Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4787 Artículos. - 76755 Comentarios.

Encuentro de comunidades cristianas populares de Andalucía

RESUMEN DEL ENCUENTRO DE LAS COMUNIDADES CRISTIANAS POPULARES DE ANDALUCÍA Y COMUNICADO FINAL

Escrito por  Inma Calvo Torrejón

 

    El pasado fin de semana se ha celebrado un nuevo y fraternal encuentro de las CCP andaluzas en El Morche. El viernes a mediodía empezaban a llegar los primeros participantes y como auguraba su programa, se sucedieron los besos y achuchones, en una tarde soleada y cálida, que sorprendía a los que veníamos de las heladas del interior.

    Se inauguró el Encuentro con una intervención de José A. Rojo, de la CCP de Antequera con el título: CCP. ¿Cristianos más allá de la iglesia? Destacamos algunos párrafos.

“Es un hecho incontrastable de que entre los que nos decimos de CCP existe un pluralismo muy apreciable; que no nos aparta de lo esencial que nos une bajo esas siglas: somos seguidores de Jesús; el Jesús del Reino; el Jesús liberador que, empezando por la opresión de los pobres, pone el fundamento y nos da las pistas para una liberación progresiva de toda otra opresión: patriarcal, cultural, mental, religiosa, del dinero…

Hemos tenido ocasión, en nuestros Encuentros y Semanas de Teología, de oír y reflexionar sobre lo que el espíritu de Vida va suscitando en creyentes y no creyentes que aspiran a la consecución de un mundo mejor. Todo eso, junto lo que los nuevos medios de comunicación nos permiten participar de lo que también se va abriendo paso en el mismo sentido en múltiples lugares, lo hemos llevado a la reflexión en nuestras comunidades más locales.

Y perdonadme que me refiera a la comunidad donde mi fe ha madurado, y a las personas de nuestra comunidad (CCP de la Zona de Antequera) que tozudamente (“como esos viejos árboles”) nos hemos venido reuniendo (¿desde cuándo, ya?) y seguimos haciéndolo todos los meses para celebrar y compartir nuestra búsqueda, hallazgos y, sobre todo, nuestro empeño y compromisos por el Mundo Mejor desde los pobres. Esa es nuestra reunión Eucarística, que es central en nuestra vida comunitaria cristiana y que es una experiencia apasionante que estamos viviendo juntos. Y que, creo no equivocarme, esperamos con ilusión a que llegue todos los meses. Y que no se parece en nada a las Misas oficiales.

Mirando para atrás creo que para bastantes de nosotros las CCP no han sido una institución; ni, a estas alturas, las vemos como una alternativa dentro de una institución, sino un CAMINO. Uno de tantos caminos de los que nos hablaba Juan Masiá por los que vamos subiendo, sin instalarnos, y nos vamos encontrando con otras gentes, por otros caminos, que, procediendo de otras religiones, sin religiones y culturas, tampoco se han detenido porque aspiran como nosotros a un mundo mejor sin ninguna clase de opresión.

Tenemos muy claro que “el centro de nuestras preocupaciones no es la iglesia, sino el Reinado de Dios, que construimos cada día, aquí en la tierra”

Nos hemos llegado a convencer de que Jesús no tuvo intención de fundar una religión, que la organización Jerárquica es antievangélica, que no quería ni culto, ni templos ni mediadores, ni Maestros… No podemos creer en la Revelación tal como lo hacíamos y menos aun, que somos el único Pueblo elegido. El Dios de la Vida lo que quiere es que todo hombre viva. El único culto que desea de nosotros: es que nos amemos con su Amor. Si nos amamos de verdad, aun sin saberlo -pensamos como Jesús- vivimos la Vida de Dios.

Y eso ha ido modelando nuestros comportamientos.

