Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4949 Artículos. - 79469 Comentarios.

¿Por qué ahora?

      ¿Es nuevo el problema de la pederastia entre el clero? Dado lo que estamos viendo ahora y lo que nos cuenta la Historia, no cabe duda de que el problema tiene que venir de muy antiguo. Los casos que en estos momentos están saliendo la luz y se están aireando en todos los medios de comunicación se refieren a hechos que comenzaron hace muchos años. El ejemplo más conocido es el caso del clero de Pennsylvania. Aquí las primeras denuncias por abusos son de 1947 y la víctima más anciana que ha testimoniado tiene hoy 83 años.

      Está claro que la estructura eclesial, con la jerarquía al frente, ha ocultado esos comportamientos vergonzosos. Pero ¿en todo este tiempo no ha salido fuera del mundo eclesial ninguna información sobre lo que estaba ocurriendo? ¿No ha llegado a la justicia americana ninguna denuncia sobre estos abusos? Los medios de comunicación que han lanzado los cuatro vientos todos estos escándalos, ¿no se habían enterado de nada en los setenta años a lo largo de los cuales se han producido esos miles de casos?

      ¿Por qué ahora el escándalo se extiende como un tsunami arrasador? Si el Vaticano era conocedor y contribuía a silenciar estos hechos ¿por qué no se supo nada de todo esto durante los pontificados de Juan Pablo II o de Benedicto XVI? ¿Por qué ahora uno de los elementos más conservadores de la tenebrosa curia vaticana acusa al mismo Papa Francisco de encubrir el caso del cardenal Theodore McCarrick, de 88 años de edad? ¿Se ha descubierto ahora?

       ¿No será que Francisco estaba resultando demasiado molestó en las alturas del poder y han pensado que lo mejor sería minarle el terreno bajo sus pies? Sería recordarle al Papa el viejo dicho: “zapatero a tus zapatos”, y “dejamos en paz para que nosotros hagamos los trajes a nuestra medida”.

      Todo esto está suponiendo una gran crisis en la iglesia y, como toda crisis, supone un grave peligro y también una gran oportunidad. Los católicos tenemos que hacer un gran esfuerzo para aprovechar esta oportunidad. Lo que nos está gritando esta crisis es la necesidad de una muy profunda reforma de la iglesia. La necesidad de abandonar una Iglesia clerical, una estructura que ya con su misma existencia nos aleja del evangelio. La necesidad de volver a una comunidad de seguidores de Jesús. El papa Francisco nos ha señalado repetidamente esta dirección. Y seguramente es éste intentó de desclericalizar la iglesia lo que más alarma a la acomodada curia vaticana.

      No se trata sólo de eliminar el celibato obligatorio, ni de dar a la mujer un papel mayor en la estructura jerárquica, sino de cuestionar esa misma visión jerárquica de la iglesia. Retomar la concepción de la iglesia como Pueblo de Dios, que aparecía en el concilio Vaticano II, y que en los oscuros años de la involución eclesial que siguieron al Concilio pasó al olvido. Retomar el camino señalado por Jesús: “Pero vosotros no os dejéis llamar maestro, porque uno es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos. A nadie en la tierra llaméis Padre, porque uno sólo es vuestro Padre, el celestial. Ni os dejéis llamar preceptores, porque uno sólo es vuestro preceptor: el Mesías. El mayor de vosotros sea vuestro servidor (Mat. 23, 8-11).

      Para esta gran transformación de la iglesia el Papa puede señalar el camino y allanar dificultades, pero se conseguirá muy poco si los seglares no nos lanzamos a la tarea, si seguimos siendo una masa pasiva, un grupo de ovejas esperando que un miembro del clero sea su pastor y le señale el camino por donde deben avanzar. Desclericalizar a la Iglesia no puede suponer el dejarla en un vacío de actividad y de palabra. Supone que unas comunidades de base vivas, dialogantes y abiertas al Espíritu, tomen protagonismo en la vida de la Iglesia, sin buscar el enfrentamiento con el clero, pero sin esperar a oír su voz para ponerse en marcha.

      La humanidad necesita esa Iglesia. Una Iglesia que la ilumine para evitar el abismo al que se encamina. Unas comunidades que pongan como señal inequívoca de su fe las palabras de Jesús: “No podéis servir a Dios y a la riqueza”. Que en su vida y su mensaje tengan como norma suprema el mandamiento de Jesús: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Los dos polos opuestos a los mandamientos del ídolo de la riqueza: “Busca el beneficio por encima de todo” y “Compite sin piedad con tu prójimo”. Los dos mandamientos-trampa con que el ídolo nos ciega para no ver el precipicio al que nos empuja.

      Poner manos a la obra en esta tarea de reforma de la Iglesia, me parece a mí que sería una actitud mucho más cristiana que quedarnos cómodamente sentados en el sillón de la crítica destructiva, alegando que “Francisco no hace bastante” o “Esta Iglesia no tiene remedio”,

     

     

59 comentarios

  • Antonio Duato

    ¿Y en España qué?

    La fiscalía del estado de Pensilvania y parece que ahora otros estados están presentando la estadística de víctimas de pederastia y abusos de curas. También es Alemania.

    En España ha habido un juicio solo que haya captado loa atención. Y ha acabado en absolución. El Supremo ni ha entrado en los hechos. Solo en absolver de costas al denunciante. Y Francisco ha recibido a las supuestas víctimas de una calumnia (los Romanones, de Málaga) y ha puesto el ejemplo para confirmar que no todas las denuncias son de fiar.

    ¿La denuncias o los tribunales? ¿Cuándo habrá fiscales y jueces sensibles a estas víctimas y in temor reverencial por la Iglesia? ¿Cómo en estos casos se puede absolver por haber pasado mucho tiempo en denunciar o por falta de pruebas? Saldrían muchas cosas.

    Entretanto oigamos a la víctima de ese caso, su decepción y su nueva carta a Francisco, como manifiesta en El País de hoy.

    • Luego la leeré. Tengo nietos a las cuatro
      Ahora que nombra el país, ayer estuve leyendo un artículo y ese me llevó a otro que ‘ quizás le interese ‘ y ese a otro y a otro…total, que he leído un montonazo de cosas.
      Menuda hay montada en la iglesia. Es superinteresante. Hay michiiiiiiiiiisimo poder en juego.
      Pero ya tengo un claro ganador, el Papa actual. Lo que no sé es si le dará tiempo a dejarlo todo atado y bien atado. Intentándolo está, desde luego.
      Pero de reformas teológicas y esas cosas, no pasan por su cabeza, que por cierto es mucho mejor de lo que pensaba. Parece que vive como en un mundo de yupi, pero de eso nada. Pues bonicos son ellos.
      En fin.
      Si pueden acallar lo de la pederastia, lo harán. Pero eso es imposible. No sé si el grupo que gobierna la iglesia en este momento está entendiendo bien las dimensiones del tema. Creo que se están equivocando. El tiempo dirá.
      Porque puedes callar voces afines nada más. Los tiempos han cambiado.
      Es una opinión.
      Gracias por tu paciencia

  • Román Díaz Ayala

    ¿Y ahora qué?

    Entonces me dijo: “hijo de hombre, estos huesos son toda la  casa de Israel. Ellos andan diciendo: ^se han secado nuestros huesos, se ha desvanecido nuestra esperanza, todo ha acabado para nosotros.^ Por eso, profetiza y diles: Esto dice el Señor Yahvé: Voy a abrir vuestras tumbas; os sacaré de ellas, pueblo mío, y os llevaré de nuevo al suelo de Israel.

    Sabréis que yo soy Yahvé cuando abra vuestras tumbas y os haga salir de ellas, pueblo mío. Infundiré mi espíritu en vosotros y viviréis; os estableceré en vuestro suelo, y sabréis que yo, Yahvé, lo digo y lo hago – oráculo de Yahvé –

    (De la visión de los huesos secos de Ezequiel – cap´37)

  • Jorge

    Por el comentario de Román intentaré explicarme. Una ética de mínimos consensuados por un grupo o corriente de opinión de la sociedad, que es recogido por un partido político o grupo de poder de la que derivan sus propuestas y sus formas de hacer política, es diversa en el conjunto de la sociedad, con fundamentos éticos diferentes en cada grupo. No existe una ética de mínimos comunes a todos. Para llevar una de esas éticas a la obligatoriedad común de las leyes y el derecho, el procedimiento mejor que hemos encontrado por nuestra historia es el Estado de Derecho y los parlamentos democráticos, que da el poder político común (separados en el legislativo, ejecutivo y judicial) a las mayorías mediante el voto igualitario. Buscar una ética de mínimos comunes para toda la sociedad, como propuso Adela Cortina hace ya bastantes años, entre otros/as, es una tarea difícil por no decir imposible. Incluso rebajando los niveles éticos a cotas “casi” intolerables conseguiríamos agrupar en una ética de mínimos comunes a toda la sociedad sin quedar marginado ningún colectivo. La realidad es que hay grupos y personas que viven completamente al margen de cualquier ética por elemental que sea. Y también la disidencia sobre principios éticos consensuados por las mayorías sociales, a veces abren la posibilidad y la oportunidad para avances éticos importantes.

    Si este follón pasa con la ética de mínimos consensuados que fundamenta las leyes y el derecho de la sociedad, ¿qué decir de una ética de máximos? Evidentemente no guarda relación alguna con la obligatoriedad de las leyes y el derecho, sino que está en relación directa con la excelencia humana, con la plenitud humana. Y sobre esto no todos se sienten interpelados, ni les interesa ni quieren, ni siquiera muchos están capacitados para planteárselo y mucho menos para asumirlo.

    Pero es que la ética que Jesús propone es una ética de máximos, es ética de excelencia o plenitud humana, y todos cuantos somos interpelados por Jesús, también lo somos por su ética de máximos. Y cuando la llevamos como horizonte de nuestras vidas y la hemos asumido, aún cuando muchas veces fracasemos, nos sirve de discernimiento para valorar la dirección y sentido de cualquier ética de mínimos, discriminando aquellas que no apuntan hacia la Plenitud de aquellas otras que sí lo hacen.

