Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5499 Artículos. - 87269 Comentarios.

A la memoria de Joseph Moingt S.J (1915-2020)

Joseph Moingt ha fallecido el 29 de julio de 2020, a la edad de 104 años en París. Fue un gigante del pensamiento cristiano. Dos años antes publicó su último libro “L´esprit du christianisme“, Edit TempsPresent, Paris 2018, 285 p.

No encuentro mejor recuerdo a su persona y su obra que trasladar aquí, en mi traducción al castellano, algunas ideas tomadas de las páginas conclusivas de su libro.

(p. 276) “El título de este libro podría apuntar hacia la verdad del cristianismo que no está encerrado en sí mismo, en su religión, pero que circula a través del mundo, gracias a la comunicación que los cristianos mantienen con todos los demás hombres : verdad que no es la de la fe cristiana en su particularidad, sino la del hombre creado a la imagen de Dios para constituir su familia; verdad que se revelaba a los hombres bastante antes que el cristianismo,  desde que circulaba entre ellos el nombre de Dios, que es más que una palabra o una representación: es un soplo, un aliento portador de las esperanzas del hombre respecto de sus propios destinos, un sentido, un presentimiento de su trascendencia. ¿Es que no es eso lo que significaban las citas de poetas y de filósofos que jalonan el discurso de Pablo en el Areópago sobre el Dios desconocido, digamos más bien sobre lo desconocido del Dios que él quería revelarles en aquel que Jesús llamaba su Padre? Desconocimiento tanto del hombre como de Dios, ya que Jesús, en el Evangelio de Juan y de acuerdo con la enseñanza de Pablo, nos enseñó a conocer a Dios en tanto que padre de los hombres creados a su imagen, haciendo así entrar la idea del hombre en la revelación de Dios en Jesús. He aquí por qué la fe cristiana, aun tan segura que esté de haber recibido de Jesús la verdadera revelación de Dios, no la encierra en lo que en ella se dice, sino que está siempre en búsqueda de lo que él (Dios) revela directamente al espíritu del hombre, de la que ella (la fe cristiana) no espera otra verdad, sino un mejor conocimiento de la verdad de lo que Dios es en sí mismo y de lo que él quiere ser en nosotros, bien que no podremos alcanzar la plena revelación hasta el fin de los tiempos, cuando ´Dios será todo en todo´ (1 Cor. 15-28)”

“…he indicado con fuerza que el ´espíritu´ del cristianismo debía ser buscado en su orientación antropológica y en su novedad histórica, que había creado un impacto tan fuerte, que algunos analistas pudieron detectar en él, el anuncio del ´fin de la religión´”

Joseph Moingt en 2018 (102 años)

  1. 277 y última. La idea de salvación que desarrolla el A. en la tercera parte del libro, no la entiende como si la salvación estuviera en la práctica cultual y en la creencia en los dogmas (práctica y creencias que, explícitamente afirma que no niega) sino “orientando mi investigación en dirección de la ´humanidad´´ que da otro ´sentido´ al culto y al dogma” (….). El A. dice dirigirse “a lectores, creyentes o no, susceptibles de encontrar un ´sentido´ al cristianismo a partir del momento que lo descubran preocupado por los mismos problemas que a ellos mismos les angustien, a saber, las amenazas que pesan sobre el planeta, sobre la calidad de la vida, sobre el respeto de la dignidad humana y de la fraternidad de los hombre entre sí, sobre todo cuando se verán convocados sobre este terreno por los cristianos” no para adoctrinarlos ni ´recuperarlos´, tampoco porque siendo los cristianos poco numerosos necesiten de su ayuda, “sino, ante todo, para pensar el problema y sus remedios, puesto que se trata de un problema esencialmente humano para cuya solución todos los hombres debieran sentirse convidados”

 

(….) (Última frase del libro) “De este modo, el espíritu del cristianismo, entendido como una facultad de juicio, será restaurado a la mente del hombre, independientemente de su religión, y eso es lo que significa el título de este libro: no reivindicación de propiedad, sino hacer partícipe de un bien común y llamada a la entreayuda”.

 

Descanse en paz y gracias.

Donostia San Sebastian 29 de julio de 2020

Javier Elzo

20 comentarios

  • carmen

    Con ezo del zin querer

    Ze falta mucho al deber.

    (Matón kikí )

    No creo que conozcan al personaje. Es la antiheroína de los libros de la colección Celia, de la condesa de Segur.

    Los primeros libros que leí. Allá por el final de los años 50.

