Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4991 Artículos. - 80144 Comentarios.

Neofascismo, la fase superior del neoliberalismo

Periódico

Si a Trump no le gusta la globalización del neoliberalismo  y rechaza el Acuerdo TTIP contra el que luchaban las izquierdas, ¿habría que considerarlo como un posible aliado, como ya ha declarado el antisistema Beppe Grillo en Italia? Rodrigo Olvera nos recomienda leer este artículo, publicado por Javier de Rivera, el 22 Ene 2017, en su blog de El Periódico.

Las promesas de Trump de se van a romper en mil pedazos cuando sus votantes descubran a qué se refiere la oligarquía económica con hacer Ameríca “grande” otra vez.

Son promesas que suenan bien para quienes se oponen a los efectos del neoliberalismo. El nuevo patriarca promete ponerle freno a la deslocalización de las empresas, devolver el poder a la “gente”, acabar con el enriquecimiento de los políticos, ocuparse de lo nacional/local primero, llevarse bien con otros países, y sobre todo generar riqueza para todos.

Es un discurso que coincide con muchos de los objetivos de la izquierda, especialmente en sus vertientes patriotas-populistas, por su apelación a la “patria” y a la “gente”. Por otro lado, hay que reconocer que quien escribe el guión de la vida política de Trump es un genio diseñando discursos seductores, transversales y potentes.

El truco es muy sencillo: sus promesas son falsas. Cualquiera de sus medidas servirá para incrementar la desigualdad generado por las políticas neoliberales, no para revertirlo. Sus promesas recuerdan a esas historias en las que un demonio te concede un deseo y, pidas lo que pidas, siempre se las arregla para volver el deseo en tu contra.

Cuando habla de devolver las fábricas a EEUU, no se refiere a la creación de un sistema productivo más justo y sostenible, sino a generar dentro de su propio país las condiciones de vida pauperrimas que existen en los países “en desarrollo”. A simple vista, esto puede parecer positivo: “así los americanos probarán las condiciones de explotación a las que sometían a otros países”.

Sin embargo, la estrategia supone una degradación del régimen de protección social y laboral de EEUU, y por lo tanto del “estándar internacional” de lo que es aceptable hacer. En el orden neoliberal la desigualdad se exporta a terceros países, y se oculta la explotación de unos países por otros detrás del sistema de comercio internacional. En el neofascismo, las condiciones de explotación se generalizan y se justifican culturalmente.

Además, en términos macroeconómicos, la deslocalización de las empresas a los países en desarrollo genera un excedente que poco a poco da lugar a ciertos derechos laborales. A través de la explotación masiva de su población, estos países construyen su “desarrollo” económico. Éticamente, esto es inaceptable, pero lo cierto es que con esta estrategia países como China han mejorado su posición geopolítica y se han convertido en agentes centrales del mercado internacional.

Para corregir estos efectos no deseados (por la élite económica) del neoliberalismo, el sistema tiene que evolucionar hacia el neofascismo, como vía para seguir favoreciendo los proceso de acumulación de poder y capital. Del mismo modo, en el siglo XIX el capitalismo industrial de dimensión nacional tuvo que expandirse por medio del imperialismo, tal como explicaron las famosas tesis de Lenin y Rosa Luxemburgo, descritas brillantemente en la actualidad por David Harvey.

La vía de Obama y Clinton consistía en equilibrismos geoestratégicos y financieros para mantener viva la ilusión de que el capitalismo es compatible con la igualdad, los derechos civiles y la justicia internacional. Una versión cada vez menos creíble. En cambio, el proyecto neoliberal ha logrado que el deseo de crecimiento económico no se cuestione como objetivo social prioritario. Así, al descubrir que la igualdad y la justicia social no son compatibles con la economía de mercado, parecerá lógico dejarlos atrás para “ser grandes otra vez”.

En definitiva, aunque Trump ponga fin a algunos tratados de libre comercio, su victoria no representa un retroceso del neoliberalismo, sino su evolución hacia un estadio superior en el que se intensifican las relaciones de dominación y degradación de los lazos sociales.

Su plan incluye incrementar el gasto militar, que es el único gasto público que los conservadores consideran aceptable. Esto propiciará nuevas aventuras bélicas, que puede que no se limiten a amedrentar a países débiles con los que se atrevía Obama, y que vayan más allá.

También ha anunciado medidas contra la agencia de protección ambiental (EPA) para favorecer el desarrollo industrial, lo que inevitablemente implicará más desastres ecológicos, más cambio climático y mayor contaminación de los océanos.

Ha prometido desmantelar todo vestigio de protección social, empezando por la sanidad para aumentar la indefensión de las clases bajas; y siguiendo con la educación que quieren hacer “grande otra vez” por medio de la financiación pública de escuelas privadas.

