INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6630 Artículos. - 102774 Comentarios.

¿Quién causa tanta alegría? –La Concepción de María

Desde hace más de 454 años, los nicaragüenses, estén donde estén, dentro o fuera de su país, cuando llega esta fecha, se reúnen y corean : ¿Quién causa tanta alegría? La concepción de María.

El primer relato relacionado con la Inmaculada, aparece  en la Biblia, escrito bastantes siglos antes de la venida del Cristo . Es ahí, donde los sabios de Israel tratan de dar una explicación a la existencia del mal existente en el mundo. Ese mal no pudo haberlo hecho Dios e inventan el relato de la creación de Adán y Eva, los cuales viviendo en el paraíso, son tentados y seducidos desobedecen a Dios y cometen el primer pecado, el pecado original. Un pecado que contraerán todos sus descendientes y que les será transmitido por generación.

¿ María de Nazaret, la madre de Jesús, nacíó o no con el pecado, era o no Inmaculada?

Hacia el siglo XII la cuestión encendió la discusión entre los teólogos. Los dominicos decían que María, no era inmaculada y los franciscanos y jesuitas decían que sí.

La cuestión quedó zanjada en él año 1854 por el Papa Pio IX que definió: “La Virgen María fue preservada de toda mancha de culpa original en el primer instante de su concepción”. Y de ahí el nombre y la fiesta La Inmaculada.

Para científicos, y sobre todo exegetas y teólogos actuales, esta definición necesita hoy ser debidamente reinterpretada. Porque el relato que la sustenta no existió, no es histórico sino mítico, inventado por la necesidad de dar una explicación al mal existente en el mundo.

Tal explicación es ajena a la enseñanza de Jesús contenida en el Nuevo Testamento. Fue producto del maniqueismo, que establecía la existencia del Bien y del Mal , como dos principios constitutitvos de la vida humana .

¿Existe entonces un nuevo relato? Sí, y da lugar a una nueva comprensión de la Inmaculada. Dicha comprensión consiste en lo siguiente: Dios es creador del universo y, por supuesto, del ser humano, creado a su imagen y semejanza.

Dios es bondad infinita, origen de todo bien, sin que nada de lo hecho por Él esté poseído o corroído por el mal. La humanidad de cada persona es buena, constituida para hacer el bien, aunque sí es libre para optar por el Bien o por el Mal.

 

En este sentido, todo ser humano lleva dentro de sí un núcleo divino de bondad y de amor, que lo hace puro, inmaculado. Por lo tanto, aunque no hay ningún texto en todo el Nuevo Testamento que llame a María Inmaculada, lo es.

Lo es porque Dios, que es sumamente bueno, no pudo crear nada malo. Lo que hay de Dios en María y en nosotros, es purísimo, inmaculado. Nuestra realidad original conlleva esa donación divina, que es la que tenemos que desarrollar. De ella proviene todo lo bueno que podemos realizar.

Sin duda, ésta es una valoración distinta a la que tantas veces se nos ha dado, una valoración nueva que nos hace ver que la verdadera grandeza de María reside en que llevó una vida normal, supo cumplir a maravilla sus obligaciones de madre y esposa. Su vida familiar no era un cuento de hadas, era una mujer de nuestra raza, de nuestra tierra, vecina de un pueblo como nosotros. Y en la sociedad judía le tocó experimentar lo que era una mentalidad fuertemente machista, que su hijo contradijo abierta y públicamente, provocando que una mujer, que le escuchaba, gritase: “Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron”.

 

Ciertamente María fue Inmaculada, sin mancha, porque libremente aceptó la voluntad de Dios, de ser madre y portadora del Mesías. De esta anónima aldeana estuvo pendiente el futuro salvador de la humanidad. Ella por amor y con amor dijo que sí, que lo aceptaba: “Hágase en mí según tu palabra?

María fue la primera seguidora de Jesús, la que hizo  posible el anuncio y construcción del reino de Dios en este mundo, un reino abierto a todos para construir la única y gran familia de Dios, todos como hermanos, sin amos ni esclavos, en el que los últimos serán los primeros.

 

Así, pues, María fue grande no porque fuera exenta de un previo pecado, llamado original, sino porque fue irreconciliable con el mal dentro de nuestra condición frágil y vulnerable, desplegó en su persona la función maternal de la misericordia de Dios y porque por ella ocurrió lo que nunca ocurrió con ningún otro: que su hijo, el condenado y crucificado, el enterrado y dado por fracasado, resucitó, venció a la muerte y mostró estar plenamente vivo.

-Poema final:

Mira a María como si fuera un espejo,
Que te está recordando lo que eres.
Si esa visión te asusta,
es que no has descubierto tu interior.
Eres la perla y tienes que tallarte.
Pero tienes un modelo en quién fijarte (fray Marcos)

Benjamín Forcano (7-XII-2021)

20 comentarios

  • Santiago

    Me alegro mucho Antonio LL. que permanezcas en paz…Es una buena señal de orden interior….Por eso a pesar del “caos” inicial, el Universo posee un orden maravilloso y esa es la razón que todavía estemos vivos..La entropía no es mas que una consecuencia de la contingencia de los seres…Pero el orden es lo que va a permanecer….

