• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5963 Artículos. - 95053 Comentarios.

La irresistible seducción del poderoso embaucador global, y 3

1. Ayuno que debilita y facilita el engaño

La primera de las tentativas arranca de una nota añadida por Mateo y Lucas al sintético texto de Marcos. Este hablaba escuetamente de un tiempo en el desierto. Mateo y Lucas agregan que durante esa etapa estuvo ayunando y, una vez acabada (¿no, antes?), le entraron ganas de comer:

“Ayunó cuarenta días con sus noches y al final sintió hambre (Mt 1,2).

Es equivocado pensar en un ayuno con sentido ascético o como preparativo para desarrollar alguna acción de envergadura. Aquí solo se trata de un recurso para justificar el hambre que da pie al primer ensayo del adversario para vencer su resistencia. Este personaje supone que estando él endeble le resultará fácil tener éxito con una acción seductora. La necesidad aparece como pretexto para su entrada.

2. El ladino condiciona el engaño

Nada más hecha la mención del hambre del Galileo, el ladino personaje inicia el movimiento de arrimarse a él simulando camaradería. Su artimaña para seducirle comienza por lanzarle un condicional como señuelo. La finura de Mateo omite en esta ocasión el nombre ‘diablo’ (διάβολος) y usa en su lugar un participio articulado del verbo ‘poner a prueba’, ‘tratar de engañar’, ‘tantear’ (πειράζω) para recalcar su actitud y sus intenciones fraudulentas: (ὁ πειράζων“el que trata de engañar”; traducido: “el tentador”):

“El tentador  se le acercó y le dijo:

Si eres hijo de Dios…” (v. 3a).

2a) Lo endulza como un parecido a Dios

La fórmula “hijo de Dios” no está utilizada aquí desde el plano de la metafísica celestial. No se escribe como título ni apunta a una filiación divina de carácter singular. El texto original aparece del siguiente modo:

“Εἰ       υἱὸς      εἶ           τοῦ Θεοῦ”
“Si       hijo     eres        de Dios”

Como puede apreciarse, el término ‘hijo’ (υἱός) está escrito sin artículo. Puede traducirse perfectamente con el indeterminado: “un hijo”. El concepto hijo expresa ‘parecido’. Se demuestra la filiación de alguien por el parecido a su padre, porque esa persona ha salido a su padre. La idea que el seductor transmite es: “Si eres parecido a Dios”; o bien: “Si quieres mostrar tu parecido con Dios”.

2b) Lo alienta a que milagree

El segundo término de la condición sugiere la decisión a tomar para demostrar tal semejanza. Se descubre así la intencionalidad del embaucador. Ha percibido con claridad la imagen que irradia el Galileo… ¡y le resulta harto peligrosa para sus intereses! Tal vez podría reproducirse. Buscará, entonces, derivarle a una praxis distinta a la pretendida por él utilizando una maniobra con la argucia que le caracteriza:

“…di que estas piedras se conviertan en panes” (v.3b).

2c)…con afamados milagritos de piedras a panes

La transformación (“conviertan”) por medio de la palabra (“di) alude al poder de alcanzar objetivos a través de órdenes. Ese poder absoluto en manos humanas es una usurpación de graves e imprevisibles consecuencias. El Bautista ha hablado con anterioridad de ese poder. Según él, corresponde a Dios aunque no lo utilice. Curiosamente también está referido a piedras. La ocasión se produjo en un enfrentamiento de Juan con gente acostumbrada al poder: integrantes del partido de los rigoristas religiosos y a los potentados del partido conservador (sumos sacerdotes y poseedores del capital), los saduceos:

“…y no os hagáis ilusiones pensando que Abrahán es vuestro padre; porque os digo que de las piedras estas es capaz Dios de sacar hijos a Abrahán” (Mt 3,9).

3.Pero ante la necesidad no se milagrea, sino que se actúa solidariamente

La proposición de convertir las piedras en panes habla del PODER y la NECESIDAD. El poder se alimenta de la necesidad. La necesidad es condición para el sometimiento, fuente inagotable del negocio y canal para la acumulación del capital. El dinero y la necesidad circulan en paralelo. En la escena de la división de los panes, ante la necesidad de la multitud, los discípulos no ven más vía que la ofrecida por la circulación del dinero. La oscuridad se cierne sobre sus cabezas (“caída la tarde”):

“Caída la tarde se acercaron los discípulos a decirle:

– Estamos en despoblado y ya ha pasado la hora; despide a las multitudes, que vayan a las aldeas y se COMPREN comida” (Mt 14,15).

El Galileo obstruye ese maldito y criminal cauce a la necesidad que atiborra las arcas del capital. Propondrá otra vía:

“Jesús les contestó:

– No NECESITAN ir; dadles vosotros de comer” (Mt 14,16).

La praxis alternativa propuesta por Jesús pasa por la solidaridad de quienes han optado por compartir. No habrá conversión de piedras en panes, sino del negocio en justicia. Pero esa práctica subversiva no interesa al embaucador global. De ahí sus esfuerzos por hacer abdicar al Galileo de su programa y llevarlo mediante tretas al ideario institucional.

Resulta llamativo que inmediatamente después del relato de la segunda división de los panes (Mt 15, 32-39), miembros de los dos partidos atacados en su hipocresía por el Bautista, traten de “poner a prueba” (πειράζω) a Jesús desestimando la praxis de compartir; ellos le exigen exhibir su autoridad mediante una demostración de poder. El poder es lo único válido para ellos:

“Se le acercaron los fariseos y saduceos y lo TENTARON pidiéndole:

Muéstranos una señal QUE VENGA DEL CIELO” (Mt 16,1).

Pero Jesús no está por los milagros, sino por la fraternidad humana. La fraternidad supera al milagro: logra lo que el poder tiene por imposible. Esa es la única señal a descubrir. Dejará plantados y planchados a quienes vuelven la cara ante el resultado de la  solidaridad y reivindican el poder de los milagros como distintivo de la categoría de su praxis:

“Él les respondió:

– Al caer la tarde decís: <<Está el cielo rojo, va a hacer bueno>>; por la mañana decís: <<El rojo del cielo está sombrío, hoy va a haber tormenta>>. El aspecto del cielo sabéis interpretarlo, ¡y la señal de cada momento no sois capaces? ¡Una generación perversa e idólatra y exigiendo señales! Pues señal no se le dará excepto la señal de Jonás.

Los dejó plantados y se marchó” (Mt 16,2-4).

Al ofrecimiento de aceptar el poder como solución a la necesidad, el Galileo opondrá la alternativa que, a su juicio, coincide con el Proyecto humano salido de Dios. El alimento mantiene la existencia. La Vida auténtica se consigue adhiriéndose a ese Proyecto. Mateo, pensando en sus lectores de origen judío, recurre al libro del Deuteronomio (Dt 8,3) poniendo en boca de Jesús una cita de ese texto coincidente con su praxis:

“Le contestó:

– Está escrito: <<No solo de pan vive el hombre, sino también de todo lo que Dios vaya diciendo>>” (v.4).

4. El energúmeno no se da por vencido

El evangelista da cuenta del escenario donde al tramposo personaje se le ocurrió que podría llevar a cabo una segunda acometida. Llama la atención que Jesús no vaya, sino que el fulano le lleve. No se menciona el tipo de transporte utilizado, pero los detalles hacen pensar que viajaron volando, algo únicamente aceptado por quienes defienden a ultranza la lectura literal y por la ingenuidad de personas que tienen por sabia esa interpretación.

Es el embaucador quien escoge ahora el lugar; un sitio idóneo para su siguiente y retorcido acoso. El evangelista se referirá a Jerusalén llamándola “ciudad santa” por consideración a sus destinatarios. Pero la capital judía había sido hecha papilla años antes por el salvaje ataque de las legiones del imperio dominante:

“Entonces se lo llevó el diablo a la ciudad santa…” (v.5a).

Una vez en el emplazamiento más destacado de la ciudad, Mateo señala el punto donde se situaron; supuestamente, en la parte alta de alguno de los pórticos. El lugar preciso no es lo significativo. La importancia recae de nuevo sobre el instigador personaje a quien se atribuye la decisión de colocar allí al Galileo, un sitio para dar vértigo, apropiado para la presentación de su nueva artimaña:

“…lo puso en el alero del templo y le dijo:” (v.5b).

5. Táctica de la desmesura para que el Otro se haga cargo

El lunático muchacho  sigue empeñado en la misma táctica: ¡pretende confundirle! Ignora todavía con quién se las gasta. Repite la misma formulación que en la primera tentativa, esta vez identificando el parecido a Dios con la creencia insensata en su divina providencia. Le invita, pues, a coquetear con la seguridad de su intervención dejándolo todo en sus manos:

“Si eres Hijo de Dios, tírate abajo” (v.6ª).

