Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5526 Artículos. - 87883 Comentarios.

El proyecto de Jesús, madurando en el tiempo, 6

EL PROYECTO HUMANO 2/2

12. Cimiento del evangelio 

Los cuatro primeros versos del evangelio de Juan constituyen el cimiento sobre el que se asienta el resto del prólogo. Incluso dan soporte a la totalidad de la obra:

Al pricipio existía el Proyecto
y el Proyecto apremiaba a Dios
y un dios era el Pr
oyecto (v.1).
Este al principio apremiaba a Dios (v.2).

Mediante él existió todo,
sin él no existió cosa alguna
de lo que existe”
(v.3).
Él contenía vida
y la vida era la luz del ser humano
(v.4)
esa luz brilla en la tiniebla
y la tiniebla no la ha extinguido
(v.5).

Apareció un hombre de parte de Dios,
su nombre era Juan;
este vino para un testimonio,
para dar testimonio de la luz,
de modo que, por él, todos llegasen a creer.
No era él la luz,
vino solo para dar testimonio de la
luz (vv.6-8).
La luz, la verdadera, era
la que, al llegar al mundo,
ilumina a todo ser humano
(v.9).
En el mundo estaba
y, aunque el mundo existió mediante él,
el mundo no lo reconoció
(v,10).

Vino a su casa,
pero los suyos no lo acogieron.
En cambio, a cuantos lo aceptaron,
los hizo capaces de hacerse hijos de Dios:
a esos que mantienen la adhesión a su persona.
Y estos no nacieron de una sangre cualquiera
ni por designio de una carne cualquiera
ni por designio de un varón cualquiera,
sino que nacieron de Dios
(vv.11-13).
Así que el Proyecto se realizó en un humano,
acampó entre nosotros
y hemos contemplado su gloria
–la gloria que un hijo único recibe de su padre–:
plenitud de amor y lealtad
(v.14).

Juan da testimonio de él
Y sigue gritando:
Este es de quien yo dije:
<< El que llega detrás de mí
se pone delante de mí,
porque estaba primero que yo>>
(v. 15).

La prueba es que de su plenitud
todos nosotros hemos recibido:
Un amor que responde a su amor
(v.16)
porque la Ley se dio por medio de Moisés;
el amor y la lealtad han existido por medio de Jesús Mesía
s (v.17).
A la divinidad nadie la ha visto nunca;
El único dios engendrado,
El confidente del Padre,
Él ha sido la explicación”
(v.18).

 

13. Centralidad del Proyecto

En contra de lo que pudiera esperarse, la reflexión del Prólogo no gira en torno a Dios; se centra en el Proyecto vivido por una comunidad de finales del siglo I. Dios resulta inimaginable. Los esquemas que sobre Él han trazado las religiones carecen de consistencia. Se caracterizan por su inutilidad. La comunidad autora del cuarto evangelio no desarrolla su escrito a partir de una idea imaginada sobre Dios. Parte de su propia experiencia y de la convicción de que su vida responde a un proyecto humano en el que a cada persona le corresponde un papel esencial. Si hay forma de intuir algo sobre Dios, será a través de la libertad y de la experiencia de gozar de una Vida en plenitud.

A partir del verso 3 las afirmaciones expuestas en el Prólogo se alinean escalonadamente desde unas consideraciones generales hasta el enunciado ofrecido en su último verso. Algunos breves apuntes sobre este desarrollo:

a) El Proyecto se presenta como sentido universal

Se considera que todo lo que existe está anudado a él. Su despliegue ha originado la totalidad de cuanto nos circunda en nuestras coordenadas espaciotemporales. El autor no se conforma con expresarlo en afirmativo. Trata de evitar dejar algún cabo suelto y añade una fórmula en negativo descartando que haya cosa alguna ajena e independiente a este Proyecto:

“Mediante él existió todo,
sin él no existió cosa alguna
de lo que existe”
(v.3).

b) El Proyecto se identifica por la Vida que le rebosa

Le sale por los cuatro costados. Y la va esparciendo en su trayectoria. Esa Vida coincide con el anhelo permanente del ser humano. Seduce su inmenso e incomparable atractivo. Su fascinante destello (“Luz”) marca a la humanidad el camino a seguir: Aunque exige la decisión libre para avanzar por él:

“Él contenía vida
y la vida era la luz del ser humano”
(v.4).

Fuera del Prólogo, en un momento de la actividad del Galileo, tras el sarcasmo de los religiosos:

“Estudia y verás que de Galilea no salen profetas” (Jn 8,11).

El evangelista puso en su boca estas palabras:

“Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no caminará en la tiniebla, tendrá LA LUZ DE LA VIDA” (Jn 8,12).

Será más tarde, cuando los discípulos recojan esa antorcha:

“Vosotros sois la luz del mundo” (Mt 5,14).

Hay que aclarar que ‘discípulo’ en aquella cultura no significaba que quienes iban rodeando a un maestro de la ley pretendían aprender nociones, ideas, normas, doctrinas… ‘Discípulo’ se decía de aquél que se identificaba con su maestro y caminaba a todas horas junto a él en un intento por adoptar su forma de encarar la vida.

 

14. Luz es Vida; Tiniebla es muerte

A la Luz, se opone la Tiniebla. La Luz se asocia a la vida; su opuesto, la Tiniebla, se presenta como figura de la muerte. La Tiniebla no debe su existencia al Proyecto. Surge y depende de la libertad humana y se va manifestando en diferentes formas e ininterrumpidamente a lo largo de la historia. No se trata de mera oscuridad sino de un principio desafiante al progreso de la Vida, al que le incomoda y desgasta la atracción de su brillo. Luz y Tiniebla aparecen en un texto de Isaías recogido en Mt 4,16. En él se anuncia la llegada de la luz a un pueblo inmerso en la tiniebla:

“El pueblo que caminaba en tinieblas
vio una luz grande;
habitaba tierra de sombras,
y una luz les brilló”
(Is 9,1).

Unos versos más adelante el profeta aporta una pista sobre el agente escondido entre las sombras de la Tiniebla:

“…la vara del opresor,
el yugo de su carga,
el bastón de su hombro…
la bota que pisa con estrépito
y la túnica empapada en sangre…”
(v3s.).

Con estas contundentes imágenes, el profeta descubre en la Tiniebla a una ideología tiránica y un colectivo humano donde se concentra el poder que doblega a personas, ciudades y pueblos hasta su aplastamiento. La Tiniebla representa al sistema injusto, el despiadado enemigo del Proyecto, que lo combate para neutralizar su energía. Según el autor del evangelio, la Tiniebla arremete contra él tratando de neutralizar su efecto de denuncia y arrinconamiento de las sombras. Pero no ha conseguido su propósito. La vida de la comunidad y su escrito lo demuestra:

“esa luz brilla en la tiniebla
y la tiniebla no la ha extinguido”
(v.5).

 

15. Atisbando Luz

15.1 La penumbra de “el Bautista”

El prólogo continua con el tema de la luz. Ahora se adentra en él partiendo de la figura del Bautista. El Galileo había arrancado con su programa desde los círculos de Juan. También salieron de ese entorno los primeros adheridos a su propuesta. El autor del evangelio reconoce a Juan como emisario divino. El mensaje del Bautista tiene un valor indiscutible. No responde a reglas institucionales. Denuncia la injusticia salida de la Tiniebla e invita a un cambio de vida. Pero su labor se queda en eso, en anunciar y animar a la gente a prepararse ante la llegada de la Luz. El no será la Luz, sino el que aseguró con certeza que la Luz estaba al llegar:

“Apareció un hombre de parte de Dios,
su nombre era Juan;
este vino para un testimonio,
para dar testimonio de la luz,
de modo que, por él, todos llegasen a creer.
No era él la luz,
vino solo para dar testimonio de la
luz” (vv.6-8).

15.2. La luz plena de “el Galileo”

La verdadera Luz (en el original griego con sentido enfático: “la luz, la verdadera”) se reconoce no solo por el atractivo de su resplandor, sino porque es ella la que se aproxima esparciendo una energía inigualable que se propaga a todo ser humano:

“La luz, la verdadera, era
la que, al llegar al mundo,
ilumina a todo ser humano”
(v.9).

15.3. La humanidad oscurecida

La humanidad al completo ha vivido sometida por el poder opresor de la Tiniebla. La Tiniebla ha sido aceptada como única opción. Su tarea neutralizadora de la Luz ha tenido un efecto generalizado. La Tiniebla, siendo esclavitud y muerte, se ha identificado como libertad y vida, y así lo ha hecho creer con engaño al género humano. El fraude aceptado es la consecuencia de lo que expone el prólogo: A pesar de que el Proyecto forma parte integrante del ADN de la humanidad, el ser humano no lo reconoció como la alternativa que le aseguraba una Vida plena:

“En el mundo estaba
y, aunque el mundo existió mediante él,
el mundo no lo reconoció”
(v.10).

 

16. La Comunidad: los “hijos de Dios”

El texto avanza aquí un nuevo peldaño en su exposición. Ahora alude al Galileo como personificación del Proyecto. El proyecto representado y presentado por él fue rechazado por su pueblo, el que tanto tiempo esperó y deseó la época definitiva de bienestar. Sin embargo, sí ha habido quien se ha adherido y se mantiene en él con fidelidad. La comunidad autora del cuarto evangelio transmite aquí su propia experiencia. Se han alejado de la Tiniebla, que es muerte. La conquista de una Vida en plenitud les hace parecerse a Dios (“hijos de Dios”), el que se caracteriza por lo más preciado: la Vida. Su Vida no está contaminada. Es la Vida que tanto teme el orden injusto (la Tiniebla). La comunidad que disfrutaba de esa Vida, el colectivo que dio a luz el evangelio de Juan muestra su destello. Esa comunidad descubrió, y lo subraya repetidamente (“no nacieron de una sangre cualquiera ni por designio de una carne cualquiera ni por designio de un varón cualquiera”), que habían nacido de la libertad y gozaban de una Vida que supera la simple existencia, una Vida realmente divina:

“Vino a su casa,
pero los suyos no lo acogieron.
En cambio, a cuantos lo aceptaron,
los hizo capaces de hacerse hijos de Dios:
a esos que mantienen la adhesión a su persona.
Y estos no nacieron de una sangre cualquiera
ni por designio de una carne cualquiera
ni por designio de un varón cualquiera,
sino que nacieron de Dios”
(vv.11-13).

 

17. El Galileo: “El Hijo” paradigma

En este punto de la exposición se da un salto desde la generalización hasta el momento histórico en el que surge la figura del Galileo. La comunidad estima cumplido en él el objetivo del Proyecto. Contempla al Galileo como un hombre en el que ya se ha realizado el Proyecto: “… y un dios era el Proyecto”.

La fórmula “acampó entre nosotros” alude a la tienda de Yahvé que, tras la liberación del pueblo de la esclavitud egipcia, abría camino a través del desierto y servía de consulta ante los problemas diarios (Ex 33,7ss.). La estampa de la tienda reflejaba la grandiosidad del hecho liberador y la garantía de su continuidad. La tienda dejaba imaginar una luminosidad esplendente, símbolo de la exclusiva gloria divina. Un semejante fulgor percibe la comunidad en la persona y actividad del Galileo. Se trata -entienden- de una gloria recibida, similar a la que se descubre en el parecido de un hijo a su padre. La característica fundamental de ese destello se define con la expresión: “plenitud de amor y lealtad”. Un amor leal hacia los suyos, sin fisuras, freno o marcha atrás marcó la vida del Galileo y convenció a sus seguidores de su gloria y de su completo éxito al haber logrado llevar el Proyecto a su término:

“Así que el Proyecto se realizó en un humano,
acampó entre nosotros
y hemos contemplado su gloria
-la gloria que un hijo único recibe de su padre-:
plenitud de amor y lealtad”
(v.14).

El inciso abierto a continuación da cuenta de que el Bautista reconoció también la prioridad del Galileo, aunque este hubiera salido de su círculo e hiciera su aparición pública después de él. Juan le abre paso porque personifica al Proyecto con entidad desde el principio:

“Juan da testimonio de él
Y sigue gritando:
Este es de quien yo dije:
<< El que llega detrás de mí
se pone delante de mí,
porque estaba primero que yo>>”
(v. 15).

 

18. Amor y lealtad

El verso 16 retoma la exposición del verso 14. El amor leal, desconocido por el sistema injusto, revela la singularidad de la sociedad alternativa propuesta por el Galileo. Él transmite ese amor leal a los suyos. Con él se manifiesta la característica esencial que distingue la Vida en plenitud. La comunidad salta a la palestra reconociendo la vivencia colectiva de ese amor leal:

“La prueba es que de su plenitud
todos nosotros hemos recibido:
Un amor que responde a su amor”
(v.16).

El amor leal será la síntesis de la actividad realizada por el Galileo. Se trata de un amor sin límites. Las relaciones personales entre los adheridos al Proyecto estarán marcadas por ese sello. Se ha evidenciado la provisionalidad de la Ley. Ha quedado inservible. El Proyecto no contempla ley alguna; su luz, la luz de una Vida que resplandece no la necesita. El amor leal invade la sociedad alternativa y la identifica:

“porque la Ley se dio por medio de Moisés;
el amor y la lealtad han existido por medio de Jesús Mesías
(v.17).

 

19. ¿Quién dice que vio a Dios?

Como conclusión, el Prólogo expone una verdad patente: “A la divinidad nadie la ha visto nunca”. Resulta una evidencia a todas luces. A pesar de ello, cada una de las religiones busca sacar partido y adquirir poder asegurando monopolizar el conocimiento de Dios. El prólogo desenmascara el engaño. Ideas, creencias, dogmas relacionados con Dios son pura imaginación e inservibles para la vida. El desarrollo del ser humano hasta su plenitud es lo que permite una aproximación a una esfera que sobrepasa a la humanidad. El proyecto no consiste en que Dios se hace humano, sino en que cualquier ser humano tiene a su alcance la categoría divina. De conseguir alguien ese logro, se habría convertido en modelo para el resto de seres humanos y habría llevado a término el objetivo del Proyecto. Y a ese punto llegó el Galileo. Él no es Dios hecho hombre, sino el hombre reconocido como el que accedió a la condición divina. Como indica el texto: “el único dios engendrado”. Esto es lo que entendió la comunidad autora del cuarto evangelio que se realizó en aquel hombre salido de la aldea de Nazaret. De ahí la afirmación del último verso:

A la divinidad nadie la ha visto nunca;
El único dios engendrado,
El confidente del Padre,
Él ha sido la explicación”
(v.18).

La vía para tener alguna noticia sobre Dios no será la religión sino la experiencia del amor leal. Amor y lealtad entre personas decididas a salir del orden injusto y generar la sociedad alternativa que hace posible la Vida. La Vida es social. No hay Vida sin libertad, solidaridad, justicia e igualdad. Según el cuarto evangelio, el rumbo lo ha marcado el Galileo, el modelo de ser humano. Él no es Dios encarnado, sino el primer ser humano divinizado. Él es el camino. Ha puesto fácil atinar.

 

20.Teología: Encarnación versus Proyecto

La teología da vueltas sobre Dios; el Prólogo se concentra en el proyecto humano. El eje central de la teología será la Encarnación; el del proyecto, el amor leal: gloria del ser humano. La Teología ha quedado desfasada. Se ha abierto paso la antropología con un inédito y elevado horizonte. En esta nueva ruta no cabe el despiste. El acierto está señalizado. La solidaridad, la igualdad, el amor leal muestran el itinerario de esa antropología. En estas ideas del prólogo de Juan hallamos reminiscencias de aquel texto de Mateo:

“Cuando el Hombre llegue en su gloria… se sentará en su trono real… Entonces dirá el rey a los de su derecha:

–Venid, benditos de mi padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me recogisteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, estuve en la cárcel y fuisteis a verme” (Mt 25,31-36).

Si hay algo aproximado a Dios serán solo rasgos de humanidad. Las señales reconocibles de plenitud humana: el amor y la lealtad llevaron al colectivo de seguidores del Proyecto a ver en el Galileo su parecido a Dios. A él lo calificarán de Hijo. Un hijo mantiene una relación de intimidad con su padre. Para referirse a ese vínculo entrañable y profundo, el texto usa un término griego (κόλπος; transliterado: kólpos = ‘pecho’, ‘regazo’) que el evangelio de Juan empleará solo aquí y en el relato de la cena para expresar la intimidad y cercanía al Galileo del “discípulo predilecto” (Jn 13,23). La expresión utilizada (εἰς τὸν κόλπον τοῦ πατρὸς; literalmente: “hacia el regazo del Padre”; “el confidente del Padre”) refleja amor, fijación, confianza e intimidad con aquél a quien el Galileo llamó: Padre. Para la comunidad del cuarto evangelio el Galileo es el único capacitado (“el confidente”) para transmitir y llevar a cabo el Proyecto. El único, como “confidente”, que puede explicar algo sobre Dios, que nada tiene que ver con un ser celoso y vengativo. Es el Padre. No, un padre al estilo de aquella época, alguien que impone y somete. Es, con artículo, El Padre, el siempre dispuesto sin condiciones al amor leal.

El Prólogo termina afirmando: “Él ha sido la explicación”. Explicar conlleva lógica y comprensión, presentación de evidencias. La actividad y las palabras del Galileo se muestran a continuación. Se invita a la asamblea a escuchar las explicaciones del Lector. Atentos a ellas, cada uno de sus integrantes podrá conocer cómo se lleva a cabo este Proyecto. Pero será sobre todo la experiencia de la sociedad alternativa la que les aporte la seguridad de su objetivo. Bastará que cada cual se mire a sí mismo para comprobar su magnitud: “y un dios era el Proyecto”.

