• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5885 Artículos. - 94097 Comentarios.

La vida eterna, 2

 1. La justicia desbancando a la religión

La irreverente compostura que el Galileo realizó por su cuenta y riesgo a los diez mandamientos de la Ley de Dios no solo era prueba inequívoca de su personalidad independiente y rebelde, sino que demostraba que él situaba en primer plano la justicia y no, la religión. Tras su singular respuesta al personaje que le planteó la cuestión respecto a qué hacer para conseguir la vida eterna, Marcos describe un corto y sustancioso diálogo entre ellos. Así lo redactó:

“20 Él le declaró:
– Maestro, todo eso lo he cumplido desde joven.
21 Jesús se le quedó mirando y le mostró su amor diciéndole:
– Una cosa te falta: ve a vender todo lo que tienes y dáselo a los pobres, que tendrás en Dios tu riqueza; y anda, ven y sígueme.
22 A estas palabras, el otro frunció el ceño y se marchó entristecido, pues tenía muchas posesiones” (Mc 10, 20-22).


2. El rico no entiende ni aprende; su “Maestro” es palabra hueca

Algo no encaja en la reacción del personaje anónimo. Le llama de nuevo “Maestro” cuando su respuesta no ha podido ser más heterodoxa y distante de todo lo que el individuo que con tanto interés le preguntaba había aprendido de sus reconocidos maestros judíos. El Galileo había trastocado sin miramientos la Ley fundamental del pueblo y el tipo no muestra ni pizca de asombro ante el hecho de que se hubiese cepillado por las buenas los cuatro primeros mandamientos, los más importantes, los relativos a Dios. Ni se pasma porque en su relación de las leyes sociales omitiera la décima y la sustituyera por un precepto de menor rango elevándolo sin más ni más al nivel de sagrada ley constitucional. Tampoco muestra sorpresa porque hubiera trasladado al último lugar la primera de las normas sociales, la relacionada con la familia. Su atrevimiento sobrepasó todos los límites: ¡Corrigió al mismo Dios! ¿Cómo se entiende que después de oír su injuria a las Sagradas Escrituras aquel hombre le llamara de nuevo: “Maestro”? ¿Cómo es posible que no concediera ninguna importancia a todos esos cambios radicales de la Ley divina? Resulta, pues, evidente que no ha captado la profundidad de la respuesta del Galileo; la contempla desde la superficialidad. Desde esa ligereza se entiende su ilógica contestación:

“Todo eso lo he cumplido desde joven”.

El desconocido declara haber realizado lo que ha entendido solo por encima. Se ve que le pueden las prisas y no se ha detenido a analizar a fondo la exposición del Galileo. Su presurosa y banal aseveración da razón del gesto y del apunte de Marcos introduciendo las palabras que Jesús le dirige:

“Jesús se le quedó mirando y le mostró su amor diciéndole:”.

3. Jesús lo comprende y lo invita a que comprenda

No hay por parte de Jesús crítica ni ataque alguno al sujeto. Marcos recurre a dar cuenta de la mirada del Galileo fijada en él como signo de cordialidad y comprensión. Su mirada trata de acortar distancias. Las palabras que le dirige rectifican su posición, aunque evitan la polémica y se abren a la acogida. Ello explica que el autor del evangelio les dé entrada manifestando que Jesús: “le mostró su amor”.

La práctica del interlocutor del Galileo andaba lastrada por un notable déficit. Y este le señala cariñosamente su carencia:

“Una cosa te falta”.

4. ¿A que comprenda qué?

4.1 Que la riqueza no es que Dios te bendice

Resulta cuando menos llamativo que para Jesús LO QUE LE FALTA esté vinculado directa y estrechamente con LO QUE TIENE:

“Una cosa te falta; ve a vender todo lo que tienes”.

No le habla de una parte, sino de TODO lo que tiene. La totalidad de lo que posee representa su gran inconveniente para llegar a conseguir la vida pretendida por él; un problema del que tendrá que liberarse. Esta proposición del Galileo chirriaba en la mente de un judío. Trastornaba los criterios sagrados de la religión. En el Antiguo Testamento la riqueza estaba considerada una bendición de Yahvé; la pobreza, en cambio, un castigo por algún pecado cometido. ¿Cómo podía pedirle Jesús que se desprendiera por completo de la bendición divina?

4.2 Que la pobreza no es que Dios castiga

Jesús le solicita, además, que distribuya lo obtenido por la venta de sus bienes entre los que sufren el castigo de la pobreza. Los identifica generalizando (“los pobres”) para que el hombre tenga conciencia de que él contribuyó con su praxis a producir el desajuste social. La seguridad de la que disfruta ha sido lograda a costa de provocar miseria y dependencia en multitudes. Necesita ayudar a reparar el desarreglo. Al hombre le falta desprenderse de lo que tiene y entregarlo como devolución a quienes no tienen lo que les hace falta:

“y dáselo a los pobres”.

4.3 Que el capital acumulado no es celestial merecimiento

El pretendiente de la vida eterna había equivocado su elección. Su decisión de acumular bienes como vía para salvaguardar su propia vida ha desestimado la justicia, el único programa de vocación universal, el que garantiza que la vida se extienda a toda la humanidad. Jesús le orienta ahora hacia ese auténtico valor:

“…que tendrás en Dios tu riqueza”.

Por lo general, la mayoría de las traducciones siguen el sentido literal y escriben: “…un tesoro en el cielo” (θησαυρὸν ἐν οὐρανῷ). De este modo, se interpreta erróneamente la frase en el sentido de que la distribución del capital acumulado es un hecho meritorio que será correspondido con un premio en el más allá. Sin embargo, el término griego οὐρανός (‘cielo’), escrito en singular y sin artículo, no indica una localización geográfica. Está utilizado como sustitutivo de Dios. Ese mismo uso lo encontramos más adelante, en Mc 11,30 en la pregunta que hace Jesús a sumos sacerdotes, letrados y senadores:

“El bautismo aquel de Juan, ¿era cosa de Dios (οὐρανοῦ) o cosa humana?”.