  • Isidoro

    Amigo Santiago: No es que esta vez hayas despertado mi interés por responderte, si no te respondo la mayoría de las veces, es porque en temas de fe, debe imperar el respeto más absoluto por la fe de cada uno, tanto religiosa como ideológica en general, y no hay nada más que hablar.
        Recuerdo que hace años, en un diálogo con Manuel, (que espero que nos siga leyendo), imprudentemente le recriminé que desde su postura muy científica, sentí yo que criticaba la fe religiosa, y le insté a que respetara la fe personal de cada uno. Y así lo hizo, pero no volvió a intervenir más. Muchas veces me acuerdo de esa situación, y me digo, ¿a ver si hago yo lo mismo?.
        Uno de los puntos importantes en el diálogo ideológico, sería el exponer cada uno sus propias ideas, desde el más escrupuloso respeto hacia las de los demás.
           El lenguaje político comúnmente admitido, nos contamina e infecta de sectarismo, desprecio y hasta de odio e insulto. Hay personas maduras, como tú, que sois impecables en ese terreno, pero luego hay otros, como yo, que corremos mucho peligro de que se nos vaya la olla, con el agravante actual, de que eso se considera “normal”.
        Atrio, debe ser un oasis de tolerancia, un jardín de las mil flores, donde cada uno exponga sus ideas si miedo a la reprobación, y donde todos poco a poco, sin darnos cuenta, aprendamos ideas nuevas que no se nos habían ocurrido.
     
          Yendo al tema, no es que considere el cristianismo, o las religiones en general, como los partidos políticos, o los equipos de fútbol, como fruto del tribalismo.
        Mi filosofía psicológica, es fundamentalmente psicoanalítica, o sea creo que el subconsciente es pieza y piedra fundamental en nuestra estructura metal. Y por ello, considero que muchas de nuestras conductas provienen de unas fuerzas y tendencias subterráneas, de las que no somos conscientes, que nos impulsan hacia algún tipo de conducta general e incluso universal.
        Eso no es reduccionismo, todo lo contrario es filosofía profunda, basada en la psicología profunda, que es mucho más compleja que el simple esquema de la voluntad libre del humano, que es la psicología del cristianismo.
         (Ya decía Pablo en sus tiempos, que sufría el que lo que quería hacer no lo hacía, y hacía lo que no quería hacer. Eso es síntoma de que la mente humana no es tan sencilla del bien y el mal).
       La historia avanza, pero no te olvides, que nosotros somos básicamente los mismos que hace 200.000 años. Nuestros genes, tanto para el desarrollo corporal, como para nuestro desarrollo psicológico innato, son casi exactamente los mismos que el primer humano moderno del Lago Turkana. (Y eso incluye los programas sapienciales arquetípicos de las profundidades de nuestra mente, lo que supone un auténtico y maravilloso “milagro”).
            Somos como un Seat 600 de hace setenta años, tuneado, con cuatro farolillos, pero no dejamos de ser un 600, (hasta que no nos rediseñemos tecnológicamente).
        Y bajo ningún concepto, todo ese planteamiento psicológico, supone disminuir la importancia histórica, cultural, y quizás hasta cósmica, del cristianismo, y de los que somos sus seguidores, (mas  menos ortodoxos).
        No es que la fe sea tribal, sino todos nosotros, tenemos dentro de nosotros en nuestro interior, una serie de programas conductuales, (al igual que los pájaros los de volar, o los peces los de nadar, o los leones, los de rugir…), que constituyen nuestra naturaleza, nuestra “alma”, que constituyen la esencia de lo que somos.
        Y esta biblioteca de programas, son “para toda estación”, o sea para todas las circunstancias que se puedan dar. Y esos programas son los que nos han hecho triunfar y dominar el mundo.
           Y lo más maravilloso y esperanzador es que cuando nos encontramos en una situación nueva, y no contamos con el programa adecuado, tenemos un programa generador de nuevas conductas ad hoc, que es lo que mueve la evolución cultural-comportamental “emergente”.
         Pero seguimos arrastrando todos los programas anteriores. Los “pecados” de los humanos se producen, cuando utilizamos en las circunstancias presente, algunos programas que han sido útiles en el pasado, pero ya no lo son en las circunstancias actuales, y sale en nosotros el humano paleolítico en pleno siglo XXI.
     
        En resumen, que siento mucho que me hayas interpretado mal, y de todas formas te pido disculpas si te has sentido ofendido. Te las pido de cristiano (aunque quizás réprobo), a cristiano.

