Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5220 Artículos. - 83489 Comentarios.

‘Revuelta en la Iglesia’ y honda conversión

Por Santiago Villamayor     

De todos los significados y acepciones del término revuelta el primero que nos suena es el de disensión con alboroto o pequeña y espontánea revolución. Pero creo que no es tanto eso lo que proponen las mujeres sino la expresión de un gran trabajo de emancipación y de unidad de las que llevan el grueso de la acción pastoral, misionera y temporal de la Iglesia y sin embargo no son reconocidas. Me sumo a ese esfuerzo con la humildad del que todavía se descubre bastantes gazapos micromachistas.

     Y hay una segunda acepción en el término revuela que dice segunda vuelta y cambio de dirección. También esta iniciativa de las mujeres lo incorpora y creo que es el que tiene más sentido. Enseguida le viene a uno la imagen de una tortuosa carretera con muchas vueltas y revueltas. Y se nombra también varias veces el termino teología que es como el pensamiento que expresa la fe. La mentalidad razonada del creyente. Y así se dice “la mentalidad patriarcal y feudal, junto a una teología caduca, justifican esa desproporción” y “que se reconozca y valore la riqueza de la teología feminista, como motor de cambio”.

     Coincido con este movimiento, la teología está caduca y la teología feminista es motor de cambio. Son mujeres que sienten con la cultura actual, los problemas de la desigualdad, del acoso al planeta, de la violencia de género, del reto de la tecnociencia y del pluralismo y por eso constatan que la teología, la interpretación del mensaje de Jesús, está caducada y si se mantiene, se tergiversa y traiciona el significado original.

     La teología feminista es motor de cambio. Y la mentalidad ecologista y secular, y la inserción en la base social y la apertura a los nuevos modos de entender el conocimiento y la realidad. Y aquí quería llegar habiendo partido de la revuelta femenina. La teología feminista es un comienzo pero no un punto de llegada. Sí puede ser un medio camino, una vuelta o revuelta más en el camino de revolución, “cambio profundo” o “giro sobre sí mismo” que hemos emprendido muchas gentes de iglesia. Lo llamamos en términos cristianos “conversión”.


     Estamos llamadas todas las personas a una humilde conversión para “una gran inversión” o puesta del revés de esa teología y de la Iglesia. Y creo que en esta conversión de la Iglesia no se trata tanto de reivindicar un mayor liderazgo y presencia femenina desde los grupos de mujeres, cuanto entre todos darle la vuelta en profundidad, llegar a lo fundamental y de lo que deriva el tratamiento discriminatorio de la mujer y que también nos ha dañado a los hombres.  Porque es más serio aún que el patriarcalismo y el feudalismo. Y cito algunos de estos rasgos de la teología o mentalidad eclesiástica, incluso evangélica, que se nos han vuelto caducos a todas.

  1.   La sacralización de la Biblia y de los evangelios como textos fundacionales, casi nunca revisados y siempre tenidos por absolutos, dotados de autoridad divina. Ante las nuevas teorías del conocimiento, los estudios bíblicos y arqueológicos, y el pluralismo religioso no se puede aceptar ni su literalidad ni su lectura desde parámetros caducos.
  2.    El trasfondo mental o cosmovisión desde la que enfocamos el sentido de la vida está caduco por dogmático, dualista, mágico y poco crítico. Dependemos de la cosmología y de la historia sagrada de unas tribus o pueblo hebreo y de unas transcripciones de los dichos y hechos de un Jesús que resulta ya inventado desde la primera transmisión.
  3.   El agujero de la existencia, la incomprensión nata de la conciencia es decir el de donde, cómo, por qué y para qué de siempre, la insoportable gravedad del mal, el misterio de la ausencia de Dios, etc. no pueden ya relatarse desde la gran metáfora del Misterio de la salvación. No se puede sinceramente compartir la explicación de su secuencia temporal creación, pecado, redención, resurrección y gloria eterna. Podemos probar, a lo mejor también infructuosamente junto con los científicos, la hermenéutica social y la poética con el símbolo de la Gran Historia que comienza con la explicación científica del universo y su evolución y concluye con la historia universal y de las personas concretas, y presenta en el amor incondicional, principalmente inaugurado por el relato de Jesús de Nazaret, una singularidad muy relevante. Eso es una aceptable metáfora para hoy.
  4.   Nunca sabremos quien fue Jesús pero sí podemos entenderlo no desde la mentalidad greco-judía y medieval cristiana sino desde lo mejor del ser humano que vamos conjunta y críticamente descubriendo entre todos. Y no solo desde una mentalidad concreta de un pueblo que se atribuye ser elegido o una Iglesia que hace lo mismo. Visto así el evangelio significa muchísimo y universalmente. Solo así por ej. se puede decir que la palabra, “la mentalidad divina” o de suma dignidad, y que emerge en la creación o formación de la realidad, acabó con el machismo y la religión establecida. Y que así se abre una nueva religiosidad, plural, humilde, personal, convergente con la ciencia y la liberación. Pues no es la fe la tutora de la razón sino la universalidad de la razón la fuente de la fe.
  5.  Termino con la Iglesia, ese gran valor a lo largo de la historia y en la actualidad. A pesar de su patriarcalismo, sus pederastias, inquisiciones y dogmatismos. El trabajo dentro de la Iglesia por los valores universales de Jesús de Nazaret y de tantos otros tendrá sentido en la medida que gira sobre sí y mira para el lado conveniente, el de ser instrumento del símbolo Reino de Dios, es decir un movimiento social universal, institución, intención, construido entre todos los que buscan esa realidad de justicia y esperanza. No como continuidad del pueblo milagroso de Dios, pueblo elegido sobrenaturalmente frente a paganos o ateos. Con los supuestos que hemos ido mencionando y que no son todos. Reconocido naturalmente.