Nuestro último Encuentro lo celebramos en Granada en 2013, bajo el lema DE LA INDIGNACIÓN AL CAMBIO DE SISTEMA. Creo que muchos nos identificamos en esas apreciaciones que nos hizo Jose Mª Vigil:

  • – tras la insatisfacción con la Iglesia, de los 40 años que nos hemos pasado mirando arriba, esperando… lo imposible, descubrimos que algo ha cambiado en nosotros: no somos ya los mismos, no podemos creer igual. Nos sentimos con un sentimiento adulto irreversible. Y nos encontramos dentro de un nuevo escenario en el que no cabe una mera puesta al día sino de una mutación. Ya no valen parches: se trata de un nuevo sistema.
  • – Y hemos tenido la posibilidad de empezar a constatar esa nueva situación cuando ese impulso de libertad nos ha ido quitando las vendas que las tradiciones e imposiciones impedían ver a nuestros ojos. Es un cambio radical que no decidimos nosotros solos, fruto de la madurez de toda la Humanidad en su evolución. Es un cambio que no controlamos de antemano, a decidir qué cambiamos, qué conservamos… Y esto, ni siquiera en nuestra fe cristiana.
  • – Mucha gente está sufriendo sin saber qué es lo que está pasando, dejando de creer sin querer, sin saber por dónde van, sin encontrar el camino… Mucha gente está oprimida por los viejos paradigmas, los viejos presupuestos… y no encuentran los nuevos. No es el fin del mundo, pero es el fin de un mundo.

Ese principio Liberador que encontramos en Jesús nos lleva a confluir con esa metamorfosis alumbrada a la luz e impulso de nuevos paradigmas:

  • – De la teología de la liberación clásica a otra reconvertida. (Paradigma liberador). Para las CCP identificarnos con la Teología de la Liberación, supuso la asunción en nuestra fe de la 2ª Ilustración, el movimiento mundial de los pobres. Y nos seguimos confirmando en este paradigma, que desplazó al contrario (burgués, apolítico, de derechas). Ya dimos ese paso, pero ahora falta reconvertirnos.
  • – De dos pisos… a un solo piso. (Paradigma moderno). Entre otros Lenaers nos hizo caer en la cuenta de la visión clásica, insostenible hoy día de los dos pisos divididos: natural-sobrenatural; con un Dios, allá arriba, a quien hay que pedir para que intervenga. Un dualismo esquizofrénico que no tiene otra salida que despedirse del mundo de arriba. Pasar de la Heteronomía (nuestro mundo completamente dependiente de aquel otro que se nos muestra inadmisible), a la Autonomía, de un mundo que se explica por sí mismo pero en el que aún es posible una fe, una apuesta por el Misterio de la Divinidad que nos habita, empapa y nutre al Universo “desde dentro”. (Teonomía)
  • – Volver a nuestro hogar. (Paradigma ecológico) Nuestra preocupación ahora está Aquí. La espiritualidad no puede evadirse de este nuestro mundo, de esta nuestra casa.
  • – De ser los únicos, a sabernos unos más. (Paradigma pluralista). Hace tiempo que renunciamos al exclusivismo: sólo en la Iglesia hay salvación. También decimos que lo hemos hecho al inclusivismo.
  • – Más allá de las religiones, no sólo más allá de la Iglesia (Paradigma pos-religional). Pero es que, más allá del Paradigma Pluralista, se nos va abriendo paso el hecho de comprender que es la misma Fuerza de Vida-Verdad la que hace avanzar el pensamiento de los que hacen una apuesta creyente o no creyente

Ya la TL nos hizo reinocéntricos, no eclesiocéntricos. Lo hacíamos todavía desde la religión. Ahora se nos impone reconocer la superación de las religiones (es lo que nos va mostrando la historia, no es algo nuevo que estemos profetizando) Y ahora constatamos también en nosotros que hemos llegado a un fin del tiempo hábil para las creencias y para la sumisión.

El Cristianismo tiene que transformarse radicalmente para vivirlo como Espiritualidad… Vamos hacia una espiritualidad que debemos construir entre tod@s, aportando con mucha humildad en plano de igualdad y no con tantas seguridades, lo que vamos descubriendo como nuclear en lo que hemos aprendido de Jesús y que en definitiva seguramente compartiremos cada vez más con otr@s que llegan a lo mismo tanto por caminos de creencia o de increencia.”

Tras esta estimulante introducción de José A. Rojo, se pasó al trabajo por grupos. En el salón de actos y en el porche habían puesto cuatro grupos de sillas dispuestas en círculo para trabajar las propuestas.

