fundamental.  En las esencias es donde se producen los auténticos encuentros que enriquecen. Un abrazo

    • Luis Troyano Cobo

      Amigo Juan A. Vinagre:

      Gracias por tu amabilidad en la critica.

      En otros comentarios en este Portal, lo he explicado por activa y por pasiva. Lo único que yo salvaría del naufragio de esta institución conocida, con vías de agua. Es lo que enseñan los evangelios. Pero… leídos desde la libertad del libre albedrio, y por cierto incluiría los evangelios gnósticos de Nag Hammadi que “gracias a la divina providencia” han aparecido ayer. Porque tus “hermanos en la fe” (creo) lo que les hacía sombra pues lo destruyeron sistemáticamente. Incluidas personas…

      Iglesia ¿Católica? ¿Universal?. No, Iglesia sectaria. Vino el dictatorial emperador romano y la hizo “Católica” a su gusto.

      Leo pasajes de los evangelios y a mi me resuena mucho de que se dice en ellos. Punto. Lo demás para el que lo quiera. Pero comparado con que se pretende extraer de los evangelios, su lectura critica se queda. No digamos en nada. Pero si en poca cosa.

      Jesús: También tengo escrito en este Portal que. Como mito arquetípico transpersonal. pues si me vale. Recuerdo que recientemente escribí que los evangelios están transversados de unas enseñanzas propia de un ser cuyo eje medio evolutivo está mas allá del ego. De ahí a darle la categoría de hijo unigénito de un Dios antropomórfico. Pues que quieres que te diga… amigo Juan.

      Creo que en lo fundamental estamos de acuerdo. Faltaba aclaras conceptos. Si. Los evangelios todos tienen ESENCIA a valorar. Pero sin magnificar… los evangelios y la Biblia toda es una parte del acervo escrito, de espiritualidad del Planeta. Y personalmente si tengo que sacar de una hipotética biblioteca un libro de espiritualidad. No elegiría la Biblia. Elegiría otros…

      Otro abrazo para ti. Un dialogo amable siempre es fructífero.

  • En esta ciudad donde vivimos, hay una situación injusta y  escandalosa: Un monasterio de clausura  que ocupa media cuadra de extensión entre el templo y las demás construcciones. Y se dice, que ahora solo quedan 16 religiosas       que ocupan todo ese complejo religioso. Y, por otra parte, 6 cuadras más arriba se encuentra un barrio cuya población vive afrontando a diario, la miseria y extrema pobreza: con el servicio de agua potable y energía eléctrica muy restringido, con el 80% de sus niños que padecen de desnutrición infantil crónica, etc.
    En cambio, las 16 monjitas del monasterio mencionado, viven  bien cómodas, no les falta casi nada: Tienen vivienda, alimentación, inmejorable servicio y dotación de agua potable y energía eléctrica, en su salud son atendidas por una médica, etc.
    Y, ¿quién les proporciona todo esto?, el pueblo. El pueblo lo construyó la iglesia y todo el monasterio, el pueblo hizo posible las instalaciones de agua potable y energía eléctrica. Y, desde luego, a través de sus instituciones como el Municipio y el gobierno regional.
    ¿Para 16 damas semejante complejo religioso?…¡No!!, esto es escandaloso, una grosera burla para el pueblo que lucha por superar la miseria y la pobreza…. Y, como ya avizora el valiente profeta de estos tiempos,  José Arregi, estos monasterios y conventos, más temprano que tarde volverán a las manos de su verdadero dueños: el pueblo.

  • ana rodrigo

    Constato que sobre todo últimamente hay quienes cuestionan a atrio por su perfil y a A. Duato por defender dicho perfil. Y yo me hago las siguientes preguntas: ¿Alguien obliga a alguien a estar en atrio? Con las miles de Apps que hay en internet, quien no esté a gusto en atrio, ¿no encuentra alguna app donde sí lo esté? ¿Es que Duato no tiene derecho a moderar el proyecto que él ideó para atrio?.

    No se trata de libertad de expresión es que cada cual puede elegir allí donde esté a gusto sin estar todos los días quejándose de que no puede decir lo que quiere. Pues quien vea que este no es su sitio, seguro que lo encuentra en otro lugar.  El mundo es muy grande y diverso y hay sitio para todo@s.

