INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6544 Artículos. - 101859 Comentarios.

Bajando el telón del Movimiento de los Focolares

Si alguien sigue creyendo que el papa Francisco no ha hecho hasta ahora nada eficaz para cambiar la Iglesia, que advierta cómo ha puesto un freno eficaz al avance de los nuevos movimientos hacia los que Juan Pablo orientó la Iglesia del XXI y que lea esta entrevista que ha traducido de La Croix International nuestro colaborador Jesús Matínez Gordo, con quien en tantas cosas coincide este moderador. AD.

Entrevista exclusiva con el autor italiano de una nueva mirada dentro de uno de los movimientos eclesiales más influyentes y problemáticos de la Iglesia Católica de nuestros tiempos

Por Gordon Urquhart. Reino Unido, 12/11/2021

Cuando se publicó “la Armada del Papa” (Transworld, 1995) hace unos 25 años, fue el primer libro que cuestionó la naturaleza sectaria de los nuevos movimientos eclesiales como el Movimiento de los Focolares, Comunión y Liberación y el Camino Neocatecumenal.

Ese libro se basó, en parte, en mis nueve años como miembro y líder de los Focolares.

Ferruccio Pinotti, un periodista de investigación de Italia, ha publicado un nuevo libro llamado “La Setta Divina” (Piemme) o “La Secta Divina”.

Es el primero que se ocupa exclusivamente del Movimiento de los Focolares y, para su plena divulgación, aporté testimonio personal a los esfuerzos del autor.

Pinotti me habló* sobre su nuevo libro (actualmente disponible solo en italiano) en esta entrevista exclusiva para La Croix International.

 

Gordon Urquhart: Después de publicar “La armada del Papa”, los líderes del Movimiento de los Focolares prohibieron a sus miembros leerlo e hicieron todo lo posible para restringir su distribución en los países donde se publicó.

Su reacción oficial a La Setta Divina ha sido algo más silenciosa y apologética.

Pero mientras que el Movimiento de los Focolares ahora admite que ha sido responsable de abuso de poder, con el que el Papa Francisco los ha acusado directamente, hablan del celo de los primeros tiempos y minimizan los problemas como si fueran solo el comportamiento de unos pocos. ¿Su investigación confirma esta posición?

Ferruccio Pinotti: Esta visión de los problemas típicos de los Focolares, afirmando que las distorsiones y los abusos fueron sólo consecuencia del “período heroico” y en los inicios del movimiento, no me parece correcta; parece reductiva y manipuladora.

Los problemas siempre han estado ahí y siguen existiendo porque son estructurales y se basan en un tipo de “teología” y un tipo de “carisma” que presenta grandes problemas tanto a nivel religioso como existencial.

 

El Papa Francisco dijo a Comunión y Liberación: “El carisma no es el centro: sólo hay un centro y es Jesús, Jesucristo. Cuando pongo mi método espiritual en el centro… He perdido el rumbo… Todos los carismas de la Iglesia tienen que ser ‘descentralizados'”. (7 de marzo de 2015) Sin embargo, los Focolarini insisten en el “carisma de Chiara” como un mantra. ¿Cuáles son los problemas con esta actitud?

El Papa Francisco ha pedido con razón a Comunión y Liberación (CL) un cambio profundo e incluso la renuncia de su presidente, el P. Julián Carrón. También decretó recientemente una visita apostólica en el caso de la rama Memores Domini de CL.

En este momento, CL está en crisis debido a su incapacidad para elegir un sucesor de Carron y problemas con respecto a la viabilidad de sus estatutos.

La señal de Francisco es clara: estos movimientos como CL, los Legionarios de Cristo, el Opus Dei, la Renovación carismática, el Camino Neocatecumenal y los Focolarini ya no pueden seguir explotando sus carismas particulares para hacer lo que quieran, para tratar a las personas como mejor les parezca, para convertirse en iglesias de facto dentro de la Iglesia, para ser grupos laicos cargados de dinero pero que no rinden cuentas a nadie.

