• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5832 Artículos. - 93428 Comentarios.

El Padre Ángel: picaresca, mitomanía, negocio y caridad

 Me llega este artículo que presenta un nuevo libro sobre el Padre Ángel y sus campañas publicitarias. Me he informado del autor del libro y es persona seria, asturiano y unos años mayor que el fundador de Mensajeros de la Paz. Creo que es bueno aprovechar el trabajo de investigación hecho por este ingeniero de caminos, al menos para contrarrestar la biografía panegírica que el mismo Padre Ángel promovió que se presentase en la Roma de Francisco: Padre Angel. La humildad y la rebeldía. Tema delicado y vidrioso, lo sé. Pero si a la familia atriera no le asusta que le pregunten si Jesús es Dios o no, no veo por qué va a dejar de opinar sobre el márquetin de la caridad. AD.

Por Antonio Gómez Movellán en Público.es

El líder indiscutible del márquetin de la caridad católica en las últimas décadas en España, el popular cura Ángel, cada cierto tiempo publica biografías y hagiografías redactadas por personas a su servicio (José María López Vidal, Jesús Bastante o Lucia López) cuyo valor es el propio de la hagiografías y libros de encargo: es decir son muy útiles para corroborar la personalidad narcisista y soberbia del biografiado, pero no sirven para adentrarnos en la realidad de un personaje.

Recientemente se ha publicado una biografía no redactada al dictado y a la mayor gloria de este mediático personaje, bajo el título 
Padre Ángel: caridad, soberbia e indisciplina
 (editorial Círculo Rojo), de Ángel Mario Carreño Rodríguez Maribona. La biografía, redactada de forma neutra e imparcial y con cierta ironía, aporta documentación y datos con los cuales el lector puede configurar una radiografía que aproxima a este personaje al de muchos limosneros históricos del catolicismo que rayaban en la picaresca.
Quizás el rasgo más característico del personaje es la mitomanía: son tan contundentes las historias que ha ido contando, del tal o cual manera, a lo largo de la vida que parece que el mismo haya caído en cierto ensimismamiento fantasioso.  Así, por ejemplo, como en la última década ha cambiado su imagen a la de un cura reformista ha reinventado, con ayuda de sus hagiógrafos, su origen hasta los tuétanos. Así ha dado a entender su simpatía por los curas obreros y progresistas de la Juventud Obrera Cristiana (JOC) y otros movimientos populares católicos del final del franquismo, pero la verdad es que fue muchos años capellán voluntario del Frente Juventudes y de la OJE (organizaciones juveniles del fascismo español) por lo cual recibió medalla de plata de la juventud. Además, en el momento de la efervescencia de los curas obreros y del compromiso social, este cura Ángel estaba codeándose con el mismísimo Franco y con Carmen Polo de Franco y con las mujeres de los generales; para más inri, en aquel momento, él estaba, y no sabemos si lo continúa estando, en la Sociedad Sacerdotal de la secta católica del Opus Dei muy alejada de todo el espíritu de reforma y fundada por el también mitómano patológico Escrivá de Balaguer.  El autor de la biografía recoge un testimonio de alguien que conoció al personaje desde el inicio y que le espetó: “Por qué vas siempre de corbata y bufanda roja si tú siempre fuiste azul”.

La utilización de los menores para la construcción de su imperio limosnero fue una constante hasta que los combinó con los abuelos y los mayores. Uno de los éxitos de esta biografía no autorizada es el relato del tesón de este cura en la recaudación de fondos para una obra que, bajo la apariencia de la caridad, no deja de ser una obra meramente mercantil con un entramado barroco, de formas jurídicas diversas, difícil de seguir la pista.  Su habilidad política para financiar los pisos tutelados de menores pone también en evidencia como las autoridades públicas, alegremente, ceden esta función a las entidades privadas y religiosas.

Otro éxito de la biografía es el relato del tempo histórico de la expansión de los negocios del cura Ángel que se corresponde, sobre todo, a los años noventa, donde va construyendo residencias de ancianos por doquier (solo en Castilla-La Mancha tiene 32), a través de formas diversas que incluyen desde pelotazos urbanísticos hasta implicación íntima con la política. En efecto, uno de los éxitos de este cura ha sido la gestión de residencias a través de formas más que rentables, derivadas de la obtención de fondos públicos por su conexión con los presidentes, alcaldes y políticos de alto nivel de las Comunidades Autónomas y sus esposas, particularmente de Castilla-La Mancha o Catilla y León, algo que ya hizo con los políticos del ultimo franquismo y después también con los primeros socialistas. Su relación con el Partido Popular fue más que íntima, y como dijo la presidenta, durante años, de Mensajeros de la Paz, Ana Botella, y esposa del presidente Aznar: “El padre Ángel tiene más talento que bondad”, añadiendo después, a modo de justificación de su paso por la presidencia de esa Fundación: “… aunque también tiene bondad”.