    • Luis Troyano Cobo

      Ana Rodrigo. Me quejo lo que quiero, y estoy escribiendo en ATRIO probablemente desde antes que tu. Es muy simple. Si no te gusta lo que comento, simplemente no leas lo que pongo. Yo no suelo leerte y si acaso, de pasada…

  • Antonio Duato

    No voy a borrar este último comentario tuyo, Luis Troyano.

    Estoy dispuesto a dejar más libertad de expresión de lo que te imaginas.

    Pero sí que he borrado el enlace a un vídeo de youtube que has puesto en tu comentario. Quien quiera que lo vea en otra plataforma, pero ATRIO no se presta a ser difusor de ese tipo de basura mediática. Ya me lo habías enviado en otra ocasión, como gran descubrimiento sobre la verdad de Francisco y no quise poner el enlace. En aquella ocasión y ahora me bastó hacer un recorrido rápido por él y ver el tipo de vídeo que era. Ahora he vuelto a hacer lo mismo. Invito a que alguien lo analice y valore lo que se define como “enorme investigación periodista”, que no es sino un pamfleto para desprestigiar al principal enemigo que tiene hoy en el mundo el movimiento antisistema de Trump y los suyos.

    He aquí los datos en de ese vídeo que para Troyano es oráculo definitivo de verdad:

    Título: “El jesuita. La cara oculta del papa Franciscco”

    Director y presentador: Nicolás Morás. Con la participación especial de Martín Benegas Ortega. Ambos son periodistas argentinos y fundadores, en 2019, del movimiento “Libertad y equidad”, con semejanzas programáticas con VOX. Ver entrevista en Actuall.

    Con estos datos no será difícil encontra el vídeo en YouTube e incluso en Vimeo. A esos periodistas (seguramente en el contenido que no he he visto todavía habrán acudido tambén a Horacio Verbitsky, que fue el primero, cuando Bergoglio no era papa, de destapar el caso de Jalics en que seguramente se cebará Morás. Pero de eso ya se habló y discutió bastante en los primeros días del pontificado. Ve a mi entrada “Sombras sobre el pasado del papa Francisco” a los tres días de la elección.

    No tengo miedo a la verdad, Luis. Pero sigo sientiendo que muchos, con la misma enorme buena voluntad que tú tienes, -antiguo jocista forjado en el silencio de las plataformas petroleras marinas y el zen-, sigan dejándose engañar por cualquier simplista predicador mediático.

    • Luis Troyano Cobo

      Antonio. Te vuelves a centrar en el mensajero no en el mensaje. ¿ Demuéstrame que cuanto se dice en el video es basura y ruin mentira? y te creeré. No puedo asegurar de la veracidad de que se dice en el video. Pero la nube oscura sabemos que se cierne sobre Francisco desde a los tres días su elección como papa y de antes.

      Por otra parte: lo que se dice en el post “Sombras sobre el pasado del papa Francisco” yo puedo alegar que no es mas que un  “lavado de una maloliente cara”. Para hacer un juicio hay que escuchar a las dos partes…

      Me das la razón

      De todos modos, todos tenemos de que arrepentirnos de cosas del tiempo pretérito. No juzgo al papa ni puedo juzgarlo. Lo importante es que hace ahora. Y grosso modo este papa no me gusta un pelo. Las palabras “buenistas” ya son vomitivas. Hechos son amores y no buenas razones. Si no le deja la curia acometer reformas sanadoras, que dimita también. Seria un buen campanazo que serviría como revulsivo también. No es tan fácil esto que digo, lo se. Sobre todo si se “nada guardando la ropa”. Pero hay quienes por su fe apasionada se han dejado la piel a tiras y hasta la vida. ¿Cuánta fe apasionada tiene Francisco.?

