INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6545 Artículos. - 101867 Comentarios.

Trans

En la reciente Asamblea de ATRIO, Carlos Díaz ingervino para discutir con José Arregi sobre el concepto de “trans-personal” con que se había definido el objeto de nuestra fe. Carlos se atuvo al tiempo (ir en la línea del vídeo, con el cursor, hasta el minuto 18:20) disponible las dos veces en que intervino. Pero hoy vuelve en esta artículo sobre el tema. AD.

          Trans es una proposición que va más allá de sí misma, está en todas partes y en ninguna, como los electrones: si los iluminas demasiado aparecen en otro sitio, se ocultan, se desplazan, no dan la cara. Trans viene a ser (o a estar, por mejor decir) una categoría transcategorial: como el yo de Sartre, está donde no debería estar y no está donde debería. Trans es, pues, como tal, la negación del principio de identidad; en el momento en que da la cara, se oculta, es trans/siendo.

Como tal, todo le está permitido al trans macho o hembra (género epiceno), pasa sin pena ni gloria cual meteorito fugaz, nunca cuaja, viene a ser una potencia convertida en acto y de nuevo un acto destituido en potencia. Errático, vive en la estela de sí mismo. Arsenio Lupín, no lo localiza ni la lupa del mejor detective, nunca te acostarás dos veces con el mismo trans.

Sin embargo, todo el mundo sabe al parecer lo que no está escrito de ese no-saber, no hay quien no lo haya visto, habita en su seno y lo defiende en simposios interminables en el salón Romerales, donde sabes cuándo entras pero nunca cuando sales.

Lo trans (transpersonal, transexual, transreligioso) es un lecho de Procusto donde la respuesta es que todos saben lo que nadie sabe de cada uno. Inidentidad mutante, su única identidad es la inidentidad, la plenitud del vacío. ¡Qué diver para los neohipis autotélicos lanzados por la cubeta de Epicuro, hale hop: átomos, vacío y movimiento! Jovenazos y vejancones desinhibidos, desasidos de sus sistemas de pertenencia, ¡a jugar!

Si todo en la vida está trans, también lo estará la muerte, que al convertirse en transmuerte viene a transvivirse transmuriendo. Todo un galimatías donde no sabes si subes o si bajas pero estás tan feliz, una verdadera movida de blogueros con aspiraciones a gurús, los cuales saben con precisión más que los astrofísicos profesionales, e incluso se apoyan en fórmulas cuánticas para orientarnos sobre el sentido de las estrellas en nuestra frente.

Lo trans es objeto de fe, o quizá de de transfé, o tal vez lo transdivino. Se inspira siempre en las presencias ausentes de oriente, de un hinduismo barato que casi nadie ha estudiado. Así que gaudeamus igitur, vayamos hacia el transdiós que laetifica nuestra juventud, hacia el vacío cósmico de la plenitud donde reencarnaremos hasta hartarnos con un atracón de nada, pues todo está en su mayor parte vacío, con menos de un átomo por metro cúbico, a pesar de que en nuestro entorno haya quintillones de átomos en ese mismo metro cúbico.

Sin embargo, hoy por hoy no estamos siendo arrastrados por la estela de ese chorro de felicidad interminable, al menos según el telescopio espacial Hubble, que desde hace más de una década observa el destino de las estrellas, las galaxias y, por extensión, del universo, proclamando que nuestro universo se diluye sin remedio tal y como lo conocemos y también de nuestra galaxia, la Vía Láctea. El proceso, que empezó hace bastante tiempo y parece irremediable, nos encamina muy lentamente para las escalas de tiempo, pero sin vuelta atrás, al ocaso que dará paso a otro completamente diferente, bastante hostil y oscuro. El anciano Universo de 14.000 millones de años de edad se cansa. La Vía Láctea, una galaxia mediana compuesta por unos 600.000 millones de estrellas, forma aproximadamente una estrella como el Sol cada año. Para las galaxias más grandes que conocemos, como la gigantesca Messier 87, casi 100 veces mayor que la Vía Láctea, más del 90% de sus estrellas está bastante parada, muerta. Considerando no ya una o dos galaxias, sino todas las que existen, el universo estaba mucho más vivo hace 9.000 millones de años que hoy, cuando tenía menos de la mitad de la edad que tiene ahora. En esa época se formaban estrellas en el universo 20 veces más rápido que hoy, abundaban los agujeros negros supermasivos que crecían y crecían tragándose gas, estrellas, planetas y cuanto tocaban. Desde entonces, la formación de estrellas y galaxias no ha dejado de decaer, su actividad está bajando irremediablemente, ya no forman estrellas en abundancia, como en el pasado, y se precipitan hacia su extinción. También nuestro planeta acabará con nuestras vidas tal y como las conocemos. Se acabó el mosquito que picó al tren, el jubileo interminable. Fin de trayecto, estación terminal. Algo está acabando con todo, quizás los agujeros negros supermasivos, o quizás la energía oscura. La luz se extingue y se pasará a un nuevo universo, diferente, indeseable, frío, dominado por energías que ni siquiera conocemos. ¿Será ese el ya-no-más-trans, abandonados como fragua de escoria por los espacios interestelares, ya ciegos, sordos y mudos, y ni siquiera mutantes?

