INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6367 Artículos. - 99612 Comentarios.

¡Bravo, José Manuel Vidal!

 Precisamente porque algunas veces nos hemos lamentado de intervenciones de Religión Digital algo tibias, nadando a dos aguas, queremos resaltar esta clara de posición de su directos ante dos nuncios del papa Francisco, en sendos nombramientos episcopales. Es necesario elevar mucho la voz de la Iglesia del pueblo para dar fuerzas al papa de Roma a seguir con su tarea, aunque disponga de tan pocos mimbres válidos. ¿Qué hacen sus dos principales hombres en España, Omella y Osoro? Perdonad este intermedio de amarillismo clerical, pero tan importante en realidad. AD.

Sebastián Chico y Gerardo Neves, dos obispos con padrinos en la casta clerical

 José Manuel Vidal

La iglesia Catolica es una institución humano-divina y divino-humana, dirigida por una casta clerical que se coopta para perpetuarse en la dirigencia del aparato eclesiástico. Solo desde ahí se pueden entender dos recientes nombramientos episcopales: el de Sebastián Chico como obispo titular de Jaen y el de Gerardo Neves, como auxiliar de Gusyaquil.

Dos casos recientes y en dos países diferentes que escenifican a la perfección el funcionamiento del funcionariado clerical, incluso en tiempos de Francisco, el Papa anticlerical por excelencia.

El hasta ahora auxiliar de Cartagena-Murcia, Sebastián Chico, era el típico sacerdote carrerista, que fue subiendo en el escalafón hasta convertirse en rector del seminario. Y desde ahí fue cooptado por el anterior Nuncio, Renzo Fratini, para la mitra episcopal. Y eso que todos sus compañeros curas sabían que don Sebastián era muy conservador, ideológicamente próximo a Vox y, por lo tanto, nada proclive a las reformas del Papa Francisco.

Pero Fratini, que era de su misma cuerda, lo colocó en las ternas y salió elegido auxiliar de Cartagena. Sin que Omella parase su nombramiento y con la protesta de muchos de sus propios compañeros curas, que conocían perfectamente sus afanes carreristas y sus veleidades ultras.

Veleidades tan evidentes que, poco antes de ser nombrado obispo, curas de Murcia denunciaron públicamente en RD que Chico había permitido la celebración de una misa en la capilla del seminario en honor del Caudillo, tras haber colocado a la entrada la bandera del aguilucho. Con fotos acreditativas.

Capilla seminario de Murcia

Pues ni por esas se detuvo el nombramiento. Y don Sebastián comenzó su carrera episcopal. 32 meses después continúa su rápido ascenso, porque un nuevo Nuncio, Bernardito Auza, supuestamente más abierto y más comprometido con la Iglesia en salida de Bergoglio, lo coloca nada menos que al frente de la diócesis de Jaén.

¿No sabe el Nuncio Auza que monseñor Chico es un ultra cercano a Vox? ¿Le da igual? ¿Por que tanta prisa en remover al francisquita monseñor Amadeo Rodríguez, para sustituirlo por un prelado que representa una visión eclesial y pastoral casi contraria? ¿Es que, cuando interesa, no se tiene en cuenta la continuidad pastoral en una diócesis en salida y embarcada en pleno proceso sinodal, como la de Jaén?

¿Por qué se promociona a un prelado ultra en tiempos De Francisco? Porque el Nuncio o no se entera de nada o es demasiado listo y trata de contemporizar y contentar a la cordada mas conservadora del episcopado. Pero también porque el cardenal Omella, que es el obispo español que forma parte de la fábrica Romana de obispos, no se opone.

Y, en tercer lugar, porque el señor del lugar, monseñor Lorca Planes, ya no aguantaba a su auxiliar y, además, quiere heredar el piso en que éste habitaba, cuando se retire en un par de años. Así se escribe la historia de este nombramiento: una diócesis por un piso.

Pobre diócesis de Jaén que recibe a un obispo para el que lo esencial en sus curas es que vistan traje talar y a ello va a dedicar gran parte de sus energías. Esa prioridad lo define y condena a la diócesis jienense a un largo pontificado ritualista, encerrado en sí mismo y clericalizado…en pleno Sinodo de la sinodalidad.

Pero al aparato clerical las novedades de Bergoglio le suenan a insensateces de un Papa cuasi hereje e iluminado, que quiere centrar la Iglesia en el Evangelio y no en la casta clerical, guardiana de las esencias eclesiásticas. Y para muestra el botón de la promoción de monseñor Chico.

El otro botón de muestra tuvo lugar a cientos de kilómetros, en Ecuador, pero está cortado por el mismo patrón clerical. Gerardo Neves, un cura de Riobamba, amigo del entonces obispo residencial, el español monseñor Parrilla, y del Nuncio en Ecuador, el también español Carrascosa, fue propuesto, en un primer momento, por el tándem patrio como obispo-coadjutor de Riobamba.

La propuesta indignó a la diócesis y una monja misionera, Julia Serrano, puso voz publica al descontento, denunciando la ineptitud moral del prelado. Y el propio Neves se vio obligado a presentar su renuncia al Papa unos meses antes de ser entronizado.

Indignado el Nuncio Carrascosa, que ejerce como amo y señor de la Iglesia ecuatoriana, se fue a Riobamba para pronunciar una homilía de auténtico cacique eclesiástico, en la que acusó a los medios de “mentiras y calumnias” y de “asesinar” mediáticamente a monseñor Parrilla. Y en el más puro estilo mafioso, concluyó: “Conocemos muy bien nombres y apellidos. Y este país no se merece esto. ¿Queda claro?”

