Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5033 Artículos. - 80743 Comentarios.

En qué desbarra el escrito de Benedicto sobre los abusos

Aunque han pasado ya unas semanas de ese palo entre las ruedas que puso el emérito Benedicto a Francisco, la revista de los jesuitas en EE.UU. vuelve sobre el documento para desvelar lo más escandaloso de la argumentación del emérito: Le preocupa la santidad y pureza de la Iglesia, no el mal difícilmente superable que han sufrido las víctimas. Los católicos que palmean este falso magisterio paralelo no se enteran. Si algún futuro tiene la fe cristiana es que defienda la justicia para con las víctimas, no unos supuestos valores sagrados. Por eso traemos este texto. AD.

Por Cathleen Kaveny, Commonweal

Poner a la justicia en primer lugar

El debate sobre la reciente intervención de Benedicto XVI en la crisis del abuso sexual se ha centrado en el relato de sus causas profundas, que ocupa la mayor parte de su carta. Para deleite de los conservadores y consternación de los progresistas, culpa a la laxa moralidad sexual de los años sesenta, más que al fenómeno duradero del clericalismo.

En mi opinión, el problema con la carta de Benedicto es mucho más fundamental. También trasciende la división progresista-conservadora estadounidense. Se equivoca en la descripción moral básica de los actos de abuso sexual. Los enmarca como actos de sacrilegio, más que como una grave injusticia.

¿Y qué? Benedicto claramente piensa que estas acciones son inaceptables, ¿por qué discutir sobre los detalles? Porque los detalles importan, tanto teórica como prácticamente. Podemos describir una fechoría sin comprender la realidad moral subyacente de la situación. Esto, a su vez, puede conducir a estrategias desastrosas de reforma.

¿Cuál es la maldad fundamental de un acto de abuso sexual por parte del clero? ¿Es un terrible acto de injusticia hacia las personas vulnerables, especialmente los niños? Si es así, entonces los abusadores sexuales del clero pertenecen a la misma categoría que otros que han traicionado su posición de autoridad de esta manera: son como maestros abusadores sexuales, líderes Scouts y profesionales médicos. Gracias a su poder, han infligido daños físicos y psicológicos a sus víctimas. En esta perspectiva, el hecho de que el perpetrador sea un sacerdote católico es una circunstancia que exacerba la ilicitud del acto, pero no cambia su descripción moral central como un acto de gran injusticia.

¿O debe entenderse el abuso sexual del clero básicamente como un grave acto de sacrilegio? Si es así, el abuso sexual del clero debe ser agrupado con otros actos de sacrilegio, como la profanación de la Hostia, la blasfemia contra la Santísima Virgen y la comisión de cualquier mal moral grave dentro de un lugar santo. Desde esta perspectiva, el hecho de que el autor sea un sacerdote no sólo exacerba el acto ilícito, sino que constituye el núcleo del mismo. El sacerdote está ensuciando sus votos sagrados. El hecho de que lo haga abusando de un niño se añade al mal, pero no cambia su descripción moral central: es un acto de sacrilegio, semejante a la celebración de una Misa Negra.

Al enmarcar el abuso sexual como una cuestión de sacrilegio, Benedicto refuerza el desastroso libro de jugadas que ha guiado la respuesta de la iglesia a la crisis del abuso durante los últimos cincuenta años.

La carta de Benedicto parece poner el abuso sexual del clero en la categoría de sacrilegio, no de injusticia. No usa el término “sacrilegio”. Pero es la categoría que mejor se ajusta a su relato de por qué el acto es incorrecto, especialmente cuando el sacrilegio se entiende ampliamente como una violación o mal uso de lo sagrado. Presenta a la principal víctima como la Fe misma, no como los niños cuya integridad fue violada. Según Benedicto, la “situación alarmante” es que “la Fe ya no parece tener el rango de un bien que requiere protección”. Lo que más le molesta de una de las víctimas humanas con las que se encontró es que ella ya no puede escuchar las palabras de consagración sin angustia, porque su atacante-sacerdote las usó en el curso del abuso. No dice nada sobre cómo el abuso habría afectado el curso de su vida. No hace una llamada enérgica para proteger a los niños, sino que nos implora que “hagamos todo lo posible para proteger el don de la Sagrada Eucaristía de los abusos”.