Esas mismas traducciones tradicionales escriben aquí también siguiendo la literalidad: “… ¿era del cielo o de los hombres?”. Pero la oposición a la que la pregunta alude no es cielo-hombres (lugar-personas), sino Dios-hombres (persona-personas). En el caso que nos ocupa el contraste se produce entre las muchas posesiones de aquel hombre y la riqueza que el Galileo le ofrecerá a continuación: la del reinado de Dios, donde impera la Justicia. En Mt 13,44 el reino de Dios se compara a un tesoro escondido: “Se parece el reino de Dios a un tesoro escondido en el campo”.

5. Jesús orientó a aquel hombre a abandonar la opción que había tomado:

la sociedad dominada por el capital. Le encauzará en dirección opuesta proponiéndole adherirse a su Proyecto de sociedad alternativa. Tiene a su alcance al grupo humano que ha puesto en movimiento esa deslumbrante utopía. No caminará solo y gozará ya desde ahora de la vida que tanto ansiaba. Está a un paso de conseguir lo que deseaba. El Galileo le ofrece disfrutar de inmediato la vida a largo plazo que él buscaba para después de la muerte.

“…y anda; ven y sígueme”.

El corto y directo diálogo entre Jesús y el hombre aquél no había salido del terreno práctico. Tampoco en este final. Su invitación está desprovista de encabezados teóricos. La propuesta no incluye la aceptación de un sistema de creencias, sino el compromiso con su programa: “Sígueme”. La calidad de vida que ofrece la sociedad alternativa no se consigue con creencias ni éxtasis individuales, sino con la andadura colectiva y solidaria que propone el Galileo.

6. La oferta no parece que sentara nada bien al fulano

Marcos lo expresa con simpleza señalando en él un gesto de desagrado que contrasta con la mirada comprensiva que el Galileo le había dirigido poco antes:

“A estas palabras, el otro frunció el ceño”.

El fiel judío se ha quedado atorado con la propuesta de Jesús, una invitación que nada tiene que ver con sus criterios religiosos. Su gesto muestra extrañeza y disgusto. Concuerda con su decisión. Optó por dar la espalda al Proyecto y no abandonar la ruta que tenía por costumbre seguir, la del capital, la que había suscitado en él serias dudas respecto a la posibilidad de conseguir por ese camino la vida eterna:

“…y se marchó entristecido”.

Marcos añade como remate de este relato la razón por la cual aquel individuo sin identificar se marchó pesaroso:

“…pues tenía muchas posesiones”.

El tipo, según el subrayado de Marcos, estaba forrado. Desprenderse de todo lo conseguido hasta entonces era según Jesús su gran necesidad. Para él suponía abandonar la protección que garantizaba su existencia y le proporcionaba seguridad individual. No era consciente de que su envoltura le hacía cómplice del sistema injusto, el que se opone radicalmente a la calidad de vida deseada por él.

7. El fraude de la acumulación

Con este dato se comprende el por qué Jesús recompuso las seis leyes sociales de la Sagrada Constitución judía incorporando una norma que prohibía la explotación humana. La acumulación de bienes se consigue a base de arrancar la vida a personas, familias y pueblos. Y la injusticia no tiene cabida en la sociedad inaugurada por el rebelde de Galilea, de ahí la necesidad de abandonar el fruto del atropello como condición para integrarse en la andadura de la utopía. Para adherirse a ella se requiere dar el paso desde explotar a servir, desde presumir de primero a disfrutar desde el último puesto teniendo puesto el delantal.

8. El crimen de los privilegios y la injusticia

El sistema basado en el capital construye islotes de bienestar y extiende mares de miseria. La riqueza procede y se nutre de la vida saqueada a multitudes. El capital, esté donde esté y vaya por donde vaya, produce amargura y muerte. La solidaridad, vida y alegría. El hombre rico, perdido en el cepo mortífero de sus posesiones y deseoso de encontrar el camino seguro hacia la vida definitiva solo podrá encontrarla devolviendo la vida arrebatada a los pobres. A su negativa le escolta la tristeza. El Proyecto del Galileo no admite el crimen ni los privilegios ni la injusticia. Su objetivo se concentra en poner ya la vida definitiva al alcance de la mano.

 

38 comentarios

  • Carmen

    Pues seguiré leyendo los siguientes capítulos. Este no lo he entendido.

    Y que quede claro que mi postura no es esperar un Salvador. Todo lo contrario, creo que cada uno se salva a sí mismo, si es capaz de, en la medida de sus fuerzas y sus posibilidades de todo tipo, de sus circunstancias, dislumbra en el horizonte una utopía que marca una dirección y un sentido en  ti camino, aunque sepas que jamás se alcanzará.

    Para mí, eso que se llama proyecto del Galileo, es una utopía que marca mi camino, sencillamente porque me gusta lo que dice, como actúa y como piensa.

    Eso es todo. No doy para  más.

     

     

  • Salvador Santos Pacheco

    Quiero recordar una vez más que solo dispongo de tiempo para responder a preguntas. No suelo entrar a comentar opiniones, algo que lamento en ocasiones. Ese es el caso de la última y excelente afirmación que hace María Luisa en su comentario. Gracias, María Luisa. Aprovecho para mandarte un abrazo.

  • Isidoro

    Perdonad, que me entrometa en este hilo, el de las interpretaciones evangélicas, que no suelo frecuentar ante lo “resbaladizo” de los textos a interpretar, y lo mucho de “literario” e imaginativo de muchas interpretaciones.