    • Santiago

      Gracias Isidoro…Claro que no me he ofendido..¿Por qué había de estarlo porque tengas una opinión diferente de la mía? Somos hermanos pero como una visión cósmica diferente, lo que siempre es interesante cuando se puede aprovechar para progresar y reconocer nuestras faltas y reforzarnos en nuestros aciertos…El diálogo puede enriquecer mucho y tu lo sabes, por los años de experiencia por aquí y lo que hemos aprendido…Siempre he admirado lo que escribes…

      Durante mis años de entrenamiento en la carrera de Medicina pasé un año, como asignatura electiva, en clase de psicoanalísis, con un famoso profesor muy ortodoxo, del cual aprendí lo básico, pero ya antes y después había leído a Freud, a Adler y a Jung etc..Comprendí que cada uno abarcaba un aspecto cierto de la conducta humana…por eso entiendo tu postura y tu interés..puesto que el inconsciente y subconsciente forman parte de nuestra realidad humana holística…e indudablemente influye en nuestra conducta y en nuestra vida..Sin embargo, a pesar de ello, el pequeño espacio que nos queda para “el consciente” es de tal calidad, que nos hace definirnos como personas capaces de pensar y decidir…por cuanto nuestra voluntad es capaz de vencer la fuerza del “Id” y del “super-ego”..porque estos últimos nos predisponen y nos empujan, pero no acaban de “determinarnos” totalmente, y no pueden anular nuestra persona a pesar de las vicisitudes de nuestro ego, comprimido por las exigencias del insconsciente…Por encima de todo está la unidad de nuestro ser en su totalidad que tiene que luchar con una naturaleza congénitamente imperfecta…Pero podemos ganar la partida, al final..

      Coincido contigo que estamos programados para “emerger” triunfantes…Por eso el cristianismo no puede ser visto como un sistema anacrónico y pesimista, ni tribal puro…porque es todo lo contrario..Jesús de Nazaret, que es la base de este sistema, nos prometió la trascendencia total, puesto que El vino para darnos el agua “que salta hasta la vida eterna” y dijo “Quien crea en Mí, no morirá para siempre”…Nadie, menos un israelita mosaico, se había atrevido hasta entonces a realizar tan inusual promesa…Y con Su Resurrección y la derrota de la muerte y del mal, Jesús confirmó ante el mundo y para todos los tiempos que Su palabra se realizó plenamente y para siempre…y que ya no teníamos que “tener mas miedo”…puesto que seremos transformados en Su misma vida que es permanente…que no se acaba como las cosas temporales de este mundo…porque con el aumento de la entropía este mundo en que vivimos está pasando y nosotros con el..Pero es solo una apariencia…al final será cuando el misterio será revelado en su totalidad..

      Quedémonos en lo que coincidimos, que ya se que es bastante…Es mucho mejor la lucha de ideas, que la lucha personal..Yo estoy fuera de ella y se que tu también, y es por eso que siempre podemos dialogar confortablemente..

      Un saludo afectuoso
      Santiago Hernández

  • Santiago

    Gracias Isidoro por tu comentario al mío por el que veo que he despertado en ti el interés de responder..Creo que esta vez he dado “en el clavo”…Sin embargo, te equivocas si equiparas el cristianismo con un tribalismo primitivo o urbano…Este reduccionismo con el que tratas de disminuir la importancia y relevancia del cristianismo, y de los que creen en el, no tiene caso, puesto que en realidad la fe verdadera es libre y no está sujeta “al clan” como si el  practicarla y proclamarla estuviera condicionada por si misma a exigencias puramente “comunitarias”…Si primitivamente toda sociedad fue “tribal”, entonces todos tenemos algo que ver con ella puesto que todos formamos comunidades, pero no todos se quedó rondando lo anacrónico, ni  lo totémico…Supongo que siendo evolucionista podrás darte cuenta de este fenómeno social…que la historia avanza

    Sin embargo, a diferencia de la religión pre-histórica tribal, y a diferencia de Buda, de Confucio, de Mahoma etc. Jesús no vino al mundo en una época de nublados históricos. Jesucristo nace en plena historia, bajo Augusto, y muere bajo Tiberio. Los Evangelios que nos hablan de Jesús se escriben en lengua internacional de su tiempo, en la lengua del pueblo y de los sabios, o sea, en griego. La humanidad vive entonces uno de los períodos de mas alta cultura filosófica y literaria. Alejandro había conquistado el mundo para unificarlo. La cultura y civilización griega había corrido a todo el oriente. Hacia el año 170 antes de Cristo, Aristarco de Somotracia hace su edición crítica de Homero y se preparan los  primeros diccionarios..Hacia el siglo III o II aC se traduce al griego toda la Biblia para los judíos que no conocen ya sino el griego y para los paganos que se vuelven hacia el judaísmo…Palestina, la patria de Jesús, no era un rincón aislado del mundo civilizado…En la corte de Herodes se mencionan dos maestros, uno griego y otro romano, como preceptores de sus hijos que era diversos retóricos y filósofos…La cultura constituía un   centro de universalidad no tribal…Había pluralidad filosófica, étnica, y linguística al punto que Pilato tuvo que escribir el título de la crucifixión en 3 lenguas diversas: griego, latín y arameo.