El sábado contamos con dos imponentes ponencias. A las 10 de la mañana escuchamos a José Arregi que nos ayudó a centrar el Encuentro desde el punto de vista espiritual. Nos habló del cambio de Era que el Emperador Romano contemporáneo a Jesús quería instaurar y cómo tanto Jesús como los cristianos se rebelaron contra ese tipo de religión imperial. También nos explicó con gran detalle la escena en la que Jesús de Nazaret toma la palabra en la Sinagoga de Cafarnaún. Entroncando con el concepto de jubileo del AT, nos acercamos al significado profundo del “año de gracia” del que hablaba Jesús: el descanso de la tierra y de todos los seres, el perdón de las deudas, la recuperación de la libertad de los esclavos y la devolución de la tierra a sus antiguos propietarios. También nos habló del concepto del “Reino” que propone Jesús como metáfora política subversiva de un mundo libre, justo y fraterno.

Para descargar el mp3 de la conferencia pincha aquí.

A la tarde pudimos escuchar a Lore Corona, trabajadora social, que nos hizo un recorrido por la realidad social de nuestro país, tras el cual tuvimos un animado debate por grupos.

Para descargar el mp3 de la conferencia pincha aquí.

Después de cenar tuvimos la suerte de ver la película sobre Diamantino García, que aún no ha emitido Canal Sur. Tras ser ordenado presbítero, es enviado a la comarca de la Sierra Sur de Sevilla, en equipo pastoral junto con otros tres compañeros: Enrique Priego es destinado a Pedrera, Juan Heredia a Gilena, Miguel Pérez a Martín de la Jara y Diamantino a Los Corrales, un pueblo de 4.000 habitantes, tierra de latifundios, jornaleros sin tierra y de emigrantes temporeros. Es allí donde comenzó dispuesto a ejercer su actividad al servicio de los pobres, sumándose a otros curas como Esteban Tabares, párroco de Aguadulce. Al ver como gran parte de los habitantes de Los Corrales emigraban a Navarra a participar en la recogida del espárrago, dado el desempleo masivo que acumulaba la zona, decidió unirse y convertirse en jornalero y temporero, renunciando a su sueldo como cura.

Después de la película, tuvimos una pequeña fiesta compartiendo dulces típicos que trajo cada cual de sus respectivos lugares. En la mañana del domingo tuvimos ocasión de volver a reunirnos por grupos y a las 12 celebramos una bonita eucaristía celebrada en Comunidad que pudimos grabar y esperamos colgar el vídeo próximamente. Al concluir la celebración se leyó el comunicado final:

 

Comunicado final del XVIII encuentro de CCP de Andalucía

Las Comunidades Cristianas Populares de Andalucía nos venimos reuniendo cada dos años buscando una mayor sintonía con el espíritu de Jesús. En este XVIII Encuentro hemos compartidos inquietudes, reflexiones, utopías y experiencias teniendo muy presentes las desigualdades, sufrimientos e injusticias que afectan a tantas personas y colectivos.

Este año nos hemos reunido bajo el lema: “espiritualidad y política: de la beneficencia a la justicia”. Hemos constatado que la beneficencia, aun reconociendo y valorando positivamente la generosidad de tantas personas voluntarias, está promoviendo más dependencias, más pobreza e indignidad.

En un claro contraste esperanzador, hemos ido descubriendo que Jesús de Nazaret no fue un fundador religioso, ni propuso un programa político concreto. Como alternativa, recuperó el comienzo de “año de gracia”: el descanso de la tierra y de todos los seres, el perdón de las deudas, la recuperación de la libertad de los esclavos y la devolución de la tierra a sus antiguos propietarios. Y también anunció y practicó el reinado de Dios como metáfora política subversiva de un mundo libre, justo y fraterno.

Y el mismo espíritu de Jesús nos mueve a una inversión de valores y estructuras, desde la lucidez de la mirada y desde la fe en la bondad del corazón humano.

Nos hemos ratificado en que toda persona, por el hecho de nacer, tiene derecho a vivir dignamente. Esto significa que las políticas sociales deben ser la prioridad absoluta de todo gobierno y la inversión más rentable.

