Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5344 Artículos. - 85332 Comentarios.

De cacerolas

      Una imagen vale más que mil palabras. Menudo aldabonazo el espectáculo de una buena señora  recogiendo  algo de un contenedor de basura, probablemente comida para llenar su cacerola-hambre, en el Madrid opulento.  Mientras tanto,  unos cuantos madrileños, con la tripita llena, afines a  “bolsa-naros” brasileiros  o “trump-osos” yankis,  circulaban por allí, con sus cacerolas-música, sin  hacerle el menor caso. El día a día capitalino nos está sorprendiendo a mucha gente. Colas de gente esperando que les den de comer en centros de asistencia, barrios que te transportan a un cuarto mundo impensable por estas latitudes, una economía obligada a sobrevivir, aparentemente, gracias a los jubilados y los funcionarios, por culpa de un virus  capaz de arruinar miles de negocios,   etc.   

¿Cómo es posible que una ciudad que acumula tantos multimillonarios y lleva decenas de años gobernada por la derecha pos-franquista, esconda tanta miseria?  ¿Qué clase de individualismo corroe la ciudad y le impide el cuidarse unos a otros, un poquito mejor? ¿Tan difícil es ver la rentabilidad de repartir, de redistribuir con unas gotas de solidaridad, la riqueza?   ¿Cuántas cosas más pondrá al descubierto esta pandemia?

      Por los espectáculos que nos brinda el Congreso de los diputados, en la capital del reino, da la impresión que los políticos no están a la altura de las circunstancias. ¿Hasta qué punto podemos considerarles la imagen real de los pueblos que cohabitan en la piel de toro? Y lo peor parece estar en la minoría que, hoy por hoy, se sienta  en las bancadas azules y parece representar a la mayoría del dinero, al tan viajero gran capital. Estos sí que son un virus más peligroso que el Covid19. ¡Qué pena! Total que   leía por ahí  algo así como que estamos ante el reto de… cambiar la cosmovisión individualista y tejer una conciencia comunitaria capaz de poner la vida en el centro. ¡Qué bonito! Pero el problema es que para enfrentarse a semejante reto había que, añadía,… pensar mucho, movilizar talento, promover creatividad, innovación, compromiso con los demás y con la naturaleza, apoyándose en la inteligencia individual y colectiva, para no perder el futuro.  Seguro que todo se andará, con el tiempo, aunque de momento parece  pedir peras al olmo.

       En fin, vamos a ver si somos capaces de irnos adaptando, de momento y desde el punto de vista puramente material, a una vida un poco más sencilla. Se trataría de ir ordenando nuestras prioridades, sin entrar en contradicciones, para  aportar nuestro granito de arena e ir haciendo desaparecer las vergonzosas cacerolas callejeras.

 

 

29 comentarios

  • juan antonio vinagre oviedo

    Ando un poco apurado de tiempo, por eso mis participaciones casi solo los fines de semana. Pero no quiero dejar de hacer un breve comentario al tema de las cacerolas y caceroladas.

    Ante las colas que vemos para comer o recoger alimentos -o ante las noticias que nos informan sobre ellas-, estoy de acuerdo con los que sugieren que esas cacerolas debían dirigirse a otros temas y sus representantes: Por ejemplo, al sistema social económico que tanto concentra en sí mismo el poder y tanto escatima y abusa y abusa, y recorta salarios y amplía horarios de trabajo, que no retribuye…  Así como también a tantos “recursos” de muchas empresas-empresarios…, a fin no solo de exonerarse de pagar a Hacienda, sino de “fabricar” y presentar tantos papeles que les dan negativo y a devolver… Contra éstos, que sí tienen sedes (no casas privadas…) vería más justa una buena cacerolada.

    Por eso, no entiendo que algunos  -tal vez muchos?-, que se dicen cristianos, callen ante el sistema y ante los poderosos que lo sostienen, y organicen caceroladas contra un gobierno que trata de proteger a los más débiles con algunas normas que suavicen sus apuros para sobrevivir…  (Sirvan estas palabras como un desahogo… de la indignación, para no decir cosas más duras…)

    • ana rodrigo

      Juan Antonio, creo que si hiciesen las caceroladas contra lo que tú apuntas, sería una cacerolada contra ellos mismos, pues en el barrio de Salamanca no creo que haya muchos comunistas, por eso protestan contra un gobierno comunista, chavista, cubano, etc..