      Me das la razón: “que no es sino un pamfleto para desprestigiar al principal enemigo que tiene hoy en el mundo el movimiento antisistema de Trump y los suyos. “

      Ergo, el papa defensor del sistema criminal y nazi del Covid-19 como arma de ingeniería social, que nos han prefigurado una realidad virtual en que hipnóticamente hemos caído como moscas en una tela de araña buscando el que “no tengamos nada, pero seamos felices” ( Klaus Schwad. Foro de Davos).
      No dudo de tu honradez ni de tu buena voluntad. Pero tu con suficiencia me dices ¿que? ¿ que me dejo engañar? ¿ y me lo dices tu ?. No creo ni por asomo seas un cínico. Luego estas lastimosamente engañado como eso que se suele llamar peyorativamente, la masa…

      Tienes muchos años Antonio, para ser tan ingenuo.

       

  • Luis Troyano Cobo

    “Pero su radicalidad adamita del fin de las congregaciones religiosas y de las religiones tradicionales y no de su reconversión, no lo puedo aceptar.”
    ************************************

    ¡Calma, José, calma! ¿No estarás con esos radicalismos teóricos perjudicando la difícil tarea de Francisco y dando la razón a los seguidores del enrrocamiento eclesiástico? AD.

    La orquesta del Titánic seguía tocando impertérrita mientras el buque se hundía, y la Iglesia-Titánic ha chocado con el iceberg de una realidad donde cada vez mas las miserias de esta Iglesia, no se pueden ocultar. Hay quienes adoptan una actitud rígida y fiel a una idea de que debe ser esta realidad, pretenden “mantener la calma,” como los músicos del Titanic…

    “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.”

    La Iglesia que modelara a su gusto el emperador Constantino, gracias a que el clero literalista se vendió a este emperador está podrida hasta el tuétano. (Criminales escándalos sexuales ocultados… Y criminales escándalos financieros ocultados…)
    ¿De que reconversión habla A. Duato?. Cuando una casa amenaza ruina, se valora si reconstruirla reparándola, o derribarla y hacerla nueva.
    De ser sincero en su pretendida reforma o refundación eclesial, el papa Francisco debería comenzar por proponer al menos, el fin del papado. La Iglesia es una institución jerárquica similar a un partido fascista, piramidal… donde solo la cabeza sabe y dogmatiza y ordena, los demás, el pueblo llano. A Obedecer… contemplado esto desde los ojos del espíritu es sencillamente inadmisible, ¿Dónde queda la libertad de este espíritu?
    En lo espiritual, la autoridad es ejercida por el liderazgo consensuado por el pueblo. No es un cargo designado desde arriba.

    ¿ Que hay que salvar de la Iglesia institución de raíz constantiniana. Nada o casi nada, “los muebles” desde el espíritu es una institución de corte mágico preracional. Un sucedáneo “espiritual” que no transforma a mejor el individuo, le da un sentimiento de pertenencia a una macro secta, pero la interioridad de este individuo esta como un pretendido jardín, pero abandonado a los hierbajos. Le quitas al individuo ese sentimiento de pertenecía y se queda vacío y como muchos cristianos actuales dicen “a la intemperie”.

    ¿ Que pretendes salvar A. Duato ? ¿Una fe basada en unos evangelios, escritos por sabe Dios quienes? ¿Una institución fascista?

    El firme se mueve bajo vuestros pies, cristianos católicos. Os agarráis al papa Francisco como a un clavo ardiendo, pero el papa que preconizaba el “olor a oveja” de relaciona de tu a tu, con los poderosos de la Tierra. Y mucho me temo que está siguiendo la agenda globalista. Amen de que tiene “muertos en el armario…” Otra cosa son las buenas palabras hipócritas y vacías y que ya no convencen a nadie.

    Mas se podría decir pero lo dejo de momento aquí.

