Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5434 Artículos. - 86413 Comentarios.

Libertad y seguridad

      Durante los dos últimos siglos el dilema para las clases dominadas, o sea, para los pobres en mayor o menor medida, ha sido la de elegir entre ta libertad o la igualdad. El liberalismo te ofrecía la libertad. Pero para obtenerla debías aceptar la desigualdad en la que el carácter de subordinado siempre te tocaba a tí, ya no por designio inescrutable de los dioses, sino por la “mano invisible” del mercado que no se sabe por qué, elegía siempre como beneficiados a los ricos de toda la vida.

     Es verdad que, para un número necesariamente minúsculo de afortunados, se podía pasar de pobre a rico porque te tocara la lotería, descubrieras una mina de oro, bailaras el tango mejor que nadie, adularas como ninguno al jefe o tuvieras el arte de hacer virguerías con el balón. Unos poquillos subían y algún descerebrado bajaba como consecuencia de su mala cabeza. Y así la sociedad se mantenía estable. A veces algunos fanáticos se sublevaban, pero las fuerzas del orden, la implacable justicia y los diversos tipos de sermones los reducían y amansaban. El dominio del capital sobre los órganos del poder político ha sido crucial en su éxito mundial, eso que se llama globalización.

     Por otro lado el socialismo ofrecía igualdad, pero sus realizaciones prácticas, entre las que no se puede situar ninguna forma de socialdemocracia, suponían inevitablemente una pérdida de libertad, como ha ocurrido con el bolchevismo en sus variadas formas. El partido único y el centralismo del poder político controlando la economía han sido sus características pero su éxito ha sido escaso, porque fue perseguido a sangre y fuego en unos casos y en otros por la presión capitalista y su dominio de los mercados, de las finanzas, de la técnica y de la ciencia. Hasta que Mao reconstruyó el imperio chino y en poco más de setenta años pudo competir en los mercados, en las finanzas, en la ciencia y en la técnica.

     Vino ahora el coronavirus y cuando ya nos sabíamos las respuestas, nos cambaron la pregunta. No se trata de elegir entre libertad e igualdad, sino entre libertad y seguridad. Son dos formas de capitalismo, el que proclama la igualdad, pero no la respeta y el otro, el chino, que tampoco respeta la igualdad pero te ofrece a cambio seguridad. Su éxito frente al virus ha sido atronador y es claro que puede pactar con los detentadores del capital, como viene haciendo desde hace ya muchos años, por lo menos desde que Felipe González le mostró la importancia de que el gato, tanto si es blanco como si es negro, cazara ratones.

     Este dilema no es la primera vez que se plantea en la historia, porque tuvo mucho que ver en la aparición del feudalismo a través del vasallaje. Y posiblemente tuvo mucho que ver con la constitución de los grandes imperios como el azteca, el inca, el chino, o el egipcio que han sido los sistemas políticos y económicos más estables y duraderos de la historia.

     Así que parece que los ratones, o sea, tú y yo, tenemos que elegir entre dos gatos, y menda, a estas horas, no sabe con cual quedarse.

5 comentarios

  • Ludovico

    En la línea de ayudar y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, hablando de gatos, me acaba de llegar la información de Nature sobre el contagio del coronavirus en los animales domésticos. Me imagino que muchos de ustedes deben de tener algún perro o algún gato. Tranquilícense, no parece contagiar a los perros, sí a los gatos, que a menudo van por libre. Se necesita, sin embargo, un ingente carga viral en el felino para que pase al hombre. Disculpen la molestia si ya lo sabían.

    • Carmen

      Pues estoy indignada con mis ijos: no adoptes un perrico, no adoptes un perrico…los nenes son pequeños, a ver qué vas a hacer cuando salgas que te encanta, a ver…
      Joliiiiiiiiiinnn.
      Ahora les digo: claro, claro, vosotros en vuestras casas acompañados y yo aquí sola…si tuviera al menos un perrico…

      Y ahora se calla.

      El próximo ataque me pilla con un perrico, fijo

      No me gustan los gatos. Arañan.

      Gracias.

  • Une correction al comentario antériorité.

     Las sanciones impuestas por el imperio a los que no cumplen con su voluntad ilustran la falta de libertad a los sometidos a esas sanciones que no les permiten hacer comercio con los que quieren.  El “no” es importante.

  • No pienso que el liberalismo lleve la liberté como lo pensamos. El liberalismo es la imposición de la ley del mas fuerte. Por ejemplo, hablamos de la libertad de comercio, mientras el mas fuerte se impone al comercio de los que no le conviene. Las sanciones impuestas por el imperio a los que no cumplen con su voluntad ilustran la falta de libertad a los sometidos a esas sanciones que les permiten hacer comercio con los que quiere.Tengo la opinión que mientras los pueblos serán sometidos a un imperio, las palabras libertad y igualdad quedaran sin su contenido verdadero. El imperio tiene las mismas características de une dictadura.

    • Juan García Caselles

      Me acuerdo de la dictadura franquista en la que España era una grande y libre. Era grande porque en ella cabían todos los españoles y Franco, era libre porque cada uno podía poner 1, x, o 2 en la quiniela sin que nadie te pudiera acusar de nada y era una porque si hubiera otra ya nos habríamos marchado todos a la otra.
      Al final la libertad consiste, mientras la historia no cambie, en que puedes elegir entre pasar por el aro o morirte de hambre. No hay libertad mayor que esa.

Deja un comentario