104 comentarios

  • carmen

    Socorrooooo!!

    Pues tú , Salvador me dijiste que Jesús hablaba para personas normales, como yo.

    Pues no es cierto.

    Pues me quedo con mi Jesús imaginario que es el único que se vale.

    Y si necesitas ayuda para entender algo, me lo preguntas.

    Hasta aquí.

    Un abrazo fuerte.

  • M. Luisa

    Vamos a ver si con tu réplica, Isidoro, voy desgranando de lo expuesto las coincidencias  y los desencuentros.

    Dices: A mí, cada vez más, me interesan los instintos cognitivos y estructurales, que forman parte de la naturaleza humana. Esos saberes instintivos, que heredamos con el paquete entero genético, y que van más allá de la mera “conexión entre lo psíquico y lo orgánico”.

    Si nuestro saber dependiera de los instintos no hubiera hecho falta en la evolución la emergencia de la inteligencia la cual emerge de lo biológico como tantas veces impasiblemente vengo  repitiendo, con lo cual esto significa que tal facultad  no va con el paquete genético.

    Este ir más allá que también tú haces referencia  lo produce precisamente   esta conexión psiquico-organica que no es simple inherencia como creo que es tu parecer. La conexión se refiere, se produce entre sistemas, en nuestro caso entre el sistema psiquico y orgánico. Los sistemas no son simples notas individuales. De ahí que  el resultado de una conexión estructural sea más que una mera suma de notas. Ya ves, estoy  de acuerdo contigo en lo primero: me interesan los instintos cognitivos y estructurales, que forman parte de la naturaleza humana pero disiento en lo segundo por como lo interpretas.

    Dices más abajo: Lo que diferencia la visión antigua, (la tradicional, de la moderna, (la cósmica), es que en la visión antigua, el humano es de naturaleza mala, (pecado original), y necesitamos de la ayuda directa de Dios, (la gracia), para poder conocer bien la realidad.

    Para esta diferencia que señalas no nos hemos de fijar tanto en la naturaleza mala, ni en el pecado original, ni en la gracia  de Dios para poner remedio a todos estos sin sabores, sino tan sólo en considerar la realidad humana no como naturaleza sustancial sino como una realidad entitativamente plenaria…

  • oscar varela

    Hola Salvador!
     
    1- ¿Hay algo que valga la pena Comentar acá -si hubo y cuál fue-,
    * el impacto sobre la Comunidad que experimentaba el Proyecto,
    * y sobre el Proyecto mismo,
    el hecho político de una Jerusalén arrasada (año 70)?
     
    2- Acerca de la FE:
    a) ¿mueve montañas?
    b) para Mahoma: la montaña lo mueve a él
    c) para Norman Briski: LA INSEGURIDAD es la que mueve montañas
     
    3- En torno al “APREMIO”
    Briski coloca a LA INSEGURIDAD (yo leo AZAR) energiza todo “APREMIO” a la (PRAXIS).
    Briski encuentra en LA INSEGURIDAD la razón de las MIGRACIONES.
    Al Sur del Gran Buenos Aires (GUERNICA) se está dando una OKUPACIÓN de Tierras.
    (históricamente son los Pueblos originarios quienes fueron OKUPADOS).
    Briski  alienta a que esta Info llegue y se traduzca en un DERECHO.
    Briski reinvindica el apotegma peronista: “DONDE HAY UNA NECESIDAD, HAY UN DERECHO”.
    Briski, en solo unos días creó y montó un Teatro de Títeres en la TOMA de los Okupas
    El Título lo dice casi todo: LA PROPIEDAD ES LA MALDICIÓN DE LA HERMANDAD
    (¿FRATELLI TUTTI?)
    https://www.pagina12.com.ar/295088-la-propiedad-es-la-maldicion-de-la-hermandad

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Oscar

      Entro al asunto:

      1. La devastación de Jerusalén y el Templo y la desaparición de todas las instituciones en el año 70 llevándose por delante todos los sueños, promesas y esperanzas del pueblo judío significó, en cambio, para las comunidades de seguidores del Proyecto su afianzamiento en una forma de vida que no necesitaba de jerusalenes ni de templos ni de institución alguna. Tal ruina demostraba que el Galileo estaba en lo cierto. Aquella Vida que él les planteó superaba con mucho todas sus aspiraciones. Esa Vida definitiva que, según imaginaron los autores del Prólogo, era la razón que apremiaba a Dios.

      Hay que advertir que esa idea del inicio del texto de Juan respecto a un Dios dándole vueltas al Proyecto contradice lo afirmado con contundencia en el final del Prólogo: “a Dios nadie le ha visto nunca”. ¿Cómo saber entonces algo sobre Él y mucho menos en tales momentos? La paradoja está ahí y no puede silenciarse. Se ha dogmatizado hasta con incongruencias para inmovilizar. No se avanza con engaños.

      La paradoja sirvió a los autores del cuarto evangelio para reflejar su convicción de que Jesús había realizado el Proyecto hasta el punto de haber alcanzado tener la Vida definitiva propia de Dios. Dirán que lo habían comprobado:

      “…y hemos contemplado SU GLORIA…”.

      Ahora bien, la GLORIA de la que hablan está muy lejos de la lógica religiosa. No hay nubes envolventes ni cuerpo celestial ni un rostro iluminado ni vestidos resplandecientes. La GLORIA de Jesús se descubrió en SU ACTIVIDAD y la resumieron con una sencilla frase:

      “plenitud de amor y lealtad”

      En el relato de la boda de Caná que se analizará mañana martes se afirma que allí Jesús “manifestó SU GLORIA”. Tal vez convenga saber cómo lo hizo.

      2. El monte es símbolo de la religión. Para el Galileo, los adheridos al Proyecto (fe) no requieren de agarraderos religiosos; no los necesitan. Poseen lo que la religión promete para después de la muerte: la Vida. Pueden decirle al monte que se hunda en el abismo y no les ocurre nada con el monte hundido.

      3. Lo del apremio va más arriba.

      Un abrazo

  • carmen

    Pues aunque sea de ciencias, doy importancia a las preposiciones. No es lo mismo decir voy hacia Dios que decir, vengo de Dios.

    O decir: estoy sobre la mesa que estoy bajo la mesa.

    O decir: estoy con los sacerdotes del templo o estoy contra los sacerdotes del templo.

    O : estoy ante la justicia o estoy detrás de la justicia.

    U : os veo en las alturas  que os veo desde las alturas…

    No sé.

    Pero no me hagan mucho caso. Es otra de mis cosas raricas.

    • carmen

      Y con los artículos, no veas. No es lo mismo decir Un Perro, que El perro.
      O su ausencia. No es lo mismo decir : dada cuenta que dada la cuenta.
      O decir tu verdad que la verdad…
      En fin.
      Hoy estoy gramatical…

      • carmen

        Creo que ahora se les llama determinantes . Es decir, tu sería un adjetivo posesivo, la un artículo determinado y ahora toooooodos son determinantes. No sé si fue gracias a Chomski o a su amigo o enemigo , Jolín, no me acuerdo, Saussure o algo así.

        Pues eso. Hoy estoy gramatical.

  • M. Luisa

    Esta mañana al leer a Alberto he comprendido que no podía desaprovechar  el empuje que me daba lo expresado en su comentario para poner un poco más en claro  qué nos aporta ese “elemento” que si para Heidegger era el “ser” ahora  más allá del existencialismo  y centrados en el contexto que se analiza, ese primario elemento cae no sobre el ser sino sobre la realidad  una vez depurada, esto sí,  de todos sus significados históricos.

    Entiendo que Jesús  no nos enseñó un modo de ser, es decir, una conducta adscrita al cristianismo sino que nos desveló nuestra entera capacidad entitativa (realidad humana)  aquella que nos permite llegar a ser lo que realmente somos. Y esto se debería entender precisamente para evitar reducir el cristianismo como dice Isidoro  a una moral conductual  solidaria.

    Los instintos humanos no son meros móviles vitales, dentro del sistema entero humano  efectúan movimientos de conexión  sistemática entre lo psíquico y lo orgánico. Calmar el hambre y la sed, por ejemplo, no es algo irracional  porque el  acto de comer mismo  por ser real  aporta a la acción humana  ese momento de realidad que me permite ser consciente  de que “quien” come soy yo, Yo mismo   Este momento de realidad  no le ocurre al animal, ya que sus instintos son meros móviles que se comportan vital y anímicamente sin más.

    La solidaridad que nos enseñó Jesús (sociedad alternativa)  nace de esta nuestra   solidez interna fisio- psíquica, la cual sin ella, sin esta primacía  sí que entonces  de lo que hay que echar mano es de esa  solidaridad arbitrariamente conductual. Con todo,  pienso que  los instintos antes de estar  al albur de la cultura y la técnica   tienen que formar una instancia previa unitaria  para que dentro del sistema cumplan su verdadera función.

    • Isidoro

      A mí. Cada vez más, me interesan los instintos cognitivos y estructurales, que forman parte de la naturaleza humana. Esos saberes instintivos, que heredamos con el paquete entero genético, y que van más allá de la mera “conexión entre lo psíquico y lo orgánico”.

      Se expresan mediante la emergencia de unos sistemas neuronales, que son orgánicos, pero son el sustrato de la actividad psíquica, y provienen de la retraducción a lenguaje neuronal, de unos conocimiento escritos en los genes, en lenguaje genético.

      Lo de los conocimientos estructurales, se refiere a unos esquemas, patrones, (patterns), sistemas de ordenación de los elementos de la realidad, que refleja la estructura de la misma, que es como están escritos los arquetipos.

      Son como armarios de perchas y cajones, para ordenarlo todo. Nosotros tenemos que poner la ropa, los conocimientos adquiridos mediante el aprendizaje cultural, y los arquetipos neuronales los colocan instintivamente, en esos armarios organizados para integrar todo el conocimiento en una cosmovisión coherente.

      De ahí provienen los valores universales instintivos de: Bondad, Belleza y Verdad.

      Lo que diferencia la visión antigua, (la tradicional, de la moderna, (la cósmica), es que en la visión antigua, el humano es de naturaleza mala, (pecado original), y necesitamos de la ayuda directa de Dios, (la gracia), para poder conocer bien la realidad.

      Y la visión cósmica, es que el humano, de naturaleza, tiene dentro de sí, (de origen evolutivo emergente, o quizás de origen divino), ese sistema de instintos de sabiduría arquetípica, con los que si los utilizamos, y dejamos funcionar, obtenemos instintivamente esos valores universales.

      Es la antigua disputa entre Agustín y Pelagio.

      • Isidoro

        P.S. Los nuevos materiales cognitivos aprendi-dos en nuestro proceso cultural caen automáticamente en su sitio en el cajón de los arquetipos, como “copos de nieve, cayendo suavemente, cada uno en su sitio”, como en el haiku zen.

        La personalización de este proceso maravilloso, es el origen del famoso “daimon”, ese maestro interior, como el de Sócrates, que todos llevamos dentro.

        Hay que confiar ciegamente en él, y tirarse al vacío si así te lo indica: aparecerá el puente debajo. Y entonces te pasará como a Robert Frost: “Estoy cansado de recoger manzanas, / estoy cansado de la gran cosecha que yo mismo he deseado”.

      • mª pilar

        Comparto estos planteamientos.
        Gracias.

      • mª pilar

        ¡Esta es la entrada, que comparto!

        Mis conocimientos en la que puse mi comentario, o están a su altura.

        Disculpen mi error.

  • Isidoro

    En Bosnia, hay una serie de montes de forma muy sospechosamente parecida a enormes pirámides cuadrangulares. Y hay un arqueólogo local, empeñado en demostrar que debajo hay pirámides de piedra antiguas, construídas por una civilización antigua.

    Para ello, se ha dedicado a buscar unos túneles de entrada a dichas pirámides. Y al escavar ha ido sacando enormes cantidades de tierra. Y cuando se le dice que en realidad no hay túneles antiguos, sino que es él mismo el que está escavando esos túneles en la tierra, aduce que es que esos túneles fueron cerrados y rellenados con tierra por la civilización constructora de las pirámides, y que la tierra sacada, es la tierra con las que rellenaron los túneles.

    Esto viene a cuento, de que los historiadores son muy peligrosos, sobre todo los arqueólogos de épocas pasadas y muy desconocidas. Porque cuanto menos datos se tienen, mas hay que rellenar con hipótesis personales, muy influídas por las creencias del investigador.

    Decía alguien que el mayor enemigo del cristianismo era la historia. Y no ya la historia de la Iglesia ya constituida, posterior a Constantino, que eso no son mas que naturales miserias humanas, sino la etapa primera, la de las 10 primeras generaciones después del año 30.

    Es en esa época donde se transmite, y se crea y recrea todo lo que hoy conocemos de Jesús. Y claro, hoy día ya sabemos un poco lo del “teléfono estropeado”, y lo difícil que es entender a una persona que nos está hablando cara a cara.

    Uno piensa una idea, la expresa con palabras mas o menos torpemente, (polisemia, malos entendidos), el otro escucha ya parcialmente, (sorderas, distancia desde el emisor, etc.) y entiende lo que entiende, luego interpreta lo que interpreta, en función de su cultura, y luego lo recuerda mal que tal, para trasmitírselo a otro.

    Después de cuatro o cinco transmisiones, alguno letrado, lo apunta en un papel, luego el papel se gasta y rompe, y se copia varias veces sucesivamente, por escribas distintos. Y luego al final ese papelillo lo recoge uno de los evangelistas, que lo compila en un relato general, en función de que sea coherente con el resto.

    Y luego se vuelve a repetir de nuevo la odisea, con los evangelios-compilaciones, que se copian y recopian, sucesivamente.

    La copia física más antigua, es el códice sinaítico, del siglo IV, hallado en un monasterio del Sinaí, comprado por los ingleses a los rusos en 1938, y hoy en el British Museum. Tiene diferencias de detalle, pero significativas respecto a otros textos.

    En este Codex mediante luz ultravioleta se pudieron detectar borraduras y sustituciones de texto.

    Por otra parte hay dos versiones distintas de “Los Hechos de los Apóstoles, una de ellas es una décima parte más extensa que la otra.

    Se ha dejado correr maliciosamente el concepto erróneo de que la versión oficial de los cuatro evangelios canónicos, está refrendada inequívocamente por los documentos históricos de que se dispone. Lo que no es verdad.

    En aquellos tiempos, en los que primaba lo religiosos y no se entendía los conceptos científicos de la investigación moderna, la “corrección” de textos era lo normal. La referencia de Flavio Josefo sobre Jesús, el “Testimonium Flavianum”, parece que está ampliado en unas partes y abreviado en otras por los copistas cristianos.

    Muchas de estas correcciones no eran malintencionadas. Por ejemplo, abundaban en los únicos escritos que cada comunidad tenía, las notas al margen, para uso explicativo del lector de la comunidad.

    Cuando al cao de los años, había que hacer otra copia, el escriba podía penar que esas notas eran trozos del texto original, que el escriba anterior había olvidado de copiar en esa copia, y las incorporaba a la nueva copia, corrigiendo el error del escriba anterior.

    Así se escribe la historia. El que quiera degustar un buen plato en un restaurante, no debe nunca, NUNCA, entrar a la cocina donde se cocinó.

    Por eso, lo siento mucho, pero a mí, una proposición mas o menos, no me dice nada.

    De Jesús hay que quedarse con una idea general de su filosofía, y luego hay que concordar esa idea y concretizarla, con la “revelación interna”, que todos llevamos dentro de nuestra naturaleza, y que es el Cristo interior, la Luz que nos ilumina, si conseguimos dejarla salir.

    • oscar varela

      Hola Isidoro!
      Te leo:
      -“Por eso, lo siento mucho, pero a mí, una proposición mas o menos, no me dice nada.

      De Jesús hay que quedarse con una idea general de su filosofía, y luego hay que concordar esa idea y concretizarla, con la “revelación interna”, que todos llevamos dentro de nuestra naturaleza, y que es el Cristo interior, la Luz que nos ilumina, si conseguimos dejarla salir.”-
      …………………..
      Es de reconocer tu capacidad de AUTO-DESTRUCCIÓN

      De: “Erudito científico”
      pasas
      A: “Místico esotérico”
      …………………..
      Arrasas con todo lo que no sea “revelación interna”.

  • carmen

    Perdón.

    Prometo que me callo ya.

    No sé qué he hecho que me salta una alerta en el móvil cada vez que alguien escribe algo. Como si fuese un WhatsApp. No sé qué he podido hacer. Mañana intentaré quitarlo. Veremos.

    Y acabo de leer lo de Facebook.

    Y si, está eso bien. Es cierto.

    No tengo redes sociales, no meto un solo dato en el ordenador , lo tengo lleeeno de virus, como todos. Pero sé el alcance de ellas, me llegan muchas cosas al WhatsApp. Cosas de la tecnología.

    Pero, me pregunto. La red social de la iglesia no es lo suficientemente grande como para llegar muyyyyy lejos? Pues lleva diecisiete siglos llegando a todas partes del mundo mundial.

    Pero claro, chocamos con lo de antes, En la iglesia piensa quien piensa. Habla quién habla y repiten los demás.

    Y me vuelvo a preguntar. Y eso no podría cambiar un poquito?

    Respuesta: No.

    Fin del monólogo reflexivo.

    Que duerman bien.

    O que tengan un buen día. Según por donde anden.

    Prometo no hablar en unos días. Les voy a dejar descansar y no  distraerles con tonterías.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Tengo hecha mi aventura de desentrañar “antigüedades”.
     