      • juan antonio vinagre oviedo

        De acuerdo, Ana. Por eso, no sé ya si por deformación se proyectan en caceroladas a los demás. Así ocultan sus intereses… y crean posverdades (por eso muchos de ellos se amparan-utilizan la religión?) Una cacerolada contra ellos mismos y sus intereses requiere mucha conversión y mucho derrumbe de ídolos -el poder del dinero-, lo que sería una conversión muy “milagrosa”… Lo peor es que hay buena gente -ingenua- que se cree sus posverdades…

    • Iñaki SS

      Hola Juan Antonio
      Da gusto leer palabras de desahogo…de la indignación, tan claras y elegantes al mismo tiempo.
      Un cordial saludo

  • Asun Poudereux

    Iñaki, acabo de ver el vídeo. Me ha dejado el contraste estupecfacta. La verdad es que en mi zona de Valencia, Monteolivete, se ven muy a menudo personas rebuscando en los contenedores, e incluso esperando a que en las carnicerías se deshagan de los despojos,  como los supermercados de lo desechado.

    Vivimos en varios mundos diferentes, que parecen ignorar al mundo de “los otros.”  Lo hemos venido permitiendo con eso de la libertad , sin tener mucha idea de lo que realmente es la libertad, si es que la es,  cuando actúa apartada del amor.

    Gracias por hacernos caer en la cuenta y a seguir adelante.

    • Iñaki SS

      Hola Asun
      Gracias a ti por tus siempre atinados comentarios. Vamos a ver si esos mundos diferentes que mencionas, se van integrando poquito a poco. Ya sabes, toca mantener la esperanza y seguir adelante, intentando aportar algún granito de arena.
      Un cordial saludo

  • Carmen

    Hola.

    Te voy a contar lo que es un alboroque murciano. Pero de Murcia y la huerta de sus alrededores, no de la provincia entera. Del pueblo de Murcia, porque en realidad la ciudad de Murcia siempre ha sido un pueblo. Todo el mundo se conocía hasta hace unos treinta o cuarenta años.

    Pues se muere una persona a la que quieres. Dolor sin límites, velatorio, entierro. Pues como en todas partes. Pero después de dejar a tu amigo, a tu padre, a tu madre, a tu hermano, a continuación viene el alboroque. Es reunirse por grupos, cada grupo a su aire , y se hace una comida o una cena, depende, y está dedicada a que haga un buen viaje, se habla de él, se recuerdan cosas de él, buenas y algunas no tan buenas, se le dedica esa comida o esa cena. De alguna manera es el invitado de honor. Y todo el mundo hace un esfuerzo para vencer la tristeza y celebrar la vida que ha llevado. Pero tiene que ser a continuación del entierro.

    Son momentos mágicos. Nunca se me olvidará el de mi padre. Le gustaba tomarse medio whisky con hielo antes de comer. Llegaba del banco y… Pues tenía una botella guardada de esas, en fin. La tenía guardada. Cuando el médico me diga, hasta aquí hemos llegado, me la beberé. Pero , claro, no pudo ser. A la vuelta del cementerio fuimos a su casa sus seis hijos , sus tres nueras y dos yernos. Sin niños. Los habíamos dejado colocados. Los once. Alguien abrió la botella y brindamos por mi padre. Fue un momento lleno de magia. Recuerdo que estaba embarazada de seis meses y mis hermanos me decían, bebe poco. Pero a ninguno se le ocurrió decir, no bebas.

    Pues ya sabes algo más de Murcia.

    • Iñaki SS

      Hola Carmen
      Pues mira, algo parecido al alboroque murciano, se hacia el Pais Vasco. Aquí, hace unos cuantos años, en muchos pueblos pequeños que no tenían prácticamente casco urbano, la población estaba distribuida en caseríos, muy separados unos de otros. Cuando fallecía un vecino, después del funeral era habitual reunirse en el caserió del difunto y alli se ofrecia un pequeño ágape a parte de la concurrencia. Ya ves que parecidos somos todos, a pesar de las distancias.
      Que bonita la historia en torno al fallecimiento de tu padre !!
      Un abrazo.