    (O mucho me equivoco A. Duato. O te faltará tiempo para borrar este comentario. Esto me corroborará de que eres parte del problema, no de la solución. Luego están la “música de violines” de “apertura” y “dialogo” y lo que quieras decir.)
    Tu mandas en tu parroquia ATRIO y puedes sentenciar que algo que se envía de buena fe, pues que es “indecente” porque tu así lo sentencias no porque humildemente así lo creas. Pues bueno. Aquí tienes una “indecencia” mas…

    Te cuesta agarrar el tren bala. Amigo…

  • Juan A. Vinagre

    Solo un pequeño, pero, en mi opinión, muy significativo detalle: La vida “monacal” no es de origen cristiano. Piénsese en Qumram (no solo en los pitagóricos o en los budistas).  La vida monacal -y penitente tipo Juan Bautista etc.-, vivida de distintas formas, es de origen pre-cristiano. Lo cual sugiere la  necesidad de revisiones y de replanteamientos……..       Lo que está claro es que Jesús llevó uina vida de perfección -célibe y sin bienes, sí-, pero no alejado del pueblo ni de participar en una fiesta…   Vivió entre la gente  -con preferencia entre la humilde y “pecadora”-, como uno más…..     Y vivió aprendiendo, trabajando, escuchando, enseñando, haciendo el bien,  y dando a la vida un sentido más profundo y trascendente…, impulsado por un amor humilde, sin exclusiones.  Este es el principal “camino de perfección”, no el retiro del mundo  -“del que hay que alejarse…” para ser perfecto-  ni la penitencia expiatoria.   En Jesús basta llevar con buen ánimo la cruz de cada día.  Lo fundamental es el amor,  imposible sin un sustrato humilde,  que reconvierta y humanice el ego…  Esta es la “metanoia” que nos trajo.

    • Román Díaz Ayala

      Así es desde que se tiene memoria. El chamán, el hombre o mujer de los espíritus, el que se comunica con los dioses, de ellos se tiene la memoria del “apartamiento”. En el vocablo “santo” también se invoca lo mismo. apartado para Dios, y lo “sagrado” es lo que pertenece a una divinidad. Las nuevas iglesias que se iban fundando seguían el modelo de las sinagogas judías, con sus ancianos (presbíteros).

      Existe una diferencia, más que de matiz entre lo que significa “conciliarse” dentro de una cultura dada, a integrar en los modos, comportamientos, o “instituciones”, en el misterio del Verbo de Dios.

  • M. Luisa

     

     

    A mi entender no veo que Arregi  hable del fin de las congregaciones  sino de su transformación.   Perspectiva  completamente más amplia y rigurosa que si se tomase  desde la perspectiva  de la reconversión.

    Toda transformación  en el tiempo solo puede llevarse a cabo  volviendo  hacia   lo más hondo,  lo más profundo  de aquello desde lo cual, como realidad, se partió en sus orígenes.

    En el caso de las congregaciones, como el propio Aregi señala, nacieron de la compasión samaritana, por tanto, de una realidad evangélica y no de un ideal utópico.  Por esto tal como él indica el valor que va envuelto en ella no se pierde  sino que se va actualizando en el tiempo.

    Al hablar de conversión a mi modo de ver   se está haciendo referencia  únicamente a la necesidad de cambiar  de interpretación, es decir,   de lo que hasta el momento han  significado las congregaciones dentro de su ideal utópico.

  • Santiago

    Jesús es el “alfa y omega”, “principio y fin” y en El, con El y por El se hicieron TODAS las cosas, y en El todo se recapituló, y todo viene a finalizar en El y por Su concurso..

    Por tanto, Jesús siempre se encuentra presente en Su Iglesia y nunca “pasa de moda” .Sus palabras son atemporales porque son “palabras de vida eterna”..No se puede afirmar que lo esencial que nos dice en el Evangelio no posee relevancia actual…al contrario, es actualísima, más aún en esta época de confusión y prevaricación en que estamos viviendo.

    Jesús nos llama a todos pero de diferente manera y en diferente grado..Los que están llamados a estar “más cerca” de El tendrán -si aceptan la llamada- que “dejarlo todo” como los Apóstoles y seguirle en la Cruz de cada día…

    Por eso, es propio del que quiere imitar a Jesús que le imite en la “obediencia” ya que Cristo obedeció “siempre” al Padre pues la voluntad del Padre está en perfecta armonía con la del Hijo. Esto ES relevante también en el momento actual.

    Y si queremos imitar un poco más a Jesús podemos dar un paso más y permanecer célibes como El, para poder predicar el Reino con toda libertad..