La llegada a Madrid desde Asturias, en los ochenta, la apertura de algunos pisos de menores, la constitución de Heráldicas AGAR (Ángel Garcia Rodríguez) SA -otra actividad desconocida del padre Ángel (¡la supuesta venta  por correspondencia de escudos heráldicos¡)- y su transformación posterior en  Residencias AGAR  SL -o como promueve la declaración de utilidad pública de algunas de sus fundaciones para después renunciar a la misma y su asociación con empresarios vinculados a sus sociedades-, son ejemplos de la complejidad y del barroquismo jurídico que se utiliza para, en definitiva, huir de la transparencia  y resguardarse en  la opacidad que proporciona ese barroquismo jurídico de sus entidades y que en esta biografía queda neutralmente retratado.

Mención aparte merecen las operaciones del teléfono Dorado y la expansión internacional de Mensajeros por la Paz. Aquí la biografía, a través de una minuciosa investigación, deja más que dudas sobre el destino de las recaudaciones de dinero público y privado que AGAR impulsa por doquier en operaciones publicitarias, como la de propia Iglesia de San Antón o los comedores Robín Hood, y sobre todo en la utilización de catástrofes para impulsar la maquina recaudatoria como fue, por ejemplo, su asociación con la secta-iglesia REMAR, en el caso de la crisis de refugiados en Lesbos.

Esta biografía, repleta de anécdotas e ironía, es una aproximación a un personaje que, entre la mitomanía, la picaresca y el negocio parece querer alcanzar la santidad en nombre de la caridad y todo ello a cuenta de los fondos públicos y quizás, de la buena fe, de algunos patrocinadores.

5 comentarios

  • Javier Peláez

    El artículo ,no sé si el libro,no tiene mucha chicha….Es lo de siempre,los “figurones” no caen bien…Yo he oído algunas cosas de José Bono que son de risa…Como aquel padre de un amigo mío que se pasó por delante de la puerta del Congreso y le soltó un tremendo abrazo un conocido político socialista y como iba con un amigo suyo le preguntó el amigo:”vaya relaciones,lo conoces de algo?”….”Yo,francamente,de nada..”.,le contestó….Ahora creo que las cosas no son así porque el ambiente está enrarecido y creo que la situación actual es peor…

  • Javier Peláez

    Yo no he oído muy buenas opiniones a algún abogado de CCOO(nada sectario en cuestiones religiosas porque yo les he hablado de mi creencia en Jesús y sólo he recibido comprensión y afecto) sobre como trata el Padre Angel a sus trabadores…Aunque no es el único del que he recibido este tipo de comentarios en el sector de organizaciones que se dedican a los servicios sociales…A mí me cae bien por lo que veo al pasar por la iglesia de San Antón,y estos comentarios de estos abogados amigos míos siempre me han extrañado….Yo instintivamente,no por envidia(la envidia la padezco bastante poco,aunque soy español por los cuatro costados o mejor dicho quiero mucho a mi país y por eso a veces me duele bastante),no soy muy partidario de los “figurones católicos” o “figurones de cualquier pelaje”…

  • Carlos

    He leído este artículo sobre el padre Ángel y, la verdad, me ha parecido poco interesante. Puede que fuera capellán de la OJE. También lo fue Mariano Gamo. Qué es un maestro del marketing? Sin duda alguna. Pero lo cierto es que ha hecho un montón de cosas interesantes u para eso ha tenido que buscar dinero en quienes lo tienen.

    Por sus obras los conoceréis y así es en este caso.

    Puede que sea un mitómano pero la verdad e que eso me es igual. Nadie es perfecto

  • Isabel

    Hace tiempo que no leía nada de Gómez Mobellán, lo recordaba como alguien que me producía desasosiego con el que no podía estar de acuerdo pese a que sus reflexiones suelen ser a favor de la  laicidad.

    Decía Gregorio Peces Barba que “ La laicidad supone respeto para los que profesan cualquier religión, mientras que personas e instituciones religiosas con visiones integristas o totalizadores, lo que abunda en sectores católicos antimodernos, no respetan al no creyente. Por eso las instituciones laicas son una garantía mayor para todos. La laicidad es una situación, con estatus político y jurídico, que garantiza la neutralidad en el tema religioso, el pluralismo, los derechos y las libertades, y la participación de todos.
    A veces, desde posiciones interesadas, se le ha intentado identificar con el laicismo, que es una actitud enfrentada y beligerante con la Iglesia. Es una maniobra más para desacreditar a la laicidad política y jurídica. Bobbio, una vez más, aclara definitivamente el tema: el laicismo es “un comportamiento de los intransigentes defensores de los pretendidos valores laicos contrapuestos a las religiones y de intolerancia hacia las fes y las instituciones religiosas. El laicismo que necesita armarse y organizarse corre el riesgo de convertirse en una Iglesia contrapuesta a otra Iglesia”.

    Creo que mi rechazo se debe a esto, a la beligerancia de GM, aquí como la habitual que utiliza siempre que, en mi opinión, corresponde más al laicismo que a la laicidad. Sin poner en duda que el libro sea valioso, la crítica de este señor no me merece confianza,

Deja un comentario