  • ana rodrigo

    Hola Iñaki, perdona que no haya intervenido en tu comentario antes, pero es que llevo unos días de bajón anímico ante lo que veo, lo que oigo y ante el panorama sociopolítico que estamos viviendo.

    Cuando nos toca vivir estas etapas tan oscuras en nuestras vidas, tenemos la sensación de que ha llegado el apocalipsis, porque nos toca de cerca, aunque si miramos un poquito atrás, a la época de nuestros padres nos damos cuenta de que ellos vivieron muchas más situaciones límite, como nos recuerda Olga acerca de sus padres.

    Eso, a mí, me reactiva un poco y me pongo a pensar, dentro de mi isignificancia y mis pocas posibilidades personas de cambiar algo, cómo y qué puedo hacer, aunque sea entender y analizar la situación actual.

    Malos tiempos son los presentes, con una ultraderecha galopante a nivel mundial, so sólo entre los adinerados y pijos, sino que está entrando en las entrañas del pueblo sencillo y, en ocasiones, en los grupos vulnerables esperando a un salvapatrias autoritario y que “ordeno y mando” porque yo soy quien puedo hacerlo y resuelva sus problemas.

    Esto no es nuevo, la Iglesia se mantiene socialmente porque es más fácil obedecer que plantearse tu propia vida de forma responsable desde ti mismo. Y es que, en el fondo, hay grandes colectivos sociales sumisos, que siguen a los que, desde sus ferrari cubiertos con la bandera, o sus coches de alta gama, se adueñan de banderas y de himnos y de Guardia Civil y de lo que haga falta, para exhibirse como los salvadores de la patria. Por eso, la urnas se llenan de votos esperanzados de que alguien venga a salvarlos. Como dice Olga y yo he recordado en varias ocasiones, estamos como en los años 30, en la época de los fascismos alimentados con el hambre de l@s desposeidos por, entre otras razones, la crisis económica posterior al crak del 29 y la Primera guerra Mundial.

    Después de ver el bochornos espectáculo del Parlamento ayer, hay que tener mucha fuerza síquica y emocional para no caer en la trampa del desánimo y la inacción, no tenemos otra alternativa.

     

    • Iñaki SS

      Hola Ana
      Nada que perdonar. Lo contrario, agradecerte que hayas intervenido, con tu sensatez y equilibrio de siempre, enriqueciendo el comentario.
      Como veo que compartimos con Olga una buenaparte de su comentario, no voy a repetirme. Me quedo con el final de tu último párrafo: “no caer en la trampa del desánimo y la inacción, no tenemos otra alternativa”…..que seguir aportando nuestro granito de arena, por muy pequeñito que sea, añado yo.
      Un cordial saludo

      • mª pilar

        ¡Impresionante el vídeo!

        Tristemente ¡ni caso! ha nadie les movió el corazón y por supuesto mucho menos sus carteras.

        ¿Se enterarán alguna vez?

        Gracias, un abrazo entrañable.

  • Olga Larrazabal Saitua

    Hola amigos:  Veo por vuestros escritos que el fascismo resurge por vuestros barrios.  Novios de la muerte y cacerolazos… Esa es la consecuencia de la recesión económica en la clase media.  Lo vio Alemania despues de la guerra del 14, así que agárrate Catalina que vamos a galopiar, como decía el huaso, gaucho o lo que fuera por estas latitudes.

    Llevo 80 días de confinamiento en soledad, y como soy persona de alto riesgo no salgo a la calle porque no quiero morir echando espuma por la boca en la cúspide de la pandemia en Chile.

    Si, me ha dedicado a pensar que vendrá después, con las empresas quebradas, la gente encolerizada pidiendo que resurja Hitler o Stalin  según los gustos, y todo patas para arriba.

    Pienso en las experiencias de mis antepasados, y que lecciones me dejan.  Una de ellas es solidaridad.  Mi familia exiliada en Francia llegó a Chile por un tío que tenían en América que los trajo y los ayudó hasta que salieron adelante.  Toda esa gente había pasado la migración de las guerras carlistas, la pérdida de Cuba, una depresión que hubo por 1905, la gripe de 1916 o17, la depresión de 1928, la guerra civil del 36.