El enfoque de Benedicto tiene consecuencias peligrosas. Si la verdadera víctima es la Fe, entonces la tarea primordial es proteger la institución de la iglesia, que instancia el Cuerpo místico de Cristo en el tiempo. Si la peor consecuencia de la crisis es la pérdida generalizada de fe en la credibilidad de la iglesia, entonces es mejor manejar los casos específicos en silencio, para no escandalizar a los fieles. Los sacerdotes ofensores deben ser laicizados rápidamente, para que no continúen ensuciando el Cuerpo de Cristo. Una vez que ya no forman parte de la jerarquía, ya no son el problema de la iglesia. Se debe animar a las víctimas a permanecer calladas, tal vez con un acuerdo de confidencialidad legalmente vinculante, para que no erosionen la capacidad de la iglesia para transmitir la fe. Se les debe disuadir de buscar daños monetarios de la iglesia, ya que es la primera y principal víctima de la transgresión del sacerdote. Por último, en la mayoría de los casos no se debe involucrar a las fuerzas de seguridad seculares, ya que su participación ocluye la naturaleza mística y trascendente del problema.

Al enmarcar la ofensa básica como una cuestión de sacrilegio, Benedicto refuerza el desastroso libro de jugadas que ha guiado la respuesta de la iglesia a la crisis de abuso durante los últimos cincuenta años. Proporciona una elevada justificación teológica para proteger a la institución en lugar de a las víctimas. No ofrece un camino limpio y bien iluminado para la reforma, sino más bien un desvío hacia el fango.

La intervención de Benedicto es irónica. Culpa a los teólogos morales revisionistas de la crisis, afirmando que sólo se fijan en el motivo y las circunstancias de las acciones humanas pecaminosas, en lugar de centrarse en la calidad moral del acto en sí. Pero es el mismo Benito quien se niega a mirar de cerca los actos pecaminosos en cuestión aquí. Este implacable defensor de la existencia de actos intrínsecamente malos se niega a llamar a estos actos por su nombre moral más básico: violación infantil.

  • Publicado en el número del 1 de junio de 2019:
  • Cathleen Kaveny enseña derecho y teología en el Boston College.

 

12 comentarios

  • Carmen

    Sé que me cuesta mucho trabajo entender determinadas cosas.

    Y doy gracias a mí dios, que ese sí que es totalmente imaginario porque por definición no hay quién sepa qué es. Porque el día que según quién hable, entienda o no determinadas cosas, habrá una parte de mi que muera.  Y francamente, no tengo ninguna prisa en morir. Y menos a trocitos.

  • oscar varela

    Hace ya unos 10 años (o más)
    que Zaffaroni, siendo Miembro de la Corte Suprema en Argentina
    alertaba sobre los “JUICIOS ANTES DEL JUICIO”.
    No solo “ANTES” sino “POR SOBRE Y DEFINTIVO”
    que ejercían LOS MEDIOS.
    Desde entonces los de a pie ESTAMOS CAGA’OS.

    ………………….

    Esta mañana me dice Jorge

    -“Meneses desparrama. No va al  punto.

    A mí lo que me deja tranquilo es que hay gente que necesitaba saber que  los jesuitas no sabían nada de los abusos de Poblete.

    Estaban muy confundidos.”-

    …………………………….

    Pero LOS MEDIOS ya lo AJUSTICIARON

    Seguimos CAGA’OS!

    …………………………….

    Lo mismo pasa con la Opinión Púbica

    que tienen los chilenos (gente buena)

    sobre los Kirchner.

    Y no solo los chilenos,

    también algunos muy amigos mío argentinos.

    Algunos no quieren hablar para no deteriorar una amistad.

    Yo prefiero escuchar, exponer razones y madurar juicios.