    El hecho que tenemos libertad físico-biológica no quiere decir que Dios nos creó precisamente para escoger el desorden del mal…Es todo lo contrario…Dios nos creó libre para que “libremente” pudiéramos escoger el bien que se identifica con el Bien Supremo que es El mismo….por eso la Voluntad de Dios es querer que todos nos salvemos…Sin embargo habrá alguno o algunos que rechacen voluntariamente hasta el final el Bien…y no se salven…Jesús habla claramente del pecado contra el Espíritu Santo, (Mateo 12,31-32) del que no quiere arrepentirse nunca, que no será perdonado puesto que es imposible que la impenitencia del mal logre vencer al Bien…por eso Jesús habla que no todos “estáis limpios”…..y que al final los que rechazaron el amor de Dios, a pesar de ver la luz, no entraran al Reino de los cielos, a la gloria (Mateo 25: 31-46)…El Padre es misericordioso pero justo a la vez, y nos dio intelecto y voluntad junto con la libertad…Por tanto, hemos de “cooperar” con la gracia para nuestra salvación…que es gratis y si seguimos en el amor de Dios hasta el final de nuestra vida..y nos alejamos y arrepentimos del mal…

    Por eso el problema del mal no está resuelto totalmente por parte de nosotros los humanos, porque todavía existe la práctica del mal por el mal…y existen horrible crímenes y abusos de la libertad y guerras fratricidas que NO son la Voluntad de Dios, que es la totalidad del Bien…Por eso, Cristo vino para reconciliarnos con Dios puesto que Su cuerpo “fue entregado” y Su sangre “derramada para la remisión de los pecados” (Mc.14:22; Mt. 26:26) y “El Hijo del hombre no vino a ser servido sino a servir y a dar Su vida como rescate por muchos” (Mc. 10:45) 

    Este rescate es el del mal introducido en el mundo por el pecado que es el mal moral que disturbó el orden querido por Dios desde el principio…”Jesús es propiciación por los pecados y es tambien expiación por ellos” (1 Juan 2:5-6)..La Cruz pudo ser evitada si las circunstancias hubieran sido diferentes, pero, dado la pertinacia del mal,  Jesús aceptó libremente este sacrificio por nuestros pecados y “se dio a si mismo como precio de rescate por todos” (1 Tim 2:5-6)…No, este rescate y expiación es voluntario por parte de Jesús…no existe nada sádico en Dios al permitir el sacrificio de la Cruz porque  es producto del Amor ya que el que ama “puede dar la vida por los que ama”…Y Jesús habiendo amado a sus discípulos en este mundo, en la hora final, “los amó hasta el extremo”…dice el testigo presencial Juan Zebedeo…

    Antonio LL., compartimos mucho de nuestra alegría por tu cariño espontáneo a la Virgen María como ha sido y es todavía la FE de la Iglesia, aunque tu discrepes de ello…No creo que seas torpe para nada y coincido en que uno ha de amar primero con el corazón…

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

  • Santiago, puedes apostar a que estoy tranquilo en este tema. No pretendo ganar ninguna partida pero tampoco me gusta comulgar con ruedas de molino.

    Por supuesto que la escritura no hay que leerla de forma literal, sino alegórica; pero incluso esa exégesis requiere honestidad intelectual.

    Tu dices “Lo que enseña es como empezó el mal en el mundo, y como se frustró temporalmente la relación entre Dios y nosotros, los seres humanos…Con el pecado, nos escondimos de Dios…y le perdimos de vista” 

    Y yo digo: “De ninguna manera” lo que enseña es como LOS ANTIGUOS JUDÍOS creían que el mal había llegado al mundo (y ellos sí lo creían de forma literal, de hecho muchos cristianos lo creyeron literalmente y aún lo creen). Y es lógico que con el conocimiento que tenían del mundo y antes de Jesucristo creyeran eso. De hecho el relato del Génesis tiene interesantísimas intuiciones; pero sostenerlo hoy en día es una barbaridad.

    El problema del  mal, está resuelto  desde hace 2000 años gracias a que Cristo nos dijo que Dios es Amor y nos Ama sobre todas las cosas. Por eso nos hizo libres. Y consecuencia de esa libertad está que, a veces, los humanos optemos por el mal.

    Y nunca hemos necesitado reconciliarnos con Dios porque Dios en su infinito amor siempre nos perdona. Cristo, en su maravillosa intuición del Padre (Parábola de Padre Misericordioso y el Hijo Pródigo) así nos lo hace saber.

    La cruz es un potro de tortura y nada más. La exaltación de la cruz como vehículo de expiación es otra de los “errores” (no quiero ser más vehemente) que la Iglesia nos ha hecho creer. Y hay justificaciones de ese error muy bien argumentadas pero ni Cristo se podía salvar “con una palabra” (que lo digan los soldados romanos y los sacerdotes judíos) ni su aceptación sumisa de la muerte bajo tortura es expiación de nada.

    Dios ni necesita, ni desea que torturen a su Hijo para restaurar la relación con la Humanidad. En primer lugar porque esa relación no necesita ser restaurada. Y en segundo lugar porque la ejecución de Cristo es de nuevo, una decisión libre de los que le crucificaron y se le pueden sacar muchos significados pero ¿Expiación? Ni que Dios fuera un sádico que quiere sangre para saldar una ofensa. Dios no es el jefe de los Yakuza, es el Abba amoroso de Jesús.

    Y en cuanto a la virginidad de maría y su “concepción inmaculada”, que era el tema de origen, seguro que existen no una sino un montón de referencias a ello en la historia y la tradición de la Iglesia y seguro también que encontramos docenas de alegorías para justificar el seguir manteniendo un dogma incomprensible e inasumible para un cerebro sistemático.

    Pero eso no hará que la Sra. María fuera Virgen (porque virgen dicen que fue, es decir que nunca tuvo relación carnal), ni que su marido fuera castísimo (las tonterías que se han llegado a decir del pobre José) ni mucho menos inmaculada su concepción… porque ninguna concepción se hace con mancha.

    Y es que cuando dices que “el pecado original es una consecuencia del desorden  que el pecado trae al mundo”, me suena a un argumento de los de siempre, vacío de contenido.