    Pero querría apuntar dos cuestiones históricas, que quizás aclaren tanta rareza y tanta aparente contradicción.

     

    La primera, es que Jesús, en su etapa de vida pública, estaba envuelto en un proyecto “revolucionario”, contra los romanos, y de instauración político-militar del Reino de Dios, que a la postre le costó su detención y ejecución.

    Lo del joven rico, para mí, no fue más que un caso más de petición de donación, no atendida, y eso no era buen ejemplo para la Organización.

    (En el blog de Antonio Piñero, hay más de cien entradas del mismo sobre el tema tratados por él, y por el especialista Fernando Bermejo. El primero es un artículo: “Jesús y la política de su tiempo”. 

    Y el de F. Bermejo es un artículo en inglés titulado “Jesus and the Anti-Roman Resistance A Reassessment of the Arguments”, publicado en “Journal for the Study of the Historical Jesus”, (2014) 1-105, del que no hay versión castellana, pero que es totalmente accesible en Academia.edu.

    En todas las entradas del blog se trata el tema, con continuas referencias evangélicas. Yo tengo hecha una recopilación de todas las entradas, en un documento Word, de 104 pag., a dos columnas y a espacio simple, de 280 K, que puedo mandar a quien me lo pida a isidoroggomez@gmail.com.

    Y toda “revolución” necesita financiación, no en balde Jesús arrastraba un grupo de mas de 20-30 personas. De ahí su insistencia en recibir donaciones.

     

    La segunda es que cuando se escribieron los evangelios y Hechos, después del 75, ya se empezaron a independizar de las sinagogas, (por expulsión de los fariseos), y se necesitaba dinero, y la incipiente organización necesitaba dinero, y de ahí la insistencia en los textos a donar

    Y respecto a lo de “los pobres”, no olvidemos que cuando Pablo viajó a Jerusalén, se encargó en montar una colecta para dicha protoiglesia, para ser bien recibido, pero en los escritos se refiere genéricamente que era dinero para “los pobres”.

    • oscar varela

      Gracias Isidoro!
      Nunca está de más la Info!

      Mandame a olgoscar05@yahoo.com.ar

      Abrazo!

    • mª pilar

      Una mirada muy pobre, y para mí, fuera de contexto.

      ¿Y se dejó matar por conseguir dinero?

      Pobre movimiento.

      • Isidoro

        Pilar, yo no he dicho que se dejó matar por dinero. Le mataron porque se arriesgó en una empresa político-militar, que iba a instaurar nada menos que el Reino de Dios. Y para llevar a cabo ese movimiento se necesita dinero.

        ¿Quién crees que pagó la última cena, y todas las comidas y cenas de los tres últimos años a un grupo de 20-30 personas como mínimo?.

        Lo que sucede es que cuando se escriben los evangelios, quizás se recordaron frases, pero no ya el contexto originario, y los significados son muy equívocos.

        Como decía en esa época, (del 70 al 100), los dirigentes de la primitiva cristiandad, se autodenominaban “los pobres”, (donación de Pablo: ¿Por qué iba a formar una cuestación para los pobres e Jerusalén, ¿es que no había igual de pobres en todos los lados?.

        Y la lectura actual de “los pobres” en clave política actual, es solo una lectura ideológica actual, de sucesos de hace dos mil años.

  • mª pilar

    A esta personilla que soy, no le parece para nada “rarongo” el Proyecto del Galileo..:

     

    ¡Porque lo he podido ver y vivir, y es una gozada!

    Y la “iglesia poder” lo persigue con verdadera dureza esta manera de vivir, de aquellas personas que se han adherido a este hermoso Proyecto.

    Claro, que en mi vida, nunca entra la posibilidad de:

    ¡Tener ni poseer!

    Desde siempre, he vivido con lo ganado con el trabajo realizado, aunque en muchos casos…no todos…te roben cuanto pueden, a pesar de cumplir como me enseñaron mis padres, escrupulosamente con mis deberes y obligaciones.

    Cuando viajé a Lago Agrio Ecuador, a ver a mi hija mayor, pude vivir esa sociedad alternativa que el Galileo proclamó, es admirable como se llega a vivir, como la alegría, el esfuerzo en un trabajo incansable, la búsqueda de medios, la justa distribución en la comunidad…empezando por el obispo…se repartía cuanto allí entraba a partes iguales.

    No quiero ser pesada, ya lo he contado alguna vez; y es, que:

    ¡Emociona a donde se puede llegar, remando todos en la misma dirección!

    ¡Es admirable, y todo se multiplica!

    La manera de expresar lo que dicen los evangelios, puede cambiar totalmente su significado.

    Había un cura del O.D. que explicaba lo del camello así:

    “Cuando Jesús habla de lo imposible…que un camello entre por el ojo de una aguja… es, que no se trataba de una aguja de coser, sino de las puertas en forma ojival que existían en aquel país…así no es tan complicado…¿verdad?

    De esta manera, podemos llegar a buscar agujas en un pajar; encontraremos la manera de hacerlo creíble.

    Pero solo hay una realidad:

    Solo la sociedad alternativa, pone los puntos sobre la íes:

    ¡Entregar libremente la vida, el trabajo, el dinero, que se les ha robado a quienes por esas causas, sufren cada día!

    Y no hay otra manera.

     

     

  • oscar varela

    Hola! (de nuevo)

     

    Otra cosa (no tan “raronga”) es un parecerme

    de LO QUE ACÁ SE TRATA: “vida eterna“, “vida definitiva“.

     

    Pienso que se trata de LA FELICIDAD.

     

    El muchachito -bien “forrado”-, quiere SER FELIZ; eso quiere.

    No se puede “no querer” ESO.

     

    Y entonces:

    -¿Qué y Cómo se es FELIZ?

