• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5974 Artículos. - 95171 Comentarios.

Buona, santa y serena Pasqua

Imagen de Cerezo-Barredo elegida por Juan para su reflexión de hoy sobre La Resurrección

Hemos celebrado el Triduo Pascual, este finde especial y fundante de todos los del año. Cada uno lo habrá vivido desde su única e irrepetible realidad concreta. Algo hemos ido dejando algunos en este blog de ATRIO al que habrán acudido tal vez más visitantes que en otra época. A nosotros, en la duda de de qué poner hoy como colofón, sin pasarnos de realismo o de simbología cristiana, sin pecar de romanismo ni de antirromanismo, ni de teísmo ni de no-teísmo, nos ha parecido oportuno expresar nuestro deseo con las mismas palabras con que ha empezado y acabado el papa Francisco su MENSAJE PASCUAL URBI ET ORBI [Ver el texto en español]. Pero ponemos, a continuación y a la par, el mensaje de un colaborador de ATRIO, que sintonizó especialmente con todos los mensajes que nos enviaba, desde Uruguay, el diácono sindicalista Gabriel Sánchez, cuya ausencia la tenemos siempre presente y resucitada en este blog. Se trata del militante andaluz, miembro de MOCEOP y de CC.PP, Juan Cejudo, que ha expresado así su fe y esperanza, hoy a aquí, con este texto (AD):

Mi reflexión sobre la Resurrección

Puede verse el texto tal como lo ha ilustrado y editado el autor aquí

Lo primero que me llama la atención es que la primera testigo de la Resurrección es María Magdalena, acompañada de María la madre de Santiago y otras mujeres. Es María Magdalena quien primero acude al sepulcro cuando aún era de noche y quien se queda allí llorando porque se han llevado a su Señor. Ella avisa a los apóstoles (Pedro y Juan) que no le creen, aunque acuden al sepulcro y comprueban que lo que dicen las mujeres es cierto.

Las mujeres son las primeras testigos de la Resurrección de Jesús. Es María la primera que dice: “He visto al Señor”, está vivo…

¿Cómo ha podido la Iglesia marginar tanto a las mujeres? En las primeras comunidades cristianas no era así. Las mujeres presidían con frecuencia en sus casas las eucaristías domésticas. Había diaconisas, presbíteras, epíscopas…¿Cómo puede ser la Iglesia en la actualidad tan patriarcal, tan machista? Rechina ver esas imágenes de varones, la mayoría ancianos, obispos, cardenales, con túnicas rojas, capas, mitras y báculos, propios de otras épocas y ninguna mujer… ..Esa imagen va contra el evangelio.

Cierto que el Papa Francisco se esfuerza en hacer algunos nombramientos de mujeres para determinados cargos, pero muy lejos del protagonismo que tuvieron las mujeres en la Resurrección y en las primeras comunidades cristianas y por supuesto a años luz de la sensibilidad que existe hoy en nuestra sociedad por la igualdad entre hombres y mujeres… .

El otro mensaje para mí fundamental es que Dios le da la razón al crucificado resucitándolo. Las causas de Jesús, el anuncio de la Buena Nueva del Reino de Dios son las causas de Dios. La opción por los pobres y marginados para aliviarles de su sufrimiento, la denuncia frontal de aquellos responsables religiosos y políticos, culpables de la opresión del Pueblo, la apuesta por los valores del Reino: verdad, justicia, paz, fraternidad, igualdad, libertad, porque todos somos hermanos de un mismo padre y por tanto hermanos… ésos son los valores de Dios. Por eso le resucita.

¡Y cómo le molesta a los poderosos que los apóstoles prediquen a Cristo resucitado! Porque ellos decidieron matar a Jesús por blasfemo, por político y revolucionario que se hizo pasar por Mesías, por Rey…

Dios, resucitando a Jesús, les deja en evidencia a ellos. “Vosotros lo habéis matado, pero Dios lo ha resucitado”… Y los encarcelaban por ello y los mataban, como a Esteban, que lo apedrearon.