    Solidaridad es la palabra y el verbo que tenemos que conjugar para salir de ésto, ya que nuestros ancestros  pasaron penurias y salieron adelante con bastantes pocos traumas.  Y la otra palabra es trabajo.

    Ni de broma hay que buscar  líderes totalitarios , ya sea de izquierda o de derecha, la solución que está solamente en la comunidad cercana.

    Ni novios de la muerte,ni charreteras y ni fusiles,  ni pamplinas por el estilo.

    Agur Iñaki. Quizás si tengo que pasar otros 80 días confinada, debiera aprender euskera.  No crees?

    • Iñaki SS

      Hola Olga
      Certero tu apunte sobre las consecuencias que puede traernos la recesión económica de la clase media. Somos de memoria fragil y no nos cansamos de tropezar en la misma piedra.
      Sin embargo, a estas alturas, pensar que con las migajas que caen de las mesas de los “epulones” vamos a vivir mejor, sería un autoengaño insustancial. Sería un desastre el ponerse nuevamente en manos de un neoliberalismo, que solo se preocupa por el treinta por ciento de la población.
      Muy buena la receta de muchos de nuestros antepasados: solidaridad, fraternal añado yo, y trabajo. Esperemos que las comunidades cercanas se pongan las pilas y defiendan la importancia de mimar y exigir que hagan su trabajo, a los poderes públicos.
      Lo de aprender euskera me da una idea de la energía vital que acumulas. Zorionak. Nik ere ondino ikesten nabil.
      Besarkada bat

  • Carmen

    Qué cosas.

    No sé si leíste despacio mi experiencia con la manifestación de Vox. Pues al final acabé diciendo a todos los grupitos de policías que había controlando que aquello seres no se desmadraran, les decía: no olviden nunca que ustedes tienen que defender siempre la Constitución.

    Ahora leo lo del jaleo de Grande Marlasca con ese coronel o lo que sea de la guardia civil. Y , uf.

    No está fácil el tema. Intuyo movimientos muy oscuros. Es fuerte que el señor ministro destituya al jefe de la guardia civil. Es muy fuerte. Lo habrá hecho por algo. Aduce falta de confianza. Pues algo se la habrá provocado. Estaba clarísimo que a consecuencia de esta crisis van a caer cabezas. Pero esto de la denuncia de la guardia civil al ministerio, es absolutamente tremendo.

    No, la extrema derecha no son cuatro señoras con collares y dos señores con barba. No. Qué va. Hay muchísimo detrás.

    En fin

     

    • Iñaki SS

      Hola Carmen
      Es fantástico que una murciana y un vasco podamos cambiar impresiones, dialogar, sobre un tema que no es nada fácil. Menudo jaleo,…uf!!!
      Qué quieres que te diga. En mi modesta opinión, todos estos movimientos oscuros, como tu bien dices, tienen algo que ver con la inacabada transición del franquismo puro y duro, a una verdadera democracia en la que se tenga un poco de respeto, al teóricamente pueblo soberano. Y esto se nota por los retrasos en el “aggiornamento” de las cúpulas , tanto del poder judicial, como de los mandos militares sea el Ejército, la Policía o la Guardia Civil. Igual habría que incluir , también, a la Jerarquía Católica española.
      El los dos últimos años ha habido hasta cinco elecciones. El pueblo ha hablado con sus votos, pero la minoría que controla la mayoría del dinero, no esta conforme y no se da por vencida. Esta gente estaba encantada con la enormes diferencias sociales que ha padecido y padece España, mucho antes de la llegada de Pedro Sanchez y Pablo Iglesias al poder. Siendo esto así, es evidente que están dispuestos a hacer cualquier cosa para que las cosas sigan igual.
      Seguro que la Guardia Civil ha hecho y hace cosas muy bien pero…..también es cierto que algunas veces se ha equivocado y se equivoca. Algunas otras, no bien dirigida, ha llegado a hacer barbaridades. El informe filtrado del lío este que se traen entre manos, podría ser, no lo sé, una de ellas. También parece que el ministro no ha estado del todo fino, en sus maniobras.
      Esperemos que la sangre no llegue al rio y preparémonos, la gente más o menos sensata, a intentar frenar la aparente santa alianza, bien engrasada con euros (€), de la extrema derecha con la derecha extrema….que ciertamente empieza a ser un peligro. Esperemos no nos vuelvan con el….. ¡Se sienten c…..!
      Un abrazo