     Adelante con la lucha feminista, un primer paso importantísimo. Adelante con Francisco, Prometeo castigado a subir una y mil veces una compasión y apertura rebotadas otras tantas veces.

     En esta conversión, no dejamos de creer, no dejamos de ser cristianos, no seguimos en el orgullo de la mejor opción. Procedemos sin dogmatismos a minar el corazón para extraer los mejores sentimientos y valores, como todos, y hacemos espeleología de la esperanza, con todos, para abrir rendijas en esta tierra o barro tan desconocido y enigmático. Quizás el Dios que la modernidad dice estar muerto, y la Iglesia pone en el cielo, esté enterrado nutriendo las raíces.

Zaragoza, Febrero 2020

12 comentarios

  • ana rodrigo

    Algunas citas bíblicas acerca de las mujeres:

    “… Pero el dueño de la casa se presentó ante ellos y les dijo: No, hermanos, no obren tan perversamente porque este hombre es mi huésped. No cometan infamia. Yo tengo a mi hija que es virgen; se la traeré afuera, para ustedes abusen de ella y la traten como mejor les parezca… (ellos se negaron).Entonces el levita tomó a su concubina y la llevó afuera. La maltrataron toda la noche hasta la madrugada y la abandonaron” ( Jueces 19,23-25)

    “Tú eres, amor mío,, cual yegua fina del carro del faraón ( Cantar de los Cantares, 1,9)

    “Cualquier maldad es poca, comparada con la de la mujer (Ecl,25,19)

    “Yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera y haced de ellas como bien os pareciere. Solamente a estos varones no le hagáis nada, pues vinieron a la sombra de mi tejado” (Gen. 19,8).

     

    NT.”Pero quiero que entiendan que Cristo es cabeza de cada hombre y que el esposo es cabeza de su esposa, así como Dios es cabeza de Cristo (1cor. 11,3)

    “Esposas, sométanse a sus esposos, pues éste es su deber como creyentes en el Señor” (Col. 3,18).

    “Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por la mujer, sino la mujer por causa del varón” (1cor. 11, 8-9).

    “Vuestras mujeres callen en las asambleas, porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como dice la ley” (1Cor. 14, 34-35)

    “Porque no permito a la mujer enseñar ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adam fue formado primero, después Eva: Adam no fue engañado sino que la mujer siendo engañada, incurrió en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere em fe, amor y santificación con modestia” (1Tim. 2, 11-15)

    Santos padres:

    “Qué otra cosa es la mujer sino una enemiga de la amistad, un castigo inevitable, un mal necesario, una tentación natural, una calamidad deseable, un peligro doméstico, un detrimento deleitoso, una naturaleza ruda pintada de colores.” San Juan Crisóstomo.

    “La mujer es la puerta del diablo, la senda de la iniquidad, la picadura de la serpiente, en una palabra, un objeto peligroso”. San Agsutín,

    Las mujeres no deben ser iluminadas ni educadas en forma alguna. De hecho deberían ser segregadas, ya que son causa de insidiosas e involuntarias erecciones en los santos varones” S. Agustín.

    Y, finalmente, todavía en 1962, un médico jesuita, Federico Arvesu, decía: “El organismo de la mujer está dispuesto para la matriz, el organismo del hombre está dispuesto para el servicio del cerebro. “La virilidad y sus fundamentos sexuales”, 1962

    Lo dejo aquí porque estoy agotada, es una muestra solamente de lo que se ha escrito contra las mujeres. Pido perdón si hay algún error de citas, asimismo lo hago por no poder poner las citas de los santos padres porque no he encontrado el libro de donde las saqué. Creo que era de un libro de Ángeles Caso, pero no lo encuentro en mi biblioteca.