    Varios años hice Programas radiales (FM) sobre el TANGO
    (yo personificaba a “Chingolo” y mi Nuera a (Golondrina”).
     
    Nos metíamos en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires a urguetear
    los orígenes de nuestras Músicas nacionales (Folklore y Tango).
     
    Cualquier “aficionado” sabrá que el fundador-pionero de estas investigaciones fue
    Carlos Vega (musicólogo, compositor y poeta) 14/4/1898-19/2 1966.
     
    Me caí de culo cuando leí una de sus Tesis en la que aseguraba que
    “la música que recibimos como ‘folklore’
    – NO es la que se ejecutaba en ‘el interior’ de los Pueblos,
    – SINO la que se ‘fabricó’ en los ‘Centros’ de la Urbes.
     
    Esta Tesis la daba como “paradigma”:
    El derrotero o trayectoria de “algo cultural” es:
     
    1°- expresión nativa en la zona del “rus” (“rústico” “rural)
    2°- su asunción y traslado por y a la zona del “jus” (“justo” “justicia”)
    3°- su sistematización y fijación según esta última zona del “jus
    4°- amplitud de difusión (aún a la zona nativa del “rus”)
    (posibilitada por haber pasado por el momento 3°-).
    …………………..
     
    Me pregunta si dicha Tesis no sería aplicable a estos “Relatos evangélicos”
    de personas y escenas “rústicas”,
    y que los Relatores textuales las “urbano-sistematizaron”.
     
    ¿Será?

    • Alberto Revuelta

      Oscar, musicólogo sorprendido, es que no hay otro modo de estructurar un relato con mensaje para que tenga vía de difusión. Si has tenido ocasión de vivir en aldeas perdidas y lejos del jus, tu síntesis de 4 puntos es eexperimentable. De otro modo el Proyecto se hubiera reducido a Provecto. Y agostado. Buen día

    • Salvador Santos Pacheco

      No me parece que esa tesis sea aplicable a los relatos de los evangelios. Esos relatos, con sus torpezas, defectos e ingenuidades salieron fraguándose durante tiempo de la vida de comunidades no fueron elaborados por los listillos del momento.

      • oscar varela

        Mi experiencia me fue mostrando lo acertado de Carlos Vega,
        que yo no había alcanzado a darme cuenta de lo que da cuenta un Aforismo:
        -“Si quieres saber algo del Campo, no le preguntes al Campesino”-
        La razón no es denigratoria, sino de elemental observación y reflexión filosófica: el que está “inmerso” en una tarea no está fuera de esa tarea para observarla, describírsela a sí mismo para mejorarla.

        Una de las Instituciones más antiguas en todas las Culturas
        ha sido la de “EL FORASTERO”, porque aportaba “otra mirada”
        sobre lo “con-sabido”, que, por eso, se calla.

        Creo que eso es lo que me quiso decir Alberto ¿no?

  • oscar varela

    Hola Salvador!
     
    1- ¿Tienes alguna idea de cómo se iba produciendo la ADHESIÓN al Proyecto, de:
    –  individuos, o
    – parentescos de familias, o
    – grupos nuevos (caseríos cercanos), o
    – grupos ya existentes (Sinagogales/Barriales–Ámbito de “Un Paso, un mundo”)
     
    2- ¿ponían algún empeño “especial” (ser “misionero”)
    en la Difusión-Ampliación del “Club” buscando “Socios”?
     
    NOTA actualizo-chocante: sobre este Asunto
    (para evitar la INOCENCIA del “VOLVER A JESÚS –SU TIEMPO”;
     
    * HOY mandan las REDES SOCIALES que definen
    las Adhesiones a los Proyectos.
    (ATRIO, sabiamente, ha recurrido a “Facebook”)
     
    * Eso es la actual POLÍTICA otorgadora del Poder Nacional y Mundial.

  • oscar varela

    Hola Salvador!
    (al tuyo de 18 octubre –porque los “Responder” no aceptan “resaltadores”)
     
    Al leer tu Item 2.
    me apercibo que pregunté mal acerca de QUÉ PRESENCIA me refería.
    – NO a la “presencia” de los “personajes” aparecidos en el Relato
    (que me señala tu Respuesta), sino
    – a la “presencia” como “Relatores”
    de los por mí mencionados
    – la MUJER (señoras y sirvientas) – el VARÓN SOMETIDO (esclavo, sirviente, in-culto) – el DESCARTADO (sin acceso a alimentación, techo, trabajo, cultura).
     
    Esta Cuestión parece ser algo muy importante y NUEVO en
    la “percepción-de-sí-mismo” que tienen los “destinatarios”.
    Sociológicamente empezó hace unos cien (100) años:; P.e.:
     
    * en los “CUENTOS INFANTILES” lo primero que hay que distinguir es
    – los que son PARA los infantes (con “punto de vista” del adulto), de
    – los que son DE los infantes (con “punto de vista” del infante).
    NOTA: los de Rabindranath Tagore son de este último estilo (DE infntes);
    Los demás, casi todos.
     
    * También se vino planteando el de una Iglesia “CON y PARA” los Pobres
    frente a otra “DE” los Pobres.
     
    * se corresponde, también, con el facilongamente denostado POPULISMO,
    al que no se le tolera la pretensión de Carta de Ciudadanía.
     
    * Etc.
    …………………
     
    Esto ¡ALERTA! contra ciertas INGENUIDADES de “VOLVER A …”
     
    Con lo cual coincidimos en el Item 3-
    “No me parecen acertados los slogans que tienen como principio el volver atrás.”
     
    NOTA inconveniente: Lo único que Vuelve es EL PERONISMO
    (¡porque nunca se fue!)

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola

      Fui yo quien no se expresó adecuadamente. Quise decir en mi respuesta que hay que indagar en los relatos para averiguar quienes actuaron como relatores. Parece claro que algunas mujeres lo hicieron. Es el caso de María y Marta; y, de manera especial, la Magdalena.

      En cuanto a personas pertenecientes a un nivel social bajo, relatos como el del inválido de la piscina, el funcionario real o el ciego de nacimiento revelan que hubo un gran número de relatores anónimos de bajo nivel social y económico que colaboraron aportando su experiencia con quienes se ocuparon de escribir el cuarto evangelio.

      En el Asia Menor de la época la tarea de escribir estaba en muchas ocasiones en manos de esclavos. Hay que advertir que la esclavitud en aquel entorno nada tiene que ver con la que imperaba en Roma y menos aún con la se implantó en América con la llegada de personas africanas atrapadas por la fuerza y sacadas de ese continente.

      El tema de los pobre es demasiado complejo y extenso para tratarlo en un comentario. Requiere tiempo y trabajo. Habrá que meterlo en cartera.

      • carmen

        Pues, hoy día, no sé en otra época, no pedirían ninguna opinión a aquellas personas que no tuviesen un doctorado en, pues en algo .

        Es que estoy descubriendo una cosa. Como soy tan lenta y no me decidí a hacer un doctorado porque lo mío eran los críos,a ver si lo puedo explicar aunque sea con deficiencias. Pues me estoy dando cuenta de que una cosa es seguir a Jesús, como muchos dicen, y ser su amigo, como también dicen, sobre el papel y otros realmente creer en eso que aquí se llama Proyecto.

        No soy seguidora de Jesús, en absoluto, sencillamente me gusta, es un referente para mí como he dicho mil veces. Y de amigos, nada de nada, Cómo podríamos serlo? Nos separan dos mil años. La amistad es otra historia, para mí al menos.

        Y sin embargo a veces pienso, no voy a decir lo que pienso porque a nadie le interesa, pero, a ver, Creo que es uno proyecto absolutamente realizable.
        Por eso a veces me pregunto…

        Y me respondo: querida, te falta un doctorado. Si lo tuvieras entenderías que solamente los mejores lo entienden y por eso lo ven irrealizable en este planeta Tierra. No eres capaz de entender que es un proyecto para alcanzar la vida eterna. Nada que ver con ésta. No te das cuenta que es irrealizable?

        Y me contesto con una frase de esas grandes de mi padre: porque tú lo digas…

        Y es que no tengo solución.

  • oscar varela

    Hola Salvador!
    (al tuyo de 18 octubre –porque los “Responder” no aceptan “resaltadores”)
     
    Te leo:
    “1. quienes escribieron ese evangelio lo hicieron
    – en un griego de escaso nivel y
    – con poco rigor gramatical.”
    ……………………………………….
     
    a) Ok! Te creo. No tengo mejor criterio (¡ni de lejos!).
    Ahora bien, teniendo en cuenta esa afirmación:
     
    b) ¿por qué le has dado una “cuasi decisiva” importancia disparadora
    a una expresión construida con el imperfecto ἧν (‘estaba’)
    y la preposición con sentido direccional πρὸς (‘hacia’),
    que te resuelve traducir por el verbo ‘apremiar’.
     
    c) ¿cómo se ha de explicar que tus Escritos disten muy fieramente
    de los -digamos- “tradicionales” (ya se sabe de mi ¡Enhorabuena!)
     
    d) ¿es que –acaso-, se hubo omitido (a sabiendas o no)
    el imprescindible complemento didáctico de “EL LECTOR”?
     
    NOTA: si no me equivoco hay un “[NO]” de más cuando me dices:
    – “Aun así, el texto [NO] se escribió para ser leído. Había solo uno y la gran mayoría de los integrantes de las comunidades eran analfabetos. El Lector se encargaba de facilitar la comprensión del escrito.”-
    ……………………………………….
     
    Ok, entonces, de acuerdo:
    – El Relato NO era “sofisticado” en cuanto al ESTILO (escribir “BIEN”).
     
    Pero ocurre que UN LIBRO, para que lo sea,
    – tiene otro principal componente: EL PROBLEMA que ha de tratar.
     
    (- sin ESTILO, es solo “borrador” / justificado con EL LECTOR)
    (- sin PROBLEMA, es solo “palabra escrita”).
     
    Por lo que pude comprender –como TEÓLOGO-,
    a este Relato le rebosa “PROBLEMA” hasta por las narices:
     
    – El de este Texto”, al que convino poner “en “esquema” y “en color”
    (para hacerlo digerible /a modo de LECTOR)
     
    – Los “YO SOY …” (“EGO EIMI …”), fórmula dogmática con que estructura
     las “apetencias” básicas del ser humano (LUZ, AGUA, CAMINO, VERDAD, VIDA …)
     
    – Las “triquiñuelas” de:
    * utilizar la expresión de “ser elevado” como “crucificado” y “glorificado”;
    * transferir la facultad de “dictar sentencia” del romano Pilatos
    haciendo “SENTAR” (en la Silla Curul) a Jesús;
    * desafiar la secuencia biológica del “muerto”,
    de “inclinar la cabeza antes de exhalar el hálito de vida”.
    * Etc.
    ……………………………………….
     
    Tal vez, debería preguntarte acá (me disculpo de seguir “exprimiéndote”)
    si el Relato de Marcos “adolece” de similar “falta de ESTILO”,
    sino –como creo-, todo lo contrario, una muy cuidadosa “terminología”.
     ……………………………………….
     
    Acerca de los otros ítems (2 y 3) veré de hacerles un lugar en otro Comentario.
     
    Gracias!

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Oscar

      Voy al asunto:

      1b. Porque siguiendo a la Vulgata que, por inclinaciones dogmáticas, tradujo inadecuadamente πρός (como preposición de acusativo con sentido direccional y dinámico: “hacia”) por la latina ’apud’ (con sentido estático: ‘en’, ‘con’), las traducciones mantuvieron esa tendenciosa traducción ocultando así el sentido original. Hay diferencia entre leer: “el Verbo estaba en Dios” que “el Proyecto apremiaba a Dios”. Los textos están para explicarlos y no, para imponerlos.

      Esta preposición, como se explicó en LA NIÑERA NO HACE FALTA (II) se utilizó técnicamente en los relatos de los profetas con ese mismo sentido direccional. Y ahí no se tradujo por ‘apud’. ¿Por qué allí de un modo y en el Prólogo de otro?

      1c. Tal vez la diferencia sea por razón de seguir la traducción de Juan Mateos, la primera en todas las lenguas (desconozco si es la única) que traduce del original por estructuras idiomáticas de una lengua a otra y no, palabra a palabra.

      1d. La función de Lector desapareció. El decreto lo hizo innecesario.

      A la NOTA. No es que sobre, sino que a continuación de “no fue escrito para ser leído” falta añadir: “…por muchos, sino para ser escuchado por boca del Lector”. Ocurre que al haberlo repetido tanto, me parecía que resultaba fácil entenderlo.

      El problema del evangelio de Juan es que estuvo mal explicado. Todo lo aludido por ti tiene una lógica y una explicación.

      Marcos también fue escrito en un griego de andar por casa. La diferencia es que él explica una praxis determinada. Juan se centra más en la reflexión. En Marcos la única parte discursiva está en el capítulo 13. En Juan a cada dos por tres introduce el discurso fruto de su reflexión.

  • carmen

    No sé ustedes.

    Desde luego mi persona no intenta convencer a nadie.

    Esto es hablar por hablar.

    Creo. Me parece. Un intercambio de ideas. Es bueno oír o leer lo que piensan los demás.

    No sé en otros hilos, pero creo que en este en concreto nadie intenta hacer proselitismo. Pero, ya digo, no me entero de la misa la media.

    Y a veces doy gracias a la vida por ello.

    En fin.

     

     

     

     

     

    • carmen

      Perdón.
      Me he precipitado.
      No soy ni Salvador, ni Óscar ni Isidoro.
      Soy de otro grupo, de ese que da igual lo que digan, piensen o sientan.
      Sorry.

  • Alberto Revuelta

    Oscar Varela aclara con su precisión y brevedad de costumbre, que me ayuda a pensar, el paso del anacronismo religioso, al sincronismo de lo profano. Y afirmada la contundente y mostrenca inseguridad de nuestras vidas individuales y colectiva, presenta la presencia del AZAR como regulador algorítmico incontrolable por nuestra parte de lo que nos va deparando la vida, en la medida que nuestra inteligencia y nuestras técnicas nos permiten superar su aparente ceguera conductora.

    Salvador, el único Salvador no venido del firmamento, ni del Olimpo, ni del Parnaso que nos ampara los martes – don Fausto Ángulo Diez subía los martes al púlpito de la parroquia y cantaba “si quieres milagros, mira” y luego leía las oraciones de los martes de san Antonio, que servidor ha sustituido por los de Salvador Santos que suena igual – ha presentado el texto traducido del prólogo del evangelio de Juan del que deduce el Proyecto de Jesús de Nazaret, de Jesús el Galileo, para los educados en cristiandad el Señor, que es, según entiendo lo que quiso conseguir y dejó plantado en las inteligencias, las emociones, la memoria de los grupos que le seguían.

    Isidoro dice, y según pienso, dice bien que “Empeñarse en reducir el cristianismo a la moral solidaria, es dejarla en nada. Es el último clavo al que agarrarse, para seguir en una tradición familiar, que ya no nos convence en realidad.”

    El instinto de defensa, el de conservación, el de supervivencia, no son racionales, si no razonados culturalmente. El saciar el hambre y la sed son también irracionales y mediados razonablemente por las inventadas técnicas para tener ocasión de satisfacerlos. El instinto de amor, de cuidado, de seguridad, de estar bien, de ser felices y disfrutar de la vida, suponen otro tanto de lo mismo. El instinto sexual puede ser razonado y sublimado en determinados casos, pero sigue estando ahí y a poco que ofrezca ocasión se rebrinca con y sin técnicas de control. Eso es acervo común incluso de los que comentamos en Atrio.

    El instinto de búsqueda de sentido, de seguridad, de protección, de continuidad personal, de seguir existiendo tras ir al Seol o al Hades, está presente como ha señalado hace poco el mismo Isidoro, con sobresaliente lucidez, desde los orígenes de la especie, y sigue.

    Servidor siente ese instinto y, cultural y técnicamente, intento satisfacerlo.

    Con el credo catolico romano tengo por cierto a Dios creador de lo que existe. Al cual no conoceré – como me enseñó don Fernando Urbina después de destilar por años a Juan de la  Cruz y puede leerse en sus obras y en alguna de Rof Carballo que lo comenta – sino atravesando la muerte. Pero al cual reconozco de pensamiento, obra y omisión en Jesús muerto en la cruz y resucitado en la experiencia de Magdalena y otras mujeres y contado después por quienes se hicieron con el poder en el control de las comunidades. En esa tradición, comunicada por las sucesoras de aquellas mujeres en las mujeres de mi casa familiar y que he trasmitido a mis hijos y nietos y a quienes se han fiado de mí a lo largo de mi vida, y sigo haciéndolo cuando encarta, vivo y espero morir. Y trato de hacer de la praxis del proyecto mi praxis profesional, social y política, de la cual se habla menos de lo que se debiera.

    Otras personas piensan, sienten y viven de otro modo y está muy bien. No pretendo cambiar y convencer a nadie de que se apunte a mi parecer. Pero, siendo del Betis, de la  Balona y del Atlético de Madrid, sufridores los tres en sus seguidores, tampoco me van a convencer de que cambie de camiseta.

     

     

  • Isidoro

    La Iglesia Católica es una gran Institución, y es un buen sitio para estar, (naturalmente si te gusta vivir en una institución). (Paráfrasis mía de Groucho).

     

    Llevaba toda la razón Groucho, en su chiste, (que originariamente se refería al matrimonio).

    Yo estoy convencido cada vez más, de que casi todas las movidas sobre la mejora de la Iglesia, que si lo de las mujeres, el celibato, el Papa, los dogmas, etc., no son lo que parece. Que en realidad, todo no son más que subtemas de una cuestión primaria, originaria de todos los conflictos.