    En primer lugar porque el pecado no trae ningún desorden, el desorden lo trae la libertad de que Dios nos dota para elegir bien o mal y como siempre cada elección, tiene sus consecuencias, que no dependen de Dios sino de cada uno y sus elecciones particulares.

    Y en segundo lugar porque el desorden no es algo malo. Si el desorden fuera algo malo, Dios no habría creado un universo que tiende al desorden como principio fundamental (entropía).

    lo que tú llamas “desorden”, fruto del maravilloso libre albedrío, es la circunstancia con la que hemos de vivir nuestras vidas.

    El desorden y la incertidumbre.

    Y es maravilloso porque es dentro de ese desorden y esa incertidumbre donde tenemos que encontrar a Dios, que no se esconde, se muestra abiertamente tal y como es. otra cosa es que nuestros ojos busquen otra cosa y por eso no lo vean.

    Como cuando Cristo predicaba y lo subieron al potro de tortura.

    No pretendo convencerte, Santiago. Ni a ti ni a nadie. Me limito a expresar aquello en lo que creo y que, teniendo en cuenta que me hace muy feliz, pues da sentido a mi vida, me encanta compartir.

    No encontrarás a nadie que le tenga una devoción más cariñosa a la Sra. María que yo (a pesar de estar convencido de que no fue ni virgen ni inmaculada). No son necesarios elementos mágicos o excepcionales para que María de Nazareth sea felicitada por todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por ella; pero sobre todo porque ella hizo obras grandes por el  Poderoso, concretamente una que se llamó Jesusito de mi vida.

    Y si es virgen, inmaculada, llena de gracia, estrella de la mañana, rosa mística, o cualquiera de todos esos epítetos con que la religiosidad popular le ha denominado, me da igual.  no aportan nada a mi cariño y aprecio por ella.

    Si a alguien le sirven, pues muy bien. Sea como quieran, pero yo no los necesito porque mi cerebro es así de torpe pero es que uno ama con el corazón no con el cerebro (alegóricamente claro)

    😉

     

  • Santiago

    Estimado amigo Antonio LL., ….El Génesis enseña por medio de un relato alegórico el comienzo de la Creación del ser humano pero no en sentido literal, claro está…La Escritura no es un libro científico sino que se refiere a la FE…y por eso existe la exégesis para su correcta interpretación…Lo que enseña es como empezó el mal en el mundo, y como se frustró temporalmente la relación entre Dios y nosotros, los seres humanos…Con el pecado, nos escondimos de Dios…y le perdimos de vista…Cristo vino a restaurar esta relación perdida…No es un mito, es una realidad aunque parece, a simple vista, una fábula inventada…Pero la realidad del mal todavía está presente en el mundo actual que estamos viviendo…

    La verdad no reside en nosotros “en su totalidad”..Solo podemos abarcar parte de esta verdad que sólo se encuentra en Dios absolutamente….El es la Verdad porque el posee la existencia por si mismo…..Y El la posee totalmente…y nos la ha transmitido a nosotros dándonos la capacidad de pensarle a El, y llegar hasta El por medio de la REvelación interna y externa, a traves de Cristo y  Su iglesia..Como nuestro pensamiento no siempre acierta y es correcto, tenemos que escuchar La Palabra del Hijo para poder llegar a poseer y entender parte de la Verdad que es Dios…La Verdad la conocemos por la FE en lo que se refiere a Dios…adonde la Ciencia no puede llegar…puesto que se trata de cosas que trascienden lo físico-*biológico…Por eso la FE es asentimiento a las verdades trascendentales que Dios nos infunde internamente y nos revela externamente mediante La Palabra..

    El salto cromosómico del chimpancé al Homo Sapiens es muy pequeño pero no se trata de “cantidad” sino de “cualidad”…y no existe comparación posible válida entre la vida del chimp y la vida humana…Falta lo que es la “persona humana” donde existe infusión del espíritu humano por el Creador que el primate carece…Nosotros la tenemos y por eso podemos llegar a comunicarnos y relacionarnos con Dios…

    Claro que Dios no necesitó nada para redimirnos…Pero Dios hizo todo por Amor…En si mismo Dios no necesitaba crearnos…Nos creó en y por amor…Tampoco necesitó la Cruz…Jesús, el Hijo se ofreció voluntariamente como signo del amor insondable del Padre hacia nosotros…Por eso Cristo aceptó voluntariamente beber el cáliz del sufrimiento…y cargó con nuestras faltas…y no renunció a su sacrificio ni ante Caifás porque solo bastaba una palabra para librarse de la Cruz…Pero la voluntad del Padre se basaba en el Amor y la voluntad del Padre y del Hijo coincidieron sincrónicamente en el sacrificio de la Cruz…Al menos, los seres humanos podrían ponderar lo que significa el Amor infinito de Dios…que hasta permitió a Su Hijo morir en la Cruz por amor a nosotros…Si eso no nos mueve…que cosa nos va a mover…Y lo del poema “No me mueve mi Dios para quererte el cielo que me tienes prometido…Tu me mueves Señor, muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido”…..Es imposible mas amor…¿No te parece?

    La virginidad de María se encuentra  avalada en la Escritura y a través de los siglos y en la historia de la Iglesia…Requiere una exégesis honesta pues los géneros literarios de entonces y las usos del lenguaje y de las formas semíticas con las traducciones griegas pueden confundirnos…sin embargo, cuando lo estudiamos a fondo nos damos cuenta que todo está ahí y es verdad…lo mismo que la Inmaculada Concepción que ya está presente en el verbo jaritoó que denota que la gracia en María  ya estaba allí desde el principio….era gracia perenne y transformante…Este verbo griego en su participio perfecto  denota una acción que va al pasado y perdura en el presente…El griego no es igual que el castellano…es mucho mas explícito…

    Bueno gracias Antonio LL. por darme la oportunidad de dialogar…e intercambiar ideas, de eso se trata, no de ganar la partida…Yo no lo intento..Cada cual cree lo que piensa que es lo mejor para su vida..Quédate tranquilo…

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • Santiago, me merece mucho respeto quien está convencido de que los mitos cristianos son verdad pero no que traten de que todos pensamos que eso es verdad.