Y cumplió su amenaza. Pasados unos meses volvió a presentar a Gerardo Neves para una mitra aunque esta vez solo de auxiliar de Guayaquil. ¿Por qué? Para demostrar que el es el que manda. Para dejar buen sentado que una pobre monja, por muy misionera que sea, no puede salirse con la suya. Y menos si tiene las agallas de denunciar públicamente los atropellos de la casta clerical.

La iglesia en salida no triunfará mientras haya nuncios prepotentes, que premien el escalafón y sigan promoviendo obispos a espaldas del pueblo y en contra de la primavera de Francisco.

La casta clerical no soporta que nadie le marque la agenda y mucho menos que los medios de Comunicación controlen su ejercicio del poder (que no del servicio). Sobre todo si es un medio libre y profundamente alineado con Francisco y sus reformas como el nuestro. Les va en ello su carrera y la supervivencia de su casta clerical, la plaga de la Iglesia.

 

6 comentarios

  • Carmen

    Es que no entiendo nada.

    Pues busco y busco algo muy sencillo. Qué cargo u organismo elige a un obispo. He entendido que los elige el Papa. Porque son los sucesores directos de los apóstoles. Por lo visto Pedro eligió a los primeros y a partir de ahí siempre los ha elegido el Obispo de Roma.

    Eso he entendido.

    Pero a lo mejor no es así. Menudo jaleeeeeeo es esto de la iglesia.

    Y digo, me pregunto. Cómo es posible que sin saber con certeza quién elige a un obispo, cuáles son sus atribuciones, sus obligaciones, nos pidan opinión a las ovejas de todo esto del Sínodo de los obispos?

    Pero si no sé qué hace, qué voy a opinar?

    Un obispo puede ir a su aire o no puede ir? Porque si no puede ir no entiendo todo esto del Sínodo .

    A todo esto he entendido que un Sínodo de obispos es una reunión de obispos donde llegan a acuerdos. Pero, pueden llegar a acuerdos?

    Es que no entiendo ni media.

    Cómo que el Papa elige a obispos que no le gustan?

    Ustedes entienden algo?   Me pueden ayudar? Es todo muy muy confuso.

    Quién elige a un obispo?

    Gracias.

    • Carmen

      Código del derecho canónico de 1983. El nombramiento de obispos es una atribución exclusivas del Papa

      Más o menos eso he encontrado en un artículo en internet. Es cierto o no lo es? Porque si no me lo dicen alguno de ustedes no sé si e
      creerlo. Tengo un jaleeeeeeo
      Otra vez gracias.

  • Julián Díaz Lucio

    No acabo de entender todo el tejemaneje a la hora de nombrar obispos. Aquí en Cáceres, llevamos casi dos años esperando a uno, y no acaban de parirlo. Soy mal pensado, pero no acabo de comprender a un señor que acepte carroza imperial para ir a presentar sus credenciales, como representante del evangelio y del papa. ¿De quién se asesora a la hora de nombrar obispos? La Iglesia en salida no acaba de salir de verdad de la cristiandad. Y seguro que al anterior obispo de aquí, lo hacen también cardenal, lo que parece que busca. Pobre pueblo de Dios, y se extrañan que la gente se vaya apartando de la Iglesia!.

  • Alberto Revuelta Lucerga

    1345, Lugo, se juzga al obispo residencial acusado de la muerte de con concejales de cabildo civil de la ciudad. Le habían tirado unas piedras mientras paseaba por una de las ruas. Eso era un obispo. Estos de aquí y de ahora ni matan ni hacen matar. Por eso pierden fieles.

  • Honorio

    Antonio: Se estrenó como obispo en Logroño para las bodas de oro de mi promoción, solicité participar en la fiesta desde mi condición de padre de familia y casado, el clero progresista me apoyó, pero el clero no progre capitaneado por el vicario de Omella alegó que no, porque yo no había sido fiel. Los amigos míos dijeron que si yo aceptaba la prohibición ellos no irían tampoco a la fiesta. Era un cisma…Omella se desentendió del conflicto,  se lavó las manos… Así que yo acudí, pasé por delante de Omella, no figuré en la lista de los celebrantes u homenajeados, pero sí figuró Raúl González Pérez, excanónigo de Roma, gerente fundado de Aguas de Barcelona, que había fallecido.

    te puedes figurar que no es un “cardenal” de mi devoción” y que creo que sigue lavándose las manos como en aquel entonces.

  • Carmen

    De verdad.

    No somos tontos ni estamos ciegos.

    Cómo puede ser un Rey , republicano

    Cómo puede ser un dictador,  demócrata?

    Cómo puede ser un General sin no aceptar las normas del  ejército?

    Cómo puede ser un Papa ,

    anticlerical?

    Sé lo que es un Rey

    Sé lo que es un dictador.

    Sé lo que es un general de los ejércitos, hasta sé lo que es un Generalísimo.

    A lo mejor no sé qué es un Papa. Pero sé cómo se llega. Con una carrera eclesiástica brutal. La carrera del Papa actual se desarrolló principalmente en tiempos de Juan Pablo II,Benedicto XVI y algunos años de Pablo VI.

    Anticlerical?

    Imposible.

Deja un comentario