    Pasa lo mismo que en los matrimonios mal avenidos. Se discute de esto y de lo otro, que si tal que si cual. Pero la realidad es que no son compatibles y no se soportan.

    Ya lo decía Marx: Si las cosas fueran lo que parece, la ciencia no sería necesaria. Y la astuta Santa Teresa, (que celebrábamos hace días), igual. Les aconsejaba a los confesores que desconfiaran de lo que les contaban las monjas en las confesiones. (No porque mintieran, sino porque la gente no nos entendemos a nosotros mismos. La capacidad de autoengaño es cuasi infinita).

    Lo que nos pasa es que no sabemos lo que nos pasa, (Ortega).

     

    Todo esto viene a cuento, de que yo creo que la cuestión, que subyace en las críticas  y defensas cerradas a la Iglesia, es que todos navegamos entre una dialéctica de dos polos: entre la atracción y necesidad por el grupo, y la atracción y necesidad que también muchos sentimos, por la autonomía personal, el pensamiento creativo, y la individualidad.

    Y esta contradicción de valores, como todas, no es de fácil superación. Como en todas no se supera, polarizándose en uno u otro polo, sino profundizando y sacando la cabeza del agua para verlo todo de otra manera.

    (Hay una imagen muy bonita, y que tiene reminiscencias de la caverna de Platón, de uno que está debajo de la carpa de un circo. Si pudiera trepar por el poste y hacer un agujero en la lona, y sacar la cabeza, vería que el mundo es mucho más que solo lo que hay debajo de la lona, y todo lo vería distinto).

    Pero no aprendemos. Nos pasamos toda la vida pedaleando en la bicicleta estática, y luego nos quejamos de que no llegamos a ninguna parte en la vida.

    A mí en lo de la reforma de la Iglesia, cuando nos perdemos en los detallitos y no acudimos a lo esencial, me recuerda mucho a un tuit de PascÜ, en Twitter: “Parece que no, pero tú a Camela, le cambias el idioma a inglés, le quitas a los cantantes y al del órgano, y le pones a los Police, y son como los Police”.

  • M. Luisa

    Al ir leyendo lo que se comenta  me encuentro con algo muy reconfortante que Salvador le dice a Óscar, digo reconfortante  en el sentido  que refuerza  lo que también a mi modo  voy expresando. Por ejemplo cuando Salvador  en el punto 4/ aludiendo a la Verdad dice que la verdad se refiere aquí a realidad, al desarrollo del Proyecto, claro  se está asumiendo  que la verdad y la realidad son congéneres, es decir, no hay la una sin la otra,  y por tanto sin esta configuración  previa el Proyecto no se desarrollaría como tal (en mi opinión, “no se realizaría”)

    Este temor a que salga el vocablo  realidad, es decir, de la realidad  del Proyecto, creo que se da porque se piensa que   se está aludiendo a un proyecto pensado de antemano, ya que  el término realidad en su interpretación tradicional designaría  el contenido que   definiría  al Proyecto, por ejemplo,  como religioso, y es aquí donde entra el pánico. Pero es evidente que así no piensas ¿no es verdad,  Salvador?

    Precisamente porque la realidad no se puede definir, se nos presenta no como algo que “es”, como por ejemplo  ese Dios que   nos dice el mismo Salvador que ya se dejó atrás,   sino que al hablar de la realidad ha de concebirse  en el sentido que le vengo dando en mis intervenciones  según el cual es algo que tiene una   estructura propia. Una estructura liberadora  cuya relación entre las partes es anterior a cualquier  ley extrínseca que la quiera fijar de modo definitivo. Y pienso que tal tarea la lleva implícita el  Proyecto.

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola M. Luisa

      En lo posible, procuro limitar mi tarea aquí en analizar y explicar los evangelios. Intento evitar decir lo que pienso para no mezclar.

      El Proyecto de sociedad alternativa (denominado el reinado de Dios) es una REALIDAD SOCIAL. La Verdad de la que se habla en el ese texto explicado en el artículo: …Y LA VERDAD OS HARÁ LIBRES (https://www.atrio.org/2013/09/%e2%80%a6y-la-verdad-os-hara-libres/) está referida a la realidad de esa vida comprobada. La pertenencia o adhesión mental y real al orden establecido, por mucha creencia en Dios y las cortes celestiales, mantiene en el sometimiento e impide la libertad. No hay disfrute de la libertad sin salir de la trampa. Y una vez soltados de los cepos, la libertad no busca el éxtasis individual ni colectivo, invita a hacerla extensiva a todo el género humano rompiendo muros y cortando alambradas inhumanas.

      Un abrazo

      • mª pilar

        ¡Gracias Salvador!

        Desatarse…de ataduras impuestas..:

        ¡Es genial y liberador!

        Gracias.

      • M. Luisa

        Gracias, Salvador, será porque no he introducido en mi comentario anterior el párrafo 4/ del tuyo en el que entre otros le diriges a Óscar al plantearte él varias cuestiones en el suyo del 16 a las 28:28´, que has dado por supuesto que yo te preguntaba directamente por ese modo del libre pensar que todos tenemos tan a mano, cosa que si es así se aleja mucho de mi intención pues de ser así denotaría por mi parte no haber apreciado todos tus estudios y tu gran esfuerzo, pero, ahora que lo transcribo, dices en él:

        Punto 4/ Imaginar que el Proyecto salió de Dios supone que ellos mantienen una idea religiosa, lo que no significa que se mantengan en una religión. Sí resulta claro que han dejado atrás al Dios Soberano y lo han entendido como Dador de Vida. Y ellos no conciben la vida sin libertad. La carencia de libertad es inhumana. Aludo a un artículo publicado hace años: …Y LA VERDAD OS HARÁ LIBRES. Verdad se refiere aquí a realidad, al desarrollo del Proyecto. La vida así vivida –aseguraron- hace libres. No se trata, pues, de una religión, sino de una forma de vivir que no admite la esclavitud ni el sometimiento”.

        Quizás, ahora que menciono el párrafo de referencia veas que aquella pregunta no era sino un intento de ver la concordancia entre tu argumentación y la mía y por tanto lejos de pensar en cualquier mezcla de tipo subjetivo.

        Gracias por tu amabilidad y paciencia.

        • Salvador Santos Pacheco

          M. Luisa

          Lo único que quería aclararte es que procuro centrarme en la explicación del texto. De ahí que ante alguna pregunta respecto a mis ideas me quede solo en el sentido del escrito tratado.

          Disculpa si te he respondido inadecuadamente

          Te mando un beso

  • oscar varela

    Hola!

    Argentina:

    Hoy -17 de Octubre-
    DÍA DE LA LEALTAD

     

  • Isidoro

    Yo creo que una pésima y deshonrosa forma de defender y hacer propaganda de sus ideas religiosas, es la de presumir de ser los inventores de todo lo bueno.

    Recuerdo vagamente, que hace tiempo, se contaban chistes sobre que había algunos países, (creo que era la URSS), en los que se hacía creer a la gente que todos los grandes inventos de la humanidad, eran rusos. Y la gente se lo creía.

    El ser buena gente, el sentir empatía, el compadecerse del que sufre, el ser solidario, el querer una sociedad mejor y más justa, no es una novedad traída por Jesucristo. Es una condición de la naturaleza humana, que todos llevamos en nuestra información genética universal, (el inconsciente colectivo).

    Y que se siente y se realiza universalmente, cuando se ha madurado humanamente, y se tiene un cierto equilibrio psicológico, (lo que no se consigue fácilmente). Y eso independientemente de la religión o la laicidad de la persona.

    Pensar lo contrario, es seguir el topicazo de Dostoievski, de que si no se cree en Dios, todo está permitido. Eso es falso de toda falsedad. Hay mucha gente buena persona no religiosa, y viceversa.

     S. Freud (“Carta a J.J. Putnam”. 8-7-1915), decía sobre las razones de la ética: “Cuando me pregunto por qué me he esforzado siempre… por ser… bondadoso con los demás… y por qué no dejé de hacerlo cuando advertí que tal actitud le causa perjuicios a uno… no encuentro una respuesta”.

    No se si era sincero Freud, en ese momento, pero hoy día sabemos que el hombre autorrealizado, según Maslow, es “deiforme”, buena persona de naturaleza.

    Más aún, el premio Nobel de Física, Steven Weinberg dijo en 1999: “Con o sin religión, la gente buena puede portarse bien, y la gente mala puede hacer mal”. 

    Antes del cristianismo, en Grecia y el imperio romano, (los tan denostados paganos), ya estaban los estoicos y los epicúreos, que eran unos abanderados de esa moral.

    Empeñarse en reducir el cristianismo a la moral solidaria, es dejarla en nada. Es el último clavo al que agarrarse, para seguir en una tradición familiar, que ya no nos convence en realidad.

    Jesús, como gran sabio de la Historia humana, predicó una filosofía humanizadora, (como Sócrates, Zenón y otros), y predicó el largo proceso la maduración personal, (para lo que se necesita una nueva “gestación en el vientre de nuestra madre”), fruto del cual emergerá un nuevo humano, que será solidario y amoroso, entre otras cualidades humanas.

    Ahora bien, si Jesús, era en realidad, nada menos que Dios, entonces, lógicamente se espera de él, algo de mucha más enjundia histórica. Y para ello se pinta una humanidad caótica en su época: la obscuridad absoluta, hasta que llega la Luz.

    Pero en el mundo judío, ¿no había caridad, no había buenas personas, (el mismo samaritano es un ejemplo), no fue el centurión romano a suplicar por su empleado enfermo?.

    Se ha intentado catalogar a estoicos y epicúreos, de filosofías egoístas, (porque su objetivo primordial es alcanzar la felicidad personal), en contraposición del cristianismo, que buscaría la caridad y la abnegación solidaria, como primer objetivo.

    Pero esta diferencia es falsa, y falaz, porque el estoico cree que solo puede ser feliz, siendo buena persona, siendo un humano desarrollado y maduro.

    Y el cristiano, en el fondo, siendo bueno y abnegado, también se siente feliz y realizado como humano, (hasta el extremo de que le es muy fácil caer en la tentación de la presunción y el orgullo espiritual).

    El principio de placer de Freud, funciona universalmente, aunque a veces no lo parezca. (El conjunto de la actividad psíquica tiene por finalidad evitar el displacer y procurar el placer).

    Al final todo se redujo a las malas artes de los apologetas cristianos, contra la “competencia” pagana. Superemos esos topicazos infumables hoy en día.

    Jesús fue un humano extraordinario, con méritos para ser nombrado representante y Jefe de la Humanidad. No se necesita echarle más flores, ya tiene él bastantes.

  • oscar varela

    Hola!
     
    1- ¿Quién “redactó” el Texto del Prólogo?
    Sea quien sea, estamos ante un Texto extremadamente “SOFISTIADO”.
    El “grupo” Redactor tiene que haber sido de una ELITE SUPER-ELEGANTE.
     
    2- El PROYECTO es el AMOR LEAL.; Ok!
    La EXPERIENCIA de esa Comunidad LO originó.
    ¿De qué manera estuvo PRESENTE en esa “Redacción”?
    – la MUJER (señoras y sirvientas)
    – el VARÓN SOMETIDO (esclavo, sirviente, in-culto)
    – el DESCARTADO (sin acceso a alimentación, techo, trabajo, cultura).
     
    3- ¿Qué grado de “INOCENCIA” se nos puede inocular con el SLOGAN:
    “¡Hay que volver al Jesús (a la Comunidad de esos tiempos)!”
    viviendo HOY con unas (aunque enclenques) ONU y DDHH?

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Oscar

      A las cuestiones que planteas:

      1. Respecto a todo el texto de Juan, Prólogo incluido, se ha pensado históricamente que las dificultades para llegar a comprenderlo eran debidas a los lectores, que no alcanzaban la altura intelectual de quien escribió esa obra. Pero el asunto es al revés, que quienes escribieron ese evangelio lo hicieron en un griego de escaso nivel y con poco rigor gramatical. El texto es espeso, quienes lo escribieron, gente de mucha voluntad y pocas letras.

      Aun así, el texto no se escribió –como ya hemos indicado en otras ocasiones- para ser leído. Había solo uno y la gran mayoría de los integrantes de las comunidades eran analfabetos. El Lector se encargaba de facilitar la comprensión del escrito.

      2. Para saber de qué manera estuvieron presentes ese tipo de personas que mencionas no queda otra que escarbar en los relatos yendo a los detalles. Se publicó hace años un artículo sobre un relato de Juan titulado EL FUNCIONARIO REAL. En él se afirma la forma de pensar de la comunidad del cuarto evangelio: la persona no se mide por su poder o su alta posición, sino por su humanidad. Ese es el valor que consideraba un grupo humano perteneciente a los niveles bajos de la sociedad de entonces.

      Otro ejemplo: los nombres de Marta y María sobresalen como representantes de la comunidad a la que pertenecen. Más claro todavía es el papel de la Magdalena. El nombre de la Magdalena se silenció en todos los escritos del NT aparte de los evangelios. Incluso en el libro de los Hechos se nombra al grupo de mujeres, pero de ella, nada de nada. Da la impresión de que quisieron sacarla del salón principal para esconderla en los trasteros de los sótanos. En el evangelio de Juan, su papel supera al de todo el colectivo de discípulos.

      La gente carente de horizontes, los mendigos y dependientes podrán verse en el relato del ciego de nacimiento.

      3. No me parecen acertados los slogan que tienen como principio el volver atrás. Andar mirando atrás conlleva el riesgo de perder de vista lo que se nos presenta por delante. La Vida no se hace retrayéndose, sino desplegándose. Otra cosa es no perder el referente ni utilizarlo al propio antojo o al servicio de intereses. Cuando eso ocurre el desatino está asegurado.

      Ha sido demasiado frecuente hablar de Jesús como un ser envuelto en el misterio (recuerdo que el término misterio solo aparece una vez en los evangelios y para decir que se conoce) y medio flotando en una nebulosa. Tratamos de explicar que fue un tipo de mirada frontal y con sus sandalias pisando siempre suelo. Sus pisadas son un referente no para quedar extasiados, sino para no olvidar y pensar qué hacemos con las nuestras.

      Un abrazo

  • carmen

    Porque claro. Entiendo que no entiendan mi obsesión con separar Dios de Jesús de donde sea. De mi Jesús imaginario.

    Es que lo entiendo perfectamente. Las vivencias de juventud, que son las que nos marcan a tope, de la mayoría de personas de las que aquí escriben, nada que ver con las mías.

    Pero cuando era joven, ni siquiera 20 años una persona de estas que saben mucho de estas cosas , recuerdo que me dijo: te estás enfrentando al problema de El Mal.

    A los 57, sin tener idea de que existía esta iglesia dentro de la iglesia, un día entendí que tenía que separar a Dios del Mal. Totalmente. Completamente.

    Y eso trajo consigo otras deducciones. Entre otras es que Jesús no había venido a redimirnos de nada. Ni Dios programó semejante locura.

    Me ha costado mucha reflexión, mucho trabajo romper con, pues con mi religión. Muchísimo. Y estoy superorgullosa. Lo pueden entender o no.

    Ya no tengo ese problema. Leí al señor Quirouga, tiene un estudio sobre El Mal, un camino largo y otro corto. O sea. Imposible de entender . No puedo, no logro entender. Y es un señor que me gusta, pero imposible.

    Así que cuando oí lo del proyecto que urgía a Dios, madre mía. Me quedé descolocada, porque de Salvador Santos aún me fío. Por eso pregunté: divino o humano? Porque no pienso volver al punto de partida. Dios es Dios, supongo.

    Y Jesús es Jesús. Eso lo sé. Bueno, por los evangelios, como todos.

    Y Jesús , con todos mis respetos a todos los que piensan que sí, para mí no Es Dios. Que dios Estë en él? Esa es otra historia. Pero no Es.

    Hagan, por favor, un esfuerzo por entenderme. Les entiendo a ustedes perfectamente.

    Y eso quería decir.

     

  • George R Porta

    No puede haber un proyecto más importante que el proyecto humano concebido en términos de descentrarse para servir o para tender una mano al necesitado (Mateo 25, por ejemplo). Todos los demás no pueden ser más importantes que proteger y sostener la vida. Eso no impide que haya muchos más proyectos humanos que sean muy importantes: Ser un artesano de paz, abstenerse de la crítica y la queja egoístas, son pequeños proyectos que hacen la paz sostenible y son importantes. No veo por qué ha de ser peligroso arriesgarse en el aquí y ahora a asignar prioridades. Nada impide cambiarlas en el futuro cuando las circunstancias o los contextos varíen. Nada queda igual después del mero hecho de pensarlo o de imaginarlo, como nada que no ha sido reflejado en el espero queda igual después de serlo, porque después ya no será el objeto original sino el objeto y su imagen especular. Nadie queda igual después de socorrer al necesitado, ni una parte ni la otra y ese cambio influye todo lo demás en la existencia de esas personas. El miedo nunca es ventajoso. Si uno yerra, pues eso, yerra. Se supone que al obrar se haga discernimiento y no se actúe por impulso, pero aún el discernimiento más agudo y terminado, siempre acarrea una posibilidad de error. La humanidad enfrenta en su existencia un problema y es que no puede recordar cómo comenzó su andadura histórica y tampoco podrá estar toda ella presenta cuando llegue a su término y desaparezca. de ahí que sea necesario vivir el momento presente y no es necesario remarcar que solo se puede vivir consciente de su transitoriedad.

  • Iñaki SS

    Hola Salvador

    Ante todo un cordial saludo. Desde el silencio te sigo y confieso que me gusta lo que nos cuentas. ¿Qué más puedo decir, mirándome al espejo de mis muchos años y teniendo en cuenta mis limitaciones intelectivas?