La intención del embaucador global vuelve a ser que el Galileo abandone su Proyecto y se alinee a favor del poder. Si para su propósito, en la primera tentativa usaba de la necesidad, aquí maneja la pasividad y la confianza. La pasividad y la confianza llevada al extremo sirven al negocio del capital y hacen el juego al poder. Ahora será el adversario el que, presumiendo de sabiduría bíblica, acuda a textos del Antiguo Testamento para justificar su alevosa proposición. Los utiliza a su conveniencia interpretándolos literalmente. Y, para recalcar su sagrada autoridad, los introduce con astucia y alevosía de idéntico modo a como hizo antes el Galileo (“está escrito”; γέγραπται). Parece haber pensado: “A ver si así…, pica”:

“…porque está escrito: <<A sus ángeles ha dado órdenes para que cuiden de ti>>; y también: <<te llevarán en volandas para que tu pie no tropiece con piedras>>” (Sal 91,11-12) (v.6).

El embaucador busca que Jesús eluda reflexionar y se lance al vacío. No se habla de la gente, de mirones junto al templo, de salto espectacular para dejar boquiabierta a una multitud de ausentes. Se trata de dejarse llevar y que sea Dios quien arregle una situación de riesgo extremo. Revindica el papel de la divinidad solventando las difíciles papeletas de los humanos. El adversario muestra así la contradicción de su truculenta oferta. Para él, parecerse a Dios (ser hijo de Dios) consiste en ser providencialista; dejar las grandes dificultades en su mano. Y recurre a la misma Escritura para confirmar el cuidado divino para que nada ocurra. Él está pendiente de todo. Al sistema poderoso y a los poseedores del capital  les interesa la confianza de los sometidos en que Dios sea quien se encargue en algún momento de su infortunio. Mientras sea Dios el responsable de enfrentarse a la situación de los desfavorecidos, el sistema descansa y engorda. Si los aplastados se decidieran por arreglar ellos mismos sus cosas, surgiría la intranquilidad de los poseedores de la tierra ante el peligro de un descalabro global.

El Galileo no abandonará su camino. Se opondrá a esta invitación a dejarse caer con otra cita del Deuteronomio. Él sí demuestra saber leer:

“Jesús le repuso:

– También está escrito: <<No tentarás al Señor tu Dios>>” (Dt 6,16). (v. 7).

El Galileo replica abogando por su responsabilidad y dejando a Dios tranquilo. El verbo griego traducido aquí por ‘tentar’ no es el usado en este relato repetidamente (πειράζω), sino un compuesto suyo: ἐκ-πειράζω (‘probar’, ‘experimentar’, ‘ensayar’). El sentido es: ‘no hacer experimentos’ (en este caso: ‘no hacer experimentos con Dios’). En I Cor 10,9 lo encontramos repetido y traducido por el verbo ‘provocar’:

“Tampoco provoquemos al Señor, como lo provocaron algunos de ellos y perecieron víctimas de las serpientes”.

El Galileo no pasará por la confianza irresponsable. Parecerse a Dios no significa dejarle a él la solución del drama humano, sino implicarse en él asumiendo el Proyecto alternativo hasta dejarse el pellejo en su cometido. La pasividad oculta cualquier parecido. Ser hijo, haber salido a su Padre, significa entrega activa sin límites y sin fisuras.  Un militar romano fue quién reconoció el parecido del Galileo una vez acabado su ajusticiamiento. También aquí se escribe el término ‘hijo’ sin artículo (οὗτος ὁ ἄνθρωπος υἱὸς Θεοῦ ἦν; lit.: “este hombre hijo de Dios era”):

“El centurión que estaba allí presente junto a él, al ver que había expirado de aquel modo, dijo:

– Verdaderamente este HOMBRE era Hijo de Dios” (Mc 15,39).

6. El embaucador global no se rindió tras comprobar la entereza del Galileo

Y, en un último intento, fue a por todas. Pensó que esta vez su seducción sería irresistible. Requirió un nuevo emplazamiento. Él se encargó de nuevo del traslado. Asume toda la iniciativa porque Jesús no daba un paso atrás. Mateo hace suponer en su relato figurado que el viaje se hace otra vez por vía aérea. Se ve que al adversario le van las alturas. Porque desde los tejados más elevados del templo, al tipo no se le ocurrió otro lugar adonde ir, sino “a un monte altísimo”. La exageración (altísimo; ὑψηλὸς λίαν) no concuerda con la geografía de Palestina. Se trata de un escenario simbólico, el más cercano al espacio habitado por el Dios todopoderoso. Al embaucador y los suyos le van esos sitios propios y exclusivos de la grandeza:

“Todavía lo llevó el diablo a un monte altísimo…” (v. 8a).

El objetivo del desplazamiento a ese punto sobresaliente pasa, como es de suponer, por las impactantes vistas. Lo que se percibe desde la cúspide ni siquiera  resulta posible imaginarlo desde las bajuras. No solo están a la vista los reinos dominadores del mundo, despunta también su gran esplendor, los poderes: ideológico, político, militar, económico (“su gloria”).  Parece ser que el grotesco personaje conocía bien el sitio desde donde encandilar al Galileo. Prevalece, como en la totalidad del relato la ingenuidad del sentido figurado. La exageración llega al límite de hacer desaparecer cualquier apariencia de verdad:

“…y le mostró todos los reinos del mundo con su gloria”  (v.8b).

7. Y por fin se destapa el embaucador global

Ha dejado de ir por lo suave; ahora evita la introducción: “Si eres hijo de Dios”. Ya no intenta convencer a Jesús respecto a la mejor manera de parecerse a Dios. Va por otra vía. El modelo al que parecerse ya no será Dios, sino su antagonista. Para presentárselo  echa mano a la artillería pesada. Las palabras de este enigmático y peligroso personaje dejarán al descubierto no solo sus propósitos, sino su propia identidad:

“Te daré todo eso si te postras y me rindes homenaje” (v.9).

Con el futuro en primera persona: “daré” (δὡσω), el susodicho personaje se revela como dueño absoluto de todo cuanto ha mostrado desde el monte altísimo: “todos los reinos del mundo con su gloria”. El poder global, actuando como mejor sabe hacer, como farsante y charlatán, ha descubierto con total desfachatez su auténtica facha. Los reinos con su gloria son suyos. El capital que domina el sistema injusto y criminal tiene en su mano todo el poder. Es quien se alimenta de la necesidad; el que se consolida con la pasividad y la neutralidad de las multitudes; quien exige la confianza extrema y el refugio en la providencia divina, conductas estériles auspiciadas por las religiones ¡para asegurar que las cosas se queden como están!

El poder supremo en manos del capital pretende desviar la ruta emprendida por el Galileo. La sociedad alternativa objeto de su Proyecto, mostrando a cielo abierto la igualdad y el amor leal, abre una fisura en la estructura del poder, fundada en el dominio y el desprecio. Con ello pone de manifiesto que el objetivo de Jesús está más acá que más allá. Su peligro afecta al presente y a la historia, donde él ha puesto sus miras. Para neutralizarlo, el engañador le ofrece la misma salida defendida a ultranza por el núcleo duro de los discípulos, obtener el poder y lograr hacerse con un imperio hegemónico. Solo se necesitaba una condición: reconocer por encima de todo al sistema injusto y criminal, al mismísimo embaucador global.

 

8. Jesús no dudará un ¡Fuera!

Su respuesta será tajante e inmediata, acorde con la opción que había tomado y nunca abandonó. De entrada, le mandó a hacer gárgaras:

“Entonces le replicó Jesús:

– Vete, Satanás” (v.10).

Ahora, al despacharlo secamente, tras haber sido descubierta su identidad, Mateo escribe con letras griegas el nombre que se le daba en hebreo al embaucador global: Σατανᾶς (‘Adversario’). Es el mismo nombre que el Galileo dio a Pedro:

“Quítate de mi vista, Satanás, porque tu idea no es la de Dios, sino la humana” (Mc 9,33) (v.10a).

Mateo pondrá una última cita del Deuteronomio en boca de Jesús para hacer entender a sus destinatarios de origen judío que el empeño inamovible del Galileo por poner en marcha el reinado de Dios coincidía a la perfección con lo establecido en el AT:

“…porque está escrito: <<Al Señor tu Dios rendirás homenaje y solo a él prestarás servicio” (Dt 6,13) (v.10b).