    Los PRE-JUICIOS no son “malos”

    sino la única manera de lograr JUICIOS;

    para ello ¡claro! hay que “darse cuenta”

    del PRE-JUICIO (fe dogmática) en que estamos instalados

    para poder SALIR  de él.

    ……………………………..

    En todo LABERINTO

    la única manera de SALIR de él

    es POR ARRIBA!

    • George R Porta

      Leo de Oscar: «En todo LABERINTO, la única manera de SALIR de él, ¡es POR ARRIBA!» Mi modo de creer ha variado mucho, por suerte para mí y seguramente para otras personas a las que llego de alguna manera. Una cosa me asusta y es generalizar utilizando las locuciones adverbiales que me parecen conclusivas y me pregunto si hay realmente algo que concluya absolutamente en la realidad más allá de la apariencia o de la «forma» con la que se le conoce.
      Quizás otra manera de salir de los encerramientos, materiales o virtuales, sea la de cavar para fabricarse la salida, aunque cueste romperse las manos cuando no se puede excavar con otra cosa.
      Esta salida por arriba suele requerir ayuda; Se sobran las historias del precio que a menudo es necesario pagar antes de lograr salir.
      Esta persona que Óscar nombra y cita (Jorge, me imagino que pueda llevar el apellido Costadoat) eso hace al escribirle con una hipótesis que explica a quien quiera darse por satisfecho con la explicación, pero que en realidad nada puede justificar: El maltrato y la ceguera causados por la opresión internalizada mientras se es «deformado» por las instituciones (la familia lo hace también).
      Uno de los puntos contenciosos en el colegio jesuita de Miami donde enseñé era mi oposición a que, en la semana dedicada en enero a San Ignacio de Loyola, todas, esta vez, no exagero ni juego con la generalización, todas las actividades organizadas para que participasen los alumnos y los profesores eran encaminadas a glorificar a la compañía y al colegio. En cuatro ocasiones propuse actividades destinadas a exponer a los muchachos la vida de Ignacio con sus pros y sus con, para que conocieran al Ignacio humano que sigue siendo admirable en muchas cosas pese a sus errores y defectos, todas, fueron descartadas y a menudo muy poco respetuosamente con el pretexto de que yo no me había educado en un colegio jesuita.

  • George R Porta

    Parte II
    Ese acto criminal de los Jesuitas con respecto a la esclavitud de negros, llama más la atención precisamente por su estrecha relación con las finanzas de Georgetown y la fortuna de una de las universidades católicas más importantes de los EE. UU que ha sido la cantera de formación de muchísimos diplomáticos, juristas y políticos estadounidenses desde su fundación justo separada por una calle del foco de mayor pudrición política de este país: Washington DC.
    Thomas F. Mulledy, SJ, Presidente de Georgetown de 1829 a 1838, y de nuevo de 1845 a 1848, organizó la venta. Los nombres de los esclavos negros que por su iniciativa fueron arrancados de las granjas en Maryland para acabar en Nueva Orleans son conocidos. Es algo documentado. El hecho de que vivan aún sus descendientes convierte este caso en un suceso clave para denunciarlo. Este enlace es importante: https://liberalismodemocratico.wordpress.com/2016/04/26/la-esclavitud-y-los-jesuitas-de-la-universidad-de-georgetown-pecado-tras-pecado/ . Thomas R Murphy, SJ, profesor de historia en la Seattle University (EE. UU.), que es jesuita, es autor de un extenso y buen documentado estudio de este tema: Jesuit Slaveholding in Maryland, 1717-1838, (N. York, Routledge, 2016) que desafortunadamente no existe en español hasta donde sé. También, muy reciente y muy importante en este tema: Leslie M. Harris, (Editor), Slavery and the University: Histories and Legacies, Athens, Georgia University Press, 2019, que enfoca y demuestra cuántas, tantas,  universidades sostenidas por capital vinculado con todas las gama de fuentes filantrópicas y comerciales reformada, evangélica, católica y judía ha sido en cada momento cómplice o indiferente a la explotación esclava, incluyendo universidades jesuitas.  