    • Carmen

      No entiendo mucho, pero creo que estáis sacando las cosas de contexto. El joven le dice a Jesús, intento hacer lo que dices, pero esa vida eterna o vida plena, cómo se alcanza? La respuesta está clara: únete a mi grupo. Y al chico no le compensa.
      Habría entonces que decir qué es unirse al grupo.

      Entiendo perfectamente al muchacho. No dejo a mis hijos, a mis amigos ni por una apuesta. Ni por seguir a nadie, tampoco. Las cosas no son blancas o negras. Al menos no lo son para mí.
      Si se me permite colaborar en ese proyecto, encantada, pero en la medida en que sea capaz. Y si no se me permite, pues no me sentiré colaboradora. Ni seguidora de nadie. Es una palabra que no me va. Parece que tienes que ver todo según la mirada de otro.

      No se. Dónde queda la libertad entonces?
      Algo no me encaja en este planteamiento.
      A lo mejor porque soy raronga.

      • Salvador Santos Pacheco

        Hola Carmen

        El tema no te encaja porque el contexto está en La vida eterna (I). Si lees en esa primera parte comprobarás que a la pregunta del rico respecto a qué tiene que hacer para heredar una vida después de la muerte, Jesús le responde escuetamente que cumpla los mandamientos que él le enumera a continuación; y NADA MÁS. No le pide que le siga como condición para lograr su objetivo de una vida en el más allá. Una cosa es la vida eterna y otra el Proyecto de Jesús.

        Te mando un abrazo

    • Salvador Santos Pacheco

      Responder a tu pregunta: ¿Qué y cómo se es feliz? A mi juicio y para decirlo con brevedad:
      1. ¿Qué es ser feliz?: Vivir disfrutando cada momento.
      2. ¿Cómo se es feliz? Viviendo en hermandad con otras personas entre quienes destaca el amor y la lealtad.
      El mal llamado sermón del monte (a mi entender: Un Programa de altura) del evangelio de Mateo se inicia con un conjunto de proposiciones (Mt 5,3-12) encabezadas por el adjetivo plural: “FELICES”. Una interpretación interesada ha dado carácter beatífico a estas propuestas trasladándolas al más allá. Conviene observar algunas cosas, entre ellas, que en ninguna de ellas hay verbo entre el predicado “felices” y los sujetos (también en plural) a los que afecta dicho predicado. Se habla, pues, con intensidad especial de Felicidad aquí y ahora. Ese era el gran atractivo del Programa propuesto por el Galileo; es especial, para los pobres, quienes veían imposible conseguir siquiera una pizca de felicidad.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Tengo 5 hs.de diferencia con Europa (“ayer” me hube ido a dormir)
    Ahora es de madrugada (faltan 2 hs. para la salida del sol.
     
    Leído y Ok a lo explicado por Salvador. ¡Ok!
    ………………….
     
    Si se me permite seguir con algo “rarongo”,
    que se desprende del texto traducido
    Dice Jesús:
    – “ve a vender todo lo que tienes y dáselo …”
     
    Me detengo en ese “VENDER” (para) “DAR”.
     
    Ya aprendimos el jueguito de “COMPRAR” (para) “DAR”;
     
    El asunto es que:
    Para VENDER tiene que haber alguien que COMPRE
     (no hay “coimeador” sin “coimeado”)
    ¿No estamos, entonces, ante un dilema “rarongo
    dentro del mismo Proyecto de Jesús?
    ……………………..
     
    NOTA: el qué y el cómo yo voy superando estas “raronguidades”
    se las debo, pero dejo una huella de la pista que recorro:
    – la de la “LENGUA” (LENGUAJE – HABLA).
    (ni Jesús, ni Marcos, ni … nosotros, escapamos de que se nos “trabe” la LENGUA)

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola otra vez

      Al nuevo dilema ‘rarongo’ relacionado con el COMPRAR y VENDER:

      El tipo rico vive inmerso en el Sistema. El Sistema se alimenta y engorda del movimiento económico generado por COMPRAR y VENDER. Jesús le indica Vender como forma de:
      1. zafarse de su gran patrimonio y
      2. devolver a sus dueños el resultado de la venta.
      Es el primer paso para salir del Sistema. Lo tendrá que hacer dentro de las coordenadas del Sistema, donde sí hay compradores y especulación. Ni la venta ni la compra de patrimonios y capitales se hace dentro de la sociedad alternativa. Al final del capítulo 13 de Apocalipsis se habla del Sistema (“La Fiera”) dominando toda la actividad de alta economía.
      En el Proyecto de Jesús no tiene cabida esa estructura económica.
      Abrazo

  • M.Luisa

    Antes que nada, un saludo lleno de afecto y agradecimiento a Salvador Santos———–

    De qué nos hemos de extrañar?   Estamos en este proceso  de reversibilidad en el que la justicia cobra preeminencia  sobre la religión, es ese cambio de sentido  el que subyace también  en estos grandes titulares, que si ateísmo o no ateísmo    que tanto convulsiona últimamente la ancestral   normalidad acostumbrada.

    No pocas veces aquí se ha leído  por  desconfianza  estar a la espera   de aquel ser humano tan novedoso que todo lo  arreglará  y  que llegará a poner todas  las cosas de este mundo en su sitio. Para mí eso sí que es una esperanza un tanto utópica.

    Si recojo ahora aquí una expresión, la de “darse cuenta”   referida a la conciencia que es de las pocas que para mí, dentro de la fenomenología husserliana, conserva toda su  importancia   es para mostrar que ya estaba en las manos del  joven del evangelio de Marcos este cambio de sentido.