    Por eso la FE de Jesucristo dista mucho de ser tribal…En primer lugar porque fue una lucha contra la cultura judía…Jesús rompía los moldes de los doctores de la Ley y disolvía lo corrupto que se había infiltrado en ella…y por otro lado, la llamada a la FE no era coactiva e impuesta por la fuerza sino una invitación al amor del Padre: “Venid a Mi todos” los que estáis agobiados y cansados “que Yo os aliviaré” y “Aprended de Mi que soy manso y humilde de corazón”…Existe la llamada al arrepentimiento y al perdon y a la gracia y a la gloria…Por tanto, la FE cristiana está centrada en la libertad de escoger a la Persona de Cristo, como guía y modelo…Nadie puede imponerme la intimidad de esta fe…No es la tribu la que decide..

    Por lo tanto, mi FE no está basada en ninguna obsesión “tribal”, ni estoy obligado por ninguna tribu, secta o clan…Sino que libremente  acepté la FE CRISTIANA como suficientemente coherente y válida para mi vida…El hecho que pueda escribir sobre ella con amplitud no es debido a ningun “oficialismo” sino a una persuasión interior y a una documentación extensa…En realidad, creo que en la FE no me eligen a mí, sino que yo soy el que elegí ser y permanecer cristiano por medio una decisión personal…

    Gracias por tus palabras, Isidoro…Agradezco la oportunidad de expresar mi opinión aquí.

    Saludos cordiales

    Santiago Hernández

     

  • carmen

    O sencillamente Santiago cree en la iglesia y la defiende.  Es la religión oficial de occidente desde hace como 17 o 18 siglos. Sencillamente defiende la postura oficial de la iglesia. Repito. Postura oficial de la iglesia.  Posiblemente en la que un montón de personas que entran en Atrio e incluso algunos de los que escriben o comentan , han creído. Aunque fuese hace cuarenta años.

    Si sigue pensando así, o quiere mantener esa postura, en su derecho está. Esa Teología que defiende no la ha  inventado él, sino grandes hombres de la iglesia.

    No sé.

  • Isidoro

         El amigo Santiago, es un caso típico de institucionalista, está obsesionado por la “tribu”, y en su razonamiento personal, la mente tribal tiene plenamente el control de su mente.
        La tribu, ha sido el mecanismo fundamental de supervivencia de los humanos, y millones de años antes de los primates, así como de otros muchos animales.
         Casos tan simples como muchos peces, en los documentales divulgativos, se ve como estando aislados, son pasto de los depredadores, pero juntándose en bancos de millones de ellos, los depredadores, no saben bien, como abordarlos, (entre otras razones en su caso, porque la visión de muchos animales es deficiente).
        El humano, por ello, guarda una fuerte tendencia tribal, que se manifiesta en una universal necesidad de arraigo, que Simone Weil describía: “Un ser humano tiene una raíz por su participación real, activa y natural en la existencia de una colectividad que conserva ciertos tesoros del pasado y ciertas premoniciones del futuro”.
        Esto genera en el humano una fuerte contradicción interna. Por una parte su mente que desde hace unos tres mil años, ha dado un salto evolutivo emergente, (empujado por la adquisición de nuevas destreza, por el incipiente desarrollo tecnológico anterior), hacia una cada vez más mente individual y autoreflexiva, lo que ha supuesto el definitivo disparo de salida de la explosión actual de nuestro desarrollo evolutivo.
         Pero por otra parte sigue manteniendo esa fuerte tendencia tribal antigua, esa necesidad de arraigo comunal, que es como un freno perpetuo, que intenta secuestrar ese desarrollo individual de la creatividad y el aprendizaje continuo, de nuestra nueva mente. Sería como renunciar voluntariamente a la autonomía individual.
         Este proceso reaccionario, (no es un descalificativo, sino que así se llama a todo proceso que frena un avance), no tiene ningún futuro. El último episodio histórico de algo similar se dio con los Neandertales y los humanos moderno, (nosotros), hace 40 o 50.000 años.
         Ellos eran más fuertes y estaban mejor dotados para el frío europeo del momento, (incluso tenían el cerebro más grande), pero parece que su deficiencia neurológica en la comunicación, les dotó de una mente tribal, más reducida que la de los modernos, y formaban tribus más reducidas, y eso fue su final.
         Una característica en un momento dado te da la supervivencia, pero si cambian las circunstancias, te mata.
         Pero la evolución hacia la autonomía individual, está en el camino, no ha culminado, y sigue teniendo fuertes frenos. 
        El pensamiento tribal, nos vuelve menos atrevidos, no somos capaces de pensar por nuestra cuenta y acabamos siguiendo los dictados de unas cuantas personas que marcan tendencia o de unos cuantos líderes que nos caen bien. El pensamiento se oscurece para hacerse puro seguidismo. (Esteban Hernández).
        En el pensamiento tribal, según Manuel Arias, la religión como un resultado natural del desarrollo de la vida social, a la que la religión provee de códigos morales que facilitan la supervivencia del grupo, generando cohesión y orden en su interior ¡Para eso sirve exigir obediencia a los padres y fidelidad a los cónyuges!”.
          Por eso se produce una especie de bipolarización religión-tribalismo. Cuanto más tribalismo, más religión, (que es uno de sus cementos que construyen la tribu), y cuanto más individualismo, menos religión institucionalizada.
        Y el tribalismo es una tendencia interior tan poderosa, que no solo se manifiesta exteriormente en las religiones, sino también en los nacionalismos, y en las aficiones masivas a deportes de masas.
        “Al identificarte con tu fe o tu iglesia, o con tu ideología, nación, o con tu equipo de fútbol, pasas a verlas como algo que forma parte de tu identidad. Eso es lo que significa pertenecer a algo, o a algún sitio” (Tim Crane).
        Pero la identificación con un grupo, que implica la exclusión de los demás, tiene que verse acompañada por una práctica común. No basta con estar: hay que hacer cosas, juntos: rezar juntos en una iglesia, asistir a manifestaciones reivindicativas, o a la “Catedral” a ver jugar a tu equipo, o a celebrar sus triunfos.
         «Hacer lo que hace el grupo no es un extra prescindible, sino algo absolutamente central a la creencia religiosa» (T.C.).
         Por todas estas cosas, el amigo Santiago, defiende con uñas y dientes, la lealtad a la permanencia en la Iglesia, porque una persona de su bonhomía, no creo que en realidad piense, que es condición indispensable para la salvación, (¡que esa es otra!), y que Dios a estas alturas pueda tener “pueblos elegidos”.