      • Carmen

        Me refería a que si grande Marlasca ha dado este paso, sus razones tendrá. Ha sido un paso importante. No lo dudo. Y de hecho está teniendo una repercusión muy grande. Al menos lo veo así. No estarán dispuestos a parmitir que se llegue a otro 23F. Esa es mi lectura. Y lo aplaudo.
        Creo que la transición fue estupenda, pero ha llegado la hora de modificar la Constitución del 78. Hay mucha gente que demanda cambios. Esto del virus lo ha precipitado todo. No me gusta en absoluto el comportamiento de la oposición en la esta pandemia. Creo que son unos impresentables, más claro no lo sé decir.
        Pero me asusta lo que veo en el Congreso en estos dos últimos días. Hay una tensión creciente.
        En fin
        Mucha suerte a todos. La vamos a necesitar.

        Se muchas cosas de tu tierra. Mi padre tenía grandes amigos vascos.
        Un abrazo

  • M. Luisa

    Muchas son las preguntas que se hace el amigo Iñaki, preguntas que ha ido acumulando  nuestra conciencia adormecida y que ahora esta pandemia inesperada la ha vuelto a golpear con fuerza.

    Tal vez sea este  un momento decisivo para que, como personas y como civilización expresemos el coraje de extraer de esa experiencia  el valor humano de la responsabilidad y desde ese primordial  valor   crear otros valores fundamentales como el valor del trabajo, el económico, el social, de tal manera que la humildad, la confianza y el compromiso solidario suministren las claves de la innovación  que se requerirá  para  la prosperidad y el crecimiento del futuro.

    Sacando fuerzas de flaqueza y no desde la inercia  es cuando podemos hacer que surja lo inesperado, nuestra esperanza.

    • Iñaki SS

      Hola M. Luisa

      Como siempre, tu no das puntada sin hilo. Se agradece tu breve y enriquecedor comentario, con el que estoy totalmente de acuerdo.
      Un cordial saludo

  • mª pilar

    Es muy triste, lo que estamos viviendo en estos tiempos de tanto dolor.

    Muchas personas, no cuentan para aquellas otras que hacen tanto ruido, y manejan las banderas con una soltura y frialdad que casi da miedo.

    Mi hija con su compañero de camino, han salido a comprar, y al volver, me han comentado:

    “Que sentían temor”, al ver el desparpajo y descaro, conque se compotaban desde sus coches, y con sus banderas al aire”

    ¿No hemos aprendido nada, qué hacemos el resto, que no se nota en las urnas, el hastío que nos produce “tanto” recuerdo de un tiempo infame?

    Lo siento Iñaki, me cansa cada día más, ser correctamente comprensiva, con el pensar de las otras maneras de pensar, cuando lo hacen sin respeto alguno, insultando, mintiendo, y haciendo ruido…no para que el gobierno escuche… sino buscando… que los demás “cambiemos”, y nos pongamos de su lado.

    Mi esperanza está, algo maltrecha y cansada de dejar que solo se vean sus malas maneras, mientras el resto, parece que no sentimos, o deseamos, otra manera de mirar la vida que nos rodea; donde reine la justicia, el cuidado de los más débiles.

    Comprendo que existan diferencias, pero no puedo…no quiero…comprender, que unas pocas personas, menejen la mayor parte del capital, a costa de la vida de otras, que para “ese” mundo:

    No existen ni tienen derechos, ni son merecedores de poseer, ni siquiera una vida digna, ganada con su trabajo.

    Hace unos días, con pena, dejé de salir a aplaudir… por no compartir su manera de actuar… No aplaudían a los sanitarios, se aplaudían a si mismos, su manera de ver la vida, sus banderas, su himno al final; dejé de salir, porque al rato, salían con una fuerza incríble, a sus caceroladas.

    Reconozco…que estoy triste… porque creo, que no hemos comprendido nada de nada, con esta desoladora pandemia mundial.

    Y volveremos a pensar en “mis” necesidades por encima de todas las cosas, sin pensar, como lo están pasando los de siempre, maltratados por la dureza que el capital impone.

    Un abrazo entrañable y agradecido, por tu saber estar.