    Se piensa en la conciencia   sin embargo la conciencia es una abstracción y por tanto no es lo primero. Lo primero es el acto mismo de darse cuenta  el cual procede de una acción que es la que le propone el Maestro, por tanto se trata de un  mero gesto, pero no de uno cualquiera, sino de uno especificamente humano y si esto es así por qué entonces poner la confianza en otro tipo de ser humano?  Se opta por lo utópico en lugar de construir la Utopía.

     

    • Isidoro

      Amiga M. Luisa: La inmensa fuerza telúrica de la evolución emergente, no te va a pedir consentimiento a tí, ni a mí, para seguir su curso.

      “El destino conduce al dócil, y arrastra al re-belde”. (Adagio latino).

      Y cambiando de tema: ¿Qué tendrá que ver ser gregario con ser inteligente?. Ser gregario es una forma, un patrón de comportamiento, utilizar un arquetipo tribal. Y la inteligencia es una capacidad de realizar actividades mentales elevadas.

      El humano del Paleolítico, ¿no era gregario, y al tiempo era inteligente?.

      • M.Luisa

        Amigo Isidoro, creo que a estos dos términos evolución y destino les das una misma significación y son dos cosas distintas que muy rápidamente te ofrezco mi versión.

        Evolución/ la evolución concierne a las mutaciones de la materia.

        Destino/ el destino concierne a las decisiones humanas.

        En cuanto a lo segundo te agradecería me muestres en qué hilo salió el tema de esta disyunción entre ser gregario y ser inteligente pues recuerdo que mi respuesta, en efecto, fue demasiado escueta para ser entendida y me gustaría ampliarla un poco lo cual para ello he de volverlo a leer.

        • M.Luisa

          Ya lo he encontrado, Isidoro! Sí, mi observación quedó como muy insuficiente por lo que durante un buen rato estuve muy pensativa, pero luego me di cuenta de que la frase misma tomada en su conjunto podía dar razón de mi afirmación. En cualquier caso este es uno de aquellos que requieren un desarrollo más amplio del de un simple comentario como tu mismo a veces nos señalas. Sin embargo dicho de una manera rápida y dando por hecho que conoces un poco mi tendencia filosófica te habrás dado cuenta de que casi nunca hablo de ser inteligente, sino de la intelección… podría seguir pero sería demasiado farragoso

  • oscar varela

    Hola!
     
    (Otra cosita)
     
    Se habla del PROYECTO (de Jesús).
    Entiendo que se trata de … y aquí me trabo …:
     
    Porque se puede entender como
    a) REINO de Dios (donde “MANDA UNO”)
    o
    b) REINADO de Dios (donde “MANDAN TODOS”)
     
    *Yo me declino por b) REINADO
    * declinarme por a) REINO puede ser más cómodo, pero no mejor.
    NOTA: el por qué “mejor” … se los debo!…

  • oscar varela

    Hola!
     
    1- Parece un poco rarongo eso de que
    “la riqueza que se da a los pobres,
    se tendrá en Dios”
     
    2- sigue pareciendo rarongo eso de que
    “el amor se muestra diciendo al otro
    lo que le falta:”
     
    Parece un poco rarongo eso de que
    “el “amor” se muestra diciéndole al otro lo que le “falta”.
     
    3- más rarongo sigue pareciendo que
    -EL MUCHACHITO: “habiendo cumplido
    -JÉSÚS invite a “seguirlo”-
    (a no ser que haya 2 niveles de discipulado en esa sociedad)

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Oscar
      Es normal trabarse y encontrar ‘rarongo’ lo expresado en unos textos de hace veinte siglos escritos en otras circunstancias distintas a las nuestras. Intentaré ser breve para aclarar estas rarezas que traban.

      1. El Proyecto de Jesús es la Sociedad Alternativa que él planteó. Su desarrollo se explica a lo largo del evangelio. Podemos encontrar, no obstante, el Programa sintetizado y elaborado por alguno de sus autores. Es el caso de Mt 5 al 7; el mal llamado ‘Sermón de la montaña’.
      2. El término griego ‘basileia’ tiene varios significados:
      a. ’Realeza’ o condición de soberano que alguien posee.
      b. ‘Reino’ o espacio donde se ejerce esa soberanía.
      c. ‘Reinado’ o actividad que lleva a cabo ese rey.
      En el NT hay que traducir en función del contexto donde se halla el término. Ahora bien, ese término griego (βασιλεία) traduce al arameo ‘malkut’ que significa ‘reinado’: la dinámica de esa sociedad. En la sociedad alternativa o ‘reinado de Dios’, la soberanía no la ejerce Dios, sino sus integrantes; la soberanía se lleva a efecto mediante el ejercicio permanente de la igualdad, la justicia y el amor leal.
      3. Lo ‘rarongo’: No recuerdo haber escrito “La riqueza que se da a los pobres se tendrá en Dios”. Hay que decir: La riqueza DEVUELTA a los pobres es una primera señal del reconocimiento de la justicia y la igualdad, la de la única soberanía.
      4. Otro cosa ‘raronga’, la del amor. En el texto original el amor (“lo quiso”) va asociado a la mirada (“mirándolo”). Es decir, le demuestra su amor con la comprensión y la cercanía que le ofrece con su mirada. Porque el tipo respondió que había cumplido, pero con el capital entre sus manos (eso sí que es un cumplimiento ‘rarongo’). El amor se completa (“y le dijo”) con la invitación a seguirle, pero dejando antes los caudales en su sitio (los pobres), claro.
      5. El último ‘rarongo’. El tipo DICE que había cumplido. Pero, con la cartilla de ahorros en su bolsillo y a su nombre, demostraba que había entendido según su conveniencia. Es lo que sigue ocurriendo todavía, que se entiende lo que conviene; de lo que no conviene, ni se habla o se falsea su sentido sin escrúpulos, como la traducción de Mt 5, 3: “Bienaventurados los pobres de espíritu”.

