• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5968 Artículos. - 95099 Comentarios.

El precio de la complacencia de Modi

Por qué Covid está devastando la India

Por Jo McGowan, columnista de Commonweal  | India | La Croix International

Llegué a los Estados Unidos en marzo de 2020, justo a tiempo para el nacimiento de nuestro primer nieto. Estaba programada para regresar a la India en junio, pero a medida que avanzaba la pandemia, seguí posponiendo mi vuelo.

Finalmente, después de catorce meses como confinado de Covid, obtuve mi segunda dosis de la vacuna y reservé mi boleto a casa para el 30 de abril.

Luego, la pandemia estalló en India.

He vivido en la India durante más de cuarenta años. Mi esposo y dos de nuestros tres hijos nacieron allí; nuestro menor está enterrado allí.

Mi trabajo y muchos de mis amigos más cercanos también están allí, y mi propia vida y mi futuro están indisolublemente ligados a su turbulento y caótico presente.

Todas las mañanas durante los últimos diez días me he estado despertando en California con una sensación de pavor.

El farmacéutico que fue entrevistado en NBC un día la semana pasada sobre la escasez de medicamentos es al que compro medicamentos cuando estoy en Delhi. El hospital de Mumbai donde se amontonan los muertos está en la calle donde vivían mis suegros.

Entiendo lo que los conductores de triciclos-taxis están diciendo sobre sus pasajeros desesperados y jadeando antes de que la voz en off interrumpa para traducir.

India es mi hogar y está al borde del colapso

Hoy mi esposo y yo pasamos horas hablando por teléfono (él en la India, yo en los Estados Unidos) buscando una cama de hospital para su hermano Covid positivo en Pune, cuatro horas al sur de Mumbai, que estaba luchando por respirar. Sentimos un gran alivio cuando Rakesh finalmente fue trasladado en ambulancia.

“Se siente tan bien al respirar”, me dijo mi cuñado desde el hospital.

También nos alivió saber que el BJP, actualmente el partido gobernante en la India, había sido derrotado en las elecciones de mitad de período en tres estados.

El primer ministro Narendra Modi ha sido para India lo que Donald Trump fue para Estados Unidos: una fuerza malévola que intenta acumular poder a cualquier precio, dejando miseria y destrucción a su paso.

Aprovecha lo peor del espíritu humano con precisión infalible, resucitando viejos agravios y enfrentando a las comunidades entre sí en un esfuerzo por fortalecer su base política de nacionalistas hindúes.

Y, como Trump, Modi ha ignorado las responsabilidades de gobernar. Durante su mandato, las instituciones públicas, que ya eran débiles, se han visto aún más socavadas, mientras que los aduladores incompetentes y deshonestos han sido puestos a cargo de departamentos masivos que no tienen idea de cómo administrar.

Las escenas apocalípticas que estamos presenciando en la India en este momento son inevitables en un vasto país sin un sistema de salud pública que funcione.

India salió casi indemne de la primera ola de Covid. Mientras se esperaba que fuersa uno de los países más afectados del mundo, la India registró menos casos que los Estados Unidos o el Reino Unido, y la mayoría de los infectados sobrevivieron.

Hace menos de cinco meses, Modi se jactaba con orgullo en el Foro Económico Mundial en Davos de la excelente infraestructura de su país y la preparación para Covid. Incluso afirmó que India había ” salvado a la humanidad ” al contener el virus.

Tal complacencia condujo a una relajación predecible de las muy limitadas precauciones de Covid que la gente estaba tomando. (El uso de máscaras era irregular desde el principio y el distanciamiento social era prácticamente imposible en las congestionadas ciudades de la India).

A pesar de las grandes afirmaciones de Modi de que la vacunación avanza a buen ritmo, la oferta no pudo satisfacer la demanda. Incluso ahora, aunque produce gran parte del suministro mundial de vacunas Covid, solo el 1,7 por ciento del país está completamente vacunado.

El repentino aumento de nuevos casos a finales de marzo tomó a todos por sorpresa. A los pocos días, los hospitales se vieron desbordados. La gente empezó a morir en las calles mientras esperaba a que le llegaran el oxígeno.

En la BBC, una mujer describió que intentaba encontrar ayuda para su suegra. Un médico de un hospital le mostró un pasillo lleno de cadáveres y le dijo: “No tengo personal para sacarlos. ¿Cómo podemos cuidarla aquí?”