    Estos días he tratado de centrarme un poco en el post tuyo y en el de Celso, tratando de digerir algo de lo que se ha escrito. Hay que tener en cuenta que vivo  entre esa buena gente de la que dice Celso…”son pocos l@s que nos siguen”…,(en estas elucubraciones añado yo). Entre jóvenes que pasan de estas cosas y que tanto preocupan a Carmen. También atento a las reflexiones de Isidoro que nos recuerda el amanecer de la religión cósmica, en un Universo que no para de evolucionar y sorprende, según dicen, cuando se le mira con un telescopio o con un microscopio. Hace poco se leía que un agujero negro se ha tragado una estrella, a una de esas distancias que no podemos ni imaginar. ¿Cuando le tocará a nuestro sol?

    Entre tanto, aquí estamos los terrícolas pateando a ciegas hacia un aparentemente inalcanzable  mundo feliz. ¡Hay la feliciadad,  tan ansiada y tan escurridiza ella! No se cuantos caminos puede haber para intentar alcanzarla, pero retengo un par de ellos leidos en uno de estos post:

    1º.  El TTM: TENER  – TREPAR  -MANDAR

    2º  El CIS: COMPARTIR  –  IGUALAR  –  SERVIR

    Pues bien, según mi experiencia vital, que no sé si puede servir para alguien, además de a mi mismo, intentar avanzar obsesivamente por el TTM acaba siempre en fracaso. Resulta imposible controlar todas las variables. Siempre queremos tener el que más, subir el que más y mandar el que más. La ambición rompe el saco y nos hunde en la desgracia.

    El  CIS siempre tiene una ventaja. El control de las variables está única y exclusivamente en nuestras manos. Nadie nos puede impedir el compartir, el igualar  o el servir. Además, mira por donde,  parece estar en línea con el Proyecto del Galileo, del que tanto estamos hablando. Ahora bien, si he entendido a M. Luisa, para que la cosa resulte, la elección del CIS tiene que se un opción vivencial totalmente personal, tras haber husmeado el rastro de la felicidad en algún momento de nuestra vida en el que, por las circunstancias que sean, nos hemos visto envueltos, más o menos intensamente, en algo parecido a la realización de este proyecto vital.  No funcionaria si se tratara simplemente de ejecutar una acción vital, porque alguien te lo quiera meter en la cabeza a martillazos.

    Si me he enredado demasiado, pido disculpas y que alguien me desenrede.

    Un abrazo y que seais muy felices.

     

     

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola amigo Iñaki

      El CIS siempre satisface.

      Las famosas bienaventuranzas de Mateo han solido ser explicadas como promesas de felicidad para después. No es así. Hablan de ser felices ahora. A ver si algún día les metemos mano.

      No he olvidado aquél artículo que me hizo recordarte cuando lo estaba escribiendo. Aún no ha le toca. Te lo mandaré como te prometí el día antes de ser publicado.

      Un fuerte abrazo, Iñaki

  • oscar varela

    Hola Salvador!
    Acabo de leer una Respuesta tuya a Carmen:
    El Proyecto es un proyecto humano y para el ser humano. No hay proyecto más grande que ese. Es el proyecto de la fraternidad, donde es posible encontrar la Vida a través del amor leal. La comunidad del cuarto evangelio IMAGINÓ que ese Proyecto tuvo su origen en la mente de Dios. ¿Cómo saberlo? Llegaron a ese punto porque entendieron que no hay otra fuente de donde ha podido salir un Proyecto tan grandioso. No es tiempo de discutir si salió de esa mente o ha sido un descubrimiento humano. El Proyecto no está ahí para la discusión respecto a su origen, sino para el compromiso de llevarlo a cabo.
    ……………………………
    Con eso yo quedo respondido – Gracias, y digo:
    1- “El Proyecto es un proyecto humano y para el ser humano.”
    Ok, de acuerdo
    2- No hay proyecto más grande que ese”-
    ¿Quién tiene suficiente autoridad para afirmarlo?
    La Praxis experiencial (historia) enseña ser prudentes con ponerle límites al Por-Venir.
    3- Es el proyecto de la fraternidad, donde es posible encontrar la Vida a través del amor leal.
    Ok, es Nuestro Proyecto, el de Nuestro Relato
    4- La comunidad del cuarto evangelio IMAGINÓ que ese Proyecto tuvo su origen en la mente de Dios. ¿Cómo saberlo? Llegaron a ese punto porque entendieron que no hay otra fuente de donde ha podido salir un Proyecto tan grandioso.
    Ok, aceptable que ELLOS eligieran una única FUENTE “EL Dios” (τόν θεόν).
    Es una Religión más (hace ABSOLUTAMENTE DEPENDIENTE al ser humano) dentro de la variada –habida y por haber-historia humana.
    De lo que es ABSOLUTAMENTE DEPENDIENTE el ser humano,
    es la Circunstancia (Mundo) (Escenario) en que ha de jugar su ROL dramático,
    que le “facilita” o dificulta” ARGUMENTAR (DAR SENTIDO) a su vida.
    5- No es tiempo de discutir si salió de esa mente o ha sido un descubrimiento humano.
    ¿No es TU tiempo? Ok, es de respetar;
    Salidos al ruedo ¿aceptas que haya otros tiempos, después de 2000 años occidentales?
     
    6- El Proyecto no está ahí para la discusión respecto a su origen, sino para el compromiso de llevarlo a cabo.”-
    Es la mejor forma de tirarse un tiro en los pies:
    “comprometerse” sin constante retaguardia de ¡ALERTA! e.d.: “CRÍTICA”
    ¿No te parece que eso es lo que se ha venido haciendo?
    Acá en ATRIO, lo menos que se le dice a la Iglesia y su TEO-LOGÍA
    es que estuvo y está “chifladita”
    ………………….

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Oscar.

      Como veo que vas a la letra, puntualizo:

      1. Para todo ser humano; para toda la humanidad.
      2. Los pasos consisten en ir haciendo humano lo inhumano, todo lo inhumano. Hasta conseguir la plenitud humana; sin límites a ese porvenir. No es Proyecto para unos cuantos, sino para que aun siendo solo unos cuantos no se achanten y trabajen en esa dirección universal.
      3. ¿No coincidimos todos, aunque sea a nivel teórico, en ese objetivo?
      4. Imaginar que el Proyecto salió de Dios supone que ellos mantienen una idea religiosa, lo que no significa que se mantengan en una religión. Sí resulta claro que han dejado atrás al Dios Soberano y lo han entendido como Dador de Vida. Y ellos no conciben la vida sin libertad. La carencia de libertad es inhumana. Aludo a un artículo publicado hace años: …Y LA VERDAD OS HARÁ LIBRES. Verdad se refiere aquí a realidad, al desarrollo del Proyecto. La vida así vivida –aseguraron- hace libres. No se trata, pues, de una religión, sino de una forma de vivir que no admite la esclavitud ni el sometimiento.
      5. Me refiero a la urgencia que reclaman los que peor lo pasan. Mientras dedicamos nuestro tiempo a discutir si son galgos o podencos se pierden multitudes de vidas humanas. Y llevamos muchos siglos con similares discusiones. Hago referencia a si no es hora de llevar la discusión a consensuar el qué y el cómo hacemos para convertir en humano lo inhumano.
      6. De acuerdo en que hay que comprometerse en esa faena sin olvidar la crítica. Ando metido en la tarea crítica hasta los ojos. Y ya me va quedando, y viendo a medias, uno solo.

      Un abrazo

      • oscar varela

        Gracias Salvador!
        Te leo:
        -“Ando metido en la tarea crítica hasta los ojos”

        No lo dudo; más aun,
        – creo haber y seguir acompañando tu empeño “exegético”,
        con el que me identifico desde un saber de “aficionado”.
        – pero yo estoy empeñado en la crítica “filosófica”
        (que implica la “teológica”)
        desde un saber “especializado”.
        – Si insisto es porque considero que la “exegética”
        ha de remitirse, en última instancia, a la “filosófica”
        (la de la “vida humana”).
        (comprendo que no se suela tener mucha idea de esto último).
        – Por eso cierta “insistencia” mía … hasta notar que puede molestar;
        entonces le llegará el momento de Mc. 6,11; nada de 2a.Tim. 4,2

        Abrazo y ¡Buena Vista!

  • oscar varela

    Hola Salvador!
    (Este es un Comentario a tu Comentario sobre mi Comentario)
     
    1- Empiezas así: -“Estuve dudando si responder …
     
    Nada más apropiado al Asunto ἧν πρὸς (“estaba hacia”),
    teniendo el sentido de: “interpelar”, “apremiar”, “urgir”.
    Tu iniciada Respuesta es el logro a mi “interpelar-”, “apremiar-”, “urgir-” –TE.
     
    2- Mi “presión” -ἧν πρὸς (“estaba hacia”)-,
    te hizo des-embuchar lo que bullía en y con Juan Mateos
    (esto ya estaba en “Un paso,un mundo”).
     
    3- Quedan por conversar sobre las otras dos preguntas
    – creo que te refieres a:
    ¿POR QUÉ “EL Dios” está “apremiado”? ¿QUÉ COSA puede haber que “apremie” a “EL Dios”?
     
    4- Para el ítem anterior conviene atender lo de Juan Mateos; dice:
    -“Este proyecto … expresa el SOLILOQUIO divino”-
     
    ¿Con quién habla “en serio” Dios? ¿Consigo mismo?
    ¿Un Yo hablando con Otro Yo? ¿Cuántos “YO” hay?
    ¿No caemos en la cuenta que esa urgencia de “no hay tiempo que perder
    es porque “alguno de los ‘YO’ está en PELIGRO”?
     
    5- Acá tenemos esquematizado tu -“Estuve dudando si responder …
    Todo “dudar” (vital) es un “preguntar-se”, UNO a UNO mismo
    para NO DES-ATINAR.
     
    6- Ergo: No hay escapatoria al “auténtico” y radical Asunto de la Vida:
    Fabricar Ortopedias al PELIGRO insoslayable del AZAR, que, al urgir-nos,
    – urgimos su Faz facilitadora a nuestro Proyecto y
    – urgimos contra su Faz dificultadora …
    (… ¡perdón! espera un poco que me van a hacer el TAROT …)
     
    7- Si los seres humanos de hace 2000 años, o los de a la vuelta de casa,
    no se aprontan a “bracear” en el Naufragio que es toda Vida,
    la cosa no tiene Remedio mientras sea el recostarse sobre “el Dios” (τόν θεόν).
     
    8- El insoslayable “SOLILOQUIO” es:
    Dice un YO: “LA VIDA ES UNA HERIDA ABSURDA …
    El Otro YO le contesta: “… SIN EMBARGO …

  • Asun Poudereux

    La Vida misma se apremia en emerger en la Consciencia de todo lo que conjuntamente es y está interconectado.

    Si vida es lo que somos, no se comprende el ir en su contra, pues lo que hagas a otro repercute en toda vida.  Verse y reconocerse en la vida que es, aparta la tiniebla que acecha con pensamientos y deseos en contra de lo que genera vida.

    La vida nos constituye, nos sostiene, nos apremia a serla, desde principio a fin. Nada parece haber fuera de ella. El Proyecto es ella misma engarzada en la Consciencia, que a toda vida abraza y ama.

    Valorar como Vida el tener y poseer es no caer en la cuenta de lo anterior, de obstruir la luz que no separa: El amor leal y fiel a la vida en la que se es parte y todo.

    Jesús, el bendito Galileo, lo capta y opta por la vida, Vida.  En sus palabras, hechos y silencio se hace uno con ella, Ella.
    Gracias a todos.

  • Juan A. Vinagre Oviedo

    Hola, Salvador! Antes de nada, agradecerte la didáctica-catequética que nos ofreces cada semana. Ayuda a revisar ideas e interpretaciones tradicionales, y a conocer algo mejor el Proyecto del Reino, así como a conocer-intuir por donde irá en el futuro la reconversión-renovación de la Iglesia, si quiere ser fiel al Reino del Dios de Jesús, con los matices nuevos que la investigación-reflexión del futuro nos sugerirá…

    Pero ahora permíteme una pregunta, que no es más que una curiosidad, porque alguna razón debes tener: ¿Por qué llamas reiteradamente a Jesús “el galileo”?  Él se reconocía y llamaba Jesús, vivió en Nazaret, el IN-RI consagra su nombre oficial: Jesús de Nazaret. A Pablo cuando éste le preguntó quién era, respondió: Soy Jesús, a quien tú persigues… Me gusaría conocer tu razón, que debe ser sólida, porque -pasando a tiempos posteriores- no llamo a Francisco de Asís, “el toscano” ni a Teresa de Ávila, “la castellana”… Es una curiosidad, digo.  ¿Me lo puedes explicar?

    Gracias, Salvador.

     

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Juan A.

      Jesús solía autodenominarse con una fórmula propia de la mentalidad de la época: “el hijo del hombre” con la que se alude a alguien perteneciente a la especie humana: un ser humano. Según el contexto, en los evangelios a veces se traduce por “este hombre”, otras por “el hombre”.

      La expresión está tomada del capítulo siete del libro de Daniel. Allí se habla de cuatro fieras: un león, un oso, un leopardo y una cuarta: una fiera espantosa, fortísima y terrible. Estas cuatro fieras representan ahí el poder opresivo que tiraniza al ser humano desde los cuatro puntos cardinales. En medio de esas fieras Daniel ve venir entre las nubes del cielo (recuerda la declaración de Jesús ante el sumo sacerdote y el sobresalto que le produjo) a una “FIGURA HUMANA” (“hijo de hombre”) que dominará sobre todos los reinos. Representa el triunfo definitivo del ser humano frente al sistema opresor que trata de someterlo a toda costa.

      En los evangelios se identifica a Jesús con ese ser humano.

      El nombre ‘JESÚS’ está muy contaminado. Quienes lo oyen o lo leen suelen encajajarlo en la idea que han transmitido de él durante siglos. Y se desfigura. Ocurre lo mismo si decimos ‘JESÚS DE NAZARET’. De ahí que me decidí a nombrarlo con el título: ‘El Galileo’ tratando de pegarlo al suelo y decapar de su nombre esa cáscara con que ha sido recubierto tanto tiempo. De todos modos, podrás ver que con relativa frecuencia voy utilizando su nombre en estos artículos porque me parece que empieza a verse el hombre que fue.

      Te confieso que me sentía mal a veces por llamarle El Galileo. Era como esconder el nombre de mi gran amigo. Me consolaba saber que así sacaba a relucir su realidad y su rostro.

      Aprovecho para mandarte un abrazo, Juan A.

  • carmen

    Es curioso. Le leo y tengo la sensación de que es un texto escrito por mi mano. Es una sensación muy curiosa.

    De acuerdo en todo, salvo en una cosa.

    La experiencia de toda la especie humana recogida en la historia, ahí está. Y recogida en los libros de ciencia. También están ahí.

    Por supuesto que no se trata de girar sino de dar un salto cualitativo. Pero aprendiendo de los errores del pasado. que son numerosísimos, y también  de los  aciertos que haya habido.

    Como este comentario está en el hilo de Salvador, me apetece decir que, efectivamente Jesús saltó, y quizás durante unos años, un siglo quizás, ni idea, hubo quienes saltaron con él. Y después hubo otro salto hacia atrás. Y volvieron al punto de partida, que diría la Jurado, pero con otro Templo, otros sacerdotes y otras historias.

    Entonces, creo, me parece, diría que el salto de Jesús está todavía sin experimentar. No me refiero a su dios, que no es el mío, no. Me refiero a su filosofía de vida, eso de compartir, pensar en el que tienes al lado, ser conscientes de… creo que eso está aún por experimentar. Porque, a mí juicio, al mío, no es igual que el socialismo económico, que creo que también está superado, porque de no ser así, hace ya un siglo de 1917 y no ha convencido. La base de jesuanismo es otra. Al menos para mí lo es. Además de economía es muy importante el desarrollo de los sentimientos. De qué me suena la palabra sentiente? Harari quizás?

    Quiero decir que me parece genial estos trabajos de exégesis porque, a ver, desde la biblia aquella de , eran los LXX? O algo mejor eran los 700, no sé, anda que no se han hecho traducciones sobre traducciones,  y que conste que creo que San Anselmo fue un hombre sabio y estupendo, pero a lo mejor se equivocó en alguna cosica de estas de artículos, de acusativos, de plural, de singular…y que cambia el sentido del texto. Al menos eso dice Salvador Santos, y , me lo creo totalmente.

    Utopía lo de Jesús? Pues vamos a darle cuerpo de realidad. Desde luego una distopía no es. Que no es poco.

    Y eso es todo lo que quería decir.

     

    • mª pilar

      Carmen:
      Si no siguiese ¡Vivo! su Proyecto de Vida.

      Mo hubiésemos llegado hasta aquí.

      Para mi, esta Vivo y es el centro de mi vivir, desde muy niña.
      Un abrazo.

  • M. Luisa

    Buenos días, Salvador, ayer ya me fijé en la respuesta que le diste a Gonzalo Haya sobre todo  a lo referente al punto 3/ en tu comentario del pasado día 13

    Estoy de acuerdo en lo que dices  sobre   que no hay diferencia alguna  entre quienes vivían en la comunidad de Marcos y Lucas  y quienes lo hacían en la que escribió el cuarto evangelio, sin embargo pienso   que no es tanto debido  a la manera de explicar mediante el logos de Juan  el Proyecto sino   que ambas comunidades vivieron la misma experiencia, la propia de la  realidad del Proyecto, y a mi juicio diría que  el logos de Juan es la  reafirmación de la misma.  No sé ya me dirás si me alejo demasiado  de tu exposición. Un abrazo

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola M. Luisa

      Las comunidades de las que nacieron los evangelios vivieron la misma experiencia. Las diferencias están en la forma de exponerla. Gracias al excepcional trabajo de los lectores y los copistas de esas comunidades hoy podemos investigar a fondo y entender lo que explicaron respecto a su manera de vivir. Como he repetido en algunas ocasiones, los sinópticos son pedagogías de esa PRAXIS; Juan, una reflexión sobre ella. Pero los cuatro hablan del Proyecto (Lógos) vivido.