Seguir apostando a esa translotería aunque no podamos recibir el premio, ni pagar al lotero, oh inocencia santa, Aladino en su alfombra mágica con su lámpara maravillosa, y nosotros sobre su alfombra, bonita religión la que se han montado: vienen del trans y van al trans, pero no descansan en paz. Vienen del trans y van al trans, o sea, a ninguna parte.

10 comentarios

  • M. Luisa

    Ayer estuve escuchando el video de la Asamblea y me sorprendió muy agradablemente ver mi acercamiento con las exposiciones de José Arregi y de Carlos Díaz. Ya sé que aquí no se le tiene mucha simpatía  al pensamiento zubiriano, creo que debe ser a un desconocimiento del segundo Zubiri, sí,  eso que se dice de tantos profesionales del pensamiento,  pero  sin duda  de lo que hablan ambos con estas categorías del “trans” y del “hacia” nos remiten a él en su tratado sobre la inteligencia  que   englobado en tres volúmenes lo vengo estudiando durante muchos años, aunque  no por capricho como ya alguna vez aquí he manifestado sino por imperiosa necesidad.

    Bien, dicho esto, estas proposiciones como las llama Carlos  difieren de las consideradas  en la lógica proposicional, ya que al introducirlas   en el  contexto físico    ganan espaciosidad y es en ella  donde estas categorías adquieren sentido. Ese “trans” ya  no es aquel “trans” que tan a mano se tenía  de la supuesta trascendencia en el  más allá, ese “trans” se descubre mundanalmente  en  ese “hacia” también  que albergan las cosas en profundidad    y a ella nos lanza  al considerarlas como reales.

    El Trans y el Hacia son, por tanto, categorías de la realidad considerada  no-dualmente.

    En resumen, dejo un breve párrafo del último libro de la Trilogía  ya citada de X. Zubiri. Inteligencia y Razón. pag. 189

    Por consiguiente las categorías no son ni predicados,  ni predicables, ni predicamentos del ser sino que son los modos de la cosa real meramente actualizada en la intelección en cuanto modos acusados en ella” 

    Si no volviera a entrar os deseo a tod@s ¡Feliz Navidad!

     

  • Lo cierto es que al principio me inquietó un poco esa descripción de un Universo en decadencia y caída libre, y mucho más cuando después de investigar un poquillo me doy cuenta de que el Sol nos va a engullir mucho antes (me preocupa mucho más lo que ocurra en mi pueblo que en la galaxia Andrómeda) pero claro lo luego me entero de que lo del Sol ocurrirá en unos 5.000 millones de años y me quedo más tranquilo. Sí es así me da tiempo a ver al Atleti ganar la liga otra vez por lo menos y a que se termine de construir la Sagrada Familia (aunque van a estar ahí ahí).

    Vamos, que mañana volverá a salir el Sol y todos tendremos la ocasión de lo pasar un día más haciendo el bien a nuestro prójimo que tiene pinta de ser lo verdaderamente importante.

    Yo ahí lo dejo, sin “animus molestandi”

  • M. Luisa

    Sí, a mí también me atrae  esa manera que tiene Carlos  de acercarnos   a ese “trans”  como una proposición que está en todas partes y en ninguna como los electrones. Esto tiene que ver con lo que el otro día hablando con Isidoro discutíamos sobre la doble dirección  de las categorías, y esta, la del “trans” pertenece de lleno  a la realidad y no al ser que la juzga, es decir, la realidad siendo  muestra ese su carácter de  “trans”.   Esto es precisamente lo que se le escapó al ser de  Parménides  en los inicios de la filosofía occidental.