En El Morche, a 29 de noviembre de 2015

10 comentarios

  • Isidoro García

    2º añadido
     
       Yo lo que quiero expresar, es que hay gente mas propicia a la fe y otra menos. Esto ya viene desde los discípulos de Sócrates. Por una parte estaba Platón, propicio a creer en los“mundos sutiles”, y por otra Aristóteles, mucho mas científico y prosaico. Muy bien. El que no le tire lo de la fe, pues muy bien.

         Pero a los vocacionalmente “platónicos”, (que los hay y muchos, y si no ved el florecimiento de las religiones alternativas en todo el mundo), no se los puede echar del mundo de la creencia, con el argumento de que lo que se creía hasta ahora es inasumible. Habrá que plantearles una nueva fe, coherente, razonable, y con una cierta lógica interna, (aunque siempre será una fe), para lo que se necesita hacer una relectura de todas las revelaciones,  y todo ello dentro de un Nuevo Relato general, coherente con nuestros conocimientos científicos, que sitúe al hombre en el lugar del Cosmos, que parece que tiene con los datos de la Ciencia.
       Por eso mi inssitencia en que para atraer y no espantar a los potencialmente “platónicos”, (los que sienten una intuición especial), hay que remitificar, y no solo desmitificar. El problema de la Iglesia, y de todas, es que como decía el novelista Terry Pratchett: -“¡No entienden nada!. ¡Les ha ido bien durante años sin tener que pensar jamás de otro modo, y ahora no saben cómo hacerlo!”.  
     
     

  • ana rodrigo

    Respecto a juventud y religión-espiritualidad, observo lo siguiente:

    Los hijos e hijas de matrimonios de comunidades se han pasado a movimientos sociales y son grandes luchadores en ongs por distintas causas.

    En el extremo opuesto, es decir en grupos conservadores cristianos, sí hay mucha gente joven junto a sus padres.

    Y la gente intermedia, quienes van a parroquias, ausencia total una vez que terminan las catequesis correspondientes de primeras comuniones y confirmación.

    Y siguen mis preguntas: ¿No será que hasta ahora las espiritualidad iba asociada a ritos, mientras que los grupos progresistas se han centrado en el compromiso social?

    ¿O es que los jóvenes no necesitan ese mundo espiritual-religioso lleno de afirmaciones y dogmas “in-creibles”?

    Quizá habrá que tomarse a fondo el estudio exegético a fondo de mitos, ritos y dogmas de la religión cristiana para una sociedad madura, formada e informada, aún a riesgo de perder aún más creyentes tradicionales. De hecho el Papa Francisco, muy avanzado en cuestiones sociales, aún no ha tocado ni un ápice a la teología oficial. El día que se atreva, habrá acabado su papado.

    Bien, la Iglesia parece conformarse con llenar los templos de personas mayores y conformes con todo lo que le dicen que crean. Mientras a los jóvenes han dejado de interesarle ese tipo de espiritualidad, mientras la acción social pueden ejercerla fuera de la religión.

     

  • Me gusta tu comentario Isidoro. La denominada introducción de José A. Rojo, como tu agudamente aprecias tiene la contradicción que todo intento tiene, cuando se hace desde la religiosidad confesada, desde la confesionalidad. No se puede “estar en misa y repicando”. Hoy, no ser creyente, no significa ser ateo comunista (por ejemplo). Pero para abrazar la espiritualidad pura, sin la retahíla de dogmas en los que hay que creer, y prohibiciones morales que hay que cumplir etc. Hay que tener el valor de abandonar el “resguardo” de la Iglesia. Por otra parte asfixiante. Romper con la religión. No para quedarse “a la intemperie”. NO. Sino para encontrar a Dios en el ancho mundo, no tras los muros, repito, asfixiantes de la Iglesia. El clero ha jugado con ese miedo de quedarse “a la intemperie”, por eso excomulgaba. Pero es cuando se rompe como rompe un ateo, cuando podemos encontrar a Dios sin trabas, en libertad.
    ¿Y Jesús?. Jesús es un mito. Lo que tiene historicidad es el mito de Jesús. Si existió una persona más o menos sabia de nombre Jesús. Para nada tiene que ver, con el enorme tinglado (y falso) que se ha montado en torno a un nombre.
    Ya no hay dentro de la Iglesia o fuera. Ateo o creyente. Porque meteóricamente estamos descubriendo que todos, aun denominándonos ateos, somos en una medida u otra, espirituales.
    Las diferencias hoy y mañana. Las marcarán la frecuencia vibratoria personal, que puede ser más sutil o más grosera.
    Y me atrevería a decir: que tendremos una religión universal. Basada en la libertad y en la devoción espontanea y personal que cada persona genere.
    La religión solar…
    El Sol, no la hostia. Es la máxima expresión física de la divinidad. Por eso los antiguos lo adoraban. Hoy simplemente lo veneraremos.
    Los  cristianos habéis estado adorando al Sol, sin saberlo. Jesús es un dios solar mas. Es muy simple…(Ya sé que no). Se trata de pasar de la hostia al Sol…