    Gracias de corazón.

    • Iñaki SS

      Hola Mª Pilar.
      La situación no es para menos, dada la sensación de impotencia que nos abruma, pero hay que intentar levantar el ánimo. Seguro que tu hija y toda tu familia necesitan de tu alegría, así que nada de tristezas, ni de perder la esperanza. Todo se arreglará.
      Yo, como terapia, cuando me vienen mal dadas, suelo pensar en mis padres. Desde 1927 a 1944 tuvieron 10 hijos. Resistieron la preguerra, la guerra y la posguerra, entre Gernika y Bilbao. ¡Imagínate! Dos bombardeos. Me maravilla pensar como, a trancas y barrancas, nos sacaron a todos adelante. Quedamos 6.
      Un abrazo y a vivir para ver.

      • m* pilar

        Gracias Iñaki…Lo sé, ha sido un desahogo que precisamente no ha lugar.

        El recuerdo de lo vivido… Me ha hecho pensar, y no es el momento de bajar la guardia, quizá, me abruma un poco, la semana que la familia va ha vivir.

        Cuando se trata de los peques…pierdo un poco el ánimo…pero seguro:

        ¡Que todo irá bien!
        Gracias Iñaki, de corazón.

  • Carmen

    Cuando tenga un ratito y humor, te voy a contar mi experiencia de hora y media de esta mañana en la manifestación de los coches. Ha sido como una película. De cuatro personas con pulseras nada. Lo estoy diciendo hace mucho tiempo. Vivo en cacerolandia. La gente se ríe, pero esto es un resurgimiento fascista en toda regla. Lo he vivido tooooodas las tardes.

    Lo de hoy ha sido como volver a un tiempo que gracias a dios no viví, pero algunos de vosotros sí. Alucinante. Hay que tener una idea clara de defender lo esencial y para mí es un estado democrático. Eso es lo esencial. Insisto, para mí manera de estar en la vida. No me van las revoluciones en nombre de ningún dios ni de ninguna idea. Creo en el diálogo. No quiero que nadie me salve. Ni unos ni otros.

    En fin.

    Te contaré.

    Me voy a pasear. A ver si logro sacar de mi cabeza el himno nacional, el de la Legión con todos sus caballeros y a la bandera de España. Todavía tengo alguna dentro de mi cabeza. Esto es años treinta puros.

    • Iñaki SS

      Espero tu relato, querida Carmen, sin prisa pero sin pausa. Y, por supuesto, sin emberrenchinarte, como te recomienda Alberto. ¡Este si que sabe!.
      Fijate lo que me he perdido que no conozco Murcia. Del Sur apenas recuerdo algún viaje relámpago por Granada, Málaga y Sevilla. En este sentido encantado de poder seguir los comentarios de una murciana incombustible, en ATRIO.
      En cuanto a las andanzas de VOX, quiero confiar en el pueblo español. Seguro que en las próximas elecciones les bajais los humos a esta cuadrilla. Espero que los votos vayan silenciando la música de sus cacerolas.