  • Honorio Cadarso

    De alguna manera, la fraternidad anunciada por Jesús nos conduce a una sociedad fraternal, a la que yo llamo Iglesia, por encima de los lazos externos que quizá nos entorpecen la circulación de esa corrientte de amor fraterno.

    Yo pienso que la iglesia española es hoy y ha sido a lo largo de la iglesia al mismo tiempo una piedra de escándalo para los verdaderos creyentes, y un referente “ideal” al que no hemos alcanzado. Yo lucho por una Iglesia española limpia como el agua clara, sabiendo que al intentar purificar a la Iglesia estoy saneando la vida política española.

    • Santiago

      Muy acertado tu comentario Honorio..Los católicos que nacimos en la Iglesia no podemos renunciar a ella, ni abandonarla en esta crisis de fe y de moral que estamos contemplando ahora..Debemos mejorar su calidad humana..y así influenciar para disminuír la corrupción de la sociedad. No se trata de fraternidad solamente sino de transmitir el mensaje de Amor que Jesús nos dejó y que fue lo que transformó la sociedad pagana con lo de “mirad cómo se aman” que era el distintivo de los cristianos primitivos..Ya nos queda poco tiempo aquí y tenemos que vencer hasta el final siendo fieles a la iluminación que hemos recibido por medio de Cristo y Su Iglesia en su carisma esencial

      Un saludo cordial
      Santiago Hernández

  • Santiago

    El cristianismo no trata de apropiarse de los medios de salvación, sino todo lo contrario, nos da “los medios” para lograrlo. El cristianismo NO se basa en un “d i o s  desconocido”, NO es un Dios que evoluciona y necesita a la materia para existir. El Dios del cristianismo NO puede proceder de la simple energía-materia sino que ésta procede  de  El puesto que la materia visible no tiene la capacidad -ni nunca la ha tenido desde siempre- de pensarse a si misma, mucho menos de tomar decisiones creativas..

    Es por eso que el pensamiento universal de la Trascendencia, que manifiestan TODOS los pueblos de la tierra, es un destello de que lo invisible, lo que nos precede, la única realidad Trascendente, en verdad, EXISTE, y como dice Pablo “en El nos movemos”…puesto que vivimos en Dios y por Dios. Esta “facultad universal” sin duda fue dada a nosotros como el comienzo de la Revelación y para desarrollarla en el tiempo,…,Y sabemos por la historia que esta Revelación ha sido gradual puesto que el ser humano PRE-HISTÓRICO sólo podía acceder a un “mínimo” de esta iluminación.