      Te mando un abrazo

    • Carmen

      Pues hay muchos niveles de seguimiento. Quizás esto va de todo o Nada? Pues haced el favor de decirme en qué consiste un pleno seguimiento a Jesús.
      Desde luego no es el mío. Y no sé el de quienes será

      Sorry.

      En qué consiste un pleno seguimiento a Jesús? Insisto, el mío no lo es. Por supuesto que no lo es porque con este jaleo que hay montado con la iglesia a ver quién se aclara.

      No lo sigo. Me gusta lo que dice. Intento colaborar, y si no es suficiente, lo siento.
      A lo mejor soy una raronga, entiendo que esa palabra quiere decir que no está una cosa clara.

      De verdad. Como se sea tan exigente para considerarse cristiano, me temo que se puedan contar con los dedos de la mano de diez personas justas. Y no soy uno de esos dedos. Y tampoco me importa.
      Un abrazo a los dos.

      • Salvador Santos Pacheco

        Hola Carmen

        Deja al margen la palabra ‘seguimiento’, ‘iglesia’, ‘religión’…

        Y un ejemplo, por si ayuda:

        Echamos un vistazo alrededor y observamos. Multitudes de jóvenes sin trabajo ni futuro. Empleos y salarios precarios. Masas de negros llegados en patera con la mirada perdida buscando un agarradero. Mendigos. Colas en comedores sociales. Viejos dejados en residencias. El moro echando niños al agua. Los chinos llenando el mundo de plásticos. Potentados luciendo el palmito en revistas, coches de lujo, Marbellas. Idiotas por la tele. Informaciones engañosas. Políticos dando arengas todo el día. Corrupción a malsalva….
        Y podemos decir: Esto está mal, pero imposible hacer nada. Bueno criticaremos lo mal que está todo. Lo haré en un foro de internet. No compraré productos extranjeros. Ni tampoco con otros aceites que no sean de oliva…
        O podemos plantearnos: No me conformo. ¿No hay otra opción? ¿Y si existiera una sociedad donde se viviera con justicia? ¿Cómo hacerla?
        Una sociedad alternativa SE INICIA CON DOS PERSONAS.
        ¿No sería esa la idea inicial de Jesús?

  • Después de leídas las explicaciones, de lo que cree y piensa, señor Santiago, por las que me da las gracias,  a mi vez le doy las mías, que me han permitido llegar a una conclusión que antes, no podía imaginarme: Me siento feliz siendo UN ATEO

    • Santiago

      Te doy las gracias, Giordano, porque no ignoras a tu interlocutor sino que lo enfrentas. En este sentido le permites expresar su opinion aunque discrepe de ti pues creo que ignorar al contrario, para muchos, es peor que afirmarlo al permitirle seguir dialogando.

      Sobre reafirmar tus creencias es dudoso que un verdadero a-teo trate de combatir un ser inexistente con tanto ahínco, puesto que el querer anular la idea de Dios es sólo una apariencia porque representa en realidad una forma del interés humano sobre la pregunta existencial sobre Dios, una forma que muchas veces representa una pasión y una obsesión porque si Dios no existe por qué tanto interés en suprimirlo y luchar contra El. Si es sólo una fantasía ¿Por que tanta tinta y dinero para borrarlo de la faz de la tierra? Esto suena más a una afirmación que lo contrario. ¿No te parece?

      Saludos cordiales
      Santiago Hernandez

      • Carmen

        Cuando tenga un ratito, si le apetece, dígame qué es exactamente un ateo.
        El que no puede creer en el dios que le transmiten es un ateo? A lo mejor habría que hacerse muchas preguntas acerca de por qué hay muchas personas que honestamente no pueden aceptar ese dios. Y como es el suyo, el que le han enseñado, pues está convencido de que Dios sencillamente es un cuento chino.

        Lo siento, querido amigo. No me siento responsable de no poder creer en el dios que me dicen que tengo que creer. Sorry.

        Si eso quiere decir que somos personas horribles que rechazamos cualquier idea sobre la trascendencia y esas cosas, es una injusticia muy grande la que se comete con nosotros.
        Pero da igual. La vida se abre camino. Prescindiremos del dios que nos dicen desde hace mil o dos mil años que tenemos que creer. Es un acto de honestidad personal. Lo malo es que también se arrastra a Jesús de Nazaret en este jaleo. Una pena. Van en el mismo pack.
        Una pena.
        Buen día

        • Santiago

          Nadie está forzado a “creer”. La FE es un acto libre y que supera nuestras fuerzas naturales por eso es trascendente.
          Es por ser libre porque la fe es meritoria. Dios quiere que le escojamos libremente..Por tanto, no somos responsables cuando “inculpablemente” no podemos “ver nada”. Sin embargo, tenemos obligación de buscar la Verdad que NO es relativa ya que Dios es un solo SER que aunque trino no constituye múltiples deidades sino posee una única naturaleza divina.

          Por tanto, no estamos eximidos de investigar cuál es la verdad aunque no veamos tan claro, de la misma manera que tratamos de descubrir lo que es cierto en cualquier acontecimiento humano. Dios NO es sólo misericordioso sino sabio y justo a la vez. Siempre hay que buscar hasta que encontremos.

          Un saludo cordial
          Santiago Hernández

          • Carmen

            Hola Santiago.
            Me encanta, soy una cabezona y usted también. Podríamos estar repitiendo las mismas cosas doscientas mil veces. Pero por lo menos tenemos la capacidad de dialogar, aunque a veces sea un diálogo para besugos.
            Menudos dos nos hemos juntado, usted que todo lo cree y aquí, la besuguica que no se cree casi nada.

            Pues tiene su aquel…
            Buen día.

  • Carmen

    Hola Salvador.

    Si hay un personaje con el que me siento identificada es con este muchacho.