Creer en la Resurrección es apostar por otro Mundo distinto, más justo, igualitario, sin discriminación ni marginación, donde no sea posible que un 1% tenga tantos bienes como todo el resto del Mundo junto, donde no se gasten verdaderas fortunas en encontrar agua en Marte o en la Luna mientras en nuestro Mundo millones de personas no tienen acceso al agua potable, donde pasan hambre más de 800 millones mientras en los países desarrollados se tiran miles y miles de toneladas de alimentos a la basura o se derrocha en planes para adelgazar…

Creer en la Resurrección es luchar por un Mundo más justo donde no haya guerras que provocan millones de desplazamientos, muchas veces perdiendo la vida en el intento… Es luchar por cuidar el Planeta: sus bosques, sus océanos, su aire, los animales… y los ecosistemas, sin riesgos de virus mortíferos para la salud…

Creer en la Resurrección es creer en los mismos valores por los que Jesús luchó y murió: por una verdadera fraternidad entre los seres humanos, sin odio, sin racismo ni xenofobia, sin actitudes violentas de unos con otros, sin estar obsesionados por un consumismo exagerado… Es luchar por esa fraternidad y amistad universal, que tan bien lo expresa Francisco en la Fratelli tutti. Esa encíclica refleja perfectamente lo que son los valores de Jesús, por los que él luchó y murió y que su padre Dios le reconoció resucitándole.

Cristo no está muerto, está vivo y camina entre nosotros. Debemos tener sensibilidad para saber reconocerlo en cuantos hoy se esfuerzan en hacerlo presente en nuestro Mundo: en los colectivos sociales que se preocupan de los más pobres para atenderlos en sus necesidades básicas: alimentación, salud, vivienda… En quienes en sus lugares de trabajo luchan por unas relaciones laborales más dignas, en las mujeres que se movilizan contra las desigualdades que aún existen en la sociedad y en la Iglesia, en los que luchan por unos servicios públicos de calidad en la sanidad, educación, servicios sociales…

En los que acogen a inmigrantes y los atienden … En las movilizaciones de pensionistas y parados y quienes luchan por una vivienda digna… Ahí está presente Jesús resucitado. También en las luchas liberadoras de muchos países del Mundo: Latinoamérica, Palestina, Sáhara… El Espíritu liberador de Jesús se mueve en todo el Mundo, da igual que lo promuevan creyentes o no.

El Mensaje de la Resurrección nos empuja a seguir luchando por ese Mundo más justo y solidario, que es el que Jesús desea porque “esta economía mata”. Y hacerlo, sabiendo que vamos a ser conflictivos e incómodos frente a los poderes. Ser utópicos luchando por ese otro Mundo, sabiendo que esa utopía es posible y que algún día la podremos ver hecha realidad: en la sociedad y también en la Iglesia.

Cristo ha resucitado y está vivo entre nosotros.

 

 

18 comentarios

  • Carmen

    Es que no es ese el problema que plantea la resurrección. No es la causa por la que resucitó. Es si se produjo o no la resurrección en si misma. Las causas, causas son opinables. Y una opinión totalmente válida para muchos sería que murió para salvarnos del pecado. Por qué no puede ser? Puestos a opinar…

    Si se acepta la resurrección, doy por buena a la iglesia. Porque como decía ayer una señora muy amable que ahora buscaré el nombre para que no se enfade como ya me ocurrió con otro señor, en los evangelios hay versículos y expresiones que se las traen. Parece digno hijo de su Padre. Ese Jesús a mí no me va. Me va otro. Y ese otro no es hijo de Dios, es hombre normal. Y no puedo aceptar su resurrección especial.  Porque eso traería consigo aceptar una serie de cosas que no estoy dispuesta, como , por ejemplo, que todo un Dios del universo tiene personas escogidas. Es decir, Dios elige y el hombre hace. Y eso va en contra de mi concepto de libertad.