    Y por último si queremos acabar de acercarnos más al “espíritu del Evangelio entonces queremos elegir “más pobreza con Cristo pobre que riqueza; oprobios con Cristo lleno de ellos que honores; y desear más ser estimado por vano y loco por Cristo..que por sabio y prudente en este mundo” según la máxima manuscrita de Ignacio de Loyola

    Pero si las “congregaciones religiosas” actuales no pueden reflejar el “espíritu del Evangelio” porque “lo han perdido”…entonces no hay duda que a la postre van a desaparecer…no por el “principio” de Ignacio de Loyola,  de Francisco de Asís, de Domingo de Guzmán, de Juan Bosco, de Teresa de Avila, de Ángela de Merici etc que ha dado tantos frutos evangélicos a través de todos los siglos, sino que nadie puede servir a 2 señores: o servimos al puro Evangelio de Cristo o al espíritu hedonista y relativista del mundo en que vivimos..No puede existir dicotomía…

    Pero el Espíritu Santo guía a la Iglesia de Jesucristo aún en medio de los errores, de las traiciones y confusiones  de nosotros los humanos… Siempre existirá una restauración en Cristo Jesús..porque la verdadera Iglesia ha de existir como “camino seguro” hasta el “fin de los siglos”..

    Un saludo cordial

    Santiago Hernandez

  • GIORDANO BRUNO

    No os encerréis en el templo , abrid las puertas , no hay más claustro que el mundo.No miréis al pasado, otro futuro es posible.”  Mucha razón. Pero para irara al futuro, hay que saber lo que fue el pasado para no caer en las misma trampas que nos hizo con los engaños más infantiles que nos hemos tragado sin  rechistar. Cuando aquel visionario, Saulo, cayó en la cuenta  que el poder no estaba en los que él servía, cambió de  rumbo y fundó en las tierras de Antioquía, y fundó una religión nueva basado en una visión donde pensando que él había sido elegido por Dios, y en a visión donde hizo al Jesús de Nazaret un Dios hijo coeterno  con el Padre,  y además Sumo Sacerdote,Pasaron 300 años y cuando el Emperador Constantino subió a los obispos y Sacerdotes, desde las cloacas de Roma, a sus Palacios, los reunió en Nicea y alli descubrieron  que Jesús “aquel que no tenía ni un nido como los pájaros un nido donde reposar. Pero auquella palabra mágica, hebrea “ungido” (cosa exclusiva de Reyes y Sumos Sacerdotes, cogió la versión griega christos y halló, su piedra filosofal.

  • carmen

    Gracias Román. No sé exactamente eso que dices, pero no te metas en líos. Aquí hay una línea muy clara. No la traspases. Tienes que quedarte en las obviedades, todo lo demás es , a ver si me acuerdo, sí, trae la discordia a mí misma y a todos los demás porque no sé respetar a nadie, todo eso dicho con el mayor de los respetos y un cariño entrañable. Y una educación maxxxxima.

    Sorry. No es mi estilo. Dejé las obviedades hace muchos muchos años .

    Y fíjate, creo que he respetado aquí muchisimo más de lo que a mí persona, no a mis ideas, a mí persona se ha respetado. Pero qué quieres que te diga, en Laponia, hace frío, pero yo me riiio. Porque pienso que todas las opiniones son respetables. Todas.  Y no me parece que sea malísimo el hablar con alguien con el que discrepo. Y si algo no me parece correcto lo digo directamente al moderador y públicamente. No me va el malmeter ni el aplauso al que manda, aunque introduzca los artículos diciendo, por ejemplo, que es una idea adanista. Claro, para eso hay que al los textos, saber el significado de las palabras , tener memoria de otros textos escritos por las personas, y saber leer más allá de lo escrito

    Da igual. Es inútil. La descalificación personal es algo muy de iglesia. Menos mal que ya no se lleva eso de las hogueras, queman bastante.

    Y a mí me gusta precisamente hablar con personas que no piensan como yo, porque dime tú la gracia de pasarte tooooodo el tiempo diciendo: pero qué bien hablo, hablas, hablamos. Y qué mal habla, hablan. Punto.

    Uuuuuufffffff. Eso sí que es cansino

    En fin. Mucha suerte.

    Cri, cri, criiiiiiiii.