  • M. Luisa

     

     

    Sí, a mí también me atrae  esa manera que tiene Carlos  de acercarnos   a ese “trans”  como una proposición que está en todas partes y en ninguna como los electrones. Esto tiene que ver con lo que el otro día hablando con Isidoro discutíamos sobre la doble dirección  de las categorías, y esta,  la del “trans” pertenece de lleno  a la realidad y no al ser que la juzga, es decir, la realidad siendo  muestra ese su carácter de  “trans”.   Esto es precisamente lo que se le escapó al ser de  Parménides  en los inicios de la filosofía occidental.

  • Javiierpelaez

    Pues Harari al que voy a tener que leer esta navidad porque estoy quedando como un ignorante (tb a Tamayo,el libro de la compasión) decía este domingo en EL PAIS decía que todo el debate sobre lo trans y el nobinarismo le recordaba el debate de los primeros cristianos sobre la Trinidad…Decía que el debate sobre la identidad de género es una preocupación latente porque viene la transgumanización y la robótica…Me dicen amigos que tienen subrayados los libros de Harari (la nueva biblia) que habla mucho de robótica…A mí me preocupa mucho lo de los robots asesinos y que vayan a tomar las decisiones en la guerra por un algoritmo…Convendría que la guerra fuera entre robots…ganaríamos bastante…Aunque parece que los estadounidenses quieren invertir una pasta en robots asesinos y que intentan en Ginebra poner límites a este desmadre…Tengo que leer a Harari ahora que voy de vacaciones…Tb a Carlos,eh…Yo creo que Harari se pasó cuatro pueblos con eso de la Trinidad…A veces parece que la gente quiere epatar o es mi ignorancia?

  • Román Díaz Ayala

    “Trans-personal” como proposición, con su dialéctica, para debatir y argumentar, bien vale lo que la mente del dicente exteriorice de forma oral o escrita.

    Pero, he aquí que “trans” en nuestro idioma es un prefijo que algunas veces se relaciona con la preposición “tras” (“detrás de”). Trans (prefijo) viene dar el significado a la palabra de “al otro lado de”, “a través de”.

    Por eso es que a mi no me termina de encajar lo de trans-personal referido a Dios (o a la divinidad)

    ¿Qué quiere decir?

    ¿ Es que ya Dios no puede ser una persona, porque está al otro lado de nosotros mismos? ¿O que siendo una prolongación de Dios, subsiste “a través” de nosotros?

    Así ya no podemos llamarnos hijos e hijas de Dios, porque hemos cortado ese hilo que nos une a su divinidad. (salvo que nos inventemos una nueva relación, un vínculo creado por nuestra imaginación)

    “Creó, pues, Dios a ser humano a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, macho y hembra los creó”

    Somos pues personas, porque un ser con voluntad propia, voluntad en sí mismo, una ve dijo: “Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra”.

    Dios no puede estar detrás de la persona, de lo personal, porque él es la Persona, y nosotros los frutos de su amor creador.

     

  • ¿De qué habló Don Carlos??…¿Nos pueden alcanzar las ideas un poco mas digeribles?… ¡pero me encanta!! sobre todo eso de: “trans es una proposición…está en todas partes y en ninguna, como los electrones”…¡¡Física cuantica!!…¡¡”Partículas de Dios”!!…Disculpen: no afirmo nada, solo expreso mis emociones.

    Un abrazo don Carlos…Le prometo que nos esforzaremos para entender sus escritos.

  • Isabel

    Existen las personas que quieren aparentar otro sexo. El sexo no se puede cambiar.

  • Isabel

    Qué bueno, Carlos. Me ha encantado, así como tu intervención en la Asamblea de Atrio.

  • carmen

    Perdón

    Una aclaración.

    Una persona transexual es la que ha nacido con unos determinados genitales, con un determinado sexo y decide cambiar. Y la ley en España lo permite.

    No entro a juzgar.  Solamente afirmo que las personas transexuales existen. No son una entelequia. El resto de las ideas trans que usted dice, ahí tampoco entro.

    Y eso quería decirle

Deja un comentario