9. El Galileo no aceptará ejercer como dominador

Esa fue la propuesta del adversario Su función será servir. No actuará como beneficiario de la vida de los demás, como pretendía el embaucador global. Dará la suya por su propuesta. Servicio y entrega logran que el reinado de Dios se implante como sociedad alternativa. Su realidad llevaba a término las palabras del Deuteronomio. La comunidad destinataria del evangelio de Mateo tenía fácil comprenderlo a la perfección siguiendo esta didáctica composición del evangelista. Podían estar seguros de que Jesús no engañaba. El trabajo a realizar por esa comunidad no tiene que ver con el dominio, sino con el servicio. Sus integrantes tendrán como compromiso colaborar en la tarea del Galileo. Esta narración de Mateo concluye diciendo:

“Entonces lo dejó el diablo; en esto se acercaron unos ángeles y se pusieron a servirle” (v.11).

A la conclusión de los relatos que describen de una u otra forma cómo el Galileo desbarató los planes seductores del embaucador global, Marcos, Mateo y Lucas escriben, cada uno a su estilo, sus relatos de la llegada de Jesús a Galilea lanzando su pregón con el anuncio del inicio del reinado de Dios. Mateo lo plasmó (Mt 4,14-16) introduciendo su entrada con un texto de Isaías:

“Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías:

10. El Proyecto luminoso disipando las tinieblas

<<¡País de Zabulón y país de Neftalí,
camino del mar, al otro lado del Jordán
Galilea de los paganos!
El pueblo que habitaba en tinieblas
vio una luz grande;
a los que habitaban en tierra y sombra de muerte
una luz les brilló>>
(Is 8,23b-9,1).

Desde entonces empezó Jesús a proclamar:

– Enmendaos, que está cerca el reinado de Dios” (Mt 4,14-17).

38 comentarios

  • oscar varela

    Hola!
     
    NOTIFICACIÓN:
     
    – En la Columna izquierda del Portal
    Bajo el Nombre de Salvador Santos
    Se nos anoticia que estamos en Artículo CENTENARIO.
     
    ¡Agradecimientos a Autor y Editor!

    • oscar varela

      NÓTESE, también, que:

      ALBERTO REVUELTA lleva la delantera con 250,
      seguido muy de cerca por
      ANTONIO DUATO con 221.

      ¡Vamos todavía!

  • oscar varela

    Hola!

    Lectura del Santo Evangelio DE SUR A NORTE:

  • oscar varela

    Hola Salvador y Carmen!
     
    1- Pa´mí que lo del “clavaito
    no resuelve el fondo del problemático Asunto: HIJO DEL PADRE (DIOS);
    por el contrario, nos lo enfatiza (a nosotros en n/tiempo),
    al trasladarlo p’atrás (del hijo AL padre).
    …………………….
     
    2- fijémonos sino: en el berenjenal en la atrio-promocionante “teología”
    de los 5 Mosqueteros; leemos de José Aguirre:
     
    3. A Jorge Felip Fernández: No es que limite el Misterio Absoluto a lo Real (entre otras cosas, porque lo Real es ilimitado); más bien, afirmo que Dios
    – es el Fondo fontal y creativo de la realidad,
    – el Espíritu,
    – el Alma o
    – el Corazón o
    – el puro Ser sin forma de todo lo real, que aparece en formas.
     
    * Toda la realidad se manifiesta en formas, pero Dios no es forma,
    – aunque no es algo “distinto” ni “separado” de las formas.
    – La forma no es ni toda la realidad ni una “parte” de la misma,
    – sino la manifestación de todo.
     
    * La forma y el Ser no son lo mismo,
    – pero no son dos,
    – como no son dos la ternura y quien la muestra,
    – o la belleza y la melodía,
    – o el sentido y la palabra.
     
    * Tampoco uso, o al menos no quisiera usar, “la idea de Dios para explicar el mundo”
    – ni para explicar nada:
    – “Dios” es más bien un nombre del Misterio del Ser inexplicable del mundo en su inagotable creatividad.
    – Para que “Dios” pudiera explicar algo, habría que explicar primero a “Dios”;
    – estaríamos de lleno en el “Dios modelo”.
    …………………….
     
    3- Retomando el 1-
     
    a) No me parece que haya siquiera “indicios” de un “PADRE” de Jesús de Nazaret.
     
    b) (como el Asunto-pregunta-cuestión se trata de “hijo de DIOS”)
    habría que encararlo por el lado de la “novedad” que en la cabecita de El Galileo le bailoteaba la idea-imagen de “DIOS”. Ahí estaría la “buena-novedad” pro-clamada.
     
    c) Una de las características de esa “novedad” está en pro-clamarse CATÓLICA;
    (una especie de GLOBAL-ización),
    y habría que preguntarse acerca de lo que se menta con esa palabreja.
     
    (Notita: p.e., el Imperio Romano sucumbió porque en sus cabezazos no pudo entrar la idea de un Mando-Mundo “pluri-Nacional”; como sí lo piensan ya en sus “Constituciones”
    los Mando-Estados de Bolivia y Ecuador)
     
    En cambio, habría que ver hasta dónde le dio la cabecita a judiazo Pablo para concebir una “CATOLICIDAD”.
     
    d) Al parecer, en Canadá (extienda c/u su listado)
    la “catolicidad” tampoco pudo superar la idea de “COLONIALISMO”.
    Léase:
    “Según los informes de la Comisión de la Verdad y de la Reconciliación, desde la invasión de Canadá se sabe que las Iglesias realizaban una sistemática acción de destrucción de las culturas indígenas a través de la evangelización, aunque a partir del año de 1840 el Estado -británico en ese momento-, asume oficialmente ese proceso de aculturación al crear las primeras escuelas para indígenas en la ciudad de Ontario. Según este esquema, el gobierno proporcionaba los recursos y las Iglesias se encargaban de la “educación”. No obstante, lo que tenía que ser un proceso de inclusión de los pueblos originarios en la vida del país terminó siendo un circo de horrores.
    https://rebelion.org/wp-content/uploads/2021/06/main_-w-3.jpg

    • Carmen

      Es que voy por otro lado.
      Si Jesús nunca se consideró hijo único de Dios, que me expliquen entonces todo el jaleo de la Iglesia. Porque está basada en eso. Es una especie de teléfono roto, que decimos en mi pueblo. Uno empieza diciendo una frase al oído de un amigo, ese a otro, ese a otro…y último le llega algo que nada tiene que ver con lo que dijo el primero.
      Supongo que no es de mucho nivel teológico lo que digo, pero es tal cual. Quizás habría que empezar por lo que quería decir San Pablo en sus cartas primeras, lo que entendieron los autores de los evangelios, sobre todo Lucas y Mateo porque Juan va de por libre. Habla de otra cosa.
      Que si la biblia de los 70, que si una traducción de San Anselmo o quizás no fuese él exactamente, soy un desastre para los nombres. Que si textos en griego, escrito para los griegos, que si textos en Arameo. Las ideas chocantes de Agustín de Hipona, las discusiones teológicas de si Jesús no tenía más remedio que ser Dios, que qué hacemos con el espíritu Santo. Y con su madre, no podía tener el pecado original, que por cierto lo idearon ellos. Y la forma de bborrarlo. y de repente les estorbaba. Que si Pedro es el vicario de Jesús en la tierra y por ende del mismo Dios y es transmitido al siguiente Papa porque lo dice el espíritu Santo…que luego Lutero dice hasta aquí. Que de los siete sacramentos se queda con dos…

      Menudo jaleeeeeeo.

      Y nos dicen que que valor tenemos porque no tenemos Fe. Y me pregunto, Fe en qué, en quienes?

      Solamente me quería asegurar. Por eso le he preguntado a Salvador. Lo dicen ya bastantes teølogos, pero en libros, con medias palabras y muy bajico.

      Todo este tema da mucho vértigo
      Atrio está claro la postura que va a tomar. La de su moderador. Y lo entiendo perfectamente. Absolutamente. Completamente. Y por muchas razones.
      Pero al menos te da la posibilidad de hablar claramente. Que en muchiiiiiisimo. Distinto es que las personas estén dispuestas a cuestionar determinadas cosas por escrito y en un lugar en el que quiera puede entrar. Vivimos con un Gran Hermano al acecho.

      Me apuesto lo que sea a que muchos más especialistas de los que se pueda imaginar comparten las tesis del libro de Los seis Teølogos y , atención, Teólogas. Otra cosa es que lo manifiesten.
      Me encanta lo de Teólogas

  • Carmen

    Hola Salvador.

    Sé que estás liado .

    Te voy a pedir un favor. En todo esto de la exégesis me fío de ti. Cuando tenga un ratito, ahora o dentro de los meses que sea, me escribes un correo o me llamas contestándome a esta pregunta: en algún momento de los cuatro evangelios hay alguna frase que salga de la boca de Jesús  en la que afirme que es hijo de Dios ? Me refiero a hijo , hijo, tal y como mis dos hijos lo son míos.