    La incoherencia y contradicción es cuando se está y se ha asumido o al menos se intenta una ética de máximos, se falle en principios éticos elementales, o en una ética de mínimos (leyes y derecho, como ocurre en el desgraciado asunto de la pederastia). Es que esa ética mínima queda incluida en la ética de máximos porque apunta a la Plenitud. Apuntamos muy alto y se falla en lo elemental, somos así de brutos, débiles, contradictorios, …

    • Román Díaz Ayala

      Opino, Jorge, que el problema de fondo sique sin ser resuelto por tí,que tiene que ver con los fundamentos de la ética ( de las éticas)
      Aunque citemos por tu parte a Adela Cortina en la Filosofía Moral, y que por la mía me apoye en Gregorio Peces-Barbas, lo mismo que María José Fariñas Dulce, ambos en al Filsofía del Derecho estamos hablando en unos fundamentos distintos a lo que procede con la ética del Evangelio. Quedaron atrás los años cuando la moral social estaba regida por la tutela de la Iglesia ( de las iglesias después de la Reforma Protestante que dividió a Europa)
      Es lógico que exista la preocupación por encontrar un mínimo ético social consensuado en términos políticos y un consenso universal en filosofía. Tambien que se desee que la educación corra por esos derroteros para que el pensamiento moral y los actos de vida sean coincidentes.
      Pero, insisto, ¿es esa la moral del Evangelio? Si su origen es distinto, ¿acaso podrán tener los mismos fines?

  • Mª Pilar

    Disculpen las personas que citan al pie de la letra.

    En este caso… y en muchos otros… no lo hago; partiendo de la base, que no siempre son exactas las interpretaciones de los que se llaman expertos… ¡Hay tantas, y su sentido cambia tanto lo que “parece” decir.

    ¡Mis disculpas!

    mª pilar

    • Santiago

      Los discípulos de Cristo aprendían de memoria la esencia del mensaje de Jesus porque la costumbre judía de la época era que el discípulo encomendado al Maestro debía imitarle en todo, con sus palabras, con sus mensajes, con su actitud, con su estilo, de manera semejante al Maestro, NO por encima de el..porque “el discípulo no es más que su maestro”…A la memoria era confiado el “kerygma” del maestro que era repetido una y otra vez hasta hacerlo parte de la catequesis diaria..Así los evangelistas transmitieron el “kerygma” principal junto con otras enseñanzas de la predicación del Maestro..Este método rabínico todavia está en uso por las escuelas hebreas ultraconservadoras que memorizan la Torà etc. etc.

      Las citas son parte del método común para ecpresar el pensamiento de Jesus. No es nada extraño para cualquier exegeta o estudioso de aquella época. Por eso NO es una incorrección usarlas. Por otro lado el profesor de Nuevo Testamento en griego Harold Greenlee demuestra en su libro El Texto del Nuevo Testamento que este ha llegado hasta nosotros esencialmente intacto porque las variantes de los copistas y amanuenses NO han alterado ni el sentido, ni la sustancia del texto sagrado.

      Por otro lado, Jesus era el Hijo de Dios y podía leer los corazones nuestros en su vida terrestre como ahora. Sabía los que ya estaban arrepentidos y podían ser perdonados como el paralitico y el ladrón en la Cruz, pero antes de dejarnos y ascender a Su gloria encomendó a los Once el ministerio de la Reconciliación puesto que no puede haber perdón sin arrepentimiento y dolor, al menos imperfectsmente. Por eso el ministro tiene que saber cuál es nuestra disposición para ayudar en nuestra curación espiritual y ASÍ al instituir el sacramento después de la Resurrección Cristo dice:
      “A quienes perdonáreis los pecados, les serán perdonados; a los que se los retuviéreis, le serán retenidos”…significando que el sacerdote perdona en Su nombre, con responsabilidad, conocimiento y seriedad. Sería impensable que nos acercâramos al sacramento de “otra manera”

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

  • Mª Pilar

    Dos observaciones:

    ¿Jesús preguntó alguna vez, a quien se acercaba a Él… sus pecados?

    ¡¡¡No!!!

    Antes de que dijeran nada, ya estaban liberados.

    La piedad, los ritos, respecto a la culpa, es la utilización de esos “remedios” que la iglesia pregona, totalmente opuestos, a los del Maestro que dicen representar.

    ¿Cual era la postura de Jesús?

    Si estás en el templo, y vas a presentar un “sacrificio” como súplica de perdón por los males causados:

    Jesús dijo:

    “Si tienes algo contra tu hermano, deja el presente ante el altar, y ve a solucionar lo que está pendiente entre vosotros, luego vuelve y haz tu ofrenda”.

    ¿Que es lo que la iglesia ha hecho, hace, y si no se remedia seguirá haciendo, para mantener bien sujetas a las ovejas… todas descarriadas y sin tener el más mínimo sentido de culpa, según insinúa algún contertulio?

    ¿De verdad este el Proyecto de Jesús?

    El sentido de culpabilidad, sin comprender lo que me está sucediendo, sin tener el mínimo conocimiento de como somos..:

    ¡Es nefasto, falso, no tiene ningún sentido positivo!

    Las personas, no podemos ofender a Dios, si no es..:

    Haciendo daño a lo que Él más ama, el Misterio que la humanidad encierra, y que cada cual lo verá de manera diferente.

    Ahí están los pecados humanos, aquello que hacemos para destruir cualquier resquicio que roce con nuestra capacidad de:

    ¡SER plenamente humanos!

    mª pilar

  • Jorge

    La moral que propone la Iglesia, fundamentada en el seguimiento a Jesús y en las Escrituras, no es una ética de mínimos consensuados propios de la sociedad civil con el objetivo de una convivencia pacífica, sino que se trata de una ética de máximos en dirección hacia la Plenitud Humana, pues la Iglesia para sus fieles sin distinción proclama la vocación a la santidad. Por este motivo yo creo que la Iglesia TIENE que llevar la delantera en el avance del nivel ético asumido por la sociedad, porque su ética de máximos incluye necesariamente la ética de mínimos consensuados de la sociedad civil, siempre y cuando esta ética se dirija hacia el bien, el bien humano en plenitud.

    A lo largo de la larga historia de la Iglesia, sin dejar de proclamar su ética de máximos de plenitud humana, ha fracasado con cierta frecuencia no ya en poner en práctica su ética de máximos, sino que vulnera a veces la ética de mínimos, lo que resulta socialmente escandaloso. Me sale la tropelía de las indulgencias para financiar S.Pedro y la denuncia de Lutero, las cruzadas, la inquisición, …, entre muchas otras. Hoy es la pederastia y el comportamiento turbio de las prácticas sexuales del clero y religiosos. La Iglesia no es una novata en estas lides escandalosas y siempre ha sabido como salir de estas situaciones, que por lo común conducen a un impulso de renovación dentro de ella.

    Si se incumple de forma significativa con la moral sexual socialmente asumida, por miembros cualificados de la Iglesia, en mi opinión, es porque hay temas en la moral sexual de la Iglesia en una ética de máximos que están mal planteados y peor sumidos. Hay que renovarlos profundamente ya y ahora. ¿Cuáles son los objetivos éticos de la sexualidad humana en una ética de máximos hacia la plenitud? ¿procrear? ¿satisfacción de los deseos? ¿expresión del amor en la intimidad adulta? … ¿Qué queremos decir con una sexualidad humana plena? La abstinencia sexual, la virginidad, la castidad, …, ¿son componentes de la plenitud sexual? ¿por qué razón la Iglesia ha perdido la delantera para proposiciones éticas de mayor nivel sobre la sexualidad?

    • Mª Pilar

      Mejor… me quedo callada.

      Ya tenía mi respuesta preparada para enviar… y no sé que botón he tocado, y ha desaparecido.

      Será el buen espíritu que me acompaña quien me hace caer en la cuenta de:

      Que según algunas argumentaciones… es mejor callar.

      Siento una gran vergüenza, de lo que la iglesia ha hecho y hace:

      Con el Proyecto de Vida de Jesús.

      ¿En qué se le parece? Vergüenza y dolor.
      mª pilar

    • Román Díaz Ayala

      Hola, Jorge.
      Tu proposición en cuanto a que la ética de la Iglesia comparada con la ética civil se entiende en los márgenes de máximo o de mínimo no resulta fácil de aceptar por incompleta. Caben dos preguntas. ¿Ética de maximo y de mínimo? ¿Una sola ética y con un único fundamento?
      Para ello tendríamos que supeditar a la sociedad civil y sujetarla a la moral católica, la que fuere, tradicional o que acepte los supuestos éticos civiles actuales en una forma a manera de nuevo confesionalismo.
      Identificar la moral religiosa con la ética civil resultando una sola y única ética, ésta será necesariamente de salvación exigible a todo el género humano. Tendríamos por una parte la vuelta al ideal de cristiandad en un movimiento restaurador como ideal cristiano.
      Por otra parte estaríamos cruzando una ética pública (política) dogmática con una concepción de fe religiosa. La idea cristiana de redención se convirtiría en la emancipación social de los pueblos. La utopia cristiana del Reino ya no sería de los Cielos (por divina) sino el producto del esfuerzo humano.
      Pero la ética pública (llamémola política, social, secular o laica) parte de la idea de justicia, un orden justo y estable con el que se organiza la vida social y ésta se organiza, a su vez, de forma principal, pero no la única, mediante el Derecho. Mediante el Derecho los individuos estan en condiciones de elegir libremente su moralidad privada, sin establecer conductas, ni comportamientos de salvación (Salvo en los totalitarismos, como por ejemplo el Fascismo – Mussolini afirmaba que no había salvación fuera del Estado-)

      John Locke ya escribió hace mucho tiempo que la Iglesia y el Estado son dos órdenes diferentes por su origen y por los fines que se proponen. (Citado por Gregorio Peces-Barbas en “La España Civil”)

  • Román Díaz Ayala

    Resultando que el mundo es muy pecador (hablando en términos cristianos) las personas creyentes y miembros de la Iglesia se han visto y se han descubierto que también entre su membresía  se participa de esos mismos pecados, y con iguales o peores agravantes. El mundo ( la sociedad secular) lo admite, pero entendiendo que ciertas prácticas son inadmisibles se defiende a sí misma mediante un código de Derecho, y se fortalece mediante valores y principios que se fundamenta en la dignidad de las personas individuales como sujetos de derechos y en lo perfeccionamientos  adquiridos a causa de la evolución cultural propia de nuestra especie. Así la filosofía del Derecho y la cientificación de disciplinas sociales tales como la Sociología, una muestra de la cual hemos comprobado con la reciente intervención de Javier Elzo en otro hilo.

