• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6006 Artículos. - 95619 Comentarios.

La fase final de un pontificado disruptivo

 Permitidme, lectores y visitantes de ATRIO, otro artículo sobre cómo se acelera últimamente la marcha de Francisco. Con una pregunta: ¿Es signo de debilidad o de fortaleza el que cada vez aluda más directamente a las maniobras y conciliábulos de sus opositores? AD.

El Papa Francisco avanza a toda velocidad en una carrera contrarreloj y con una oposición interna cada vez mas descarada y desenmascarada

Por Robert Mickens | Ciudad del Vaticano | La Croix International 

La edad y la enfermedad no han quitado el viento a las velas del Papa Francisco.

A pesar de una importante cirugía intestinal en julio pasado y su próximo 85 cumpleaños en diciembre, el Papa ítalo–argentino – ¡sorprendentemente! – no muestra absolutamente ningún signo de que se esté desacelerando o de que planea cerrar la tienda pronto.

Su reciente visita de cuatro días a Budapest, la capital de Hungría, y luego a tres ciudades de la vecina Eslovaquia, no hizo nada para frenar su ritmo.

Aunque se le veía cansado a veces durante el primer día del viaje del 12 al 15 de septiembre a Europa Central (se levantó alrededor de las 3:30 de la mañana de ese día), Francisco pareció ganar energía a medida que se desarrollaba el viaje. Y reanudó su apretada agenda de reuniones con individuos y grupos al día siguiente de regresar al Vaticano.

Pero el Papa es muy consciente de que ha entrado en la fase final y más crítica de su pontificado, que se ha posicionado para, entre otras cosas, transformar radicalmente las estructuras de gobierno y los mecanismos de toma de decisiones de la Iglesia Católica Romana.

“Algunos me querían muerto”

Y sabe que hay católicos influyentes, e incluso hombres en la jerarquía, a quienes les gustaría que este y otros proyectos se detuvieran inmediatamente. Cuando un cohermano jesuita en Eslovaquia le preguntó cómo estaba, Francisco respondió: “Todavía vivo. A pesar de que algunos me querían muerto”. Era una referencia a su operación de julio. “Sé que hubo reuniones entre prelados que pensaban que (la salud del Papa) era aún más grave de lo que se informó. Estaban preparando el cónclave”, dijo el Papa.

Francisco luego pasó a quejarse de los clérigos que hacen “comentarios desagradables” sobre él e incluso de una gran cadena de televisión católica (parece que se refería a EWTN) que “habla mal (de él) continuamente sin ningún reparo”.

Es muy inusual que un Papa admita abiertamente, y se lamente, que se enfrenta a la oposición. ¿Francisco estaba admitiendo que su poder para reunir a las tropas se había debilitado? ¿O, más bien, estaba advirtiendo a los que no cooperan e incluso se oponen que finalmente ha perdido la paciencia? De cualquier manera, parece que ha decidido avanzar a toda velocidad, a pesar de los esfuerzos de las fuerzas opuestas para descarrilar esta fase final de su pontificado.

Cosas por hacer

Uno de los principales proyectos durante su tiempo como Papa ha sido reescribir la constitución apostólica de la Curia de Roma, la burocracia central de la Iglesia en el Vaticano. Se dice que el documento de la Curia “reformada” se completó hace varios meses y actualmente se encuentra en las últimas correcciones, pero aún no tenemos idea de cuándo finalmente se publicará. A decir verdad, Francisco ha ido implementando reformas, poco a poco, a lo largo de su pontificado combinando o suprimiendo ciertos oficios, cambiando una serie de protocolos y legislaciones, etc. Afirmó en una entrevista hace un par de meses que no habrá sorpresas cuando se dé a conocer la nueva constitución apostólica. Pero las sorpresas, como la belleza, están en el ojo del espectador. Es probable que haya cosas que a algunas personas no les gustarán en absoluto.

El mayor desafío será la selección de funcionarios que puedan implementar la reforma y, lo que es más importante, su visión y ética orientadoras. Francisco tiene que hacer numerosos cambios de personal clave, especialmente para reemplazar a varios cardenales en puestos importantes en el Vaticano que ya han pasado la edad normal de jubilación de 75 años.

El Papa jesuita ha saltado habitualmente por encima de la Curia romana durante gran parte de su pontificado y ha dicho y hecho cada vez más cosas para “echar humo” a aquellos que no están en línea con sus políticas. Ha provocado reacciones de una manera que ha obligado a obispos y cardenales a mostrar sus verdaderos colores y revelar cuál es su posición real sobre cuestiones en disputa. Y ha operado de formas poco convencionales, como ordenar visitas apostólicas a las oficinas de la Curia, que mantienen a los que trabajan en el Vaticano “adivinando” o “desorientados”.