      • Carmen

        Pues de repente oigo jaleo de coches. Había oído algo de una manifestación de ricos de Vox. Y me voy a cotillear. Como vivo en mi mundo y ya con esto de la encerrona, no veas, al llegar a la gran vía veo que han abierto una confitería de esas emblemáticas que llevaba cerrada dos meses. Cruzo,no miro los coches, entro, saludo a una chica, pregunto, hablamos un ratito y salgo . De repente tomo conciencia de lo que estaba viendo. Un río de coches, llenos de banderas de España por fuera, todos sus ocupantes con mascarilla y con banderas de España más pequeñas sacándolas por las ventanillas. Gente a ambos lados de la calle larga, larga, el himno de España sonando. De repente pensé. Es imposible. Tanta gente es imposible que sean todos fascistas. Imposible. Y sin pensarlo dos veces hice la prueba del algodón. Si hago el saludo fascista y me lo recriminan no son lo que creo que son. Es imposible. Tantos es imposible que lo sean. Doy un taconazo y el brazo derecho en 45 grados justos. No veas la reacción. Los de los coches aplaudían, tocaban el claxon, me saludaban, la gente de alrededor aplaudía. Me invadió una sensación de irrealidad. Como si fuese una observadora externa, pero estaba ahí.
        No me atrevía ni a bajar el brazo.
        Treinta segundos quizás. No lo sé.
        Y sigo andando.Me encuentro con una compañera de colegio, de cuando yo era colegiala. Estaba con un grupo. Pregunto. Què se pide exactamente? Bueno, no veas. Nos están matando, este gobierno nos ha llevado a la ruina. Pedro Sánchez tiene que dimitir ya. Esto no es un solo partido, es España entera la que lo está pidiendo.
        Ya, gracias, dije.
        Y sigo andando. Como estoy un poco mal de la cadera, la pierna derecha me da unos tirones gordos, o a lo mejor fue el taconazo, no sé, el caso es que me paro y me apoyo en la pared. Había al lado dos señores hablando.Como tampoco mi oído es de primera, oí decir, esto, esto,esto es de locos, solamente los tontos se lo creen. Y yo, o no oí bien o entendí mal. Bueno, entendí mal, fijo
        Y se me ocurrió decir, uf, calle,calle, yo estoy asustada. Madre miiiiiiia y madre miiiiiiia.
        Asusssstada? Pregunta. Jolín, pienso, vaya un día. Por no alargar te digo que salí como pude de ese señor.
        Y sigo andando . De repente me encuentro a un joven con una bandera enorrrrrrme, extendida de brazo a brazo y en vez de un toro,o un escudo, pues tenía una imagen de un sagrado corazón chorreando de sangre , de unas dimensiones que no se lo Salta ni el mismísimo San Pedro. Y ya, llena de irrealidad, me oigo decirle al joven: este también?
        Qué desolación.
        Soy el noooooovioooo de la muuuerrrteee. No sé qué de una garra de fieeeraaa. El himno de España. De la suya, no de la nuestra que decía la canción. No. De la suya. Porque Essssspaña es suya.

        Así que grupo de policías o de lo que fuera aquello que me encontraba les decía: ustedes no olviden nunca, nunca, nunca, que tienen que defender la constitución. La juramos, señora. Pues no lo olviden nunca.

        Sabes qué? El problema de la subida de la extrema derecha en España se está minimizando. No se quiere afrontar. No es cosa de cuatro señoras guay. Lo sentí ayer. Porque claro, pensaba cuando volvía a casa. Claro. Es que son 53 diputados de 350. Son muchos. Puede ser fácil un 15 por ciento de toda la cámara.

        No te preocupes. No veas lo que me he podido reír contándolo. Al final, acabo riéndome de mí misma.
        Pero, he tomado conciencia del problema.

        Un abrazo
        Cuídate mucho.

      • Iñaki SS

        Tienes razón Carmen, el problema está ahí y no hay que minimizarlo. De todos modos, también conviene intentar mantenerlo en su verdadera dimensión. Fijate en la concentración de Madrid. Viendo las imagenes de la TV daba la sensación de que fué algo multitudinario. Sin embargo, ya salió algún comentario de alguien que sabe hacer números y, al parecer, la cifra de manifestantes no llegaba ni a veintemil personas….eso si, muy ruidosas y aparatosas. Seis mil vehículos con dos o tres personas a bordo son poca cosa, en la calle. Yo, la verdad, no les veo demasiado futuro…a no ser que a la mayoría se nos vaya la olla.
        Ya que sé poco de Murcia, quisiera conocer tu opinión sobre el por qué del voto murciano al PP. Estais rodeados de andaluces por el sur y el oeste. Esta buena gente históricamente han votado socialista, hasta las últimas elecciones, en las que por razones conocidas hubo un vuelco. Por el norte lindais con la Comunidad valenciana, gobernada por el PP hasta que la corrupción les puso de patitas en la calle. ¿A quien ha votado históricamente Murcia?. ¿Influyen en el voto los inmigrantes que trabajan en vuestros magníficos campos de cultivo?.
        Un abrazo.

      • Carmen

        Pues es algo que no logro entender. Cómo nos hemos vuelto tan de derechas. Por más que lo pienso no logro entender. Supongo que es una cuestión de intereses económicos.
        Murcia de toda la vida ha sido de izquierdas. De hecho, los primeros veinte años de democracia aquí gobernó el PSOE. Y por la alcaldía también han pasado muchos alcaldes del PSOE. Algunos estupendos. Incluso tuvimos a la primera mujer presidenta de la asamblea regional. Al menos no conocía a otra . María Antonia se llama. No recuerdo el apellido. De hecho el muchacho de Podemos que se sienta en la mesa del congreso, Javier Sánchez Serna, es antiguo alumno mío.