    Y como esta, mil cosas más.

    Luego , para mí manera de ver, la cuestión no es el porqué de la resurrección, sino la resurrección en sí misma.

    No sé si me explico. Es como si por una parte diese miedo aceptar la resurrección de Jesús por lo que conlleva y por otra parte defender la idea.  Creo que se cae en una contradicción. O resucitó porque era Hijo de Dios , Trinidad  incluida porque una cosa lleva a la otra, o decir claramente:  No. No es que resucitara un muerto, no. Dejemos que los muertos entierren a sus muertos. Lo que sucede es que mientras estemos nosotros, su mensaje, su idea, perdurará.

    Pero vamos, es que me gusta hablar por hablar. Sin más. Nada más lejos que querer convencer a nadie. Es el razonamiento de mi cabeza, que ya la conocen. Normalica .

    Y ya está.

     

     

  • ana rodrigo

    Cejudo se hace la siguiente pregunta: “¿Cómo ha podido la Iglesia marginar tanto a las mujeres?Y él mismo la contesta: ”Esa imagen va contra el evangelio” Y la completa con esta otra :”por supuesto a años luz de la sensibilidad que existe hoy en nuestra sociedad por la igualdad entre hombres y mujeres”. Efectivamente la Iglesia-Institución se ha alejado tanto del evangelio en éste y otros temas que hasta la sociedad laica actual está más cerca del evangelio al estilo de Jesús que la propia Iglesia.
     
     Sobre las causas de la resurrección, es decir que Dios lo resucita porque Jesús vivió y murió por los valores del reino de Dios cuyo legado sigue siendo tan actual como en todos los tiempos, pienso que Jesús no murió por eso, a Jesús, como dice Tamayo, lo mataron por vivir esos valores y comprometerse por ellos. Lo mismo que ocurre y ha ocurrido siempre, el poder, la intransigencia, el fanatismo, sigue eliminando a quien molesta a esos poderes, pero yo creo que el morir por unos valores no es voluntad de ningún Dios, Dios es Dios de vida.
     
    Después del abandono y la frustración de los apóstoles, fueron las mujeres las que resucitaron su mensaje, su ejemplo y su legado, que aún sigue siendo una oferta válida para humanizar este mundo. Por eso estoy de acuerdo con todo el relato que hace Cejudo de dónde podemos ver al Jesús resucitado, en el resurrección de los valores de una sociedad alternativa.

  • Se acuerdan de Historias para no dormir?  Una serie maravillosa de Ibáñez Serrador. Años sesenta. Cuando pasaron unos años me di cuenta de que la mayoría eran cuentos de Ray Bradbury y de Edgar Allan Poe. Era imposible tantísimo genio, pensé.

    Pues bastantes historias se me quedaron grabadas de por vida. Una de ellas se llama la tercera expedición. Seguro que está en internet. No sé si pertenece al libro crónicas marcianas o el hombre ilustrado . Dos joyas . Junto con otros como Farenheit 451 . Un maestro.

    Bueno , pues resulta que en la colonización de Marte , mandan una expedición desde la Tierra. Y no vuelve. Mandan una segunda expedición, y tampoco.

    Mandan entonces la tercera expedición a ver qué está sucediendo en Marte. Llega  y…

    Tienen una semana para leerla. Dentro de una semana la cuento. Y, claro, no es lo mismo.

    Se la he leído a mis críos mil veces en el día del libro. Había que leer algo en cada clase. Bueno… alucinados. La verdad es que me saltaba algún trocito. Esas cabezas no resisten más de veinte minutos atendiendo. Y callando.

    Verán por qué lo digo en este hilo. Si ya la han leído, la recuerdan, fijo. Es imposible olvidarla. Y si no conocen a Ray Bradbury, les encantará descubrir a un maestro.