  • Román Díaz Ayala

    Isidoro,

    tu reflexión guarda algunas perlas que son como las nterrogantes que tenemos que plantearnes quienes vivimos en la fe de forma confesional (expresa)

    Lo que Ana observa en sus comunidades, se da de forma muy generalizada en toda clase grupos, comunidades y parroquias. todavía más : el fenómeno lo acusan otras confesiones cristianas fuera de nuestro Catolicismo. En nuestros ambientes se dan muchas respuestas, algunas demasiado convencionales para ser tenidas en cuenta. no es una mirada distinta la de nuestros hijos en torno a la fe, sino que la fe no asoma una vez se han despojado de creencias incluso cuando todavía cumplían con sus obligaciones en el seno de familias de prácticas religiosas.

    tampoco se puede achacar a lo que antes se decía: “Este hijo, o esta hija mía se nos ha descarriado” dando muestras de que no es un problema moral, sino de conciencia. Me recuerda lo que registra el Evangelio de la palabra de Jesús: “Cuando el hijo del hombre vuelva, ¿hallará fe sobre la tierra?”

    Nunca como ahora, la fe se nos presenta como un preciado regalo.

  • Isidoro García

      Y un añadido más.
     
     
      Para, desde la Ciencia moderna,  comprender bien la Autonomía de la Humanidad, y nuestra “soledad” en la construcción del Reino, así como para comprender la racionalidad de la teodicea = la existencia del “Mal” en el Mundo, haciéndolo todo ello compatible con la creencia en una Trascendencia-Espíritu Santo, es necesario desarrollar un nuevo “GRAN RELATO”, que lo haga coherente, y que nos permita creer, sin tener que tragar muchos sapos en el proceso.

        Porque cuando tenemos que tragar muchos sapos, o nos autolobotomizamos la mente, y nos convertimos en zombis antihumanos, o más tarde o más temprano nos viene la crisis de fe: no se pude andar mucho tiempo de puntillas.

  • Isidoro García

    “Entre otros Lenaers nos hizo caer en la cuenta de la visión clásica, insostenible hoy día de los dos pisos divididos: natural-sobrenatural; con un Dios, allá arriba, a quien hay que pedir para que intervenga. Un dualismo esquizofrénico que no tiene otra salida que despedirse del mundo de arriba. Pasar de la Heteronomía (nuestro mundo completamente dependiente de aquel otro que se nos muestra inadmisible), a la Autonomía, de un mundo que se explica por sí mismo pero en el que aún es posible una fe, una apuesta por el Misterio de la Divinidad que nos habita, empapa y nutre al Universo “desde dentro”. (Teonomía)”
     
    “comprender que es la misma Fuerza de Vida-Verdad la que hace avanzar el pensamiento de los que hacen una apuesta creyente o no creyente”.
     
    “Ahora se nos impone reconocer la superación de las religiones (es lo que nos va mostrando la historia, no es algo nuevo que estemos profetizando) Y ahora constatamos también en nosotros que hemos llegado a un fin del tiempo hábil para las creencias y para la sumisión”.
     

       Yo modestamente quiero lanzar una hipótesis de por qué cada vez hay menos jóvenes, (según parece), en estas cuestiones relacionadas con la teología progresista.

      Yo creo que en las líneas anteriores está la respuesta buscada. Para mí clarísimamente contienen una contradicción interna muy fuerte, que nosotros los viejos, muy marcados por nuestra formación infantil religiosa, quizás nos cuesta percibir.
     