¡No solo es posible, sino también probable, que el propio Francisco difundiera los rumores sobre la mala salud del Papa! Como es el primer Papa desde Pío X (hace más de cien años) que nunca estudió ni trabajó en Roma, Francisco es un forastero. Y ha tenido que moverse creativa y estratégicamente para superar a las fuerzas de la Curia.

Una de las claves de esto han sido sus movimientos deliberados para desmitificar el papado, principalmente hablando y actuando como si fuera cualquier otro obispo y llevando muchos de sus asuntos de una manera no institucional. Evidentemente, esto ha enfurecido a muchos en el Vaticano y en la jerarquía.

¿Renunciará alguna vez?

No hay duda de que a Francisco le gustaría que fuera bastante normal que el obispo de Roma tuviera la opción de renunciar libremente a su cargo, en lugar de mantener las renuncias papales como algo extraordinario que ocurre solo una vez cada cuatrocientos o quinientos años.

Como jesuita, él sabe mejor que nadie que normalizar la renuncia a un cargo que alguna vez se consideró vitalicio puede ganar terreno más fácilmente cuando los titulares de cargos consecutivos renuncian. El difunto Peter-Hans Kolvenbach fue el primer Padre General de los jesuitas en renunciar voluntariamente a su cargo vitalicio. Pero no fue fácil. Juan Pablo II no le permitió retirarse.

Kolvenbach tuvo que esperar hasta que Benedicto XVI fuera elegido Papa para poder finalmente renunciar. Él y Benedicto XVI acordaron en 2006 que el jesuita holandés dimitiría dos años después, cuando cumpliera 80 años. El sucesor de Kolvenbach, Adolfo Nicolás, renunció en 2016, también cuando cumplió 80 años. Y se espera que el hombre que lo reemplazó y es el actual Padre General también renuncie algún día, en lugar de permanecer en el cargo de por vida.

Parece claro que a Francisco le gustaría que ocurriera una situación similar con el papado, en un mundo ideal. Pero las cosas están lejos de ser ideales en este momento y mucho depende de las circunstancias.

Se dice que no sería prudente tener dos papas retirados que todavía están vivos. Pero si Francisco se sintiera incapaz de cumplir con sus deberes como Papa, probablemente no dudaría en dimitir, incluso si Benedicto todavía estuviera vivo. Sin embargo, si Benedicto XVI muere antes que él, el Papa actual podría decidir renunciar precisamente para “normalizar” las renuncias papales.

¿Y la oposición?

Algunos informes italianos, siguiendo los comentarios de Francisco a los jesuitas en Eslovaquia, dicen que hay cuatro o cinco cardenales y obispos, todos miembros de la Curia romana y en su mayoría no italianos, que ya han comenzado a elaborar estrategias para el próximo cónclave.

Una persona a la que hay que vigilar es el cardenal australiano George Pell, el hombre que respaldó a Angelo Scola en el cónclave de 2013 que eligió a Francisco. Pell cumplió 80 años en junio y no es elegible para votar por el próximo Papa, pero puede hacer mucho politiqueo para las fuerzas dentro del Colegio Cardenalicio que quieren revertir (o alterar severamente) la dirección en la que Francisco está dirigiendo la Barca de Peter.

Pell, ex zar financiero del Vaticano, regresó a Australia en 2017 para ser juzgado por cargos históricos de abuso sexual. Fue declarado culpable y encarcelado por poco más de un año, pero luego la sentencia se revocó en abril de 2020. En ese momento, el cardenal dijo que iría a Roma a limpiar su apartamento, pero planeaba regresar a Sydney para siempre. Llegó a la Ciudad Eterna hace exactamente un año, en septiembre de 2020, y nunca se ha ido.

Y la única forma en que probablemente regresará a Australia antes del próximo cónclave es en una caja. Porque él y otros que no son fanáticos de Francisco quieren ser parte de la conversación y la política que conducen a las próximas elecciones papales.

El candidato más fuerte en el campo anti-Francisco todavía parece ser el cardenal Marc Ouellet, de 77 años, quien ha sido jefe de la poderosa Congregación para los Obispos durante los últimos 11 años. Ha minimizado e incluso ocultado cuidadosamente sus puntos de vista más tradicionalistas, que se alinean casi de manera idéntica con los de Benedicto XVI.

Seguramente, suficientes cardenales electores verán esto, ¿verdad? No estés tan seguro. Muchos de ellos provienen de lugares remotos. No son pesos pesados ​​teológicos ni dominan el lenguaje de la política vaticana.