La advertencia del Papa a Comunión y Liberación es ciertamente válida para los Focolarinos, que sin embargo tuvieron la suerte de renovar su liderazgo en enero de este año, lo que les da una ligera ventaja.

Sin embargo, este movimiento está bajo observación del Papa y del Dicasterio de los Laicos.

 

Cuando era miembro de los Focolares, había muchos escritos inéditos de la fundadora, Chiara Lubich, que se nos dijo que mantuviéramos en secreto ya que, incluso,  los responsables de la Iglesia no “entenderían”. Leyendo “Paraíso del 49”, el relato de Lubich de su serie de dos meses de visiones poco después de que comenzara el movimiento, y también conociendo aspectos ocultos de su historia, ¿cuál es su impresión de la persona de Chiara Lubich?

Mi impresión de Lubich -y lo digo con el mayor respeto- es que era una muy buena niña católica que vivía en Trento y que durante los años de guerra estaba animada por un sincero deseo de hacer el bien y ayudar a los pobres.

Vivió su fe de una manera mesiánica, convencida de que la Virgen le había asignado una misión especial, la de crear un movimiento de vírgenes completamente dedicado a la idea de unidad.

En 1949 recibió lo que técnicamente se conoce como “revelaciones privadas”; es decir, visiones, inspiraciones religiosas y místicas que luego fueron transcritas por ella y sobre todo por las personas que la rodeaban.

Estas visiones, el llamado “Paraíso del 49”, se convirtieron en una teología por derecho propio, a pesar de que en la década de 1950 el Santo Oficio, (ahora la Congregación para la Doctrina de la Fe) las vio como heréticas, tanto que estuvieron escondidas en una caja fuerte en un banco durante mucho tiempo, hasta que volvieron a surgir en 1974.

Pero incluso desde entonces, han permanecido sustancialmente desconocidas para el público en general, y para la mayoría de los propios Focolarini, en su forma más completa, precisamente porque contienen pasajes muy extremos que podrían perturbar muchas conciencias.

Digo esto con el mayor respeto, después de haber leído cuidadosamente todo el texto del “Paraíso ’49”.

 

¿Qué significa realmente el término “unidad”, del que los Focolarinos se consideran los maestros?

El término “unidad” es definido por la fundadora en muchos pasajes del “Paraíso del 49” como la necesidad de que quienes la siguen “no sean nada”, abandonen su propia identidad, renuncien a sus propias aspiraciones y sueños distintos a los del fundador del movimiento, “les corten la cabeza”, “estén vacíos”.

Esta es básicamente la demanda, para lograr la llamada unidad: borrar la propia identidad, el carácter, los impulsos más profundos, las necesidades emocionales.

Todo esto es un mensaje que no corresponde al mensaje original de Cristo ni a la doctrina católica, que, si bien enseña el amor de Dios y la devoción a la enseñanza de Jesucristo, no llama de ninguna manera a que la personalidad de uno sea aniquilada o reducida a un ser no pensante, no sensible, a una “nada”.

Lo que emerge de los escritos de la fundadora es, por desgracia, una visión profundamente nihilista, además de caracterizarse por formas de pelagianismo porque presupone un diálogo directo entre Chiara Lubich -que se llamaba a sí misma “la vicaria de María”- y la Trinidad.

 

La causa de canonización de Lubich está bastante avanzada, ya más allá del nivel diocesano y ahora en la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano. La santidad radica en las virtudes heroicas. ¿Ves esto en Lubich?

La primera fase de la beatificación, la fase diocesana, ya ha concluido. El resultado era una conclusión inevitable, ya que la diócesis a cargo de ella es Frascati, donde se encuentra Rocca di Papa, la sede del Movimiento de los Focolarinos.