    A lo mejor estoy equivocada. No sería la primera vez , ni la última. A veces veo las cosas claras como el agua y resulta que no son ciertas.

    He leído cosas en la línea de Hijo de Dios como reflejo de Dios , ya sabes.  Pero hay todo un movimiento llamado cristianismo que afirma que él mismo lo aseguraba . Llega un momento en que ya no sé.

    Es curiosidad.  Me gustaría saberlo.

    Me gusta la respuesta que le dio tu mujer a tu amigo Chaka.

    Gracias.

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Carmen

      Esto es fácil de contestar: Nunca.

      En Andalucía cuando alguien se expresa, se mueve, gesticula, piensa, calla, argumenta, insiste, mira, acompasa sus palabras con las manos, se emociona rie… como su padre o su madre se dice de esa persona: “es CLAVAÍTO/A a su padre o a su madre”. También se dice: “Es su viva imagen” (del padre o de la madre). En los evangelios la expresión “hijo de Dios” significa: CLAVAÍTO a Él. ¿Y cómo será Dios? Como su viva imagen.

      En los sinópticos Jesús se autodenomina: “El hombre”. La expresión griega traducida literalmente es “Hijo del hombre”. Viene a ser el CLAVAÍTO a lo que debe ser un humano en su plenitud. En el entorno familiar el hijo se contrapone al esclavo. Se nota que alguien es hijo porque actúa y se comporta como un ser libre y dueño de la casa.

      Hay una síntesis muy clara para comprender cómo alguien puede ser CLAVAÍTO a Dios. Lo encontramos en MT 5, 9:

      “Dichosos los que trabajan por la paz,
      porque a esos los va a llamar Dios HIJOS SUYOS”.

      Los que trabajan por la paz son la viva imagen del Padre. Conviene no confundir la paz con la ausencia de conflicto. Es, como se explicó en el final del relato de la mujer que se desangraba, la realidad social que hace inviable el conflicto (https://www.atrio.org/2012/10/leyendo-a-marcos-20/).

      Ser hijo tiene que ver con la tarea en favor de poner las cosas y las personasen su sitio (PAZ). ¿Dice eso la teología?

      Te mando un abrazo

      • Isidoro

        Cuando yo instintivamente contrapongo, el “buenismo” de los moralistas, a la “maduración” personal del autorrealizado, a veces pienso que todo el mundo sabe, (o cree saber), que es ser “bueno”, pero cuesta más saber en qué consiste concretamente acercarse a la auto realización.

        Por una parte se podría decir que podría ser el délfico “conocerse a sí mismo”, que es el ca-mino de la sabiduría.

        Y Salvador lo aclara mejor. A propósito del significado real del denominativo “hijo de Dios”, a Jesús, habla de “Ser hijo tiene que ver con la tarea en favor de poner las cosas y las personas en su sitio, PAZ)”, (= poner paz en las cosas, en relación con Mt. 5, 9: “Dichosos los que trabajan por la paz, porque a esos los va a llamar Dios, HIJOS SUYOS”.

        Muy bien traído.

      • mª pilar

        ¡Gracias Salvador!

        Es muy hermosa la respuesta que le has dado ha Carmen.

        Así lo he vivido desde niña.
        Un abrazo entrañable.

      • Carmen

        A veces pienso que entiendo todo de una manera diferente. El que Jesús no se considerase a sí mismo hijo de Dios tiene una trascendencia brutal para mí.
        Pero a lo mejor es únicamente para mí.
        No entiendo este mundo de la iglesia, de la teología, del cristianismo…no logro entender.
        Creo que ha llegado el momento que lo deje. Mi cabeza no resiste que se sostenga una afirmación y la contraria. Es superior a mí.

        En el fondo soy una ingenua de primera categoría. Quizás por eso me gusta Jesús de Nazaret. Otro ingenuo tamaño natural.
        En fin.

    • Carmen

      Gracias.
      No te quería meter en un jaleo, por eso te he dicho que me contestases cuando quieras. En bastantes líos te metes tú solito.
      También creo que lo que escribes es para que se lea dentro de unas décadas.
      Ojalá así sea.
      Buen verano.

      • Carmen

        Mis cuñadas, las tres, cuando no pueden soportar ya a alguno de mis hermanos, siempre dicen lo mismo: uuuf, igual que tu padre.
        Me río y pienso: eso quisieran ellos…

  • oscar varela

    Hola (y en breviter lunfardo)!
     
    A) Escena Primera (Mt 4,3-4):
    – SATÁN: “¡Ché, muerto-de-hambre, hacete un pancito con estas piedras!”
    – JESÚS-DIOS: “¡Rajá de acá Ojerudo!; ¡mi Viejo me da de comer y la paso bomba!”
     
    B) Escena Segunda (Mt 6,11):
    – EL HUMANO CUALUMQUE (en reposera viendo la Tele):
    – “¡Viejito Nuestro ¿trajiste para DARNOS el pancito cotidiano?”
    ……………………………
     
    Excursus sobre DAR “pancito” (Mt14,15-16):
    Se propone la pelea: DAR y lo ADVERSARIO COMPRAR
     
    – Poco y nada se plantea en la Propuesta evangélica
    el PROBLEMA PREVIO: el pancito HAY QUE PRODUCIRLO
     
    – El Pancito se lo mete en la mochila “misterio-mística” de Dios
    en cuya Mesa patriarcal se sientan los “DUEÑOS-PATRONES”
    (quienes se quedan con el pancito “producido”)
    https://www.youtube.com/watch?v=WhNliD4k47Q
     
    – El Proyecto evangélico estará todo lo bien que se diga …
    … pero hay que “MEJORARLO”, porque ya lo leemos:
    – SATAN ofrece pancito
    DIOS ofrece pancito (para que le pidan)
    ¿Cuál es la diferencia?
    El mismo burro con distinto pelo.

    • oscar varela

      PS.: insinúo, por lo tanto, una CUARTA TENTACIÓN:
      EN JESÚS SE ACABÓ LA HISTORIA

      (Considerar la reciente de Francis Fukuyama “el fin de la historia y el último hombre” – una visión optimista de la evolución de la historia)

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Oscar

      Aunque no preguntas, he visto que en la escena segunda, inspirada en Mt 6,11, escribes el término “cotidiano”. El vocablo latino ‘quotidianus’ fue elegido por Jerónimo de Estridón para traducir el griego ἐπιούσιος en Lucas 11,3. Sin embargo, en el paralelo de Mateo 6,11, que también usa el griego ἐπιούσιος, Jerónimo no lo tradujo por ‘quotidianus’, sino por ‘supersubstantialis’. ¿Cómo pudo traducir el mismo término en idénticos contextos con dos palabras diferentes? Sencillamente porque desconocía el sentido del término griego, que ni significa ‘cotidiano’ ni ‘superconsustancial’. Tocará explicar su sentido cuando analicemos ese texto del Padre Nuestro, la expresión del deseo profundo y sincero REALIZADA POR UN COLECTIVO, el de adheridos al Proyecto: ‘NUESTRO’.

      La lectura tradicional de ese deseo (‘pan cotidiano’ o ‘de cada día’) parte de la traducción latina del verso de Lucas hecha erróneamente por Jerónimo de Estridón. La equivocación es garrafal, pero parece encajar con la lectura del evangelio de norte a sur. Es la interpretación que ha venido bien dar a los hambrientos: ¡Que le pidan a Dios lo que necesitan a diario!

      Hay una constante muy significativa que aparece cuando el evangelio se lee en esa dirección de norte a sur: la boca se llena de la palabra ‘Dios’. En cambio, al ser leído de sur a norte se comprende por qué una gran mayoría de la gente del sur no tiene nada que llevarse a la boca. Carecen de todo lo que en el evangelio significa ‘pan’: dignidad, justicia, bienestar, solidaridad, libertad, comida… Proyecto. Tal vez llegue el día en que, leyendo detenidamente el texto del evangelio, caigamos en la cuenta de que ahí se habla más de esas carencias que de Dios. El problema no es Dios, sino ¿cómo acabar con la necesidad? ¿cómo llegar a ser humanos? Quizás entonces podamos entender que las carencias del sur son NUESTRA DEUDA, de la que también se habla en el Padre Nuestro.

      Un abrazo

      • oscar varela

        Hola Salvador!

        1- El Jerónimo traductor; es del siglo IV. Ok!
        Esperamos para cuando el Pater NOSTER.

        Según Mateos-Schökel sería “el pan del mañana”;
        que vendría a ser “unión y alegría” (por aquello de la “escatología” o FINAL).

        ¿No son un poquito metafóricamente “rebuscados” estos tipos?
        ……………………..