    Y ES en la Persona de Cristo, muchos siglos después, donde Dios se revela plenamente. El es el Hijo único  de  Dios, sincrónico con el Padre, de su misma naturaleza y que vino para mostrarnos el amor del Padre, ya que Dios es amor justo.

    Esa es la razón por la que sólo en Cristo se encuentra la salvación de TODO el género humano y sólo por los méritos de Cristo nos salvamos y fuera de Cristo no existe esa posibilidad. Puesto que TODO ha sido “recapitulado” en El..Porque aún los que no le han conocido se salvan, en su ignorancia invencible, en cuánto quieren seguir el mismo camino de amor que Cristo enseñó en su vida, aún sin saberlo, cumpliendo así el designio de amor que el Padre imprimió en cada corazón humano destinado a la salvación en los méritos de Cristo.

    El cristianismo es una religión universal NO porque excluya a nadie, sino porque ofrece a TODOS que deseen escoger el camino del bien -sin comprometerse con el mal- la oportunidad de salvarnos eternamente. La FE es el don que nos guía y empuja hacia ese último fin al que todos tendemos necesariamente. Por eso la FE del cristiano se basa en esa luz  externa de Cristo que es Su Iglesia y  l a  luz interna que nos guía íntimamente para encontrarle en su plena Revelación histórica. Esta es la FE que profesa el cristianismo desde el siglo I y que se encuentra em la Persona de Cristo.

     

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

    • ana rodrigo

      La Iglesia-institución, es el gran obstáculo, por mucho que diga que está abierta a todo el mundo. Jesús no fundó ninguna institución, y mucho menos imaginó lo que ha llegado a ser y a hacer a lo largo de su historia. Jesús ni hizo clérigos a nadie, él fue laico, ni quiso saber nada del templo, fueron los sumos sacerdotes los que le condenaron a muerte por hereje, ni habló jamás de dogmas, ni de ritos ni de cultos. Y, justamente, todo esto es la cara visible del cristianismo.

      En el juicio de las naciones, símbolo y/o metáfora de la esencia de su mensaje, fue acoger o “aprobar” como seguidores suyos, a quienes se preocuparon de l@s más vulnerables, no de los que fueron más a misas o rezaron más rosarios.

      Todo esto tan simple, se ha enmarañado de tal forma que una iglesia clerical y jerárquica ha ido cambiando en algo que poco o nada tiene que ver con el proyecto de Jesús.

      Santiago, dices que el cristianismo abre las puertas a todo el mundo, sí, efectivamente, pero con unos cuantos dogmas les abre la puerta de atrás para que salgan. El hecho de que una sociedad laica abandone en masa a la Iglesia, tendría que hacer reflexionar a ésta a ver porqué. Siempre va con unos cientos de años de retraso y, en este momento, volver al proyecto de Jesús, a nivel de institución, prácticamente es imposible. No así a nivel individual.

      Si dijera todo lo que pienso al respecto, alguien se escandalizaría, porque yo haría un barrido de vaticanos, clérigos, dogmas, etc. que podríais pensar que no soy digna de sentirme cristiana.

      • mª pilar

        Estoy contigo muy querida Ana.

        Pero no aprenden, a pesar de que las iglesias… se les van quedando vacías…por inconsecuentes con la vida de cada cual.

        Por encima de todas las cosas, están las personas que sí, intentan vivir el Hermoso Proyecto del Galileo, y lo más importante es, que cada persona que lo acoge, puede pertenecer o no, a religión o movimiento que le sea más acorde con su vivir.

        No está cerrado a nadie, solo exige, un corazón limpio y abierto al bien de cuantas personas nos rodean.

        Un abrazo entrañable.

      • Santiago

        Jesús de Nazaret fue el fundador De la Iglesia..No podemos descartarlo aunque queramos porque nos va mejor así, …,de la misma manera que no podemos negar que Confucio, Buda, Mahoma, Lutero etc fueron también fundadores de sendas religiones que han tenido sus seguidores..Fumdadores pues de un movimiento que acabó desarrollándose en y con el tiempo..Esto es pura historia…

        Jesús edificó Su Iglesia llamando a los Doce, a los que les dio la misión de predicar Su mensaje de salvación haciéndoles partícipes de su eterno sacerdocio. Porque sacerdote es por definición el que ofrece sacrificios a la divinidad en favor del pueblo. No es necesario ser de la tribu de LEVÍ… Se es médico cuando tenemos el oficio de aliviar el sufrimiento en la enfermedad, no hace falta pertenecer a un “gremio” nominal, sino que soy médico porque recibí la facultad y la ejerzo correctamente en favor de los que sufren.