    Creo que entiendo perfectamente el diálogo entre los dos. Le pregunta, y qué tengo que hacer para vivir esa vida plena que dices? Y Jesús le dijo: muy sencillo, únete al grupo. Por lo visto le gustó el muchacho. Pero no lo tenía claro. Imagino que en aquellos tiempos era todo un reto al poder establecido. Y no quiso jaleos. Demasiado para el muchacho. Lo comprendo absolutamente. Quizás porque entendió lo que decía Jesús. Midió las posibles consecuencias.Vaya usted a saber.

    De todas formas no me gusta las interpretaciones que he oído de este texto. Unos lo llaman cobarde, miedica, otros encuentran la excusa perfecta para todo eso de los modelos económicos, políticos,  enfocado de una manera o de la contraria, no sé. Pero lo que más me fastidia de todo esto es cuando nos dicen con un cinismo abracadabrante que lo que tenemos que hacer es dar todas tus posesiones a, pues a lo que ellos digan. Y así se han acumulado riquezas sin límites en iglesias y en la Iglesia. Y encima te quedas con malestar, porque nunca das lo suficiente.

    Este texto no va de riqueza. Va de otra cosa. Quieres ser libre? Sígueme. Te ofrezco otro tipo de vida. Pero sencillamente el joven no quiso. Eligió. No tenemos derecho a elegir? Pues eso.

    Cuando leo cosas en la línea de que un buen cristiano tiene que hacer esto o lo otro, tiene que votar esto o aquello, tiene que pensar de determinada manera, es que me entran los siete males. Necesitaría a alguien con poder para sacarme los siete demonios del cuerpo, como a aquella endemoniada.

    En fin.

    Supongo que he vuelto a salir por peteneras. A ver si voy cogiendo otro cante, no sé, por alegría, por bulería, o por tangos de Cádiz, me encantan.

    Un abrazo.

     

     

     

  • ¡¡¡¡A TODOS NO, SEÑOR SANTIAGO!! Sólo faltaba que también se lo dijera a LOS POBRES. ¡¡¡Cómo se escapa!!! Esto no es el IVA que nos iguala a todos RICOS Y POBRES. ¿Cabe mayor INJUSTICIA?. Por eso se llama CAPITAL, y el rico se marcha cabizbajo porque ése jóven HA CUMPLIDO, pero no quiere saber que lo que ha cumplido es lo que le permite ACUMULAR SU RIQUEZA, con su religión falsa. Quiere la injusticia y ,  SEGUIR ACUMULANDO y ADEMAS “la vida eterna”.  Jesús no habla de UNA LEY FACULTATIVA, sino de una LEY IMPERATIVA. La primera es una ley que no obliga y puedes+ser RICO sin problemas de conciencia. La segunda es una LEY IMPERATIVA, que sí te obliga “moralmente”, ante la cual le ley judía tranquiliza la conciencia con sus ritos y ceremonias que jesús ignora olímpicamente.Eso, para el de Asís…….

    • Santiago

      No, no se trata del sistema “capitalista” radical
      y despiadado que explota al obrero cuando me referí a “bienes capitales”. Ni yo trato ni he tratado nunca de defender la explotación humana de los que poseen riquezas. No se trata de esto.

      El Evangelio de Jesucristo obliga a TODOS, ricos y pobres, sanos y enfermos, sabios e incultos. Jesús se refiere al gran peligro de las riquezas puesto que es fácil “apegarse” a ellas y enriquecerme y despreciar a nuestros hermanos que poseen menos o que no tienen nada. Está claro en el Evangelio lo que sucede cuando somos indiferentes a la miseria de nuestro alrededor y dilapidamos nuestro “capital” sin atender a la necesidad de los que tenemos cerca y que es nuestro prójimo como lo refiere Cristo en el relato del “rico epulón”.

      Si tengo riquezas ya heredadas o ya trabajadas honestamente he de darle a ellas la justicia del Evangelio y emplearlas en el bien de los demás. No quedarme “en la calle” pues sería una locura que ninguno de nosotros piensa aquí que es razonable sino emplear mi fortuna en “hacer el bien” en el mundo. No es que NO existan en el mundo pues existen individuos y corporaciones filántropicas, religiosas y seculares, que ejercitan esa “justicia social”

      Por eso Jesucristo no condena “sistemas” políticos o
      económicos. Ya podía hacerlo desde ese punto de vista con la desigualdad e injusticia que había en las clases sociales de Israel. Señaló el peligro de poseer riquezas en orden a la entrada en Su Reino pero tuvo amistades acomodadas como María, Marta y Lázaro, ricos como José de Arimatea que lo sepultó en una tumba de su propiedad y junto con Nicodemo compró ricos ungüentos y perfumes para embalsamarlo al estilo judío, y al rico Zaqueo lo llamó para hospedarse en su casa y al rico publicano Levi-Mateo lo llamó para que le siguiera más de cerca como Apóstol.

      Todos estamos sujetos a la justicia social del Decálogo y del Evangelio. Tanto problema de conciencia tiene el rico despiadado que defrauda y maltrata a sus empleados como el pobre que odia, maldice y comete crímenes. Tanto el indiferente erudito y hombre de ciencia a los problemas de sus más cercanos como el que no posee ciencia pero tampoco posee caridad ni compasión.

      Jesús sólo vino a decirnos que no podíamos hacer el mal si queríamos entrar en Su Reino. Para entrar allí se necesita esa justicia social evangélica que comparte los bienes amando a Dios y al prójimo y haciendo el bien “sin mirar a quien” sólo a la mayor gloria de Dios. Jesús vino a rescatar a las personas de las garras del mal.