    Una Iglesia, cuya ética apenas alcanza el grado de los valores y principios de la sociedad secular, ¿no estará condenada a desaparecer?

    ¿Pero con la mera ética de esta sociedad secular puede fundamentarse?

    Claro que no, porque no fue la moral o la ética  de los griegos y los romanos la que nos trajo a la modernidad, sino que ésta nació de la Cristiandad Medieval, un humanismo consecuente con otro humanismo que dejaba atrás en un camino de superación. Hasta el siglo XVIII (de las Luces) el rearme ético de la cristiandad medieval trajo consigo el rearme de toda la sociedad civil. Y en ese mismo sentido, el Concilio Vaticano II, que fue una ruptura con una tradición tres largos siglos dentro de la Iglesia de Roma, supuso un rearme ético, pero esta vez para el mundo católico dentro de una sociedad plural que aceleraba el proceso de aldea global tras la Segunda Guerra Mundial.

    Hay otros claro que no, pero ahora no procede continuar.

  • Voy a dejar de leer todo lo relativo a la pederastia. Estoy enferma. Hay personas dentro de la iglesia, sacerdotes y esas cosas, a las que he querido muchisimisimo y en las que he confiado a tope.

    Solo de pensar que se hayan visto atrapados en esto,  como victmas o como.verdugos, por muy culpables que sean estos últimos, me mata.

    Miren, cuando todo aquel jaleo en Granada, el obispo hizo una misa de esas concelebrada donde acabaron todos tendidos en el.suelo pidiendo perdón. Y el señor obispo hizo unas declaraciones cortitas, con una cara descompuesta, donde venía a decir que todo esto tenía unas causas muy profundas y que no era fácil. Las palabras sentaron como un tiro, claro. Pero es que también existe el lenguaje corporal. Y empecé a pensar qué quería decir. Ha pasado el tiempo. He leído cosas. He oído cosas. Y ya lo que escribió el señor Elzo ayer y lo que he leído hoy de Jorge… Dios. No andaba desencaminada en lo que pensaba.

    Pero no lo puedo resistir. Lo siento. No puedo. Porque a lo mejor hay quien está tomando conciencia y está hecho polvo.

    No puedo más. Lo siento. Demasiado para mí. Me da lo mismo la iglesia,el Papa y está guerra santa que se ha desatado.

    Me abro.

     

     

    • Tomás

      Carmen, voy a seguir tu ejemplo. Hay ya bastante sufrimiento en mi vida como para añadir más, sobre todo siendo prescindible. Me gustaría que no me afectasen las lecturas o comentarios, pero no he logrado alcanzar ese nivel de inmunidad.
      Así que también me abro.
      Un placer leer tus aportaciones.
      Gracias y un abrazo

  • Jorge

    Entiendo lo que dice Javier Elzo sobre la pedofilia y efebofilia que en un pasado no tan lejano tuviese defensores pasionales incluso fuese éticamente correcto, pues habría que instruir a los púberes, niños y niñas, en la práctica sexual adulta y quien mejor para ello que sus propios familiares que los quieren. En algunas sociedades antiguas estas prácticas estaban ritualizadas. Hoy esas prácticas nos dan horror y asco. El nivel ético de nuestra sociedad es muy superior al anterior en este tema, puesto que pone el acento en los derechos de niños/as y púberes, y las perjudiciales consecuencias que conllevan. No sólo se ha quedado en el marco de la conciencia ética, sino que se ha fijado en leyes que permiten la denuncia de estas prácticas como delitos punibles.

    En este ascenso de la ética la moral de la Iglesia nada ha tenido que ver, sino que es la propia sociedad la que ha tomado conciencia ética de los derechos de los niños. Para la moral de la Iglesia con su hipervaloración de la virginidad y la castidad en todos los fieles, la imposición de la abstinencia sexual al clero, la restricción del “uso” del sexo en el matrimonio abierto sólo a la procreación, etc., hay una carencia de discriminación y discernimiento entre los pecados digamos sexuales, pecados de lujuria contrarios a la castidad obligatoria, sin tener en cuenta los derechos, el respeto, la libertad, …, de las personas, adultas o no, a las que dañan. Son “pecadillos” fácilmente perdonables al ser debidos a la debilidad humana y a las tentaciones del diablo. Y como son en general fuente de escándalos, desde siempre han recurrido al silencio y ocultamiento, para sostener el prestigio y el honor de la Iglesia. Calificar a la Iglesia de organización criminal, por este modo de hacer las cosas, me parece improcedente pues sus objetivos, métodos, acciones, …, nada tienen que ver con el crimen, ni siquiera con el hacer daño a la gente sino todo lo contrario.

    Con todo, esta estrategia de la Iglesia de ocultamiento ya no es viable, porque la Iglesia hoy no es un grupo aparte exenta por su supuesta sacralidad de cumplir las leyes civiles con jurisprudencia propia. La sociedad hoy tiene muy claro que si dentro de la Iglesia se comenten delitos civiles y penales, lo que corresponde es denunciarlos, llevar a los imputados a los tribunales y proceder a su erradicación inmediata.

    Poner el ventilador para manchar a toda la Iglesia, con la podredumbre de unos cuantos, pocos o muchos, no me parece ni justo ni razonable. Es para mí tan ciego el que lo ve todo embarrado, como el que lo ve limpio como patena. Sin embargo, comprendo el juicio duro contra la Iglesia cuando se contrasta la realidad con la pretensión de sacralidad y santidad que de sí misma proclama.

    • Es alucinante.
      Por lo visto no estoy equivocada.

      Alucinante.

      De escándalo.

      Porque al señor Elzo no le voy a contestar en este momento. No está para discutir. Pero usted está estupendo.
      Reconozco que cuando he leído su primer párrafo he dejado de leer

      Alucinante

      No, no estoy equivocada, no. Por ahí van los tiros. Una autoexcusa tras otra. Y las ruedas de molino están muy bien en el evangelio, pero la vida real. Qué tiene que ver con el evangelio? Eso es para la tropa.

      Pero las personas que así piensan , fijo que ahora están empezando a entrar en el infierno que imaginé hace tiempo. Ser consciente del daño que se ha hecho.

      Pero como hay dios.

    • Jorge: Una de cal y otra de arena. ¿No?

  • Alberto Revuelta

    En el Manuscrito autobiográfico A, santa Teresita del Niño Jesús cuenta que estuvo preocupadisima por el arrepentimiento premorten de Pranzin, un criminal condenado a la guillotina por crímenes horrendos. Y que pidió al Señor alguna muestra de que esa vuelta a Jesús in extremis se producía. Y la obtuvo. He recordado a Pranzini y a Teresa en estos días movidos en nuestra Iglesia. Los de aquella época no eran mancos. Y como ha recordado Javier, cuya carótida esperó y deseo fervientemente, que comprenda que debe concluir la lectura del librico que lleva entre manos, tempos fugit para bien. Creo que debemos recuperar el sentido de pertenencia eclesial. Sin esa organización tan vilipendiada ahora, casi nadie conocería y amaría y seguiría a Jesús de Nazaret. Y al final una sola cosa es necesaria. Y esa no es la organización de la cocina. Sino escuchar y estar con el maestro galileo.

    • Fíjese. Eso es algo que me he preguntado siempre. Sin iglesia, tal y como la conocemos a través de la historia, no conoceríamos a Jesús? . Es una pregunta recurrente en mi cabeza. Pues no lo sé. Pero conozco a un montón de personajes que no han tenido a toda una iglesia detrás. Conocemos a Platón, por ejemplo. Conocemos a Ulises, que no se sabe muy bien si empezó su andadura en una cultura oral y acabó plasmandose en un texto escrito. Menuda hay liada con eso.

      Sucede entonces que Jesús por sí mismo no hubiese tenido la fuerza suficiente para mantenerse en el tiempo sin la iglesia?
      Estoy hablando de la iglesia fusionada con el poder.
      Pues entonces, viva la iglesia.

      Pero estoy convencida de que no era necesaria. Creo que fue, de alguna manera traicionado por ella. Por la barbaridades que ha hecho en su nombre. No es esto, no es esto… decía alguien importante.

      No hay duda de que sin la iglesia, el mundo sería otro. Mejor? Peor? Nunca lo sabremos. Pero ha trasmitido la iglesia la visión profunda que Jesús tenía sobre la vida o acerca de Dios? Yo creo que no .

      Nuestra deuda con la iglesia tiene que ser eterna y pasar por encima de muchas cosas porque se lo debemos y se lo merece? Francamente, honestamente: no
      Pero es una opinión . Otras personas pensarán lo contrario.

      • Santiago

        Por eso Jesús confió la administración de Su gracia al carisma sacramental de la Iglesia que es independiente de las cualidades del ministro pues fue “ordenado” NO para el beneficio del que lo administra, SINO para el receptor, en este caso somos nosotros, los fieles.