    Una semana.

    • Carmen

      Me ha costado un montón encontrar esto. Hay que ver la de tonterías que puedo llegar a decir. Uf. Tienen que estar hasta el gorro ya.

      Pero soy una mujer de palabra.

      Pues llega la tercera expedición. Al capitán, que era el más listo, algo no le encaja.
      Bajan de la nave y …uno de los tripulantes ve a su hermano que hacía tiempo que había muerto, otro ve a su madre, otro a su novia…el capitán, alucinado, pensaba: algo no va bien. Y lo más grande de todo es que cada uno de los tripulantes de la nave, aseguraba que estaba en el pueblo donde había nacido. Y claro, por mucho que dijera el capitán, estáis tontos? Dónde vais…? Imposible.
      Y De repente el prota ve a su madre, a su padre y no recuerdo si a alguien más, sentados en el porche de su casa. Demasiado para él. Fue corriendo hacia ellos.

      Pasan el día y llega la hora de dormir. Todos felices, absolutamente felices, totalmente felices. Y el capitán , en su cama, comienza a repasar los acontecimientos del día tan extraño que había vivido. Y, empieza a pensar. En este momento estamos cada uno de nosotros con los nuestros que ya habían muerto. Qué lugar tan extraño. Bueno, no es un único lugar, cada uno ve su pueblo, también veo el mío. En este momento estamos cada uno de nosotros separados del resto. Aislados. Y si…

      Efectivamente, y si…
      La historia termina con un gran funeral que se celebró al día siguiente. Todos los marcianicos estaban tristones.
      Está claro. La manera de defenderse de los marcianos era adueñarse de la mente de los extramarcianos.

      Estoy segura de que saben por qué cuento esta historia. Mal contada, pero bueno. Eso es lo que esperamos quizás después de la muerte? Llevo como cincuenta años preguntándomelo. Resurrección de los muertos? Pues estoy como el capitán. A mí esto no me encaja.

      Grandísimo libro: Crónicas Marcianas. Y para mí , su continuación , El hombre Ilustrado. También toca historias de Marte. A lo mejor esta historia es del hombre ilustrado…

      Fin.
      Quién haya llegado hasta aquí, está como yo, hasta el goooorroooo de la encerrona. A ver si me vacunan de una vez.
      Uuuuuufffffff.

      • Carmen

        Ahí va otra historia de crónicas marcianas o del hombre ilustrado. Creo que es del segundo, pero en mi cabeza van juntos.

        Quema de libros, porque Bradbury también es el autor de 451.
        Pues se refugian en un satélite de Marte o en un rincón de Marte, todos los autores de novelas y otro tipo de libros cuyos ejemplares están condenados a desaparecer en la hoguera. Todos los ejemplares. Ahí están Poe, Boudelaire, Mary Shilley,Bram Stoker… Escondidos, esperando desaparecer. Cuando se quema el último ejemplar del último libro en la hoguera de un autor en concreto, ese autor se convierte en humo, desaparece con una especie de chasquido. Están todos aterrorizados. Esperando desaparecer con su último ejemplar de un último libro que alguien haya podido esconder y haya sido encontrado

        No sé si Bradbury recoge la idea de que mientras existas en la memoria de alguien, no mueres. O quizás sea una idea suya. No lo sé. Desde luego fue la primera vez que lo leí. Hace más de cuarenta años.

        Por eso cuando oía decir que sin Pablo de Tarso el cristianismo no existiría, pensaba Y los evangelios? De nada valen entonces? La verdad es que ahora, desde que leí a Salvador Santos, pienso, entonces, el evangelio de Marcos de nada vale sin Pablo de Tarso?

        Estoy segura de que entienden por qué comprendo tan bien a María Magdalena. Muerto? No. No mientras nosotros sigamos.

        Eso quiere decir resucitado de entre los muertos? Para mí no. Para ustedes no sé.