  • ana rodrigo

    Vamos por partes. Primero, llamada de Dios, vocación, para unos fines sublimes y, para eso, el mismo Dios les exige tres votos ¡¡¡!!!: personas adultas, deben obedecer como niñ@s pequeñ@s; no pueden disponer del salario que les correspondería por su trabajo, se lo quedan entes que se enriquecen exageradamente, y, finalmente, deben renunciar al sexo, a la maternidad y a la paternidad, cosas tan naturales que más tarde les ocasionan tantos problemas, como estamos viendo con la pederastia.

    Es cierto que la mayor parte de los miembros de estas congregaciones y seminarios, vivieron en aquella época en que ingresaban en estos lugares siendo niñ@s y sin saber qué es lo qué es lo que hacían o qué prometían.

    Aunque muchos miles de personas han aceptado estos compromisos, para mí antinaturales,  pero tienen todos mis respetos, estamos viendo el abandono cuando se han dado cuenta que para hacer el bien no necesitan estas renuncias, y, por otro lado, vemos lo que llaman falta de vocaciones.

    Se puede consagrar tu vida para hacer el bien, sin necesidad de hacer estas cosas, por eso no hay vocaciones, creo yo, quizá esté equivocada, pero ahí están los hechos.

    Mi admiración para tantas religiosas y religiosos y sacerdotes misioneros, dejándose la vida por los demás.

    Una pregunta. ¿Por qué traen a tanta gente del Tercer mundo para cubrir esa falta de vocaciones en el primer mundo? En Granada se dio un escándalo hace pocos años cuando monjas de origen indio, de un convento de clausura denunciaron que las trajeron engañadas.

    Yo lo siento por tantas personas que lo han pasado muy mal porque no podían salir del convento ya que no tenían posibilidades de vivir ni de sobrevivir. Sin trabajo, sin seguridad social, sin familia, y sin que las congregaciones religiosas le dieran dinero para empezar dignamente una nueva vida después de haber trabajado toda su vida para la congregación religiosa. Conozco casos de pena.

    Los bienes inmuebles tan escandalosos, no han bajado del cielo.

    • Román Díaz Ayala

      Los religiosos y religiosas técnicamente son personas laicas, no pertenecen al ministerio ordenado. Entonces, ¿por qué de esos votos que señalas, con los cuales hacen profesión de vida?. Porque obedecen a los llamados estados de perfección. Parten de una concepción posicional de la santidad y por algo adquirido mediante una profesión de vida.

      No les obliga una vocación, una exigencia de Dios mismo, porque la llamada a la santidad está en otro orden de cosas. Buscan los valores más seguros y estables del Reino queriendo imitar a Jesús en “los consejos evangélicos” con esa radicalidad propia con la que los predicaba Jesús.

      El status de la vida religiosa no está para desaparecer, como anuncia Arregi, sino que desde el Concilio Vaticano II, y dentro de un proceso que se ha ido haciendo largo, es sujeto de revisión y reforma. Tiene casi los mismos problemas que el clero ( ministerios ordenados) de losque no son ajenos, por ejemplo, la eclesiología o el clericalismo.

  • carmen

    Pues a mí ya se me ha pasado la indignación y todo. Después de dormir ocho horas que es lo que he necesitado siempre, todo toma otro color.

    Me troncho. Dice Antonio que he hecho más de cinco mil comentarios en tres años. Yo me parto. Lo grande es que Atrio siga existiendo. A lo mejor es que la gente se distrae con mis historias y mis cosas raras, tiene su mérito. Y como no se sabe por dónde voy a salir…  el factor sorpresa es muy distraído.

    Es un buen récord. Te imaginas que todos los comentarios hubiesen sido sensatos y templados? Uuuuuufffffff. Menudo aburrimiento.

    En fin. Gracias . Sé que eres de los que leen más allá de las palabras. Y eso no es fácil. Sé que he hecho buenos amigos aquí. Se siente.

    Mucha suerte.

    • Román Díaz Ayala

      Mira, Carmen, es que eres una persona  muy carismática, y quizás  no te percatas del atractivo que arrastras con tus intervenciones y que hablas siempre en la corta distancia, tan cercana.