    Podríamos entrar en el concepto de verdad y en que querían decir los que escribieron determinados textos bíblicos (Y no. No estaba Dios susurrando al oído de cada escritor sacro el libro de la Biblia que estaba escribiendo. De hecho, estoy seguro de que ni siquiera pensaba que se adjuntaría su libro a la Biblia. Si quieres llamarlos palabra de Dios es una forma de engañarte como otra cualquiera).

    El mito del génesis, en su literalidad, ha sido desmontado por la ciencia antropológica desde hace mucho y lo cierto es que no merece perder el tiempo en la defensa de dicha literalidad. Es absurdo hoy en día defender la existencia literal de Adán y Eva o que Dios creó el mundo en 7 días y en ese orden.

    El relato del paraíso perdido, es un cuento en el que el judío que lo escribió se plantea “¿Por que existe el mal?” y deduce varias cosas importantes: Que no es responsabilidad de Dios, que estamos predispuestos a él, que somos libres para cometerlo y lo articula en un relato mítico insostenible hoy en día porque, entre otras cosas refleja las costumbres inaceptables hoy en día pero que en su tiempo eran admisibles como la culpabilidad de la mujer o la necesidad de expiación del pecado.

    Tu dices: “La verdad nos ha sido otorgada por medio de la fe” y yo respondo “Ni hablar. La verdad es la verdad lo diga Agamenon o su porquero (D. Antonio Machado dixit) y la fe es un camino para llegar hasta ella” y la fe no puede cuestionar conceptos de realidad física. Es decir si la ciencia ha determinado (que está por ver) que el mundo se creo hace 13800 millones de años por medio de un Big Bang seguido por una inflación cósmica; Dios no tardó 7 días en crearlo sino (según como se vea) una fracción de segundo o 13800 millones de años y aún no terminó.

    Si sabemos que la especie homo sapiens desciende de homínidos como el australopitecus, el pitecntropus, el homo erectus o el homo antecessor con restos de homo neardentalensis que todos tenemos en un 10 a 15%, no descendemos de una pareja de seres humanos llamada Adán y Eva en el Jardín del Edén.

    Y un Dios todo amor y ternura como el que predica Jesucristo, no necesita expiación ninguna de ningún pecado. Dios no es un sádico salvaje que necesita que a su Hijo le torturen en un potro inhumano llamado cruz para perdonarnos un pecado que no cometimos y que cometió una mujer que no existió en un jardín que no existió y tentada por una serpiente que no sabe hablar.

    Esto NO PUEDE SER LA VERDAD, sencillamente porque es mentira.

    otra cosa es que sea el fruto de la experiencia religiosa de una antiguo escritor judío que nos quiere decir muchas cosas verdaderas en ese texto, pero NO ES VERDAD.

    Y la Sra. María no fue inmaculada porque nadie es maculad@ no existe la mancha original. Podemos elegir entre bien y mal y si no lo hacemos no es porque tengamos una mancha original que nos predispone al mal sino porque consciente e irresponsablemente optamos por él.

    Y tampoco la llamo Virgen porque para fabricar primero a Cristo y después a sus hermanos tuvo que fabricarlos por el único método que entonces se empleaba para fabricar chiquillos y si Isaías decía que debía nacer de una virgen pues a saber que había bebido Isaías. ¡¡¡Que más da!!!

    Y lo mejor de todo es que si la religión se enseñara bien en las escuelas, las parroquias, las facultades y las catequesis, todas estas “herejías” que vehementemente proclamo importarían menos que mi opinión sobre la relatividad general y la gravedad cuántica de campos.

    Por lo tanto, yo que personalmente me considero un gran devoto de la Sra. María lo que celebro el día de la “Purísima” es que fue una mujer grande, cojonuda, que crio a un hijo excepcional, que una parte del mensaje y el ejemplo de su hijo lo aprendió de su madre, que sufrió el mal de los hombres y mujeres de su tiempo con tanta dureza como su Hijo y que nos regaló uno de los regalos más importantes que un ser humano ha regalado a la Humanidad en toda la Historia.

    Solo por eso merece ser querida, amada, venerada y devocionada y solo por eso merece todos los halagos y piropos del mundo.

    Pero no por ser virgen (que no lo fue) ni por ser inmaculada (porque nadie nace con mancha) ni por decirle que Sí a un ángel que nadie más que el evangelista Lucas ha visto jamás.

    Con todo mi respeto hacia quienes creéis otras cosas, aunque yo no pueda compartirlas.

  • carmen

    Pues sí.

    Cada uno, cada una cree en lo que puede creer. Me parece genial todo. Lo más mejor del mundo mundial es poder decir lo que piensas y en lo que crees. Si eres capaz de poder expresarlo. Para eso soy muy torpe.

    Buen día.

  • Santiago

    Queridos amigos muchas gracias por vuestro interés en estos temas tan viejos que existen desde la Creación del mundo, que por cierto no son un mito sino una realidad y que son TAN actuales….Por tanto la Verdad no es de invención “nuestra” sino que nos ha sido otorgada por medio de la FE…Claro que dudar es normal..también dudó la Virgen María ante la enormidad propuesta por el Ángel Gabriel…Sin embargo, la duda fue resuelta cuando ella aceptó entrar de lleno en el Misterio de la Encarnación…Que nosotros en el siglo XXI no podemos, no queremos y ni siquiera intentamos “creer” semejante “barbaridad”, bueno, somos enteramente libres (físicamente y biológicamente) de rechazarlo..El mérito de María consistió precisamente en aceptar lo que parecía imposible…porque TODO es posible para Dios..pero si nosotros, por el contrario, sólo creemos en un  dios hecho a “nuestra medida” y no aceptamos nada como “revelado” y por supuesto nada milagroso, y nos cerramos a ello, pues entonces “apaga y vámonos”..