        2- Lo de “NORTE–SUR” va a “mosquear” a más de uno. ¡OJO!

        Yo los comprendo porque no es fácil de entender.
        Y el del “NORTE” que lo entiende no está obligado
        a ir al Súper todos los días con el salario del “SUR”,
        de entre 150 a 300 Euros mensuales (cuando mucho).

        • Salvador Santos Pacheco

          Hola Oscar

          1. La traducción: “…nuestro pan del mañana” no es invento de Juan Mateos. Las comunidades coptas de Egipto conservan el evangelio escrito en su antigua lengua. Ahí se lee: “nuestro pan del mañana”. Cuando esas comunidades recitan hoy el Padre Nuestro lo hacen en árabe. Y en árabe recitan: “nuestro pan del mañana”. ¿Por qué allí dicen “del mañana” y aquí, “cotidiano”?. La razón de esa diferencia con las traducciones tradicionales del NORTE es evidente. Esas comunidades no recibieron el influjo del latín de Jerónimo. La versión copta recoge con fidelidad el sentido del término arameo que también significa: “del mañana”. Y de seguir el latín habrá que preguntar, ¿por qué entonces en Mateo 6,11 no se traduce por “consubstancial”?

          2. Mi amigo Chaka ha vuelto a Costa de Marfil despues de más de dos años aquí. Dos años aquí le sirven para que durante ese tiempo coman allí su mujer, Bakoro, y dos de sus hijos. El mayor vino en patera hace algo más de dos años y vive explotado: Trabaja más de cincuenta horas semanales y cobra 500 euros mensuales. Paga 150 de alquiler de casa, luz, agua y gas. Come algo.

          Mi amigo Chaka ha ahorrado para hacer pequeños arreglos en su pequeña casa de Costa de Marfil y para pagar el viaje de vuelta. Cierto día, hablando él con mi mujer sobre el Ramadán, Chaka le preguntó: ¿Cuál es tu religión? Ella le respondió: Mi religión eres tú, Chaka. Y, sin saber nada de teología, lo entendió a la primera. Los del Sur entienden muy bien estas cosas.

          Un fuerte abrazo

  • Isidoro

    Amiga M. Luisa:
     
       Ya te comenté hace tiempo, que yo no creo en los diálogos-debate, porque creo que si es muy difícil, saber lo que piensa uno, más difícil es llegar a comprender lo que piensa la otra persona.
     
       Tú ya sabes que el proceso de transmisión del pensamiento es muy complejo y deconstructor.
     
        Primero se tiene una intuición, que como todo lo proveniente del subconsciente, viene en “imágenes”, que vemos muy claramente, (ej. la foto de un elefante).
     
        Luego intenta la mente consciente en reescribir esa intelección, en palabras, (en nuestro lenguaje, más o menos rico), y ya se pierde mucho contenido. (Empezamos a describir lo que hemos visto en la foto del elefante).
     “Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”. (Wittgenstein). “El lenguaje es la casa del ser”. (Heidegger).
     
          Un lenguaje lleno de polisemias, errores cognitivos, etc. “La filosofía es una lucha contra el embrujamiento de nuestra inteligencia por el lenguaje”. (Wittgenstein).
     
       Y la idea originaria, muchas veces se deshace como un azucarillo en el agua, y se desnaturaliza. (Todo pensador lo sabe por experiencia).
     
        Luego, intentamos reflejarlo en lenguaje escrito, mediante una sintaxis, inteligible por los demás. Y en ese proceso se sigue enturbiando la idea originaria. Hay personas que escriben muy obscuro y de forma ininteligible. Es su naturaleza: Publio Siro: “El lenguaje es el espejo del alma; la manera en que un hombre habla, así es él”.
     
        Además las palabras se gastan y su semántica, (su significado), varía con el tiempo y casi en cada persona, según sus circunstancias. Y cuando se trata de cuestiones novedosas la dificultad se agrava.
     
        Charles Taylor sostiene la “conveniencia de encontrar un nuevo lenguaje, para explicar el presente, ante el agotamiento de las viejas palabras.
         Cuando nace una nueva era, aparecen problemas nuevos, y no siempre tenemos las palabras adecuadas para expresar una opinión.
           Estamos obligados a encontrar el lenguaje que nos permita describir la nueva situación. Vivimos en una era en la que todo cambia muy rápidamente. Necesitamos un lenguaje que dé cuenta de los nuevos significados. Es un proceso sin fin”.
     
    Y una vez transmitido el mensaje escrito, la otra persona lo lee y lo interpreta. Y se siguen multiplicando los errores de lectura, y de interpretación, según la cosmovisión y la organización mental de cada uno.
     
       Si el diálogo se toma como un debate, empiezan a entrar inconscientemente cuestiones personales. Digamos lo que digamos, a nadie le gusta que le contradigan. El que no se acepten nuestras ideas, nos irrita, (todo ello inconscientemente). Entran en juego nuestras necesidades emocionales y de autoestima, y el dialogo se convierte en un campo minado emocional. Y se pierde mucho el “oremus”.
     
     
       Total que yo creo que un foro de pensamiento, (que no de debates), debería ser un sitio, donde cada uno exponga sus nuevas o antiguas ideas sobre los distintos temas, sus nuevos descubrimientos, y los demás exponen las suyas, y esa retroalimentación, nos enriquezca a todos, y estimule la creatividad personal.
     
       Recientemente he descubierto a Pierre Lévy, y su “inteligencia colectiva”, que es un intento de describir la noosfera teilhardiana, implementada con los nuevos medios tecnológicos, “que condicionan toda la evolución económica, política y cultural.
          Así que cuando se vio, ya a finales de los años setenta e inicios de los ochenta, que los ordenadores no eran simplemente máquinas calculadoras, sino que conectándose a las redes de telecomunicaciones iban a convertirse en una nueva infraestructura de tratamiento de la información, vi claramente que el ser humano entraba en una nueva etapa”.
     
         Y Lévy explica muy bien la famosa frase de McLuhan de que “el medio es el mensaje”, que quería decir que lo de menos es el contenido concreto transmitido, “el mensaje principal es la forma de civilización”.
     
     
          Perdón por el rollo, que tú muy bien ya conoces, pero siempre es bueno poner las cosas negro sobre blanco, para acabar comprendiéndolo todo mejor. (Yo escribo para aclararme las ideas).      

  • Isidoro

    Sobre comentario de Oscar, de 30 junio 2021, 13:56 pm

     
       Interesantísimo análisis que me imagino será de Ortega. (¿Por qué empeñarse en no decirlo? ¿Tienes miedo de que te consideren sabihondo y culterano? ¿Estamos aquí en la escuela de parvulitos donde te llamarán “empollón?).
     
        Y liga muy bien ese análisis con mi comentario ayer sobre Modernidad y Postmodernidad. Justo el fin de la Modernidad, se produce por exceso de confianza en la naturaleza racional humana, junto con una escasez de avances de la Ciencia: sabemos mucho pero no sabemos lo suficiente.
     
         Éramos como un chico que sabe bastante física de bachillerato, y se considera capaz de fabricar la bomba atómica. Demasiada autoconfianza, para el bagaje cognitivo que teníamos.
     
       La constatación de las dos grandes tragedias  mundiales de la 1ª mitad de s. XX, junto con la autoconcienciación de la miseria general de la vida humana, conducen al existencialismo, deprimente y deprimidor, que es la antesala de la explosión creativa que se produce a partir de 1968-70, con la implosión de la cultura del momento.
     
        Se cumple aquí, (¿casualidad o emergencia creativa?), que “por la noche sale el sol: el sol de medianoche”), que donde yace el problema yace el remedio –yin y yang, y que la creatividad subconsciente se estimula con la extrema necesidad, (lo cual es un principio muy esperanzador para el futuro).
       
     
       En la línea del artículo de Ortega (¿?), pero mas moderno te aconsejo que leas, “El suicidio de occidente y el cristianismo”, de Pablo Malo, https://evolucionyneurociencias.blogspot.com/2021/05/el-suicidio-de-occidente-y-el.html, sobre un libro de Richard Koch y Chris Smith, 2006.
     
        Considera que la síntesis entre judaísmo y helenismo, que realiza el cristianismo, lo convierte en una idea poderosísima, y que lo convierte en “un movimiento de autoayuda individualizado.
     
          Y se basaba en una idea común, que las acciones humanas determinaban el futuro, y que implicaba una conclusión activista similar: los humanos debían ser autónomos y hacerse cargo de sus destinos, y los propósitos humanos y divinos se podían armonizar”.

  • oscar varela

    Hola!
     