A esto le debe seguir la segunda fase, que tiene lugar en el Vaticano en la Congregación para los Santos, que recientemente se ha visto perturbada por el escándalo de la renuncia del cardenal Becciu, el gran protector de los Focolarini.

Por lo tanto, es necesario ver cómo y cuándo procederá la segunda fase de la beatificación de la Sierva de Dios Chiara Lubich, y si la canonización seguirá.

Personalmente, tengo mis dudas, ya que creo que será difícil encontrar milagros creíbles.

Pero la revelación de abusos y violaciones de los derechos humanos directamente relacionados con el pensamiento de la fundadora también despierta perplejidad.

 

¿Estaría de acuerdo en que el abuso que el movimiento ha practicado es ciertamente igual en gravedad al abuso sexual, dejando vidas arruinadas o destruidas, y podría dar ejemplos?

Absolutamente sí. Creo que los casos de abuso sexual y pedofilia que han surgido, y siguen surgiendo, en el Movimiento de los Focolares son tan graves como los casos de manipulación psicológica y humana.

Quizás estos últimos sean aún más graves porque dañan estructuralmente la existencia del individuo y su posibilidad de recuperación.

En mi libro de investigación, escrito con la ayuda del joven periodista Stefano Mazzola, hay numerosos testimonios que se refieren a situaciones similares e idénticas en diferentes latitudes del globo, dando lugar a episodios de depresión muy grave e incluso suicidio.

Algunas de las historias me conmovieron profundamente, debo confesar.

 

Por un lado, parece que los Focolarinos piden perdón por sus problemas pasados y presentes. Se muestran humildes, pero los antiguos miembros son escépticos sobre esta reacción. Piensan que el movimiento no es capaz de un diálogo real. Pedir perdón ciertamente no es suficiente. Entonces, ¿cómo puede el movimiento reparar este daño?

Creo que la nueva dirección del movimiento tendrá muchas dificultades para lograr el cambio precisamente porque la resistencia es principalmente interna, en la base, arraigada en personas que creen que el movimiento es perfecto.

A través de las redes sociales he recibido muchas cartas de personas dentro del movimiento que me confiesan que sienten que algo anda mal, pero al mismo tiempo les aterra leer mi libro por miedo a descubrir verdades dolorosas.

En cambio, creo que las personas deben confrontar la verdad incluso a costa del sufrimiento.

Dicho esto, la reparación de los abusos y daños debe hacerse tanto colectiva como individualmente; es decir, con una autocrítica profunda y pública, que ya ha comenzado en parte, pero también conociendo a las víctimas, disculpándose con ellas e incluso ofreciéndoles una compensación económica en los casos en que estas personas han entregado demasiados años de su vida al movimiento o incluso demasiados ingresos personales o bienes familiares, saliendo de esto completamente drenados de posibilidades futuras.

 

El Papa Francisco habló con bastante fuerza a los líderes de los Focolares en febrero de este año y luego el 16 de septiembre a todos los líderes del movimiento. En esa ocasión incluso se refirió a un fundador de un movimiento como “Hitler en un hábito”. Pero, ¿cree que él y el cardenal Kevin Farrell, del Dicasterio para los Laicos, son plenamente conscientes de lo que implica el caso de los Focolarini, o también están en la oscuridad hasta cierto punto?

Creo, a juzgar por las palabras expresadas por el Papa en estas dos ocasiones, que Francisco es muy consciente de la complejidad de los problemas que afligen al Movimiento de los Focolares.

Sin embargo, también creo que es muy difícil para él y para el cardenal Farrell intervenir directamente, ya que el Movimiento goza de mucho apoyo entre los obispos (hay más de 180 obispos que son amigos del movimiento), entre los cardenales y también en las estructuras internas de la Curia Romana.

En su audiencia de principios de febrero de 2021, el pontífice incluso aceptó un cheque considerable para los pobres ofrecido por el Movimiento y, aunque lo ha amonestado, hasta ahora no ha tomado medidas más decisivas.