        No vean lo que se aprende leyendo a los Maestros. Porque Maestros hay en todo tipo de género literario. Os lo aseguro.

        Me hizo gracia una cosa que decía la historia. Entre ellos estaba Dickens. Se preguntaban, qué hace él aquí? Su tipo de literatura no está perseguida… Ya, contestaban otros, pero escribió los papeles de Picwick y…
        Ese ha sido mi libro de cabecera,ese que se tiene en la mesita de al lado de la cama, por lo menos 20 años. Quizás más.

        Siguen aburridos y cansados, con fatiga pandemica? Yo también. Pero ya falta poquito…

  • Juan A. Vinagre Oviedo

    Voy a dar mi opinión, siempre revisable, en éste y en otros temas… Aunque sobre este tema ya expresé mis convicciones en alguna otra ocasión, permitidme que me reitere:  Veo la resurrección como una mutación o salto cualitativo en la forma de ser, no como hacer revivir a un muerto. El cuerpo será solo espiritual.

    Aunque a otro nivel, este tipo de mutaciones cualitativas se han dado en la misma naturaleza: ¿El paso de homínidos a sapiens no es un salto cualitativo? La aparición del neocórtex y de la inteligencia que conlleva -inteligencia que ya no es materia- ¿no es un salto cualitativo de la misma materia? ¿Por qué no pueden darse otros nuevos saltos cualitativos?   Si admitimos que la naturaleza va en marcha con un sentido de superación y refinamiento progresivo -científicamente esto parece innegable, al menos a muchos-, por qué cuestionar  u   oponerse a nuevas mutaciones en proceso de superación de la materia?   Hoy sabemos que en el principio del universo  lo inicial no fue la materia, sino la energía, que aún no sabemos precisar bien… Hoy sabemos que la luz es un producto que oscila entre la materia -corpúsculo-  y la onda…  Lo que equivale a admitir que en la luz hay un proceso evolutivo de cierta inmaterialiazación…

    Por eso a mí me convencen más las palabras del prefacio de difuntos (ya lo dije en otra ocasión) “MUTATUR, non tolitur…”

    Jesús no resucitó “al tercer día”, sino que se apareció al tercer día… Las apariciones (con cuerpo espiritual: por eso atravesaba paredes, como hacen las ondas de radio, por ejemplo)   o  las desapariciones súbitas son un dato fiable en los evangelios, no parecen mitificaciones…)    Al buen ladrón crucificado con él le dijo: HOY estarás conmigo en el paraíso…

    Que hay que revisar aspectos del relato de la Resurrección de Jesús, sin duda.  Pero sin pasarnos…   Si entendemos bien lo que significa ser Dios (el Trascendente… (si no es Trascendente no es Dios), y si contemplamos lo que es el homo sapiens, pese a ese salto cualitativo que le hizo “sapiens”, sapiens con una gran capacidad de errores y de creerse con capacidad de explicar lo Trascendente -en el que en realidad solo puedo creer-, (esto racionalmente me parece muy lógico, en mi circunstancia humana y limitada).      Por eso me pregunto, ¿soy consciente de lo que significa trascendente y de mi limitación humana…?  Si entendemos bien lo que significa TRASCENDENTE, reitero, andaremos con mucho cuidado tanto a la hora de explicar como de negar… La historia religiosa y teológica nos ha enseñado mucho, tanto acerca de nuestras suficiencias como de nuestras ingenuidades e insuficiencias… (Muchas de ellas dentro de una buena fe, condicionados por el momento histórico-cultural.) Por eso, nuestras verdades humanas, y más si versan acerca de Dios, son relativas y revisables.