    La conclusión es que el tema de la mujer viene de lejos y se mantiene en la actualidad con este sustrato de desprecio y marginación.

    Buen día a todos y a todas, después de esta indigestión….

    • mª pilar

      Ufff…Ana.

      Con estos mimbres ¿qué se puede esperar de los “príncipes” de las iglesias?

      Solo eso…que se vistan de colorines, lleven unos pedruscos…joyas…y tengan una mente tan raquítica.

      Reconozco, que algunos se salvan ¡pero son tan pocos!

      Gracias Ana, si esto es “palabra de “dios”…

  • Iñaki

    Nuestro mayor pecado es el de la palabra. Vamos con nuestro discurso sin conocer el discurso de la persona de enfrente. Creo que ha sido el hermano Francisco, si ese que es sólo obispo de Roma, el que ha dicho que el truco es Actuar, vivir la vida con felicidad y fraternidad, cuando nos vean como distintos o locos nos preguntaran desde donde lo hacemos y ese, solo ese es el momento de nuestro discurso, cuando nos pregunten, solo cuando nos pregunten, el resto es vivir fraternalmente y seguir viviendo fraternalmente.

    De todas formas, todas y cada una de vuestra experiencias me hacen reflexionar y replantearme mi vida

    No se servirá o no servirá para algo pero el 15 estaré allí para que otras, personas, se planteen su posición ante la vida de esta Iglesia que consideramos nuestra

  • ana rodrigo

    Primero decir que ni todos los hombres son iguales, ni lo son todas las mujeres, ni tampoco lo son todos los clérigos; lo aclaro para que cuando utilice el plural colectivo, hay que sacar a quienes no pertenecen a la afirmación de todos son…

    Es una obviedad y, al mismo tiempo, una vergüenza el que la Iglesia, en pleno siglo XXI siga marginando a más del 50% por ciento de la humanidad y a más del 80% de las cristianas, que son las que más frecuentan los ritos. Sólo se nos utiliza para asistir, ayudar, servir, etc. a los clérigos, y, lo más grave es que, donde se toman las decisiones importantes para la Iglesia universal o las iglesias locales, no hay mujeres. La teología, el Canon, las normas morales o litúrgicas o de cualquier tipo es cosa de clérigos, hombres célibes que se meten en la moral sexual de las mujeres con todo el descaro sin haber “conocido” mujer y sus problemas y, lógico, sin ser mujeres para poder decir la verdad de la mujer en toda su amplitud.

    Somos meros instrumentos funcionales en tareas domésticas (limpiar los templos, leer primeras o segundas lectura, nunca el evangelio, apagar las velas, vestir santos y vírgenes, etc.), pero no se nos permite tomar la palabra y compartirla con la comunidad, ni sacramentos ni nada que consideren sagrado ellos, el clero. Ahí la marginación es descarada en una sociedad donde las mujeres pueden estar en primera línea de la política, economía, etc. Pero la Iglesia siempre lleva varios siglos de retraso.

    Ya he dicho muchas veces que a mí no me interesa este tipo de sacerdocio, pero tampoco me gusta que, aquellas mujeres que quieran y estén preparadas, no puedan acceder al mismo por ser mujeres, aunque sea caduco el modelo de sacerdocio. Así que, las mujeres llenan los templos, pero el clero no nos ve como sujetos de derechos, sino como objetos de usar y tirar, te necesito, ya no te necesito.

    Otro capítulo sería constatar que a Jesús no sólo lo acompañaban hombres, sino y, sobre todo, mujeres. Digo sobre todo porque, en la desbandada de los apóstoles (sólo quedó Pedro y fue para negarlo) fueron las únicas que estuvieron con Jesús al lado de la cruz y porque fueron las primeras en saber de la resurrección. Lo que pasa es que entre que el simbolismo de las doce tribus de Israel y los doce apóstoles, más la sociedad patriarcal en la que se escribieron los evangelios, se puso el objetivo en los hombres, y cada vez más, hasta hacer desaparecer a las mujeres de los órganos de decisión de la Iglesia.

    Me ha gustado mucho este artículo de Santiago Villamayor.

  • ana rodrigo

    Antes de leer nada, os digo que a las ciudades mencionadas hay que añadir Granada el día 15 de Marzo, con el mismo lema: “hasta que la igualdad se haga costumbre”, con manifestación en la puerta de la catedral, manifiesto, pancartas, rueda de prensa, etc. Aún estamos concretando alguna cosita.