Muchas de estas políticas se oponen al legado de Obama, pero en el fondo no son más que la expresión desnuda de la misma tendencia económica hacia la polarización social. Lo que se destruyen son los parachoques con los que se pretendía hacer la transición más llevadera. Después de todo, es posible que no hagan falta, cuando el neofascismo logra instalarse sobre una nueva cultura basada en la mentira, las noticias falsas y los prejuicios xenófobos. Es decir, cuando el empleo de la fuerza y la opresión se justifican por la promesa de bienestar económico.

Los neoliberales solo tenían que convencernos de que la “libertad del mercado” es la base de una sociedad mejor; se limitaban a mantener una mentira—muy grande—sobre la que justificar un sistema de opresión. Los neofascistas en cambio van a por todo el pastel: que no quede germen de verdad, para que toda la fuerza del pensamiento manipulado y asustado de la población se implique en la intensificación de la dominación social.

Ante este cambio, es importante valorar adecuadamente la situación para evitar que, en la comparación con Trump, los neoliberales de la globalización se presenten como adalides de la libertad y la justicia social. Ambos sistemas responden a un mismo impulso, por lo que la respuesta debe ser la misma: luchar por el desarrollo de una mayor conciencia social y mantener vivas las iniciativas de resistencia.

3 comentarios

  • George R Porta

    En algunos de mis comentarios en otros hilos mencioné que hubiera evidencias de que la victoria del Sr. Trump era una victoria fascistoide.

    Con los tres poderes gubernamentales en poder del mismo partido, me parece que los EE UU tiene por primera vez algo de temer, las bases de una tiranía o, en el mejor de los casos, una dictadura. Durante su discurso inaugural mencionó que “ahora nosotros vamos a regular el mundo y los EE UU” y en su aceptación de la nominación a la Presidencia por parte del Partido republicano, ya había dicho “Yo conozco mejor que nadie el sistema y por eso yo soy el único que lo puede arreglar” (en ambos casos mi traducción).

    A buen entendedor, pocas palabras bastan.

    Gracias, Rodrigo y Atrio por este hilo. Gracias Antonio por tu comentario al respecto.

  • Antonio Duato

    ¡Muy bueno, Rodrigo!

    Sí que hay situarse en ese periodo que siguió a la gran depresión. Ya se veían paralelismos. Pero la gran amenaza se hace algo más que una fantasía. Y nosotros con estos pelos… Acabo de editar el informe “Una comunidad para el 99% de la humanidad”, que aparecerá a medianoche. La mitad de la riqueza mundial para el 1% y que el 99% restante se conforme con la otra mitad. Ya puede cerrar la puerta de su casa Trump, que tiene ya suficientes pobres y mujeres indignadas dentro.

  • Rodrigo Olvera

    El 3 de enero de 2017 (antes incluso de que tomara posesión Trump) cinco legisladores presentaron una iniciativa legislativa en la Cámara de Representantes para retirar a EEUU como miembro de la Organización de las Naciones Unidas; clausurar la Misión diplomática de EEUU ante la ONU; rescindir el tratado internacional para establecer la Sede de la ONU en territorio estadounidense; prohibir contribuciones voluntarias para financiar la ONU o cualquier agencia internacional afiliada a la misma; terminar la participación de EEUU en cualquier misión militar o de paz de la ONU y prohibir fondos para tales misiones; retirar inmunidad diplomática a funcionarios de agencias de la ONU o diplomáticos de países ante la ONU; retirar la participación de la ONU en la UNESCO, en el Programa Ambiental de la ONU, en la Organzizaciín Mundial de la Salud; y denunciar la membresía de EEUU en cualquier tratado internacional de cualquier órgano afiliado a la ONU (incluye los Pactos sobre Derechos Civiles y Políticos y sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales, pero también los convenios contra el genocidio, la tortura, la discriminación racial, contra la discriminación contra las mujeres, etc).

    Si alguien ha notado las semejanzas entre los tiempos que vivimos y los años 30’s del siglo XX, seguro recordará que una de las primeras acciones del gobierno nacionalsocialista cuando llegó al poder e 1933 fue salir de la Sociedad de Naciones.

    Vale la pena releer ahora el análisis de cómo ascendió el nazismo en “la psicología de las masas del fascismo” de Wilhelm Reich. Y recordar que la propuesta de renovar a la izquierda mediante el abandono de Marx que hace Antonio Zugasti no es nueva: no sólo es Tony Blair con su “tercera via” o Felipe González en 1979. Escribe Reich al principio de su obra:

    El   movimiento   alemán   de   liberación   anterior   a   Hitler   se   basaba   en   la   teoría   económica y social de Carlos Marx. Para alcanzar la comprensión del fascismo alemán hay que partir, por lo tanto, del conocimiento del marxismo. Durante los meses que siguieron a la toma del poder por parte del nacionalsocialismo alemán, era posible percibir que incluso a aquellos que a lo largo de años habían dado prueba de firmeza revolucionaria y de espíritu de  sacrificio  en  favor  de  la  libertad,  les  asaltaba  la  duda  en  cuanto  a  la  justeza  de  la  concepción fundamental del marxismo en materia de evolución social
     

    ¿Aprenderemos de la historia?

Deja un comentario