        De la misma manera Jesus, Hijo del Padre eterno, ES sacerdote porque El mismo se ofreció como rescate para nuestra salvación y quiso SER el que OFRECE o sea el OFERENTE y la OFRENDA al mismo tiempo. Si el sacerdote es EL QUE presenta el sacrificio del cordero PASCUAL…Jesús pues ofrece y se ofrece como un cordero…como rescate por nuestros pecados, NO forzado sino voluntario, NO coaccionado, sino entregándose por voluntad propia.Es sacerdote por derecho propio junto con el Padre “proclamado por Dios sumo sacerdote, según la orden de Melquisedec (Hebreos 5:10)

        Es por eso que Jesús hizo participes a los Doce de su sacerdocio al enviarlos a predicar, a bautizar, a confirmar, a perdonar pecados, a celebrar el sacrificio Eucarístico, a santificar el matrimonio, a ordenar ministros, a ungir con óleo a los enfermos puesto que ellos iban a hacer lo que El “les había mandado”..hasta el fin de los tiempos…Todo esto consta que fue la realidad d e la Iglesia de Cristo desde el siglo I hasta ahora siglo XXI en su misma esencia que ha llegado hasta nosotros.

        Estos son los sacerdotes de la Nueva Alianza en Jesús de Nazaret..Los dogmas no preceden a Jesús, no son una invención humana sino que se resumen en la Persona de Cristo que es Jesús..El es la Verdad y la verdad es lo que se entiende por dogma. Estas verdades se encuentran en El que es la ÚNICA verdad que Su Iglesia ha proclamado constantemente por 21 siglos. Los pecados de sus miembros no anulan a la Verdad de Cristo puesto que en la Iglesia hay quienes faltan al amor hravemente y sin embargo muchos otros acceden a este Amor que es salud eterna. La Verdad nos hace libres dentro d e la Iglesia ya que amamos libremente.

        Junto a los que abandonan a la Iglesia hay millones que han seguido y continúan siendo fieles a Ella en Cristo Jesús a través de 21 siglos. Ella seguirá, a pesar de que nosotros “pasaremos”, alumbrando con La Luz del Evangelio, a TODOS los seres humanos pecadores, hasta el final de los tiempos proclamando el mismo mensaje sacramental para nuestra conversión y salvación eterna.

        Un saludo cordial
        Santiago Hernández

  • ana rodrigo

    ) (Última frase del libro) “De este modo, el espíritu del cristianismo, entendido como una facultad de juicio, será restaurado a la mente del hombre, independientemente de su religión, y eso es lo que significa el título de este libro: no reivindicación de propiedad, sino hacer partícipe de un bien común y llamada a la entreayuda”.

    Creo que este último párrafo resume lo que much@s pensamos, una facultad universal en toda mente humana, mucho antes del cristianismo, y que éste se ha apropiado de la exclusividad de haber descubierto y ser propietario de esa necesidad de sentido de la vida en un Dios tan manoseado y manipulado a base de trascendencia y poder, que olvida la parte antropológica, en la que Jesús puso el centro de su vida y de sus actos: estar con los enfermos, con los necesitados, con los vulnerables, con los “pecadores y pecadoras”, siempre pendiente de la gente que lo necesitaba.

    Después ya vino el cristianismo cultual, dogmático con un Dios Todopoderoso y omnipotente, pero tan lejos del ser humano, que nada de su poder llegaba a la persona sus peticiones y en sus necesidades. Porque a Dios nos lo han puesto lejos y fuera de nosotr@s mism@s. “Mirad cómo se aman” decías de los primeros cristianos.

    • Isidoro

      Veo reflejada en este c0mentario de Ana Rodrigo, un idea que me estaba dando vueltas últimamente.

      Escribe: (La existencia de) “una facultad universal en toda mente humana, mucho antes del cristianismo, y que éste se ha apropiado de la exclusividad de haber descubierto y ser propietario de esa necesidad de sentido de la vida en un Dios tan manoseado y manipulado a base de trascendencia y poder, que olvida la parte antropológica, en la que Jesús puso el centro de su vida y de sus actos”.

      Aquí hay dos cuestiones importantes:

      -Primero la existencia en las profundidades heredadas de la mente humana de unos programas-arquetipos, que son la infraestructura, (los cimientos), de toda la posterior construcción mental, que desarrollamos en nuestra vida intelectual.

      -La segunda, (anecdótica, pero muy irritante), de la apropiación que el cristianismo cultural ha realizado gracia a su monopolio de muchos siglos, de esos elementos psicológicos profundos, como patrimonio exclusivo del cristianismo: (Antes de nosotros no había nada más que bárbaros y salvajes, y después de nosotros el diluvio!).