      Aunque te disfraces siempre de “niña traviesa”….

  • Juan A. Vinagre

    Este comentario quiere centrarse solo en el futuro de monasterios, conventos y casas religiosas tradicionales y sus bienes (y sus demasiados bienes -hablo en general-). Es evidente que van desapareciendo…, pues representan una forma de vida y una concepción de la espiritualidad y de la perfección evangélica más propia de otros tiempos… Nuestra visión de la vida hoy dista mucho de la visión, algo lúgubre, de la vida de la edad media, por ejemplo. (Mentalidad medieval que se mantuvo, casi intacta, dentro de la Iglesia hasta mediados del s. XX.)  Lo grande del Mensaje del Reino es que es capaz de  adaptarse bien a cualquier época.  Su esencia no está sometida a los tiempos. Resiste y está por encima de cada época histórica.  Podrá pasar el formato de las órdenes religiosas (como ha ocurrido en a historia), pero no el espíritu-vocación de seguimiento evangélico. Cambiarán las formas de vida -y en nuestro desarrollo evolutivo, también espiritual, es bueno que cambien-, pero no se extinguirá el deseo de más perfección espiritual y de enterga solidaria, dedicada a hacer el bien. Esto quiere decir que, a mi juicio, siempre habrá vocaciones…, ainque con distinta orientación espiritual, religiosa y social.  Quizá menos entregadas a la “contemplación”, al enclaustramiento -aunque sí a la oración y a cierta convivencia fraterna-, y más dedicadas a “hacer el bien”, a anunciar el Reino haciendo el bien.   Este es el mejor testimonio y (a mi juicio) la mejor inversión de los talentos recibidos. Ciertos enclaustramientos históricos ¿no se parecen más a una “fuga mundi”,  y  al incompromiso social (por mucho que se dijese que se rezaba por…), que al compromiso evangélico de anunciar y hacer el bien al mismo tiempo?   La actual dedicación de muchos-as a trabajar en ONGs a favor de causas sociales ¿no son vocaciones con un gran espíritu evangélico?  La vida religiosa “consagrada”  (incluso sin necesidad de votos) no se extinguirá; simplemente se transformará… y se pondrá al día.  (Bastantes veces me he preguntado si en muchos conventos de clausura tradicional no se estaban enterrando talentos, esos talentos de que habló Jesús de Nazaret.)  Solo una reflexión más antes de terminar: Los bienes de órdenes religiosas reducidas o extinguidas deben emplearse para “hacer el bien” al necesitado, al pueblo del entorno, no para engrosar las alforjas del poder eclesiástico, “regular o no regular”…   (Disculpas por tanto rollo, si así parece.)

  • Lo cierto es que lo que le pase a las propiedades de las organizaciones religiosas me importa muy poco.

    Las verdaderamente poderosas ya se buscarán a vida y las propiedades de las otras muchas veces son más una lacra que un beneficio para ellas.

    En cuanto a la subsistencia de las congregaciones en sí. Tampoco es preocupante.

    Es la ley del mercado. Pervivirán las que se adapten a él y morirán las demás.

    ¿Se han parado a pensar si sirven para algo?

  • Román Díaz Ayala

    Triste y crepuscular esta visión de las órdenes de religiosos y religiosas que han adornado la vida del Pueblo de Dios desde la institución de las viudas y las vírgenes, pasando por los eremitas,  han buscado caminos de consagración de sus vidas aplicando los consejos evangélicos a su buen entender según la cultura y la mentalidad de sus épocas. Proyectaban en sus tiempos los ideales de perfección de nuestro llamamiento.

    Vivimos una  época difícil, la gente puede deslumbrarse ante la visión y la experiencia del cambio hasta establecerse en él como lo estable y permanente, porque ese cambio se nos antoja omnipresente, como el nadador que si no bracea se lo lleva la corriente., no le importa el agua, sino lo imparable de esa corriente que nos arrastra.

    Las espiritualidades que encierras, algunas forjadoras de escuelas de espiritualidad muestran las riquezas de los carismas de “la fe una vez dada a los santos”, dentro del misterio y la misión de la Iglesia.