  • George R Porta

    Parte I
    A Benedicto y a estos curas de marras les preocupa el prestigio de la Iglesia, pero lo mismo debe decirse de grupos o individuos seglares o laicos filántropos de mucho poder y mucha hipocresía en todas las denominaciones cristianas y entre los propios judíos. Desde luego no lo digo para defender ninguna parte, sino para que no se olvide la hipocresía seglar o laica que es igualmente sucia e inmensa.
    Eso, desde luego es en sí mismo una evidencia contra la Iglesia, los jesuitas y contra el cristianismo y el judaísmo, pero, en cuanto a jesuitas, esta inmoralidad no se detiene ahí. También ocultaron los jesuitas haber aceptado esclavos negros en los EE. UU. y esos esclavos los recibieron en donación de seglares católicos.
    La universidad jesuita de Georgetown tiene una horrorosa historia de esclavitud. Cito una evidencia: En 1838, los jesuitas que dirigían esa universidad vendieron 272 africanos (hombres, mujeres y niños) para una vida del infierno en las plantaciones agrícolas y de caña en el sur profundo de los EE. UU. para poder financiar las operaciones de su universidad. Nadie, ni siquiera la propia Universidad de Georgetown, discute ni niega ese hecho histórico documentado. Otras universidades, protestantes o evangélicas comenzaron a rechazar el dinero procedente de la trata o la tenencia de esclavos desde antes de 1778, pero los tuvieron también.
    No importa, realmente, que haya habido algunas excepciones como Bartolomé de las Casas. Siglos después también han sido desprestigiados por figuras fuertes y prestigiosas de la historia precisamente para defender el prestigio de la nación explotadora. En el caso de Las Casas, por ejemplo, es conocido el largo y torcido alegato en su contra del catolicísimo Don Ramón Menéndez y Pidal (Cf. El Padre Las Casas, Madrid, Espasa, 1963).

  • Olga Larrazabal Saitua

    Respecto a lo que Ratzinger pueda decir:  Nunca me había enterado de que  “papatura” o como se llame fuera colegiada.

    Si alguien abandona a media tarde, por las razones que fuere, el puesto para el que fue elegido, y que me parece no es colegiado, es muy respetable, pero no puede seguir revolviendo el caldero.

    Respecto a la srta teóloga, que dice fue víctima de el jesuita Poblete, director del Hogar de Cristo, es horroroso lo que contó, y por lo tanto creo que debe ser sometido a una investigación minuciosa que incluya además, la salud mental de la dama.

    Poblete parece ser que era mariposón y debe haber tenido amantes. Pero de ahí a la denuncia 15 o 20 años después incluyendo enmascarados, flagelaciones, abortos múltiples a capella y otros numeritos por parte de quien no era una niña cuando sucedieron los hechos, y que perdió la memoria por no se cuantos años,me suena a telenovela.

    No quiero ser injusta con la víctima, pero tampoco quiero que le cuelguen a Poblete cosas que no hizo.

    Y ahí entramos en el tema de la edad del consentimiento y el contexto. Esta víctima era mayor de edad cuando las cosas sucedieron y nadie le impidió de ir a la farmacia a comprar píldoras anticonceptivas.  Y así sucesivamente.    Y dicen que es teóloga.

    Pero ya Poblete fue destituido del santuario de los justos y condenado después de muerto, y su nombre corre de boca en boca, en un país pequeño.