        Por eso la Revelación de Cristo viniendo al mundo en carne mortal y llamando a los Doce, núcleo inicial, del carisma de la Iglesia a pesar de sus defectos, errores y pecados, es la mayor de las gracias…que nos inicia por nuestra FE en la entrada del camino hacia el Reino de Jesús. En este sentido la Iglesia de los cariamas de Cristo no es un derecho, no se nos debió, sino que fue un privilegio, una gracia del amor misericordioso del Padre.

        Un saludo cordial

        Santiago Hernández

      • Un día, una niña me dijo: no voy a poder comulgar, no me he confesado. Por lo visto estaba intranquila, ella sabrá. Pero bueno,. Dios es el que te tiene que perdonar , le dije. Si, pero…
        Por lo visto necesitaba un cura. Vale, le dije, vamos a hacer un trato: te doy permiso para comulgar y luego, si quieres, buscas al cura y te confiesas . Vale, dijo A lo mejor se creía que su profesora de ciencias era medio cura porque me veía dar la comunión de vez en cuando.

        En otra ocasión, mi cuñada, unos años mayor que yo, me contó unas cosas tremendas . Tenía un sentido de culpa tan absurdo … Y no me pude callar. No puedes perdonarte verdad? No, contestó. Bueno, pues yo te perdono , menudo jaleeeeeeo absurdo tienes en la cabeza. Así que , perdonada. Y se puso a llorar, bueno, un minuto, tampoco fue una cosa..
        Y me pregunto. De verdad hace falta un carisma especial que te conceda un obispo o sencillamente hay que escuchar lo que te dicen o el silencio?
        No creo en los sacramentos. Creo y mucho en las personas. Hay personas que son un sacramento andante porque te escuchan y te tranquilizan. Lo sé. Conozco a varias.
        Y luego hay sacerdotes ordenados que, en fin.
        Distintas maneras de ver un mismo tema.
        Un saludo cordial.

      • Santiago

        La culpa es un sentimiento universal y congénito que todos vamos a llevar con nosotros hasta el final de nuestra vida. Jesús supo hasta un punto la culpa puede paralizar nuestra vida espiritual y aplastarnos bajo nuestra propia tortura. Por eso lo primero que le dijo al paralitico del Evangelio fue: “Hijo, ten confianza. Tus pecados son perdonados”

        No hay duda que muchos predicadores, confesores y directores espirituales y moralistas exageraron inapropiadamente la culpa y la convirtieron de n sentimiento positivo en otro que es destructivo.

        Sin embargo sin la conciencia de que hacemos, y de hecho podemos hacer el mal, nos convertiríamos en puros psicopatas malehechores. Por eso Jesus instituyó el sacramento de la Reconciliación que está orientado a una conversión del corazón que nos hace volver a la gracia, nos alivia sacramentalmente y especialmente la culpa, y nos rehabilita para no volver atrás y seguir, pasito a pasito, en el difícil camino de evitar el mal y hacer el bien. Y nos da una PAZ distinta y duradera.
        ¿Que existen otros caminos para ESTA conversión? Sin duda, existen…Pero la experiencia de siglos indica que el INVENTO de Cristo es el mejor.

        Cuestión de opiniones. Un saludo para un buen día y buen fin de la semana.

        Saludos cordiales

        Santiago Hernandez

      • Buen fin de semana.
        Me vuelvo a mi playa mañana, ya se están acabando los petardos. A los alicantinos les encantan y a mí me dan terror. Juegan a los moros y cristianos por todo el pueblo. El primer día toman el castillo los moros y el segundo los cristianos. Es como una guerra de verdad, unos trueeeeeenossss…uf
        El problema es que vivo al lado del castillo.

        Y no tengo ningûn sentimiento de culpa. Me reconozco humana y muchas veces un desastre. Pero así somos los humanos. Qué le vamos a hacer.

      • Mª Pilar

        Carmen: ¡Excelente la escucha a la niña y a la cuñada!

        Ahí está de verdad la gracia, el don, el saber estar, cuando alguien que pasa por tu lado sufre.

        ¡Bien por ti Carmen!

        Eso es lo que el Maestro hacía, y las personas que de verdad ¡escuchaban! se levantaban, y volvían a la ¡Vida!

        ¡Gracias Carmen de corazón, un abrazo entrañable y agradecido!
        mª pilar

      • Santiago

        Creo entender que “el que a veces se siente un desastre” es porque de alguna manera el desastre es por algo que sentimos que no está bien y que también de alguna manera lo lamentamos porque sabemos que “no es correcto”. Este lamento equivale a sentirse culpable puesto que NO podríamos clasificarnos así, como un verdadero desastre, no solo para nosotros, sino para los demás. Otra cosa es que la culpa no nos acabe por matar.y que podemos lidear con ella y transformarla en una actitud positiva.. Y ES precisamente Jesus El que nos viene a rescatar de esa parálisis espiritual.

        Claro que podemos negarlo o no, creerlo o no, suprimirlo o aceptarlo,.. pero lo cierto es que, excepto en los privados de la razón o de conciencia, todos solemos sentirnos responsables de nuestros actos.

        Saludos cordiales

        Santiago Hernández

      • No Santiago, no. Soy un desastre universal. Lo siento. De verdad, lo siento.
        Pero la sensación de culpa judeocristiana es otra historia. No te deja avanzar. Te hace sentir un gusano. Y no somos gusanos, con todos mis respetos a los gusanos con los que compartimos un montonazo de genes. Somos humanos. Humanos.
        No somos dioses. No podemos intentar ser como dios. Porque somos humanos. Se.siente.

        No es lo mismo saber que eres un desastre en un montón de cosas, que tener un sentimiento d culpa porque ofendes a dios
        Vamos quita. Si se siente ofendido es su problema. Bastante tenemos con sobrevivir.
        No lo sé explicar mejor. Lo siento. Pero no me siento culpable por no poderlo hacer. Simplemente no sé.
        Un abrazo y sea bueno y comprensivo. Con todos y con usted mismo el primero, como dicen los críos en mi pueblo.

        Pero eso sí. De los crímenes hay que responder ante la justicia ordinaria
        No en el confesionario. No sé si me explico.
        Jolín, por lo visto echo de menos hablar a mis críos. Perdón. Pero después de haber escrito todo esto, no lo borro. Así que

      • Pilar, te he contestado en otro comentario. Soy un desastre para estas cosas.
        Una cosa más y prometo callarme todo el fin de semana.
        Se imaginan que cuando una persona va a confesar que ha cometido un crimen, pero de esos alucinantes, no saltarse un semáforo. Se imaginan que la penitencia fuera: hijo mío, hija mía, hasta que no lo confieses a la policía, no te puedo absolver. Tráeme la copia de la confesión ante el juzgado de guardia y, sin problemas. Porque Dios es súper bueno, pero tú tienes una deuda con la sociedad.
        Y prometo que me callo
        Es estupendo hablar de cosas que abren el alma. Uf. No podía más. Soy débil. No resisto el dolor ese de alma. Lo siento.

      • Santiago

        Comprendo lo que quiere decir. Creo que entendimos mal cuando nos enseñaron lo de la culpa y la ofensa a Dios. El no puede ofenderse por nuestros desastres humanos porque todos lo somos. Puros desastres. Completos. Pero El es la misericordia omnipotente. Y nada es imposible para esta Misericordia.

        Solo en Su Misericordia nos salvamos, no solo sobrenaturalmente, sino también desde el mero punto de vista humano. La gracia se nos da constantemente y es YA una gracia que puedas expresarte tan sinceramente. Y que podamos dialogar. ¿No? No dudo que solo El puede arreglar y transformar “nuestros” desastres. Debemos mantenernos en la esperanza de que el desastre se arreglará de alguna manera, y a Su tiempo, no al nuestro. Mientras tanto, debemos trabajar con ahínco y dejar actuar la gracia que eventualmente va a vencer TODAS nuestras fuertes resistencias.

        Un saludo y que no le moleste mucho el ruido.

        Santiago Hernández

      • Román Díaz Ayala

        No es prudente intervenir terciando en un diálogo como el que sostenéis Carmen y Santiago, cuando, como de costumbre, transcurris por cauces personales. Pero es que tocáis temas muy sensibles que dejan muchos interrogantes en suspenso.
        Todo comenzó preguntándose Carmen si históricamente la Iglesia, como la Institución que conocemos, ha sido necesaria, ¿o imprescindible? para la trasmisión del mensaje de Jesús.
        Santiago respondió de su necesaria presencia por su acción mediadora cifrándola en la funciónes sacramentales.(La Iglesia como Sacramento, la Iglesia dispensadora de los sacramentos, entendidos como medidas de gracia)
        Para ello hay que estar inmerso en el sentido de culpabilidad ausente en gran manera para la mentalidad moderna pero que alimentaba la piedad en lo tradicional.
        ¿ES la doctrina sacramental y su administración el fondo del poblema o más bien las doctrinas filosóficas sobre la naturaleza humana que condicionaba la teología tradicional, y en consecuencia también la piedad individual?
        La mentalidad moderna nos dice que no somos perfectos, pero que somos perfectibles. Es el optimismo utópico instalado que nos hace suponer, anclados en el cientificismo y la evolución cultural y tecnológica, que no tenemos ninguna necesidad de una salvación, en forma de redención, venida de otras instancia superior. (El “Seréis como dioses”, del Génesis) Lo que no explica es por qué hacemos cosas malas si tenemos plena consciencia de lo que que es el bien, por qué la humanidad más culta colapsa en episodios de barbarie.
        La filosofía tradicional tenía otros conceptos de la naturaleza humana. Lo que a nosotros nos interesa porque nos ha llegado por las formas de piedad, la ascética y la mística, es la teología de la retribución; la santidad ganada por nuestro esfuerzo personal y el “auxilio” de la gracia sacramental.
        Gracias a Dios, tales esquemas se rompieron con el Concilio.