Evidentemente tiene confianza en la nueva presidenta y en su capacidad para cambiar profundamente la estructura y las prácticas del Movimiento.

Podría decirse que los Focolarini están actualmente sub judice, bajo estricta observación por parte del Papa y el Dicasterio de los Laicos, que ya en 2020 prohibieron al movimiento continuar con la práctica de los llamados “schemetti”, minuciosamente detallados interrogatorios diarios escritos con los que el movimiento violaba la privacidad de sus miembros, monitoreando cada uno de sus movimientos y censurando cada aspecto de sus vidas.

 

El Presidente de la República Italiana ha cantado a menudo las alabanzas de Lubich, al igual que Romano Prodi y cientos de políticos y funcionarios de instituciones internacionales. ¿Cuáles son los aspectos de esta investigación que deben tener en cuenta y cómo deben responder? ¿Podrían ser vistos, en cierto sentido, como cómplices que facilitaron los abusos del movimiento?

El Presidente de la República Sergio Mattarella es un apasionado partidario del Movimiento de los Focolares y, en particular, de la figura de su cofundador Igino Giordani,  cuya biografía incluso escribió el prefacio y que también fue amigo de su padre.

El presidente Mattarella, al adoptar la ideología de unidad del movimiento, apoya indirectamente un conjunto de prácticas de las que probablemente no tenga conocimiento.

Muchos políticos italianos como Rosy Bindi o Romano Prodi, y muchos otros, son amigos del movimiento, cuyo poder e influencia conocen.

Pero ninguno de ellos está dispuesto a escuchar la voz de las víctimas o a proteger sus razones.

 

Has escrito un libro sobre el “otro lado” de Juan Pablo II. El asunto de los Focolarini es otro aspecto negativo de su pontificado que ahora se ha convertido en un gran problema para toda la Iglesia que necesita ser resuelto. ¿Por qué le faltaba tanto el juicio?

En mi libro “El secreto Wojtyla”, escrito junto con el vaticanólogo Giacomo Galeazzi, analicé en profundidad el núcleo del apoyo de Wojtyla a la galaxia de los movimientos fundamentalistas y sectarios.

Ciertamente está claro que este apoyo proviene del sufrimiento que la Iglesia experimentó bajo el comunismo de estilo soviético y la búsqueda de apoyo de grupos con fuertes valores conservadores que les permitieron luchar contra el comunismo en Europa del Este.

Todos estos son movimientos caracterizados por prácticas cuestionables y a menudo violaciones de los derechos humanos.

Esto es, sin duda, parte de las características geopolíticas y personales del pontificado de un Papa que jugó un papel clave en la caída del Muro de Berlín y en el colapso del Imperio Soviético, pero que carecía de discernimiento de las derivas sectarias en la Iglesia, que él mismo fomentó.

Este es el problema que el Papa Francisco está ahora suavemente, pero decisivamente, tratando de abordar.

 

* Gordon Urquhart es un autor, cineasta y periodista británico ampliamente publicado. Su libro más conocido es “La armada del Papa” (Bantam, 1995). También tiene un blog: popesarmada25.blogspot.com.

6 comentarios

  • Carola

    Me imagino que el autor va  a recibir grandes réditos económicos por el libro, además de entrevistas, fama, etc. Por qué no cuenta también las cosas positivas del Movimiento de los Focolares? Podría escribir varios libros sólo de cosas positivas…Sobre los textos del 49, le da un tinte macabro y misterioso. Son sólo percepciones místicas de la fundadora que de ninguna manera contradicen a la Iglesia Católica, sino más bien ayudan a entender ciertos preceptos de la misma.