  • No estoy de la Iglesia que vive de los sacramentos, codificados en el derecho canónico, sino de los sacramentos, codificados en el cotidiano que nos interpela en el amor, en la compasión, en la ayuda, en la misericordia, en el que hacer al servicio de la verdad, de la justicia, etc. En eso me encuentro plenamente de la comunidad a la cual nos convia Jesus. El juicio final va por ese camino. Hombres y mujeres estamos todos y todas llamados y llamadas a responder a ese cotidiano. Eso nos acompaña hasta el final de cada una de nuestra vida.

    • Carmen

      Pues ayer comulgué. Me encanta comulgar. De alguna manera es como si me acercara en el tiempo , como si se rompiera un poquito la barrera del tiempo.Me gusta el personaje de Jesús. O la persona. O lo que sea. Porque apenas conocía a las personas que había en la iglesia. A cuatro o cinco. No era cuestión de sentirte parte de una comunidad.
      Hasta ahí llego. Siento no poder llegar a más, pero me siento fuera de ese Templo con el que asocio a la iglesia.
      Hace un par de días unos compañeros del colegio, abueno,ya no lo son porque estoy jubilada, me contaron que venían de un claustro de esos de congregación, no de vida normal. Pues ya sabéis, les dije. A ser buenos. Siguen con la manía de África? Me contestó una chica: pues claro, van buscando donde puedan hablar de Dios, aquí se habla de Dios y ni caso, la gente ya no cree. Pues fíjate que pienso que eso no es así, creo que la gente sigue creyendo en lo que puede, lo que pasa es que la iglesia ha defraudado tanto, que eso pasa, ni caso.

      Y esa es la realidad . La iglesia defrauda y entonces Dios no existe. Es terrible. Cero autocrítica. Sois unos ateos y nos vamos a África que allí si escuchan el mensaje de Jesús.

      Pues adiós. He discutido tanto por lo que buscan en África en ese tipo de claustros… Ya me da igual.
      Han conseguido que me de igual. Porque esta es la realidad. O Dios con la Iglesia o no hay Dios que valga.
      Es tremendo esto.

  • Carmen

    Soy mujer. Orgullosa de serlo, pero la solución no está en nuestras manos en este momento. Está por arriba y por allí no hay una sola mujer.

    Es hora de los varones sin miedos y sin complejos. Dejennos entrar, colaboraremos, pero es un asunto de todos, de todas. Pero nos tienen que dejar entrar. Y bien sabe Dios que no lo digo por mi persona, vamos, ni loca. No me siento perteneciente a esta iglesia, pero lo fui y quedan rescoldos. Porque como dijo Román, somos todos de herencia cristiana. Y me gusta serlo. Por eso mismo creo que hay que afrontar el peproble de frente. En una expresión muy española, agarrar al toro por los cuernos.

    Se que es inutii lo que digo. Pero lo seguiré diciendo hasta que tire la toalla del todo. Queda muy poquito.

     

  • Carmen

    Es un error tremendo.

    Pero bueno. Es inútil.

    Nadie dice que Dios esté muerto. No es cierto. Lo que está muerta es la idea de Dios que proclama a los cuatro vientos nuestra iglesia.

    No es cierto que la modernidad niegue a Dios. No es cierto. No lo es. Y la prueba está en que acaban en unas creencias muy diversas. Se sigue buscando.

    Pero es una guerra perdida. El Papa seguirá siendo el líder de unos dogmas caducos. Porque por su papel en la iglesia es el que es y además porque está convencido de ellos. Y lo entiendo perfectamente.

    Oigo decir que los sacerdotes de a pie tendrían que prepararse teológicamente , pero es que se preparan, con la teología oficial, que es la que es, no lo que un tanto por ciento de católicos, alto o bajo, me da igual, desearían que fuese. Porque en los centros oficiales de  la iglesia,como son los seminarios, no se pueden impartir conocimientos contrarios a la postura oficial de la iglesia. O sea, no se puede.

    La iglesia ha entrado en una tormenta perfecta.

    Pero , por favor, no culpen a los sacerdotes de a pie, a los párrocos, los que trabajan a destajo comunicando las ideas oficiales. Es una injusticia. Suban en la escala de responsables.

    Pero las alturas dan vértigo.

     

  • Gonzalo Haya

    “Quizás el Dios que la modernidad dice estar muerto, y la Iglesia pone en el cielo, esté enterrado nutriendo las raíces” bella expresión poética que resume muy bien todo el contenido del artículo, la fe, la esperanza y el amor que encierras. Gracias, Santiago

    • oscar varela

      1- la frase RESUME el Artículo.
      2- ese Dios NUTRE las raíces del Artículo.
      3- pero no estaría EN-TERRADO,
      4- sino EN-FLANADO en ese “QUIZÁS” (FLAN)

Deja un comentario