      • Santiago

        Muy oportuno tu comentario, Román y por lo que toca a mi personalmente no considero tu intervención fuera de lugar, sino todo lo contrario…Cualquier intervención que sea constructiva siempre es bienvenida y además se constituye en un aprendizaje..e iluminación.

        Yo pienso que mas que una rotura, el Concilio Vaticano II, realizó una labor de apertura para dirigir la teología y avanzarla mas allá de la mera “retribución”, sin destruir su verdadero sentido…y sin abandonar el Evangelio junto con el NT..
        La moral del Vaticano II es de discernimiento y de la caridad…es la interacción entre la fe y la acción moral…está centrada en los valores del Evangelio y en la propia responsabilidad….puesto que el Concilio declara “que todos deben respetar la primacía absoluta del orden moral objetivo, puesto que es el único que supera y…ordena todos los demás órdenes de las realidades humanas” (Conc. Vat. II, BAC pag 670, D.sobre los medios de Comunicación Social)…Y en la Declaración sobre la Libertad REligioso, dice que “por su parte, los fieles, en la formación de su conciencia, deben prestar diligentemente atención a la doctrina sagrada y cierta de la Iglesia” (Id. pag. 702)..Por eso el Concilio habla del dictamen de una conciencia formada e informada, …en el orden evangélico que recibimos los cristianos..y que ella es norma suprema de nuestro proceder.

        El hecho que el mundo trate de suprimir “la culpa” mediante mecanismos psicológicos de proyección, represión, negación, racionalización etc no implica que nosotros los humanos no sepamos que hemos actuados mal..Esa culpa, consciente, semiconsciente o inconsciente es la que llena las consultas de psiquiatras, psicólogos, confesores, directores, bartenders, etc etc. El aumento de la criminalidad corre proporcionalmente al aumento de esta negación del mundo actual..Ahí están las estadísticas ..puesto que no es políticamente correcto sentirse culpable, humillarse, reconocer nuestro error, y ponerle el remedio necesario…Pero los sacramentos fueron creados para darnos la gracia en la derrota del mal moral y existen para durar junto con la Iglesia, o sea, hasta el fin de los tiempos, y que el Concilio los revisó ampliamente para ponerlos al día…Y son universales y atemporales…y siempre se encuentran en nuestra libertad…ya que los regalos se pueden aceptarse o rechazarse. Y hoy como ayer.

        Un saludo cordial
        Santiago Hernández

        Un saludo cordial

        Santiago Hernández

    • Mª Pilar

      Creo sinceramente, que el Maestro Galileo, no es conocido solo… por lo que ha hecho o dejado de hacer, o ha hecho muy mal… la iglesia.

      Recordemos, que el Galileo, no obligaba a nadie… o casi nadie… a seguirlo, pero de alguna manera… casi todos quedaban tocados.

      Ahí empieza el camino, y ese se nos puede cruzar de infinidad de maneras, formas y por personas totalmente diferentes.
      mª pilar

      • No te puedes ni.imaginar la de personas que me han escuchado a mí. De ellos aprendí. Es lo mejor que te puede pasar cuando te sientes mal.
        Hay un señor que se llama Carl Rogers,de estos pedagogos, que decía que la respuesta a los problemas solamente la puede encontrar uno mismo. Que el terapeuta solamente puede escuchar y reconducir la reflexión del paciente cuando se va mucho por las ramas, pero muchisimo, o hay un largo silencio. Pero que la solución te tiene que venir de dentro. No hay crimen, no hay culpa para el terapeuta. Solamente tiene que escuchar. Y ser paciente
        Genial.
        Lo que pasa es que me sale la vena de maestra que todo lo quiere solucionar: déjate de tonterías, tú , a comulgar, tu, olvídate ya, hace muuuuuucho tiempo.
        Quiero aplicar lo que aprendí, pero la que es maestra, es maestra.
        Besos

    • Tiene razón. Es cierto. Siempre derivo la conversación a algo vivido. Soy maestra. Los maestros siempre tenemos que descender a algo que se pueda tocar con las manos. Sobre todo si explicas a los niños cosas de ciencias, explícale a un niño qué es un átomo. No digo ahora, hay muchos recursos, explicaselo hace treinta años. Si quieres que entiendan algo, claro. Si no, que te cuenten lo que dice el libro.
      Tampoco se casi nada de filosofía, un poquito. Ni de teología. Me faltan ideas y vocabulario para expresarme con la precisión de ustedes. Pero eso no quiere decir que no pueda reflexionar y tratar de decir lo que pienso lo mejor que pueda.

      Por otra parte, lo poco que he leído de estas cosas me hacen pensar que las preguntas a lo largo de la historia de la humanidad son siempre las mismas. Y que cada época influye en la respuesta que nos damos a nosotros mismos. Somos producto de los que imponen su criterio en cada momento histórico.
      Por la edad que tengo, debería de tener en mi alma grabada a fuego la idea de culpa judeocristiana. Pero gracias a dios no la tengo. Lo que tengo es suerte por no tenerla
      Creo que la bondad prevalece sobre la maldad. Lo que sucede es que construir lleva su tiempo y destruir es súper rápido
      Prevalece. No que seamos todos buenísimos y que todo sea maravilloso. Obviamente no es así. Creo que la especie humana, pese a todo, va a mejor. Lo siento. Lo creo.
      Optimismo irresponsable y desinformado? Pues no, simplemente optimismo. Ya le he dicho que tengo suerte.
      Hay algo externo que nos tiene que ayudar a portarnos correctamente? La verdad, no lo sé. Pero diría que llevamos dentro de nosotros una fuerza que desconocemos, a eso lo llamo en mi cabeza el trocito de Dios que llevamos dentro. Dentro.
      Y sobre todo, sobre todo, confío en las personas que me rodean, aunque a veces me la han jugado de una forma que gracias a dios no logro entender.
      Ingenua? No sé. Pero es que estoy segura de que hay pensadores de esos gordos que piensan así. O parecido. Ni idea de quienes pueden ser. Pero las preguntas son siempre las mismas y las respuestas tienen que ser muy parecidas. Porque en realidad lo que usted plantea es- la salvación, viene de fuera o de dentro de nosotros mismos? Solamente caben dos respuestas.
      Y vuelvo a mi experiencia personal. Cuando he pensado en momentos de esos oscuros, por favor, ayúdame. Aunque no sabía a qué me dirigía, me ha venido como algo que no se explicar que me ha permitido seguir luchando. Pero sin sacramentos por enmedio ni nada.
      Un abrazo

      • Román Díaz Ayala

        Tu conclusión es esclarecedora.(No me resisto a abandonar el tuteo, aunque al parecer prefieres un trato más formal) En esos momentos oscuros se nos abre el Misterio en nuestro interior, dirigirse a él y reconocer acto seguido que existe una forma de respuesta muestra que está funcionando la fe, ésta se hace operativa. En ese hondón se nos manifiesta Dios como persona, por eso lleva mayúscula. Es una invitación a una relación más íntima, continua y consecuente. Quizás en ello no veas a Jesús, sino a su Padre. La mujer de Samaria le dijo a Jesús. “…y cuando venga él nos enseñará todas las cosas”

      • Asun Poudereux

        Ciertamente, Carmen. Suele suceder cuando no prevalece lo que creemos que somos, sino lo que somos.

        Te agradezco un montón todo lo que nos compartes. Besos

    • Es cierto. Las personas tenemos muchos problemas en aceptarnos como somos. Y nos defendemos psicológicamente con todos esos mecanismos que usted dice. El más peligrosos de todos, a mi juicio, es el de la proyección. Aunque el de la negación tampoco está mal.
      Hay un libro estupendo , no recuerdo el autor, se llama psicoanálisis del cristianismo. Es muy esclarecedor .
      Si quieren que les diga lo que pienso, creo que el sacramento de la confesión, cierra heridas en falso. Puedes salir del confesionario con paz momentánea, pero hasta que tú no aceptes tu culpa, tu mala acción o como le quieran llamar,esa herida es imposible cerrarla de veras. Porque nadie te puede perdonar a nivel profundo salvo tú mismo.
      El sacramento de la penitencia ha hecho muchisimisimo daño a la comunidad. Muchísimo.
      En cuanto al matrimonio, pues ya ven.
      No creo en absoluto en el orden sacerdotal y no voy a entrar más en ese sacramento.
      El bautismo me gusta, es bonito, todo el mundo bendice al bebé, en estos tiempos, claro. Y sirve para apuntarte a la iglesia.
      Siempre me ha gustado la figura de Juan Bautista. Y la extrema unción es el mejor de todos. El que cree que va a morir se queda en paz. A mí suegra y a mi madre se lo dieron muchas veces, cuatro o cinco por lo menos.
      Al cura que se lo daba a mi suegra, una vez le sonó el móvil que llevaba en el bolsillo. Se que no está bien reírse en esos momentos. Mea culpa. Era un hombre estupendo, aunque fuese del Opus.
      Creo, con todos mis respetos, que los sacramentos son un invento de la iglesia. No por ello tienen que ser buenos o malos. Hay unos que me gustan y otros no.
      En cuanto a la eucaristía, creo que algo tan precioso como una celebración, con un toque de tristeza porque algo temía. Una celebración como de despedida, seguramente cargada de emotividad, al menos por parte de Jesús, creo, pienso, que no entendieron una sola palabra de lo que dijo. Comulgo cada vez que puedo, me gusta, me siento como participe de esa cena . He dado la comunión a mis críos alguna vez. Darla en el santuario de la Fuensanta es que me encamtana. Los críos me rodeaban con una sonrisa de oreja a oreja. Como pollicos

      Ustedes , Santiago y Román, seguramente piensen distinto. Pues bueno. Da igual.
      Esto es hablar por hablar. Sé que los sacramentos son inamovibles. Pues estupendo. Cada organización tiene sus normas.
      En fin.