  • Ingrid

    Leyendo lo que escribe esta persona se nota un gran sesgo en sus palabras. Palabras y hechos sacados de contexto para dejar en mal a un movimiento que efectivamente está compuesto de seres humanos pero del que no has hecho lo correcto para exponer los beneficios que ha hecho a miles de personas y de labores en favor de la humanidad. Las Obras de Dios también necesitan enfrentar la lucha del mal para hundir cualquier ápice de Dios en el mundo. No me influye nada la postura de este señor porque he visto mucha gente incluso yo encontrando sentido a mi vida y una relación con Dios gracias al carisma dado a Chiara.

  • Soy  testigo, y doy fé de que es cierto lo que dice. Yo lo viví

  • Fernando Roberto Silvestri

    Antes que hacer ningún comentario sobre lo que manifiesta el entrevistado debo decir que respeto su derecho a decir lo que dice, aunque afirmo que sus opiniones están radicalmente equivocadas y lo lamento sinceramente. Cuando opina de lo que es “la unidad” en el movimiento de los focolares, muestra una ignorancia que me animo a llamar escandalosa, y me lleva a inferir que opina de Los Focolares sin conocerlos. Desde mi punto de vista este señor está radicalmente equivocado

  • Hernan Gabriel gazzola

    El movimiento  de los focolares  su espiritulidad es buena pero de volvio mas un centro  cultural  o ong se alejo del estilo de vida  y testimonianza  de su incio  hay gente  buena muchos malos por graves problèmas  psicologicos  y un estilo  de vida de nuevos ricos en especial  los  focolarinos  del centro  del movimiento  à rocca di papa

  • Juan A. Vinagre

    Sorprende (y no sorprende) este libro de Pinotti, que debe tener muchas pruebas para decir lo que dice. En la casa del Señor -y a la sombra del Templo- se han hecho muchos negocios…, y se ha reconvertido el gran Mensaje del Reino,  a  veces identificándolo con intereses humanos incompatibles.      El dinero y el poder -poder también en forma de control espiritual de mentes y de acciones con prohibiciones excesivas etc.- son incompatibles con los Derechos Humanos (evangelio laico) y con el Evangelio del Reino. Pese a ello, esas incompatibilidades se ignoran o “se sacralizan”.., y se anteponen al hombre-mujer.  Y al anteponer o sacralizar la doctrina propia  sobre la del  Reino, el siervo se hace más poderoso y maestro que el Señor…           Esto es otra forma de crear y sacralizar sábados…, que Jesús rechazó abiertamente. El hombre es más que el sábado… y que los estatutos de un movimiento religioso…

    Por eso, todo cuanto sea o propicie un anulamiento de la persona con normas o prohibiciones o “retiros”… no es evangélico. (No digo ya todo lo que sea ACUMULAR..) La verdad nunca debe temerse, porque la verdad es la base para poder ser verdaderamente libres (libres interiormente, porque ahí se asienta la libertad auténtica, que permite después valorar, hablar y actuar… cada uno en su circunstancia, sin miedo, aunque a veces sea aconsejable cierta prudencia, como enseñó Jesús… Hay lobos…

    Los poco amigos de la libertad -interior en primer lugar, insisto- tratan de hacerse amigos del poder civil y eclesiástico (incluso dentro de los dicasterios vaticanos), que mandan y no sirven… humildes.             Los movimientos cristianos modernos, que cita Pinotti, deberían vivir con la única “constitución” posible: El Evangelio sin marginaciones y sin glosas. Lo que no sea esto, por mucho que lo llamen “carisma”, ¿es espíritu de seguimiento evangélico de Jesús de Nazaret?  Quizá por eso algunas canonizaciones habidas, y en trámite…, deberían revisarse…   Como dijo el card. Martini: No es lo mismo ser -en líneas generales- un hombre o mujer de Dios que ser santo o santa…  Digo hombre o mujer de Dios, porque si maneja mucho dinero y poder, eso no puede ser de Dios.  Ni es un ejemplo para canonizar o proponer como modelo en la Iglesia de Jesús, que no admite mercaderes… ni carismas de líderes incuestionables…

Deja un comentario