Otro candidato del bloque anti-Francisco es el cardenal húngaro Péter Erdő. Obtuvo su capelo en 2003 en el mismo consistorio en el que Pell, Scola y Ouellet también se convirtieron en cardenales. Abogado canónico de 69 años habla italiano a la perfección y también habla alemán, francés y español. Fue presidente durante dos mandatos del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa (CCEE), que está formado por los jefes de todas las conferencias episcopales nacionales del Viejo Continente.

Erdő ha cultivado cuidadosamente amistades y alianzas en el Colegio Cardenalicio y se espera que sea un actor importante en el próximo cónclave, ya sea como candidato o como hacedor de reyes. Se ganó elogios por ser un amable anfitrión en el Congreso Eucarístico Internacional a principios de este mes en Budapest.

No menos de 11 cardenales en edad de votar asistieron al congreso de una semana de duración con todos los gastos pagados. Incluso los prelados que no comparten todas las perspectivas teológicas del cardenal húngaro salieron con una impresión mucho más favorable de él.

¿Los aliados del Papa tienen una estrategia?

Francisco ha nombrado a 70 de los 121 cardenales electores actuales. Y seguramente nombrará más, quizás ya en noviembre, solo para mantener los espacios ocupados durante los próximos meses.

Si hay un consistorio en un par de meses a partir de ahora, el Papa probablemente creará solo de cinco a siete nuevos cardenales. Eso mantendrá el número de electores rondando el límite de 120 que estableció Pablo VI. Ese es un límite arbitrario, en realidad, que el Papa tiene absoluta libertad para sobrepasar en cualquier momento. Juan Pablo II subió dos veces el número a 135 y Benedicto XVI una vez lo amplió a 125.

Cinco de los electores actuales envejecerán entre ahora y el próximo junio, pero tres de ellos son cardenales nombrados por Francisco; los otros dos obtuvieron sus capelos de Juan Pablo II. Seis más llegan a los 80 años entre junio de 2022 y finales de ese año.

Solo uno de ellos fue nombrado por Francisco, pero cuatro fueron creados por Benedicto. Por lo tanto, salvo que se produzcan muertes entre el cuerpo de electores, los cardenales del Papa jesuita podrían, para fines de 2022, constituir más de la mayoría de 2/3 necesaria para elegir a su sucesor.

¿Continuará el próximo Papa la visión de Francisco?

Los fanáticos del estilo y el curso de acción del Papa actual deben agradecer a Dios que Benedicto XVI fuera elegido en 2005. Porque es muy probable que si Jorge Mario Bergoglio de Argentina hubiera sido elegido en ese cónclave, hubiera sido un Papa muy diferente al que es hoy. Sin Benedicto no hay Francisco.

No podemos saber con certeza qué tipo de pontificado habría tenido Bergoglio como sucesor inmediato de Juan Pablo II. Pero probablemente habría sido bastante diferente al que hemos estado experimentando desde 2013. Según los informes, el Papa actual le dijo a un compañero cardenal después del cónclave de 2005 que probablemente se habría puesto el nombre de Juan XXIV si los votos hubieran sido para él en lugar de Benedicto.

Pero, ¿habría estado preparado él y habría estado preparada la Iglesia, en ese entonces, para las reformas y el cambio de valores que ha defendido como Papa Francisco? No sabemos. Y tampoco sabemos si el hombre que lo suceda llevará adelante el espíritu reformador.

Simplemente no hay garantías. Incluso si Francisco llena el Colegio Cardenalicio de seguidores, no hay forma de que él o cualquier otra persona pueda asegurarse de que uno de sus hombres sea elegido.

Piense en esto: el sucesor de Juan Pablo (Benedicto) recibió su capelo cardenalicio de Pablo VI. Y el sucesor de Benedicto (Francisco) obtuvo el suyo de Juan Pablo. Eche un vistazo a los 38 electores que obtuvieron sus capelos de manos de Benedicto XVI y vea si se emocionaría si alguno de ellos sucediera al Papa Francisco.