        Pero llegó un momento en que había mucho descontento porque no lo hicieron bien. A ver, creo que a Nivel Nacional Murcia no cuenta nada por una mala gestión política cuando empezó todo esto de las autonomías. Mala gestión . Dejaron que se nos ninguneara. Murcia siempre ha sido una provincia rica. No una cosa para morirse, pero rica. Tenemos buenos paisajes, un clima superagradable diez meses al año. Buena gastronomía, una huerta magnífica muchas fábricas …y además somos personas acogedoras.
        No puedo entender cómo nos dejaron caer de esa manera. Se abandonó por completo las comunicaciones con las principales ciudades Españolas, con lo que eso supone. Se empezó a esquilmar al mar menor…algo increíble.
        El principio del fin de la izquierda en Murcia vino de la mano de la guerra del agua. No llueve. Necesitamos agua. Y a la izquierda le dió por ponerse en contra de los trasvases tajo Segura. Y no dio una alternativa Y eso Murcia sencillamente no lo perdonó . La derecha apoyaba los trasvases. Pues ya lo tienes. Diría que una razón parecida fue lo de la comunidad valenciana. La política con el Agua. Pero a lo mejor no . En Murcia si lo fue.

        Y ahora, claro, descontento absoluto e inexplicablemente, en vez de votar a la izquierda de nuevo, se volvió hacia Vox. No lo entiendo
        No sé qué esperan de ellos. Quizás que al ser un partido nuevo haga cosas diferentes. El problema es que de nuevo, nada. El el mismo de los años treinta. Te lo aseguro. Lo vi.
        Y esto es lo que pienso.

        El otro día le dije a una persona que también estaba desolada. No te preocupes. El las próximas elecciones habrá un trasvase de votos.
        Del PP volverán algunos al PSOE y muchos al partido naranja. Verás. Y ganará la izquierda , pero de otra manera. Y tendrá una oposición razonable, no esté sinsentido

        Y esa es mi esperanza.

        Se que para muchos de aquí, estoy hablando como una capitalista burguesa, pero me importa exactamente igual que los que el sábado pensaran, y con razón al verme con el brazo el alto, que soy una fascista.

        No creo que la solución al planeta, porque no te hablo de Murcia, ni de España, ni tan siquiera de Europa, te hablo de la tierra común que , queramos o no, ya es el planeta completo. No creo que el camino para abordar un cambio de la profundidad que es necesaria , se pueda solucionar con grupos de personas pegándose en la calle, ni con una revolución de las de antes. Los tiempos son otros. Las soluciones tienen que ser otras. Cuáles? Pues ni idea. Ahí tengo a un alumno sentado en la mesa del congreso, que piense, que trabaje. Creo que nuestro tiempo ha pasado. Creo que no lo hemos hecho tan mal como a veces leo. Creo que despacito vamos avanzando, lo que sucede es que ahora nos enteramos de todos los problemas que hay. Tomamos conciencia de ellos, pero tampoco son nuevos. Qué va.

        Iremos a mejor. No puede ser de otra manera.
        Un abrazo
        Gracias por interesarte por mí tierra. Es algo poco frecuente. Si vinieras, te encantaría

      • Carmen

        Pero claro, si que tampoco entiendo cómo se hizo el reparto de las provincias de las comunidades autónomas. Es que siempre hemos ido de la mano con Albacete. Éramos un todo. Y vamos, soy tan levantina como lo pueda ser Antonio Duato. Estaba absolutamente convencida de que Miguel Hernández es de mi tierra. En santa Pola , de Alicante, me siento como en mi tierra. En todo el levante me siento en casa.
        No entiendo nada.

      • Iñaki SS

        Muchas gracias Carmen, por la amplia información que me has dado. Una pena que me haya hecho tan mayorcito y que no esté para viajes que superen…la vuelta a la manzana. Me tendré que conformar con los reportajes que eventualmente pueda dar la tele.
        Un abrazo.

Deja un comentario