      Un abrazo

      • M. Luisa

        Gracias, Salvador, coincido contigo que desde el punto de vista pedagógico y lingüístico es así como tú dices pero como mi interés es además aunar coincidencias desde la vertiente filosófica como también he puesto de manifiesto en varias ocasiones, me pregunto si lo determinante para estas comunidades estaba en la PRAXIS o en la forma de exponerla? Porque si lo determinante se encuentra en la praxis ambas comunidades, incluso la actual, vivieron y viven la misma experiencia independientemente de la forma de exponerla sea la pedagógica de los sinópticos sea la reflexiva de Juan.

        Ahora bien, si de diferencias se trata pienso que la diferencia estaría en lo que añade Juan en su reflexión que no sería otra cosa sino añadir Verdad a esta realidad ya experienciada.

        Por esto desde una perspectiva filosófica que es desde donde me posiciono (para aprender y poder contrastarlo así con mis estudios) encuentro a faltar el elemento de la realidad que con respecto al conocimiento resulta del todo imprescindible.

        Un abrazo

        • Salvador Santos Pacheco

          Hola M. Luisa

          Lo determinante para aquellas comunidades estaba en la praxis. El análisis de los textos nos aporta pistas de la praxis concreta de cada una de esas comunidades. Sin embargo si se quiere llegar al conocimiento pleno de la realidad de ese Proyecto no hay más camino, a mi juicio, que ponerse las pilas, arremangarse y decidirse a vivirlo dejando a un lado o, al menos en un segundo plano, todo aquello que nos despiste o nos entretenga.

          Un abrazo, M. Luisa

  • Isidoro

    Nos describe el amigo Salvador, el proceso de pensamiento de la comunidad “juanista”. En el siglo I, la religión grecorromana, olímpica, estaba en una crisis total de aceptación real pública, del todo similar a la que acaece actualmente con las religiones actuales.

    La religión olímpica, era una mera variación cultural de la primitiva religión sumeria, con su mitología politeísta de unos dioses que eran plenamente humanos, solo que con mas inteligencia y poder. Una religión de dioses claramente antropomórficos, personales.

    Pero seiscientos años de filosofía griega, había producido un cambio tan radical en la cosmovisión del mundo del momento, que había vuelto obsoleta una religión de casi cuatro mil años de antigüedad.

    El helenismo era una corriente tan poderosa, que supuso toda una revolución en el mundo conocido. Sin el helenismo, Alejandro, hubiera sido un guerrero más en la historia, semidesconocido hoy, como lo son miles como él.

    El verdadero ejército de Alejandro, fue el mundo cultural que iba con él, y que arrollaba los pueblos conquistados, mucho mas que sus ejércitos, y que perduró en la historia, cuando el Alejandro guerrero, fue una simple y corta anécdota histórica.

    El judaísmo, por otra parte, suponía un pequeño avance reciente,  (no tenía más de seiscientos años de historia real), pero no era mas que una simple religión tribal, de un Dios tribal más, (Yahveh), que pertenecía al elenco de dioses mesopotámicos. Religión que encima también había sufrido los embates poderosos de la cultura griega.

    En esa situación de crisis generalizada cultural-religiosa, de ese siglo I, las visiones rompedoras con el estatus quo, que aportaban una adaptación de las religiones a las ideas imperantes en la época, tenían todo el viento a favor, a pesar de las inercias y las resistencias de los “conservadores”.

    Había una “necesidad” en muchas personas, de algo nuevo, de resolver las muchas contradicciones internas que producían la religión antigua con la cultura moderna. Los debates seguro que serían eternos.

    Los “Atrios” de la época, hervirían, y muchas comunidades de personas con esa inquietud de encontrar el camino en el que dirigir su vida, de “darse cuenta” de lo que pasaba y les pasaba, de encontrar un sentido a su vida dentro de la historia humana. (¿No nos pasa a nosotros algo parecido, actualmente?)

    Y llega Jesús, e introduce en un pequeño pueblo semidesértico, un germen, una levadura, que luego otras personas, (Pablo, Juan, y muchos más), desarrollaron dando lugar a una revolución religiosa, a un salto a otra dimensión del pensamiento y la experiencia religiosa, mas coherente con su cosmovisión.

    A mí, la situación de la época de Jesús, con su grave crisis religiosa, y el anhelo imperante de vientos nuevos, me resuena plenamente, con la situación actual nuestra.

    Han pasado dos mil años, y estamos en el inicio de una nueva revolución cultural, y las religiones imperantes, están en una crisis exactamente igual que las de las religiones del s. I.

    La comunidad joánica de la época, miró al presente y al futuro, y no se dedicaron, a hacer exégesis del Gilgamesh o del Enuma Elish, los textos originarios, fundadores de la religión de sus padres, (los griegos), y los judíos rompieron amarras con el judaísmo tradicional de sus padres, con una visión literalita de la Ley, y dieron un paso hacia adelante, imaginativa y valientemente.

    Y romper, no es girar 180º y hacer lo contrario que antes, es superarlo, mejorarlo, y eliminar lo prescindible, pero sin apegos, nostalgias, ni querencias. (Dice un dicho budista: “Si te encuentras al Buda, ¡mátalo!” = no te apegues a él, sigue adelante).

    La tradición es un fuego, que hay que transmitir de unos a otros, pero es el fuego, no es la antorcha vieja, que hay que tirar cuando ya se ha gastado.

     

    • Alberto Revuelta

      Es lo mejor que he leído, resumido, inteligente y positivo sobre el pasado, el presente y el futuro. Y encima invitando a construir sin mirar nostálgicamente atrás. Gracias, Isidoro. Hoy es la fiesta de Santa Teresa, doctora de la Iglesia, tu comentario es un regalo en el “camino de perfección” que Salvador desbroza aquí.

    • ana rodrigo

      Muy bueno, Isidoro. Gracias. Un abrazo

    • mª pilar

      ¡Gracias Isisoro!

      Genial, clara, sencilla…para comprenderla toda persona que busca… gracias de corazón.

      Un abrazo entrañable.

  • Santiago

    El Proyecto de Dios Padre ha de ser Jesucristo, “engendrado” por El desde toda la eternidad….El Amor de
    Dios es desbordante y apremiante, no hay duda de ésto…Por eso Jesús es el Verbo, la expresión perfecta de la Palabra divina…Palabra presente en Dios desde la eternidad y literalmente Dios es ese Verbo, esa Palabra…”Dios es el Verbo” (Juan 1:1), en el lenguaje literal griego koiné.

    No es, por tanto, Jesucristo una “adopción” del Padre… su co-sustancialidad se expresa en el mismo S. Juan cuando transcribe las palabras y el pensamiento del mismo Jesús:

    “Mi Padre y Yo somos una misma cosa” (Juan 10,30) y “Todo lo que hace el Padre, lo hace igualmente el Hijo” (Juan 5,19)

    No hay duda que los judíos sanedritas sabían que Jesús se identificaba como Dios y por eso decían a Jesús:

    “Por ninguna obra buena Te apedreamos, sino por la blasfemia, porque Tú, siendo hombre, te haces Dios”… Y Jesús les dice “De Aquél a quien el Padre santificó y envió al mundo decís vosotros:blasfemas porque dije: Soy Hijo de Dios?…pero si las hago, ya que no creéis en Mi, creed a las obras, para que sepáis y conozcáis que el Padre está en Mi y Yo en el Padre” (Juan 10:31-39)

    Esa comunidad joanina, cuyo líder era el Apóstol Juan, sabía perfectamente que Jesucristo era el hijo único de Dios, de Su misma naturaleza, naturalmente una blasfemia para los judíos que no creían en El, que le llevo a Cristo a la Cruz…No existe ignorancia ni perplejidad en las primeras comunidades cristianas acerca de la divinidad de Cristo…

    Así Marcos, narra el testimonio de los testigos, en el interrogatorio de Jesús por el Sumo Sacerdote, Caifás:

    “¿Eres Tú el Mesías” (pregunta Caifás), “el Hijo del Bendito?..Jesús le dijo: Yo soy (Marcos 14:61-64 y Mateo 26: 63-66)

    El Hijo del Bendito equivale al Hijo de Yavé. Por no querer pronunciar el nombre de Yavé, los judíos usaben otros nombres como éste. 

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

  • oscar varela

    Hola (de nuevo)!
    (respondo acá a la buena y generosa invitación de un Cumpa atriero)
     
    Si he entendido bien el asunto “disparador” de Salvador
    que lo fue llevando (inspiración) a la interpretación que nos ofrece,
    ha sido la descojonadora partícula
    – “pros” (ΠΡΣ) – reclame y urgencia- referida a “el Dios” (τν θεν),
    Que va a traducir con el vocablo verbal (no sustantivo) APREMIAR.
     
    A      ν ρχ ν λγος,
    B      
    Κα λγος ν ΠΡΣ τν θεν
    C      Κα θες ν λγος.
    D      Οτος ν ἐν ρχ ΠΡΣ τν θεν
    ………………………..
     
    Estoy de acuerdo:
    Se trata de una NUEVA IDEA DE DIOS que:
    – tiene “en mente” un mejor Proyecto en común
    – para los seres humanos –todos-, y
    – quienes los sintieron realizado en Jesús.
     
    Lo que no queda de ninguna manera explicado
    ¿POR QUÉ “el Dios” está “apremiado”?
    ¿QUÉ COSA puede haber que “apremie” a “el Dios”?
     
    Me respondo:
    Porque el Dios del ser humano
    es el “DIOS NADA”, el “DIOS PROBLEMA”, LO INSEGURO,
    lo “INTRATABLE”, lo “IMPACTABLE”, lo “DUDOSO”,
    el “AZAR”, en fin.
     
    El ser humano no tiene “sentido” …
    más que el que él mismo tiene que darle a su vida.
    Su Proyección no está en la mente de ningún Dios …
    más que en la de su esfuerzo fabricante.

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Oscar

      Estuve dudando si responder o no por inexacta a una afirmación tuya de la que luego derivan dos cuestiones. Me he decidido a hacerlo porque, aunque la respuesta no puede ser breve, me parece que merece la pena. Copio entero tu párrafo:

      “Si he entendido bien el asunto “disparador” de Salvador
      que lo fue llevando (inspiración) a la interpretación que nos ofrece,
      ha sido la descojonadora partícula
      – “pros” (ΠΡόΣ) – reclame y urgencia- referida a “el Dios” (τόν θεόν),
      Que va a traducir con el vocablo verbal (no sustantivo) APREMIAR.”

      La afirmación inexacta es:

      – “pros” (ΠΡόΣ) – reclame y urgencia- referida a “el Dios” (τόν θεόν),
      Que va a traducir con el vocablo verbal (no sustantivo) APREMIAR.”

      Lo que traduzco por el verbo ‘apremiar’ no es una preposición, sino una expresión construida con el imperfecto ἧν (‘estaba’) y la preposición con sentido direccional πρὸς (‘hacia’). En el punto 6 del artículo se indica que la traducción literal es: “Y el proyecto estaba hacia Dios”.

      En el punto 8 escribí la traducción:

      “Y el Proyecto se dirigía a Dios”.

      Dicha traducción recoge de la construcción ἧν πρὸς (“estaba hacia”) el imperfecto y el sentido direccional de la preposición con la expresión: “se dirigía”.

      Esa es la traducción que encontramos en la traducción del NT de Juan Mateos. En este punto, la pregunta obligada es: ¿Por qué Juan Mateos traduce con una expresión carente de sentido en nuestra lengua?

      Al resultar incomprensible para nosotros, Juan Mateos introdujo una nota que copio literalmente:

      “Este proyecto concebido en la mente divina, es personificado por Jn, quien lo presenta como interlocutor de Dios. Expresa con esa especie de soliloquio divino (el proyecto se dirigía/interpelaba a Dios), una urgencia: la del amor de Dios por realizarlo”.

      Juan Mateos se quedó cercano a la literalidad muy probablemente siguiendo la indicación que le dio el general de los jesuitas, el español Arrupe en el año 75, de que siguiera la pauta de su investigación, pero actuando con mucha prudencia porque la institución estaba con la escopeta cargada contra la traducción. De ahí que introdujera la nota explicativa.

      Pero en este país la institución no se quedó conforme y se formó un tribunal al que obligaron a presentarse a Juan Mateos. Los prelados que formaron dicho tribunal, naturalmente, carentes de preparación para conocer a fondo el texto original de los evangelios, impusieron a Juan el retirar esa y otras notas de la traducción. Demostraban así, como el resto de sus antecesores a lo largo de la historia, su nulo interés porque el evangelio pudiera ser comprendido por la gente. El evangelio debía estar sometido al Dogma y el Señor sujeto a su dominio. Interesaba mantener que “el Verbo era Dios” y ocultar: “un dios era el Proyecto”.

      Como es lógico, Juan Mateos no accedió a retirar esa y otras notas. De ahí que la institución boicoteara la traducción del NT.

      La construcción ἧν πρὸς (literalmente: “estaba hacia”) tiene el sentido de: “interpelar”, “apremiar”, “urgir”. De ahí que tradujera esa expresión, que no una preposición, por: “y el proyecto apremiaba a Dios”.

      Es frecuente oir y leer que gracias a la institución tenemos hoy a nuestro alcance los textos de los evangelios. Algo también inexacto. Podemos contar con esos textos gracias a multitud de lectores y copistas que en las primeras generaciones nos dejaron ese legado. La institución mantuvo la prohibición de traducir la Biblia a las diferentes lenguas durante muchos siglos; usó a conveniencia los textos para reafirmar la doctrina que le interesaba; forzó el sentido de los textos para mantener el evangelio a su servicio; condenó y marcó con el sufrimiento a quienes se atrevieron a descubrir algo de su auténtico significado; y aún hoy mantiene el miedo de que se salga a la luz el gran fraude. Y todo ello, sostenido por personas de mucho rojo en sus capas, pero de nulo conocimiento del texto que aquellas primeras comunidades nos dejaron.

      Hay dos preguntas en tu texto que no respondo aquí por la extensión de mi respuesta. Las dejo pendientes para aclararlas con una aparente incongruencia que hay en el Prólogo de Juan y que también trataré de explicar en su momento si antes nadie se da cuenta de esa falsa incoherencia.

      Te mando un fuerte abrazo

      • Asun Poudereux

        Muchas gracias, Salvador, por todo. Todas estas aclaraciones están lejos de escandalizar, sino, a mi modo de ver, de impulsar a ser más honestos y humildes.

        Un abrazo lleno de gratitud.

      • carmen

        Eres un hombre de los grandes

        Gracias.

        • carmen

          Te lo digo porque no tienes miedo.
          Me he aclarado un poquito más . Te pregunté cómo se podría Dios sentirse oprimido. No entendía. Ahora quizás lo entiendo mejor. Me dijiste que era la manera de decir que ese proyecto estaba en la mente, bueno, la mente o lo que fuese de Dios. Entendí que Dios ya estaba cansadico de que ese proyecto no se realizase, que nadie entendiese lo que quería. Entonces nace Jesús y entiende.

          Pero sigo sin entender. Es un proyecto humano o divino?
          Te vuelvo a decir lo mismo. Vuelvo al punto de partida. Porque si Dios tiene un proyecto para el ser humano, dónde está nuestra libertad?
          A ver si me explico. Entendí lo que dijiste que el grupo de Juan o la comunidad de Juan, expresaron según sus creencias de entonces y sus vivencias como grupo, contaron lo que habían vivido siguiendo lo que ellos entendieron al seguir o al estar en contacto o lo que fuese con Jesús de Galilea. O de Nazaret. Me da igual.

          Pero mi persona del siglo XXI sigue sin entender.
          Creo que es un proyecto humano, nacido en un tiempo donde Dios todo lo regía. Pero humano. No es un proyecto divino , visto con mis ojos incultos, porque de aceptar eso , tendría que aceptar el creacionismo. Y no puedo. Mi mente lo rechaza. Insisto, en el siglo XXI. Bueno, y en el XX, también.

          En fin.
          Espero seguir entendido poquito a poco.

          Y ya , si leo que en la mente o lo que fuese de Dios ya estaba la persona de Jesús. Me muero.

          Porque yo he leído mil veces, al cesar lo del cesar y a dios lo de Dios. No mezcles.
          Leí tu artículo aquel de la moneda. Se lo que significa. Pero es que sigo pensando que al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
          Sorry.
          Porque si resulta que Jesús es Dios, con todos mis respetos, se me hunde todo. No puede Ser. Como mucho podrá Estar en Jesús. Pero no puede Ser. Porque si Es Dios, así, cualquiera.
          No sé si me explico.
          Reivindico totalmente que Jesús es un Hombre, como todos. Y luego ya, lo que pensara o hiciera, ahí le aplaudo, me encanta. Pero no , No Es Dios.

          Vaya un jaleeeeeeo que me he hecho.
          Sorry.