     

     

    • Carmen

      Esto de la mayoría de edad dicen que es un número de años. Un año es una vuelta de la tierra alrededor del sol. Ergo si has dado dieciocho vueltas, ya nadie es responsable de lo que tú hagas.
      Pues bueno.
      Pues conozco a montones de personas que han dado un montonazo de vueltas alrededor del sol y que tienen una dependencia de otras personas o de organizaciones brutal. Porque la mayoría de edad de las cabezas no se puede medir con un número.
      Hay personas que mueren sin haber alcanzado la independencia emocional de aquello que le hace daño. E incluso mueren a manos de sus maltratadores.
      No soy juez. No juzgo. No sé quién es este señor, no sé quién es esta señora. Solamente quería decir lo que pienso respecto de la célebre mayoría de edad .
      Y si este señor se defiende en un juzgado, que el juez decida.
      Y también sé que hay heridas psicológicas que por mucho tiempo que pase, jamás cicatrizan
      En mi opinión.
      Y si. La dama merece un estudio. Cómo muchísimas damas y muchísimos niños, niñas , adolescentes y personas dependientes psicológicamente en general.

    • Mª Pilar García Martímez de Aguirre

      ¡Gracias querida Olga por tu claridad!

      Ya me cansan muchísimo, ese callar ante todo cuanto algunos hombres quiera hacer con algunas mujeres.

      Si no estás de acuerdo ¡DENUNCIA! Y sobre todo, a tiempo, no cuando han pasado los años, y está muerto el causante de tanto mal.

      Si hay que cantarles las cuarenta a los curas que se pasan ¡hay que hacerlo!
      Y si es necesario retirarse de tan maligna amistad, una se va.

      Y si no tiene fuerza… que pida ayuda; alguna persona será capaz de comprender lo que estaba pasando, y acompañar para romper con esa “amistad” enfermiza.

      Quizá suene muy duro, pero ya está bien de tolerar todo lo que algunos “hombres” van haciendo por la vida.
      Un abrazo.
      mª pilar

    • George R Porta

      Hola, Olguita: El Ratzinger está más seco que un bacalao, pero quizás en lugar de «papatura» pudiera decirse «papada». AquelLo de «prelatura» viene del endurecimiento de la «d» en «prelado», me imagino, pero tratándose del Papa, tuviera que llamársele «papato» para que tu idea fuera más viable. Papado, ya sabes, es el período en el que hacen y deshacen para dejar de sucesores a quienes los canonizarán, quizás porque leen demasiado ciertas partes de la Divina Comedia. Un saludo cordial.

  • Carmen

    Sin comentarios.

    Y estoy convencida de que lo que sabemos sobre la pederastia  y abusos en general en el seno de la iglesia. tan solo es la parte de un iceberg que vemos sobre el agua.

    Pero conocen de sobra mi postura y mi profunda indignación.

    Este asunto no va a ser fácil de parar. La iglesia como institución está herida de verdad. Y las personas normales, las que muchos dicen que en realidad forman la iglesia, ya no están dispuestas ni a callar, ni a justificar. Y doy gracias a lo que le tenga que dar por ello. Por lo menos que toda persona que haya sufrido algún tipo de abuso, cuando lea estas cosas, sienta algún tipo de alivio. Pobrecicas.

    • Antonio Duato

      ¡No dejéis de leer esta información que aporta Oscar!

      Son dos cartas sucesivas sobre un caso de abuso sexual a una teóloga por parte de un jesuita:

      1ª El prestigioso Costadoat se siente abrumado por el desprestigio que va a caer sobre la Compañía al hacerse públicos estos hechos de los que él asegura que no tuvo noticia.

      2ª Un exjesuita más joven se siente también abrumado porque Costaodat, a pesar de su fama de progresista, sigue mostrando que lo que más le preocupa es su fama y la de la Compañía, hasta poner sutilmente en duda lo que declara hoy con pelos y señales esta mujer teóloga de 53 años.

      Esta información ilumina mejor que nada el juicio de la autora del artículo original sobre la maldad fundamental de esos abusos sexuales con imposición de autoridad espiritual que se han producido en la Iglesia y que a otros -el papa emérito o jesuitas insignes- pueden preocupar principalmente por la pérdida de confianza en la Iglesia o la Compañía.

      La relación con el artículo original va máas allá de que se haya publicado en una revista de jesuitas, Commonweal. No por casualidad los jesuitas que la dirigen han recurrido para escribir este artículo a una mujer y no a uno de “los nuestros”.

Responder a Antonio Duato Cancelar comentario