    Pero es,pues, en ese “fiat” de María donde residió la posibilidad del Milagro…que ella misma comprobó en sí ya que la “fe” es salvifica y Jesús siempre decía ante el milagro: “tu fe te ha salvado” porque existen los milagros y la Encarnación del Hijo de Dios en la Virgen María es uno de ellos..

    Por otro lado, NO existe ninguna dificultad para la mujer en cuanto al privilegio de María la “Kejaritomene”..Porque el privilegio de que la gracia nunca abandonara a María solamente fue “en atención” a la maternidad excepcional del Hijo encarnado en María y fue un hecho “único e irrepetible”..Dios elevó a María a una dignidad excepcional y por ende la virtud de la mujer también lo fue, pues María fue verdadera madre del Hijo hecho hombre en Jesús de Nazaret..María sigue siendo el modelo perfecto del amor a Dios, de madre y al prójimo, hecho mujer…Su “inmaculada concepcion” no la aleja de su humanidad femenina sino que la reafirma…Si la mujer es “el corazón” de la humanidad y la que “ama de verdad” en este mundo y la madre es lo más sagrado que tenemos, María en la pureza de su amor representa un modelo acabado para toda mujer que quiera perfeccionar ese amor congénito y perfeccionado en la humanidad, amando…

    Por otro lado, concebir el pecado original como un mito  inventado en el Génesis de la manera alegórica que se enseña en la Biblia no es realista…Porque lo “original” es que el “desorden” que representa el “primer mal” es evidente en el mundo y lo ha sido siempre. El ser humano no es moralmente lo que debe ser. Sólo hay que leer la prensa..¿Puede un ser humano clavar 56 veces el puñal en su victima, a conciencia y sin estar demente?

    Si en la “evolución” del ser humano hubo un momento de lucidez y conciencia infusa de la realidad fue esa conciencia libre la que por primera vez -originalmente- trasgredió con suma claridad la justicia innata y desde entonces padecemos el mal evidente que estamos viendo en el mundo conforme retrocedemos en la historia y nos alejamos del Amor…Obviamente existe un desorden profundo en nuestro ser que se remonta al principio y no se trata de un trastorno meramente patológico sino una corrupción de la libertad en la voluntad.

    Agradecido a vuestras palabras y a vuestra paciencia

    Saludos cordiales

    Santiago Hernández

     

  • carmen

    A ver si me explico.

    Me da lo mismo lo que pensase Agustín de Hipona en el Año trescientos y pico. Él sabrá.

    Lo que me fastidia y mucho es que en mil ochocientos largos, algo se sabía de cómo se concibe a un niño. Y el Papa no puede decir disparates. Ni ahora ni antes. Porque estoy de la virginidad de la virgen y hágase en mí según tu palabra hasta el gorro. De eso nada. Las mujeres existimos. Y lo dijo Jesús con su manera de actuar, somos igualicas en dignidad a los varones.

    Pero es que se puede hacer una translación, que se dice en música, a otra escala con las mismas notas.

    Por ejemplo: los métodos anticonceptivos no son demoníacos

    La homosexualidad no es una enfermedad, sencillamente existe desde hace , pues lean a Platón. Y quien la demoniza comete un delito de inducción al odio, según la constitución de mi país.

    El control de la natalidad lo que es , es una obligación de gente responsable.

    Una persona que se equivoca al elegir pareja, tiene derecho a rectificar.

    La mujer, a ver, de eso ni mu. Ya lo dicen otras.

    Y me alegro mucho que el obispo Munilla vaya con todo su poder al cónclave ese de obispos, verás que risa.

    Y me alegro muchísimo de que el obispo de Roma,  Bergloglio o como se llame porque para los nombres soy horrible, hablé tan bien. Algo hará, digo, no sé. A él lo reciben con los brazos abiertos porque dicen que es el representante de Dios . A ver quién le pone un pero al mismísimo Dios. A mí me gustaría ver la que le caería a cualquier dirigente de un país diciendo las mismas cosas. La oposición sencillamente se lo come. Le dirían de todo menos bonito.

    Que si, que si, que está todo muy bien y es un gran Papa. Pero por favor. La iglesia es algo más de lo que pueda decir en un momento determinado un Papa.

    Por favor. No insulten nuestra inteligencia.