    Podemos ver nuestro actual acontecer histórico con luces de situación o con la luz larga, con las sombras y fracasos que son inadmisiblemente escandalosos,  o con esa luz larga que nos ilumina la estabilidad de, firmeza y seguridad de las orillas.

    Así, por ejemplo, el actual Papa se llama Francisco, el primer franciscano. Ha revestido su cargo con el nombre del pobrecito de Asís, poniéndose al final de la fila para ser otro Cristo, configurado a Jesús. recibió una misión, la de restaurar, reparar o reformar la Iglesia de su tiempo ( siglo XIII, siglo XXI). Hombre pobre que se abraza a la pobreza, pero en un abrazo hermanado con el pobre. Hombre de paz, que no condena, que ha renunciado a las violencias, que dice no a las cruzadas de los llamados cristianos, estableciendo la escucha como la base de todo diálogo y que pretende ser el hermano universal, hermanado a todas las criaturas del Señor.

  • carmen

    De pronto, nada. Lo leí anoche.

    Y no te preocupes. Poco vas a leer ya.

  • Gonzalo Haya

    Creo que en este artículo Arregi expone una visión poéticamente idealizada y simplista del futuro de las religiones. No creo que las religiones o las congregaciones religiosas lleguen a extinguirse; tal vez la actuales vayan desapareciendo pero surgirán otras con formatos diferentes. La espritualidad, como asegura Arregi, es connatural al hombre, y la espiritualidad, al socializarse, constituye una religión (una espiritualidad concretada en el modo de ser de ese grupo humano). El budismo, por ejemplo, está creciendo en nuestro laico occidente, a pesar de que su filosofía inicial se va confundiendo cada vez más con una religión.

  • Dentro de la  coherencia del pensamiento de José Arregi, este artículo expresa, a mi entender una de sus consecuencias que no solo se apoya en datos sociológicos evidentes, sino en algo mucho más profundo  y que ya lo expresó  él mismo  en el artículo que cita Antonio Duato:  “El Espíritu no es monopolio de nadie, pero está donde las instituciones se transforman y la vida reverdece”.
    Y éste es el signo de los tiempo al que alude Arregi. Todo apunta a una trasnformación y no a una conservación a ultranza. Entonces no sólo las congregaciones religiosas,  también deben cambiar el modelo de Iglesia y, como el mismo  Arregi con otros (Dietrich Bonhoeffer, José Maria Vigil, Santiago Villamayor, etc.) afirma,  el concepto de ‘Dios’ encerrado en expresiones dogmáticas y nombres  que para muchos nada dicen.
    Las espiritualidades tan ricas  en contenidos que nos trasmiten hasta hoy las congregaciones religiosas no pueden perderse; pero para no quedarse en ‘reductos culturales’ deben transformarse en un diálogo creativo que abra a lo que en el prólogo a mi libro, ‘Hacia un diálogo entre espiritualidades’, el mismo Arregi propone ‘reinventar y cuidar formas lugres y tiempos para el silencio, la paz, el respeto, el respiro…’ es decir  la profunda  espiritualidad que late en tantas congregaciones  llamadas a transformarse para vivir y comunicar vida.

  • m* pilar

    Me parece muy esclarecedor este artículo. Y pienso, que no tendrán el valor para hacerlo libremente, habrá que esperar, ha habido muchas personas que se han “consagrado” de buena voluntad, pero las hay…que no tanto…siguen deseando el poder, o la huida del mundo ¿Por qué razón? Lo ignoro, lo que si sé, porque un tiempo seguí ese camino pero no gustaron mis principios.

    Todo llegará ha su tiempo. Gracias por su valentía al intuirlo.

  • carmen

    Señor Arregi.

    Lea la introducción. Anoche me cogí un rebote gordo y se la cargó José Ignacio Calleja, un señor encantador, le pido disculpas desde aquí y las veces que sean necesarias.

    Y ya no voy a decir nada más. Una vez , hace tiempo, le dije que como se descuidase iba a acabar en el infierno, que no se preocupara porque conozco a muchos demonios y ya sabe, conocidos hasta en el infierno.

    Un abrazo fuerte.

Deja un comentario