        Pero que la gente joven mucho más “liberada” de ataduras infantiles, (que son las más profundamente enraizadas en nuestro subconsciente), la intuye inconscientemente, y percibe que es absurda una teología de la liberación en la que no cabe la teología, mas que en el título.

       Hay que comprender la situación de la humanidad, aceptando “la Autonomía, de un mundo que se explica por sí mismo pero en el que aún es posible una fe, una apuesta por el Misterio de la Divinidad que nos habita, empapa y nutre al Universo “desde dentro”.

       Esto hace que necesitemos compatibilizar la autonomía de la Humanidad, para conducir el curso de su evolución hacia una autoorganización justa e inteligente, (el Reino de Dios),  con una creencia en “el Misterio de la Divinidad”, ycomprender que es la misma Fuerza de Vida-Verdad, (el Espíritu Santo = Mundo Espiritual),  la que hace avanzar el pensamiento de los que hacen una apuesta creyente o no creyente”.

        Pero entonces no cabe luego decir que “Ahora se nos impone reconocer la superación de las religiones (…). Y ahora constatamos también en nosotros que HEMOS LLEGADO A UN FIN DEL TIEMPO HÁBIL PARA LAS CREENCIAS…”.

        Una cosa es comprender que somos nosotros los que tenemos que trabajar por el Reino, y otra deducir el fin de las religiones. Efectivamente es el fín de las religiones… tal como las conocemos, pero para el creyente, se impone un nuevo tipo de religión, que hay que recrear imaginativa y valientemente.

       Y por otra parte si creemos en “la misma Fuerza de Vida-Verdad, (el Espíritu Santo = Mundo Espiritual),  la que hace avanzar el pensamiento de los que hacen una apuesta creyente o no creyente”, ¿cómo vamos a hablar al tiempo de que “HEMOS LLEGADO A UN FIN DEL TIEMPO HÁBIL PARA LAS CREENCIAS…”?.

        O creemos o no creemos. Pero las dos cosas juntas, no. Y eso los jóvenes lo perciben y se marchan a los partidos políticos y los sindicatos, abandonando todo interés por la espiritualidad, en una actitud perfectamente   válida y coherente.
     
        ¿Y os quejáis de ser los últimos mohicanos?.

  • ana rodrigo

    Oscar, te contesto a la primera pregunta sobre los jóvenes: Sí hubo muchísimos jóvenes y menos jóvenes en décadas anteriores, ahora se va perdiendo gente de todas las edades, incluyendo quienes nos abandonaron en esta vida.

     

  • oscar varela

    Hola!

    Leo de ana:

    – “la gente joven cada vez menos numerosa ¿¿¿???,

    la gran pregunta ¿por qué será?”-

    …………………

    Pregunto:

    ¿Hay o hubo alguna vez “gente joven” en ATRIO?

    ¿Se sigue lo de ana para ATRIO: “por qué será“?

    Mientras vamos todavía (¿los vejetes?) – Óscar.

  • ana rodrigo

    Lo mejor de estos encuentros de Comunidades de Andalucía son las personas que a nivel individual y/o comunitario tienen un fuerte compromiso social en coherencia con su fe cristiana. Gente luchadora de muchos años, gente generosa y solidaria,  alegre y arriesgada. Este año, después de muchísimos, no he podido asistir y echo en falta el contagio que comunica su compañía.

    Ojalá esto tenga continuidad en la gente joven cada vez menos numerosa ¿¿¿???, la gran pregunta ¿por qué será?

    Personalmente agradezco a José Antonio Rojo, hombre lúcido y generoso donde los haya, sin el cual estos encuentros serían poco menos que imposibles.

    Agradezco a Inma Calvo, fiel seguidora de su padre, Rafael Calvo de Tendencias 21 y que nos ha facilitado esta magnífica crónica.

    En fin, es una experiencia que vale la pena, pues aunque ponga que son comunidades de Andalucía asisten con asiduidad muchas personas de otros lugares.

     

     

     

  • Gonzalo Haya

    Me siento plenamente identificado con la interpretación y la vivencia del evangelio que han desarrollado las CCP según la descripción que hace José A Rojo.

Deja un comentario