  • Este mito, pues mito es y no otra cosa, es un “dogma” de la Iglesia muy interesante, pues demuestra con mucha facilidad lo irrelevante e insustancial de tales dogmas y lo mucho que debemos discernir cada persona antes de sentirse miembro de una u otra confesión religiosa.
    Yo, soy de formación y devoción católicas desde mi nacimiento…. hasta que tuve el sentido común para dejar de serlo sin dejar de ser cristiano.
    Los hombres y mujeres del siglo XXI no debemos (poder podemos, pero también hay quien cree en el horóscopo) asumir creencias sin antes someterlas a una sesión de crítica.
    ¿Puede alguien sostener hoy en día el mito del pecado original sin que se le caiga la cara de vergüenza? Ciertamente no.
    Me resulta muy interesante el comentario de Santiago porque es la enésima vez que veo como alguien, con una honradez intelectual intachable, trata de resolver un asunto de este y lo deja aún más oscuro.
    En el asunto de la concepción, al igual que en el de la virginidad de la Sra. María, confluyen un montón de prejuicios, de juicios previos, de aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid y de ajustar cuentas a complejos y represiones de los antiguos teólogos que fuero conformando el mito,.
    Para empezar, el problema del mal es un problema resuelto hace mucho tiempo. El mal no es un acto de Dios sino de cada uno de nosotros que opta por ser malvado en vez de ser bueno. ¿Y por qué permite Dios que así sea? Pues porque prefirió crearnos libres pero abiertos al mal, que eternamente bondadosos pero esclavos de sus decisiones.
    EL Pecado Original, por lo tanto es parte de un mito muy bonito que es el de la creación del mundo (que no sabemos realmente como fue, pero sabemos que no fue así) unido a la resolución del problema del mal (Que tiene solución muy distinta), con la siempre conveniente búsqueda y encuentro de un chivo expiatorio (El mejor amigo del hombre. En este caso 2, Eva y la serpiente) con la misoginia y machismo imperante en la Israel antiguo y con el aprovechamiento de reprimidos clérigos antiguos para encajar sus convicciones gnósticas y platónicas con la religión (como el amigo de Carmen que fue obispo de Hipona y otros)
    Todo eso se mete en una coctelera y sale un entramado que tiene consecuencias y como según Isaías (que no tenía ni puta idea de lo que es un espermatozooide y un óvulo) el Mesías debía nacer de una virgen, pues ya está, blanco y en botella.
    Por el teorema de me sale a mi de los cojones el pobre de José de Nazareth y la pobre Sra. María no pudieron haber echado un kiki en su vida, los hermanos de Jesús eran sus primos y la Sra. María nació más limpia que si en vez de líquido amniótico, la Sra. Ana hubiera tenido en su barriga Wipp Express concentrado.
    Lo que más me jode, es que a día de hoy tenemos mucho más conocimiento del mundo que en época de Agustín el Maniqueo y que podemos hacer compatible el mensaje y predicación del mundo y la devoción a la Sra. María con ese conocimiento.
    En fin, no me cansaré de proclamar mi perplejidad con que hoy en día alguien siga creyendo esas cosas…. aunque me llamen hereje.
    Ya me he acostumbrado.

  • carmen

    Y lo que me encantaría saber es qué opinaría Agustín de Hipona de este dogma reciente de la Inmaculada Concepción de María, hija a su vez de sus padres, creo que fueron Joaquín y Ana. Me encantaría saber qué opina él. Porque una cosa es que Jesús naciera sin el célebre pecado original y otra muy diferente que su madre, mujer, naciese también sin él. Otra concepción virginal quizás? Porque si no , digo yo que algo tendría que ver el semen. Digo yo. No sé.

  • carmen

    Santiago.

    Entiendo perfectamente la historia de la concepción de Jesús. Entre otras cosas porque no es original, hay varios mitos en la Grecia clásica de Concepción de hijos de Dioses de manera, digamos chocante. Que si la lluvia de oro, que si un toro…en fin . Por no hablar de los egipcios, esos eran la encarnación del dios que le apeteciera. Siempre el más poderoso. Y como mitos me parecen preciosos. Y entiendo perfectamente que si quieres construir una nueva religión, pues queriendo o no, de forma consciente o inconscientemente recurras a, pues a tus conocimientos, a tu cultura. Lo entiendo perfectamente.

    El que lo lió todo fue el inventor, porque es un invento, del pecado original. Ahí es cuando todo se lía. A lo mejor me equivoco pero creo que se lo debemos al gran obispo de Hipona. Y también creo recordar que estaba convencido de que se transmitía por el semen. Supongo que llegó a esa conclusión porque en la concepción de Jesús no intervino semen alguno. Supongo. No he hablado con él aunque me gustaría. Tuvo que ser una persona muy muy compleja y con gran dificultad para enamorarse y entender de qué va eso del amor. Y como padre ni voy a hablar. Los padres suelen cuidar a sus hijos y no olvidarse de ellos.

    A mí me da exactamente igual de qué manera vivió su vida . Lo que no me da igual son las consecuencias que para La  Mujer ha tenido todo esto. Lea lo que ha dicho Ana. Ella no es sospecha de ser una encarnación de un diablo rojo que quiera destruir a la iglesia.

    Y lo que no pienso admitir de ninguna de las maneras es que mi origen tenga algo vergonzoso. Vengo de un acto de amor entre mis padres y a los 46 años de hace 68. Y mis hijos vienen de actos de amor entre su padre y yo, son los niños más deseados del mundo mundial. Así que no me cuenten historias de que nacemos con un pecado original. Lo que sucede es que somos humanos. En parte salvajes y en parte sublimes. Eso es lo que es.

    No dudo de que la vida que le tocó vivir a María fue tremenda. No lo dudo. Tiene todos mis respetos. Todos. Aunque solamente sea por el hijo que supo criar, educar. Algo vería en ella su hijo. Algo le haría pensar para convertirse en un defensor de la mujer. Porque nadie nace sabiendo. Se aprende mucho con la observación y la capacidad de reflexión y análisis de lo que observas. Por eso mi respeto hacia la madre de Jesús.

    Pero a mí que no me digan que nazco con un pecado. Y menos aún que mis hijos nacer pecadores. Vamos. No lo acepto de ninguna de las maneras por mucho que lo diga cualquier hombre de esos sabios. Ni hablar.

    Y le recuerdo que este dogma es reciente y para zanjar discusiones. Pues yo también las he zanjado en mi cabeza. Mis hijos nacer con un pecado gordisimo? Pero estamos locos o qué? Vamos, anda…

    Y, tan amigos. A que sí?