      Es bueno que existan intelectuales cristianos que lo vayan admitiendo, pero la gran obscuridad con que lo hacen, (no sea que la gente se acabe enterando del secreto), es muy significativa y vergonzante. (Yo de hecho he necesitado de la interpretación de Ana, porque el texto original de Moingt, era ininteligible para mí).

      Pero yendo al meollo de la cuestión, esta idea de Moingt-Ana Rodrigo, es el germen de una idea que me venía rondando hace tiempo, (que seguro que es muy vieja, pero es que yo descubro el Mediterráneo, cada semana).

      Y esta idea es que el desarrollo del mundo de los arquetipos, idea seminal de Jung, nos acabará descubriendo que dentro de nuestra estructura mental genética, existen programas sobre los que ha crecido posteriormente, toda la fenomenología religiosa.

      Hay una frase en el artículo de hoy del maestro Andrés Ortiz, que dice que él desarrolló sus ideas sobre la infraestructura mitológica vasca, bajo el lema: “Todo lo que tiene nombre, existe”.

      Yo entiendo esta frase, como que toda idea que ha surgido en nuestra cultura, es porque previamente se encontraba contenida germinalmente, en esos programas subterráneos, del inconsciente colectivo humano heredado: “Todo lo que ha alcanzado un nombre, ya existía dentro de nosotros”.

      Es el mundo de las ideas de Platón, lo que pasa, es que esas ideas estaban en forma arquetípica, (o sea comprimida, esquematizada, cifrado, criptografíado), y por ello para su entrada en la mente consciente, es preciso su pertinente descodificado, lo que se produce en involuntarios y puntuales procesos de “iluminación” parcial, que se desencadenan mediante procesos de resonancia con otras ideas.

      Ese es el origen de los mitos, e incluso de todo el mundo misterioso de las intuiciones que nos afloran a todos.

      Decía Heidegger: “El hombre ya no puede seguir siendo considerado como el verdadero autor de sus pensamientos, sino que sólo es vehículo misionero de las palabras del Ser, en sus respuestas pensantes. El Ser envía al hombre por el sendero de su pensar y al igual que una corriente subterránea, le transporta a través de la historia. Esta corriente corresponde al mito”.

      (Aquí en mi ignorancia personal de Heidegger, entiendo que denomina “Ser”, a esa parte escondida de nuestra mente profunda, donde reside toda nuestra sabiduría humana innata, que hay que aflorar y descodificar).

      • ana rodrigo

        Querido Isidoro, gracias por tu comentario con el que estoy de acuerdo.

        Quizá una de las cosas que más me ha irritado a mí y que más daño ha hecho al mismo cristianismo, es hacerse el propietario de la única y posible salvación. Hasta no hace mucho se decía “fuera de la iglesia no hay salvación”, y lo más estrambótico que se le ocurrió fue crear el limbo a donde habrían ido todos los seres humanos que habían vivido y habían muerto antes de Cristo. Es decir la exclusividad y apropiación de la única manera de vivir y encontrarle sentido a la vida, la tenía el cristianismo.

        Esto, tan aceptado socialmente por el mundo cristiano-occidental, ha excluido a las demás religiones, filosofías, culturas y maneras de vivir la vida. Y esto ha tenido graves consecuencias, al mismo tiempo que nos explica muchas cosas de la historia de la Iglesia y de su presente.

        Sería muy largo de desarrollar esta idea, que no dudo que el libro de Moningt lo hace.

  • Veronica pojmaevich

    Qué bueno que en escondrijos hayan personas que liberan de cárceles al espíritu de Dios!!! Sacan vigas de los ojos, corren piedras de sepulcros, resucitan! Gracias! Veronica

  • Santiago

    Por eso la Revelación  de   Dios en Jesús de Nazaret no puede “encerrarse en sí misma” sino que tiene que ser proclamada ante el mundo. Pablo, en el Aeropago, predicó ante el Dios desconocido para que los atenienses conocieran “lo revelado”, y que Pablo se atrevió a compartirlo con ellos y como resultado empezaron ellos a “creer”, ya que el Dios desconocidos se hizo “conocido” por la predicación de Pablo….Es el Dios que por medio del Espíritu obra “tanto en el querer” como “en la acción” a través de Su único Hijo Jesucristo.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • mª pilar

    Para mí: ¡Ese es el camino!

    El que sin pretenderlo, puede cambiar la faz de esta tierra dolorida.

    Por campar a sus anchas el… “dios” dinero-poderoso-esclavizador… de las personas, anulando en ellas esa capacidad de hacer que la:

    ¡Vida!

    Crezca en abundancia, donde se siembra la tierra, para que las personas, puedan levantarse y;

    ¡SER!

    Gracias, y seguro que su destino final, será un descanso pleno, a la medida… de su Amor.

Deja un comentario