Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5501 Artículos. - 87336 Comentarios.

Viaje papal a Colombia

Los organizadores de Cartagena Intentan separar del papa a los pobres con vallas

Algunos de los hitos que nos parecen más importantes, comentados por medios no católicos:

  • El papa regaña a los obispos colombianos:  “No son políticos, ayuden a la reconciliación en Colombia”. En Aporrea.org, portal venezolano de orientación chavista. Se resalta el sacramento del primer paso y el reto preservar la Amazonía.

Busquen con perseverancia la comunión entre ustedes. No se cansen de construirla a través del diálogo franco y fraterno, condenando como peste las agendas encubiertas. Sean premurosos en cumplir el primer paso, del uno para con el otro… Reserven una particular sensibilidad hacia las raíces afro-colombianas de su gente, que tan generosamente han contribuido a plasmar el rostro de esta tierra…

Y antes de concluir ―estoy un poco largo ya―, un pensamiento quisiera dirigir a los desafíos de la Iglesia en la Amazonia, región de la cual con razón están orgullosos, porque es parte esencial de la maravillosa biodiversidad de este País. La Amazonia es para todos nosotros una prueba decisiva para verificar si nuestra sociedad, casi siempre reducida al materialismo y pragmatismo, está en grado de custodiar lo que ha recibido gratuitamente, no para desvalijarlo, sino para hacerlo fecundo. Pienso, sobre todo, en la arcana sabiduría de los pueblos indígenas amazónicos y me pregunto si somos aún capaces de aprender de ellos la sacralidad de la vida, el respeto por la naturaleza, la conciencia de que no solamente la razón instrumental es suficiente para colmar la vida del hombre y responder a sus más inquietantes interrogantes.

Por esto los invito a no abandonar a sí misma la Iglesia en Amazonia. La consolidación de un rostro amazónico para la Iglesia que peregrina aquí es un desafío de todos ustedes, que depende del creciente y consciente apoyo misionero de todas las diócesis colombianas y de su entero clero. He escuchado que en algunas lenguas nativas amazónicas para referirse a la palabra «amigo» se usa la expresión «mi otro brazo». Sean por lo tanto el otro brazo de la Amazonia. Colombia no la puede amputar sin ser mutilada en su rostro y en su alma.  Texto íntegro en vatican.va

  • El papa en la tierra de los narcos. El Mundo. Se hace una buena síntesis de lo que significa Madellín en política y en la vida de la Iglesia. Se hace referencia a este párrafo de su homilía en la catedral:

    Hermanos y hermanas, la Iglesia en Colombia está llamada a empeñarse con mayor audacia en la formación de discípulos misioneros, así como lo señalamos los obispos reunidos en Aparecida. Discípulos que sepan ver, juzgar y actuar, como lo proponía aquel documento latinoamericano que nació en estas tierras (cf. Medellín, 1968). Discípulos misioneros que saben ver, sin miopías heredadas; que examinan la realidad desde los ojos y el corazón de Jesús, y desde ahí juzgan. Y que arriesgan, queactúan, que se comprometen. Texto íntegro en vatican.va

  • El alcalde de Cartagena encerró a los pobres para que no vean al Papa. En las 2 orillasSe trata de un portal crítico colombiano, con interesantes informaciones y opiniones. En esta se explica cómo para la misa que celebrará esta noche el papa en Cartagena (se podrá seguir a las 11:30 en Vatican.va) se elegido un terreno portuario propiedad de millonarios implicados en crímenes de narcotráfico. Y, con la aprobación del eclesiástico que está en la comisión organizadora, se quiere encerrar a los pobres del barrio vecino tras un muro o una valla para que el papa no los vea y salude.

Tweet de @ClaMoralesM

“Nos quieren encerrar” dicen los habitantes de Ceballos, el barrio donde se llevará a cabo la misma que dará Francisco en Cartagena… Francisco es el papa de los pobres, pero eso le importó poco al alcalde encargado de Cartagena Jaime Londoño Zurek, a  Zully Salazar presidenta de la Corporación de Turismo de Cartagena, y a Padre Javier Eduardo Rosanía, coordinador de la visita papal en Cartagena. Por un lado a los vecinos pobres de donde dará la misa de despedida los encerraron con muros y rejas, mientras que el escenario escogido es del clan García Romero y de los Parody, las familias más poderosas de Cartagena… Después del almuerzo, bajo el inclemente sol costero, el papa se despedirá de Colombia con una misa en Contecar, un descampado de 50 hectáreas donde se almacenan todos los contenedores de carga que llegan a la Sociedad Portuaria de Cartagena.

La misa de despedida se centrará en los derechos humanos y la dignidad humana. Pero solo la podrán ver los que entren al lote del clan García Romero, a pesar de que linda con uno de los barrios más populares de Cartagena.

Frente a Contecar, desde donde se hará la misa, queda Ceballos y los habitantes del barrio tenían la esperanza de escuchar al papa de los pobres. Pero el miércoles a la madrugada el sueño se les vino abajo: contratistas de la Corporación de Turismo de Cartagena comenzaron a levantar vallas de dos metros y medio de alto.

Dos kilómetros tenían el muro, pero los habitantes se resistieron a ver una pared y comenzaron a presionar al alcalde encargado, Sergio Londoño Zurek, quien dijo que había sido un exabrupto del contratista. La construcción del muro se hizo con los $5,000 millones de pesos que envió el gobierno nacional y que estaba administrando la corporación de turismo.

Juan Diego Perdomo es uno de los activistas que denunció con vehemencia las separaciones del lote con el barrio: “Cambiaron las vayas por rejas tipo campo de concentración durante el Holocausto. Pésimo mensaje que atenta con la dignidad humana.”

Los habitantes no se explican cómo no pueden poner vallas bajas de metro y medio, como las de los conciertos, y un cordón policial. Así han hecho en todo el país. Pero por ahora quieren saber cómo el alcalde Londoño y la presidenta de la corporación Zully Salazar permitieron la encerrona a los habitantes de Ceballos, mientras otros se preguntan cómo el Padre Javier Eduardo Rosanía, el vocero de la visita del papa a Cartagena, dio el visto bueno para que la última presencia del papa en nuestro país se diera en un lote del que son socios los hermanos García Romero, condenados por corrupción y paramilitarismo.

Deja un comentario