    ¿Contra qué “se tira” el EMBAUCADOR GLOBAL?
    ……………………………………………………………………………
     
    XXIV Encuentro Anual de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE).
    – “Hacia un capitalismo más humano”.
    (Papa Francisco – 30 junio 2021)
    https://www.youtube.com/watch?v=ejyS5p6PecU&t=290s
     
    1- “La mirada cristiana de la economía y de la sociedad”, que es:
    * “cristiana y nace de las enseñanzas de Jesús, de las bienaventuranzas, de Mateo 25”
    * “distinta de la mirada pagana o de la mirada ideológica”.
     
    2- “la construcción de una comunidad justa económicamente, socialmente para todos,
    – la tienen que hacer todos: sindicalistas y empresarios, trabajadores y dirigentes.
    – Debemos ir por el camino de la economía social”.
     
    3- “Seamos realistas. La economía en los últimos decenios engendró las finanzas, y
    – las finanzas tienen el riesgo de terminar como la cadena de San Antonio, que creemos que hay mucho y al final no hay nada”.
    – (hay que) “volver a la economía de lo concreto: la producción, el trabajo de todos, las familias, la patria, la sociedad”.
     
    4- “En una sociedad donde hay un margen de pobreza muy grande,
    – uno se tiene que preguntar cómo va la economía,
    – si es justa, si es social, o simplemente busca intereses personales.
    – La economía es social, y para generar empleo es importante el papel de las PyMES,
    – porque de abajo viene la creatividad siempre”.
     

    5- “Ir hacia el bien común, con el gesto de crear empleo.

    – Invertir en el bien común, no esconder la plata en los paraísos fiscales, invertir”. 
    – “La inversión es dar vida, es crear, es creativa. Saber invertir, no esconder.
    – Uno esconde cuando no tiene la conciencia limpia, o cuando está rabioso.
    – Todos sabemos qué pasa en el campo cuando la vaca no da la leche.
    – ¿Qué le habrá pasado a la vaca que está enojada, que esconde la leche?
    – Cuando escondemos es porque algo está funcionando mal”.
     
    6- “Claridad, transparencia y producción. Invertir”
    – “E ir creando confianza social”, porque “es muy difícil construir sin confianza social”. 
    – “A veces esos grandes acuerdos de grandes empresas o inversores, todos alrededor de una mesa, después de horas hacen un acuerdo, lo firman y en el momento en que están brindando por el acuerdo, hacen uno por debajo de la mesa”.
    – “No, con confianza, y nunca traicionar la confianza”.

  • oscar varela

    Hola!
     
    El “proyecto”, “reinado de dios” o “sociedad alternativa”
    a) no está MAL, pero
    b) tampoco BIEN
     
    BIEN y MAL son EXTREMOS ABSOLUTOS
     
    ¿No sería realmente “más humano” apuntar hacia
    – la RELATIVIDAD de los COMPARATIVOS
    a) PEOR
    b) MEJOR
    …………….
     
    Habría que considerar si no hay una CUARTA TENTACIÓN
    – no “vista” pero “causada” por el tal “reinado de dios”:
    – la exageración EXTREMISTA.
    – de “hacer rancho aparte”

    -contra “los otros”.

    • oscar varela

      “Al fracasar el intento de socialización del hombre que fue el Imperio romano, queda aquél desprendido de todo principio objetivo y público que le sea promesa de solución, que dé un sentido a su vida y le sirva de punto de apoyo. Porque con el Estado y sus formas sociales fracasa también la ciencia en cuanto instancia objetiva y pública a que poder referirse. Entonces el hombre se siente totalmente perdido, sin nada a que agarrarse, y recae en lo único que le queda. Cuando todo en derredor nos falla, caemos en la cuenta de que nada de eso era, en verdad, la auténtica realidad, lo importante, lo decisivo: la realidad que para cada cual queda bajo todas las demás aparentes es su vida individual. Vuelve entonces el hombre a ver ésta como lo que en rigor y en última instancia es el problema individualísimo, intransferible del propio destino. Ésta es la disposición del hombre que lleva a la solución cristiana. No esto o lo otro es ya problema, sino la vida misma de la persona en su integridad. No es que tenga hambre, no es que padezca enfermedad o tiranía política, no es que ignore lo que son los astros. Ahora es el ser mismo del sujeto lo problemático. Y si la respuesta a aquellas deficiencias parciales se llama solución, la que hay que dar a este problema absoluto del ser personal se llama salvación -sotería.

      La desesperación, en que la crisis consiste, lleva en una primera etapa a la exasperación, y la historia se llena de fenómenos exagerados, extremo con que el hombre procura embotarse, alcoholizarse. Luego viene nueva calma: se acepta y reconoce lealmente que no hay esperanza, que esperar algo de sí mismo es desconocer la propia realidad. He aquí cómo el hombre descubre su esencial nulidad. Y esto, precisamente esto, es la salvación según el cristianismo. En vez de creer que el hombre natural es por sí algo suficiente, que se sostiene a sí mismo, descubre que consiste en pura dependencia, que su ser, su sustento, su realidad y su verdad no están en él, sino fuera de su naturaleza, es decir, que padecía un error de perspectiva, que el asunto más importante para él, su vida, no era un asunto natural, no consistía en ir y venir sobre la tierra, comer o pasar hambre, sufrir o gozar, llorar o reír, ni siquiera pensar. Todo eso es mero antifaz, aspecto y mise en scène de su verdadero asunto vital, su vida sobrenatural, su cuestión con Dios. Todas las cuestiones intramundanas flotan como anécdotas en esta cuestión previa que el hombre tiene con Dios. Diríase que cuanto hacemos y nos pasa, en suma, “esta vida”, está ahí sólo para ocultarnos como una máscara nuestra auténtica realidad, la que tenemos en lo absoluto, en Dios. De suerte que lo que parecía real -la naturaleza y nosotros como parte de ella- resulta ahora irreal, pura fantasmagoría, y lo que parecía irreal, nuestra preocupación por lo absoluto o Dios, eso es la verdadera realidad.

      Esta paradoja, esta suma inversión de la perspectiva, es la base del cristianismo. Los problemas del hombre natural no tienen solución: vivir, estar en el mundo, es constitutiva e irremediable perdición. El hombre tiene que ser salvado por lo sobrenatural. Esta vida no se cura sino con la otra. Lo único que el hombre puede hacer con sus propias fuerzas es negativo -negarse y negar el mundo, retraer de sí y de las cosas su atención y así, aligerado de peso terrenal, ser sorbido por Dios.

      Esto es lo esencial para la estructura de la vida medieval. Porque trae consigo la radical tendencia a desentenderse del mundo natural. Para el griego y el romano, la existencia era el problema de las relaciones entre el hombre y la naturaleza circundante -visible o invisible. Mas ahora el mundo es propiamente ultramundo y sobrenaturaleza. El hombre se queda, por lo pronto, sólo con Dios.

      Conviene recordar que el hombre una vez -una vez que ha durado muchos siglos- estuvo en esta creencia cristiana y su vivir tomó el aspecto de una faena sobrenatural. La Edad Moderna, Galileo, Descartes, nos ha retrotraído a la naturaleza, y nos cuesta trabajo repensar aquel modo de vida que consiste en vivir desde Dios. Como a los griegos, nos sabe, por lo pronto, a paradoja.

      Pero San Pablo tiene plena conciencia del frenético paradojismo, del radicalismo subversivo que llevaba en sí la idea cristiana. No predicaba la buena nueva como una cosa razonable. En sazón de crisis, predicar cosas razonables es gana de perder la partida. No: la predica y recomienda precisamente porque tiene todo el aire de una locura y de un absurdo. No es invención mía, no es que yo lo colija, sino que San Pablo es… un extremista. En la epístola primera a los corintios leemos: “Porque la palabra de la cruz, a la verdad, locura es para los que perecen: mas para los que se salvan, esto es, para nosotros, es virtud de Dios”. Oigan ustedes cómo este hombre vuelve el mundo del revés: “Porque escrito está: Destruiré la sabiduría de los sabios y desecharé la prudencia de los prudentes.

      “¿En dónde está el sabio? ,-En dónde el escriba? ¿En dónde el escudriñador de este siglo? ¿No hizo Dios loco el saber de este mundo?
      “Y así, por cuanto en la sabiduría de Dios no conoció el mundo a Dios, por la sabiduría, quiso Dios hacer salvos a los que creyesen en él, por la locura de la predicación.
      “Puesto que los judíos piden milagros y los griegos buscan sabiduría.
      “Mas nosotros predicamos a Cristo crucificado, que es escándalo para los judíos y locura para los gentiles;
      “Mas para los que han sido llamados, tanto judíos, como griegos, predicamos a Cristo, virtud de Dios y sabiduría de Dios:
      “Pues lo que parece loco en Dios es más sabio que los hombres, y lo que parece flaco en Dios es más fuerte que los hombres.
      “Y así, hermanos, ved vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, no muchos poderosos, no muchos nobles.
      “Mas las cosas locas del mundo escogió Dios para confundir a los sabios, y las cosas flacas del mundo escogió Dios para confundir las fuertes;
      “Y las cosas viles y despreciables del mundo escogió Dios, y aquellas que no son, para destruir las que son;
      “Para que ningún hombre se jacte delante de él.
      Para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor”.