      • La muerte de mi madre se produjo en verano. En la alberca. 1980. Por esa época había un párroco muy comprometido con los pobres,como dicen ustedes. Nosotros estábamos en una casa en el verdolay, zona no pobre . Cuando llamaron al cura, no apareció por allí. La verdad es que nos dió igual.
        O no
        Mi padre dijo que no podía ir al entierro, estaba roto. Me quedé con él. Hacía cinco días que me había enterado que estaba embarazada de mi primer hijo. Excusa perfecta. Me quedé con mi padre y unas cuantas personas más. Sé que hice lo correcto.
        A veces he pensado, si hubiera subido don Cayetano a mi casa, hubiese ido mi padre a la iglesia? Nunca lo sabré.
        Tampoco es algo que me quite el sueño.
        No, ser sacerdote no te hace ser mejor persona. Ni peor tampoco.

  • Tomás

    Desconcertante intervención del Sr. Elzo, a quien deseó una pronta recuperación. Quizá su estado de salud haya influido, pero voy a asumir el riesgo de avanzarle unos comentarios también de urgencia por la decepción que me producen sus palabras y que no considero propias de su nivel intelectual.

    Creo que le ha podido su dedicacion a la sociología para tratar este gravísimo tema con una visión tan estadística. Veamos si los casos de pederastia en el clero están más o menos en la media…

    Creo que hay que exigir que los casos criminales entre profesiones como al policía, los médicos, los defensores de lo público, el clero, sean aspiracionalmente cero y cuenten con protocolos bien elaborados de detección y tratamiento riguroso de esos casos para su erradicación inmediata.

    Es posible que en sus noches de recuperación, le asalten los gritos de horror, muchos de ellos sordos, de las victimas, su angustia , sus deseos de una muerte cercana y rápida. Espero que pueda aplacarlos con criterios estadísticos.

    Tambien quizá pueda aplacarlos con la lectura de libros como el que cita, en el que sin duda habrá argumentos que justifiquen el asalto y violacion de niños por parte de adultos en base a argumentos históricos o de otro tipo. Puestos a leer, podemos también encontrar lecturas que pongan en discusión la mutilacion genital femenina, el genocidio armenio, el holocausto judio, o la masacre de casi 10 millones de “negros congoleños” por parte del gobierno colonial belga. En todos podremos encontrar puntos de vista aparentemente racionales para la visión de la época ( “ como es dudoso que los negros tengan alma, no es tan grave”, por poner un ejemplo).  Habrá también libros que justifiquen todo tipo de esclavitudes y visiones intelectuales que puedan dar argumentos a favor y en contra.

    Sr. Elzo, su enfermedad creo que no justificaba dejar sin respuesta un comentario así.

    Pretendido o no, creo que lo que traslada es una relativización de un gravisimo crimen y un “quitar hierro” porque ya se ha avanzado mucho, que hace un flaquísimo favor a erradicar un asunto tan grave como este.

    No me extiendo más. Le reitero mis mejores deseos e intervenciones más acertadas en el futuro.

    Saludos cordiales

    • Javier Elzo

      Gracias por las muestras de afecto de Usted y demás comentaristas ante mi inmediata intervención. Me dicen que será cosa de pocos días.

      Dos breves palabras, antes de salir a la clínica. Yo no pretendo relativizar nada, ni aplicar ventiladores ante el terrible drama de la pederastia en el clero católico. Mi anterior intervención, aquí mismo en Atrio, sobre este tema, del 27 de agosto pasado, lo concluía así: “… el tema de la pederastia, mucho más que el de la homosexualidad a mi juicio, insisto en ello, exige atención urgente en la Iglesia. Pero el tema, si nos tomamos en serie que estamos ante un tema cultural, si no de civilización, afecta a la sociedad de nuestros días. Aunque esto no debe servir de paraguas, menos aún de ventilador, para abordar, con rigor y vigor, un tema lacerante, el de la pederastia en el clero de nuestra Iglesia. Se lo debemos a los niños, niñas y menores que antes, hoy y mañana, están en su derredor. Así como a la gran mayoría del clero que vive, injustamente, bajo la sospecha”.

      Quiero ir más allá de la condena y de la exhortación. Ambas necesarias y a las que me sumo, pero, al menos para mí, que me han pagado para investigar, no me basta. La pedofilia, la efebofilia y sus pasos al acto con agresión sexual a niños, menores y efebos, no se limitan exclusiva, ni prioritariamente, sospecho, al clero católico. Aunque, como creyentes, nos duela más. He escrito, no recuerdo donde, que ahora lo más urgente e importante es atender a las víctimas, pero si queremos que esto no se repita, no veo otro camino que estudiar y entender por qué ha pasado lo que ha pasado. Y entender no quiere decir justificar, lo que, muchas veces, cuesta entender.

    • Me alegro de que haya decidido intervenir, creo que estamos en la misma línea.
      El señor Elzo ahora necesita estar tranquilo y descansar.

      Sabe qué pienso? Que esta postura es la que nos ha llevado al punto en el que estamos. Es un tema que me ha descompuesto siempre. He oído opiniones que me han dejado helada, como decir: a ellos también les gustaba’.
      Cómo se llega a pensar así? No quiero seguir hablando. Pero mi cabeza me dice que esta concepción de la pederastia no es poco frecuente. Porque si la vieran como la vemos la mayoría de la gente, imposible que se dieran tantísimos casos porque se hubieran denunciado. Pero si , como dicen los jóvenes ahora,te han ‘ comido la cabeza ‘ pues das por normal algo que pone los pelos de punta.
      Y es La iglesia necesita… ya ni se qué necesita. A veces pienso que cerrarla. No sé.

  • Santiago

    La pregunta de Tomás, “si la forma mas acertada” actual sería el abandono de la Iglesia “como ya han hecho muchos” tiene respuesta…Porque también muchos, como el autor de este artículo, y yo entre ellos, creemos que la forma mejor es “quedarse” y tratar de renovar la Iglesia Católica desde dentro…Si Francisco no puede solo, pues lo correcto sería ayudarle…Como Obispo de Roma puede iniciar esta reforma el mismo, pero no lo hará si no ve una luz en el camino…A 21 siglos del inicio de la Iglesia, en el siglo I, Jesús se fue con la promesa que nos enviaría el Paráclito, el Espíritu de la verdad, para que alumbrara nuestra FE a través de los siglos…Por eso, doctrinalmente la Iglesia está “definida” en las verdades principales que recitamos cada domingo en el credo niceno…Las definiciones no son inaccesibles a los que desean y practican la fe desde su entrada en el Reino por medio del bautismo, simplemente porque se basan en la misma PALABRA DE CRISTO contenida en la Escritura…Ahí está contenido y definido “ab initio” toda verdad extranatural…por mandato expreso del Cristo del Evangelio que es nuestra luz y nuestra guía principal..

    Por eso comparto la opinión de mi amigo Román que se imponía “una nueva Cristología y otra nueva Eclesiología”….pero no en el nuevo parámetro del “el humanismo actual” porque éste se encuentra “ajeno al sobrenaturalismo de la gracia y a la soteriología del Nuevo Testamento”…Porque son estos “parámetros” los que han de constituir la primera base de la renovación de la Iglesia que tuvo su inicio en el mensaje de la “gracia” que Jesucristo describió como “un agua viva” que salta hasta la vida eterna…y con Su repetido mensaje de salvación al que creía en El y practicaba Sus mandamientos…resumidos en el amor de entrega total a El mismo que es el reflejo de el del Padre…

    Por lo tanto, para renovar la Iglesia tenemos que acercarnos a la fuente de “toda santidad” y caminar por el mismo camino de Jesús, tal y como recibimos la FE por medio de los Apóstoles, que tuvieron el mandato de transmitirla a “todas las gentes”, y lo hicieron activamente…Solo caminando actualmente con Cristo podremos transformar nuestro ambiente y ayudar a la Iglesia a “depurar” lo que ha sido manchado por culpa del mal que fue la incesante predicación de Jesús de Nazaret….

    Por lo demás, no hay que temer…La Iglesia de Jesucristo se ha enfrentado con sus enemigos internos y externos, desde el siglo I…Ahí está su historia…nosotros mismos nunca hemos podido destruirla, ni siquiera con nuestros propios pecados y graves defectos…Siempre la Iglesia ha resurgido de las cenizas….de la persecución del Sanedrín, de las catacumbas, de la corrupción de las familias romanas, de las persecuciones de los emperadores, de los reyes, de los señores feudales, de la revolución francesa, de los modernos gobiernos totalitarios de izquierda, de centro y de derecha, y de sus falsas filosofías…Y de los errores de sus fieles como los judaizantes, los gnósticos, los montanistas, los adopcionistas, los arrianos y semi-arrianos, los donatistas, los priscilianistas, los pelagianos, los apolinaristas, los nestorianos, los monotelistas, los iconoclastas, los albigenses, los luteranos, los husitas, los jansenistas, los quietistas, y los modernistas…Acosada o exaltada, en penumbras o en la luz, clandestina u oficial, desterrada o acogida,… la Iglesia de Jesucristo ha mantenido y transmitido Su doctrina sacramental contenida en La Palabra de Cristo hasta ahora…Siempre nueva, Ella ha resurgido constantemente de los escombros…Quien siga a Jesucristo, también seguirá a Su Iglesia…pues son inseparables…

    Si en el pasado sobrevivió en la tribulación, no va a ser distinto ahora, que muchos de nosotros le van a dar la mano de nuevo para que recobre lo perdido por la quinta columna que la quiere destruir… y se presente Ella más espiritual, más humana y más evangélica….