Sígueme en Twitter @robinrome

4 comentarios

  • Juan A. Vinagre Oviedo

    Lo siento, pero (si te he entendido bien, Luis) no puedo compartir con los que dicen que Francisco “está en misa y repicando”.   Me parece que Francisco mira sobre todo al Evangelio y al gran Mensaje del Reino, que tanto disuena con la ostentación y el poder que representa el Vaticano.    Quienes repican y van a misa y a veces especulan son los que compaginan cosas y actitudes y valores que el Evangelio declara incompatibles.   La reforma de la Iglesia es una cuestión pendiente de hace siglos… Francisco de Asís, el manso y humilde poverello, intentó reformar-repararla ya en el siglo XIII… Y fracasó, porque el poder introducido en ella con sotana y púrpura no lo escuchó… o no fue capaz de entender la necesidad de ese cambio.   El papa Francisco está intentando cambiar ideas y hábitos muy viejos, poco evangélicos, así como estructuras de poder con sus ostentaciones, que en vez de reforzar la fe , la debilitan… Es decir, el papa Francisco está intentando volver al Evangelio.  ¿Es esto ir a misa y repicar o especular? Francisco intenta llevar la Iglesia a la conversión, no al desguace. (¡Qué vulgares o sutiles en palabras se vuelven a veces los amigos de la tradición sacralizada! Lo mismo que en política, recubren una falsedad con palabras que impactan y resuenan…)   Por eso, cabe la pregunta: ¿Los que se  oponen a Francisco defienden intereses y no viven-entienden bien  el Mensaje de Jesús de Nazaret -al que dicen seguir-, y/o lo sirven descafeinado?    Esta pregunta apunta a cosas que pasan y se defienden en el Vaticano y en demasiados palacios episcopales etc…       Un cordial saludo, Luis.

    • Gracias por tu cordial saludo Juan. La opinión es siempre limitada, estaremos de acuerdo que nunca es la verdad absoluta. Consecuentemente yo escribo desde mi Angulo de visión. Y no me fio un pelo del Papa. Me parece que se debe de perfumas y disimular su “olor a oveja” cuando de algún modo se alía a los depredadores de estas ovejas.
      “Los conoceréis por sus hechos.”

      https://www.prnewswire.com/news-releases/se-lanza-el-dia-de-hoy-el-consejo-para-un-capitalismo-inclusivo-con-el-vaticano-una-nueva-alianza-de-lideres-empresariales-del-mundo-832775760.html

      Pero no deseo fulminarte y “callarte la boca” te entiendo y entiendo que mis opiniones puedan ser hirientes para ti como para muchos. Para eso existe el dialogo constructivo, no la pelea del yo mas.

      ¿Capitalismo Inclusivo?. Ojala… pero entre la lista de los depredadores por ejemplo está Rajiv Shah, presidente de The Rockefeller Foundation.¿Que espera de esa gente el Papa?. La moneda no la soltaran si no se les da en el codo. Lo de las fundaciones de los ricos es marketing para conseguir difundir una buena imagen de ellos y que no los apedreen por las calles.

      Tampoco me fio un pelo de que los propósitos de los jesuitas, sean loables y traten para lo que sea de -establecer- y no de -imponer-. Hay una notable diferencia entre estas dos palabras.

  • Gonzalo Haya

    Francisco está en un difícil equilibrio, unas veces acertará y otras no, pero su trayectoria es volver al evangelio y especialmente a dar primacía a los marginados económica  o socialmente. Avanza en esa línea pero todavía no hemos llegado al punto de no retorno. Ahora ha convocado un Sínodo con deseo de escuchar las voces de todos los cristianos. Difícilmente hablarán los que han abandonado la Iglesia, aunque siguen siendo cristianos o jesuanos de corazón. ¡Ya me contentaría yo con que todos los que estamos inquietos pero continuamos “dentro” procuremos y consigamos hacernos escuchar!

  • Es un malabarismo el “estar en misa y repicando”. El Papa dirige “la barca de Pedro”. Eso significa en buena ley, estar atento a que piden los fieles. Es un principio democrático.
    Por otro lado, como está en el mundo, y además estará muy bien informado y asesorado, sabe que es perentorio eso de “una demolición controlada”.

    Ocurre que los fieles siguen “dentro” de la Iglesia porque es lo que consideran lo correcto según piensan y sienten. La demolición es porque hay una apostasía que a el como a muchos le debe asustar. O sea que la demolición esta inspirada por “los de fuera” y claro los de “adentro” se exclaman.

    La barca de Pedro se hunde. Cuando un barco se hunde quien primero lo abandona son las ratas. Pero en este caso, creo que es al revés. Es la gente mas autentica la que aun siendo creyente, no puede por mas tiempo seguir “comulgando con ruedas de molino”.

    Lo que diré a continuación es especular, porque tengo información muy escasa y no puedo afirmar nada sobre cual es el propósito final del Papa. Pero ¿y si Francisco persiguiese junto con sus hermanos jesuitas, la demolición del catolicismo, con vistas a implementar una nueva religión global que se sacaran de la manga? ahí lo dejo…

    Así, desde el catolicismo mas conservador, el Papa realmente es un traidor, porque está dirigiendo la barca a desguace… Con mucho disimulo está “en misa y repicando…”

Deja un comentario