      Conviene, conviene de cuando en cuando recordar el pasado -recordar que se han dicho estas cosas”

  • Carmen

    Hola Salvador.

    Sé que no te gusta hablar de Dios, pero he leído el artículo de Arregi de hoy y me ha parecido maravilloso. Sencillo de entender y preciosísimo.

    Sabes qué creo que puede suceder? Que Jesús caerá por el hecho de considerarlo Dios. Porque nuestra idea de Dios ya está cambiando. Como el cambio climático, es algo que ya está aquí.

    Es una ironía más del destino. Lo proclamaron Dios mismo y no se le hizo caso a su propuesta. Murió ajusticiado por lo que defendía y transformaron esa muerte en un sacrificio para librarnos del pecado. Madre mía. Muchas veces me he  preguntado qué entendieron, ahora empiezo a pensar que posiblemente hubo quienes entendieron y todo lo tergiversaron. Una obra maestra de don Diablo. O no. Nunca lo sabremos.

    Lo cierto es que si la idea de Dios cambia, Jesús caerá. Se habla de que el cristianismo está superando, cuando en realidad si existió como movimiento de seguidores de Jesús fue muy al principio. Después se convirtió en un movimiento de poder religioso, de la mano del poder político y ahí están las águilas bicéfala en muchos escudos y banderas para recordarlo.

    Menuda ironía. Denunció esos dos tipos de Poder y acabaron unificandose en su nombre.

    Sobrevivirán grupos pequeños de seguidores , quizás es la única manera de mantener vivo su mensaje. No sé.

    En fin.

     

  • Santiago

    El Reino de Dios pues no se limita a esta vida. Como le dice Cristo al escriba: “No andas lejos del Reino de Dios”’puesto que el acceder a el consiste  en “amar  a Dios con todo el corazón y con toda la inteligencia, y con toda la fuerza” y “amar al prójimo como a si mismo”. (Mc 12: 32-34). Estos 2 mandamientos RESUMEN la Ley.

    Pero la plenitud del Reino es una sociedad que se extiende y trasciende esta vida que se ordena “a la otra”. Nada nos vale conquistar el mundo, si perdemos la vida eterna, la importante.Nuestra liberación es “del mal”…Toda la lucha de Cristo consistió en liberarnos de la fuerza del mal…en este mundo.

    Por eso el Reino real de Cristo es el permanente…y “no es de este mundo”…Si fuera de este mundo ya las fuerzas divinas lo hubieran “construido” aquí en la tierra y hubieran destruido a “los malos”. Pero Dios “quiere que todos se salven” y se conviertan a El que es el Sumo Bien.

    Por eso es que El se proclama como el Hijo verdadero y unigenito de Dios a la pregunta de Caifás:

    ”Eres Tu el Mesías el Hijo del Bendito” Jesús le dijo: Yo soy y veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo entre las nubes del cielo. Sal 109,1; Dan 7,13.

    Un saludo cirdial

    Santiago Hernández

  • oscar varela

    Ok, Salvador!
     
    ¿Confirma, acaso, al otro “tanguito imprescindible”, que dice:
    “Y HERIDA POR UN SABLE SIN REMACHES
    VES LLORAR LA BIBLIA JUNTO A UN CALEFÓN”
    ?
     
    Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé
    En el 510 y en el 2000 también
    Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafa’os
    Contentos y amarga’os, valores y doblé
    Pero que el siglo 20 es un despliegue
    De maldad insolente, ya no hay quien lo niegue
    Vivimos revolca’os en un merengue
    Y, en el mismo lodo, todos manosea’os
    Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor
    Ignorante, sabio o chorro, pretencioso estafador
    Todo es igual, nada es mejor
    Lo mismo un burro que un gran profesor
    No hay aplaza’os, ¿qué va a haber? Ni escalafón
    Los inmorales nos han iguala’o
    Si uno vive en la impostura y otro afana en su ambición
    Da lo mismo que sea cura, colchonero, rey de bastos
    Caradura o polizón
    ¡Qué falta de respeto, qué atropello a la razón!
    Cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón
    Mezcla’o con Toscanini, va Escarfaso y Napoleón
    Don Bosco y La Mignón, Carnera y San Martín
    Igual que en la vidriera irrespetuosa
    De los cambalaches se ha mezcla’o la vida
    Y herida por un sable sin remaches
    Ves llorar la Biblia junto a un calefón
    Siglo veinte, cambalache problemático y febril
    El que no llora no mama y el que no afana es un gil
    Dale nomás, dale que va
    Que allá en el horno se vamo’ a encontrar
    No pienses más, sentate a un la’o
    Que a nadie importa si naciste honra’o
    Si es lo mismo el que labura
    Noche y día como un buey
    Que el que vive de las minas
    Que el que mata, que el que cura
    O está fuera de la ley.
    ……………………………………..

  • oscar varela

    Hola Salvador!
     
    Presentadas las tres “OFERTAS” como “TENTACIONES”
    ¿se puede HONESTAMENTE no rechazarlas?
     
    Es de SENTIDO COMÚN
    Todos (casi) coincidimos; es lo que “nos sale
     
    Lo mismo cuando “nos sale” ponernos del lado del más débil.
     
    ¿Por qué, entonces (después de 2000 años ¡ojito!):
    – “los más” siguen “más débiles” y
    – “los menos” se hacen “más fuertes”?
    ………………….
     
    Notitas “tangueras”:
    1) Una dice que “20 años no es nada” (¡ojito! Que hay dos ceros más después)
    2) Otra dice:
    ¡Aullando entre relámpagos,
    Perdido en la tormenta
    De mi noche interminable,
    ¡Dios! busco tu nombre…
     
    No quiero que tu rayo
    Me enceguezca entre el horror,
    Porque preciso luz
    Para seguir…
     
    ¿LO QUE APRENDÍ DE TU MANO
    NO SIRVE PARA VIVIR?
    YO SIENTO QUE MI FE SE TAMBALEA,
    QUE LA GENTE MALA, VIVE
    ¡DIOS! MEJOR QUE YO…

     
    Si la vida es el infierno
    Y el honrao vive entre lágrimas,
    ¿Cuál es el bien…
    Del que lucha en nombre tuyo,
    Limpio, puro?… ¿para qué?…
     
    Si hoy la infamia da el sendero
    Y el amor mata en tu nombre,
    ¡Dios!, lo que has besao…
    El seguirte es dar ventaja
    Y el amarte sucumbir al mal.
    ……………………………………………

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Oscar

      Observo que planteas dos interrogantes:

      1º ¿se puede HONESTAMENTE no rechazarlas?
      2º ¿Por qué, entonces (después de 2000 años ¡ojito!):
      – “los más” siguen “más débiles” y
      – “los menos” se hacen “más fuertes”?

      Al 1º: Precisamente porque hemos aceptado masivamente las tres proposiciones del embaucador global,

      ocurre lo que recoges en tu 2º. Incluso más extensamente. Eso sucede desde la primerra civilización conocida: la sumero-acádica.

      Un abrazo

      • mª pilar

        Hola Oscar.
        Para mí, siempre ha tenido sentido la opción que tomé; cierto, hoy solo poseo una casa que se repartirán mis hij@s, un estilo de vida ¡sembrado!…que quizá no lo sigan…eso es su libertad.
        Son buenas personas, horradas, responsables, justas; cada cual tiene su estilo, viven de su trabajo… algun@ lo tiene más complicado, y todos estamos cerquita cooperando sin que se note.

        ¿Qué harán después?

        Tengo confianza en ell@s, y estarán junt@s para ayudarse mutuamente.
        ¡Ya lo están/mos haciendo!

        Respecto ha cuanto nos rodea, solo hay que seguir adelante pase lo que pase, deseando que el sinsentido que rodea este mundo, cambie algo.

        El poder tiene en sus manos todos los atajos posibles para salir vencedor en sus batallas; pero la fidelidad, aliviará la soledad de los que sufren porque no cuentan nada, para las personas con poder.

        Estoy convencida de ello.
        No podré salvar el mundo, pero sí puedo ser, cercanía, amor, lucha, junto ha las personas que se sienten solas.

        Esa es mi postura, estar siempre dispuesta.