Los campos de cremación y los cementerios funcionaban las veinticuatro horas del día. Vi un video desgarrador de diez cuerpos quemados juntos.

Mientras tanto, Modi estaba preocupado por esa importante campaña electoral. Hasta el 23 de abril, ignoró la pandemia.

Atravesando tres estados de campo de batalla, llevó a cabo un mitin super esparcidor tras otro, atrayendo multitudes desenmascaradas de decenas de miles y regodeándose por no haber visto nunca tales números antes.

Al mismo tiempo, se estaba llevando a cabo una importante peregrinación hindú en el estado donde vivo. En el transcurso de diecisiete días, millones de personas acudieron al río Ganges para darse un chapuzón sagrado.

Cada evento provocó nuevas infecciones, pero Modi permaneció indiferente al caos que estaba creando. Parecía no darse cuenta de que se suponía que él dirigía el país.

India estaba atravesando la mayor crisis que se recuerde y su líder electo estaba ocupado promoviendo su propia fortuna política.

Al darse cuenta de que el gobierno no recibiría ayuda, la gente comenzó a organizarse por su cuenta

Los jóvenes establecieron líneas directas y se encargaron de controlar la disponibilidad de camas de hospital y suministros de oxígeno. Grupos cívicos y religiosos idearon ingeniosas “estaciones de oxígeno”, donde los pacientes podían compartir cilindros comunales.

Las redes sociales se inundaron de solicitudes desesperadas de ayuda, y la gente intervino para amplificar los mensajes, haciendo uso de sus redes para conectar a las personas con lo que necesitaban. Los conductores de triciclos y taxis convirtieron sus vehículos en ambulancias improvisadas, mientras que los jubilados empezaron a preparar paquetes de comida casera para familias demasiado enfermas para cocinar por sí mismos.

La respuesta del gobierno ha sido limitar las pruebas, prohibir cualquier mención de escasez en las redes sociales, emitir instrucciones estrictas sobre cuáles son las “causas de muerte” aceptables en los certificados de defunción y publicar estadísticas diarias extremadamente inexactas.

Los epidemiólogos dicen que la India vive en un estado de “negación de datos” y que las cifras oficiales que se comparten con el mundo son probablemente sólo una fracción de las cifras reales.

Si bien estos son los trucos patéticos y familiares de una república bananera, una pandemia mundial no es un asunto interno para que ningún país lo enfrente como mejor le parezca. La variante del virus que ahora se está extendiendo por la India como un flagelo mortal afectará al mundo entero eventualmente.

Todos tenemos interés en cómo la India maneja esta crisis.

Read more at: https://international.la-croix.com/news/world/the-toll-of-modis-complacency/14259 .

 

Un comentario

  • Olga Larrazabal

    Acabo de enterarme que Victoria, una señora de mediana edad que alcanzó a venir solo una vez a mi casa en Abril del año pasado, había contraído Covid 19 de su hijo mayor que estaba saliendo a trabajar.

    Están en cuarentena una casita de 50 metros cuadrados, con un marido y cuatro hijos, y el mayor tomando todos los cuidados del caso, mascarillas, lavado de manos etc se contagió en el trabajo en un taller de muebles de otro compañero que fue a trabajar sintiéndose mal.

    Llevamos ya un año y medio de circunstancias que disminuyeron la economía, ya que el 18 de Octubre del 2019, comenzaron los líos callejeros que dejaron paralizada a media ciudad que no se atrevía a tomar Metro ni buses para movilizarse a comprar o a sus trabajos.

    Esto entroncó con la epidemia, y la verdad es que hoy me atacó la angustia.

    Los estafadores por Internet hacen difícil que una quiera enviarle una compra de mercadería on line a mi pobre Victoria, ya que exigen tarjeta de crédito y hay algunos vivos operando entre medio de los super mercados y los clientes.

    Las distancias, las cuarentenas obligatorias en algunas comunas hace difícil entrar a llevar nada.

    Y esta otra semana tenemos elecciones y si las personas no votan en tiempos normales, no veo la legitimidad de una elección en que las personas tienen miedo a salir a votar.

    En fin, esto no es la India, pero también tenemos problemas.

     

Deja un comentario