     

  • Santiago

    No existe nada en María que “suene” a dioses mitológicos, como tampoco en Jesús. Sus rasgos humanos están bien delimitados: María se asusta ante las palabras de Gabriel y su pregunta es apropiada a la concepción de Jesús. María “se dirige presurosa a la montaña” para ayudar a su parienta Isabel y María se asusta al perder a Su Hijo a los doce años y encontrándole, como toda madre, le pregunta “Hijo,por qué lo hiciste así con nosotros? Mira que tu padre y yo, angustiados, andábamos buscándote?  Y Jesús como que ES casi un adolescente le da la respuesta correspondiente a su edad: “¿Pues por qué me buscabais?” (Lc 2:48-49)

    Por eso, no hay pie para la mitología porque los Evangelios no son narraciones fantásticas sino que uno -si se toma el trabajo de leerlos “de corrida” – cree  estar siguiendo la dinámica del Jesús “en movimiento”  y “vivo” junto con la familia de Nazaret y luego con todos los componentes del drama de Su Vida incluyendo Su Pasión y Muerte.

    Da la impresión que los Evangelios -con sus diferencias y por ellas- están narrando hechos ciertos, tal y como lo presenciaron “testigos oculares” como se encargó Lucas de entrevistarlos en su labor de investigación .No es probable que si Lucas quisiera escribir una ficción transcribiría el milagro de la Encarnación de la manera tan realista como aparece en su Evangelio y tampoco recalcaría lo de que María, la madre de Jesús, “guardaba todas estas cosas en su corazón” (Lc 2: 51) que revela una intimidad especial. ¿De dónde iba a inventar semejante “novela”? 

    Claro que se puede negarlo todo pues el papel lo permite todo, excepto negar la humanidad de Cristo y su familia verdadera la evangélica. De Cristo y de María podemos identificarnos con su humanidad excepto en el pecado o sea en el mal por el mal. Son, pues, de acuerdo a Jesús “bienaventurados” “los limpios de corazón” ante la Misericordia de Dios con nosotros porque no “todos” estamos limpios.

    Por supuesto, sólo podemos creer si “queremos creer” en algo, ya sea una evidencia científica o la evidencia de la presencia de Cristo, el Hijo,  en la historia. Al relacionarse con hechos que trascienden lo meramente “natural” necesitamos la iluminación de la fe. Sin quererla tener, ni “creerla” y ni pedirla nos quedaremos solamente con nuestra biología y no nos abriremos a una posibilidad de un conocimiento mayor. Pero la fe cristiana merece atención por ser el fundamento de nuestra civilización y por la coherencia y riqueza cultural y espiritual que ha brindado a millones de millones de personas que “han creído” a los testigos externos e internos de la FE salvifica de Cristo.

    Saludos cordiales

    Santiago Hernández

     

  • Javiierpelaez

    Cuanta razón Ana…

  • ana rodrigo

    Si le preguntamos a muchos jóvenes que es eso de la Inmaculada Concepción, cualquiera sabe lo que pueden contestar, no lo quiero ni imaginar, porque es un relato tan surrealista  que una explicación ortodoxa necesitaría empezar por hablar del pecado, por el pecado de Eva, que desobedeció a Dios y de ahí vino la redención por la muerte y el sufrimiento de Jesús, hijo de Dios, Y, como tal, Dios mismo, que nos salvó a tod@s, menos a su madre que no lo necesitaba. De la que tan poco se sabe desde el punto de vista histórico, y tanto se dice. Pero la gracia de Dios hizo lo que no hace con tantas madres mártires por sus hij@s.

    Esta teoría casi es una ofensa a tantíííííísimas madres, seres superiores por lo que han hecho y hacen como madres y como mujeres. Solamente hay que ver a las mujeres inmigrantes de cualquier campamento de exiliados/as, y madres de nuestro entorno que para sacar a sus hijos y a sus hijas, se dejan la vida por el camino, y que la historia de la humanidad ni les ha dado el reconocimiento merecido ni el apoyo necesario.

    Así que el mito, que deja de ser mito cuando se hace realidad, es que la causante del mal en el mundo fue una mujer. El que nos redimió fue un hombre. Otra mujer, María, ha invadido el desagravio a Dios  naciendo ya sin tendencia al mal. Y la iglesia se ha llenado de vírgenes, madres de la Iglesia y madres nuestras.

    Una mujer inasequible e inimitable, pues Dios hace que nazca sin pecado, que viva sin errores humanos, que sea madre sin intervención humana, que, si fue virgen toda su vida, al pobre marido, José, le amargó la vida, convirtiendo el sexo, que Dios nos ha dado, en pecaminoso, en malo, en feo, en sucio.

    ¿Consecuencias de estas creencias? infinitas…

    Dice Eduardo Galeano: “Dice la ciencia, el cuerpo es una máquina. Dice el mercado,, el cuerpo es un negocio. Dice la Iglesia, el cuerpo es pecado. Dice el cuerpo, soy una fiesta”. La gente dice, ¿qué es la inmaculada?, una fiesta que nos permite un puente de vacaciones.

    Ojo con los mitos que nos rodean por todas partes, mientras se nos escapa de las manos una cruda realidad social y humana.

  • carmen

    Con todos mis respetos. Lo que no se puede es nadar y guardar la ropa. Y ese es el problema actualmente de la iglesia. Bajo mi modesta opinión y que me da un poco igual que nadie la comparta.

    Y una cosa quiero decir, nací tan inmaculada como María. Y mis hijos también. Eso sí, somos humanos. Con todos los pros y los contras de la especie a la que pertenecemos y a mucha hora.