        Es mi manera de mirar, y sigo adelante, no tengo ningún poder, pero sí estoy para quien pase por mi lado, y me siento dichosa.

        Un abrazo entrañable.

  • mª pilar

    ¡Gracias Salvador!

    Es un gran gozo, leer el evangelio con unas aclaraciones tan razonadas para comprender, la manera de comunicarse entre las personas en aquellos años, el lugar, y expresamente preparadas, para quienes escuchaban.

    Durante mi vida…consciente de mis actos, y, empecé muy joven… ha sentirme atraída por lo que nos ofrecía el Galileo.

    No lo estaba tanto, en la forma de comunicarlo. Siempre han existido personas que lo han vivido “de otra manera” a lo enseñado por la iglesia. Y he tenido el gozo de conocer algunas de esas extraordinarias personas; mi casa de puertas abiertas, lo facilitaba en gran manera, y el ambiente que en ella reinaba, también. Siempre preguntaba, quería saber como hacerlo posible en mi vivir cotidiano.

    Nunca agradeceré lo suficiente a tantas personas buenas, especiales, que han pasado por mi vida; y no se han asustado con mis preguntas, al contrario, de ahí nacía un diálogo lleno de esperanza para mi espíritu inquieto y deseoso de comprender.

    La Biblia, nunca fue una lectura gozosa para mí, no podía comprender el “dios” que ella refleja; pero me encantaban los Profetas, sus denuncias…para mí…certeras, justas.

    Cuando en un cursillo de propagandistas de A.C. la parte que impartía un cura joven, profesor de la Universidad, que contagiaba por el amor que transmitía por Jesús; en la entrevista que tuve con él, le pregunté, cómo llegar a conocerle y amarle como él lo hacía; mirándome con ilusión, me tendió un librito con los evangelios; y me dijo:

    No lo leas de corrido, de punta a fin; léelo despacio, parando en aquello que te llama la atención y piensa en ello, saboréalo, y si algo no comprendes:

    ¡Pregunta!

    Busca personas que lo vivan intensamente: ¡las hay! Y lo encontrarás, y descubrirás de verdad el hermoso Mensaje que encierra el Proyecto de Jesús.

    Y eso decidí en mi vida desde muy niña. Siempre he encontrado comprensión ante mis preguntas (en aquellos años no era fácil, todo de alguna manera, se perseguía) pero si lo vives sin hacer ruido, por que te sale del alma, y guardas silencio ante quienes nunca podrás encontrar apoyo, se puede.

    A veces “pagas” un nimio precio por ello, que al pasar el tiempo, comprendes, que fue muy bueno para mi vivir.

    Es para mí un gran gozo leerte-escucharte, como nos presentas la:

    ¡Nueva alternativa!

    Que el Galileo dejó en nuestras manos; me siento en total sintonía, nuestras miradas solo buscan comprender el tesoro que la:

     ¡Buena noticia! 

    Encierra en si misma, su manera de hacer, de vivir, y el porque lo mataron.

    Gracias de todo corazón, un gran abrazo muy entrañable.

     

  • oscar varela

    Hola Salvador!
     
    Leo al principio:
    “durante esa etapa estuvo ayunando y, una vez acabada (¿no, antes?), le entraron ganas de comer”-
     
    Pregunto:
    ¿Qué hay en ese resaltado en “negrita” y una redacción con “coma” (,)?
     
    ¡Gracias!

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Oscar

      He pretendido detener un instante la lectura en “una vez acabada” (la etapa del ayuno) para mostrar que el hambre del que habla el autor del evangelio no es un dato real, sino un recurso útil para hacer entrar al embaucador al final de ese período de cuarentena. Quienes han hecho ayunos largos saben que el hambre se sufre en los primeros días, luego se pasan las jornadas sin que aparezca.

      Un abrazo

  • Isidoro

    Lo que yo llamo simplemente “Psicología”, es mucho más de lo que se entiende por psicología comúnmente.

    La Psicología, es la ciencia que estudia tres cuestiones importantísimas el humano:

    -¿Qué hace el humano?, (lo que en realidad es antropología de la naturaleza humana),

    – ¿Cómo lo hace?, lo que la emparenta con la neurología y la psicología clínica al uso,

    – ¿Por qué lo hace?, lo que la emparenta con la ética.

    La Ética clásica cristiana, en el análisis del comportamiento humano, ignora todo el mundo de las emociones, (que son unas conductas instintivas automáticas, con una gran carga energética sicológica, que realiza el ser humano, ante las varias situaciones comunes que se le presentan).

    Obligada por el mantenimiento del concepto del pecado culposo, horrenda ofensa a Dios en persona, merecedor del correspondiente castigo, que es el eje básico de su naturaleza, y como o puede evitar comprobar la realidad diaria de las emociones humanas, las transmuta en “tentación del Maligno”.

    Como se ve el conspiracionismo no es cuestión moderna, es más viejo que la tos. Decía Alain- (Emilie Chartier): “El hombre que tiene miedo sin peligro, inventa el peligro para justificar su miedo”.

    Y Marcuse señalaba que: “El individuo unidimensional se caracteriza por su delirio persecutorio, y una paranoia interiorizada por medio de los sistemas de comunicación masivos. 

           Para él, la autonomía y la espontaneidad no tienen sentido en su mundo prefabricado de prejuicios y de opiniones preconcebidas”.

    Y una vez sacada el fantoche al escenario, cada uno lo puede personalizar como más le guste.

    Unos, más primitivos, seguirán la imagen del diablo con cuernos y rabo, y otros “más sofisticados”, lo harán con su concepto ideológico más odiado, dando tienda suelta al maniqueísmo natural de la visión dualista del mundo, al justicierismo y al puritanismo cada vez más abundante.

    Disponer de un “enemigo” concreto al que odiar y combatir, es un mecanismo energético muy poderoso, y un elemento de nuestra cosmovisión, muy dinamizador, y que nos dota de un fuerte sentido a nuestra vida.

    No critico. Cada uno tira por la vida, organizándose su propio equilibrio. Sólo señalo, como de un planteamiento teórico inicial determinado, se desprende la aparición en nuestro esquema mental, de toda una serie de elementos culturales advenidos por atavismos culturales que persisten.

    Siempre el victimismo vende muy bien, y es mucho más movilizador crear un enemigo externo, maligno y poderoso, que plantearse que la cuestión consiste en un trabajo personal de ir madurando trabajosamente, (que era el auténtico mensaje de Jesús), sin Malignos que valgan y amenacen desde las sombras.

    La cuestión está en nosotros, y no en nada más. Como decía hace una semana: “Si pudieras patear en el trasero al responsable de casi todos tus problemas, no podrías sentarte durante un mes, y tendrías el culo muy rojo”.  (Theodore Roosevelt)

     

    • M.Luisa

      Pediría, Isidoro, si no es mucho pedir que me leyeras sin prejuicio alguno. Pienso que lo que aquí hacemos no es discutir e intentar en su fragor  a ver quien se lleva la razón. No, yo nunca lo he creído así.  Si discutimos cualquier tema  pienso que es para que en plena discusión él mismo  vaya abriéndose luz en el  caminar de ella  cosa que no es  posible  si por algún prejuicio la discusión se cierra  de golpe. 

      Seguidamente daré mi opinión.  

        Se puede analizar el comportamiento humano con el fin de reconducirlo lo cual permite situar desde este punto de partida lo que la ética cristiana también ha contribuido al relacionarla tan erróneamente  entre el bien y el mal. El comportamiento es pues  lo que entiendo le compete a la psicología –analizar desde fuera- pero si  antes de fijarnos en  el  comportamiento humano como  algo   adquirido y  nos  atenemos  a los  actos propiamente humanos aquellos que emergen de su haber natural,  entonces el análisis nos lo dará   los hechos mismos que los reflejan. Esto es lo primero  y que coincide  nada menos con la frase dicha por ti al final de tu comentario que dices “la cuestión está en nosotros y no en nada más” es decir, nos encontramos encontrándonos ya “deificados”.

      El cristianismo no es primeramente una religión de salvación, sino de deificación. Nietzsche lo expresó con toda precisión en El Anticristo cuando dijo  “¡Qué puede ser menos evangélico que “la reparación, el castigo y  el someter a juicio. Y en otro lugar “Nada hay menos evangélico que el premio y el castigo.
      Saludos!  

       

       

       

       

  • Carmen

    Arregi como teólogo y tú cómo exégeta, parece que escribís para personas como yo, somos como los niños perdidos del cuento de Peter Pan. Al final nos vais a dar la clave para entender la forma de volar.

  • Carmen

    No puede ser más bonito lo que has escrito.

    Gracias.

Deja un comentario