    De ahí que entienda que en Nicea etc. se excediesen en ese intento de explicarlo todo, incluso lo que nos trasciende…, como también entiendo que hoy nos replanteemos el tema, pero sin pasarnos… de listos…, porque en este último caso me pregunto si sabemos bien lo que decimos… y lo que somos…

    Estoy un poco sorprendido de lo que voy escribiendo (aunque lo tenga bastante pensado…)   Por eso, no sigo más. Solo decir que yo creo en Dios Padre y en la Esperanza.   Y estoy convencido de que cuando pase el túnel de la muerte -daré el salto cualitativo- y allí a la salida del túinel me esperará Jesús de Nazaret, a quien el Padre dio todo poder en el cielo…   Cosa que confirmó precisamente tras la aparición-confirmación de que seguía viviendo.   Entonces, solo entonces, entenderé…,   y me reiré de mis errores…  y de mis ingenuidades, que me parecerán como las de un niño…  Y agradeceré el haber acertado al confiar-esperar en Él. El Jesús más espiritual, ese espíritu que él entregó al Padre poco antes de morir, VIVE, no ha muerto.

    • Claro.
      Para mí resucitar es estar muerto y , pues eso resucitar. No sé en Nicea como andaba eso.
      También digo lo que pienso. Y muy tranquila porque como no soy teóloga ni nada, no siento que tenga ninguna responsabilidad.

      Lo que viene siendo hablar por hablar. Y opinar por opinar.

      Pues eso.

    • Sabes lo que me encantaría ? Que en ese momento de decir adiós a la vida, notase la presencia de mi madre diciéndome: ven, no tengas miedo. Estoy aquí. Te traje a la vida y te recojo. Ya me contarás.

      Y a lo mejor…quién sabe…

      • Juan A. Vinagre Oviedo

        Sí, Carmen, es muy posible, y hasta muy probable que eso que deseas ocurra. Pero tu madre acompañada de Jesús de Nazaret, una de cuyas misiiones es recibir… (No sigo para no levitar más, no sea que suscite dudas acerca de mi cordura… Pero así lo siento-interpreto.)

        • No te preocupes. Aquí cada cual se imagina lo que puede. La verdad es que a mí me da seguridad lo que me da seguridad.
          Y lo que opinen los demás, está demás, que dice la canción

          Buen día.

  • oscar varela

    Mi reflexión sobre la Resurrección
     

    1) Asunto “A REVISAR

    2) Vidriera “EN CONSTRUCCIÓN

  • Porque, saben cuál ha sido el problema? Personalizar una idea. Todo gira alrededor de la persona de Jesús, que se convirtió en Dios, Jesús se sacraliza. Y el mensaje, la idea, se tergiversa y se convierte en algo que no era. Lo importante es el mensaje. Ese es el que no debe de morir. Ese es el que muchas personas han recogido. Por ser dios? Pues hay otros dioses…no sé. Seguramente porque esas cosas que decía subyacen en el fondo de nuestra alma, entendida alma como siempre la hemos entendido, con permiso de Freud, de Jung, de Marlow , de los filósofos, de los teølogos, de los psicólogos, de los psiquiatras…de todo el mundo mundial. El ser humano, las personas somos como somos, tendemos a la paz, al sosiego, no somos seres horribles. En seres horribles no hubiera cuajado el mensaje de Buda, ni de Jesús, ni de otros que ni sé nombrar.

    Pero nosotros, los cristianos, hemos convertido al profeta en Dios. A ver quién es el guapo y o guapa que deshace este entuerto.

    En fin

    Ya no pienso más en esto. Ya está bien de cruces, de lamentos y de dolor infinito. Tenemos por delante cosas bonitas. Que si la ascensión, que si el espíritu Santo, la navidad… Hasta que al año que viene, zas, otra vez. Somos seres horribles y…

    Pues bueno.

    Pues hasta la próxima.

    Pues esto es un ciclo eterno. Y quien lo desee y sepa cómo hacerlo, que se salga, y si no, pues que se quede.

    Y tan amigos

  • mª pilar

    Muy querido Juan:

    Es cierto:

    ¡El espíritu de Jesús está vivo!