          • Salvador Santos Pacheco

            Hola Carmen

            El Proyecto es un proyecto humano y para el ser humano. No hay proyecto más grande que ese. Es el proyecto de la fraternidad, donde es posible encontrar la Vida a través del amor leal. La comunidad del cuarto evangelio IMAGINÓ que ese Proyecto tuvo su origen en la mente de Dios. ¿Cómo saberlo? Llegaron a ese punto porque entendieron que no hay otra fuente de donde ha podido salir un Proyecto tan grandioso. No es tiempo de discutir si salió de esa mente o ha sido un descubrimiento humano. El Proyecto no está ahí para la discusión respecto a su origen, sino para el compromiso de llevarlo a cabo.

            Si vuelves a leer el final del Prólogo, verás que ahí se afirma con rotundidad: “A la divinidad NADIE LA HA VISTO NUNCA”. ¿Se equivocaban quienes escribieron esto?

            Respecto a la cuestión del César, acuérdate que quienes le hicieron las dos preguntas a Jesús utilizaron por tres veces un verbo que se traduce por ‘pagar’. Ese verbo lo usó Marcos con frecuencia, casi en cuarenta ocasiones. Jesús usó otro verbo diferente a traducir por ‘devolver’. ¡Y ese verbo solo aparece en Marcos en esta ocasión! TIENE UN VALOR ESPECIAL Y ÚNICO. ‘Devolver’ tiene el sentido que tiene ese verbo cuando se decía que alguien devolvió las cartas a su novio o a su novia. Indica ruptura. “Devolved al César” significa: “ROMPED CON EL CESAR”. Puedes volver a leerlo junto a otros textos (La división de los panes, la pregunta del rico…) en: https://www.atrio.org/2012/12/leyendo-a-marcos-27/

            Un abrazo

          • carmen

            Ok
            Gracias
            Me cuesta entender
            Tienes razón.
            Igual da. El proyecto ahí está. Y me gusta. Punto.

            Es que miedo me da que vuelvan a tergiversar todo. Pero con no hacer caso, ya está.
            Un abrazo

  • oscar varela

    Hola!
     
    Pero Salvador dice ALGO MÁS (en respuesta a Haya):
     
    “1. los autores de este texto … llegaron a la conclusión de que el Proyecto:
    A) – (ACCESO DEL SER HUMANO A LA CONDICIÓN DIVINA),
    B) – SE ORIGINÓ POR LA MENTE DE DIOS”
    ………………………..
     
    Ese “ALGO MÁS”:
    A) que “LA DIVINIDAD TIENE CONDICIONES” (muy “lindas”, por cierto)
    B) que “DIOS TIENE UNA MENTE” (“empujada” –preposición “pros”)
     
    Ya eso debería reconocerse como de FABRICACIÓN HUMANA.
    – un “HORIZONTE CULTURAL”,
    – una “IDEOLOGÍA”,
    – una “ORTOPEDIA” ¡para no quebrarnos!

    Y, como de Dios se trata:
    – una RELIGIÓN.
     
    Nota quisquillosa:
    Ya tenemos al HIJO,
    Que es un Quehacer del PADRE
    ¿Cuánto falta para el DOGMA TRINITARIO?

  • Isidoro

         Decía Ortega que el humano es él y sus circunstancias. Y estas circunstancias son unas de tipo individual, personal, y las otras de tipo cultural, comunal.
     
        Todos somos hijos de nuestra época. Somos como un nadador, que se desplaza con su cuerpo, y con su técnica, pero también y en mucho porcentaje, se desplaza en medio de un fluido.
     
         No es lo mismo desplazarse en agua, que en aceite, y no es lo mismo nadar en aguas frías o templadas, en aguas quietas o bravas, en aguas limpias o sucias.
     
            Hasta los superhombres o genios, están condicionados, limitados y enmarcados por su cultura ambiente. Einstein, justificando su “traición” a la física newtoniana, exclamó: “¡Newton, perdóname. Incluso para un hombre dotado, con tu incomparable poder de reflexión y creación, en tu época, no había más que un único camino posible, y tú lo encontraste!”.
     
          Todo esto viene a cuento, de la duda que suscita, el pensamiento del sabio Jesús, prisionero de la cultura de su época judeo-romana. Cuando ahora, dos mil años después le tomamos de maestro, hay que comprenderlo, y atreverse a sobrepasarlo, como hizo Einstein con Newton.
     
        Jesús, después de 3-4.000 años de cultura, promocionó el salto de la primitiva religión del miedo a la religión del amor moral.
     
        Hoy, 2.000 años después, estamos ya en condiciones de dar el 2º salto, a la religión cósmica. El mismo Einstein, antes citado, en 1930 señalaba esta religión cósmica como el 3º grado, el más alto de la religión; estando marcados los dos primeros, la religión del miedo y la de la moral y sociedad, por la concepción antropomórfica y personal de la divinidad.
     
        (Einstein señalaba que el Dios judío, no es sino la negación de la superstición, y es lo que la imaginación suple, para llenar el vacío producido,  cuando la superstición ha sido suprimida).
     
       Ahora ya estamos en camino de conocer el Universo de tal manera, que ya podemos sustituir esa “imaginación que suple”, con unos conocimientos en los que cimentar unas hipótesis más firmes: ese es el germen de la nueva “religión “cósmica”.

    • carmen

      Si.
      También decía que la imaginación es más poderosa que la inteligencia. Porque la inteligencia suele dar vueltas alrededor de lo ya conocido. Avanzar en la línea prevista por las leyes aceptadas mundialmente.
      Hay que tener imaginación para, por ejemplo decir: y si el espacio y el tiempo estuviesen ligados irremediablemente? Y si el tiempo no fuese constante y estuviese relacionado con la velocidad? Y si en realidad la luz también tiene un poquito de materia? Y si en realidad la masa y la energía estuviesen íntimamente relacionadas? Y si pudiésemos extraer esa energía de la materia que en realidad es energía acumulada?

      Dios santo. Es que lo adoro. Y lo adoro porque se atrevió a pensar saltándose al mismísimo Newton. Es decir. Al Dios de la ciencia que logró saltar todas las barreras de la magia y de la superchería para convertir al estudio de las cosas que sucedían en la tierra en leyes físicas generales. Es más, inventó el modelo matemático del cálculo infinitesimal porque lo necesitaba para demostrar sus leyes físicas.
      Pues a ese gigante inmenso ,y sobeeeeerrrbio, se atrevió a enfrentarse. Claro, llevaba por lo menos trescientos años muerto.

      Es que adoro a Einstein. Te hace sentir que todo lo cierto es cierto, hasta que no se demuestre lo contrario. Y para eso hay que atreverse a imaginar.
      O tener suerte. Que también. Pero no se dan esos pasos de gigante que dan los que se atreven a imaginar.

      En fin
      Me apetecía decirlo.
      Me alegra coincidir con usted de vez en cuando.
      Un cordial saludo.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Algo acerca de la Secuencia de Artículos
    En la Respuesta de Salvador a las dudas de Gonzalo, LEO:
     
    “1. los autores de este texto … llegaron a la CONCLUSIÓN de que:
     
    En un “Taller”, este Texto convendría, tal vez,
    que apareciera más que PRÓLOGO, como EPÍLOGO.
    (así –de sopetón-, suena a “dogmática confesión de fe”).
     
    ¿Será que por eso Salvador agrega al final?:
    “4. Quedan algunos artículos. En ellos irán apareciendo LAS VIVENCIAS de esa comunidad extraordinaria”

  • carmen

    Porque si él, me refiero a Jesús, si él rompió con la idea de Dios de su cultura,  no puedo yo romper con la de la mía? No puedo pensar que de Dios no sé nada, solamente que creo que algo que no sé qué es , existe, pero que tenemos absoluta libertad y capacidad para hacer un proyecto de sociedad humana más justa, más racional, mejor de lo que tenemos en la actualidad?

    No somos capaces de hacerlo solos? Por qué? Yo creo en la humanidad. Y creo que somos libres, por qué tengo que creer que el mismo Dios está detrás de todo, si no sé qué es Dios?

    En fin.

    Lo dejo ya.

    No tienes que contestar. Sencillamente ha sido una reflexión por escrito. Nada más.

    Gracias por todo.

    Un abrazo fuerte

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Carmen

      A ver si soy capaz de responder a todas tus preguntas de una sola tacada.

      Para empezar, en el artículo yo no digo nada; lo dice la comunidad que escribió ese texto. Mi función es explicarlo; Es decir, transmitir con palabras sencillas y entendibles lo que ellos dicen.

      Esa comunidad arranca de lo que viven y no de creencias carentes de vida. Vive cada uno en su casa, pero hermanados. Los distingue un amor que supera desengaños y hasta traiciones. Es un amor leal. Han descubierto que ese amor leal es lo único capaz de lograr el desarrollo del ser humano hasta su plenitud. El modelo para ellos ha sido Jesús. Su amor leal lo llevó hasta el límite. Eso le hizo parecerse –según ellos- al Dios que imaginan. Imaginan a Dios como un ser absolutamente generoso, de una esplendidez imposible de calificar. E IMAGINAN también que al disponer de VIDA definitiva, la derrocha en un grandioso Proyecto para el ser humano: QUE EL SER HUMANO TENGA LA POSIBILIDAD DE ALCANZAR ESA VIDA DEFINITIVA, QUE LLEGUE A TENER LA CONDICIÓN DIVINA. Y se IMAGINAN a Dios desviviéndose en ese Proyecto que ellos verán realizado plenamente en el Galileo. De ahí que consideren que es Hijo de Dios, porque ha derrochado como Él: amor y lealtad.

      La comunidad autora del cuarto evangelio llegó a esas conclusiones a partir del AMOR Y LA LEALTAD que vivieron. No fue a partir de sentarse a hacer esfuerzos mentales teológicos. ¿Se equivocaron o acertaron de pleno? ¿Cómo saberlo? ¿Haciendo elucubraciones, meditación trascendental, esfuerzos mentales? ¿Ante una mesa, un ordenador, un móvil? ¿Traduciendo textos griegos? ¿No será únicamente viviendo lo que el sistema injusto trata de ocultar con falsos objetivos, señuelos, división, olvido…? ¿No será optando y apostando el todo el resto por el amor leal? ¿No será ese el paso que nos falta y por eso nuestro desatino?

      Es fácil percibir en la actualidad un alto grado de desorientación. El artículo inicial de esta serie terminaba de este modo:

      “Los artículos enumerados a continuación, previstos de publicar en ATRIO a partir de septiembre, tratan de exponer esta línea de pensamiento desde el desatino al amor leal aportando un referente ante la desorientación”

      Un abrazo, Carmen

    • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

      Pero Carmen, ¿quién te impide creer en Dios de ese modo que dices, pensarlo y amarlo de ese modo que muestras?, ¿quién te impide creer en la humanidad con esas posibilidades que ves en ella?, ¿quién te exige hacerlo con toda la Iglesia detrás, con su dogmática como acertada interpretación de lo que crees?; es una opción personal que obedece a tu conciencia inteligente y conmovida que tienes (y tengo)… y así construyes tu respuesta; lo hizo Jesús, lo hizo la comunidad de Juan, y lo hace mucha gente y no pocas fraternidades alternativas.

      A su lado, está la cuestión de si lo hace o no la Iglesia -es muy diversa- en su dogmática o en sus “teologíaS” (plural), pero es otro debate ajeno a la fe propia, la tuya, la mía, la de tantos. Son dos cosas distintas. Y si otros/as necesitan, honestamente, hacerlo en la dogmática eclesial, puedo dialogar con ellos, amarlos, compartir muchas acciones -no todas- y reclamar mil veces que ese camino es una Religión más, que no Evangelio de Jesús. Ya sé que no me van a elegir portavoz de la fe común, ni quiero.

      Entiendo tu “descontento intenso”, pero la religión sin apelar al Misterio y ordenar sus “Sacramentos” de relación inmanencia-trascendencia, no es Religión, ni la mayoría de sus miembros la reconocen. Hay toda una teoría “científica” (ciencias humanas o sociales) que lo muestra como aquello que los creyentes esperan, en general, de su religión: caminos “sagrados” de acceso “controlado” al Misterio, a lo Sagrado. Mientras que en esa misma teoría social, las “religiones” de fuerte tradición samaritana y humanista, no tienen aprecio especial; mucha gente -dicen- no ve ahí nada nuevo a lo que ya les pide-ofrece la ética humanista; no van a hacer la experiencia de Juan para saberlo.

      Más aún, en esta lógica, mucha gente no puede hacer la experiencia de Juan si no es como entrega de amor A Dios que, derivadamente, provoca amor al hermano. Es toda una antropología y cosmovisión que prefiere cierto (o total) dualismo al comprender el mundo (inmanente-trascendente), el ser humano (corporal-espiritual), la salvación (semillas en la tierra-frutos en el cielo). Esto se ha llegado a hacer teología, CIERTA teología, MUCHA teología, y ella se nutre de una interpretación de Juan, pongo por caso, de modo coherente con esa fe sobre la que piensa.

      Mucha gente, en las Iglesias, muy arriba, conoce esa teoría social de la religión (“ciencias sociales”) y trata de combinar las dos dimensiones, trenzando ambas de forma íntima y única, porque, de otro modo, no es fácil hallar personas que se confiesen hoy de la comunidad. Surge aquí el problema de si importa el número de los creyentes y el problema de si hay una Tradición en la interpretación de la Fe que también obliga a la Iglesia, o si esto son añadidos en falso a la comunidad de Jesús.

      Si se quiere, hay un problema de conservadurismo extremo e intencionado en el catolicismo, pero también un problema de cómo ofrecer la fe y vivirla (Francisco) conectando con la comunidad fraternal de Juan y con las necesidades religiosas (definidas, ordenadas, sacramentalizadas) del ser humano y de la religión que quiera perdurar (ciencia de la religión dixit). Y cómo hacer esto sin falsear los dos polos, porque no se puede elegir tan fácilmente como se piensa. Esto está detrás de la salida de muchos católicos hacia los movimientos evangélicos neoconservadores, fuera del catolicismo o en su interior, “a la fe, por la religión” o “la fe como religión”. Un problemón para el que “conduce” la comunidad y para todos. En los años setenta, muchos, con veinte años, pensamos en vivir en esas comunidades de fraternidad alternativa y la fe desde ellas. Hoy no queda casi nadie en ellas y nos ha debilitado mucho, y al venir los teóricos de la religión con lo que he dicho, el catolicismo se buscó por caminos de “fe” mediante “religión”, y todo se ha complicado más y más, con la presión neoliberal conservadora, la corrupción interna de la Iglesia, la pederastia, el clericalismo patriarcal, la subordinación de la mujer, los derechos humanos en el mundo y en la Iglesia, etc. Francisco es un intento de darle una salida digna a todo esto. Lo dejo aquí para abrir boca.

      Pero todo ello es distinto de cuál es mi fe cristiana con otros-as, independientemente de qué hace todo el catolicismo dogmático. No puedo vivir totalmente condicionado por ellos. Son cosas distintas, para mí. Incluso, desde fuera, al juzgarme otros y lo vean como igual, yo tengo mi cabeza y conciencia para verme como es, no como dicen. Priman los estereotipos sociales, sí, pero éstos no definen la conciencia creyente propia y, en el cristianismo, todavía hay margen para esa vida fraternal de Juan, si bien, es cierto, que sin cargos y reconocimientos eclesiásticos de peso. Bueno, mejor para la fe y la persona. Un cordial saludo.

      (A mi querido Salvador, sólo decirle que tiene un concepto demasiado unívoco de la teología como “elucubración de despacho”. Hay mucha teología que no dice nada, por abstracto que parezca, si no es por haber sido conmovida en el camino de cada día y responde a esa experiencia original, que creo, creo, es la de la comunidad de Juan, la misma. Esa teología está ahí. Abrazos).

      • carmen

        Gracias.
        Nada ME impide Nada. Me refiero a mí cabeza, físicamente, ni te cuento.

        No sé cómo decirlo ya. Te lo prometo.
        No es por mi. Ni por ti, ni por Santiago, ni por Antonio, ni por pilar, ni por Ana, ni por esta Carmen nueva para mi, ni por el señor Revuelta, ni por Celso Alcaina, ni por Salvador, ni por un Carlos que no sé quién es, ni por Luis Troyano, ni por Giordano Bruno, ni por Gonzalo Haya, ni por Juan, ni por Honorio…ni por nadie.
        Nosotros no importamos.

        Me preocupa la gente joven. Me preocupan mis nietos, los nietos de todos nosotros.

        Esos son los que me preocupan.

        No sé qué es Dios. Pero es que no me importa. Me importó y mucho. Ya no. No me importa la vida eterna, si la hay la veré y si no, no la veré. Tampoco me importa eso que dicen algunos de la reencarnación aunque por si acaso siempre he dicho que me pido ser ballena azul, apunténlo, por favor.

        Me importa la vida de las personas. Me importa el futuro del planeta. Creo que la filosofía cristiana es un camino estupendo para el futuro. Y sé, porque hablo con gente, mejor dicho ni sé quiere hablar de este tema, se que esta manera de ver la vida está cayendo junto con la iglesia.
        Jesús acabará convirtiéndose en una especie de don quijote de la mancha. Precioso, pero irreal.

        Eso es lo que me preocupa y a veces me hace volar de impotencia por el salón de mi casa,de indignación. Es una perdida enorme para la humanidad. Humanidad. Dios es otra historia.

        Ya no sé cómo decirlo.

        Pura impotencia es lo que tengo. Porque eso es lo que está sucediendo. Y esto es lo que sucederá si no hay ya mismo una reacción de, de quienes puedan hacer algo. Para mí son los teølogos, a lo mejor no lo son. Pero mi cabeza pragmática y mi capacidad limitada de razonamiento me dice que lo son. Porque en la teología está la base de todo. Unida a la intransigencia del Poder y del neoliberalismo económico. El neoliberalismo se combate con otras ideas económicas que tampoco son las socialistas. Están superadas por la realidad.

