Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5695 Artículos. - 91239 Comentarios.

Los laicos papúes se rebelan contra el venderse de la Iglesia indonesia a empresas criminales

 Resalto esta información que acabo de leer en La Croix porque es un ejemplo concreto, lejano pero tan parecido a lo que pasa en nuestras diócesis. Las jerarquías de la Iglesia católica no se dan cuenta de hasta qué punto los laicos, de Cádiz a Papúa, ya no aguantan más ese estilo de administrar como avispados jefecillos los bienes e intereses verdaderos de todos lo católicos. AD.

 Activistas protestan contra la firma del acuerdo del arzobispo de Merauke con la empresa de aceite de palma “a expensas del medio ambiente”

Por Ryan Dagur | Indonesia

Junto con varios colegas, el activista católico papú Melvin Waine se plantó frente a la iglesia parroquial del Buen Pastor en Abepura, provincia de Papúa , el 31 de enero. Había una caja frente a ellos y sostenían carteles pidiendo donaciones.“Mil rupias para el obispo Mandagi”, decían los carteles, en referencia al arzobispo Petrus Canisius Mandagi de Merauke.

Sin embargo, su acción no era en apoyo del obispo; era un truco sarcástico para criticar al arzobispo Mandagi.

La Iglesia local está a punto de recibir miles de millones de rupias después de firmar un memorando de entendimiento (MoU) con una controvertida empresa de aceite de palma, PT Tunas Sawa Erma, parte del Grupo Korindo. Los fondos recaudados se presentarán a la Diócesis de Merauke.

“El arzobispo no debería estar cooperando con esta firma. Es escandaloso que la Iglesia conspire con una empresa que ha traído sufrimiento a Papúa”, dijo Waine a UCA News. Dijo que recolectaron 882,000 rupias (US $ 63) de los simpatizantes que asistieron a la misa dominical en la parroquia Abepura y otras dos parroquias.

“Continuaremos con esto en otras iglesias todos los domingos. También nos estamos preparando para recolectar en línea”, dijo.

Su objetivo, dijo, era que la arquidiócesis cancelara el memorando de entendimiento, firmado el 5 de enero, en el que la empresa se comprometía a proporcionar 2.400 millones de rupias, que se entregan por etapas durante tres años. La compañía también le dará a la arquidiócesis un costo operativo de 20 millones de rupias al mes durante tres años.

El arzobispo Mandagi ha dicho que la arquidiócesis necesita recaudar dinero, incluso de compañías de aceite de palma, para financiar servicios, incluida la construcción de un seminario menor. Dijo que la Iglesia todavía espera que la empresa adopte prácticas ambientalmente sostenibles.

Sin embargo, para Waine, lo que ha hecho el arzobispo ha contribuido a la destrucción de los bosques de Papúa, de lo que se ha acusado al Grupo Korindo, una empresa conjunta de Indonesia y Corea del Sur.”Sería mejor que el dinero se hubiera recaudado de la gente en lugar de las empresas que claramente están causando sufrimiento a los papúes”, dijo Waine.

Petrus Supardi, otro laico, dijo que “el arzobispo Mandagi ha puesto sal en las heridas de los papúes”.

“¿Cómo se crea un seminario, un centro educativo para futuros líderes de la iglesia, colaborando con empresas que destruyen los bosques naturales de Papúa?” preguntó.

Entre los propios religiosos, esta cooperación es igualmente controvertida.

El padre Alexandro Rangga, un sacerdote franciscano de Papúa que estudia en Roma, dijo que no puede dejar de pensar que la Iglesia ahora apoya a las empresas de aceite de palma.

“La Iglesia debe ser firme en el rechazo del aceite de palma. Ya conocemos los impactos y siempre son los pobres quienes son la mayor víctima”, dijo en un reciente webinar organizado por la Comisión Franciscana de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC ).