      Muchas gracias, Giordano, por la oportunidad que me das de expresar lo que creo y pienso

      Saludos cordiales
      Santiago Hernández

  • ¿ Yo no sé si lo que lee Santiago, es lo que yo leo. Veamos:”El sistema basado en el  capital ¡¡¡CAPITAL!!! construye islotes de bienestar y extiende mares de miseria. LA RIQUEZA procede y se nutre de vida saqueada a multitudes. Es capital, esté donde esté y vaya por donde vaya, produce amargura y muerte. La solidaridad vida y alegría. El hombre rico, perdido en el cepo mortífero de sus posesiones y deseoso encontrar el camino seguro seguro hacia la vida definitiva , solo podrá encontrarla devolviendo la vida arrebatada a los pobres . A su negativa le escolta la tristeza. El Proyecto del Galileo no admite el crimen, ni los privilegios ni la injusticia. Su objetivo se concentra en poner ya la vida al alcance de la mano”.                                                                                      Está claro o no?. Lo demás son triquiñuelas cristianas, o sea de ese Cristo inventado por Saulo, fundador de esa iglesia, ese PRIMER CRISTIANO del que el Galileo jamás oyó hablar de él, mientras vivió. Así que no nos vayamos por los Cerros de Úbeda”

    • mª pilar

      ¡Lo comparto!

      Es…como acomodar… el evangelio, allá, donde mi riqueza no sufra…demasiado…y eso nos ha llevado ha estas “componendas” aquí al Galileo Jesús… lo “apañamos”… porque de lo contrario nos duelen nuestras posesiones.

      Y todos, de alguna manera, si nos descuidamos, podemos entrar en ese círculo viciado.

  • Santiago

    NO se trata, por supuesto, de la obligación para TODOS de desposeernos de TODOS nuestros bienes “vendiéndolo TODO para “darlo a los pobres”. En el contexto del Evangelio Jesús NO manda a vivir como ricos ni como pobres de otra manera El mismo Jesucristo y su familia tendrían que haber vivido como “eremitas”. Pero José y Jesús eran “tektones”, mas que simples “carpinteros” que probablemente trabajaban la piedra en la construcción etc  y su vida era la de una familia normal que vivía de su trabajo. Durante 30 años Jesús vivió con sus padres (y vivía sometido a ellos” (Lc 2:51) o sea en la vida de una familia judía que trabajaba para ganar el sustento diario.

    La razón de que este episodio no indica la condena de poseer bienes capitales es que el joven rico ya había guardado todo desde su juventud. O sea “no había defraudado” ni había cometido faltas graves contra la justicia.

    Por tanto, la pregunta del joven ya la contestó Jesús y es la respuesta que Jesús nos da a TODOS: “Si quieres entrar en la vida eterna guarda los mandamientos” ya que TODOS pertenecen al mandato del Amor de Dios. Jesús ya sabía que un judío no podía ignorar los primeros mandamientos de la Ley de Moisés. Ya El mismo Jesús había respondido a otros cuál era el PRIMERO de todos.

    Por tanto Jesús lo “mira con amor” porque sabe que es un joven devoto y cerca de Su Reino y ve en el mucho más potencial. Por eso Mateo es el que aclara la razón de la otra pregunta del joven puesto que la primera ya estaba respondida al decir “guarda los mandamientos” sin exclusión de ninguno. 

    No era pues un mandato la segunda respuesta a ¿Que màs me falta? sino una invitación de Jesús. Y es Mateo quien aclara la segunda pregunta del joven:

    “¿Que más necesito? ”Díjole Jesús: Si quieres ser perfecto, ve, vende cuanto posees y dalo a los pobres..(Mateo 19:21)”

    Porque NO todos están llamados a seguir a Jesús de esta manera “dejándolo todo” puesto que sólo algunos como “el poverello de Asís y otros han sentido esta vocación y han respondido al llamamiento. Pero esto NO es en orden estricto a la “salvación eterna” sino una invitación a seguir  una vocación a la perfección “de la caridad” pero NO una obligación. Dios quiere que nos santifiquemos siguiendo nuestra singular llamada que es a cada uno y es diferente. A unos llama Jesús a estar más cerca de El en la pobreza voluntaria por amor.

    Un saludo cordial

    Santiago Hermández

  • mª pilar

    El seguimiento…no es cualquier “cosa”...estoy de acuerdo con lo que comenta Oscar, no voy a repetir lo citado.

    No se trata de normas, cultos, costumbres; se trata de una decisión personal, responsable ante lo que se “pide” y una decisión clara, consecuente con el Proyecto que nos ofrecen.

    Las adaptaciones:

    ¡No sirven!

    Gracias Salvador, por refrescarnos la “memoria” ante lo que llamamos compromiso:

    Seguir: El camino que se nos ofrece.

    Sin paliativos.

    • mª pilar

      Cometeremos errores, debilidades; pero eso no cambia para nada la opción tomada.

      Reconocerse humano, no es para nada negativo, entra dentro de nuestro ser.

  • oscar varela

    Hola!

    1- Se lee:
    – “Maestro, todo eso lo he cumplido desde joven”
     
    Se comenta:
    – “Tendemos a vivir un mundo de certidumbres,
    – donde nuestras convicciones prueban que las cosas sólo son de la manera que las vemos,
    – y que lo que nos parece cierto no puede tener otra alternativa.”
    ……………………………..
     
    2- Se lee:
    – “Una cosa te falta: ve a vender todo lo que tienes y dáselo a los pobres”
     
    Se comenta:
    – “Invitación a suspender nuestro hábito de caer en la tentación de la certidumbre.”
    ……………………………..
     
    3- Se lee:
    – “ven y sígueme”
     
    Se comenta:
    – “Toda experiencia de certidumbre es un fenómeno individual
    – ciego al acto cognoscitivo del otro,
    – en una soledad
    – que sólo se trasciende en un mundo que se crea con él.”
    ……………………………..

Deja un comentario