        Es que lo veo, como tú en este momento estás viendo este texto.

        Pero no puedo más
        Te lo prometo.
        No puedo más.

        Si me conocieras tan solo un poquito entenderías que a mí me da exactamente igual lo que piensen los demás en estas cosas de Dios. Me enfrenté a él durante muuuuchos años, hasta que llegamos a un acuerdo. Lo respeto. Me respeta.y además si le pido fuerza interior, me llega. Cómo me va a importar a mí lo que diga un teólogo o el mismísimo Papa? Esa etapa la pasé.

        Ahora. Sé de la importancia de la iglesia en la sociedad. Sé de la importancia del Papa en la iglesia.

        De verdad
        No puedo más.

        Creo que me tengo que olvidar de todo esto. Es inútil. No puedo , es demasiado para mi. Pero alguien vendrá detrás con la fuerza suficiente. También lo sé.

        Un abrazo

        • mª pilar

          Querida Carmen:

          ¡No sufras, no te preocupes por nada!

          Solo, sigue tu camino como lo percibes, no luches en contra de nada ni de nadie…en esta cuestión sobre “dios”…

          Si sientes que la “fuerza” está contigo, y tu vida está alrededor de las personas que quieres, y te preocupan aquellas que sufren.

          Estás en el buen camino; todo lo demás, eres inteligente para buscar por donde tú, creas que necesitas estar.

          Todo lo demás…como muy bien dices…se nos dará:

          ¡Porque está ahí para toda persona que vive con corazón bueno, justo, acogedor, sincero!

          Como nos dices, nuestro peor enemigo…y el de siempre, es,…el dios dinero, que pudre los corazones, las mentes, y para conseguirlo, no tienen ningún reparo en hacer…las mayores barbaridades.

          Esas personas, ya han elegido su camino; sigamos nosotras el nuestro; y escucha lo que ya te dije otra vez:

          ¡No leas aquellas cosas que te enervan la mente y entristecen tu corazón!

          Vengan de quienes vengan; tú sabes lo que te aporta buenas vibraciones, entra en ello con la fuerza que te caracteriza, y disfruta; el resto:

          ¡Déjalo pasar!

          Hay mucha materia en Atrio, que te encantará, y te hará feliz.
          Lo deseo de todo corazón y deja de sufrir en vano…no es bueno para la salud.

          Mi abrazo entrañable cielico.

          • carmen

            Toda la razón.
            Es deformación profesional. Cuarenta años con adolescentes son muchos.
            Pero, como me dice mi hermano Salva, te crees que todo lo puedes solucionar, ya te darás cuenta de que no puedes solucionar nada. Me lleva justo diez años.

            Pero claro. Entonces?

            Pues entonces, nada.
            Supongo.

            Un abrazo.
            Otra vez Gracias ❤️

        • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

          Te entiendo y te entendía, Carmen. “… Las cosas mejorarían un montonazo. Se haría una iglesia mucho más atractiva. Podría colaborar en mil cosas diferentes de la sociedad humana, humana y no divina. Genial”. Cuando la Iglesia “crea” de ese modo, desde Jesús y su Dios en medio de la vida buena para todos, habrá decrecido hasta ser una modesta red de comunidades fraternales muy pequeñas y de influencia muy limitada, un “resto”. Pero habrá otros a su lado que representen una vocación humana de vida alternativa, en fraternidad, y esos chicos y chicas jóvenes seguirán teniendo referencias de sentido, lealtad y amor. Las tendrán y quizá mejores que nosotros, pero su traba, más que las religiones anquilosadas, que también, será el mundo de ideas, valores, relaciones sociales y estructuras que se impongan. Esto de la covid-19 todavía puede ser una interpelación absoluta a la vida que negaba los valores humanistas como fraternidad y justicia, pero no lo sé; no sé cuál será la salida cultural. Pero que los jóvenes va a tener y encontrar sus referencias de sentido, seguro. El problema es cambiar el modo de vida de “con menos y de otro modo, podemos vivir todos y bien” o “si alguien se quiere salvar solo, además de casi imposible, no es digno de su condición, no se respeta en su dignidad”.

          • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

            Se escapó el texto sin releer y corregir. Y re-saludar. Un cordial saludo. Escribo para mí y lo cuento por si le sirve a otros.

          • mª pilar

            Gracias José Ignacio.

            Siempre sirven las experiencias personales; y nos enriquecen a las personas que las recibimos y escuchamos.

            Los caminos, son personales, cada ser los elige; y nada pasa, cuando compartimos esas vivencias y también nuestras ¿luchas?

            El problema viene, cuando cada cual…quiere sentar ¿su! cátedra… ahí viene los eternos diálogos, reafirmándolos como “verdad absoluta”.

            Lo que de verdad nos enriquece, son las experiencias-vivencias, que cada persona vive dada su opción personal.

            Es un placer escucharle, porque “siento” su delicadeza y deseo de ayudar a quienes quieran escuchar.

            Mi vivencia es, personal:
            ¡Es mía!
            Y quizá no le sirva a nadie más; lo que si puedo decir es; que no es una opción a ciegas, es que para mí persona es:
            ¡La Vida!
            La que me recrea, me inspira, me completa.

            Pero pude ser, que a otras personas les moleste.

            Por esa razón, siempre digo:

            ¡Esta es mi manare de mirar y Ver!

            Un abrazo entrañable y agradecido.

          • carmen

            Ay José Ignacio.
            Seguramente tiene razón toooooooodo el mundo mundial cuando me dice: pero vamos a ver…y a ti, qué?
            Pues, a mí todo.
            Por ahí leo voces que dicen que lo mejor que puede pasar es que la iglesia se vuelva pequeñica, pequeñica…
            Pero no creo en los milagros.
            A propósito, alguien que conozca al señor Papa le puede decir que, por favor, en público siempre mascarilla?.

            Un abrazo muy fuerte.

  • carmen

    No entiendo mucho de estas cosas de exégesis, pero no veo el problema de que se extienda por la teología de la iglesia esto que dices. En realidad es lo mismo, pero hablado con un lenguaje actual. Si esto o cosas parecidas a esta se llevase a las facultades de teología, se preparase a los teølogos, a los futuros sacerdotes, a los catequistas… mejor le iría a la iglesia. En realidad es lo mismo. Hay un proyecto de Dios para el ser humano y ese proyecto lo intuyó Jesús de Nazaret o de Galilea, da igual de dónde fuese. Y eso a los ojos de los que vivieron con él hizo que lo consideraran muy cercano a dios. Hijo de Dios.

    Claro, todos los mitos caerían, es cierto. Las cosas mejorarían un montonazo. Se haría una iglesia mucho más atractiva. Podría colaborar en mil cosas diferentes de la sociedad humana, humana y no divina. Genial.

    Pero mi problema personal, el mío, el de mi cabeza, seguiría siendo el mismo. Proyecto divino? Por qué no humano?

    Y es que no tengo arreglo. Mi caso es de una desolación infinita.

    Pero para millones y millones de personas sería su tabla de salvación, me refiero en la actualidad, con las cabezas de hoy. Y en realidad eso es lo importante.

    Creo

    Me parece

    No sé.

  • carmen

    Me sucede lo que dice José Ignacio . Voy muy lenta. Es demasiado denso para mí. Necesito tiempo.

    Lo que llamas proyecto estaba en la mente , deseo o como le quieras llamar de Dios desde cuándo? Desde que el ser humano alcanzó el status de humano? Desde el principio de todo? El ser humano entonces tiene como finalidad seguir ese proyecto?

    No entendí lo de que el proyecto apremiaba a Dios. Estaba impaciente? Qué esperaba? Que un ser humano entendiese y se decidiera a ponerlo en marcha?

    Entiendo lo que dices de Juan Bautista. Entiendo lo que dices de lo que pretendió la comunidad de Juan que elaboró el texto del cuarto evangelio. Entiendo las cosas reales, pero me sigo perdiendo en lo mismo. Si nadie conoce cómo es Dios, como se sabe que ese es su proyecto?

    Por qué no puede ser un proyecto humano? Es que si no es así de alguna manera nos metemos en el creacionismo. Y mi mente la rechaza.

    Si ahora naciese otro hijo de Dios , como se considera a Jesús en este texto, utilizaría a Dios para explicarlo? O sencillamente hablaría del ser humano aunque él pensase que estaba interpretando los deseos de Dios?

    Entiendo lo que dices de por qué lllaman hijo de Dios a Jesús. Creo que es lo único que entiendo del todo. Y, fíjate hasta donde puede llegar mi limitación intelectual que creo que con eso es suficiente. Creo que o  todos lo somos, o no lo somos ninguno. Pero no todos los hijos son iguales. Qué te voy a decir, soy la menor de seis hermanos, sé que todos no somos iguales, pero aunque he tenido hermanos y hermanas que me han dado mil vueltas, no por eso mi padre me quería menos. Ni era menos hija suya. En absoluto.

    Me gusta lo que leo aunque no logre entender del todo. Me atranco siempre en las mismas cosas. Es aparecer la palabra Dios en un texto y perderme. No logro entender.

    En fin.

    No he nacido para teøloga. La verdad es que no me gustan los teølogos. Pero creo que tú no lo eres. Creo que lo que tú haces es eso que llaman exégesis. Quizás sea un paso pequeño en este momento, pero quizás, es posible que con el tiempo se cumpla eso de… Y un gran paso para la humanidad.

    Ojalá.

    Un abrazo.

  • Veronica pojmaevich

    https://www.youtube.com/watch?v=m_UEspPIFTU
    https://jaumecentelles.cat/2016/05/06/interestellar-la-biblioteca-infinita/

    A veces pienso que Jesús se identifica con un Dios padre, por la pérdida de su propio padre; a mi me pasó así, lo perdí a los 11 como las protagonistas de las películas Interestelar y Contacto; ambas buscan en el universo infinito porque buscan la conexión con sus padres; y en verdad este vínculo humano, este amor era vehículo de un hilo conductor mayor: el Amor con mayúsculas que va dando formas al Proyecto a través de la Eternidad, milenio tras milenio. Copié dos videos que lo grafican de la película interestelar. Dos categorías importantes: el Proyecto y el Amor que le da vida y continuidad! Saludito

     

  • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

    No puedo seguir este ritmo, querido Salvador. Imposible. Todavía estoy en el 4 y con prisa; un rato a la noche y tarde. Bueno, ahí está todo tu trabajo para verlo en su conjunto. Un abrazo.

  • Alberto Revuelta

    Magnifico, Salvador, magnifico.

  • Pedro Bosch

    Salvador, muchas gracias por El proyecto de Jesús. Me han entusiasmado loes temas 5 y 6 sobre todo. Nunca he visto una explicación tan sencilla y completa del prólogo de Juan. Y quería pedir tu autorización para utilizarlos. Yo soy catequista de adultos y quisiera, si tú lo admites, transmitírselo a mi grupo de catecumenado. Pienso que es una pena que no se difundan.

    Espero tu aprobación.

    Un cordial saludo

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Pedro

      Cuenta con todas las autorizaciones. No me siento propietario. Hay poca cosa mía. Procuro añadir lo mínimo de mi cosecha para evitar estropear el contenido del texto.

      Si quieres te puedo mandar a tu correo estos archivos y los que necesites. Dispongo además de un amplio y excelente material muy útil para la función que desempeñas. Te lo puedo hacer llegar también por esta vía.

      Este es mi correo: salsanpac@yahoo.es

      Te mando un abrazo

  • carmen

    Aaaaaayyyy, Salvador.

    No estoy de humor.

    Que Dios te bendiga por tu esfuerzo para que entendamos un poquito mejor todo esto.

    Un abrazo fuerte.

  • ana rodrigo

    La asignatura pendiente que no tiene explicación ni solución es porqué Dios es Padre y no madre y porqué su PROYECTO, Jesús, es hombre y no mujer. Como alguien ha dicho “si Dios es hombre, el hombre es dios”. ¡Qué le vamos a hacer! era el contexto en el que nació Jesús y era el Dios de Israel. Limitaciones humanas… Que tanto daño ha hecho a que el poder y los intermediarios y representantes de Dios en la Iglesia todos hayan sido y sigan siendo hombres, que la teología, los concilios, los dogmas, la doctrina, el derecho canónico, la estructura de la Iglesia, etc. etc. sólo hayan sido cosa de hombres, con exclusión total de las mujeres.

    Sí, alguien hablará de María, de cómo trató Jesús a las mujeres, y es cierto, pero ¿y la Iglesia? ¿Cómo ha tratado a las mujeres? ¿Como vírgenes y madres, o pidiéndoles virginidad antes que sexo? ¿María es grande por su maternidad o por su virginidad? De hecho nadie la llama María, sino la Virgen

    Perdón, no quiero desviar el tema, pero no está mal que lo reflexionemos, porque lo que se dice explicación, como los dogmas, no tiene.

    A Dios se le ha atribuido absolutamente todo el poder (Omnipotente, Todopoderoso), pero también aspectos que son más maternales que paternales, de hecho la supervivencia de un ser humano desde que nace ha sido y es gracias a la madre, y la madre lo es es hasta la muerte sin pedir nada a cambio. Lógicamente, hay excepciones tanto para la madre como para el padre, y, afortunadamente, cada vez hay más padres con entrega y características atribuidas siempre a las madres.

    Digo todo esto para tener en cuenta el contexto social en el que nació Jesús y sus consecuencias históricas en la Iglesia. Si el PROYECTO se hubiese hecho realidad en una mujer, no hubiese llegado a ninguna parte…..

  • mª pilar

    Cuantas vivencias de mi sencillo caminar, se están… aclarando y confirmando… desde este curso, que tan generosamente nos entrega Salvador.

    Y me siento bien, segura del camino elegido; mis fallos o debilidades, no empañan el camino, y mucho menos, la profundidad, del:

    ¡Proyecto de Vida que proclamó el Galileo!

    Me encuentro en paz, gozosa por la opción tomada; y muy agradecida, por todas las personas ¡Geniales! que han pasado por mi vida, confirmándome con su vivir, que mi camino estaba en la dirección que el Maestro proclamó.

    Cierto, que no es la iglesia poder, ni la religión la que me inundaba de luz…mas bien…era como una opción personal de alejarme de las “tinieblas” de tantas ataduras vacías de Vida, que en muchos casos… sin maldad… seguían predicando.

    Aprendí, desde Él, que no intentaba ampliar el nº de seguidores; o lo asumes como propio y caminas hacia el, optando por los principios y fundamentos, que nunca debemos traicionar…porque no es posible un pacto a medias…

    Respetas a las  personas que no pueden… o no quieren verlo… porque es sencillo:

    ¡No se puede servir a dos señores!

    Sí, se mueven entre aquellas personas, que han buscado… un “dios” a su imagen y semejanza…para no alterar lo que para ellos/as es lo primordial.

    Gracias Salvador, hermano bueno y leal.

    Un abrazo entrañable.

     

     

     

     

  • Salvador Santos Pacheco

    Hola Gonzalo
     
    A las cuestiones que planteas:
     
    1. Para la comunidad autora de este texto el Proyecto era lo que ellos estaban experimentando y sobre lo que reflexionaron: una realidad social (el reinado de Dios) distinguida por la fraternidad y el amor leal entre sus miembros. Llegaron a la conclusión de que ese grandioso Proyecto, teniendo como objetivo que el ser humano pudiera tener acceso a la condición divina, no pudo ser originado sino por la mente de Dios.
     
    Para esa comunidad fue el hombre Jesús quien llevó a su término ese Proyecto. El proyecto no solo se expresa y se escucha; además, se ve. De ahí su afirmación:
     
    “Y hemos CONTEMPLADO SU GLORIA
    –       la gloria que un hijo único recibe de su padre-
    plenitud de amor y lealtad”
     
    Para ellos, Jesús será el Hijo, el que alcanzó la plenitud humana y ha llegado a parecerse a Dios. Lo ha demostrado por su amor y lealtad. Y La comunidad demuestra su aceptación del Proyecto VIVIENDO ese amor leal de manera que puede ser también visible desde fuera.
     
    2. Jesús para la comunidad no será un simple profeta, sino el Hijo, el único que puede dar una explicación de Dios.
     
    3. ¿Qué diferencia hay entre quienes vivían en la comunidad de Marcos y Lucas quienes lo hacían en la que escribió el cuarto evangelio? No debemos confundirnos. Sus diferencias no están en cómo vivieron el Proyecto, sino en su manera de explicarlo en su entorno y en su tiempo. A mi juicio, Jesús se habría encontrado en su casa en cualquiera de esas comunidades. Tal vez en la oficial de Jerusalén no le habrían visto con buenos ojos.
     
    4. Quedan algunos artículos. En ellos irán apareciendo LAS VIVENCIAS de esa comunidad extraordinaria.       
     
    Un abrazo, Gonzalo    

  • Gonzoalo Haya

    Salvador, no me queda claro: ¿para la comunidad de Juan, el proyecto era un ser divino, o un mero pensamiento de Dios literariamente personificado?

    Ese ser divino ¿ya era Jesús? ¿se encarnó después en Jesús? ¿o simplemente Jesús fue el profeta que mejor vivió y expresó el proyecto?

    ¿Crees que Jesús de Nazaret se hubiera sentido cómodo en la comunidad de Juan?

    Confieso que yo me sentiría más cómodo en la comunidad de Marcos o en la de Lucas.

    Gracias por estas perspectivas sobre las creencias de las primeras comunidades.

    What do you want to do ?
    New mailCopy

Deja un comentario