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

    • Tomás

      Santiago, si mis conocimientos de historia no me fallan, creo que la forma en la que la Iglesia se enfrento y sobrevivió a muchos de los “errore” de sus fieles fue por medio de una feroz persecución, por medio de terribles guerras de religión, y con el exterminio de millones de discrepantes o desviados de la doctrina oficial.
      Confío en que ya en el siglo XXI ya no se contemplen estos métodos y que las victimas de los abusos no vean aumentado su sufrimiento por la defensa que la organización eclesial haga de sí misma para sobrevivir. Al parecer, en tiempos anteriores la Iglesia no tenía mucha confianza en el Espíritu Santo y prefirió confiar más en los ejércitos y las armas. No se como pensará abordarlo ahora, pero los primeros indicios no me permiten albergar muchas esperanzas…Afortunadamente ya no le queda el recurso a la eliminación…
      Saludos cordiales

      • Santiago

        Tomás, lo realmente providencial y que pertenece al Espíritu es pensar de que a pesar de los errores del clero, de la diferente metodología, de la interferencia de la autoridad civil, del oficialismo de la religión inscrustada en los métodos de la época, de todas las flaquezas humanas…sobrevivió la doctrina Apostólica en la vida de la Iglesia y abundaron los mártires, los confesores de la fe, las legiones de órdenes dedicadas a la caridad, y la Iglesia avanzó la civilización en los monasterios, creando la Universidad, el Hospital, el Derecho, etc etc porque lo positivo sobrepasa todo lo que los errores negativizaron, y el balance ha permanecido en el lado de lo constructivo y positivo.

        Solamente este milagro de “supervivencia” nos haría pensar que la promesa de Jesús sobre el envío del Espíritu Santo a Su Iglesia para que mantuviera su mensaje sacramental salvífico fue real y se ha cumplido a cabalidad. El mensaje de Cristo trasmitido a nosotros a través de los Apóstoles sobrevivió en integridad y sustancialidad hasta llegar a nosotros, por suerte y por gracia, en el siglo XXI…a pesar de que las fuerzas del mal han querido, inútilmente, de destruirlo, sin conseguirlo todavía.

        Gracias, Tomás, por tu interés en leerme y la oportunidad de dialogar. No hay porque alarmarse interiormente pues siempre habrá diferentes opiniones. Lo importante es seguir con honestidad y sinceridad buscando la Verdad.

        Un saludo cordial

        Santiago Hernández

  • Javier Elzo

    Hola amigos:
     La cuestión de la pederastia en el clero va más allá de peleas en el Vaticano (aunque también). Exige muchos más estudios, serios, de los que estoy constatando estas semanas. No se explica, sin más, por el celibato (la mayor proporción de pederastas se da en el seno de las familias). Tampoco creo que volver a la primitiva iglesia (como si eso fuera posible) explica gran cosa: ¿estamos seguros de que los niños y menores estaban más protegidos de los deseos pedófilos, y prácticas pederastas de los adultos, en los primeros siglos de lo que lo están en la actualidad, incluso entre los cristianos? ¿conoce alguien un estudio, serio, que lo avale? Respecto del clericalismo, que yo también considero uno de los principales problemas de la Iglesia Católica, no tengo (no conozco) prueba fehaciente que lo demuestre. Supondría probar que hay mas pederastia entre el clero (y precisamente por clericalismo, ¡cuidado!) que en otras profesiones donde el contacto con menores es, también, habitual.

     Lean por favor estas líneas, del editor de un libro, en su presentación: “¿Quién recuerda que la pedofilia fue considerada una causa “justa” hace apenas treinta años? En el nombre de la liberación sexual, grandes intelectuales, editores, periódicos de renombre, de izquierdas, pero también de derechas, heterosexuales como homosexuales, la han defendido con pasión. Es cierto que tal posición fue controvertida: este libro (Pierre Verdrager, sociologue, autor de L’enfant interdit : Comment la pédophilie est devenue scandaleuse. Armand Colin, Paris 2013)

    nos lleva de vuelta a las controversias de la época y examina con detenimiento los argumentos de los diversos protagonistas”.
     Estoy en lectura de este libro, que tendré que suspender. Espero que provisionalmente. Mañana, al medio día, me operan. Tengo la carótida izquierda muy obstruida. Si todo sale bien, quizá vuelva al tema. Pero, entre las muchas ideas que bullen en mi cabeza, quiero, al menos, dejar aquí constancia de una: creo que, como en tantas cosas, y contra la opinión contraria tan extendida, creo, digo, que los DDHH en general, en la Iglesia y en el planeta, así como la ética sexual, también con los menores, están avanzando positivamente. Aunque todavía queda mucho camino por andar.
    Javier Elzo
     

  • No es un Tsunami, es un terremoto. Están cayendo las estructuras que mantenían el decorado de la Gran Farsa, en lo social, lo político lo económico y lo cultural. Todo se resquebraja y desmorona y podemos ver entre las grietas la autentica sordida y horrible realidad.

    En el caso de la I. Católica como no podía ser menos podemos ver como mantenían la fachada y ocultaban la podredumbre.

    “Sepulcros blanqueados, raza de víboras”.

    Los que se guarecen de la intemperie, que son millones, bajo “el cuerpo místico de Cristo”, ven como “Se les caen los palos del sombrajo” y en realidad no les queda mas que unas escrituras hechas de modo tendencioso por afectos al poder romano, y que ellos dicen que son sagradas.

    ¿Que entre la ganga de esas escrituras se encuentra oro?. Sin duda. Pero nada mas. Lo demás es falsedad. Y hoy esto no se sostiene. 

    La Gran Farsa en todos los aspectos de la realidad, nos ha tenido dormidos a los integrantes del pueblo.

    Pongo de ejemplo algo “progresista”. El comunismo aún a muchos de mi edad nos apasionaba. Mirábamos para el centro de gravedad de este que era la URSS. Nos hemos enterado después de que “el padrecito Stalin” era un monstruo como Hitler.

    Hemos vivido la Gran Farsa del nacionalcatolicismo en España. Y aún colea los hipócritas y fariseos que pretenden defender la gran mentira.

    En lo económico, hoy cualquiera sabe que existe un poder negro en la sombra, que nos amenaza y que pretende robotizarnos, pretenden hacer “biorobots” pretenden, pero no lo conseguirán.

    A los que se queden a la intemperie les digo. Que comulguen con el Sol  con la Luna con la naturaleza y el Kosmos todo. Que si quieren una vida llena de energía y feliz. Simplemente que transiten por sendas de Verdad Bondad y Belleza. Lo demás es huero todo.

     

  • Román Díaz Ayala

    Ya  que se está insistiendo tanto en que apartemos los temas importantes para ir a lo fundamental, o bien,  como también se ha dicho de otra manera; que se  haga “otra reflexión que vaya a la esencia de la fe cristiana”, tales cosas me recuerdan los momentos anteriores cuando  la Iglesia sufría una crisis, siendo la más recurrente la Reforma  Protestante que dividió la Cristiandad Europea en el siglo XVI.

    Todo comienza por una situación ética, el estado de corrupción generalizada que apunta a las responsabilidades de  la Jerarquía que hace cuestionar los fundamentos doctrinales. Si la doctrina carece del poder transformador que se espera de su enseñanza y práctica de vida, tenemos que cuestionar la misma.

    Tales reflexiones condujeron  entonces  a  salvar la pureza de los Evangelios y a reconocer e identificar la verdadera naturaleza  de la Iglesia. En términos teológicos diríamos que se imponía una nueva Cristología y otra nueva Eclesiología.

    Pero, seamos rigurosos, lo que se está llegando a exigir, está en unos parámetros  muy distintos; los del humanismo actual  ajeno al sobrenaturalismo de la gracia y a la soteriología del Nuevo Testamento. Para tal viaje, no hacen falta  esas alforjas.

     

  • Román Díaz Ayala

    No quisiera que la pasión del momento y nuestros estados de ánimo bloqueen de tal manera  nuestros pensamientos que no atendamos la  reflexión del presente articulo.

    Las  cosas han venido resultando de esta manera, en especial por lo que al tratamiento de los hechos escandalosos  y las personas involucradas ha estado realizando la jerarquía eclesiástica,  agravando más los problemas y causando más dolor a las víctimas, porque se abandonó enseguida la senda de reformas del Vaticano II, que con el papa Francisco existe un evidente antes y un después, por sus intentos, que son un sello de  su pontificado, de  desclerizar la Iglesia.

    La curia ( máximo exponente de la jerarquía y la institución)  y la alta  jerarquía, es donde hemos podido  constatar  los focos de resistencia.

    Pero nosotros, el pueblo creyente, también tenemos nuestros  propios problemas, porque hemos optado por alternativas diversas ante la temprana reacción restauradora  posconciliar. Hablo por España, que es realidad que he podido conocer  por experiencia, El progresismo se ha ido diluyendo en un universo de variadas individualidades,  que es lo que suele suceder en el mundo académico y en las diversas áreas del pensamiento.  Las corrientes  “encarnacionistas” se hicieron presas de las ideologías. Han perdido conexión y capacidad de influencia con la masa, es decir, creando movimientos comunitarios. Se han diluido dentro de la secularización, que ya es un fenómeno social generalizado.

    Otras corrientes, y aquí me veo obligado a mencionar otra vez los neocatecumenales de Kiko Argüello, como  la Renovación Carismática Española, que es un movimiento más libre, siendo una corriente desclerizada y de iniciativa laical, han estado sufriendo un proceso de vuelta al clericalismo desde los años iniciales del papa Juan Pablo II. Sin embargo, y creo no equivocarme, en estos movimientos el papa Francisco encontrará grandes apoyos. Están muy lejos de las adhesiones críticas y exigentes, pero condicionadas,  de lo   autonominados “progresistas”.