En noviembre, Greenpeace Indonesia y Forensic Architecture informaron que Dongin Prabhawa, una de las subsidiarias de Korindo, había destruido 57.000 hectáreas de selva tropical, según los incendios forestales capturados en imágenes satelitales de la NASA entre 2011 y 2016. En “Burning Paradise ” , un informe publicado en 2016 , el grupo ambiental Mighty Earth también señaló el uso sistemático y abundante del fuego por parte de Korindo durante la limpieza de tierras.

El Padre del Sagrado Corazón, Anselmus Amo, presidente de la Comisión JPIC de la Arquidiócesis de Merauke, no respondió a la solicitud de comentarios de UCA News.

Sin embargo, hablando con los medios locales, criticó las acciones de los laicos y les pidió que no dudaran del acuerdo, afirmando que la arquidiócesis no lo cancelaría.

“Si el obispo aceptará [el dinero que recauden] depende del arzobispo. El punto es que no debemos pensar negativamente [en la cooperación]”, dijo, citado por el periódico Papua Selatan Pos .

El arzobispo Mandagi se encuentra actualmente hospitalizado en Ambon, provincia de Maluku, después de ser diagnosticado con Covid-19 el 29 de enero.

Las voces se hacen más fuertes

Los manifestantes también emitieron un comunicado el mes pasado en el que declararon que habían perdido la confianza en los obispos de Papúa y la Conferencia Episcopal de Indonesia, a quienes acusaron de no preocuparse por los problemas de Papúa.

Agregaron que el Vaticano debería considerar nombrar a los nativos de Papúa, o al menos a aquellos que comprenden la situación en Papúa, como obispos en la región más oriental de Indonesia.

“Necesitamos a quienes se preocupan por la situación local, especialmente en lo que respecta a las violaciones de derechos humanos y el daño ambiental”, dijeron.

Dijeron que ya no sentían que la Iglesia Católica ofrecía esperanza de salvación.

Waine, quien participó en la redacción de la declaración, dijo que representan a grupos laicos de cinco diócesis de Papúa.

“Hemos formulado este llamado después de reflexionar juntos sobre el desarrollo reciente de la Iglesia”, dijo. “Nos vemos obligados a hacer esto, para que la Iglesia vuelva a su misión, a su llamado a ser la voz de los que no tienen voz”.Marthen Goo de Papua Itu Kita (Papua Is Us), un foro de defensa con sede en Yakarta, dijo que la oposición es algo que la Iglesia debe tomar en serio.

“Las protestas de este grupo laico son una expresión de desesperación porque principalmente ven a la Iglesia como el último bastión frente a los problemas humanitarios que se presentan”, dijo.

La Iglesia debe reposicionarse y evaluarse totalmente a sí misma para volver a ser una iglesia de los oprimidos.

“La Iglesia está mejor viviendo en la pobreza y hablando por el pueblo de Dios en lugar de priorizar el dinero mientras permite que las personas sean amenazadas”, dijo Goo.

 

Un comentario

  • mª pilar

    ¿Es, que nunca aprenderá la “iglesia poder” ha escuchar a las personas que de verdad sufrirán en sus propias carnes la destrucción de sus bosques y de sus vidas?

    Pude ver y escuchar, el doloroso ruido de las sierras mecánicas en el selva ecuatoriana talando su hermosa arboleda; nos acercamos al lugar un misionero al que acompañaba en su viaje pastoral; y preguntó a los trabajadores que ahí había:

    ¿Sabéis lo que estáis haciendo?

    Si, y nos duele en lo más profundo del corazón, pero no hay trabajo, y estas empresas pagan bien, y el poder político ya ha firmado este tratado…

    Los hombres que allí había, casi lloraban, pero que podían hacer si ya estaba vendido el lugar.

    Que lo haga la iglesia…es más doloroso todavía…

    ¿Se vende para hacer un seminario?

    ¿Acaso la vida de sus habitantes no tienen ningún valor?

    Ahora se va comprendiendo, porque van desapareciendo aquellos pastores que están con su pueblo y luchan por ellos hasta el último suspiro.

    El poder es el poder, y ante ese dios…muchas personas se inclinan sin importarles el precio…que otras personas…pagarán.

Deja un comentario