    En todos los lugares de este dolorido mundo, donde se le acoja, intentando y siguiendo los pasos que Él siguió y por esa causa lo mataron.

    No resucitó… como nos explican…Mª Magdalena sintió que estaba ¡Vivo! si su hermoso Proyecto de Vida seguía adelante; y despertó a los amigos de su letargo, que el miedo, les paralizó por completo.

    No estaban maduros todavía, necesitaron a la mujer fuerte y decidida, que comprendió lo que de verdad vibraba en el Mensaje del Galileo. Allí empezó de verdad la:

    ¡Buena Noticia!

    Para que el mundo  saliera de la esclavitud que el poder implantaba.

    Es lenta la labor, pero eficaz, cuando las personas que lo llevan adelante, y no cejan en su empeño porque se sienten acompañadas por esa fuerza que emana del Proyecto de Vida que Jesús proclamó.

    Seguirán en pie, las luchas de las personas que sienten peligrar su poder y sus riquezas; intentarán anularlos, acallarlos incluso matarlos; pero es un camino certero que cualquier persona de buena voluntad, quiera llevar adelante; y comprobarán quienes en ello participen:

    ¡Que la Vida crece en abundancia!  

    No es fácil, pero otros logros tampoco lo fueron y hoy son realidad…siempre atacadas por los poderosos de toda raza…así que no nos queda otra:

    Seguir adelante, sin esperan nada ha cambio, ni en títulos o prebendas de cualquier clase; porque que como dijo el Maestro:

    ¡Yo no he venido a ser servido…sino…a Servir!

    Un abrazo entrañable, siempre en mi corazón

  • Pues no le he entendido.

    Soy lenta y no entiendo mucho de esto. Qué quiere decir con que Dios le ha resucitado, le ha dado la razón? No entiendo.

    El resto sí. Lo comparto.

    Pero esta versión de la resurrección es la primera vez que la oigo. Lo resucitó Dios, su padre, es decir, él mismo porque forma parte de la Trinidad que no sé qué es, pero sé que la firman tres entes o personas o dioses o lo que sea? Es una resurrección atribuible únicamente a Dios Padre? Dónde estuvo Jesús entre el viernes y el domingo? Fuera del espacio-tiempo? Pues eso tampoco lo sé imaginar. Porque aquí, en la Tierra sí que existía el espacio y el tiempo.

    No entiendo nada.

    Perdón, pero es que es un asunto clave en mi Religión, en la nuestra. Y me interesa el tema.

    Un saludo y buena Pascua.

     

    • O lo que plantea es que Jesús era un hombre normal y lo resucitó como Jesús lo hizo con Lázaro? No creo que se refiera a eso. Porque Lázaro resucitó normal y Jesús resucitó con un cuerpo diferente. Según algún evangelio, claro.
      A lo mejor quiere decir que hasta que no lo resucitó no era Dios y por eso lo tuvo que resucitar su padre, que si lo era ya.

      Yo estoy con Salvador Santos y con otros muchos que piensan que María Magdalena dijo, Muerto? No mientras yo viva…

      Pero claro, no creo en la resurrección . Sí creo que hay muchas formas de vivir en las personas. Para mí hay personas que nunca morirán, aunque hayan muerto. No sé si me explico.
      Pero soy un poco bastante rarita, no por pensar así, esa fase ya la superé, gracias a dios, sino por atreverme a decirlo claramente. Pero ya le he dicho, soy ignorante en estos temas y la osadía y la ignorancia van de la mano.

      Otra vez buena Pascua.

  • Asun Poudereux

    Muchas gracias por esta reflexión, que muy poco tiene que ver con lo que nos predican y ejemplifican.

    Visto así Jesús resucita en cada persona, momento y lugar que se le siente vivo y se renueva su presencia y acción.

    Un abrazo agradecido.

Deja un comentario