    • Kiko Argüelles va a su aire.
      Conozco a muchas personas que pertenecen a ese movimiento o lo que sea.
      No son propapa francisco. Son prokiko Argüelles. Y crecen como la espuma. Ofrecen una comunidad donde muchas personas se ven acogidas. Se ayudan unos a otros. Su poder va creciendo. En Murcia la UCAM.universidad católica murciana está tomada por ese movimiento. Y el CAR. Centro deportivo de San Javier.
      Hace no muchos años que han empezado. Denles tiempo y verán. Los he visto crecer ante mis ojos. La gente está supercontenta porque se siente miembro de una comunidad y protegida por ella.
      Son ultracatolicos
      Si ahora no se definen es porque es otra buena jugada. Aquí cada uno va a su apaño.
      Conozco a un montonazo de gente, pero un montonazo que están encantados.
      Pues adelante.
      Las promesas son las mismas. Sígueme y te daré la vida eterna. Por eso celebran por todo lo alto las misas de funeral. Es una fiesta porque el señor o la señora o el niño o niña que ha muerto ya está en el cielo.

      Pero claro, todo lo eso ya me suena

      Eso no quita para que otras personas encuentren ahí un refugio.

      Y como no es un movimiento de gente adinerada y guay como el Opus, pues la iglesia que ahora es de los pobres cree que tiene un aliado. Yo creo que no. Pero es una opinión personal .
      Es todo muy complejo.
      Pero me apuesto a que no habrá un solo Kiko que públicamente pida apoyo incondicional al papa francisco primero. Al menos no de los de arriba.
      La iglesia oficial se equivoca en muchas cosas, porque vive en una burbuja. Pero se romperá . Diría que ha empezado a romperse.Por muchos movimientos de distracción que haga.
      En fin.
      Una opinión.

  • Inmaculada Sans Tache

    Creo que estamos estancados en cuestiones que no es que no sean importantes pero no son fundamentales. Si la iglesia oficial se desmorona y se va quedando sin fieles hay razones más profundas. ¿Cuándo se atreverá la jerarquía eclesiástica a abordar una profunda reforma teológica? Jesús lo tuvo mucho más difícil y lo hizo. Por ejemplo hasta cuando se insistirá en la muerte expiatoria de Jesús. Eso es una blasfemia que va contra el Dios que predicaba Jesús, y sin embargo, en cada misa, se repite, aunque sea de manera rutinaria, “…roguemos para que este sacrificio mío y vuestro sea agradable a Dios todopoderoso..”, se insiste en muchísimos casos en oraciones del ” aplacamiento” de la ira de Dios cuando no de oraciones de “adulación”. Se vive aunque sea inconscientemente en un clima de culpabilidad y de miedo y pareciera que solo se asiste para asegurarse ” vivir en tu heredad en compañía de todos tus elegidos…”. Se sigue temiendo al infierno esa creación de quienes creen en un dios ególatra, narcisista,celoso, exigente, intransigente, cruel y vengativo.,en suma el mismo que aparece en muchos pasajes del AT,afortunadamente no en todos. Hay que revisar también el carácter cuasi mágico de los sacramentos, la interpretación inmutable de los dogmas y la existencia misma de éstos. Hay que insistir en el carácter de una recta aplicación de las enseñanzas de Cristo orientadas a conseguir un mundo nuevo y mejor que no practique una religión anquilosada en el ” cumplimiento “, una religión mercantilista, sino una religión que no espera premio ni teme al castigo, sino que genera una actuación basada en la experiencia del amor y la confianza. En fin una profunda revolución que se aproxime a la de Jesús.

     

    • Mª Pilar

      Comparto su sentir profundamente.

      Esta iglesia está tan herida de muerte… por el estilo de vida que eligió, que no hay reforma posible.

      Como nos dijo Pagola hace mucho tiempo, ante una pregunta sobre la iglesia… respondió:

      Todavía tiene que empeorar, hasta casi morir… y de sus cenizas, no lo duden, resurgirá con fuerza:

      ¡La Buena noticia!

      Pero los negocios… son los negocios, y La Buena noticia no se lleva bien con ellos.

      Cosas del poder, de toda clase de poder; lo que enseña la iglesia, es lo mismo que denunciaba Jesús..:

      Ahogan a las personas, las hacen inútiles para pensar, decidir, optar… y sobre todo, para:

      ¡Que Vivan, y su vida sea abundante!

      Ahora están atadas a todo lo que cita en su comentario; son los ritos del temor, el miedo a morir, la esperanza a… ¿qué?.

      Hay que vivir el momento que cada cual tiene entre sus manos, y hacerlo fructífero; no solo particularmente, sino para cuantas personas pasen por nuestro caminar.
      Vivir, hacia una plenitud humana, y esa posibilidad, nos la brinda a manos llenas el Proyecto de Vida que Jesús proclamó.
      mª pilar

    • Tomás

      Me alegra ver su reflexión, que va a la esencia misma de la fe cristiana para poder abordar una transformación más que urgente y más que imprescindible. En que Dios queremos creer? En el colérico, vengativo y justiciero que como ha sufrido una ofensa infinita necesita de una reparación infinita y manda a su hijo al sacrificio necesario?
      En cielos y en infiernos infranqueables como destino inapelable para una existencia sobre la que no se nos ha preguntado si la queríamos con esas expectativas?
      Si la revolución de Jesús es la que parte del amor a los demás, a la ayuda a los débiles y los que menos tienen, no encaja muy bien con puntos de partida como los anteriores. El dichoso pecado original…
      En cuanto al artículo de Antonio Zugasti, el principal mérito que le atribuyó es el dar pie a un comentario como el suyo. No me parece muy acertada ni la forma de enfocar el tema con la pregunta de “por qué ahora” ni la de responsabilizar tanto a los seglares a la hora de propiciar el cambio de la organización clerical.
      En realidad, me pregunto si la forma más acertada, por la que ya han optado millones, no es la del abandono de esa institución, dejarla vacía y que a partir de ahí reviva, lo mismo que la forma de propiciar la renovación de la cúpula de un partido político es dejar de votarle, para que no tenga más remedio.
      Saludos cordiales

  • Pues a mí no me importa liarla, será porque soy la mujer invisible, como en el libro de E.G. Welles

    Es que no es cierto que hay únicamente dos facciones en la iglesia. Hay tantas como comunidades más o menos organizadas. Dos facciones son las que se disputan el poder oficial de la iglesia. Pero son unos ingenuos. Esto ya no hay quien lo pare, porque a río revuelto, ganancia de pescadores. Y el señor Kiko Arguelles es un gran pescador.

    Tanto uno como otro bando, vuelven a pasar de los laicos. Nos quieren para hacer lío y para que firmemos textos de apoyo al papa Francisco I, o loas a su gestión, sea lo que fuere: textos twits, vídeos, viñetas.. . Y ya filtrará religión digital.

    El otro bando apela sin pudor a las víctimas de la pederastia que ellos mismos han contribuido a, por lo menos, encubrir.

    Y es de tranquilones cobardes no adherirse a un bando u otro?.

    Por favor.

    Que cada cual haga lo que crea que debe hacer. Adelante los de un bando u otro. Pero por favor, respétennos a los que no queremos participar en esto.

    Un abrazo

  • Por qué ahora oigo decir que este Papa no hace lo suficiente, pero es el camino? Porq hace tiempo que un observador se daba cuenta de que había muchas palabras preciosas, evangélicas, diría yo. Y todo sigue igual. Pero ni una sola voz de denuncia.

    Porqueno sé ustedes, pero recuerdo que hace poco el Papa dijo a los periodistas que todo eran calumnias. Es que he dicho que si te das cuenta de que tu hijo es homosexual antes de los veinte años, que los psiquiatras son estupendos.

    Por ejemplo.

    Y hay que aceptar que los laicos somos cobardes porque no lo apoyamos? Porque es un mal menor? Que somos unos cómodos?

    Mire, con todos mis respetos. Jamás lo apoyaré. Y además, le recuerdo que hay millones de católicos que han abandonado la iglesia, hastiados. Los que quedamos alzando una voz crítica somos cobardes porque no apoyamos a un bando u otro? Permítame que discrepe.

    Estoy segura de que conoce al Bob Dylan de los años sesenta. Cuántos niños han tenido que sufrir abusos hasta decir basta? La respuesta, como siempre , todos la sabemos, porque está flotando en el viento.

    Un saludo cordial

     

  • Román Díaz Ayala

    Podemos dar muchas respuestas al ¿Por qué ahora?

    La más directa es porque está ocurriendo y ha estado ocurriendo tan recientemente en términos históricos que nos está afectando ahora, viven víctimas octogenarias, y muchos responsables de encubriemiento siguen en sus cargos, y hasta, algunos,  gozan de buena  reputación y gran estima.Mientras no se haga una investigación publica en y desde el seno de la Iglesia  no se estarán cumpliendo las normativas novotestamentarias del apóstol Pablo (Corintios). El problema de fondo y estructural radica en que “los asuntos del clero” corresponden, atañen, “sólo al clero y a su jerarquía”, y, claro, esta mentalidad se da de narices con la idea teológica-pastoral de la Iglesia Pueblo de Dios

    Hace apenas unos días, el 25 de agosto para ser más exacto, se celebró en Murcia (San Pedro de Pinatal) el “Encuentro Vocacional del Camino Neocatecumenal” (los kikos) con la presencia de alrededor de 25.000 participantes (estimación oficial) venidos de muchas  regiones de España y de varios países. Los escándalos presentes estaban presentes en las mentes, pero en palabras de Kiko Argüello: “Mientras ellos están en sus cosas, nosotros vamos a lo nuestro que es evangelizar” (no son palabras textuales) con clara referencia a que había dos iglesias, la enredada en este mundo, y la que quiere estar atenta a la voz del Señor.

    No debemos confundir periferia con marginalidad. La  inmensa  masa de personas que se consideran pensar en católico alli donde las periferias existencias coinciden con las periferias religiosas son el nuevo campo de evangelización. Quienes estemos instalados en la marginalidad ya sea teológica, ya sea de vivencia espiritual, ya sea de comprensión del Evangelio de Jesús, el papa Francisco pueda parecernos muy cercano o muy lejano según la perspectiva en la que estemos instalados.

    y no digo más, para no seguir liándola.

Deja un comentario