  • Javiierpelaez

    Estaba yo en la Sierra pobre de Madrid con un frío do carallo…Nevaba,pero aún no cuajaba…Pensaba en la palabra inmaculada,sin mancha…La nieve es inmaculada,pero es fría…El pecado ciertamente mancha….Hay manejos sucios,hay gente sucia y ciertamente quién  tenga un poco de conciencia siente que alguna vez ha hecho algo sucio….Suciedad que no se quita con ducha….Ahora entre la gente de bien se lleva decir que los perroflautas no nos duchamos…A mí una vez un juez bastante facha(el de la exhortación de Franco,felizmente jubilado) me llamó perroflauta…Creo que porque consideraba que no iba formalmente vestido para juicios…..Prevalece un concepto ‘higiéoco” del pecado,no de lo que sale del interior,de la conciencia….Las formas,no el contenido…Por lo tanto,más que Inmaculada Concepción,diríamos mejor bondadosa concepción,misericordiosa concepción,amorosa concepción….María ejemplo de bondad,de paciencia infinita paciencia porque mira que le tocó un hijo difícil,….Una buena mujer y una buena madre……Herejía que te crío!!! ja,ja,ja…

    .

  • Javiierpelaez

    Estoy bastante de acuerdo Isidoro

  • mª pilar

    ¡Gracias Isidoro!

    Una clara explicación sobre como está la iglesia, como ha estado…y si no lo remedia…va cuesta abajo con gran rapidez.

    Gracias de corazón.

  • Isidoro García

    “En el cristianismo casi nada es como aparece”. (Antonio Piñero)

     

    “La decadencia de las religiones y de las iniciaciones proviene de que los guardianes, los creyentes y los buscadores toman los símbolos, las figuras y los ritos por el misterio mismo, cuando de hecho no son más que sus imágenes y sus recuerdos”. (Louis Cattiaux – MR 24, 43).

     

    La Iglesia Católica se debate sobre una gran contradicción cognitiva. Por una parte todos sus dogmas e ideas ontológicas, están basadas en símbolos, (imágenes distorsionadas de una Realidad “exterior” ignota).

    Pero por otra parte, se ve impelida, (aunque sea a la fuerza), a modernizarse, y a “cientificarse”. La Iglesia que era platónica, (porque el neoplatonismo era la filosofía de la época), a partir del s. XIII, con Santo Tomás, empieza a aristotelizarse, a “modernizarse”, y esa contradicción, (vino viejo en odres nuevos), la tiene sin resolver.

    La Iglesia Católica, quiere ser “universal”, popular. Su sueño dorado sería que el 100 % de la población fuera católica. Pero el contenido simbólico de la Iglesia, es minoritario, solo accesible de verdad a una pequeña minoría, con una alta imaginación, (quizás a veces demasiado calenturienta).

    Y por eso se ve obligada a seguir celebrando fiestas, y narrando mitos antiguos, a la gente moderna. Y muchos de estos, se lo creen al pie de la letra, o hacen como que lo creen.

    En parte, reconozcámoslo, es por el estado de zombificación que han conseguido de muchos de sus mas fieles seguidores, tras aplicarle las eficaces técnicas de control mental, probadas y mejoradas durante veinte siglos.

    Pero quizás hay algo más detrás de este curioso fenómeno mental. Los que creemos en los arquetipos sapienciales del Inconsciente Colectivo, no podemos dejar de pensar que muy posiblemente esos mitos, contengan en su mas profundo interior, una Verdad cósmica, que tenemos grabada genéticamente, en nuestra organización neuronal.  Y nos resuena, y por eso aceptamos cosas objetivamente inaceptables.

     

     Una historia tan absurda como la relacionada mitológicamente con María, no puede haber tenido tanto éxito en una gran parte de la humanidad, si no escondiera de verdad dentro de ella una gran verdad.

              Si la figura de María resuena en lo profundo arquetípico de su interior, ¿qué importancia tiene la génesis de su mito? Ahora bien, si dicha figura no nos guía espiritualmente, entonces el mito se convierte en un mero punto de vista dogmático o teológico y, con frecuencia, en un “cuento”, incapaz ya de competir con los nuevos mitos del deporte, del espectáculo o del cine, que son los que ahora nos constituyen. (A. Paniker)

  • Javiierpelaez

    Yo me llamo Francisco Javier de la Purísima Concepción,vivo en Barrio de la Concepción , Madrid,en una calle que es una advocación de María Como tantas otras por aquí…Iba a hacer una réflexión blasfema,hoy que es mi cumpleaños,sobre el emeritaje en el Papado(la monarquía católica) y el emeritaje en la Monarquía española,María y la gestación subrogada….Lo dejo para Willy Toledo(ja,ja…).Yo no sé si tengo pecado original,lo que sí sé es que mis pecados son verdaderamente  poco originales . .Hay que pecar más ,sobreo todo en los de la carne que ya ha dicho el Papa que son los menos relevantes…

     

  • Santiago

    Lo que “heredamos” los humanos  por supuesto NO es un “pecado personal” sino la predisposición al mal, así como desgraciadamente existen bebés que nacen “drogadictos” ya que su madre lo es. Ellos reciben la droga de manera pasiva a través de la placenta, en ellos se encuentra la droga transmitida pasivamente sin su culpa…

    Por otro lado María fue redimida por el sacrificio redentor de Jesús pero su redención fue “única e irrepetible” ya que ella fue preservada aún de esa tendencia por los méritos de Cristo. Nosotros lo somos a pesar de nuestra naturaleza caída y predispuesta, unos sin acceder al mal y otros haciendo penitencia.

    Ya en la Escritura, aún mucho antes de la definición dogmática de Pío IX el griego del Evangelio señala en el saludo del Ángel  que Maria fue preservada y transformada por una gracia que siempre estuvo presente en ella. Es el verbo griego jaritōo en su participio perfecto el que da la clave: la “kejaritomene” es la “llena de gracia” la “Engracia” desde su concepción”. Es una gracia que siempre estuvo presente en Maria y que el Ángel reconoció y le proclamó cambiándole el nombre.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernàndez

Deja un comentario